Connect with us

Sociedad

El País Vasco quiere trasladar su basura a otras comunidades

Published

on

Comparta este artículo.

La viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, ha asegurado en la tarde de este miércoles que la red vasca de vertederos «no tiene capacidad actualmente» para absorber las 500.000 toneladas de residuos que se depositaban anualmente en Zaldibar. Por este motivo, el Ejecutivo autonómico ha abierto contactos con otras comunidades autónomas para enviar allí una parte de los camiones que Verter Recycling ya no puede atender. La responsable socialista ha sido contundente y ha advertido de que el País Vasco tiene un problema «muy complejo» con este asunto, una contingencia que se agrava por la situación de «emergencia» que se está viviendo desde que el almacén de despojos se colapsara.

Loading...

Moreno ha querido dejar claro que la solución que se está buscando es para los residuos que tenían como destino Zaldibar, pero que aún no habían llegado allí. Es decir, la basura que hay en la instalación reventada no se va a tocar por ahora. En la zona cero de la localidad fronteriza con Gipuzkoa continúan las labores de rescate de los cuerpos de los trabajadores Joaquín y Alberto, pero los residuos que se están apartando para dejar paso a los equipos están siendo recolocados en el entorno de la instalación.

Loading...

Comparta este artículo.
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

El «Chepas», ¿un depredador sexual? ¿Ha cambiado Pablo Iglesias a Irene Montero por la hija de Verstrynge?

Published

on

Comparta este artículo.

Según informa Periodista Digital, es un insistente rumor, sin categoría de noticia y desde luego desmentido al citado medio por algunas fuentes de Podemos que rebajan el ‘rumor’ a ‘bulo’. Pero estos días corre como la pólvora en las redes sociales que la pareja compuesta por Pablo Iglesias e Irene Montero estaría hoy rota, se habrían separado. [SIGUE MÁS ABAJO]

Loading...

Así lo cuentan numerosas publicaciones, portales de internet, blogs o cuentas de Twitter y Facebook que están haciendo viral la noticia -en principio supuesta- de una ruptura entre la pareja de dirigentes de Podemos. [SIGUE MÁS ABAJO]

Loading...

Sin filtro alguno las redes hablan estos días de esa separación de la pareja, con tres hijos de corta edad, y atribuyen ese triste desenlace sentimental a una presunta infidelidad por parte de Iglesias.

El origen de estos rumores, que desmienten a Periodista Digital desde el entorno de Podemos, podría tener su origen en el reciente fichaje de Pablo Iglesias. El líder de la formación morada ha contratado a Lilith Verstrynge como asesora de la Vicepresidencia Segunda del Gobierno. Y con Lilith es con quien ahora se relaciona sentimentalmente a Iglesias que, de esta forma, habría roto su pareja con la ministra de Igualdad, Irene Montero, continúa en su información el citado medio.

Lilith es hija del conocido político Jorge Verstrynge, que fue secretario general del PP con Manuel Fraga, después pasó al PSOE y ahora gurú de Podemos). Ella es licenciada en Historia, Ciencias Políticas y Estudios Europeos lleva vinculada a la formación morada desde 2016, donde ejercía como asesora.

Lilith, de 27 años, a quien su familia apoda por el nombre de Lilu, conoce a Pablo Iglesias y a Juan Carlos Monedero desde finales de 2012. Ella era apenas una joven de 17 años cuando el movimiento 15M entró en su vida de la mano de su madre Mercedes Revuelta en el año 2011.

En las redes sociales, fundamentalmente en Twitter, se insiste con la relación entre Pablo Iglesias y la hija de Jorge Verstrynge y se comenta con duras críticas al líder de Podemos.

Periodista Digital recoge un par de comentarios por significativos:

“Lo de Pablo Iglesias dejando tirada a Irene Montero con una hipoteca y tres niños por la hija de Verstrynge da para una serie en HBo y Netflix. Ahora ya podrá decir eso de sola y borracha quiero llegar a casa”.

O “¿Es un depredador Pablo Iglesias con el sexo y las mujeres? Hace un mes se trajo de Bruselas a su gabinete a Lilith, una hija de Verstrynge, y ahora aseguran que ha repudiado a Irene Montero a la que habría dejado con su mantra de ‘sola y borracha’. ¿Tampoco en esto tiene freno?».

Sin embargo, no hay versión oficial, hasta el momento, de algún cambio en las relaciones personales de la pareja, concluye Periodista Digital.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Carta de un médico a Sánchez e Iglesias: «Dejen de justificarse e imploren perdón a los españoles»

Published

on

Comparta este artículo.

R. Ruiz (Remitido).- Señores Sánchez e Iglesias, no me dirijo a ustedes para recriminarles la falta de EPI (equipos de protección individual), sino por su cataclismo en DPC (decisiones de protección colectivas). Trabajo en un centro de salud de Madrid donde hemos dispuesto en todo momento de EPI. Recrimino su tardanza en decretar el estado de alarma.

El 9 y 10 de marzo asistí a cuatro pacientes que una semana después eran ingresados en estado crítico. Ninguno de ellos cumplía criterios epidemiológicos de infección por coronavirus cuando acudieron a mi consulta y fueron atendidos sin ningún tipo de protección. No les reprocho el peligro que esto supuso para mi salud, la de mis compañeros, familiares y pacientes. Mi intención es detallar la magnitud de la infección en Madrid apenas unas horas después de su «querida» manifestación del 8-M. Lo que me aflige es haber errado en el diagnóstico y seguimiento de mis pacientes. He pedido perdón a sus familias. Ustedes también deberían proceder.

Tengo familia (algunos infectados y pasándolo muy mal) en diversos lugares de España. Ustedes están obligados a pedirles perdón por omitir decisiones inexcusables como aislar los puntos iniciales de mayor incidencia (Madrid, La Rioja y Álava). Esta disposición habría evitado cuantioso sufrimiento a muchos españoles.

Loading...

 

Loading...

 

 

Volviendo a mi actividad laboral de médico de familia, no saben cuánto han influido ustedes en la población al no respetar su cuarentena, y lo que nos cuesta explicar a los pacientes la carencia de tests diagnósticos, mientras ustedes, «la casta» y su parentela, se los reiteran en las coyunturas necesarias. Y en el colmo del despropósito, por su falta de vaticinio, razonarles que precisan ser remitidos al hospital para disponer del remedio para su afección.

En tan solo dos semanas he analizado múltiples estudios de los compañeros médicos de China, investigaciones al alcance de sus asesores desde hace meses. Sin ser un experto en la materia he sacado tres conclusiones principales: las medidas de aislamiento son efectivas, especialmente cuando se aplican en forma y tiempo adecuados. El diagnóstico precoz es fundamental para el manejo de esta enfermedad. Y hay fármacos que pueden reducir la carga viral, es decir, la capacidad nociva y de transmisión del virus.

Señor Sánchez, si usted hubiera destinado el 50 por ciento de la energía que consumió en cosechar la exhumación de Franco en implementar precozmente las medidas de aislamiento y en la compra o fabricación de fármacos como la hidroxicloroquina, distinto nos hubiera ido a todos los españoles.

Señor Iglesias, si usted hubiera gastado en obtener los tests de diagnóstico rápido la cuarta parte del vigor empleado en finiquitar el heteropratriarcado y en promover caceroladas contra el Rey, creo que muchos españoles le estaríamos agradecidos.

Señores Sánchez e Iglesias, dejen de justificarse y de criticar a la sanidad madrileña, gocen de dignidad política e imploren perdón a todos los españoles. Váyanse a su casa. Permítannos llorar a familiares, compañeros y pacientes fallecidos sin rabia contenida.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Pandemia y ancianidad: ¿Hay alguna orden a las residencias para que dejen morir a los ancianos sin asistencia médica?

Published

on

Comparta este artículo.

“Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados” (Eclesiástico 3,12).

La patética imagen -a algunos les debió parecer hasta simpática- de unas viejísimas religiosas de la Consolación en su Casa Madre de Tortosa parodiando al Dúo Dinámico y cantando «Resistiré», dando palmas y bailando a duras penas, me hizo pensar que aquello era una especie de símbolo: https://ebredigital.cat/2020/03/24/un-video-de-les-monges-de-la-consolacio-de-tortosa-cantant-el-resistire-es-fa-viral-a-les-xarxes/#.XnpK0cwlMlU.whatsapp Una señal de profunda decrepitud y desesperanza que intentaban compensar haciéndose un selfi al gusto de la mayoría. ¡Ellas son como cualquier otra! ¿Lo son de verdad?

Loading...

Hace unos años, en su colegio de Vinaroz, durante un festival escolar, un grupo de alumnas bailaron el Can-can, ataviadas igualito que en el cabaret parisino Le Folie Berger. Una de las madres expresó su disconformidad a la hermana Directora, hoy Superiora General de la Congregación. La monjita le espetó: «Pobreta, claro, tú tienes mucha devoción a la Virgen…” Así están las cosas.

Loading...

Son los últimos restos de esas instituciones religiosas, congregaciones femeninas en su mayor parte, que tenían como esencial en su vocación la consagración al cuidado de la ancianidad. Del mínimo segmento de ancianos abandonados por sus hijos, que producía la sociedad. No mayor que el segmento de niños abandonados por sus padres, del que se hacía cargo también la conmovedora caridad de la Iglesia. Ahí están las Hermanitas de los Pobres, las de los Ancianos Desamparados, las de San Vicente de Paúl, por nombrar unas cuantas.

Durante mucho tiempo se consideró socialmente como una infamia, como el colmo del más atroz egoísmo sacarse a los abuelos de encima y llevarlos a una institución religiosa o municipal dirigida por monjas. Lo más parecido a dejar un recién nacido en el torno de un convento de monjas…

Luego, la razón socioeconómica determinante fue el tamaño de los pisos, que en las ciudades generalmente siempre fueron pequeños, lo que determinó la universalización de los asilos, porque los viejos no cabían en casa. Y así, los ancianos sobraron y acabaron masivamente en las residencias geriátricas. Eso sí, ya no tenían el oprobioso nombre de asilos, sino el elegantísimo de residencias.

Y claro, tampoco hubo suficientes monjas, que tal como prosperaba la sociedad, menguaban ellas.
Fue el diabólico sistema de disgregación de las familias el que destruyó el principio de que el sueldo del padre tenía que dar para mantener a toda la familia. ¡Qué fantástico sonó eso de que cada miembro de la familia tuviese su sueldo! (que en un principio fue “caja única”). Pues sí, cada sueldo más en casa, a la vuelta de la esquina se transformó en un miembro menos en casa. Los abuelos dejaron de caber, y su sitio no pudo ser otro que el ASILO. Pero ya no de las Hermanitas de los Pobres, sino los que hoy llevan el flamante nombre de “RESIDENCIAS” para ocultar tras ellos toda nuestra miseria moral.

Los ancianos cada vez más solos, sí. Mientras pudieron ayudar a los jóvenes con sus pensiones y con su buena salud cuidando de los nietos para que las hijas trabajasen, bien. Cuando ya no pudieron con su alma, se convirtieron en un incordio y, como cada uno tiene su vida… ¡al Asilo!

En el caso de las residencias geriátricas de monjas -muy pocas ya hoy en día-, aquí ya no cabe el balance empresarial positivo o los recortes de los Presupuestos Generales del Estado. Se trata de la vocación divina que las llama a reconocer en el rostro de cada anciano limitado, enfermo o desahuciado, el rostro sufriente de Cristo que les dice: Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños a mí me lo hicisteis… Es la caridad cristiana convertida en norma de vida: dar de comer a quien tiene hambre, de beber al que tiene sed, vestir al desnudo y visitar al enfermo… por amor a Cristo (cf. Mateo 25,36).

Sin embargo, siempre fueron para los religiosos más golosas las instituciones educativas que crecieron como setas en todas las diócesis. Mientras hubo natalidad, podía ser un negocio con buenos rendimientos que ayudaban -eso decían- a las órdenes religiosas a mantener sus misiones en el extranjero. Ahora, las tenemos agonizando lastimosamente, malvendiendo los edificios o alquilándolos, ya que no han sido capaces de generar con su testimonio cristiano las vocaciones que hubiesen podido darles continuidad.

En la actualidad, las residencias geriátricas gestionadas por religiosas católicas no son noticia por haber dado que hablar en esta situación de pandemia. Por lo cual damos gracias a Dios y las felicitamos de corazón. Otra cosa es que, en esta desgraciada nación, como en muchas otras, cuando se hace ideología de Estado el “llegar tarde a casa, sola y borracha”, las vocaciones femeninas para la consagración religiosa sean cercenadas desde la más tierna infancia. Así se han ido quedando vacíos los noviciados de esas buenas monjas que tanta gloria siguen dando a la Santa Iglesia Católica. Dios las bendiga y las guarde en estos difíciles momentos.

La crisis de la pandemia y el continuo goteo de ancianos fallecidos en las residencias geriátricas despierta muchos interrogantes. Corren ya más que rumores… Ancianos con patologías crónicas, apuraditos en su estado de salud, están cayendo como moscas. Y como los hospitales, con la cosa esa del “triaje” (separación del grano de la paja, dice la Wikipedia) descartan a los más ancianos y enfermos para dar paso a los más jóvenes, la gran pregunta que surge es: ¿Hay alguna orden o alguna consigna impartida a las residencias de ancianos para que se apliquen ellas el auto-triaje y no los lleven al hospital? No se me ocurre otra explicación para ese escandaloso número de defunciones en las residencias. ¿Han dejado de recibir tratamiento y están engrosando las listas de fallecidos por coronavirus? Nadie lo sabe. Al fin y al cabo, no sería más que la puesta en práctica de la eutanasia, pero en esta ocasión encomendada al coronavirus, por la que tanta prisa tienen nuestros gobernantes, y que quieren convertir en la joya de la corona de esta legislatura. Preferiría suponer que no. El hecho cierto es que las consecuencias del coronavirus son muy virulentas en los ancianos contagiados.

El Estado que nos ha tocado en suerte, por coherencia con su ideología, no puede dejar de considerar una rémora presupuestar ingentes partidas para mantener residencias públicas en permanente déficit, con jubilados que no cubren con sus pensiones la atención que reciben… y lo privado, ya fuera de la caridad de la Iglesia, tampoco está para grandes alharacas: un panorama de lo más desmoralizante.

Lo de los profesionales sanitarios (a los que hay que añadir los empleados de residencias geriátricas) clama al cielo. La principal causa de que estén cayendo como moscas (tanto enfermeros como enfermos), es que están dejados de la mano del que en esta película hace de dios, que es el Gobierno: una terrible infamia. Si el Estado no provee de material de autoprotección a los empleados de sus hospitales, y por eso están cayendo como moscas, ¿cómo podemos esperar que provea a los empleados de esas instituciones reconvertidas tal vez en eutanásicas? ¿Sabremos algún día lo que está ocurriendo realmente?

Y una última reflexión: la deshumanización que representa dejar morir solos a nuestros padres ancianos y enfermos, no poder consolarles con nuestra presencia ni poder asistir a su último suspiro ni despedirlos con unas exequias dignas, cosas todas ellas que han construido la humanidad durante milenios; que la gestión social de esta epidemia haya sido tan nefasta como su gestión sanitaria y su gestión económica, es algo que clama al Cielo, que sólo se ha visto en los peores momentos de la historia.

Toda una civilización, miles de años de civilización arrastrados por el cieno de la forma más indigna. Lo que hoy estamos viviendo en cuanto a calidad humana, sólo es comparable a los peores tiempos de la humanidad. No ha surgido por generación espontánea: es fruto de decenios de cultivo de lo que hoy llamamos cultura de la muerte, rabiosamente contra la cultura de la vida. Un diseño totalmente agenésico de la vida. Hemos coqueteado con la muerte de principio a fin: No hemos querido a nuestros hijos antes de nacer, ¿vamos a querer ahora a los ancianos? Pero esa película ya la hemos visto en otros momentos de la historia, ¿no? ¿Y qué pasa ahora que viene a visitarnos la muerte que con tanto tesón hemos cultivado y adorado, ahora que se muestra la muerte con su verdadero rostro? ¿Que qué nos pasa? Nemo novit hóminem, nisi spíritus hominis qui est in eo, nos dice san Pablo: Nadie conoce al hombre más que el espíritu del hombre que está en él (1Corintios 2,11). Más vale que no nos psicoanalicen: saldría a la luz la tremenda corrupción moral con la que nos hemos impregnado. ¿Ha vuelto a caer la humanidad a sus más bajas simas?

 

El Padre Custodio Ballester Bielsa es sacerdote.


Comparta este artículo.
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: