Connect with us

Europa

El laborismo espera asegurar su toma totalitaria de la sociedad británica a través de la “emergencia climática”

Published

on

John McDonnell
Comparta este artículo.

Aquí lo tienen. No hay más camuflajes o máscaras. Se quitaron la careta. El discurso de John McDonnell (N. de T.: diputado laborista británico) esta semana dirigido a los líderes de negocios en la sede de UK Finance (Finanzas de Gran Bretaña), la cámara empresarial de banqueros y financieros que agrupaa 250 firmas, constituyó un manifiesto de la revolución marxista dura dado en la guarida del enemigo de clase.

Según las informaciones, McDonnel habló con tono desapasionado y sobrio. Era la voz del commissar [N. de T.: comisario político] totalmente bajo control, desmenuzando en detalle sus demandas post-revolucionarias a la clase capitalista derrocada. La desventurada “former people” [NdT: los venidos a menos] han sido debidamente notificados: el mes pasado McDonnel les dijo a los gerentes generales de las más grandes empresas: “Yo creo realmente que Marx logró un análisis crítico del capitalismo que debemos tener en cuenta”.

Loading...

Las tesis de McDonnell es el plan maestro para la Revolución Británica. Toda revolución necesita un pretexto, un factor desestabilizador que promueva la conmoción social, y un laborista corbynista ha aprovechado la “crisis” del cambio climático. McDonnell, haciéndose pasar por el salvador del mundo, anunció los planes para imposibilitar que sea invertido dinero en compañías que no aprueben la valuación de buenas prácticas climásticas según los criterios del laborismo. También dijo que el laborismo va a sacar de cotización en la Bolsa a toda firma que no tenga credenciales verdes satisfactorias.

No es de sorprender que algunos críticos de la City de Londres denunciaran esto como “totalitarismo financiero”. Semejantes políticas insanas equivalen a desmantelar el sistema financiero de Gran Bretaña.

La oportunidad en que se formuló el discurso es impecable. Con tantas instituciones e inversores en la duda respecto a mantener su presencia en Gran Bretaña debido a las incertidumbres del Brexit, un marxista manipulando los aparejos del sistema financiero pondrá a la City de Londres dentro de la tormenta perfecta de desinversiones y retiros de capital.

McDonnell ya había invitado a los extremistas del cambio climático que pertenecen a la agrupación Extinction Rebellion como asesores de la banca laborista en el Parlamento. Intenta crear un Instituto de Inversiones Sustentables manejado por el canciller (él mismo), el secretario de negocios y el gobernador del Banco de Inglaterra. “El Instituto de Inversiones Sustentables tendrá la responsabilidad de asegurar que el Banco de Inglaterra está haciendo su parte en frenar el ingreso de dinero a proyectos que matarán (SIC) el planeta o que desestabilizarán nuestra economía”, dijo McDonnell.

¿Desestabilizar la economía? Dios no lo quiera. El laborismo ya está comprometido con un programa extravagante de renacionalización del agua, de la mayoría del sector energético y de los ferrocarriles que costará 175 mil millones de libras, de acuerdo al CBI [NdT: Confederation of British Industry, la principal cámara empresarial británica]. Esta economía planificada será custodiada, como lo ha revelado The Sunday Times, por la irresistible Oficina de Responsabilidad Presupuestaria que depende del Parlamento y no del Tesoro y que llevará adelante planes de la oposición durante las elecciones generales – un ejercicio partisano descarado.

El laborismo espera asegurar su toma totalitaria de la economía y de la sociedad al invocar la tan promocionada “emergencia climática”. Desde sus orígenes como fuerza política en los ’90, el Grande Peur del calentamiento global ha sido adoptado como una herramienta de propaganda de la izquierda.

Al agrandar el ‘Proyecto Miedo’ exponencialmente, el objetivo es mover a las economías desde una economía de tiempos de paz a una economía de guerra, con el Estado arrogándose a sí mismo poderes sin precedentes en el nombre de salvar el planeta de la catástrofe.

Los Gobiernos han abrazado el alarmismo climático desde el principio porque la treta les permitió agregar impuestos adicionales y aumentar el poder del Estado. La izquierda, encallada por el triunfo de la economía pro-mercado de Thatcher/Reagan y por el colapso de la Unión Soviética bajo el peso de la esclerótica planificación de la economía, se refugió en el marxismo de la Escuela de Frankfurt que busca controlar la cultura más que los sistemas económicos.

Gradualmente esta émigration intérieure marxista descubrió el potencial de las políticas de cambio climático para desestabilizar la sociedad Occidental y retornar a una ofensiva revolucionaria, camuflada de verde. El ultimatum de McDonnell de esta semana a la industria de servicios financieros es la culminación de años de propaganda alarmista.

¿Está cambiando el clima? Sí, por supuesto, siempre lo está. Aún en el corto plazo que hay entre el Periodo Cálido Medieval y el inhospitalario frío del final del S. XVIII cuando el Támesis se congelaba en su superficie hasta un metro y medio de profundidad todos los inviernos, de tal forma que había parques de diversiones sobre hielo todos los años – un lapso que representa un nanosegundo en la eco-historia – Inglaterra experimentó significantes cambios de temperatura. La actividad solar es el mayor determinante climático. ¿Qué se supone que debemos hacer? ¿Bajar el termostato del sol a nivel 4?

El cambio climático demanda una respuesta mesurada, especialmente en las áreas costeras. En otras partes del mundo podrá tener un efecto más serio. Pero describir esta variación rutinaria como “crisis” es extravagante. Como el dinero de los contribuyentes está en juego, ya es tiempo de que el gobierno británico conduzca una investigación adecuada y neutral sobre este supuesto fenómeno, tomando en consideración científicos de toda clase de opinión.

Intergubernamental del Cambio Climático] ha hecho al mundo un flaco favor al politizar el tema. Tuvo que retractarse de casi todas sus predicciones, desacreditadas por eventos posteriores – o la ausencia de evento alguno. Los alarmistas climáticos determinaron hace una década atrás, con objetivos propagandísticos, declarar que “la ciencia ya ha hablado” y clausuraron el debate – apartándose así de la práctica científica establecida.

Escándalos como el desacreditado “palo de hockey”, los ejemplos de Al Gore de desprendimientos de hielo y el “ocultemos el declive” de la Universidad de East Anglia no tuvieron ningún efecto en confrontar el caso alarmista. La aplicación del mote de “negador del cambio climático” [climate deniaer] a todo científico disidente refleja una motivación ideológica más que científica dentro de los promovedores de las campañas de calentamiento global. El movimiento se ha convertido perturbadoramente en un culto. El espectáculo de los líderes del mundo rindiendo pleitesía a una jovencita de 16 años que, rara, alega poder ver CO2 con sus ojos nos retrotrae a la histeria alrededor de la Cruzada de los Niños [NdT: eventos parte reales y parte ficticios del año 1212 luego de la Cuarta Cruzada].

Necesitamos una evaluación objetiva antes de comprometernos a ninguna de estas medidas extremas. Las predicciones de calentamiento global modeladas por computadora todavía no se han reflejado en las temperaturas de superficie. No hay que quedarse en la complacencia, pero tampoco sumergirse en el pánico. Si las extremas predicciones de los alarmistas climático son implementados, será el final de la sociedad capitalista, lo que John McDonnell sabe muy bien.

Aún así todos aquellos de su misma persuasión han obtenido un pase libre de las mismas personas e instituciones que buscan derrocar. La respuesta a este Manifiesto Comunista por parte de los líderes de negocios fue un coro para aplacarlos: “El Canciller en las sombras tiene razón en estar preocupado por el cambio climático y nuestro sector tiene un importante rol que jugar…”. “Claramente, hay que hacer más para combatir el cambio climático…”. Y de parte del presidente de UK Finance, Stephen Jones: “Lograr que haya cero emisiones de carbón para el año 2050 es difícil pero es un objetivo crítico por el cual debemos trabajar todos juntos y nuestro sector está listo para responder en consecuencia”.

El Gobierno conservador ya se ha comprometido a esta insano y desacertado objetivo de cero emisiones de carbón para el año 2050 a un costo de £ 1,5 billones – un Danegeld (*) de los alarmistas que reducirá radicalmente los estándares de vida de este país [Gran Bretaña].

Pocos en Westminster [el Parlamento Británico] han tenido el coraje de sacarse de encima a los grupos de presión del establishment y decir: “Éste es un proyecto revolucionario marxista que usa previsiones climáticas dudosas y controvertidas como pretexto. Necesitamos someter esta teoría a investigación crítica”.
Por tres décadas, un “liberal-social” político de “centro derecha” y el establishment financiero ignoraron la colonización de escuelas, universidades, medios de comunicación y todos los foros de influencia del pensamiento marxista. Ahora, esta ideología revitalizada está emergiendo de las catacumbas culturales y marchando contra su objetivo tradicional, el capitalismo, cuyo sistema inmunológico es inexistente. Tengan miedo.

Notas:

(*) Danegeld: Impuesto abusivo impuesto o extorsión que se le pagaba a los vikingos (danises, danish) para evitar que ingresaran a las aldeas y las saquearan.

Fuente: La Tribuna del País Vasco


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Europa

La determinación francesa para poner fin a la libertad de expresión

Published

on

Por medio de una nueva ley, el Gobierno francés ha decidido delegar la censura estatal en plataformas online como Facebook, Google, Twitter, YouTube, Instagram y Snapchat. De ahora en adelante, unas compañías privadas se verán obligadas a actuar como policía del pensamiento por cuenta del Estado francés so pena de fuertes multas.
Comparta este artículo.

Por Judith Bergman.- El 13 de mayo, el Parlamento francés adoptó una ley que requiere a plataformas online como Facebook, Google, Twitter, YouTube, Instagram y Snapchat[1] que retiren el contenido reportado como «promotor del odio» en 24 horas y en una hora el reportado como «terrorista». De no hacerlo, podrían ser objeto de multas exorbitantes, de hasta 1,25 millones de dólares o del 4% de los ingresos globales de la plataforma en caso de que persista en su negativa.

Como es frecuente en las leyes europeas sobre los discursos de odio, el espectro del contenido online considerado «odioso» bajo la denominada Ley Avia (en referencia a la legisladora que la promovió) es muy amplio e incluye «la incitación al odio, o el insulto discriminatorio en función de la raza, la religión, la etnia, el género, la orientación sexual o la discapacidad».

Loading...

Esta norma francesa está directamente inspirada en la controvertida ley alemana NetzDG, adoptada en octubre de 2017 y explícitamente mencionada en el preámbulo de aquélla.

«Este proyecto de ley pretende combatir la difusión del discurso del odio en internet», se lee en la introducción de la Ley Avia.

Nadie puede discutir la exacerbación del discurso del odio en nuestra sociedad (…) los ataques al otro por lo que es, por sus orígenes, sus creencias religiosas, su sexo o su orientación sexual (…) remiten (…) [a] las épocas más oscuras de nuestra historia (…) la lucha contra el odio, el racismo y el antisemitismo en internet es un objetivo de interés público que justifica (…) provisiones efectivas y poderosas (…) esta herramienta de apertura al mundo, de acceso a la información, a la cultura, a la comunicación [está haciendo referencia a internet], puede convertirse en un auténtico infierno para quienes se convierten en objetivo de ‘haters’ o de acosadores ocultos tras las pantallas y los pseudónimos. Según una encuesta llevada a cabo en mayo de 2016, el 58% de nuestros conciudadanos consideran internet el nodo principal del discurso del odio. Más del 70% dicen habérselas visto con el discurso del odio en las redes sociales. El ciberacoso puede ser devastador, sobre todo para la gente joven (…) Sin embargo (…) se presentan pocas denuncias, pocas investigaciones concluyen exitosamente y se dictan pocas sentencias: todo esto crea un círculo vicioso (…)

Tras reconocer que el «odio» online es complicado de perseguir con la legislación existente, porque «se presentan pocas denuncias, pocas investigaciones concluyen exitosamente y se dictan pocas sentencias», pero aún así confiado en que la censura es la panacea para los problemas percibidos, el Gobierno francés decidió delegar la tarea de la censura estatal en las propias plataformas online. De ahora en adelante, unas empresas privadas se verán obligadas a actuar como policía del pensamiento por cuenta del Estado francés so pena de exponerse a fuertes multas. Como en Alemania, esa ley hará que las plataformas exhiban un celo desusado en la eliminación o bloqueo de todo lo que pueda ser percibido como odioso, para evitar las sanciones.

El propósito de la ley parece ser doble: a la censura efectiva mediante la eliminación o el bloqueo de comentarios hay que sumar las (inevitables) consecuencias de la censura sobre el debate online en general. «La gente se lo pensará dos veces antes de cruzar la línea roja si sabe que es muy probable que se le pidan cuentas», afirmó la ministra francesa de Justicia, Nicole Belloubet, en unas declaraciones que sonaron ominosas en boca de un miembro de un Gobierno de un país que aún se sigue proclamando democrático.

Desde el primer momento, cuando el presidente del país, Emmanuel Macron, encargó a un grupo liderado por Laetitia Avia que confeccionara la ley, ésta ha sido objeto de críticas. Así, la Comisión Consultiva Nacional de Derechos Humanos la criticó por incrementar el riesgo de censura, y la La Quadrature du Net, organización que lucha contra la censura y la vigilancia online, advirtió de que «los breves plazos para la retirada y las cuantiosas multas incentivarán a las plataformas a hiper-eliminar contenido». La organización en defensa de la libertad de expresión Article 19, con sede en Londres, afirmó que la ley representa una amenaza para la libertad de expresión en Francia. Gabrielle Guillemin, de dicha organización, sostiene:

La Ley Avia permitirá en la práctica al Estado francés delegar la censura online en las compañías tecnológicas dominantes, de las que se esperará que actúen como juez y parte a la hora de determinar qué es un contenido ‘manifiestamente ilegal’. La Ley atañe a una amplia gama de contenidos, así que no siempre tomarán la decisión correcta.

El Gobierno francés ha ignorado las preocupaciones manifestadas por grupos en defensa de la libertad de expresión y de los ciberderechos, y el efecto será demoledor para la libertad de expresión online en Francia.

Dados los plazos de que dispondrán las compañías para responder, hemos de esperar que pequen de exceso de precaución cuando tengan que decidir si un contenido es legal o no. Igualmente, habrán de emplear filtros que, inevitablemente, les llevarán a una sobre-retirada de contenido.

La ley también ha topado con rechazo en Francia. El 22 de mayo, Guillaume Roquette, director editorial de Le Figaro Magazine, escribió:

«Con el pretexto de combatir el contenido ‘odioso’ en internet, [la Ley Avia] implanta un sistema de censura que es tan eficaz como peligroso (…) el ‘odio’ es el pretexto al que recurren sistemáticamente quienes quieren silenciar las opiniones disidentes.

Este texto [la ley] es peligroso porque, según el abogado François Sureau, «introduce la penalización criminal de… la conciencia». Es peligroso (…) porque delega la regulación del debate público (…) en internet en multinacionales norteamericanas (…) Una democracia digna de tal nombre debería aceptar la libertad de expresión».

Jean Yves Camus, de Charlie Hebdo, ha dicho que se trata de «un placebo para combatir el odio» y señalado que «hiperenfocarse en el odio online» enmascara el auténtico peligro:

«No fue el odio online lo que mató a Ilan Halimi, Sarah Halimi, Mireille Knoll, las víctimas de Bataclan, el Hyper Cacher y Charlie; fue una ideología denominada antisemitismo y/o islamismo (…) ¿Quién determina qué es odio y qué es crítica? Acaban de abrir la caja de Pandora (…) Hay un riesgo de una lenta pero inexorable marcha hacia un lenguaje digital hiperregulado por la corrección política, tal y como la definen minorías activas».

«¿Qué es el odio?», se pregunta retóricamente el escritor francés Éric Zemmour. «¡No sabemos! Tienes el derecho a no amar… tienes el derecho a amar, tienes el derecho a odiar. Es un sentimiento… No puede judicializarse, legislarse».

Pues bien, eso es lo que las leyes sobre el discurso del odio hacen, ya sea en la web o en el mundo no digital. Exigir a compañías privadas –o al Gobierno–que actúen como una policía del pensamiento no es propio de un Estado que dice conducirse según el imperio democrático de la ley.

Por desgracia, la pregunta no es si Francia será el último país europeo en introducir leyes así de censoras, sino cuáles le seguirán.

[1] Así como otras plataformas online y motores de búsqueda que alcancen un cierto nivel de actividad en Francia (nivel que será especificado en un decreto posterior).

(Gatestone)


Comparta este artículo.
Continue Reading

Europa

(VÍDEO BRUTAL) “¡Pedazo de mierda! ¡Vete a tu país! ¡Que vergüenza! ¡Que le estás haciendo a la criatura!”

Published

on

Comparta este artículo.

… En estos términos, y otros varios, se expresa en el siguiente vídeo la indignada ciudadana italiana que grita valientemente al hombre negro que, en medio de la calle de una ciudad anónima, -por lo que hemos entendido, cerca de una estación- está nada menos que desollando a un gato encima de un improvisado montón de leña para cocinarlo y, suponemos, comérselo después.

La señora, con mascarilla, repite que es una vergüenza, y que se vaya a su país, cosa que nos tememos que no hará.

Bienvenidos todos ustedes a la “Nueva Normalidad”

Disfruten lo votado.

Gato desollado. Italia

Comparta este artículo.
Continue Reading

Europa

La izquierda pedófila y su Nuevo Orden Pederasta: Abusos infantiles masivos en Alemania: políticos y psicólogos de izquierdas daban la custodia de niños a pedófilos

Published

on

Comparta este artículo.

Este miércoles, el Partido Verde de Berlín pidió que se abra una investigación sobre un escándalo de abusos infantiles masivos que durante más de tres décadas, hasta 2003, involucró a niños adoptivos cuya custodia fue concedida a pedófilos con el conocimiento de las autoridades.

Según un nuevo informe publicado el lunes, las autoridades de educación y el Senado de Berlín occidental estaban al tanto de esa práctica, que fue «aceptada, apoyada y defendida» por políticos y académicos de izquierdas a lo largo de los años 70, 80 y 90 del siglo pasado.

Loading...

«Había y hay redes», dijo la política Marianne Burkert-Eulitz a Berliner Zeitung, que pide al Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y al Partido Democrático Libre (FDP) que se responsabilicen del escándalo.

En uno de los casos, entre los años 1970 y 2003 las autoridades de bienestar infantil de la ciudad en repetidas ocasiones concedieron la custodia de niños al pedófilo Fritz H., que vivía solo, pese a sus antecedentes penales. Los niños, algunos de apenas seis años, sufrieron horrores indescriptibles, violaciones y maltratos. Un niño discapacitado incluso murió estando bajo la custodia de Fritz.

Dos de las víctimas del hombre han demandado al Estado por el trauma que vivieron, pero el Senado de Berlín hasta ahora les ha negado un juicio, argumentando que los delitos habrían prescrito.

«Una red entre instituciones educativas»

Fritz no fue el único pedófilo al que le fue confiado el cuidado de niños. El informe, compilado por investigadores de la Universidad de Hildesheim, descubrió que al menos tres pedófilos más recibieron la custodia de menores, mientras que una red de miembros de alto rango del Instituto Max Planck, la Universidad Libre de Berlín y la escuela Odenwald en Hesse supervisó el programa.

Los investigadores describieron el esquema como una «red entre instituciones educativas». Todavía se desconoce el número exacto de víctimas, y muchos archivos relacionados con la red siguen clasificados por las autoridades municipales y estatales, pero los investigadores afirman que los servicios sociales permitieron a los pedófilos ‘cazar’ con impunidad «en toda Alemania».

 

Un psicólogo que abogaba por la pedosexualidad


El psicólogo Helmut Kentler, cuyo Centro Pedagógico de Berlín se encargaba de buscar padres adoptivos para los niños, se encuentra en el centro del escándalo. La institución de Kentler fue apoyada a finales de la década de 1960 por el alcalde Willy Brandt, miembro del SPD. En sus cartas al Senado, Kentler avaló a Fritz como un «experto» en el cuidado de niños. El psicólogo también visitaba regularmente a los menores a los que cuidaban Fritz y otros pedófilos.

Sin embargo, Kentler difícilmente puede ser acusado de engañar a los políticos. El psicólogo fue un defensor abierto de la «pedosexualidad», y durante toda su carrera profesional abogó por la normalización del sexo con niños. En 1999 declaró que la pedofilia «puede tener un efecto muy positivo en el desarrollo de la personalidad de un niño».

Además, Kentler sabía que los padres adoptivos pedófilos probablemente tenían «una relación sexual» con los niños cuya custodia les encargaba, declarando explícitamente este hecho en un informe al Senado. Sus declaraciones al respecto no fueron cuestionadas por otros políticos. Los políticos que apoyaron a Kentler y a su institución podrían haber puesto fin a esta horrible práctica en cualquier momento, pero en lugar de ello la apoyaron, la promovieron y la defendieron.

Tanto Kentler como Fritz, así como los políticos que los apoyaron, ya murieron. Los documentos que detallan el alcance total de los abusos todavía están bajo llave en el archivo del Departamento de Educación de Berlín. Los legisladores verdes exigen que sean revelados y que el escándalo de abusos se haga público en toda su depravación.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com