Connect with us

Religión

El papa pide perdón por la discriminación, segregación y maltrato a los gitanos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Al término de un viaje de tres días a Rumanía, el Papa ha dedicado este domingo su último encuentro a la comunidad gitana de Blaj, en representación de la de todo el país, y ha pedido perdón por la larga serie de ofensas de los católicos a este pueblo a lo largo de la historia. Los gitanos suponen el ocho por ciento de la población rumana, pero la gran mayoría vive en condiciones desastrosas.

Loading...

Naturalmente, el Santo Padre no se ha referido al abandono por parte del gobierno pero sí, y de modo muy explícito, a la discriminación practicada por los católicos durante siglos hasta tiempos recientes.

Francisco se desplazó al barrio gitano de Barbu Lautaru -el más antiguo de la histórica ciudad de Blaj y también el más pobre-, para visitarles en «su casa» y confesarles que «llevo un peso en el corazón».

Consiste, según Francisco, en «el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades». Hablaba como Papa, pues «la historia nos dice que también los cristianos, también los católicos, no son ajenos a tanto mal».

En tono solemne les ha dicho: «quisiera pedir perdón por esto. Pido perdón, en nombre de la Iglesia, al Señor y a vosotros por todo lo que a lo largo de la historia, os hemos discriminado, maltratado o mirado de forma equivocada, con la mirada de Caín y no con la de Abel».

Según Francisco, «no fuimos capaces de reconoceros, valoraros y defenderos en vuestra singularidad. A Caín no le importa su hermano. La indiferencia es la que alimenta los prejuicios y fomenta los rencores. ¡Cuántas veces juzgamos de modo temerario, con palabras que hieren, con actitudes que siembran odio y crean distancias!».

Con toda claridad, el Papa ha dicho que «existe la civilización del amor y existe la del odio. Cada día hay que elegir entre Abel y Caín. No nos dejemos llevar por el odio que brota dentro de nosotros. Nada de rencor. Porque ningún mal resuelve otro mal, ninguna venganza arregla una injusticia, ningún resentimiento es bueno para el corazón».

En tono muy positivo, el Santo Padre les ha hecho ver que «vosotros como pueblo tenéis un rol principal y no debéis tener miedo a compartir y ofrecer esas notas particulares que os constituyen y que señalan vuestro caminar, y de las que tenemos tanta necesidad».

Se trata, en concreto, «del valor de la vida y de la familia en sentido amplio -primos, tíos…-, la solidaridad, la hospitalidad, la ayuda, el apoyo y la defensa de los más débiles dentro de su comunidad».

Y también de «la valorización y el respeto a los ancianos; el sentido religioso de la vida, la espontaneidad y la alegría de vivir. No privéis a las sociedades donde os encontréis de estos dones, y animaos también a recibir todo lo bueno que los demás os puedan brindar y aportar».

El Papa ha concluido invitándoles «a caminar juntos, allí donde estéis, en la construcción de un mundo más humano, superando los miedos y sospechas, dejando caer las barreras que nos separan de los demás, y favoreciendo la confianza recíproca en la paciente y siempre útil búsqueda de la fraternidad».

Era un mensaje fuerte para Rumania pero también para los cristianos de tantos países que cuentan con población gitana más o menos nómada. En toda comunidad hay elementos positivos y negativos, pero estos últimos no pueden convertirse en estereotipos o excusas para la discriminación.

El Papa había sido recibido por un sacerdote gitano, que le dio labienvenida «a la periferia de la periferia», representada por esa barriada pobre.

Pero también le ha confirmado el esfuerzo de la Iglesia por «salir al encuentro de estos hermanos y ofrecerles el Evangelio de la alegría. No podemos olvidar que el obispo mártir Ioan Suciu, beatificado hoy, jugaba muy a gusto a fútbol con los pequeñajos, precisamente en estas calles en que nos encontramos».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Religión

El cardenal venezolano Baltazar Porras sobre la situación de su país: “La gente se muere de cualquier dolencia que aquí sería leve”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La situación de incertidumbre y miseria que viven millones de venezolanos preocupa y mucho en España. No es para menos, si tenemos en cuenta que padece una situación de emergencia humanitaria, lo que ha obligado a unos cinco millones de habitantes a huir del país, de los que medio millón, aproximadamente, son niños.

Loading...

El 60% de las familias busca comida en la calle a diario y el 30% de los niños sufre problemas de desnutrición. Hay 200.000 mujeres víctimas de la trata y 23.000 personas fueron asesinadas en 2018. En el ámbito sanitario la situación es dramática: la mitad de los quirófanos están cerrados y no hay medicinas. La gente se muere de cualquier dolencia que aquí sería leve.

En medio de la catástrofe, la Iglesia venezolana realiza un trabajo inagotable para sostener y ayudar a cientos de miles de ciudadanos que han perdido la dignidad como seres humanos. De ahí que la campaña de este año de ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ vaya destinada a favor de la Iglesia en el país Latinoamericano.

En el ecuador de esta campaña, que se mantiene activa hasta finales de marzo, se han recaudado 1,3 millones de euros. Para dar un nuevo impulso a la campaña, estos días está en España el cardenal Baltazar Porras, arzobispo de la Archidiócesis de Mérida, administrador apostólico de la Archidiócesis de Caracas y responsable de Cáritas Venezuela, que entre otros actos, ha impartido este miércoles una conferencia sobre la realidad que vive su país. Ha sido en Madrid, en la Universidad San Pablo CEU.

El cardenal sostiene que Venezuela es uno de los territorios que con mayor virulencia ha padecido el auge de los populismos a través del Régimen de Maduro, donde el contrapeso del poder no existe: “Se cometen todo tipo de abusos, sobre todo en los últimos tres años. Se ha destruido el aparato productivo y ha habido una ruptura de los valores éticos, lo que golpea especialmente a la Iglesia”.

A juicio de Baltazar Porras, al Gobierno venezolano no le importa el bienestar de su pueblo: “La represión es indiscriminada, lo que genera miedo. Las cifras no se conocen con exactitud, porque ninguna institución que no sea el Gobierno puede dar una estadística, lo cual es delito. La Iglesia está obligada a hacerlas para Roma, por lo que hay una disparidad entre los datos oficiales y la realidad”.

Para el cardenal latino, el país padece la crisis más profunda de su historia: “Es devastador. En este contexto, la Iglesia ha ganado mucha credibilidad, pero no porque seamos los mejores, sino porque instituciones como el Ejército o la Universidad, que antes tenían un elevado grado de credibilidad, la ha perdido. La Iglesia en cambio está con la gente, con su sufrimiento y dolor. No nos dejamos llevar por la irracionalidad o permitir que esto se arregle mediante las guerras o las armas”.

Como hemos comentado, la situación económica del país es nefasta, con una hiperinflación que hace que el valor del dinero esté por los suelos. Un profesor de Universidad con doctorado no supera los cien dólares mensuales de salario. En medicina el panorama no es distinto: “Cada vez que vamos allá estamos cargados de medicamentos. La Iglesia española es muy solidaria”, subraya Baltasar.

El arzobispo de la Archidiócesis de Mérida ha remarcado que en estos años de caos la Iglesia en Venezuela ha experimentado una mayor maduración en la fe: “Ante tanta miseria, es difícil manejar estas situaciones. Es impresionante ver el trabajo de las monjas en las 24 vicarías en zonas marginales de Caracas. Lo hacen con una entrega, alegría y cercanía tremendo. Entre ellas hay una monjita mexicana con sus zapatos rotos, que sube y baja unos 800 escalones varias veces al día, pero pese a no poder comprarse nuevo calzado, no quiere que le cambiemos de destino”.

Una labor la de la Iglesia no exenta de peligros, ya que tal y como recuerda Baltazar Porras, corren el riesgo de ser perseguidos: “En Venezuela hay un dicho que se emplea mucho… Camilo, no te comas a los curas, que la carne de cura indigesta. Con esto se demuestra que las amenazas son de todo tipo, especialmente verbales, aunque el año pasado murieron algunos sacerdotes en condiciones extrañas. Nos insultan con frecuencia. De hecho, los domingos durante la misa puedes ver agentes en moto escuchando la homilía para ver qué se dice”.

Además, ha denunciado la intención del Gobierno de Maduro por erradicar la educación católica en las escuelas: “Cada vez la estrangulan más. Ha habido una fuerte resistencia que no ha estado incentivada por la Iglesia, sino por los padres y los profesores”. Para concluir, Baltazar Porras tiene claro la única vía posible para que Venezuela remonte y salga de su particular drama: “El diálogo para no recurrir a las armas”.

Por su parte el arzobispo de Madrid, Monseñor Carlos Osoro, ha asistido a esta interesante conferencia, donde ha dado las gracias a la Iglesia venezolana por la labor que desempeña en el país pese a sus difíciles condiciones: “Una Iglesia capaz de denunciar, de promover, dispuesta a no dejarse robar la alegría y la esperanza. Una Iglesia que se mantiene firme en su obligación de reclamar diálogo en todas las circunstancias y donde no haya vencedores ni vencidos, y hacerlo con serenidad”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

El cardenal Blázquez clausura el Congreso de Laicos: “La adoración de Dios conduce al servicio de los hombres”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

El Congreso de Laicos 2020 ha finalizado con una Eucaristía presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE.

Loading...

En su homilía, el cardenal Blázquez ha enviado un mensaje inicial: “Somos enviados pero elegidos por Jesús. Él se fía de nosotros y nos confía el ministerio. No somos espontáneos, somos elegidos, llamados y enviados” y ha destacado las palabras de San Pablo: “Cristo se fía de mí y me confió este ministerio y sé de quién me he fiado”.

El cardenal Blázquez ha resaltado que la fe en Dios es fecunda en buenas obras. “La adoración de Dios conduce al servicio de los hombres. El encuentro con Dios nos impulsa a ayudar a los demás. La acogida del Padre Dios revelado en Jesucristo es fundamento de fraternidad”, ha afirmado.

Además, el presidente de la CEE ha puesto como eje central de la vida de las personas y la sociedad al matrimonio y la familia. “No podemos olvidar que de la familia unida y saludable depende la salud ética de la sociedad”, ha resaltado. En esta línea, ha afirmado: “El adulterio comienza en el corazón. ¿Por qué no nos detenemos a mirar con sinceridad y amor compasivo y esperanzado al matrimonio y la familia?”.

En la actualidad, ha recordado, se multiplican las rupturas de los matrimonios y, por ende, de las familias. “Las rupturas llevan consigo el sufrimiento de los esposos, de los hijos y de la sociedad”, ha señalado. Por otra parte, ha destacado que la educación de los hijos depende del hogar porque este es el lugar dónde se aprenden las “grandes lecciones para la vida”.

Por último, el cardenal Blázquez ha concluido su homilía con un resumen de lo que ha supuesto este encuentro. “Nos hemos sentido encantados en este Congreso por el ambiente que se ha respirado. Estamos, probablemente, en el comienzo de una etapa preciosa y esperanzadora para nuestras Iglesias”.

La Eucaristía ha finalizado con la acción de gracias de Pilar Rodríguez-Carretero Luna y la oración de envío del cardenal Blázquez. Ha sido el último acto de un Congreso que en su jornada final también ha acogido la presentación del libro Magisterio de la Iglesia sobre apostolado seglar. Del Vaticano II hasta nuestros días, de Luis Manuel Romero, director de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. Además de la ponencia final, a cargo de Monseñor Antoni Vadell, obispo auxiliar de Barcelona, y Ana Medina, periodista de TRECE.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Fuimos hechos para estos tiempos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Clarissa Pínkola Estés.- Mis amigos, no se desanimen. Fuimos hechos para estos tiempos. Recientemente he sabido de muchas personas que están profundamente confundidas y con toda razón. Ellas están preocupadas por el estado de las cosas en el mundo en este momento. La nuestra es una época en la que casi a diario sentimos asombro y rabia justificada ante las últimas degradaciones efectuadas en contra de lo que la gente visionaria y civilizada piensa que es lo más fundamental, sagrado e importante.

Loading...

Tienen toda la razón al sentirse como se sienten. El cinismo y la arrogancia de la que hacen gala los que cometen o validan actos atroces contra los niños, los ancianos, la gente común, los pobres, los desvalidos, y los indefensos, nos dejan estupefactos. Sin embargo, les ruego, les pido a ustedes, seres gentiles, que por favor no permitan que su espíritu se consuma lamentando estos tiempos difíciles. En especial, no pierdan la esperanza. Principal y particularmente por el hecho de que nosotros fuimos hechos para estos tiempos. Sí. Durante años hemos estado aprendiendo, practicando, entrenando y esperando este momento para librar la batalla…

Yo me crié en los Grandes Lagos y reconozco cuando lo veo, un buque construido para resistir tormentas. En cuanto a las almas despiertas, nunca ha habido tantas y tan capaces como las que hay en estos momentos en las aguas del mundo. Ellas están totalmente aprovisionadas y son capaces de reconocerse entre sí como nunca antes en la historia de la humanidad … Miren más allá de la proa; hay millones de botes de almas justas en las aguas junto con ustedes. A pesar de que sus costados puedan estremecerse por los fuertes golpes de las olas de este tormentoso mar, yo les aseguro que las largas vigas que van de su proa a su timón, provienen de un bosque antiguo. Que la madera de fibra larga de la que está compuesto su casco es conocida por soportar tormentas, por mantenerse firme y unida, y por avanzar a pesar de las circunstancias.

En momentos oscuros, hay una tendencia a virar en dirección al padecimiento causado por lo que está mal o sin arreglo en el mundo. No se enfoquen en eso. Hay una tendencia también a insistir y debilitarse por estar encallados en lo que está fuera de su alcance, en lo que aún no ha podido ser. No se enfoquen en eso tampoco. Eso es como dejar pasar el viento sin levantar las velas. Se nos necesita, eso es todo lo que podemos conocer. Y a pesar de que encontremos resistencia, también nos encontraremos con almas grandes que nos levantarán, nos amarán y guiarán, y vamos a reconocerlas cuando aparezcan. ¿No dijiste acaso que eras un creyente? ¿No has dicho que te dejarías guiar por la voz de un Ser superior? ¿No pediste ser agraciado? ¿No recuerdas que estar en gracia significa entregarse a la autoridad de un Ser superior?

La tarea de arreglar el mundo entero de una sola vez no es nuestra, sino la de extender nuestra mano para sanar la parte del mundo que está a nuestro alcance. Cualquier pequeño acto que un alma pueda hacer para ayudar a otra alma, para asistir a una porción de este pobre y sufrido mundo, será de gran ayuda. No está a nuestro alcance conocer qué acto, ejecutado por quien, hará que la masa crítica se vuelque hacia un bien perdurable. Todo lo que se necesita para lograr un cambio dramático, es una acumulación de actos, por lo que debemos seguir añadiendo, añadiendo a, añadiendo más, continuar añadiendo. Sabemos que no hace falta que “todos en la Tierra” vivamos por la justicia y la paz, sólo se necesita un pequeño y decidido grupo que no se dará por vencido durante el primero, el segundo o el centésimo vendaval.

Una de las acciones más pacíficas, poderosas y de gran alcance que puedas llevar a cabo para intervenir en un mundo tormentoso es levantarte y mostrar tu alma. Un alma en la cubierta brilla como el oro en tiempos oscuros. La luz del alma lanza chispas, destella, construye señales de fuego, y provoca que los materiales que deban hacerlo, se incendien. Exponer la linterna del alma en tiempos oscuros como éstos – ser feroz y mostrar misericordia hacia los demás, ambos, son actos de inmenso coraje y altamente necesarios. Las almas que sufren captan la luz de las almas que están totalmente iluminadas y dispuestas a demostrarlo. Si deseas ayudar a calmar el tumulto, esta es una de las cosas más relevantes que puedas hacer. Siempre habrá momentos cuando te sientas desanimado. Yo también he sentido desesperación muchas veces en mi vida, pero no la voy a invitar a sentarse junto a mi; No la voy a entretener. No le permitiré comer de mi plato. La razón es la siguiente: Hasta en mis más recónditos huesos tengo internalizado algo, al igual que tú. Es que no puede haber ninguna desesperación cuando recuerdas a qué has venido a la Tierra, a quien sirves y quién te envió aquí. Las buenas palabras que decimos y las buenas acciones que hacemos no son las nuestras: Son las palabras y obras de Aquel que nos ha traído hasta aquí. En ese espíritu, espero que escribas esto en tu pared:

Cuando un gran barco está amarrado en el puerto está seguro, no puede haber ninguna duda de ello. Pero los grandes barcos no fueron construidos para eso.

Esto lo escribo con mucho amor y una oración para que recuerdes de quien, y para qué has venido a esta hermosa, y necesaria Tierra.

Con amor.

*Original en Inglés, traducción de Helio Borges


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: