Connect with us

A Fondo

ENTREVISTA EXCLUSIVA. Hablamos con el concejal de VOX en San Vicente dels Horts

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Carlota Sales, nuestra redactora y corresponsal en Cataluña nos trae hoy una entrevista a pie de calle al concejal de VOX -no adscrito- Santos Mateo Franco.

Mientras los CDR acosaban a la Mesa Informativa que hoy, 19 de Enero, VOX había instalado en la localidad de origen del inefable golpista y delincuente preso Oriol Junqueras, nuestra compañera ha realizado una entrevista a un valiente patriota que se ve obligado -podrán oírlo en el siguiente vídeo- a acudir a los plenos con la seguridad que VOX ha tenido que ponerle, dado que las amenazas de muerte, agresiones y acoso son su pan de cada día.

Este hombre, muy conocido en el Municipio, se presentó en 2015 en la lista de Ciudadanos, pero al comprobar la infiltración masónica del mismo y, en sus propias palabras, la “mochila socialista” que carga esta formación política, decidió abandonar el partido tras solamente 60 días de militancia.

Ahora, figura en el Consistorio como concejal no adscrito pero cuenta con el apoyo explícito de la cúpula de VOX en Madrid para continuar su labor y ser el candidato a la Alcaldía por VOX en esta localidad catalana de tan singular valor para los golpistas, pues aquí comenzó el criminal Oriol Junqueras su carrera política como regidor.

Las -siempre presuntas- corruptelas de ERC, de PDCAT -antigua Convergencia- y las manipulaciones políticas aprobadas y consentidas por CIUDADANOS en esta localidad les pondrán los pelos de punta.

Les invitamos a ver este documento de un hombre valiente que se atreve a denunciar con nombres y apellidos la corrupción que todo el entramado catalán independentista tiene montado en aquella antigua provincia del Reino de Aragón. 

Entrevista


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

A Fondo

Las ‘comunidades identitarias’ proliferan en Europa con un objetivo: vivir de espaldas al sistema mundialista y a la multiculturalidad

Published

on

Las 'comunidades identitarias' proliferan en Europa con un objetivo: vivir de espaldas al sistema mundialista y a la multiculturalidad
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Antonio Valdivia (R).- Ante las grandes dificultades que atraviesa el modelo de vida occidental, la claudicación de sus líderes ante el NOM, la aceptación oficial del relativismo cultural y antropológico, así como la conversión de la mundialización en dogma de fe, empiezan a florecer tanto en Europa como en los EEUU numerosas comunidades autosuficientes donde se vive según conforme a valores, principios y preferencias éticas comunes. Es la vida de la autosuficiencia o del autoabastecimiento.

En países como Chequia o Eslovaquia existen ya comunidades que han vuelto a los bosques para liberarse de la presión política y social que exprime sin piedad a todos los ciudadanos en beneficio de unos pocos, la llamada casta dirigente. Así pues, son muchas la comunidades que se están creando y que viven al margen de la actual organización social injusta a la que se veían sometidas.

También en España ya hay muchos que han decidido retornar a sus pueblos de origen para retomar los huertos y tierras de labor, así como recurrir a los animales que antaño los sustentaban. Muchos, que personalmente conozco, están a punto de dar el salto y organizarse. Quieren liberarse de una sociedad degradada y corrompida por los poderes políticos y económicos.

Algunas de estas comunidades en ciernes llevan el signo identitario, al rechazar sus miembros cualquier injerencia cultural que no sea la suya propia. En este sentido, se muestran contrarios a cualquier forma de “multiculturalidad” y a la convivencia con personas o grupos cuya base moral de valores sea distinta.

“Aquí convivimos con quienes nos gusta, vivimos según nuestra cultura y nos desarrollamos espiritualmente conforme a nuestro propio cuadro ético, sin que el sistema debe decirte lo que debes hacer, lo que debes sentir, lo que debes pensar y con quien debes convivir”, señala Pelayo Carrasco, ingeniero de profesión y uno de los promotores de esta experiencia piloto en España.

Por otra parte, los residentes aspiran a crear colegios propios, aunque homologados por los gobiernos, como ocurre por ejemplo en Suráfrica. Estos centros aplicarían recetas prácticas para el desarrollo personal del alumno.

Asimismo, la creación de huertos y cabañas ganaderas comunes fomentará el cooperativismo y el máximo aprovechamiento de los medios para un abastecimiento seguro, no dependiente de los caprichos de los mercados, lo que garantizará productos naturales y sin los costes adicionales a las fluctuaciones de intereses ajenos que condicionan los precios. En esta situación, solo existirá el trabajo de la comunidad y la aportación que cada miembro esté dispuesto a hacer. Ya hay docentes, ingenieros, médicos… dispuestos a dar el paso junto a sus familias. Creen que la vida será difícil al principio, pero están convencidos de que el esfuerzo puede merecerles la pena.

Con relación a otros detalles logísticos, explica Carrasco que la obtención del suministro de energía necesaria para la vida comunal será posible mediante molinos de autogeneración y de placas fotovoltaicas. También se aprovechará el gas metano de la auto combustión de los residuos orgánicos, lo que permitirá generar electricidad. “Simplemente es cuestión de organizarse y de cambiar la vida solitaria y personalista, por la comunitaria y cooperadora, es decir, pasar a vivir y no a depender”, indica.

Hoy es posible, y ya se están dando los primeros pasos para dejar de depender de una casta que exprime y oprime, que nos hace ser cada día más dependientes de ellos y que nos arrebata lo más importante de la dignidad humana: la libertad de elegir y el derecho a la libertad.

“Si usted se halla parado o quiere vivir a partir de sus propias pautas culturales, identitarias y morales, ahora tiene la alternativa de la autosuficiencia. Si vive esperando a que el sistema le solucione las cosas, jamás lo conseguirá. Es hora de tomar las riendas de nuestro propio destino y de que dejen de manipularnos en su propio interés. Si somos muchos, podremos estar empezando a cambiar las cosas”, concluye nuestro interlocutor.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

La limpieza de sangre y de raza, una seña de identidad de la Tradición española

Published

on

Expulsiòn de los moriscos.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Sigfrido (R).- El presente artículo, que pasaremos a desarrollar a continuación, supone un mentís a ciertas tesis muy divulgadas en diversos círculos hispanistas durante el último siglo y medio, según las cuales, conceptos como “mestizaje” o “crisol de razas” serían inherentes al marco conceptual de la Hispanidad, constituyendo por consiguiente cualquier tipo de defensa del diferencialismo racial una suerte de “herejía” ajena a la tradición española, e importada de tierras extrañas, muy especialmente de los ámbitos anglosajón y alemán. No obstante, como veremos a continuación, somos los defensores de las tesis diferencialistas, etnicistas y “casticistas”, los que realmente estamos defendiendo la preservación de la Tradición española. Una Tradición en el sentido evoliano, atemporal, inmutable y perenne, que extrae su vigor de la Divinidad misma, y que aglutina tanto a las generaciones presentes, como a las pasadas como a las futuras en un mismo Ser, y que es independiente de las distintas “tradiciones” que pueden formar parte del acervo costumbrista de una nación, pero cuya pervivencia o no no afecta en lo más mínimo a la preservación del Ser Nacional, del que dimana directamente la Tradición.

Honderos íberos

Honderos íberos

Esta concepción de la Tradición en lo que a las señas de identidad de los componentes de una nación se refiere, se opone diametralmente a las tesis contractualistas surgidas de esa miasma que fue la Revolución francesa de 1789, en virtud de las cuales toda nación, y por lo tanto toda Identidad, así como el concepto legal de “nacionalidad”, son el simple producto de un pacto entre las generaciones presentes, al que uno se adhiere de manera voluntaria. Esta cosmovisión tiene una concepción puramente administrativa y burocrática de conceptos tan egregios como son la identidad, la ciudadanía o la nacionalidad. La nacionalidad ya no es el resultado del llamado “Ius sanguinis”, sino del llamado “Ius soli”, y por consiguiente, cualquier persona que nazca o resida en un determinado país pasa a ser un “nacional” del mismo, independientemente de cuáles sean sus orígenes. Tal tesis deviene ineluctablemente en una suerte de “pensamiento mágico”, a resultas del cual, un negro del Congo, por el mero hecho de jurar o prometer nuestras leyes, y renunciar a su nacionalidad de origen, se convierte por arte de magia, o por lo que es lo mismo, por una “ficción jurídica”, en un “español de origen”.

Grabado de la expulsión de los judíos.

Grabado de la expulsión de los judíos.

Esto, según la visión de un liberal o de un izquierdista; para un hispanista defensor del tan manido “crisol de razas”, si el congoleño, además de cumplir con los requisitos que acabamos de mencionar se convierte sinceramente a la religión católica, entonces ya será un español “de origen”. Es a todas luces evidente que tal errado juicio acerca de lo que realmente significa la identidad y la pertenencia una nación, está adquiriendo una naturaleza cada vez más expansiva y comprensiva dirigida a la final supresión de la dicotomía “nacional-extranjero”, y a la creación de un Estado y un Gobierno mundiales. Este es el objetivo secreto y a veces no tan secreto de liberales e izquierdistas. Los hispanistas que de buena fe creen en las “bondades” del mestizaje y de la exaltación del tan cacareado “crisol de razas” no persiguen la creación de un Estado mundial, pero por desgracia, han caído cual pardillos en la trampa de la hidra mundialista, aliándose de facto con ellos, a pesar de que su intención sea la contraria, y desvirtuando de esta manera nuestra secular Tradición de la limpieza de sangre, gracias a la cual España llegó a forjar uno de los mayores Imperios de la historia de la humanidad.

Boabdil entrega las llaves de Granada

Boabdil entrega las llaves de Granada

La etnogénesis española, es el resultado de la mezcla de elementos íberos, celtas, romanos y germanos. Los integrantes de estos pueblos, todos ellos de raza blanca, y con la excepción de los iberos indoeuropeos o arios, fueron los que constituyeron el substrato poblacional español, desempeñando los romanos un papel fundamental de liderazgo durante la Edad Antigüa, y asumiendo este testigo los visigodos germánicos durante la Edad Media. Empresas como la Reconquista o la división estamental son impensables sin el elemento gótico.

En lo que a los elementos árabe y judaico respecta, es ostensible que no forman parte de la identidad española, ni desde un punto de vista cultural, ni desde una perspectiva etno-racial. Como bien dice el antropólogo e historiador austriaco Andreas Vonderach, en su libro Anthropologie Europas, “El dominio arábigo-islámico posterior al año 711, que en el sur de España duró más de 600 años, parece haber dejado tan sólo unos pocos vestigios antropológicos. El número de ocupantes árabes en el año 711 se estima en 25.000, menos del 1% de la población de entonces. Entre ellos, los bereberes fueron más numerosos que los genuinos árabes, que en todo caso se erigieron en la clase dominante”.

La genetista Elena Bosch, también citada por Vonderach en su obra, realizó un estudio genético de España, que daba unos resultados muy claros. La influencia genética norafricana en España no sobrepasa el 7% de los haplotipos del cromosoma Y, mientras que en el caso del ADN mitocondrial (el que se transmite por línea materna), estos porcentajes eran de un 8,5%. La doctora Bosch, en las conclusiones de su trabajo asevera entre otras cosas, que el Estrecho de Gibraltar actuó como una verdadera barrera genética entre España y el norte de África.

Reconquista española.

Reconquista española.

El arquetipo configurador y estructurador de la identidad española, es la Reconquista. Una Reconquista que los reinos cristianos de España, en ocasiones con la colaboración de otros reinos cristianos de Europa, emprendieron contra el moro, quién al igual que el judío, era concebido como un elemento hostil y extraño. Así, José Antonio Primo de Rivera, señala en su escrito Germanos contra bereberes que “La Reconquista es una empresa europea, es decir, en aquella sazón, germánica. Muchas veces acuden de hecho, para guerrear contra los moros, señores libres de Francia y de Alemania. Los reinos que se forman tienen una planta germánica innegable. Acaso no haya Estados en Europa que tengan mejor impreso el sello europeo de la germanidad que el condado de Barcelona y el reino de León”.

Por ende, no cabe duda alguna de que la aseveración según la cual “España es un país mestizo” es una verdadera majadería sin el menor viso de realidad, al ser España no el resultado de una armónica convivencia entre cristianos, judíos y moros, como de manera totalmente errónea defendió Américo Castro, sino el resultado de una confrontación continuada en el tiempo entre estos elementos poblacionales contrapuestos, que se resolvió con la victoria de los europeos cristianos, esto es, de los genuinos españoles o “cristianos viejos”.

El año 1492 posee una triple y fundamental significación para España. Es en esa fecha cuando los Reyes Católicos acaban con el último bastión norafricano en España, el reino nazarí de Granada, decretando poco después la expulsión de los judíos que deciden no convertirse al Cristianismo. Por último, como todo el mundo sabe, es en 1492 cuando Cristóbal Colón descubre las Américas. Puede decirse que es a partir de ese momento cuando comienza la Edad Moderna en Europa.

Como dice José Antonio en Germanos contra bereberes, “La unidad nacional bajo los Reyes Católicos es, pues, la edificación del estado unitario español con el sentido europeo, católico, germánico, de toda la Reconquista, y la culminación de la obra de germanización social y económica de España.”

Isabel y Fernando, los Reyes Católicos (óleo de Francis De Blas)

Isabel y Fernando, los Reyes Católicos (óleo de Francis De Blas)

La decisión adoptada por Sus católicas Majestades de expulsar a los judíos obedeció básicamente a la necesidad de crear un Estado Nación homogéneo en el que las distintas creencias no fueran motivo de confrontaciones civiles. No debe olvidarse tampoco, como bien señala Claudio Sánchez Albornoz, que la condición de usureros de un altísimo porcentaje de los judíos residentes en España, también fue determinante para que los Reyes Católicos adoptaran tal decisión. Si a ello sumamos el episodio del Santo niño de La Guardia, un asesinato ritual perpetrado por judíos y conversos en la localidad toledana de La Guardia en 1480, es evidente que la expulsión de los judíos era inevitable, sobre todo si se tiene en cuenta que en la práctica totalidad de los reinos cristianos de Europa los judíos ya habían sido expulsados con anterioridad por idénticos motivos. De hecho, la primera gran expulsión de judíos fue llevada a cabo en Inglaterra, a instancias de Eduardo I, en el año 1290. De los 5.000 judíos que aproximadamente residían en Inglaterra, sólo pudieron permanecer apenas 80, que decidieron convertirse al Cristianismo y que en todo caso, tuvieron que vivir en una zona reservada para ellos. Los judíos no volverían a Inglaterra hasta el triunfo de la revolución puritana acaudillada por Oliver Cromwell, durante la segunda mitad del Siglo XVII.

En la España de 1492, cuya población ascendía aproximadamente a los 5.500.000 habitantes, vivían aproximadamente unos 400.000 judíos, y se calcula que fueron expulsados de manera efectiva unos 150.000, con lo que como vemos, la medida adoptada por los Reyes Católicos fue harto insuficiente. El hecho de que se hubiera permitido permanecer en España a los conversos, podría ser un argumento para los defensores del carácter “mestizo” de la Hispanidad, puesto que se habrían tomado en cuenta motivos religiosos y no raciales para ordenar esta expulsión. Y, efectivamente, el motivo de los Reyes católicos para adoptar esta decisión fue religioso y no racial. No obstante, no puede pasarse por alto que el tribunal de la Santa Inquisición, implantado en la Corona de Castilla en 1478, por mor de una bula de Sixto IV, y extendido a los reinos de la Corona de Aragón en 1483, tenía como principal misión no la de hostigar a los judíos, sino a los “marranos” o conversos, que “judaizaban” en secreto, pese a haber adoptado formalmente las creencias cristianas. Ese converso o cristiano nuevo, al igual que sucederá con el morisco, se convierte en un cuerpo extraño enquistado en el seno de la sociedad española. Veamos lo que sobre ellos dice Fray Prudencio de Sandoval, que fue obispo de Tuy de Pamplona, en su biografía sobre el emperador Carlos V, escrita en el año 1604:

Juan II de Castilla.

Juan II de Castilla.

“No condeno la piedad cristiana que abraza a todos; que erraría mortalmente, y sé que en el acatamiento divino, no hay distinción del gentil al judío; porque uno solo es el Señor de todos. ¿Mas quién podrá negar que en los descendientes de judíos permanece y dura la mala inclinación de su antigua ingratitud y mal conocimiento, como en los negros el accidente inseparable de su negrura?. Que si bien mil veces se juntan con mujeres blancas, los hijos nacen con el color moreno de sus padres. Así al judío no le basta ser por tres partes hidalgo, o cristiano viejo, que sola una raza lo inficiona y daña”.

Pocas definiciones más omnicomprensivas del concepto de limpieza de sangre han sido dadas de una manera tan completa como la plasmada por Fray Prudencio de Sandoval. Es manifiesto que la limpieza de sangre no tiene únicamente unas connotaciones religiosas, sino también raciales.

En la España del siglo XVI, los llamados Estatutos de limpieza de sangre fueron adoptados si no universalmente, sí por diversas instituciones públicas y privadas, religiosas y seculares.

En el siglo XV, ya mucho antes de la expulsión de los judíos, hubo numerosas conversiones, reales o fingidas. Un ejemplo de aplicación de los llamados estatutos de limpieza de sangre lo encontramos en Villena, localidad valenciana esta que en el año 1446 obtuvo un privilegio del rey Juan II de Castilla de acuerdo con el cual, a los conversos no les sería permitido vivir en el término municipal. Más demostrativa si cabe, de la aplicación de estos estatutos de limpieza de sangre, es la sentencia-estatuto adoptada durante la revuelta anti-conversa acaudillada por Pedro Sarmiento, en el Toledo de 1449, que juzgaba a los conversos como indignos de ocupar cargos, privados o públicos, en la ciudad de Toledo y en todo el territorio de su jurisdicción.

“Curiosamente”, los grandes detractores de esta sentencia-estatuto fueron el cardenal dominico Juan de Torquemada, de origen converso y tío del famoso Tomás de Torquemada, así como el secretario del rey Juan II de Castilla, Fernán Díaz de Toledo, también converso de origen, y por consiguiente de ascendencia semítica.

Ignacio de Loyola.

Ignacio de Loyola.

Quizá los detractores más significados de los estatutos de limpieza de sangre, fueron San Ignacio de Loyola y Juan de Mariana. El fundador de la Compañía de Jesús, dijo en una ocasión que “le habría gustado descender de los judíos porque así podría ser pariente de Cristo Nuestro Señor y de Nuestra Señora la gloriosa Virgen María”. Desde luego, si el fundador de la Compañía de Jesús no era de ascendencia judía, su fenotipo racial indica claramente su pertenencia a la raza armenoide, también conocida como pre-asiática, que es a la que pertenecen buena parte de los judíos. Curiosamente, esta reflexión de Ignacio de Loyola fue prácticamente “calcada” por José María Escrivá de Balaguer, un descendiente de conversos cuyo apellido real era “Escriba”, y fundador del Opus Dei, una prelatura o más bien una secta católica célebre por su connivencia con el judaísmo internacional. Quizá no fue casualidad que muerto San Ignacio, fuera nombrado general de la Compañía de Jesús Diego Laínez, un judío convertido al Cristianismo.

De sobra conocido es el papel disolvente que la Compañía de Jesús ha desempeñado durante la segunda mitad del siglo XX, muy especialmente en la América hispana, apoyando activamente herejías como la marxista teología “de la liberación”. Alfred Rosenberg, comparaba a la “Compañía” en “El Mito del Siglo XX” con las cofradías morisco-sufíes del Norte de África, a tenor de la naturaleza de precepetos instituidos por San Ignacio como el de la “Obediencia de cadáver”que debían mostrar sus miembros o adeptos.

En cuanto a las críticas del Padre Juan de Mariana a estos estatutos de limpieza de sangre no dejan de ser lógicas, teniendo en cuenta que este personaje, muy admirado entre los círculos liberales españoles contemporáneos, es un precursor de estas doctrinas en España. Doctrinas estas que no nacieron con John Locke, como algunos creen, sino en la Escuela de Salamanca, de la cual Juan de Mariana era líder.

Raimundo de Fitero. Fundador de la Orden Calatrava.

Raimundo de Fitero. Fundador de la Orden Calatrava.

La “probanza de sangre” estaba muy arraigada en España, especialmente en los estamentos nobiliarios, tanto entre los nobles titulados como entre los hidalgos. Era costumbre entre los nobles hispánicos jactarse de su “sangre goda”, así como desnudar el brazo de la espada a fin de mostrar que las venas se podían ver claramente bajo la piel, es decir, que ellos provenían de familias hispanas puras, sin mezcla con gente de piel oscura. He ahí el origen de la famosa expresión “sangre azul”, que no sólo existe en España sino en muchos otros países del Occidente europeo.

Cuando en 1591, el Papa Gregorio XIV decidió que había que considerar a los niños expósitos como legítimos y de sangre pura, la Inquisición española negó la validez de esta decisión papal alegando que “la incertidumbre misma respecto a la identidad de sus padres hacía imposible que estas personas dieran una prueba positiva de su limpieza de sangre”.

En el año 1555, la Orden militar de Santiago, fue la última en adoptar los estatutos de limpieza de sangre, como ya antes habían hecho las órdenes de Calatrava y Alcántara. De acuerdo con el tenor de estos estatutos, no podía acceder a estas órdenes ningún descendiente de judíos ni de moriscos.

Los Estatutos de la cofradía del Espíritu Santo de Jerez de los Caballeros prohibía a sus miembros el casamiento con personas “de sangre contaminada”. Felipe II exigió tal prohibición de contraer matrimonios con personas de sangre impura a los Monteros de Espinosa. Por su parte, el Estatuto de limpieza de sangre del Colegio Mayor de Cuenca, contenía la cláusula siguiente. “Si saben, que el pretendiente es christiano viejo, que no desciende de linaje de judíos, ni moros, por ninguna vía, y que nunca hubo rumor o fama de lo contrario”.

La cuestión morisca, una vez conquistado el reino de Granada supuso una afilada espina para la estabilidad de la Corona española y para la seguridad del reino. Pese a que los moriscos se habían convertido al cristianismo después de la toma de Granada, buena parte de ellos seguían practicando en secreto la religión islámica, si bien de una manera cada vez más desdibujada. Podría decirse que estos moriscos, al menos en un alto porcentaje, operaban a modo de quinta columna de los turcos y de los piratas berberiscos que asolaban nuestras costas destruyendo pueblos y secuestrando a sus habitantes para esclavizarlos, especialmente en el Levante español. El ejemplo más palpable de esta amenaza morisca fue la rebelión de las Alpujarras, iniciada por los moriscos granadinos en 1568, y sofocada finalmente en 1571 por Don Juan de Austria, quién ese mismo año, alcanzaría la gloria en Lepanto abatiendo al Gran turco, pese a que las fuerzas navales turcas superaban considerablemente a las fuerzas cristianas, acaudilladas por España y secundadas por los Estados Pontificios, la Orden soberana de Malta y las repúblicas de Venecia y de Génova.

Retratos de Felipe III y el Duque de Lerma realizados en la época en la que la Corte se encontraba en Valladolid

Retratos de Felipe III y el Duque de Lerma realizados en la época en la que la Corte se encontraba en Valladolid

Finalmente, en 1609, a instancias del duque de Lerma, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos. La España de entonces contaba con más de 8 millones de habitantes, de los cuales 350.000 eran moriscos. De esos 350.000 moriscos que vivían en España, fueron expulsados 300.000.

Es evidente que la aplicación de los estatutos de limpieza de sangre fue decayendo conforme transcurrían los siglos. No obstante, la razón de esto no fue que los “Estatutos” fueran ajenos a la tradición española, sino algo tan sencillo como que los conversos que vivían en España, conforme se sucedían las generaciones, tenían menos sangre judía o morisca, al casarse en muchas ocasiones con cristianos viejos. Apenas había comunidades judeo-conversas endogámicas y concentradas en España, siendo una de las pocas excepciones a esta norma la de la célebre comunidad chueta de Palma de mallorca, que llegó a contar con casi 9.000 miembros. Estos chuetas, aunque oficalmente eran católicos, mantenían no pocas de las costumbres hebraicas de sus ancestros, y por lo general, sí conservaban su acervo racial judaico. Hasta bien entrado el siglo XX fueron discriminados por el resto de los mallorquines, de tal manera que los sacerdotes de origen chueta, siempre eran destinados a la península.

Así las cosas, no fue sino durante la segunda revolución liberal radical española, propiciada por los masones, cuando en 1835 una Real Orden abolió los Estatutos de limpieza de sangre, si bien, para acceder a la oficialidad en el ejército todavía fueron mantenidos hasta 1859. En 1870, la pureza de sangre dejó de funcionar como criterio para la admisión a cargos de profesor o de funcionario de la Administración Pública.

Pese a lo que hasta ahora hemos relatado, alguien podría continuar obcecándose en mantener que las causas últimas de estas leyes, decretos y costumbres estribaban en motivos religiosos, y no raciales. Es evidente que los motivos raciales desempeñaron un papel determinante en este tipo de prácticas, pues el mero hecho de ser un converso, privaba a una persona del derecho a ingresar en órdenes militares o en numerosos cabildos catedralicios, de residir en determinados municipios, de ingresar en cargos públicos o incluso de acceder a la institución del mayorazgo, independientemente de cuál fuera su conducta. Era una cuestión de sangre. El hecho de que en bastantes ocasiones se hubieran comprado “probanzas de limpieza” para eludir estas prohibiciones no oculta la realidad de que la Institución de la limpieza de sangre, estaba profundamente arraigada en nuestro ser nacional. Pero para sacar definitivamente de dudas a aquellos que insisten en el factor religioso, vamos a enumerar algún ejemplo en el que no sólo se hace mención a judíos conversos o a moriscos, sino también a otras razas extrañas tanto a nuestro “ethnos” como a nuestro “ethos”.

 Libro Fueros de Guipúzcoa de 1696.

Libro Fueros de Guipúzcoa de 1696.

La Nueva Recopilación de los Fueros de Guipúzcoa del año 1696, establece en su capítulo I, Título 41:

“Porque la limpieza de los caballeros hijosdalgo de esta muy noble y muy leal provincia de Guipúzcoa no sea ensuciada con alguna mixtura de judíos o moros o de alguna raza de ellos, ni su valor y esfuerzo ingénito y natural, tan necesario para el servicio de su rey y señor y defensa de estos reinos y señoríos de ESPAÑA , se venga a enflaquecer y disminuir con mixtura de linaje de gente naturalmente tímida y de poco valor”.Un

Acuerdo de las Juntas Generales de Álava de 1654, dispone que “de poco tiempo a esta parte

algunos vecinos y naturales de esta provincia han traído algunos esclavos, para su servicio, de diferentes naciones, y que asimismo han venido a habitar algunas personas no conocidas que si moran en ella pueden envolverse con los naturales de esta provincia, y causar mucho daño en la limpieza y nobleza de ellos. Se ha de poner el mayor esfuerzo y la mayor atención en conservar tesoros tan inestimables como la pureza de sangre, nobleza y las demás dotes heredadas desde su primera población”. Se ordena “que de aquí en adelante no se pueda admitir ni para morada ni para vecino ninguna persona sospechosa de raíz infecta, ni esclavo indio, turco, moro o mulato, gitanos ni gente alguna de esta calidad, que mezclándose por matrimonio o en otra manera manche los nativos, y cunda como acontece e infeccione familia alguna de esta provincia”.

Estos ejemplos que acabamos de dar son harto ilustrativos. No estamos hablando de afirmaciones vertidas por Sabino Arana en pleno siglo XIX, sino de normas municipales y provinciales aprobadas en las entonces españolísimas provincias de Guipúzcoa y Álava, cuna de tantos de los que fueron integrantes de los Tercios de Flandes. No sólo se habla en ellos de exluir a judíos conversos y a moriscos, sino también de excluir a indios de América, a mulatos, negros y gitanos.

Los gitanos, un pueblo originario del Rajastán y el Punjab indostaníes, y que tanto serológica como genéticamente están estrechamente emparentados con los pueblos de la India, pese a que tras la emigración que en dirección occidente emprendieron durante el siglo XI, se mezclaron con otros pueblos del Oriente medio y del Norte de África, llegaron a España allá por el siglo XV. El término “calé”, por el cual se conoce a los gitanos españoles, y que deriva del indostaní “kalá”, significa “negro”.

Gitanos en el siglo XV.

Gitanos en el siglo XV.

La Pragmática de Medina del Campo, fechada en 1499, conminaba a los gitanos a abandonar sus hábitos nómadas así como sus primitivas costumbres, so pena de expulsión, azotes o esclavitud. En tiempos de Carlos I y Felipe II fueron dictadas diversas pragmáticas que iban en esa misma línea, hasta que finalmente, en 1749, el Marqués de la Ensenada, a la sazón secretario de guerra y marina de Fernando VI, ordenó que fuera acometida la celebérrima “Gran Redada”, que fue una operación consistente en arrestar y deportar a aproximadamente a 9.000 gitanos con el propósito de que, una vez separados por sexos, desempeñaran trabajos forzados al servicio de los arsenales de la Armada española, toda vez que los gitanos eran tachados de “vagos, maleantes y pordioseros”.

El sentimiento casticista o “racista” español, es plasmado perfectamente por Lope de Vega en “El príncipe despeñado”:

“Caballeros bien nacidos,
generosos hijosdalgo,
reliquias de aquellos godos,
por el mundo celebrados”.

En “Peribáñez y el Comendador de Ocaña”, pone Lope en boca de Peribáñez las siguientes palabras:

“Yo soy hombre
aunque de villana casta
limpio de sangre, y jamás
de hebrea o mora manchada”.

Ha llegado el momento de analizar sucintamente cuál era la realidad de la América hispánica, antes de que los territorios que la conformaban hubieran accedido a la independencia. ¿Era la América Hispana un paradigma del “Crisol de razas”, del “mestizaje”, o por usar la terminología del autor mexicano Vasconcelos, una especie de canto a la “raza cósmica” que este preconizaba, o por el contrario, desempeñaba la raza un papel crucial a la hora de determinar el puesto de una persona en la sociedad, así como la identidad de la misma?. Por lo que ahora mostraremos, está claro que la respuesta correcta a nuestra pregunta cuasi-retórica es la segunda.

Conquista del Nuevo Mundo.

Conquista del Nuevo Mundo.

Si bien es cierto que en 1500, los Reyes Católicos publicaron una Real Cédula prohibiendo la esclavitud de los indios, contra el criterio de Cristóbal Colón, que en 1514 fue publicada otra Real Cédula a instancias de Fernando el Católico en la que se fomentaban los matrimonios mixtos entre blancos e indias para así fomentar las conversiones al cristianismo de los indios, así como que en 1512 fueron aprobadas en Burgos las conocidas como Leyes de Indias, para evitar el maltrato a los indios denunciado por cierto dominico fanático e histérico llamado Fray Bartolomé de las Casas, un fraile éste que por cierto no tuvo el menor reparo en recomendar la importación de esclavos negros para que estos desempeñaran en las Indias trabajos físicos que resultaban demasiado fatigosos para los indios, la realidad es que en la América hispana el “estatus” de blancos españoles e indios en absoluto era el mismo, por no hablar del de los negros, muchos de los cuales siguieron siendo esclavos hasta 1880, cuando fue abolida la esclavitud en la Cuba española.

La Real Cédula de Fernando el Católico tiene lugar en un contexto que es el siguiente; apenas había mujeres blancas en la América hispana (al contrario de lo que sucedería más tarde en la América anglosajona), con lo cual, los amancebamientos entre los conquistadores españoles y las indias eran práctica habitual, siendo también muy habitual la poligamia “de facto”. Por consiguiente, esta real cédula no posee in se una finalidad de “promoción” del mestizaje, sino de regularización de una situación nada recomendable en lo que a las buenas costumbres se refiere. Conforme avanza la Conquista, y conforme crece la población mestiza, la situación comienza a cambiar, sobre todo tras la llegada de mujeres españolas a las Américas, cuya finalidad es desposarse con los españoles allí establecidos. Como bien dice el autor Magnus Mörner, de acuerdo con su condición legal, en la América hispánica los españoles ocupaban el primer puesto, seguidos por los indios , y en tercer lugar por las llamadas “castas de mezcla” así como por los negros.

Así, en 1567, el licenciado Castro envía una carta a Felipe II desde la ciudad de Lima, en la que alerta al rey español acerca del peligro que supone el incremento de la población mestiza para el buen orden del virreinato del Perú. “Hay tantos mestizos en estos reinos, y nacen cada hora, que es menester que Vuestra Majestad mande enviar cédula que ningún mestizo ni mulato pueda traer arma alguna ni tener arcabuz en su poder, so pena de muerte, porque esta es una gente que andando el tiempo ha de ser muy peligrosa y muy perniciosa en esta tierra”.

Fray Bartolomé de las Casas.

Fray Bartolomé de las Casas.

Si bien las leyes de Burgos de 1512 o “Leyes de Indias” protegían efectivamente a los indios de los abusos que pudieran sufrir por parte de los conquistadores españoles, es ilustrativo a la par que llamativo que en el texto de las mismas se contenga la siguiente previsión: “Se ordena que ni persona ni personas algunas sean osados de dar palo ni azotes ni llamen perro ni otro nombre a ningún indio sino el suyo propio”. Esto es, si bien se protege al indio, en modo alguno se concibe a éste como un igual al español.

Por otro lado, una cédula real de Carlos I fechada el 26 de junio de 1523, dice literalmente que Porque es cosa justa, y razonable que los Indios, que se pacificaren, y reduxeren a nuestra obediencia y vasallaje, nos sirvan, y den tributo en reconocimiento del señorío, y servicio que como nuestros subditos y vasallos deben, pues ellos también entre sí tenían costumbre de tributar a sus Tecles, y Principales

En una carta enviada al rey Felipe II por el gobernador del Yucatán, en 1575, se dice que la prole de las uniones entre negros e indias representa “lo peor de sus dos principios”. En 1543, el emperador Carlos V prohibió la importación de esclavos mulatos a las Indias.

Es lógico que esta nueva realidad, terminara desembocando en la estructuración de la conocida como “sociedad de castas”, en la que la cúspide estaba formada por los blancos (peninsulares y en segundo término criollos), mientras que el último eslabón estaba integrado por los negros. Es una realidad incontrovertida que salvo raras excepciones, eran los españoles blancos los que conformaban las capas dirigentes de la sociedad hispano-americana. La existencia de un rígido sistema de segregación racial basado en las castas se constata al observarse los rasgos y el aspecto de los personajes más prominentes y de sus familias. En el caso mexicano, no es hasta la revolución mexicana iniciada en 1811 por el blanco renegado Hidalgo, y por el mestizo Morelos, cuando los no blancos empiezan a desempeñar un papel principal en la gobernanza, con los resultados que hoy podemos apreciar. El primer presidente no blanco de México, fue el indio Benito Juárez.

Los “pardos”, eran todos aquellos mestizos, zambos (producto de la mezcla entre negros e indias) y mulatos que habitaban en la América hispánica. Hasta 1760, no pudieron ser miembros de las milicias ni convertirse en oficiales. Una ley de 1795 les garantizó el derecho a comprar legalmente certificados de blancura que los protegían de la discriminación y les permitían acceder a la educación, casarse con personas blancas, ejercer cargos públicos y ordenarse sacerdotes. La reacción criolla contra esta última ley fue de profundo rechazo. El argumento dado por los blancos criollos contra esta ley, nos recuerda mucho al argumento que más de un siglo después, darían los blancos sureños de los EE.UU, cuando los “progresistas” del norte comenzaron a imponer sus famosas leyes de integración racial. Decían los criollos que estas concesiones a los pardos “eran una desgracia que viene precisamente de la falta de conocimiento con que los más de los empleados europeos arriban a la América prevenidos contra el carácter de los vecinos y naturales blancos y preocupados de falsas y contrarias ideas de lo que en realidad es el país”.

Es evidente que esos blancos que pretendían igualar a los pardos con los blancos que habitaban en las Américas, estaban influidos por las doctrinas igualitaristas preconizadas por los liberales y los masones; los mismos liberales y masones que en 1789 desencadenaron la revolución francesa.

De hecho, en Venezuela, los criollos eran una población que vivía asustada, temiendo la posibilidad de una guerra de castas enardecida por las doctrinas de la Revolución francesa y el contagioso ejemplo de la violenta rebelión de la isla de Santo Domingo, la futura Haití.

En el siglo XVIII, los altos funcionarios de la Audiencia de México se lamentaban de la escasez de inmigrantes europeos, ya que entendían que estos hubieran podido mejorar la raza de los indios, y afirmaban que los negros habían afeado y empeorado en todos los sentidos a la casta de los indios, siendo las mezclas habidas entre las distintas castas el origen de la aparición de “ tantas nuevas castas deformes como se ven en estos reinos”.

Los términos “mestizo”, “mulato” y “zambo”, así como otros términos correspondientes al complejo sistema de castas vigente en la América hispana atendiendo al grado de mezcla como “morisco” (producto de la mezcla de español y mulata, o lo que es lo mismo, “cuarterón”), “lobo”, equiparable a zambo, “chamizo” (producto del cruce entre una mestiza y un individuo con 3/4 partes de sangre blanca y 1/4 de sangre india), etcétera, tienen siempre una connotación negativa, y jamás positiva, puesto que en la América hispana, al igual que en el resto del mundo occidental y civilizado de la Época, se juzgaba como anti-natural toda mezcla interracial. El hecho de que hubiera habido algún mestizo prominente como el inca Garcilaso de la Vega, en nada invalida nuestra tesis, pues el inca Garcilaso, no es sino una de las pocas excepciones que hubo.

El inca Garcilaso.

El inca Garcilaso.

Además, en este caso concreto del “inca Garcilaso” deben tenerse en cuenta dos factores. En primer lugar, que éste era hijo de un noble extremeño y de una princesa inca, nacido en el año 1539, muy pocos años después de la conquista del Perú. En estos primeros años de la conquista, como ya dijimos anteriormente, las reticencias a este tipo de uniones, sobre todo cuando la consorte era una princesa india, eran mucho menores que en los años posteriores, cuando los mestizos comenzaron a proliferar exponencialmente. Por otro lado, cualquiera que haya leído los interesantísimos trabajos del profesor Jacques de Mahieu, así como la crónica de la conquista del Perú escrita por Pedro Cieza de León, sabrá que entre los nobles incas había individuos de raza blanca, descendientes de antiguos colonizadores blancos establecidos siglos atrás en las Américas, y que fueron el origen de civilizaciones como la inca o la azteca entre otras. Así, Cieza de León, describe a alguno de los nobles incas como blanco, incluso a alguno de ellos como rubio, diciendo que son de la misma raza que los españoles y muy diferentes al resto de los indios. En concreto, los retratos del inca Garcilaso apenas muestran que éste apenas tenía rasgos indios. Los incas adoraban entre otros Dioses a Virakocha, un Dios blanco. Como blanco era Quetzalcoal, el Dios azteca que según la leyenda local los abandonó cuando estos comenzaron a practicar sacrificios humanos.

Retrato de Hernán Cortés

Retrato de Hernán Cortés

Hernán Cortés en Tenochtitlan

Hernán Cortés en Tenochtitlan

Hernán Cortés fue tomado por una reencarnación del Dios blanco cuando piso tierras mexicanas. Fueron Cortés y sus hombres quienes llevaron la civilización a México cuando asqueados por lo que vieron, acabaron con las salvajes prácticas de los sacrificios humanos y del canibalismo. Y es que, ha sido el hombre blanco, y en este caso concreto el español, quién ha llevado o ha intentado llevar la civilización a las Américas. Cuando hoy en día uno observa de manera fría y analítica cuáles son los países más desarrollados y civilizados del Centro y del Sur de América, constata inequívocamente que son aquellos países en los que elemento poblacional blanco es mayor. Así, Uruguay, pese a ser una república con fuerte influencia ideológica masónica, y pese a que su “libertador” fue un indeseable comunistoide como Artigas, es a todas luces el país en el que se palpa más “civilización”. Le siguen Argentina y Chile. Cualquiera que compare a estos tres países con Perú, Ecuador, Colombia, Paraguay o Bolivia, observará la diferencia. Lo mismo sucede en Centroamérica. Hasta hace poco tiempo, Costa Rica era un ejemplo de país próspero y civilizado. La mayoría de su población era blanca, dado que el país había recibido un fuerte contingente migratorio español durante el siglo XIX. Los países vecinos, como Nicaragua, Honduras, Guatemala y El salvador eran y siguen siendo focos de subdesarollo, miseria y delincuencia. Costa Rica está en grave peligro, puesto que durante las últimas décadas ha recibido grandes oleadas de inmigrantes procedentes de los países vecinos. En México, las zonas más desarolladas han sido siempre ciudades como Guadalajara, zonas como los Altos de Jalisco, o las partes más españolizadas de Ciudad de México. Esto es, aquellas áreas y territorios donde el componente poblacional blanco y español es más numeroso. Y es que allá donde el blanco está ausente, el orden se convierte en caos y salvajismo. El indio, por naturaleza, es comunista, no en el sentido marxista, evidentemente, sino en un sentido gregario, telúrico y matriarcal, refractario y desconocedor de cualquier tipo de propiedad individual o de empresa que entrañe una significación de Trascendencia o verticalidad. La Bolivia de Evo Morales es un buen ejemplo de esto.

Los brutales y crueles asesinatos que se perpetran en Ciudad Juárez y otras partes de México en las que el crimen organizado campa a sus anchas, recuerdan a los crueles asesinatos rituales que los ancestros de estos criminales indo-mestizos cometían antes de la llegada de las huestes del gran Cortés. Es como si una memoria ancestral, una memoria de la sangre volviera a despertar sus instintos dormidos forzosamente cuando el español y sus descedientes mantenían el orden. Dado que el orden y la civilización fueron obra de los españoles no fue casual que en la América hispánica, las posiciones de mayor rango y prestigio fueran ocupadas por españoles, mientras que los eslabones más inferiores fueran ocupados por integrantes de otras castas o razas. Esta relación directamente proporcional entre blancura e influencia y poder sigue estando vigente incluso hoy día, en Hispanoamérica. Así, no es casual que antaño y en la actualidad, las clases altas y medias-altas hayan estado y estén compuestas en su casi totalidad por blancos, sucediendo lo contrario con la mayor parte de los componentes de los estractos sociales medio-bajo y bajo. Decir que las diferencias raciales en Hispanoamérica son el resultado de las revoluciones masónico-liberales desencadenadas durante las dos primeras décadas del siglo XIX es absolutamente inexacto y ridículo, no sólo por lo que hemos expuesto, sino porque estos nuevos gobiernos masónico-liberales, proclamaron en las constituciones de los nuevos países la igualdad de todos los hombres con independencia de su raza y clase social, aglutinando dentro de las nuevas nacionalidades “chilena”, “argentina”, “peruana”, etc a todos los individuos cualquiera que fuera su origen y condición. Es evidente que el antiguo sistema de estratificación racial siguió estando vigente, si bien, de manera hipócrita, los nuevos oligarcas hablaban de “clase” en lugar de hablar de “raza”. Como prueba de lo que afirmo, voy a citar literalmente el contenido del decreto fechado el 3 de junio de 1818 en Santiago de Chile, promulgado por Bernardo O´Higgins, padre de la independencia chilena.

Bernardo O'Higgins

Bernardo O’Higgins

“Después de la gloriosa proclamación de nuestra independencia, sostenida con la sangre de sus defensores, sería vergonzoso permitir el uso de fórmulas inventadas por el sistema colonial. Una de ellas es denominar españoles a los que por su calidad no están mezclados con otras razas, que antiguamente se llamaban malas. Supuesto que ya no dependemos de España, no debemos llamarnos españoles, sino chilenos. En consecuencia, mando que en toda clase de informaciones judiciales, sean por vía de pruebas en causas criminales, de limpieza de sangre, en proclama de casamientos, en las partidas de bautismo, confirmaciones, matrimonios y entierros, en lugar de la cláusula: español natural de tal parte que hasta hoy se ha usado, se sustituya por la de chileno natural de tal parte, observándose en los demás la fórmula que distingue las clases: entendiéndose que respecto de los indios no debe hacerse diferencia alguna, sino denominarlos chilenos, según lo prevenido arriba.
Transcríbase este derecho al Señor Gobernador del Obispado, para que lo circule a las Curias de esta Diócesis, encargándoles su observancia y circúlese a las referidas corporaciones y jueces de Estado; teniendo todo entendido que su infracción dará una idea de poca adhesión al sistema de la América y será un suficiente mérito para formar un juicio infamatorio sobre la conducta política del desobediente para aplicarle las penas a que se hiciere digno”.

El masón O´Higgins, deja bien claro con este decreto que el concepto de segregación racial le es repugnante, y que su concepto de nacionalidad, contractualista y afrancesado, es amorfo y desprovisto de cualquier significación étnica. Por eso condena tan contundentemente los conceptos identitarios establecidos por el antiguo régimen. En este sentido, el discurso de OHiggins está en plena sintonía con el de los actuales mundialistas. El hecho de que posteriormente se atemperaran considerablemente estos principios “iluministas” en la nueva Iberoamérica independiente, y que el antiguo sistema de castas se hubiera transmutado en un sistema de estratificación clasista que obedecía en la práctica a los mismos criterios raciales, no significa sino que la realidad natural se impuso sobre las abstracciones ideadas por los traidores liberales que se rebelaron contra España, tal y como sucedió en Francia cuando Napoleón acabó con las delirantes políticas igualitarias y sanguinarias implementadas por los revolucionarios jacobinos y sus afines.

La estratificación de una sociedad siguiendo criterios raciales, es tan “anticatólica” o “anticristiana” como la estratificación de una sociedad atendiendo a criterios de “clase” o “posición”. Es decir, en absoluto es una aberración anticristiana. Como tampoco es anticristiano diferenciar entre “nacional” y “extranjero”. Es anticristiano maltratar a una persona por el mero hecho de pertenecer a otra raza, clase o nacionalidad, pero no lo es establecer diferencias que atiendan a a la configuración y al mantenimiento de un orden natural. Decir que uno no cree en las diferencias raciales porque hay personas de otras razas que son mejores que personas que pertenecen a la misma raza del que realiza la afirmación, es lo mismo que decir que las diferencias nacionales son superfluas porque hay franceses que son muy buenas personas y tienen los mismos valores que uno, mientras que hay españoles abominables en todos los sentidos. Es evidente que esto se da en la realidad, pero no por ello vamos a negar las diferencias entre un francés y un español, como no vamos a negar las diferencias entre un negro y un blanco. Hacer esto sería un sofisma. Como sería un sofisma y una falsedad afirmar que por el mero hecho de que hubo muchos indios combatiendo al lado de los lealistas españoles durante la guerra de la independencia de América, los indios eran “españoles”. Sí, eran tan “españoles” como eran “británicos” los “sikhs”, musulmanes hindúes y otros integrantes de las tropas cipayas que se mostraban leales con la corona británica durante las guerras de la frontera del Noroeste, tan frecuentes durante la etapa del “Raj” británico en la India. Y si bien es verdad que hubo muchos indios leales a la corona española, también es verdad que en el Virreinato del Perú, durante el siglo XVIII hubo nada menos que tres rebeliones indígenas contra la corona española, siendo la más célebre la última de ellas, acaudillada por Túpac Amaru. También hubo casos de rebeliones negras en la América hispana. Es por ello que criminalizar al criollo como elemento subversivo mientras se exculpa al negro y al indio es completamente injusto e incorrecto, puesto que ni mucho menos todos los criollos eran masones. Es más, los actuales movimientos identitarios criollos y por tanto blancos existentes en Iberoamérica, son tradicionalistas, y enarbolan como bandera la egregia y tradicional bandera con la cruz de Borgoña

Estatua a Blas de Lezo en Madrid.

Estatua a Blas de Lezo en Madrid.

Grandes patriotas y pensadores como Marcelino Menéndez Pelayo, que hablaba de las “brumas del norte” en contraposición a la “luminosidad latina”, o como Ramiro de Maeztu, que en su “Defensa de la hispanidad” exalta el mestizaje con las razas de color como uno de los rasgos más loables de la Hispanidad, de manera paradójica, sostuvieron tesis que entraban en una flagrante contradicción con la secular tradición española, y que hicieron creer a muchos patriotas actuales que la tradición española no tenía nada que ver con la sangre o lo “globular”, como escribiera Maeztu. Nada más lejos de la realidad.Un excesivo espiritualismo, desligado de todo concepto físico o material, es tan antinatural y deletéreo como lo es el materialismo que ignora al espíritu.

Como decía el gran patriota rumano Cornelio Zelea Codreanu, “Las guerras las vencen aquellos que han sabido atraer de los cielos las fuerzas misteriosas del mundo invisible. Estas fuerzas son los espíritus de nuestros muertos, de nuestros ancestros, los que han estado ligados a nuestra tierra y han muerto en su defensa, permaneciendo unidos a ella por el recuerdo de su vida terrena y por intervención nuestra, de sus hijos, nietos y bisnietos”.

Se colige de estas hermosas palabras que quien no tiene la misma sangre de sus ancestros no puede formar parte de la comunidad nacional, puesto que el Ser nacional no es el fruto de una Voluntad que dependa del individuo, sino que es algo que le viene impuesto por el nacimiento, por su sangre, sangre ésta que comparte con sus ancestros.

En palabras del gran patriota griego Ion Dragoumis, asesinado por unos sicarios liberales en 1920, “la Tradición es el lazo entre dos personas de una misma raza, contemporánea y antigua, que los conforma como nación. Historia es la conciencia de este lazo. Siente a tus ancestros. La continuación de tu Yo nacional, la Historia es lo que da conciencia del paso de la nación a lo largo de los eones”.

Culminamos así el presente trabajo, habiendo puesto de relieve el hecho de que la ligazón entre identidad y sangre no es una importación extranjera, sino una realidad muy arraigada en lo más profundo de la Tradición y del Inconsciente colectivo españoles.

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

A Fondo

Los protocolos de los sabios de Frankfurt (y 3): la apoteosis del Señor de las Moscas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- La Historia de la Humanidad ha sido la crónica de una apocalíptica batalla entre el Bien y el Mal, entre la Luz y las Tinieblas, entre ángeles y demonios, entre Cristo y Lucifer, contienda que, aunque disfrazada de luchas de clases, de imperios, de élites plutocráticas, de religiones y razas, se inició con el big bang y en la actualidad ya se muestra a cara descubierta, sin máscaras ni cortinas de humo, en toda su crudeza armagedónica.

El movimiento gnóstico incubado en las esfinges, en los cenáculos de Sumeria, Babilonia y Egipto, de claro componente luciferino que les inyectaba la rebelión del hombre contra Dios como su más pura esencia, reptó sibilinamente enroscado en el tronco del cristianismo, como una mandrágora venenosa, que floreció en el humanismo renacentista, en el protestantismo, en la masonería, y que sistematizó su propuesta subversiva en los protocolos de los illuminati, los cuales fueron recogidos y ampliados por el satanismo marxista. Esta corriente destructora de la civilización cristiana desembocó en los Protocolos de los Sabios de Sion, y el conjunto de estas doctrinas luciferinas fue el dogma revolucionario que nutrió la revolución bolchevique.

Los luciferinos leninistas pensaron que la revolución recién implantada en Rusia, que había liquidado el imperio cristiano más grande del mundo, se extendería rápidamente a otros países, pero sus cálculos fallaron, ya que en la totalidad de Europa no se produjo la esperada movilización proletaria que dinamitara las democracias burguesas.

¿Por qué este fracaso revolucionario? La respuesta a este misterio de la acedía obrera la proporcionó el teórico marxista Antonio Gramsci (1891-1937), fundador del Partido Comunista italiano, quien estaba convencido de que la subversión comunista no se había producido en los países occidentales debido a que en ellos tenía un dominio absoluto la cultura tradicional fundamentada en el cristianismo, por lo cual era preciso exterminarla si se querían conseguir los objetivos revolucionarios.

El cristianismo era, según Gramsci, el freno mayor, el impedimento y barrera que no dejaba avanzar la revolución en Occidente. Para contrarrestar esto, Gramsci decía que había que extirpar por todos los medios la cultura cristiana occidental en un “combate cultural”, al que él llamaba “camino largo” o “marcha larga”.

Esta “marcha larga” debía dirigirse hacia todas las instituciones: universidades, escuelas, museos, iglesias, seminarios, periódicos, revistas, hoy día también televisión, cine, etc., desde donde se propague una anti-cultura que acabe con los cimientos y las convicciones de la cultura cristiana occidental para que la gente, una vez debilitada en sus convicciones, se adhiera a los ideales marxistas que antes habían rechazado de forma natural.

Como afirma el ex-analista de la CIA Roniel Aledo (https://www.actuall.com/ criterio/democracia/como-el-marxismo-cultural-de-la-escuela-de-frankfurt-invento-la-persecucion-al-disidente/): «Los hombres eran hombres y se comportaban como tales, las mujeres eran mujeres y se comportaban como tales, la gente creía en Dios, los europeos estaban orgullosos de su historia, los franceses seguían orgullosos de su imperio, los británicos seguían orgullosos de su imperio, los españoles seguían orgullosos de haber colonizado un nuevo mundo, todos daban por seguro que la cristiandad era la verdadera religión y las otras religiones falsas. Y todos seguían defendiendo que el “todo” Occidental […] era superior a las otras culturas.

Destruir la civilización cristiana tenía que ser, por consiguiente, el objetivo de un nuevo marxismo, el «marxismo cultural», corpus ideológico creado por Gramsci, encaminado no a asaltar palacios, ni a combatir en barricadas callejeras, sino a destrozar las sociedades cristianas infiltrándolas con ideologías corruptas, subversivas y pervertidoras. Este marxismo cultural constituye en la actualidad la ideología dominante del sistema mundo, la base del pensamiento «políticamente correcto» que ha provocado la degeneración del sistema mundo, orientado hacia el despotismo luciferino del NOM.

Estamos, pues, ante una metamorfosis de la cosmovisión marxista, ante un monstruoso alien incubado en el vientre del bolchevismo, sólo que su ámbito de actuación ahora, en vez de ser la agitación política, es la cultura y la sociedad.

En efecto, finiquitado el comunismo como movimiento político, debido al enorme descrédito con que le han desprestigiado sus fatídicas encarnaciones en algunos países ―apoteosis de gulags, checas, campos de concentración, purgas, carestías y genocidios―, el bolchevismo luciferino se ha travestido de pensamiento «políticamente correcto» ―es decir, sometido a las despóticas imposiciones de la ideología NOM―, que infecta la civilización occidental con el objetivo de destruir sus valores tradicionales.

Aunque muchos de sus principios ya estaban anunciados en el marxismo como movimiento económico y sociopolítico, el marxismo cultural es una ideología que tiene como objetivo subvertir los valores tradicionales y los principios fundamentales en los que se asienta una sociedad: familia, religión, sexualidad, raza, nación, arte, moralidad, tradiciones… Enraizado en lo que sus ideólogos llaman «progresismo», este movimiento acusa a los valores tradicionales de anticuados, represivos y opresivos, por lo cual aspira a su destrucción, creando las llamadas ―para decirlo con el lenguaje de George Soros, uno de los principales conspiradores del NOM― «sociedades abiertas», término acuñado por Karl Popper, el gurú ideológico del multimillonario judeohúngaro.

Así pues nace la teoría —después puesta en práctica con increíble éxito como vemos hoy día— de que hay que destruir todo (y a todos) lo que defienda o promueva el cristianismo, la familia tradicional, el rol natural del hombre y la mujer, las etnias autóctonas europeas, la superioridad de la literatura, arte, y música europea, la creencia en Dios, el orgullo en la historia europea —especialmente la conquista y colonización de otros continentes, culturas y religiones—, el heterosexualismo, y, en fin, todo lo que componía la cultura y realidad occidental cristiana.

Había que debilitar cual quintacolumna, desde dentro, la cultura de Occidente, debilitar la creencia en Dios, en la Ley Natural, en el orden natural de la sociedad y había que defender todo lo que fuera anti cristiano, anti Europa, anti Occidente».

Para llevar a la práctica la estrategia diseñada por Gramsci, surgió en Frankfurt en 1923 el «Instituto para la Investigación Social» o, simplemente, la «Escuela de Frankfurt» dirigida por el húngaro George Lukacs y financiada por Félix Weil, cuyos miembros eran casi todos neomarxistas judíos ―entre los que destacaban Max Horkheimer, Erich Fromm, Adorno, Habermas y Herbert Marcuse, y la proximidad a ella de Bertrand Russell y Albert Einstein―, y cuya base ideológica es una síntesis entre Marx y Freud. Identificado con el progresismo en todas sus vertientes, su principal instrumento de manipulación, control y censura es la llamada «corrección política».

Los principios «fundacionales» de esta escuela luciferinas eran los siguientes, y, aparte de su maldad intrínseca, causa verdadero pasmo al ver cómo casi 100 años después de su formulación hoy están tan de plena actualidad, que constituyen la ideología «políticamente correcta», es decir, la ideología globalista del NOM:

  1. La creación de ofensas de racismo.
  2. El continuo cambio para crear confusión.
  3. La enseñanza del sexo y de la homosexualidad a los niños.
  4. El debilitamiento de la autoridad de las escuelas y de los profesores.
  5. Una inmigración enorme para destruir la identidad.
  6. La promoción de la bebida excesiva de alcohol.
  7. El vaciamiento de las iglesias.
  8. Un sistema legal no fiable con prejuicios contra las víctimas de delitos.
  9. La dependencia del Estado o de los beneficios estatales.
  10. El control y la estupidización de los medios de comunicación.
  11. El estímulo del quiebre de la familia.

En un estudio sobre la Escuela de Frankfurt publicado el 11 de diciembre de 2008 en el semanario católico The Wanderer, Timothy Matthews afirma que «Básicamente, la Escuela de Frankfurt creía que mientras un individuo tuviera la creencia, o incluso la esperanza de creer, de que su don divino de la razón podría resolver los problemas que enfrenta la sociedad, entonces la sociedad nunca alcanzaría el estado de desesperanza y alienación que se consideraba necesario para provocar una revolución socialista. Para socavar la civilización occidental, los judíos de la Escuela de Frankfurt pidieron la crítica más negativa y destructiva posible de todas las esferas de la vida.

Desestabilizar a la sociedad y ponerla de rodillas, diseñar el colapso, producir crisis y catástrofes, esto se convirtió en el objetivo de estos revolucionarios judíos mal adaptados y mentalmente disfrazados de intelectuales de alto poder».

Con estas premisas ideológicas, el propósito del marxismo cultural era destruir todo lo que hasta entonces había sido la Civilización Occidental: la cultura, la Ley Natural, los roles masculino y femenino, la creencia en Dios, todo lo pro-europeo, todo lo pro-cristiano. Real como la vida misma, hasta el punto de que causa verdadero pasmo comprobar el enorme éxito que ha tenido en Occidente esta ideología tan perversa.

A la vista de estos postulados, se puede comprender con meridiana claridad por qué una de las armas para inocularlos en las sociedades occidentales es el alevoso fomento de la inmigración masiva hacia ella de gentes del Tercer Mundo con culturas y religiones ajenas a las europeas, y la imposición totalitaria de leyes que discriminan positivamente a todas las minorías que practiquen valores no-cristianos.

George Lukacs ―un aristócrata judeohúngaro hijo de un banquero― explicaba así su objetivo: «Vi la destrucción revolucionaria de la sociedad como la única solución para las contradicciones culturales de la época… Tal volteamiento mundial de valores no puede ocurrir sin la aniquilación de los antiguos valores y la creación de otros nuevos por los revolucionarios». Lukacs desarrolló la idea de «Revolución y Eros», que consistía en usar el instinto sexual como un arma de destrucción, y llegó a formular un deseo que expresa a la perfección el diabólico objetivo del marxismo cultural: «Quiero una cultura de pesimismo… un mundo abandonado pro Dios»… para dárselo al Diablo, claro está.

Y Horkheimer, otro de sus miembros distinguidos, precisaba más ese objetivo revolucionario en su «Teoría Crítica»: «La manera de destruir la civilización occidental era el ataque sistemático a todos sus valores asociados a ésta».

Desde este punto de vista defendía, por ejemplo, la destrucción del matrimonio y la familia con hijos, afirmando que el matrimonio puede ser cualquier tipo de unión donde intervenga la atracción sexual sin ningún fin concreto —¿nos suena esto de algo?—. Según Horkheimer, la revolución no sucederá con armas, sino más bien de manera progresiva, año tras año, generación a generación.

En esa misma línea, Fromm decía que la masculinidad y la feminidad no eran reflejo de diferencias biológicas, sino que era imposición debida a la “opresión” que los heterosexuales ejercían en la sociedad. Cualquier parecido de esta afirmación con la sociedad actual no es mera coincidencia, como vemos, porque no es ninguna casualidad que el mundo actual asista a la demolición de la familia a través del feminismo misándrico y la LGTBI, sin duda la estrategia más importante para el NOM a la hora de conseguir el Gobierno Mundial para el Anticristo.

Según el mismo Roniel Aledo, otra de las ideas clave de esta corriente ideológica era considerar a las personas de cultura occidental como una clase opresora por naturaleza, a la vez que se establecía que «la nueva clase oprimida y buena por naturaleza está constituida por todos los individuos de cultura, religión y etnias no occidentales o por las minorías que contradicen en sus acciones y pensamiento lo tradicional cristiano: todas las razas no blancas, homosexuales, inmigrantes del tercer mundo, feministas, ateos “científicos”, musulmanes, etc.

Otro judeomarxista afín a la Escuela fue Willi Münzenberg (1889-1940), que fue el primer presidente de la Internacional Comunista de la Juventud en 1919-1920, quien propuso como protocolo revolucionario «organizar a los intelectuales y usarlos para hacer que la civilización occidental apestara. Solo entonces, después de que hayan corrompido todos sus valores y hayan hecho la vida imposible, podemos imponer la dictadura del proletariado».

Acusado de revisionista por Stalin, los esbirros del NKVD lo capturaron y los colgaron de un árbol. Lo de siempre.
Herbert Marcuse fue probablemente el teórico más importante del grupo de Frankfurt —junto con Erich Fromm—, y ya en su ensayo «Tolerancia Represiva» patenta la ideología de lo «políticamente correcto», que condena y persigue totalitariamente cualquier disidencia a los dogmas del marxismo cultural impuestos a través del lavado de cerebro a las masas esclavizadas.

Adormecida por la Gran Depresión y la II Guerra Mundial, el marxismo cultural explotó en la década de los 60, con la floración del movimiento hippie, su primera manifestación clara en la sociedad occidental, movimiento en el que estaban ya incubados muchos de los principios de la ideología globalista que hoy infectan el mundo: banalización del sexo, drogas, ecologismo, destrucción de la familia tradicional, filosofía «Nueva Era», pensamiento antisistema, etc.

A raíz de esta «explosión», Occidente lleva más de 50 años siendo lobotomizado en esos malévolos principios, a través de la enseñanza y los medios de comunicación, lobotomización que ha provocado una pavorosa decadencia de la civilización occidental.

Ésta se describe magníficamente en la obra de Peirs Compton «The Broken Cross» (La cruz torcida, 1981), donde se afirma que «Hay un sentir en el exterior de que nuestra civilización está en peligro de muerte. Es un despertar reciente… Porque la civilización declina cuando la razón se pone de cabeza, cuando lo malvado y abyecto, lo feo y corrupto, son convertidos aparentemente en las normas de las expresiones sociales y culturales… cuando la maldad, bajo una variedad de máscaras, toma el lugar del bien […] Nosotros, los de esta generación… nos hemos convertido en las víctimas dispuestas, inconscientes, o resentidas de tal convulsión. De ahí, el aire de inutilidad que nos ha impregnado, un sentimiento de que el hombre ha perdido la fe en sí mismo y en la existencia como un todo… Nunca antes el hombre ha sido abandonado sin una guía o compás…. divorciado de la realidad… sin religión» (p. 1-3) […] Vemos… la obra de un plan de siglos y deliberado para destruir a la Iglesia desde adentro. Aun así hay más pruebas de todo tipo sobre la existencia de esa conspiración de las que hay sobre algunos de los hechos comúnmente aceptados de la historia… La orquestación secreta, que se ha ocultado a los académicos, así como a la mente del público, ha sido el trasfondo o la fuerza impulsora de gran parte de la historia mundial» (p. 4).

El programa Illuminati, el Manifiesto Comunista, los Protocolos de los Sabios se Sion, los postulados de la Escuela de Framfurt… todo este corpus luciferino tiene su icono, su logotipo, su símbolo…

Ya lo decía el masón Conde de Maistre (1753-1821), quien durante quince años había sido masón: «Hasta ahora, las naciones fueron asesinadas por conquista, es decir, por invasión. Pero aquí surge una pregunta importante: ¿puede una nación no morir en su propio suelo, sin reasentamiento o invasión, al permitir que las moscas de la descomposición corrompan en el mismo núcleo aquellos principios originales y constituyentes que lo hacen lo que es?».

Las moscas, sí…Corrompida la civilización cristiana, infectada, degenerada, degradada y podrida por la ideología del marxismo cultural, su putrefacción atrae a las moscas, que revolotean implacables alrededor de una cabeza de cerdo descompuesta que simboliza Occidente en la actualidad: cuadro dantesco para el inminente Armageddón.
Moscas comandadas por Belcebú, su Señor, el Señor de Weishaupt, de Marx, de Lenin, de Frankfurt, del NOM…


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish