Connect with us

Economía

España, un país al borde de la bancarrota

Published

on

Imágenes como ésta son cada vez más frecuentes en las calles españolas.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

RC.- En la historia contemporánea de España (dos últimos siglos), nunca se había conocido una situación económica y moral tan desastrosa como la que enfrenta el país en estos momentos, sin una guerra o una revolución de por medio. De hecho, ha habido revoluciones y guerras que no han llevado a la economía nacional hasta este punto.

El régimen del 78 ha endeudado al país a espaldas de los intereses de los gobernados. Los partidos han agredido y expoliado a sus votantes, y todo para financiar sus redes clientelares y los intereses de los oligarcas del Ibex.

La estabilidad de nuestra economía no es que penda de un hilo, es que vivimos literalmente en tiempo de descuento. Una situación de pánico que puede hacer estallar nuestra burbuja de deuda mucho antes de lo previsto, lo que nos recuerda dónde estamos en realidad: en un nivel de endeudamiento exterior y de las AA.PP. inasumibles que llevarán a España a la suspensión de pagos antes o después. Nos están vendiendo una recuperación irrisoria sostenida por ríos de deuda y especulación.

En 1975, después de 15 años de desarrollo fulgurante que nos convirtió en la octava potencia económica mundial, y después de haber realizado más inversiones públicas que en toda la historia anterior, la deuda era cero, lo que demuestra lo que España es capaz de hacer cuando su economía la dirige gente competente y honrada, y lo que ocurre cuando está en manos de indocumentados y corruptos cuya única patria es el dinero. Al final del PSOE de González, después de haber saqueado 250.000 millones de euros de las cotizaciones sociales (entonces no había cajas separadas) para financiar gasto corriente y desmantelar la industria nacional, la deuda de las AA.PP. era de 410.000 millones de euros. Al final de Aznar, que vendió a precio de saldo todas las grandes empresas públicas, 478.000 millones. Con Zapatero 956.000, y a fin de 2014, ¡1.526.000 millones!

En solo tres años Rajoy incrementó la deuda total en 570.000 millones de euros, el 145% del PIB oficial, equivalente al endeudamiento de los 33 años de 1975 a 2008. En esos tres años no hubo creación, sino destrucción de riqueza: el PIB a precios de mercado de 2014 fue inferior en 17.000 millones de euros al de 2011. ¿Y en qué han despilfarrado estos inútiles esa deuda monstruosa? La mitad en pagar los agujeros de la oligarquía del Ibex, que en agradecimiento nos cobran 48.000 millones de euros anuales de más por los bienes y servicios que suministran a las AA.PP., y la otra mitad para financiar la gigantesca red clientelar, que en agradecimiento, desde los grandes capos hasta el último concejal con poder para adjudicar o recalificar, se lo están llevando crudo. En 1975 la renta per cápita de Irlanda era igual a la nuestra: hoy es un 38% más.

El resumen es que España está mucho más cerca del colapso que de la recuperación, porque no es solo que lo debido es ya imposible de devolver, es que la deuda sigue creciendo sin pausa porque el modelo territorial hace imposible nivelar las cuentas. Y así seguirá hasta que todo este entramado de despilfarro y corrupción como jamás ha existido ni en España ni en Europa acabe saltando por los aires. El peor de los males que un gobierno, incluidas las dictaduras totalitarias, puede causar a la sociedad gobernada consiste en el sacrificio consciente de las generaciones futuras. Ese sacrificio no solo incluye la ausencia de perspectivas económicas para nuestros hijos y nietos, sino también la más absoluta miseria moral. Los políticos de la democracia están consiguiendo lo que parecía imposible: que la opulencia de unos pocos se logre con la miseria actual y futura de toda una nación.

Ningún gran partido de los que se presentan el 10-N plantea una reducción drástica del gasto público, solo paños calientes. ¿Pero en manos de quién está España? Es como si pensaran que esta orgía de gasto no tiene fin. Se equivocan radicalmente: los ganadores de las elecciones culminarán la quiebra de España, porque es obvio que este disparate no podrá durar otros cuatro años, aunque antes nos arruinarán a impuestos, llevarán a la miseria y al hambre a más millones aún, degradarán los sueldos miserables de los nuevos empleos, si es que antes no nos meten en un corralito y se quedan con nuestros ahorros.

No existe en el mundo ningún modelo de Estado cuya estructura territorial suponga un despilfarro anual del 10% del PIB. Cuyo nivel de nepotismo y corrupción, tanto institucional como personal, alcance los niveles de nuestro país. Cuyas regiones se hayan erigido como auténticos Estados independientes, con decenas de miles de leyes diferentes, lo que hace más difícil el movimiento de mercancías y la instalación de empresas entre los países de la UE, y dotándose con todas las instituciones propias de un Estado de verdad, desde parlamentos a todo lujo a servicios meteorológicos. Todo multiplicado por 17.

Solo más y más impuestos, como si ello fuera a servir para financiar lo infinanciable. Aparte de que hemos llegado al límite de exacción fiscal sobre las familias y la pymes, estamos en el máximo de toda la OCDE, y donde la fantasía de “acabar con el fraude fiscal”, que ha aportado “decenas de miles de millones”, es exactamente eso, una fantasía. Las bases imponibles son las que son y de donde no hay no se puede sacar. El problema de España no son los ingresos, son los gastos desaforados de un modelo de territorial disparatado y corrupto hasta la médula; y todos los partidos están por mantener el modelo y el gasto y robar al pueblo hasta que todo el sistema salte por los aires, que saltará, no lo duden.

Empecemos por Teresa Ribera, ministra no de ‘Energía’ sino para la ‘Transición Ecológica’, una memez no ya marxista-ecologista sino lo siguiente, pero no es una broma, empobrecerá gravemente a las familias y dañará la competitividad de la nación, llevando el precio de la energía al nivel más alto del mundo desarrollado. Esta irresponsable pretende cerrar el carbón y las nucleares, ya lo hicieron en los ochenta desmantelando cuatro centrales nucleares gigantes, lo que ha encarecido en forma permanente el recibo de la luz en 2.700 millones de euros año. Pero los españoles tenemos mala memoria y peor información.

Si gana Pedro Sánchez y su Gobierno socialista cierra, como pretende, las centrales de carbón y las nucleares, ese disparate nos costaría a los españoles 8.700 millones de euros anuales. Adicionalmente, plantean la subida de impuestos a la producción eléctrica en 800 millones, por las emisiones de CO2 y ‘daños medioambientales’, en total 9.500 millones de euros equivalente a un 50% de subida en el recibo de la luz, que ya hoy es el segundo más caro de Europa. Pero esto no es todo, Sánchez quiere añadir además los impuestos ‘ecológicos’ a las gasolinas, a los gasóleos, al gas y a la electricidad, “porque no afecta a los trabajadores”. Solo en carburantes supondrán un incremento de impuestos de 3.900 millones de euros.

A todos estos hachazos fiscales, que empobrecerán a millones, se unen subidas programadas de 6.500 millones de euros a los ‘ricos’, es decir, a los trabajadores especializados y la clase media, 3.000 millones de impuestos a los bancos, que trasladarán de inmediato a los clientes, y una subida histórica de 12 puntos de la imposición al ahorro de las familias. España se situará así a la cabeza de la OCDE en presión fiscal sobre la clase media. Esto, unido a la finalización en diciembre de la compra de deuda por el BCE, casi el único comprador actual de la deuda española, y al inicio de subida de tipo en 2019, creará unas condiciones económicas y financieras insostenibles para obtener en los mercados los 230.000 millones de euros que necesitamos anualmente para no suspender pagos.

Para acabar de arreglarlo, en el primer trimestre de 2019 se ha batido el récord de endeudamiento, con 16.300 millones de euros, el 5,6% del PIB, cifra que no coincide con la de déficit, en torno al 3%, lo que significa que están camuflando gasto corriente como de capital que no computa como déficit, y los próximos trimestres serán peor, por el agravamiento de la desaceleración ya iniciada. Y las pensiones no solo están quebradas, como acaba de afirmar el Tribunal de Cuentas, es que son infinanciables: 3.000 millones más de déficit por una inflación mayor de lo esperado, 9.000 para pagar la extraordinaria en unos días, y lo mismo en diciembre, más un agujero mensual de 1.000 millones de euros (10.500 millones de gasto y 9.500 millones de ingresos por cotizaciones sociales) que tiene que ser cubierto por el Estado. Nos van a aplastar a impuestos, mientras dedican ríos de dineros a los golpistas catalanes, al PNV y a los ‘sin papeles’.

Y luego los bancos, cargados de deuda pública hasta las orejas, y no solo de España sino también de Italia, los segundos tenedores de deuda italiana después de Francia y equivalente al 5% del PIB. Y con más de un 20% del PIB de deuda española, su supervivencia depende de que el Estado se la devuelva, pero con un ratio de deuda total/PIB del 137% (no el camelo del 98% de la deuda PDE, con que Gobierno y medios engañan a los ciudadanos), eso es algo metafísicamente imposible. Tanto bancos como aseguradoras están solos ante el peligro de la deuda de las AAPP, y a partir de diciembre, sin San BCE que venga a ayudarlos. Parece que nunca pasa nada y que los problemás se solucionan solos, nada más falso, pasará, no lo duden, y cuando pase será a velocidad de vértigo.

Pero si en lo económico vamos directos a un largo y oscuro valle de sombras, en lo político el tema es infinitamente más grave, porque es la unidad de la nación más antigua de Europa y la tercera del mundo la que Sánchez está a punto de destruir. En su ignorancia oceánica, Sánchez habla de un Estado federal sin saber que los estados federales se han dado voluntariamente esa forma para integrar partes que estaban separadas, lo que no es el caso de España. Menos sabe aún que en los estados federales el gasto no centralizado es de un tercio del gasto total, mientras que en España es ya de dos tercios.

Pero, sobre todo, tiene que pagar el peaje a los enemigos de España que le mantendrán como presidente. En el minuto uno quitó el control de gasto para que los golpistas de la Generalitat puedan financiar cómodamente toda su maquinaria propagandística de odio, la persecución y discriminación implacables a los no nacionalistas, la reapertura de ‘embajadas’, y la preparación de un nuevo golpe de Estado. Van a acercar a los golpistas presos, y amnistiarlos después, como en febrero del 36. Esto ha producido una euforia tal entre los independentistas que el ‘conseller’ de Exteriores de la Generalitat ofrece ya la nacionalidad catalana a Baleares, Aragón y Valencia.

En definitiva, somos un país al borde de la bancarrota económica y la hecatombe social. Que Dios nos coja confesados.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Economía

Hoy volvemos a lo mismo, al tiempo de los escarabajos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Al estudiar el pasado siempre me llamó la atención el carácter siniestro y absurdo de las dos repúblicas. Recoge Lerroux en algún escrito un dicho de la Restauración: “No todos los republicanos son canallas, pero casi todos los canallas son republicanos”. Lerroux fue uno de los republicanos más esforzados, fue quien convirtió el republicanismo en un movimiento de masas a principios del siglo XX, y tuvo ocasión de señalar en sus memorias las intrigas y odios feroces en su propio movimiento, sin excluir incitaciones a asesinarle. Tendencia a la algarabía, la maniobra ruin o la corrupción si llegaba la oportunidad.

Esa tradición pareció cambiar a principios de los años 30, cuando muchos de los principales escritores del país cobraron afición a la república, aportándole una especie de seriedad intelectual. Ortega y Gasset, uno de los más descollantes, quiso convertir a Cambó a la fe republicana, pero el catalán, buen conocedor del paño, le replicó que del nuevo régimen sólo podía esperarse una era de convulsiones. Ortega, furioso, se marchó dando un portazo, y poco después firmaba, con Marañón y Pérez de Ayala, un manifiesto antimonárquico que tuvo extraordinaria influencia sobre la opinión y valió a los tres el apelativo “Padres espirituales de la República”.

Vale la pena recoger las opiniones de dichos padres espirituales, sólo seis o siete años después, sobre el régimen que tanto habían ayudado a traer. Ortega criticaba ácidamente la frivolidad de los intelectuales extranjeros firmantes de adhesiones a una imaginaria democracia española de la que ignoraban casi todo. Pérez de Ayala escribía con dureza más directa contra los republicanos: “Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco. Nunca pude concebir que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza”; “En octubre del 34 tuve la primera premonición de lo que verdaderamente era Azaña”.

Marañón expresa incluso más vívidamente sus sentimientos: “¡Qué gentes! Todo es en ellos latrocinio, locura, estupidez. Han hecho, hasta el final, una revolución en nombre de Caco y de caca”; “Bestial infamia de esta gentuza inmunda”; “Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado. ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado?”; “Horroriza pensar que esta cuadrilla hubiera podido hacerse dueña de España. Sin quererlo siento que estoy lleno de resquicios por donde me entra el odio, que nunca conocí. Y aun es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos”.

Y así sucesivamente. No menos significativas son las continuas invectivas de Azaña, rebosantes de amargura y despecho hacia los “botarates”, “incapaces” o “loquinarios” que, a su juicio –y los conocía bien, bastante mejor que a sí mismo–, componían los cuadros de mando del republicanismo. Capaces solo de una política tabernaria, de amigachos, incompetente, de codicia y botín sin ninguna idea alta». Las memorias de otros dirigentes de entonces tienen parecidos tonos. (En LD, 13-4-2o05)

¿Cómo es posible que estemos volviendo a lo mismo? Muy sencillo, porque estas frases son desconocidas para la inmensa mayoría. Porque la historia la han falsificado a fondo los herederos de aquellos estúpidos y canallas escarabajos, que ahora están en el poder, haciendo con él lo que siempre han hecho. Porque quienes tenían el deber de oponerse han obrado como sus auxiliares y la historia ha pasado en balde, sin permitir la experiencia. Mientras los auxiliares de los escarabajos «miran al futuro».

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

Grupos de violentos saquean tiendas durante las protestas independentistas en Barcelona

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los Mossos d’Esquadra han detenido en la noche del sábado a tres personas por saqueos a comercios y tiendas en el centro de Barcelona durante la violencia independentista registrada en Cataluña, según ha informado la policía autonómica.

Los detenidos están pendientes de pasar a disposición judicial por “robo con fuerza” en las tiendas del centro de la ciudad, especialmente las de telefonía, electrodomésticos y ropa.

En estas imágenes se puede observar como, amparados por la violencia independentista, saquean una tienda de una conocida marca de telefonía móvil.

En estas imágenes se puede ver también como los radicales se llevan televisores de una tienda.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron en la noche del sábado al domingo a 13 personas en el marco de las protestas, en un dispositivo en el que cuatro agentes resultaron heridos, mientras que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a 14 personas, 11 de las cuales fueron en Barcelona.

Los grupos violentos que las últimas noches han provocado el caos en Barcelona dieron una pequeña tregua durante la noche del sábado al domingo, con momentos de tensión pero sin disturbios relevantes.

Así, la cifra de detenidos por parte de los Mossos d’Esquadra descendió respecto a anteriores noches, ya que las detenciones se redujeron a 13 personas, en un dispositivo en el que cuatro agentes resultaron heridos, según ha informado el cuerpo policial autonómico.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Economía

Los transportistas se dejan 25 millones al día por las revueltas de Cataluña

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Las revueltas violentas producidas en Cataluña por la publicación de la sentencia del procés están generando una ingente factura económica para la región. Un impacto que a medio plazo puede frenar al turismo, pero que también afecta a otros sectores. El que se ha llevado el primer golpe de la traca económica que han generado las protestas ha sido el transporte de mercancías: cada día de disturbios el sector se deja 25 millones de euros.

Son los cálculos que maneja la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer). De estos 25 millones, quince proceden del transporte internacional que se deja de realizar y diez del comercio nacional interrumpido por las protestas. «Nos hemos convertido en rehenes de las movilizaciones», explica a este periódico el secretario general de la organización, Juan José Gil.

Los radicales han puesto en el punto de mira de sus protestas las principales infraestructuras de transporte de la región. En los últimos días estos grupos han paralizado el aeropuerto de Barcelona-El Prat, la conexión de alta velocidad entre la Ciudad Condal y Gerona y la autopista de peaje AP-7. Entre todas ellas, es la última la que tiene carácter estratégico para el transporte de mercancías.

Esto se debe a que la AP-7 es, a la altura de La Junquera, el principal paso fronterizo entre España y Francia por carretera. Una «puerta» por la que circulan el 60% de los productos españoles que se exportan a Europa por esta vía. Según Fenadismer, esto se traduce en que cada día más de 20.000 toneladas de productos agrícolas, mercancía general, hidrocarburos y productos siderúrgicos y de construcción cruzan hacia Francia. Esta semana, sin embargo, los 10.000 camiones que normalmente transitan diariamente esta carretera han sido sustituidos por convoyes de radicales independentistas.

Los transportistas no tienen alternativa a la AP-7. La Generalitat prohibió el año pasado que los camiones circulen por las carreteras nacionales cuando pasen por la región. «Es un problema adicional a las protestas. Los turismos pueden tomar desvíos, pero los transportistas no. Algunos se están arriesgando, pero se enfrentan a multas de hasta 500 euros», explica Gil. Ante esta tesitura, las organizaciones de transportistas han reclamado a la Generalitat que levante temporalmente el veto a los camiones. Además, han remitido cartas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a los Ministerios de Fomento e Interior, para que garanticen el tránsito de la AP-7.

Pese a ello, en el sector son bastante pesimistas respecto a la respuesta del Gobierno. «No es la primera vez que las protestas independentistas bloquean las carreteras. El Ejecutivo nunca toma medidas para evitar que esto suceda», explican fuentes de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que asimismo aseguran que el sector ya se dirigió al Ejecutivo de Pedro Sánchez antes de que se publicara la sentencia para conocer si tenía «algún plan» para evitar el colapso.

Toda esta situación amenaza con debilitar la demanda exterior, ya que el 80% de las exportaciones españolas hacia Europa viajan por carretera. «Los clientes están empezando a buscar alternativas. No pueden esperar porque muchos de los productos de los que compran a España son perecederos», explican desde Fenadismer.

El ataque impacta sobre un sector que se resistía a la desaceleración. Las exportaciones son el motor económico que estaba ganando peso en el PIB, ante el desplome del consumo interno. Pese al proteccionismo y la guerra comercial, las ventas al exterior crecieron un 2% hasta julio. Si bien a esta misma altura de 2018 aumentaban con más fuerza, un 3,8%, el déficit comercial se ha reducido un 3,6% frente al año pasado.

Repunte exportador

Todo ello provoca que la demanda exterior aportará este año, según el Gobierno, seis décimas al crecimiento, frente a la aportación negativa de 0,3 puntos del año pasado. Precisamente, Cataluña era, junto a Madrid, la comunidad que más estaba contribuyendo hasta julio a este avance, con 0,7 puntos del crecimiento total y un aumento del 2,8% de sus exportaciones. Una situación positiva para la maltrecha economía catalana que, ante los tumultos independentistas, ahora está en jaque.

Pero no solo el comercio transfronterizo se está viendo afectado por las protestas de los radicales. Los comercios urbanos están quedando desabastecidos por los disturbios violentos que se viven en las últimas horas en las ciudades. Una crisis que puede recrudecerse hoy, cuando está convocada una huelga general para toda Cataluña. El presidente de la patronal logística UNO, Francisco Aranda, califica de «ilegal» esta movilización y advierte de la «incertidumbre» que está generando en la industria catalana. «Nadie sabe cuando recobraremos la normalidad», sentencia.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: