El laborismo espera asegurar su toma totalitaria de la sociedad británica a través de la "emergencia climática" - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Europa

El laborismo espera asegurar su toma totalitaria de la sociedad británica a través de la “emergencia climática”

Published

on

John McDonnell
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Aquí lo tienen. No hay más camuflajes o máscaras. Se quitaron la careta. El discurso de John McDonnell (N. de T.: diputado laborista británico) esta semana dirigido a los líderes de negocios en la sede de UK Finance (Finanzas de Gran Bretaña), la cámara empresarial de banqueros y financieros que agrupaa 250 firmas, constituyó un manifiesto de la revolución marxista dura dado en la guarida del enemigo de clase.

Según las informaciones, McDonnel habló con tono desapasionado y sobrio. Era la voz del commissar [N. de T.: comisario político] totalmente bajo control, desmenuzando en detalle sus demandas post-revolucionarias a la clase capitalista derrocada. La desventurada “former people” [NdT: los venidos a menos] han sido debidamente notificados: el mes pasado McDonnel les dijo a los gerentes generales de las más grandes empresas: “Yo creo realmente que Marx logró un análisis crítico del capitalismo que debemos tener en cuenta”.

Las tesis de McDonnell es el plan maestro para la Revolución Británica. Toda revolución necesita un pretexto, un factor desestabilizador que promueva la conmoción social, y un laborista corbynista ha aprovechado la “crisis” del cambio climático. McDonnell, haciéndose pasar por el salvador del mundo, anunció los planes para imposibilitar que sea invertido dinero en compañías que no aprueben la valuación de buenas prácticas climásticas según los criterios del laborismo. También dijo que el laborismo va a sacar de cotización en la Bolsa a toda firma que no tenga credenciales verdes satisfactorias.

No es de sorprender que algunos críticos de la City de Londres denunciaran esto como “totalitarismo financiero”. Semejantes políticas insanas equivalen a desmantelar el sistema financiero de Gran Bretaña.

La oportunidad en que se formuló el discurso es impecable. Con tantas instituciones e inversores en la duda respecto a mantener su presencia en Gran Bretaña debido a las incertidumbres del Brexit, un marxista manipulando los aparejos del sistema financiero pondrá a la City de Londres dentro de la tormenta perfecta de desinversiones y retiros de capital.

McDonnell ya había invitado a los extremistas del cambio climático que pertenecen a la agrupación Extinction Rebellion como asesores de la banca laborista en el Parlamento. Intenta crear un Instituto de Inversiones Sustentables manejado por el canciller (él mismo), el secretario de negocios y el gobernador del Banco de Inglaterra. “El Instituto de Inversiones Sustentables tendrá la responsabilidad de asegurar que el Banco de Inglaterra está haciendo su parte en frenar el ingreso de dinero a proyectos que matarán (SIC) el planeta o que desestabilizarán nuestra economía”, dijo McDonnell.

¿Desestabilizar la economía? Dios no lo quiera. El laborismo ya está comprometido con un programa extravagante de renacionalización del agua, de la mayoría del sector energético y de los ferrocarriles que costará 175 mil millones de libras, de acuerdo al CBI [NdT: Confederation of British Industry, la principal cámara empresarial británica]. Esta economía planificada será custodiada, como lo ha revelado The Sunday Times, por la irresistible Oficina de Responsabilidad Presupuestaria que depende del Parlamento y no del Tesoro y que llevará adelante planes de la oposición durante las elecciones generales – un ejercicio partisano descarado.

El laborismo espera asegurar su toma totalitaria de la economía y de la sociedad al invocar la tan promocionada “emergencia climática”. Desde sus orígenes como fuerza política en los ’90, el Grande Peur del calentamiento global ha sido adoptado como una herramienta de propaganda de la izquierda.

Al agrandar el ‘Proyecto Miedo’ exponencialmente, el objetivo es mover a las economías desde una economía de tiempos de paz a una economía de guerra, con el Estado arrogándose a sí mismo poderes sin precedentes en el nombre de salvar el planeta de la catástrofe.

Los Gobiernos han abrazado el alarmismo climático desde el principio porque la treta les permitió agregar impuestos adicionales y aumentar el poder del Estado. La izquierda, encallada por el triunfo de la economía pro-mercado de Thatcher/Reagan y por el colapso de la Unión Soviética bajo el peso de la esclerótica planificación de la economía, se refugió en el marxismo de la Escuela de Frankfurt que busca controlar la cultura más que los sistemas económicos.

Gradualmente esta émigration intérieure marxista descubrió el potencial de las políticas de cambio climático para desestabilizar la sociedad Occidental y retornar a una ofensiva revolucionaria, camuflada de verde. El ultimatum de McDonnell de esta semana a la industria de servicios financieros es la culminación de años de propaganda alarmista.

¿Está cambiando el clima? Sí, por supuesto, siempre lo está. Aún en el corto plazo que hay entre el Periodo Cálido Medieval y el inhospitalario frío del final del S. XVIII cuando el Támesis se congelaba en su superficie hasta un metro y medio de profundidad todos los inviernos, de tal forma que había parques de diversiones sobre hielo todos los años – un lapso que representa un nanosegundo en la eco-historia – Inglaterra experimentó significantes cambios de temperatura. La actividad solar es el mayor determinante climático. ¿Qué se supone que debemos hacer? ¿Bajar el termostato del sol a nivel 4?

El cambio climático demanda una respuesta mesurada, especialmente en las áreas costeras. En otras partes del mundo podrá tener un efecto más serio. Pero describir esta variación rutinaria como “crisis” es extravagante. Como el dinero de los contribuyentes está en juego, ya es tiempo de que el gobierno británico conduzca una investigación adecuada y neutral sobre este supuesto fenómeno, tomando en consideración científicos de toda clase de opinión.

Intergubernamental del Cambio Climático] ha hecho al mundo un flaco favor al politizar el tema. Tuvo que retractarse de casi todas sus predicciones, desacreditadas por eventos posteriores – o la ausencia de evento alguno. Los alarmistas climáticos determinaron hace una década atrás, con objetivos propagandísticos, declarar que “la ciencia ya ha hablado” y clausuraron el debate – apartándose así de la práctica científica establecida.

Escándalos como el desacreditado “palo de hockey”, los ejemplos de Al Gore de desprendimientos de hielo y el “ocultemos el declive” de la Universidad de East Anglia no tuvieron ningún efecto en confrontar el caso alarmista. La aplicación del mote de “negador del cambio climático” [climate deniaer] a todo científico disidente refleja una motivación ideológica más que científica dentro de los promovedores de las campañas de calentamiento global. El movimiento se ha convertido perturbadoramente en un culto. El espectáculo de los líderes del mundo rindiendo pleitesía a una jovencita de 16 años que, rara, alega poder ver CO2 con sus ojos nos retrotrae a la histeria alrededor de la Cruzada de los Niños [NdT: eventos parte reales y parte ficticios del año 1212 luego de la Cuarta Cruzada].

Necesitamos una evaluación objetiva antes de comprometernos a ninguna de estas medidas extremas. Las predicciones de calentamiento global modeladas por computadora todavía no se han reflejado en las temperaturas de superficie. No hay que quedarse en la complacencia, pero tampoco sumergirse en el pánico. Si las extremas predicciones de los alarmistas climático son implementados, será el final de la sociedad capitalista, lo que John McDonnell sabe muy bien.

Aún así todos aquellos de su misma persuasión han obtenido un pase libre de las mismas personas e instituciones que buscan derrocar. La respuesta a este Manifiesto Comunista por parte de los líderes de negocios fue un coro para aplacarlos: “El Canciller en las sombras tiene razón en estar preocupado por el cambio climático y nuestro sector tiene un importante rol que jugar…”. “Claramente, hay que hacer más para combatir el cambio climático…”. Y de parte del presidente de UK Finance, Stephen Jones: “Lograr que haya cero emisiones de carbón para el año 2050 es difícil pero es un objetivo crítico por el cual debemos trabajar todos juntos y nuestro sector está listo para responder en consecuencia”.

El Gobierno conservador ya se ha comprometido a esta insano y desacertado objetivo de cero emisiones de carbón para el año 2050 a un costo de £ 1,5 billones – un Danegeld (*) de los alarmistas que reducirá radicalmente los estándares de vida de este país [Gran Bretaña].

Pocos en Westminster [el Parlamento Británico] han tenido el coraje de sacarse de encima a los grupos de presión del establishment y decir: “Éste es un proyecto revolucionario marxista que usa previsiones climáticas dudosas y controvertidas como pretexto. Necesitamos someter esta teoría a investigación crítica”.
Por tres décadas, un “liberal-social” político de “centro derecha” y el establishment financiero ignoraron la colonización de escuelas, universidades, medios de comunicación y todos los foros de influencia del pensamiento marxista. Ahora, esta ideología revitalizada está emergiendo de las catacumbas culturales y marchando contra su objetivo tradicional, el capitalismo, cuyo sistema inmunológico es inexistente. Tengan miedo.

Notas:

(*) Danegeld: Impuesto abusivo impuesto o extorsión que se le pagaba a los vikingos (danises, danish) para evitar que ingresaran a las aldeas y las saquearan.

Fuente: La Tribuna del País Vasco


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Cultura

Fallece Terry Jones, de los “Monty Python” y director de la “Vida de Brian”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

El integrante del popular grupo británico de cómicos Monty Python Terry Jones falleció este martes en su domicilio de Londres a los 77 años “tras una larga batalla contra la demencia”, informó su familia. El actor y cómico dirigió algunos de los trabajos más recordados de la emblemática formación, entre ellos la aclamada La Vida de Brian y compareció en las series de televisión de los Monty Python del Flying Circus, interpretando a varios personajes.

En 2016, se anunció que Jones padecía demencia. “Estamos profundamente entristecidos al tener que anunciar el fallecimiento de nuestro querido marido y padre”, confirmó su familia en un comunicado. El cómico murió en la tarde de ayer a los 77 años “con su esposa Anna Soderstrom a su lado”, tras una “larga y extremadamente valiente batalla, en la que siempre estuvo de buen humor, con una rara forma de demencia, llamada FTD”, según agregó la nota. Sus familiares remarcan que su “trabajo con los Monty Python, sus libros, películas, programas de televisión, poemas y otros proyectos vivirán para siempre”.

Jones dirigió la cinta Monty Python And the Holy Grail en 1975 junto con Terry Gilliam, así como la citada La vida de Brian, en 1979, considerada la comedia clásica más divertida, según el resultado de una encuesta difundida por la revista Total Film. El cómico, que tuvo dos hijos con su primera mujer, Alison Telfer, y un tercero con su segunda esposa, Anna Soderstrom, a los 67 años, también dirigió The Meaning of Life, en 1983, la última película que el grupo de cómicos realizó en conjunto.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

Estos son los clanes criminales de Oriente Medio en Alemania

Published

on

En la imagen: Mahmud Al Zein, jefe del clan kurdo-libanés Al Zein, asiste al funeral de un socio criminal asesinado el 13 de septiembre de 2018 en Berlín.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Judith Bergman.- En un documental emitido recientemente en el canal alemán ARD, sobre las bandas familiares criminales de Oriente Medio en Alemania —o clanes, como las llaman en Alemania— el jefe de la Agencia Federal de la Policía Criminal (BKA), Holger Münch, dijo: “En aproximadamente un tercio de los procesos, había inmigrantes entre los sospechosos, y eso significa que tenemos que vigilar muy de cerca este fenómeno”.

Münch parece haberse referido al hecho de que los inmigrantes que llegaron a Alemania desde Siria, Irak y otros países durante la crisis migratoria de 2015-2016 están empezando ahora a competir con las bandas familiares criminales que llevan establecidas mucho tiempo en Alemania, cuyos fundadores originales llegaron al país desde el Líbano a finales de los setenta, durante la guerra civil libanesa.

Las autoridades alemanas temen que esta competencia pueda conducir a más violencia aún: algunos de los recién llegados tienen “experiencia en combate” al haber vivido en zonas de guerra, como dijo Frank Richter, jefe de la policía en la ciudad de Essen, a ARD. “Por supuesto, esta sería una situación muy, muy diferente de la que tenemos en este momento”, añadió.

Los clanes familiares criminales de Oriente Medio ya son un gran problema en Alemania. Las más conocidas tienen principalmente su base en Berlín, Bremen, Renania del Norte-Westfalia y la Baja Sajonia, y se llaman Abu-Chaker, Al Zein, Remo y Miri. Varias familias también son conocidas como clanes de la mafia libanesa. Su actividad criminal comprende el robo, la extorsión económica, el tráfico de drogas y la prostitución.

En mayo, un estudio presentado por el ministro del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, reveló que 104 clanes criminales estaban activos allí. Se cree que algunos de los 6.500 sospechosos de tener vínculos con los clanes fueron los autores de 14.225 delitos entre 2016 y 2018. Entre ellos, dos asesinatos y 24 intentos de asesinato, además de daños corporales, robos y chantajes, dijo la policía. Se dice que sólo diez clanes han cometido un tercio de los delitos. Según Reul:

“Durante años, se han ignorado deliberadamente las denuncias de los ciudadanos y los círculos policiales sobre este problema. Fuese una corrección política mal entendida, o porque se consideró que es imposible que pasen cosas que se supone que no deben pasar, esto se ha acabado por fin. No estamos bajo el imperio de los clanes, sino del imperio de la ley”.

Según la policía, el mayor número de sospechosos de tener vínculos con clanes eran ciudadanos alemanes (36%), seguidos por los libaneses (31%), los turcos (15%) y los sirios (13%).

Según lo informado por el analista estratégico Soeren Kern, incluso en diciembre de 2015, el entonces ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, rechazó un estudio para determinar el alcance de los clanes criminales en el estado porque era políticamente incorrecto:

“La recopilación de datos adicional no está permitida por la ley. Se debe evitar, tanto interna como externamente, cualquier clasificación que se pueda utilizar para despreciar a los seres humanos. En este respecto, el uso del término “clan familiar” (Familienclan) está prohibido desde el punto de vista policial”.

Asimismo, el jefe de la Agencia Federal de la Policía Criminal, Holger Münch, le dijo a la cadena ARD que “no se debería permitir que esas cosas pasen durante años y años, esa es, yo creo, la mayor lección que tenemos que aprender de los acontecimientos de los últimos 30 años”.

Según Deutsche Welle: “Durante décadas, la policía hizo la vista gorda a las familias criminales ampliadas, en parte para evitar ser acusada de discriminación racial. Esto ha hecho que el problema actual sea aún más difícil, ya que las estructuras de los clanes se han solidificado, se han formado sociedades paralelas y el enemigo ha crecido”.

Ralph Ghadban, politólogo libanés-alemán y destacado experto en clanes en Alemania, ha estimado que:

“Hay ahora medio millón de personas en toda Alemania que forman parte de un clan, aunque no sean todas delincuentes. Están representadas muchas nacionalidades. Hay clanes libaneses, turcos, kurdos, albaneses, kosovares e incluso familias extensas chechenas que dirigen negocios ilegales”.

“Los clanes se comportan en sus entornos alemanes como si fueran tribus en el desierto. Todo lo que está fuera del clan es territorio enemigo y susceptible de saqueo”, dijo Ghadban a The German Times en octubre.

Los clanes familiares no son el único tipo de bandas organizadas de Oriente Medio que actúan en Alemania. También hay bandas de moteros, un área que antes estuviera dominada por bandas más “tradicionales” como los Ángeles del Infierno.

Según Sebastian Fiedler, jefe de la Asociación de Investigadores Criminales de Alemania:

“Los delitos cometidos por los Ángeles del Infierno siguen siendo un problema (…) Diría que estas organizaciones más antiguas son hoy más parecidas a negocios ilícitos. (…) Lo que es distinto hoy es que las bandas de moteros es que suelen tener miembros de distintos orígenes étnicos, y algunas tienen lazos con organizaciones extremistas, o a veces siguen una agenda extranjera. En resumen, las bandas de moteros se han vuelto mucho más heterogéneas”.

Fiedler añadió que algunas bandas también tienen vínculos en el extranjero:

Se sabe que la banda Osmanen Germania ha recibido ayuda económica del partido en el Gobierno de Turquía, Justicia y Desarrollo (AKP). Las bandas han funcionado básicamente como el brazo armado de [el presidente turco Recep Tayyip] Erdogan en Alemania. Muchas bandas de moteros que aparecen hoy en los titulares son parecidas. La mayoría ya no está interesada en controlar los mercados ilícitos, sino que ahora tienen objetivos mayores. Éstos siempre tienen una dimensión económica.

La policía alemana está intentando acabar con el problema con una política de tolerancia cero, pero la pregunta es si ese enfoque es suficiente. Según Ralph Ghadban:

“Una política que al fin reconoce el problema del crimen de clanes, una fuerza policial que lleva a cabo continuas redadas y un poder judicial que utiliza todos los medios legales sigue sin ser, todo junto, suficiente. Alrededor de un tercio de los miembros de los clanes quiere llevar una vida normal. Se sienten atrapados en sus clanes”.

Por lo tanto, la mano dura debe estar respaldada por programas para las personas que quieran salir de los clanes. El distrito de Neukölln de Berlín está organizando dicho programa. Según Martin Hikel, alcalde del distrito de Neukölln:

En el núcleo de estas estructuras patriarcales hay personas que no quieren acabar en matrimonios forzosos, personas que no quieren vivir en un estado de rivalidad permanente, o incluso de guerra, con otro clan, o estar escondiéndose constantemente de la policía. Pero estas personas necesitan ayuda. Estamos organizando un programa para ayudarlas a dar la espalda a este estilo de vida y empezar una nueva en otra parte.

El secretario de Interior de Berlín, Andreas Geisel, dijo hace poco que el crimen de bandas en la ciudad está controlado por “unas 20 familias influyentes, de las cuales siete u ocho tienen una actividad criminal altísima”. Según The German Times:

Hay calles en Neukölln, Kreuzberg y Gesundbrunnen [distritos de Berlín] donde la policía sólo se atreverá a poner un pie con un escuadrón. Incluso durante los actos de rutina como citar al miembro de un clan por aparcar en un carril bici, los policías se ven a menudo rodeados y amenazados por los familiares y socios. “Los miembros de los clanes destacan por su forma de actuar en su territorio”, dice un portavoz de la policía. “Su mensaje es: ¡Largo! ¡Esta es nuestra calle!”.

Neukölln es uno de los distritos de Berlín con más problemas, incluido el abuso del sistema de ayudas sociales por parte de los clanes. Según Falko Liecke, vicealcalde de Neukölln y concejal del distrito de Juventud y Sanidad, los clanes “ven las prestaciones por desempleo como una fuente de ingresos para complementar todas dus demás fuentes”.

No se sienten incómodos con el sistema de ayudas sociales. Al fin y al cabo, no tienen que depender de él para sobrevivir. No les interesan las leyes. Intentan sólo obtener ganancias de lo que el Estado y la sociedad les pueden ofrecer.

Según Liecke, estos clanes ven el Estado como “un objeto de ridículo, un objetivo para la explotación”.

Según Geisel, combatir el crimen de clanes llevará “décadas”: “Es una maratón, no un esprint”, dijo.

(Gatestone)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

Crecimiento inquietante de la violencia en una Francia en estado de crisis y angustia social

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Crecimiento inquietante de la violencia y la delincuencia, en una Francia en estado de crisis y angustia social: incremento llamativo de los crímenes sexuales, los homicidios, los robos, las degradaciones callejeras y racistas, los enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas del orden, fuerzas del orden y bandas suburbanas.

Según las estadísticas oficiales…

-Las violencias sexuales crecieron en un 12% durante 2019, con un récord histórico de 54.000 denuncias, en toda Francia (67 millones habitantes), entre 140 y 150 casos diarios de violencia sexual.

-Durante los últimos doce meses se consumaron en Francia 970 homicidios y tentativas de homicidios, a tiros, con cuchillos de cocina. «El peor balance de los últimos años», comenta Alain Bauer, profesor de criminología, antiguo condiscípulo y amigo íntimo de Manuel Valls.

-El año pasado, las estafas crecieron un 11% y los robos sin violencia un 3%. El «Observatorio nacional de la delincuencia» comenta: «Se trata de un incremento constante de la violencia y delincuencia de todo tipo. No solamente a las violencias ligadas al mantenimiento del orden, durante un año particularmente difícil. En los casos más sensibles, como los intentos de asesinato, se trata de un retroceso de cuarenta años».

El año 2019 estuvo marcado por un fenómeno de nuevo cuño: incremento espectacular de las acciones violentas, de carácter criminal y nihilista, en la periferia de París y otras grandes ciudades, la «banlieue» parisina, siempre al borde de los «ataques de nervios», desde la gran crisis nacional del 2005. Jean-Jacques Brot, prefecto, comenta el problema en estos términos: «En algunas ciudades, como Marsella, la violencia suburbana está muy ligada a la criminalidad. En la periferia de París estamos asistiendo a un fenómeno relativamente nuevo: bandas armadas provocan a las fuerzas del orden, con armas y cócteles “Molotov”, incrementando una violencia no solo criminal».

En ese marco, la gran crisis de la franquicia de los chalecos amarillos, entre finales del 2018 y buena parte del 2019, habituó a París y no pocas ciudades francesas al espectáculo semanal de manifestaciones incontroladas a las que se sumaban bandas nihilistas, como los «black bloc», «estructuras efímeras» del enfrentamiento violento con las fuerzas del orden.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: