Connect with us

Internacional

Hay que hacer pagar a China por la pandemia del coronavirus

Published

on

Es absolutamente esencial que la Administración Biden saque de su error a los dirigentes chinos si piensan que pueden esparcir un nuevo patógeno, o lo que quiera que estén maquinando, sin pagar un elevado precio. En los laboratorios chinos los investigadores manejan patógenos mucho más mortíferos que el SARS-CoV-2, incluidos aquellos que podrían no afectar a los chinos pero enfermar o matar a cualquier otro individuo. En la imagen (Johannes Eisele/AFP, vía Getty Images), dos trabajadores del Instituto Virológico de Wuhan, el 23 de febrero de 2017.
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

Por primera vez en la Historia, un país ha atacado a todos los demás al mismo tiempo, con una maniobra audaz.

China cometió ese crimen horrible adoptando una serie de medidas, en diciembre de 2019 y enero de 2020, para esparcir deliberadamente el covid-19 más allá de sus fronteras.

La comunidad internacional debe imponer severos costes al régimen chino por mor de la disuasión, entre otras razones. ¿Por qué? Porque China ha cometido el crimen del siglo y puede perfectamente planear una nueva monstruosidad.

Hay indicios extremadamente perturbadores de que el Ejército Popular de Liberación del Partido Comunista chino diseñó el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus causante de la enfermedad, o bien almacenó el patógeno en un laboratorio, muy probablemente en el Instituto Virológico de Wuhan, que ha albergado más de 1.500 cepas de coronavirus, realizado peligrosos experimentos de ganancia de función, no ha cumplido los protocolos de seguridad y se encuentra a sólo unos kilómetros del primer caso conocido de covid-19.

Loading...

Por lo demás, ese primer caso no tenía vinculación con el mercado de pescado de Wuhan. Quienes creen en la teoría de la transmisión zoonótica apuntan, precisamente, a dicho mercado como foco transmisor.

El origen del coronavirus está por determinarse. El pasado 26 de mayo, el presidente Joe Biden ordenó a la comunidad de inteligencia que tuviera listo en tres meses un informe sobre la cuestión.

No obstante, los norteamericanos no necesitan seguir esperando para determinar la culpabilidad de Pekín. Aun cuando el coronavirus no fuera en un principio un arma biológica, el mundo ya dispone de la suficiente información como para concluir que el régimen chino lo convirtió precisamente en eso.

Fue el 20 de enero del año pasado cuando Pekín admitió que el covid-19 era transmisible entre humanos. Pero en Wuhan había médicos que sabían con seguridad que se estaban produciendo contagios a un elevado ritmo ya en la segunda semana de diciembre. Así que Pekín lo sabía o tuvo que saberlo unos pocos días más tarde.

Entonces, los dirigentes chinos emprendieron una campaña de engaño y aseguraron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ese tipo de transmisiones no era probable. Debido a las seguridades dadas por Pekín, la OMS emitió el 9 de enero un comunicado –y un infame tuit cinco días más tarde– en el que aventó las falsas garantías chinas.

Para empeorar las cosas, Xi Jinping presionó a varios países para que no impusieran restricciones a los vuelos procedentes de China, mientras en su propio país él confinaba lugares como Wuhan y sus alrededores. Obviamente, con esto último pensaba contener la expansión de la enfermedad. Al presionar a otros países para que no impusieran restricciones de viaje, sabía o tenía que saber que estaba esparciendo la enfermedad. Quienes salieron del gigante asiático convirtieron una epidemia que no debió salir de la China central en una pandemia global.

Claramente, Xi vio cómo el coronavirus hacía estragos en su propia sociedad. Si hubiera buscado estragar a otras sociedades para nivelar el terreno de juego, habría hecho exactamente lo que hizo. La única explicación que encaja con los hechos es que Xi esparció maliciosamente el covid-19 por el mundo.

Tras admitir que el virus era transmisible entre humanos, China trató de convencer al mundo de que la enfermedad no era grave. El 21 de enero, el día después del anuncio de Pekín sobre la capacidad de contagio del virus, los medios dijeron que la enfermedad no sería tan grave como el SARS, la epidemia de 2002-03. El SARS infectó a unas 8.400 personas y mató a unas 810. Ahora bien, para entonces los dirigentes chinos sabían que el covid-19 era mucho peor que el SARS, pues habían visto lo que la nueva enfermedad estaba causando en su propio país. Esa falsedad tuvo consecuencias: se convenció a distintos países del mundo, empezando por EEUU, de que no tomaran las precauciones necesarias.

«Los Gobiernos cuyas decisiones llevaron deliberadamente la muerte y el sufrimiento a millones de inocentes, así como a una dislocación y destrucción masiva de la economía, han de ser considerados plenamente responsables, en términos morales, legales y económicos», declaró el rabino Abraham Cooper, del Centro Simón Wiesenthal, al Instituto Gatestone.

Por desgracia, el camino para pedir cuentas a China, por lo menos en los ámbitos legal y económico, no es sencillo. Por supuesto, se han interpuesto demandas contra China por daños y perjuicios. Por ejemplo, en California, la Florida, Luisiana, Misisipí, Misuri, Nevada, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania y Texas. Como ha indicado a Gatestone John Houghtaling, de Gauthier Murphy & Houghtaling, un despacho jurídico de primer nivel, hay «tres grandes obstáculos» que superar: la doctrina de la inmunidad soberana, la carga de la prueba y la recopilación de dictámenes.

El primero de ellos pone freno a las demandas desde el primer momento. En Estados Unidos, la Ley de Inmunidad Soberana de 1976 bloquea cualquier acción contra Gobiernos foráneos. Además, analistas de política exterior de toda condición se muestran en contra de acabar con la inmunidad soberana haciendo alusión a la reciprocidad y arguyendo que los funcionarios norteamericanos podrían ser sometidos a un acoso incesante si Washington retirase esa protección a otros Gobiernos.

Los partidarios de la inmunidad soberana tienen razones de peso, pero hay factores aquí que las sobrepasan. Los crímenes contra la Humanidad son tan atroces que nadie debería ser privado de buscar una compensación.

La difusión de la enfermedad por parte de Pekín constituye uno de esos crímenes. Se trató de un acto deliberado o temerario, y en cualquier caso los dirigentes chinos tenían que saber que sus acciones injustificables llevarían la muerte al mundo. Por el momento, 3.579.000 personas han muerto de covid-19, incluidos 596.000 estadounidenses. El régimen chino ha cometido un crimen de masas.

Quienes cometen crímenes de masas no merecen la protección que confiere la inmunidad soberana. Es más, en otras ocasiones se ha hecho que regímenes responsables de esa clase de barbaridades asumieran sus responsabilidades, normalmente tras negociaciones intergubernamentales. Así, Libia compensó a las familias de las víctimas de la voladura de un avión de la Pan Am sobre Lockerbie en 1988; y el pasado octubre Sudán pagó 335 millones a EEUU para su eventual distribución entre las víctimas de cuatro actos terroristas.

Por otro lado, las demandas, al menos desde un punto de vista técnico, deberían poder sortear la inmunidad soberana: el Partido Comunista de China, que controla el Gobierno central chino, no es una entidad soberana. Es sólo uno de los nueve partidos autorizados en China, así que no puede ser considerado soberano. Sagazmente, el estado de Misuri ha demandado al Partido Comunista, que se considera una organización política revolucionaria.

El Partido Comunista es rico en activos. No sólo controla el Gobierno central chino –y tiene acceso a sus activos–; es que el Ejército Popular de Liberación reporta directamente a la Comisión Central Militar del Partido, no al Estado. Lo que hace que el Ejército chino sea susceptible de potenciales embargos dictados por un tribunal.

Sea como fuere, dos congresistas de Pensilvania, uno demócrata y otro republicano, han presentado la Ley «Nunca Más» de Prevención de Brotes Internacionales, que autoriza a los familiares de las víctimas del covid-19 a demandar a cualquier país que «intencionadamente haya engañado a la comunidad internacional a cuenta del brote».

Castigar a China mediante, por ejemplo, la confiscación de activos enviaría un poderoso mensaje a Pekín de que Washington no tolerará que se mate a ciudadanos norteamericanos. Es absolutamente esencial que la Administración Biden saque de su error a los dirigentes chinos si piensan que pueden esparcir un nuevo patógeno, o lo que quiera que estén maquinando, sin pagar un elevado precio.

Recordemos lo que está en juego. En los laboratorios chinos los investigadores manejan patógenos mucho más mortíferos que el SARS-CoV-2, incluidos aquellos que podrían no afectar a los chinos pero enfermar o matar a cualquier otro individuo. La próxima enfermedad procedente de China podría hacer que la china fuera la única sociedad viable, sí. Llamémosla «asesina de civilizaciones».

En definitiva: América debe hacer que China pague.

 

Gordon G. Chang, autor de The Coming Collapse of China («El colapso venidero de China»), es miembro del Consejo Asesor del Instituto Gatestone.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

Orbán: ‘Hungría será el primer país de Europa que parará la agresiva propaganda LGTB’

Published

on

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, en su discurso en la 'Marcha de la Paz', que conmemora la Revolución Húngara de 1956. REUTERS
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, en su discurso en la 'Marcha de la Paz', que conmemora la Revolución Húngara de 1956. REUTERS
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

ANTE DECENAS DE MILES DE PERSONAS EN LA ‘MARCHA DE LA PAZ’

 

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha celebrado este sábado la ‘Marcha de la paz’, para conmemorar la Revolución Húngara de 1956 contra el régimen comunista. Ante decenas de miles de simpatizantes, el mandatario ha pronunciado un discurso en el que ha insistido en la soberanía de la nación, en la lucha contra la propaganda LGTB y en el que ha reafirmado que no cederá ante el rodillo globalista que pretende imponer la Unión Europea.

Loading...

«Los altos dignatarios querían doblegar a los húngaros y convertirlos en europeos, en liberales (…) querían decirles a los ciudadanos de Hungría y Polonia cómo vivir», ha acusado Orbán.

La ministra de familia de Orbán denuncia el silencio de la UE ante la violencia de la extrema izquierda contra VOX
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

La ministra de familia de Orbán denuncia el silencio de la UE ante la violencia de la extrema izquierda contra VOX

La ministra de Familia del Gobierno de Viktor Orbán ha condenado la agresión de la extrema izquierda a VOX en Vallecas y ha denunciado ...
Leer Más
 

El mandatario húngaro ha invitado a sus compatriotas a «levantarse por su patria, su familia y su cultura, y por la libertad de cada día». «¡Cuando llegue el momento, plantaros frente a vuestros hogares y defendedlos!», ha apelado.

Así mismo, ha anunciado la celebración de un referéndum y ha insistido en que Hungría «será el primer país de Europa que parará la agresiva propaganda LGTB«. «Protegeremos a nuestros hijos», ha incidido Orbán.

Al acto en el centro de Budapest han acudido ciudadanos de todos los rincones del país, así como de Rumanía, Polonia e Italia en cientos de autobuses para celebrar el aniversario de la Revolución Húngara de 1956, brutalmente reprimida por las tropas soviéticas.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Ya hay fecha estimada para la vacuna de ARNm contra el cáncer

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Investigadores aseguran que será un tratamiento «personalizado» para cada paciente y que será asequible.

El éxito de tratamientos con vacunas ARN mensajero (ARNm) en personas con cáncer llegará en cuatro o cinco años, según han estimado este viernes dos de los creadores de BioNtech, Ugur Sahin y Ozlem Tureci. «No es ciencia ficción. El producto sigue en desarrollo y la fase clínica está avanzada», ha afirmado Tureci en una rueda de prensa celebrada este viernes en Oviedo, donde recibiran en en el Teatro Campoamor el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2021, por su contribución al desarrollo de las vacunas de Covid-19. Recibirán el premio junto a Katalin Karikó, Drew Weissman, Philip Felgner, Derrick Rossi y Sarah Gilbert.

La tecnología ARNm es la que está en la base de las vacunas contra -19 y supone enviar un mensaje a las células para producir una proteína que despierte la capacidad inmunológica del paciente. En el caso del coronavirus, ese mensaje siempre es el mismo, porque el virus es igual. Sin embargo, en el caso del cáncer, hay que fabricar un tratamiento para cada paciente, porque cada tumor es diferente.

Loading...

Cuando les han preguntado a los científicos sobre los trabajos con la tecnología de ARNm para luchar contra el cáncer, han explicado que ya llevan realizando ensayos clínicos en ese sentido desde 2012 con tumores de pacientes con cáncer. Tienen la capacidad de fabricar esa vacuna «a demanda» en cuatro o seis semanas para despertar la inmunidad del enfermo y que reduzca el tumor.

«Hemos visto que es un procedimiento seguro, que induce una respuesta muy importante y que se puede conseguir reducir y controlar tumores», han dicho. Consideran que en ese plazo de cuatro o cinco años llegará el éxito de esta técnica (ARNm) frente al tratamiento habitual contra el cáncer.

¿Cuánto costarán las vacunas ARNm contra el cáncer?

En relación al coste de las vacunas y que pueda existir un dilema ético si son demasiado caras y solamente al alcance de las personas con más recursos, Tureci ha dicho que ese problema no va a existir con esas vacunas individualizadas contra el cáncer. Más al contrario, van a ser tratamiento «asequibles» y se van a poder aplicar por medio de los servicios sanitarios de cada país. Existen cuestionen que abaratan los costes relacionadas con el progreso científico y tecnológico, ha explicado.

En cuanto a la respuesta de la actual vacuna de Covid-19 ante las nuevas variantes del virus, los científicos han explicado que la actual vacuna ya ofrece una protección muy alta y por ahora no creen que sea necesario adaptarla. No obstante, al tratarse de un virus nuevo, han explicado que se está monitorizando la situación en todo momento y que tienen disponible la tecnología para reaccionar de una manera «muy rápida». Solo habría que modificar la vacuna para que diese una instrucción diferente a las células, en función del cambio en el virus.

¿Liberar patentes para llevar la vacuna Covid a paises en desarrollo?

Preguntados sobre si consideran que liberar las patentes sería una solución para que población de países pobres pudieran acceder a las mismas, Tureci ha dicho que esa no es la solución. Ha afirmado que ya trabajan con criterios éticos para que las dosis lleguen lo más rápido posible a países con rentas bajas y medias y ha dicho que el 40 por ciento de su producción de vacunas ya llegan a países africanos. Ha comentado que sería una buena oportunidad para construir en esos territorios centros de producción y que sean así autosostenibles, creando además «su propio ecosistema» a nivel regional.

Ugur Sahin ha añadido que antes de que termine 2021 habrán conseguido repartir más de 3.000 millones de dosis a 140 países diferentes. La intención es que todos los habitantes del mundo tengan acceso a unas vacunas contra el Covid-19, cuyos distintos ensayos clínicos «han confirmado su seguridad y eficacia». Tanto Ugur Sahin y Ozlem Tureci se han mostrado muy contentos de haber contribuido a dar una respuesta a la pandemia y a demostrar que la Ciencia puede contribuir a superar estas grandes crisis.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Internacional

Polonia afronta en la Unión Europea su tercera batalla contra el socialismo

Published

on

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, dejó claro que no se dejará intimidar por la Unión Europea. (EFE)
El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, dejó claro que no se dejará intimidar por la Unión Europea. (EFE)
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, respondió con contundencia que “no se va a dejar chantajear» por la UE y aclaró que no tiene intenciones de abandonar la comunidad: “Es nuestro lugar y no nos vamos a ir de aquí”.

 

Polonia ha sobrevivido al socialismo en todas sus variantes. Estuvo bajo el asedio del nacionalsocialismo alemán y también del comunismo soviético. Por esta razón lucha contra ambos. Siguiendo esa línea no se dejará amedrentar por la socialdemocracia que pregona el globalismo y consigo una constante violación a la soberanía de la nación.

Loading...

Luego de que Ursula von der Leyen, la presidente de la Comisión Europea, anunciara que la comunidad tiene la intención de “actuar” ante la justicia polaca por cuestionar la primacía del derecho comunitario en dicho país, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, le respondió con contundencia que “no se va a dejar chantajear”.

“No nos quedaremos callados mientras nuestro país es atacado, también en esta sala, de manera injusta y parcializada”, dijo Morawiecki, que consideró “inaceptable” que se estén evaluando penalizaciones financieras y que, a su juicio, se emplee contra Polonia “el lenguaje de las amenazas”.

Dichas amenazas incluyen la congelación de diferentes fondos comunitarios que corresponden a Varsovia, aunque aún no se han anunciado medidas concretas.

Polonia ve al espíritu internacionalista de la Unión Europea como un peligro constante a su soberanía y sobre todo a su seguridad. Ha rechazado las políticas migratorias, especialmente a favor de naciones islámicas. El país históricamente católico es el más seguro de Europa y su gobierno sostiene que esto se debe a que no ha permitido un masivo influjo migratorio como su vecina Alemania.

Como bien destacó el eurodiputado Dominik Tarczynski, Polonia es el tercer país donde las mujeres viven en mejores condiciones. Por eso sugirió a la UE que en lugar de señalar a Polonia se preocupe por las violaciones sufridas en Suecia por parte de inmigrantes ilegales.

El funcionario aseveró que habla en nombre de la mayoría de los polacos que rechazaron siete veces las políticas «izquierdistas» de la Unión Europea. «Ustedes han perdido siete veces, la sociedad polaca los ha rechazado siete veces», exclamó.

Polonia es el país con menor desempleo en la Unión Europea, así lo demuestran las estadísticas del organismo que hoy pretende arrinconar a la nación. Por eso la delegación polaca asegura que los ataques por parte de la Unión Europea no tienen que ver con el Estado de Derecho, como alega la comunidad, sino con un activismo político en su contra.

En principio, el discurso de Morawiecki debía durar 15 minutos pero superó los 33 minutos y no permitió que lo silenciaran. La bancada del grupo conservador lo aplaudió enfáticamente, aunque también fue abucheado por sus detractores, sobre todo por su confrontación con la mesa del Parlamento.

Morawiecki fue fulminante al cuestionar el doble rasero con el cual asegura que la Unión Europea trata a los Estados miembros al no hacer exigencias equitativas. Aseguró que la ley comunitaria tiene primacía sobre la doméstica solo “en áreas concretas”, por lo que “si una institución transgrede sus competencias delegadas, un Estado miembro debe tener las herramientas para reaccionar”.

Respecto a la polémica sentencia de su Tribunal Constitucional que está siendo disputada por la Unión Europea, Morawiecki dijo que existe un “profundo malentendido” y afirmó que “el principio de la primacía de la ley europea no debe amenazar el sistema constitucional de un Estado miembro” y que Polonia “nunca aceptará instrucciones o dictados hacia los Estados miembros”.

“Nuestra Constitución no permite delegar competencias de forma que resultasen en la conclusión de que Polonia ya no es un Estado soberano”, explicó Morawiecki, quien advirtió de una “revolución sigilosa” a través de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que estaría “derivando nuevas competencias” hacia Bruselas.

“Si queremos cooperar, debemos estar de acuerdo en que existen diferencias. La Unión Europea no se va a desintegrar solo porque nuestros sistemas legales son diferentes, llevamos décadas funcionando así”, dijo.

Dada la tensión actual, ya se está hablando de un «Polexit». Tal como sucedió en el Reino Unido con el Brexit, pero el primer ministro polaco asegura que no es la intención. “Es nuestro lugar y no nos vamos a ir de aquí”. “Queremos que Europa sea fuerte y valiente”, sentenció, al tiempo que le pidió a la UE que “respete las culturas y tradiciones desde las que ha emergido”.

Mamela Fiallo. 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

Orbán reafirma su apoyo a Polonia ante la persecución de la UE: ‘Es el mejor país de Europa, una democracia verdadera’

Published

on

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki. Reuters
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

DICE QUE ES ‘RIDÍCULO’ QUE EL GLOBALISMO QUIERA SANCIONAR AL PAÍS

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha tildado de «ridículo» que se quiera imponer sanciones a Polonia porque tiene razón cuando argumenta que su legislación nacional está por encima del Derecho comunitario en aquellas competencias que no han sido atribuidas a la UE.

La UE se quita la careta: Von der Leyen amenaza a Polonia
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

La UE se quita la careta: Von der Leyen amenaza a Polonia

¿Quién se cree la UE que es para IMPONER una serie de supuestos "valores" a un país soberano? La UE ...
Leer Más

A su juicio, el asunto está «muy claro» porque «la primacía del Derecho europeo no está ni mucho menos en el Tratado (de la UE)». «Los polacos tienen razón, en las cuestiones y tareas en las que no hemos transferido la competencia a las instituciones europeas tiene primacía la legislación nacional. No hay duda», ha insistido.

Loading...

Orbán ha afirmado que «lo que pasa regularmente es que las instituciones europeas sortean los derechos de los parlamentos y de los gobiernos nacionales, y modifican los Tratados sin tener autoridad legítima para hacerlo». «¿Cuál es el problema con Europa?», se ha preguntado después de defender que Polonia es «el mejor país de Europa» y que cuenta con una democracia verdadera, con elecciones justas y con una de las mejores economías de la UE.

A su juicio, la «verdadera línea de división» es «tener o no sentido común». A modo de ejemplo, ha asegurado que la política climática de la UE, y en especial las propuestas del vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, acabarán con la «clase media» de Europa tanto en el este como en el oeste del bloque.

 

VISTO EN INTERNET:


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

DONACIÓN SEGURA Y ANÓNIMA CON CRIPTOMONEDA:

Donate

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

es Spanish
X
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

¡Comparte!

Si le ha gustado -o no- comparta este artículo