Connect with us

Más...

El Parlamento de Cataluña se disculpa por tener aceite español en su restaurante

Published

on

Comparta este artículo.

La gastronomía y el nacionalismo más cantonal se han mezclado en una curiosa (y absurda) polémica que tiene su epicentro en el restaurante del Parlamento de Cataluña. Esta semana trascendió una carta del presidente del Consell Comarcal de les Garrigues (Lérida) lamentando que en el comedor del legislativo catalán se ofreciera aceite envasado en Getafe (Madrid), y no catalán.

Loading...

En la misiva el president del consejo, el neoconvergente Jaume Setó, le reprochaba al presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), que en la cantina del la cámara autonómica se utilizase aceita de oliva producido fuera de Cataluña. Según afirmó, esta noticia causó sorpresa entre los vecinos de su comarca, conocida por su producción de aceite, Así, exigió que se utilizara aceite de la región para respaldar a comarcas como la suya, dando así valor a los productos «autóctonos».

Loading...

«No volverá a ocurrir»

Según ha explicado después el propio dirigente comarcal, su queja recibió la rápida respuesta del gabinete del presidente del Parlament. Este se disculpó por teléfono por utilizar aceite producido en Getafe en el restaurante y aseguraba que era un hecho puntual que «no iba a volver a ocurrir». En 2014 el Parlament ya vetó la leche de la marca francesa«President» de su menú después de algunas quejas. De la noche a la mañana, fue sustituida por una marca catalana.


Comparta este artículo.
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Más...

(IMÁGENES MUY DURAS) … Y, mientras aquí nos quejamos por estar en casa, en otra parte del mundo, un sacerdote es ejecutado

Published

on

Comparta este artículo.

El mundo no se para. Y mucho menos en aquellos países en los que nos odian. En los que odian lo que somos; odian nuestras creencias y odian a Dios.

Precisamente, en estos momentos en los que fijamos la vista en nuestro propio ombligo y nos olvidamos de todo lo demás, ellos aprovechan para masacrar, en una orgía de sangre derramada y carne deshecha, a todo lo bueno que queda de la verdadera religión en el mundo.

Con pleno conocimiento de todos los poderes mundiales, y con todo su pleno silencio cómplice.

Señoras y señores: un humilde, desconocido y anciano sacerdote ha sido cobardemente ejecutado. No sabemos ni su nombre, ni dónde ha ocurrido: solo sabemos que ha ocurrido en Oriente Medio.

Descanse en Paz.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Colaboraciones

Carta a Pedro Sánchez de un médico sevillano despidiéndose de su larga militancia socialista

Published

on

Comparta este artículo.

(Remnitido) Hola, Pedro, hola Presidente:

Loading...

Te saludo en estos momentos tan duros para todas y todos nuestros compatriotas y para mandarte ánimos, fuerza y serenidad, eso es lo que debo hacer y lo que creo que se debe hacer en estos momentos.

Loading...

Llevo votando Socialista, al PSOE desde las primeras elecciones democráticas, recién empezados mis estudios de medicina, allá por los años 70s, y desde entonces la medicina pública en la que creo, ha sido la espina dorsal de mi vida. He ido creciendo como profesional y como persona en la sanidad pública andaluza, concretamente en la provincia de Sevilla mayoritariamente tras el MIR, en pueblos pequeños y grandes, haciendo sustituciones del único médico del pueblo cuando éste se iba de vacaciones o enfermaba, porque los médicos también enfermamos, muchas veces contagiados por nuestros pacientes, pero no pasa nada, porque forma parte de nuestra profesión y lo aceptamos de buen grado, cuando en muchos pueblos era EL médico, no, UN médico más, donde no había horarios.

Luego fui intentando ser selectivo con mi especialidad, pero la bolsa de trabajo manda y hay que comer y vivir, Presidente.

Luego ya me fui asentando a base de puntos y antigüedad, en puestos acordes a mi especialidad, pero sin olvidar que ante todo soy médico, médico de toda la persona, de todo el cuerpo humano.

Seguí votando Socialista una y otra vez, primero a Felipe González a nivel nacional y a Escuredo, Chaves, Griñán etc en las autonómicas, y a los diferentes socialistas candidatos en los ayuntamientos donde viví, voté en las municipales, autonómicas o nacionales, los que pusiese el partido, sin rechistar ni discutir sus nulas valías a veces, y fueron pasando los años.

No quise aunque me lo propusieron mil veces, estar en ninguna lista electoral, yo estudié medicina durante más de 10 años para ser médico, sin incluir el doctorado, mi ilusión y mi vocación, y siempre tuve claro que o era político o era médico. En esas listas electorales de todo tipo en las que no quise estar ví los nombres de muchos compañeros y compañeras junto a los que participé en manifestaciones contra Franco mientras aún vivía en su último año de vida cuando éramos casi unos niños.

Muchos de aquellos compañeros de estudios no acabaron la carrera, otros la acabaron, como si hubiese sido ingeniería, historia o derecho, daba igual porque no las iban a ejercer nunca. Ya entraron en nómina en el partido socialista aún en los años 1970 unos, y en los 1980 y siguientes años, otros, y allí siguen, en la órbita del partido, si no es en fundaciones, en empresas públicas del INMENSO entramado económico y de poder del PSOE.

Otros compañeros de partido, que lo fueron aunque nunca estuve afiliado al PSOE, sí lo estuve y lo estoy a la UGT, nuestro sindicato-espejo, y aún así incansables cada cierto tiempo me ofrecían puestos dentro del SAS, del Servicio Andaluz de Salud, pero que nunca acepté, a pesar de los jugosos pluses económicos que suponían doblar el sueldo, y mucho más incluso.

Pero verás, Pedro, me permito tutearte por edad y como compañero de partido, aún necesitándolo y mucho, ese dinero, no pude, me pareció INDECENTE enriquecerme a costa de presionar a compañeros y a recortar “gastos”, pero siempre en personal, haciéndolos redoblarse para no contratar a nadie para completar turnos, y a ahorrar gastos en los pacientes, en obligar a compañeros a prescribir medicamentos de gama económica y procedencia y control casi desconocida, un acto de fe creer en esos principios activos.

Me pareció indecente enriquecerme a costa de forzar altas y liberar camas o atrasar cirugías para ahorrar en “gastos superfluos” y en recortar servicios para la población, y LO PEOR DE TODO, en nombre del “Socialismo”, ¿qué socialismo es ese, Pedro?

He seguido siendo un médico que ha querido estar dentro de los turnos de guardias y hacerlas para no perder el contacto con la realidad de mi profesión.

Pedro, compañero presidente, desde niño oía aquello de que más sabe el demonio, por viejo que por diablo, y con curiosidad por saber cuándo seré lo suficientemente viejo para ello, y ahora, aunque creo que no soy viejo, lo debo parecer bien pasados los 60 años, porque así oigo a mis alumnos y/o discípulos describirme. El caso es que veo a jóvenes idealistas entre mis alumnos y compañeros de trabajo, como yo lo fui, pero verás, Pedro.

He ido viendo durante muchos años de todo en el SAS y en La Junta de Andalucía, he ido viendo tanta corrupción y tanta suciedad en la sanidad, que ya no puedo más, Pedro, viéndote nombrar a ineptos y a tontos útiles con tragaderas tan Grandes como su ansia de poder a toda costa al mando de la sanidad, viendo lo que está pasando. PERO AHORA YA NO, AHORA ESTÁN MURIENDO CIENTOS DE PERSONAS DIARIAS.

La vida me ha llevado a venir a Madrid, donde mi mujer y yo, ambos médicos, hemos venido a ayudar a nuestra hija con los preparativos de su boda, con un excelente joven, y además, los dos médicos al igual que nosotros. Una boda que iba a haber sido a mediados de abril, para lo que nos vinimos a la capital a principios de marzo entre vacaciones y algunos días de libranza de los muchos que nos debían y que nunca nos iban a pagar.

No creo necesario decirte, Pedro, que cuando la situación se agravó nos pusimos a disposición de nuestros puestos en el SAS, pero ni nuestras especialidades ni la situación de Sevilla lo requerían, así que nos pusimos a disposición de la sanidad Madrileña, donde sí nos aceptaron, y así hemos llegado a la situación de convivir 4 médicos en una misma vivienda, cada uno en una habitación para evitar contagios, como cuando hicimos nuestras carreras, unos hace unos años y otros, mi esposa y yo desde los años 80s.

Pedro, esta carta la estoy escribiendo llorando, si las lágrimas que están cayendo sobre el teclado hubiesen caído sobre un papel escrito, sería un gran borrón de tinta difuminada por las lágrimas, lo que he visto aquí y lo que ya llevaba visto en Andalucía durante toda mi carrera, me han llevado a perder mi fe en el socialismo, durante años he querido vota con la nariz tapada, votando a lo que creía lo menos malo, pero ya votando al PSOE sin ilusión los últimos años. Pero Pedro, Presidente, nunca pensé decir esto, pero ya no voy a poder votar nunca más al PSOE, has conseguido que pierda la fe en el socialismo, viendo a tanta gente indigna, mediocre, trepa a tu alrededor, aferrados a sus cargos, y tú el peor de todos, Pedro, además de tus socios catalanes y vascos, me has llevado a romper políticamente con mi partido de siempre.

Porque, Pedro, oigo tus largos discursos estudiados y preparados, llenos de impostación y teatralidad vana, pero carentes de humanidad ni dignidad, y me avergüenzo de ti, de nuestro partido, el PSOE, y de mí mismo por haberte votado y haber pedido el voto para ti a muchas personas. Vergüenza, siento mucha vergüenza y arrepentimiento por ello, porque Pedro, incluso algunas de esas personas a las que pedí el voto para ti, han fallecido víctimas del covid-19, y de tu inacción, Pedro.

Esto dicho anteriormente me duele y mucho, pero más aún me ha dolido ver como en vez de dar pasos para salvar vidas, dabas pasos para salvar tu puesto. Como me dijo otro viejo descorazonado compañero del partido en Madrid, de los de siempre, el día 5 de marzo: “Este tío (tú, Pedro) hace lo que haga falta por mantener su presidencia, el disparate de las manifestaciones del día 8 con esta crisis sanitaria es una locura, pero no hubo cojones para parar aquello, aquellas lobas feministas lo habrían crucificado políticamente”, y a sabiendas de que las horas eran vitales y así se lo decían y hacían saber los expertos desde hace mucho. Mucho antes del día 8.

Cuando acabe de escribir esta carta, irán cerca de 4.000 personas fallecidas.

He visto más cadáveres en estos días en Madrid que en toda mi carrera profesional durante 40 años, incluyendo las prácticas en el anatómico forense.

Es una pesadilla absoluta.

Pedro, Presidente, nombra un comité de expertos, de expertos de verdad y dimite. Convoca elecciones para después del verano, pero vete ya. Ten, por una vez en tu vida, TEN DIGNIDAD Y SALVA VIDAS DEJANDO A LOS VERDADEROS EXPERTOS.

He podido tragar como Socialista, con corrupciones, con golfos con vicios, con ansias de poder infinitas, y he querido creer que era lo menos malo, pero Pedro, no puedo más, nunca esperé ver cientos, muchos miles de muertes de personas en apenas unas semanas que se podrían haber salvado con unas decisiones políticas valientes que no hubo nadie capacitado para tomar.

-¡Presidente!

-¡Te hablo de miles de muertes por Dios!

-¡Que tienes hasta a familiares directos infectados, mucho más que la media!

-¡Pedro! ¡que tus familiares han estado expuestos por la soberbia de tu mujer, gritando “que el machismo mata más que el coronavirus”!

Dios no quiera que falleciesen ninguno de tus seres queridos y cercanos por haberse contaminado gracias al 8-M.

Pedro, horas después de terminar esa manifestación, con muchas de las asistentes llegando a sus casas borrachas y contagiadas, te apresuraste a empezar a hablar abiertamente la alerta sanitaria que callaste ese mismo día 8-M, eso podría y debería tener repercusiones legales, porque hay ya casi 3.000 muertes, y los muchos más que por desgracia vendrán, miles de muertes más.

No, no podré votar nunca más al PSOE, has ido demasiado lejos, ¡porque coño! ¡Que esto no es el Prestige soltando chapapote!, ni las mariscadas, ni los ERES falsos! ni los cursos de formación falsos para parados. ¡Que esto no es lo del perro muerto del ebola!

¡Que son y van a ser muchos miles de personas muertas, coño!

¡POR DIOS! ¡SOCORRO!

¿QUÉ COJONES HACE EL REY Y JEFE DEL ESTADO?

¡ALGUIEN TIENE QUE PARAR ESTO!

Pedro, te podría insultar como fruto de mi frustración y dolor, pero creo que lo peor que puedo decirte es algo que es una triste y desgraciada realidad:

HAS SIDO NEGLIGENTE,?HAS SIDO Y ERES UN PRESIDENTE INDIGNO, pero lo peor es que LO SIGUES SIENDO a pesar de tener ya miles de muertos en tu haber, de los que a muchos los podrías haber salvado. Cada hora DE INACCIÓN supone más muertes.

Se te podría acusar de haber actuado mal y tarde, tarde y mal, y podrías defenderte diciendo que no supiste hacerlo mejor, pero Presidente, SIGUES ACTUANDO TARDE Y MAL, Y SIGUES SIENDO INDIGNAMENTE NEGLIGENTE a pesar de que oigo a verdaderos EXPERTOS en sanidad en los hospitales siendo ninguneados desde las altas instancias por aquellos compañeros nuestros de carrera de medicina que NUNCA EJERCIERON porque se dedicaron a servir a nuestro partido, el tuyo y el mío, Pedro, el PSOE, desde hace ya 40 años.

Gente tan preparada para ejercer la medicina hoy como el Gran Wyoming, o sea, nada, están al frente de altos cargos relacionados con el control de esta PANDEMIA.

Toda EspaÑa se ha recluido en sus casas respetando la cuarentena solidariamente, salvo los típicos cuatro imbeciles inevitables de siempre, incluyendo en esos cuatro imbeciles al vicepresidente Iglesias y su ansia de de protagonismo con el que te has aliado, que conviviendo con una enferma confirmada y hasta en la duda de que él mismo también esté infectado, sea como sea, pone en peligro a todo su servicio de seguridad, choferes etc para poder aparecer en los telediarios a tu lado, Pedro, que también deberías estar en cuarentena estricta e imponiendo consejos de ministro por vía teleconferencia, pero no, ni para eso tienes autoridad.

Ya hay miles de muertos, Pedro, en Madrid usan ya a modo de gigantesco frigorífico el palacio de hielo para conservar a tantos muertos a los que no se da abasto para poder incinerar.

Pedro, como te dije al principio, te mando ánimos y serenidad, pero sobre todo FUERZA Y DIGNIDAD para tomar las decisiones correctas, INCLUIDO DIMITIR Y NOMBRAR A UN COMITÉ DE EXPERTOS DE VERDAD, sin servidumbres políticas ni compromisos adquiridos. Creo que sería el único gesto que te podría salvar como persona y como ser humano. Pero, Pedro. No lo vas a hacer.

Ya nunca vas a tener mi voto, y presiento que como el mío, muchos españoles más. No quiero hablar de política, pero es inevitable hacerlo cuando sois los políticos de los que dependen tantas vidas.

Permíteme que no te diga mi nombre, porque aún me quedan unos años para la jubilación, y en el SAS, aunque ya no esté el PSOE, las redes de mando y clientelares de 40 años aún perduran amenazantes con su vuelta, y quiero tranquilidad en mis últimos años, cuando mi mujer y yo volvamos a Sevilla, si sobrevivimos y volvemos.

Adiós, Presidente, adiós, Pedro, adiós PSOE.

Un humilde médico español


Comparta este artículo.
Continue Reading

Ejército

Enrique Vivero, coronel, Diplomado de Estado Mayor y experto en Administración de Recursos: “La guerra biológica es también objeto de la Defensa nacional”

Published

on

Comparta este artículo.


Luis Romero.- Enrique de Vivero Fernández inició su brillante carrera militar en el Sáhara cuando todavía era una de las provincias españolas. Vinculado siempre a la Legión (estuvo al frente del legendario Tercio Gran Capitán I de La Legión entre 2000 y 2002), ha participado en numerosas misiones internacionales y ha estado destinado en puestos de Estado Mayor. Católico practicante, Enrique de Vivero Fernández hizo siempre del compromiso ético con España una de sus principales razones de ser y de existir.

En un contexto de incertidumbre como el actual, donde la gestión de recursos, tanto de salud pública, como económicos y políticos, para la detección y prevención de riesgos está dejando mucho que desear, hemos entrevistamos al que sin duda es uno de los mayores expertos españoles en la materia.

Loading...

– ¿Cómo es posible que hallamos llegado a esta situación con el coronavirus?

Loading...

En mi opinión, hay dos causas fundamentales: imprevisión e intereses de poder.

La imprevisión viene de antes de enero de este año, cuando según el ministro de Ciencia, se conoció la existencia del COVID-19. La capacidad nacional de gestión de emergencias ha sido debilitada de una forma irresponsable en varios frentes, también en el militar con la excepción de la Unidad Militar de Emergencia (UME). Todavía pesa la idea disfrazada de buenismo de que invertir en medios militares es per-se belicista y por tanto incompatible con la sociedad del bienestar. Este discurso ha servido para reasignar recursos a otras partidas, buscando réditos políticos. De forma flagrante, se está demostrando que se necesita a lo militar en la propia defensa de la vida de nuestros compatriotas en situaciones no bélicas convencionales. Nada nuevo bajo el sol: In pacem, para bellum (Julio César).

– ¿Quiere decir con ello que la UME no es suficiente?

La UME es un acertado complemento operativo militar a las situaciones de emergencia civil, lo que en esencia confirma lo que he dicho antes. Y ha demostrado que la experiencia militar es muy útil para la sociedad a la que sirve, siempre que la política no sea un obstáculo.

Los recursos humanos, materiales y de infraestructuras se deben dimensionar respecto a necesidades habituales y excepcionales. Para las necesidades habituales tenemos los medios civiles, tanto sanitarios como de Protección Civil, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros. Como español, vaya por delante mi agradecimiento por la labor que están haciendo.

Sin embargo, las situaciones de emergencia no requieren sólo de unidades operativas, como demuestra esta pandemia. El desconocimiento del COVID-19 ha superado nuestras necesidades previsibles, poniendo de manifiesto la escasez infraestructuras de aplicación inmediata que bien existían, bien existen pero están abandonados.

En junio de 2019, el Gobierno desmanteló la Agrupación del Ejército de Tierra encargada en montar hospitales de campaña en 24 horas frente a ataques bacteriológicos, nucleares y químicos.

Cada hospital dispondría de 90 camas, tres quirófanos, y servicios de telemedicina con el Hospital militar Gómez Ulla, referencia en Defensa. Su capacidad operativa habla por sí misma, según los estándares de la OTAN ROLE 2 Bravo/Eco, con capacidades mínimas cada 24 horas de al menos estabilizar 50 pacientes, 10 cirugías, medidas de soporte vital avanzado y reanimación en heridas leves a 100 pacientes, 3 camas de UCI de alta rotación, etc. Si China levantó un hospital de 1000 camas en 10 días, nuestras Fuerzas Armadas tenían una capacidad similar prevista. Pero siempre podemos hacer mas: en IFEMA, El Ejército ha instalado 5.500 camas en 48 horas.

Por otro lado, los edificios que todavía hoy tiene el Ministerio de Defensa en el Paseo de Extremadura en Madrid están abandonados. Algunos podrían estar preparados para estrictas Emergencias con bajo coste de mantenimiento relativo y alta capacidad de reacción. O el caso del Hospital Militar de Sevilla, hoy abandonado al vandalismo, con 83.000 m2, en su día 750 camas y algo que hoy sería muy útil: un helipuerto.

En una situación de UCIs saturadas y falta de camas, no olvidemos a los enfermos por causas distintas al famoso virus. Imagine si un caso grave, que es atendido por una ambulancia en un protocolo rutinario de 8 minutos, sólo puede serlo en 30 minutos, o que al llegar a la UCI no haya capacidad de respuesta rápida. La redistribución de atención por especialidades y urgencia contando con la infraestructura militar, hubiera facilitado también garantizar el nivel de atención a otros enfermos.

La capacidad de España para afrontar el desafío hubiera sido, en cuanto a medios e infraestructura militares al servicio de la población civil, muy rápida. Y debemos tomar nota, porque las guerras modernas van a dejar de parecerse a las que ahora nos parecen convencionales.

– ¿Y de otros medios, por ejemplo equipos?

Primero habría que equipar con medios adecuados a los miembros de los servicios civiles. Por respeto a su trascendente trabajo y responsabilidad hacia la ciudadanía de los que ellos forman parte. Las Fuerzas Armadas deben estar para las situaciones excepcionales, cuando los servicios civiles necesiten ser complementados, como ahora.

4. Hace pocos días, el director operativo adjunto de la Guardia Civil, don Laurentino Ceña informó que todos los dispositivos que están en la calle tiene los medios oportunos de protección.

Desde mi retiro no puedo contrastar esa información, pero si es verdad lo que aparece en ciertos medios, en menos de dos semanas después de las primeras alarmas de China los servicios internos de Prevención de Riesgos Laborales de la Policía Nacional avisaron de la que se venía encima a un cuerpo con 65.000 efectivos. Además, recomendaban medidas concretas como utilización de guantes, evitar aglomeraciones, entre otras. Lo cierto es que a día de hoy circulan muchas noticias que muestran quejas de sanitarios, integrantes y sindicatos de la Guardia Civil y Policía Nacional, por la falta de equipación (EPIs) y asunción de riesgos innecesarios. No hay mas que leer el comunicado del padre de un joven Guardia Civil fallecido. Si eso se contrasta con las declaraciones del señor Pedro Sanchez en las que dice que nuestras Fuerzas de Seguridad no son un gasto superfluo… alguien no está contando la verdad.

– En su opinión, ¿qué se debería haber hecho, y qué se debe hacer ahora?

Primero, no celebrar una manifestación innecesaria a la fecha del 8 de marzo en Madrid, ignorando los avisos hasta de la Organización Mundial de la Salud.

Segundo, no desviar fondos públicos, cuando ya se conocía el riesgo pandémico, para pagar pactos con los separatistas.

Tercero, una buena gestión de compras internacionales de equipos, como mascarillas, que por hacerlas tarde, llegarán aún con mas retraso por entrar tarde en la cadena de producción de las fábricas que ya están a pleno rendimiento. Que el 12% de los sanitarios ya esté infectado, y que todavía no se hayan iniciado los tests de contagio masivos, son datos que hablan por sí mismos.

Cuarto, la descoordinación que el sistema autonómico está produciendo. Por ejemplo, un hospital en Toledo terminado no une su capacidad a la infraestructura de Madrid por decisión del Gobierno autonómico, pero el Hospital de Osuna transforma un Archivo en centro de atención a pacientes y se monta un hospital ex novo en IFEMA; en las cárceles catalanas fabricando mascarillas que se venden a Italia… Cada región por su lado, cuando Francia y Alemania están iniciando colaboración transfronteriza.

Ahora, el tiempo es oro mas que nunca: hacen falta medidas masivas y ejecutivas. Entre las mas conocidas en los medios, como son los EPis, los respiradores y las mascarillas, destacaría la importancia de los tests masivos, la trazabilidad de los infectados, el aislamiento relativo de la población vulnerable y tan pronto se obtenga una vacuna, incluirla en el calendario de vacunación masiva anual. Y todo ello en base a que en el sudeste asiático ya hay aplicaciones informáticas que permiten la trazabilidad, tras los tests masivos. El índice de contagio y mortandad a partir de los 45 años crece entre el 200% y el 400% según los rangos de edad, si los datos del Ministerio son correctos.

La inclusión en el calendario de vacunas no es baladí: Un virus como el COVID-19 o el de la gripe (de base ARN, acido ribonucléico) muta 100 veces mas rápido que uno de base ADN, y en la situación actual el COVID-19 tiene millones de oportunidades para hacerlo.. y a más oportunidades, más éxito de mutación.

¿Y sabe lo que significa todo esto si no se es efectivo en las medidas? Algo que no tiene previsto ni los mejores sistemas sanitarios del mundo, como el español: El colapso.

– ¿Es usted optimista?

No debemos ser pesimistas. España ha salido siempre de situaciones muy adversas a pesar de no haber tenido normalmente suerte con sus dirigentes. España somos todos y cada uno de nosotros, hagamos lo que debemos con solidaridad y generosidad. Mi reconocimiento a las iniciativas privadas que están participando con fondos, estructuras empresariales o religiosas, o incluso particulares que con sus propias manos están haciendo mascarillas.

Una vez más, el espíritu de los españoles solidario y con alta capacidad de padecimiento, supera la insensatez de sus dirigentes. Parece un sino histórico, ante el que de nuevo estaremos a la altura.

Y los gobernantes deberían sacar una lección de esta crisis: la guerra biológica es también objeto de la Defensa nacional.


Comparta este artículo.
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: