Connect with us

Cartas del Director

España, campo de experimentación de los poderes mundialistas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es preciso refutar la falaz afirmación de que los inmigrantes que están llegando a España de forma masiva sean pobres que huyen de las guerras en sus países. Eso es un cuento. Las cifras demuestran lo contrario. Sólo el 5% de los que vienen a España son realmente refugiados. Estos son los menos pobres porque pagan miles de dólares para el viaje y para obtener documentos falsos.

¿Refugiados? Casi ninguno. La mayoría son inmigrantes económicos. Dado que son viajes ilegales, el 90% de ellos dependen de las organizaciones criminales y, por tanto, aquellos que quieren embarcar deben ser capaces de pagar miles de dólares para asegurarse los servicios de los traficantes. No todo el mundo puede pagar estas cantidades, por lo que no son tan pobres.

Tampoco es cierto que los gobiernos africanos necesiten más ayuda. Ya se les ayuda mucho, hay una especie de Plan Marshall cada año. África es el continente con mayor asistencia en materia de ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo. Pero el problema es que gran parte de ese dinero no se utiliza correctamente. La corrupción gubernamental y el tribalismo alimenta a mucha gente. Es necesario un cambio de paradigma, el desarrollo de África no se puede importar. África tiene el deber de valerse por sí misma. Menos dinero y mejores gobiernos. Eso sería el principio de la solución.

Los gobiernos africanos son a menudo los primeros responsables del masivo éxodo a Europa. Las migraciones son protagonizadas por individuos que tienen medios, no de personas que vienen de aldeas remotas. Por lo tanto, la responsabilidad principal recae precisamente en el desánimo inducido por el amiguismo y la corrupción que lleva a muchos a ver la salida como última esperanza.

Al menos durante los dos últimos años, las redes terroristas están implicadas en el tráfico de personas, del que sustraen recursos para adquirir armas. La existencia de estas rutas de migración también puede facilitar la circulación de terroristas de África a Europa.

Matemáticamente, si no se hace nada para bloquear el flujo de la inmigración ilegal, si ninguna remigración (retorno a su país) es puesta en marcha, para la segunda mitad del siglo XXI, España será otro país bien distinto al que conocemos. España será un país africanizado y tercermundista enfocado a violencias etno-religiosas incesantes y a la pauperización, con un éxodo masivo de los españoles de origen a territorios más seguros. Si alguien no para esto, simplemente España desaparecerá en este mismo siglo, incluso puede ser que su propio nombre. Pero esta perspectiva de medio y largo plazo es ignorada totalmente por las oligarquías, que piensan y actúan solo a corto plazo, ya que los dirigentes actuales estarán muertos o serán nonagenarios cuando el hundimiento final se produzca. Es el reflejo de una sociedad de lo inmediato, que no se proyecta en el futuro, que olvida su pasado, que toma Prozac o fuma porros para no pensar en el presente.

Existen también fuerzas muy poderosas que desean la destrucción étnica de Europa. Estas fuerzas se infiltran en el Estado español y los otros, en la tecnocracia europea, en las oligarquías mediáticas, partitocráticas y sindicales. Ellas imponen la ideología inmigracionista y colaboran con la enemigo.

Fundamentalmente antidemocráticos – antipopulistas, como dicen en su jerga-, animados por un sentimiento nihilista de odio hacia la cultura, la historia y el enraizamiento de las naciones europeas, estas fuerzas empujan a las autoridades políticas de derecha o de izquierda a un etnocidio de los europeos. Todo está hecho para dejar entrar la marea migratoria y para destruir la raíces culturales de las identidades europeas, especialmente en la enseñanza pública y los medios de comunicación.

El etnopluralismo es como el motor de agua, nunca funcionó en ninguna parte y nunca funcionará. Es una idea a enterrar en el cementerio de las utopías, como el comunismo. Existe una incompatibilidad de vida en común en una misma unidad política entre las poblaciones étnicamente diferentes. Las excepciones no son más que burbujas artificiales compuestas de élites. Incluso si esto evidencia la imposibilidad del etnopluralismo, revelado ya por Aristóteles, es un tabú, una prohibición ideológica, y ella es precisamente evidente para los que viven en una zona étnicamente mixta. Esto no es sentido por las elites inmigracionistas y antiracistas simplemente porque esta gente, al contrario que las capas más humildes, no viven ni están jamás en contacto con sus queridos inmigrantes, que no son para ellos más que abstracciones. Es por lo que difunden para los otros -no para ellos- el concepto de vivir-juntos. La ecuación es simple: a partir del momento donde la inmigración ilegal es autorizada por el Estado, con una tasa de reproducción de dos a tres veces superior de las poblaciones inmigrantes, y una huida de las elites jóvenes, o gobierna un proyecto político identitario o España estará muerta en veinte años.

Sé que a los que mueven los hilos del cotarro les preocupa el rugido del león identitario y no el inofensivo aleteo de los lepidópteros mundialistas, aunque se vistan de progresistas o de rumiantes católicos, que vuelan siempre hacia los lugares comunes que han sido marcados para la destrucción del núcleo de la unidad familiar, la disolución del sentido de la identidad nacional, la aniquilación de los lasos afectivos en torno a valores trascendentes, el debilitamiento de los ideales defensivos, el anestesismo de la moral natural, la promoción de cualquier tara antisocial, la llegada de millones de inmigrantes y el fin hegemónico de las comunidades étnicas que conforman el ser europeo.

El deterioro de instituciones como la educación y la familia ha sido posible gracias a la implantación en la sociedad española de injertos ideológicos que han hecho florecer un estado mayoritario de opinión contrario al nivel de conciencia moral que muchos reclamamos y por el que estamos siendo tan atacados.

La sociedad española, y en general la europea, está siendo el campo de experimentación de los poderes mundialistas para que el siglo XXI sea el primero de la historia en el que tenga lugar en Europa un cambio demográfico, sin que los ocupantes del nuevo espacio hayan tenido que guerrear para conseguirlo. Los promotores de ese siniestro plan tienen nombres y apellidos, domicilios sociales, puntos anuales de reunión, acciones mayoritarias en las principales corporaciones financieras. Hablar del aborto, de la familia o de la destrucción de los valores cristianos, sin atreverse a mencionar la bicha, es lo mismo que reconocer una enfermedad y fingir desconocer los males que la provocan, pese a su notoria visibilidad. ¿Podría Caritas explicarnos el valor que tendría su defensa del humanismo cristiano en una sociedad donde los cristianos seremos minoría antes de 80 años?”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cartas del Director

Un PSOE sin voz, al servicio de Sánchez

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Con la excepción de algunos de sus dirigentes históricos, como Felipe González, Joaquín Leguina y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que nada práctico acaban por hacer, y un más que circunspecto Emiliano García Page, un espeso manto de silencio se extiende entre las filas socialistas ante el último «doble mortal» político de su secretario general, Pedro Sánchez, que, ayer mismo, comenzó a negociar su investidura con ERC, un partido separatista que ha encabezado el golpe antidemocrático en Cataluña y que no parece dispuestos a renunciar a ninguno de sus postulados, todo lo más, a amoldarse a un apaciguamiento tacticista, condicionado a la liberación de sus dirigentes encarcelados y a la apertura de una mesa de negociación que, por sí sola, pone en tela de juicio los principios constitucionales del Estado. Ni siquiera la inveterada vocación de poder del PSOE, una anomalía en el mundo occidental, explica la ausencia de críticas internas ante una apuesta que, como describió gráficamente el dirigente castellano-manchego, puede obligar a Pedro Sánchez «a gobernar de rodillas».

Podría entenderse, incluso, que la pasiva reacción de los cuadros del partido ante los malos resultados electorales y la amenaza de podemización del futuro Gobierno se debiera a la misma perplejidad que embarga al resto de los españoles, pero que el PSOE en su conjunto sea incapaz de reaccionar ante las supinas contradicciones, las palmarias incoherencias, las falsas promesas, las medias verdades y las mentiras completas del presidente del Gobierno en funciones carece de explicación racional. Porque no es baladí, y las consecuencias se verán en el medio plazo, que un político con las responsabilidades de quien gobierna la Nación, prometiera en el debate electoral, no hace ni quince días, que iba a reintroducir en el Código Penal el delito de convocatoria ilegal de referendos, llevar al sistema educativo de toda España una asignatura de formación en valores constitucionales y modificar la elección del Consejo de la televisión pública de Cataluña y, ahora, esté recabando apoyos parlamentarios de los mismos partidos contra quienes estaban pensadas esas mismas medidas.

Si, ciertamente, es un tópico que las promesas electorales están hechas para no cumplirse, lo que los ciudadanos están viviendo es la superación del marxismo por parte de Pedro Sánchez, pero el de Groucho. Sin duda, hay que insistir en ello, está manera de contemplar la política como un mero instrumento de provecho personal explica que el PSOE se haya dejado más de setecientos mil votos en unas elecciones que han visto la debacle de Ciudadanos y la fuerte caída de Podemos. Ni a su derecha ni a su izquierda los socialistas han sido capaces de recuperar apoyos, y vuelven a sus peores resultados.

Que el secretario general socialista se asienta sobre una militancia radicalizada, se demostró en las primarias del partido. Que un PSOE alejado de sus tradicionales postulados socialdemócratas está muy lejos de la mayoría social, también. De ahí que no sean de recibo los intentos de Sánchez de trasladar la responsabilidad de un Gobierno como el que se prepara, forzosamente condicionados por quienes pretenden, lisa y llanamente, acabar con el actual sistema constitucional, a los partidos del centro derecha.

Por supuesto, es posible una alternativa a la conjunción de la extrema izquierda populista con el separatismo, como admiten dirigentes caracterizados del Partido Popular que, dicho sea de paso, expresan sus opiniones con libertad y normalidad, pero para ello sería imprescindible que el candidato socialista diera un primer paso esa dirección. Porque los hechos son diáfanos: el mismo domingo Pedro Sánchez, sin atender la llamada de Pablo Casado, ya había decidido cubrirse la espaldas de su fracaso.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

El 95% de los españoles ya no podrá dormir

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

En el mes de septiembre, Pedro Sánchez concedió una entrevista al presentador de “Al Rojo Vivo” Antonio Ferreras. Allí analizó la falta de apoyos para lograr la investidura y la próxima convocatoria de elecciones generales que se celebró el pasado fin de semana. Allí pronunció unas palabras que hoy, en medio del anuncio de preacuerdo para formar gobierno con Podemos a las 48 horas de las elecciones, serán recordadas y carne de meme.

Sánchez aseguró que “ni él 95% por ciento de los españoles no dormirían tranquilos” con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como vicepresidente. Hoy le recordarán al líder socialista esas palabras ya que hace tan solo unos minutos anunció en una declaración conjunta con el secretario general de la formación morada que ambas formaciones han alcanzado un preacuerdo “para conformar un Gobierno de coalición progresista que combine la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos”, en palabras del líder morado.

El principio de acuerdo se ha alcanzado en menos de 48 horas desde las elecciones generales del pasado domingo y ha sido rubricado en un acto solemne ante los informadores gráficos. En su declaración no hubo ni preguntas ni respuestas, tan sólo una declaración institucional de los líderes del PSOE y de Unidas Podemos


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

España no puede perder más tiempo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

(R) Convocadas a la medida de las expectivas y los cálculos particulares de Pedro Sánchez y su equipo de asesores, con los que ayer no tuvo pudor en ignorar la jornada de reflexión para posar en una burda imagen de propaganda partidista tomada en La Moncloa, las elecciones generales de hoy sitúan a los votantes ante la alternativa del desbloqueo parlamentario o de la ingobernabilidad a la que como consecuencia de la fragmentación del voto se ha abonado España.

Las cuartas elecciones celebradas en los últimos cuatro años corren el riesgo de convertirse en la enésima semifinal que disputan la izquierda y la derecha, cada una por su lado, para hacerse con la hegemonía del voto de sus respectivas parroquias de seguidores, unas primarias encubiertas en las que los verdaderos problemas y retos a los que se enfrenta España, crecientes según pasa el tiempo y se retrasan las reformas y las decisiones políticas, resultan secundarios para los partidos. El frenazo del crecimiento económico o el desafío del separatismo no pueden esperar a que Pedro Sánchez logre -en la jornada de hoy o dentro de unos meses, en una próxima convocatoria electoral- la representación parlamentaria que considere necesaria para gobernar en solitario. España no puede permitirse perder más tiempo, ni una nueva prórroga de los presupuestos que Mariano Rajoy dejó en herencia y que, paradójicamente, han servido hasta ahora de muro de contención para el irresponsable populismo económico que anuncia Sánchez.

El pulso que el PSOE libra con Podemos está en la raíz de las segundas elecciones generales de este 2019, una batalla sectorial y cainita cuyo traslado a un centro-derecha también fragmentado ha contribuido a perpetuar la provisionalidad que condiciona y lastra el futuro inmediato de España. Con la opción de Ciudadanos muy debilitada como bisagra -primero dejó caer a Rajoy y más tarde jugó la baza, también puramente táctica, de no apoyar a Sánchez-, el centro-derecha reaparece hoy como la única alternativa para impedir que el PSOE tome las riendas de la nación en un momento de especial gravedad, definido por amenazas internas y externas. El extremismo que sembró Rodríguez Zapatero, ahora cultivado por Sánchez, no solo ha dado pie a la fractura y la radicalización de una izquierda descentrada y partida, sino a la división política de la derecha, que de la mano de Aznar y Rajoy y desde la unidad proporcionó a España los mejores años de su reciente historia legislativa. Por acción u omisión, también se acumularon errores, expuestos y denunciados en estas mismas páginas, pero no en el grado caricaturesco que algunos insisten en presentar a los votantes para priorizar su guerra particular y sacrificar los intereses de Españas. Son estos, y no otros, los que hoy nos llevan a las urnas.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: