Connect with us

Opinión

Lo que puede el dinero: ¿Qué habrán pactado la Conferencia Episcopal y el PSOE?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El lunes, 27 de mayo, “el día después” de las elecciones municipales, regionales, etc. que, diría cualquier contertulio, comunicador u opinador de las diversas televisiones y restantes medios creadores de opinión; durante la cena estuve “zapeando” para intentar ver y oír qué contaban las diversas televisiones acerca de la jornada electoral, sus resultados y sus consecuencias.

Tras mover el mando a distancia un rato, acabé en “la trece”, la cadena de televisión de la Conferencia Episcopal de la Iglesia de España, era el momento del programa que dirige Antonio Jiménez… ¡Cuál sería mi sorpresa cuando, tras muchos tópicos y como se dice hoy día “lugares comunes”, acabaron entrevistando por teléfono nada más y nada menos que a Guillermo Fernández Vara, presidente socialista de la Junta de Extremadura, y que con total seguridad seguirá siéndolo los siguientes cuatro años, pues su partido, el PSOE, ha conseguido mayoría absoluta en el parlamento regional.

A medida que Antonio Jiménez entrevistaba a Fernández Vara, mi sorpresa y mi estupor fueron subiendo de tono hasta cotas inimaginables. No olvidemos que la entrevista se estaba realizando en directo, en la única cadena de televisión de España que, se supone, que es católica.

Tanto el presentador como los contertulios presentes en la mesa de “el cascabel al gato”, le dieron un masaje cariñoso a Guillermo Fernández Vara, resaltaron su buen hacer, su íntima conexión con los extremeños… lo presentaron como el summum del buen gobierno, el mejor de los gestores posibles, de lo público… Ya digo, una entrevista insuperable, en la que –no podía faltar- hasta estuvo presente el chascarrillo, hasta tal punto que, el director del periódico ABC (que se supone que no es socialista ni de izquierdas) le recordó los buenos manjares que disfrutó con él en Olivenza, localidad de origen de Fernández Vara. Una entrevista casi lujuriosa, lasciva, orgiástica, desenfrenada… Solo faltó que Antonio Jiménez propusiera que se eleve a los altares a Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura, y católico confeso.

Insisto: yo no salía de mi asombro. Hasta le permitieron jactarse públicamente de que en la legislatura que echa a andar, Extremadura tendrá finalmente los trenes de cercanías, de medio y largo recorrido que no posee, y que si su partido, el partido gobernante, no hiciera realidad el deseo de todos los extremeños, de estar comunicados por tren, como cualquier territorio de España, él no lo consentiría (lo que no dijo es cómo haría para “no consentirlo”).

Ya digo, absolutamente alucinante siendo “la trece” la televisión donde le daban masajes y caricias a cual más amigable, al presidente de la región española que posee todos los records de lo que nadie desea, y todo ello a pesar de la inmensa cantidad de dinero que ha llegado a la región durante los últimos cuarenta años, especialmente los miles de euros procedentes de la Unión Europea, miles de millones de euros.

Si existe una muestra representativa del fracaso del socialismo en España, de mala gestión, de despilfarro, de derroche, de corrupción, de fraude generalizado es Extremadura, la Taifa del Suroeste, junto a Portugal, en la que se llevan sucediendo en los últimos cuarenta años gobiernos intervencionistas, tal es así que Extremadura es la única región española que está considerada por la Unión Europea “pobre”, región objetivo 1. La UE incluye en dicho objetivo a las regiones más atrasadas económicamente, y como consecuencia reciben trato preferente, o sea dinero, subvenciones, y más subvenciones, regalías…

Los socialistas que, han gobernado siempre en Extremadura, han hundido a la región, la han arruinado, la han mutilado, han impedido toda posibilidad de progreso. No han sabido aprovechar sus fantásticos recursos naturales, ni el talento de los extremeños; sólo han pensado en regar con dinero público actividades improductivas, de manera que cuando se acababa el dinero, se acababa la actividad económica.

Por supuesto, la política económica del PSOE (también la del PP, cuando presidía José Antonio Monago el gobierno de Extremadura) ha estado basada en un inmenso gasto público, organizado en múltiples subvenciones, un nivel de impuestos de los más elevados de España y un intervencionismo feroz en la economía,… las recetas típicas de la socialdemocracia.

Según las estadísticas oficiales, Extremadura es la región española con menor Producto Interior Bruto por habitante, y está situada un 30,9 % por debajo de la media nacional, siendo además la tercera región con menor crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB), concretamente un 2,4 %, frente al 3,1 % que alcanza la media nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Extremadura está la primera de la fila de todas las regiones españolas respecto de lo que se denomina “pobreza”.

La región extremeña es la menos industrializada de España, exceptuando Ceuta y Melilla. Y durante muchos años en Extremadura la construcción era posiblemente el lugar de España en el que el sector hacía una mayor aportación al PIB regional, lo cual explica parcialmente las causas singulares de la recesión extremeña, y por qué Extremadura es la región menos competitiva de toda España.

Casi el 11% de los empleados extremeños trabajan en la Agricultura (un 4,4% a nivel nacional), el 12% en la Industria (16% en España), un 14,1% en la Construcción y un 62,9% en los Servicios…

En Extremadura existen casi 90 funcionarios por cada 1000 habitantes, en el resto de España 55, siendo la proporción extremeña la mayor de todas las regiones españolas. En Extremadura, cerca del 30% de la población asalariada es funcionario público, el mayor porcentaje de España, cuya media no supera el 15%.

Extremadura ocupa en el último lugar del ranking español de productividad.

La tasa de paro en Extremadura, cercana al 25% de la población activa, es la mayor de toda España, pese a que la población lleva en términos absolutos estabilizada en la región los últimos 37 años y, pese a que la tasa de actividad es en Extremadura en torno al 50% de los habitantes mayores de 16 años y, en España superior al 60%.

Los costes salariales en Extremadura son los menores de toda España, circunstancia que lleva ocurriendo desde hace muchas décadas.

Cerca del 10% de los hogares extremeños tienen “oficialmente” desempleados a todos sus miembros en edad de trabajar.

Las exportaciones regionales respecto del total nacional son apenas el 0.6%, la cifra más pequeña de toda España, no habiendo variado esta proporción prácticamente desde el año 1995.

El Presupuesto de Gastos de la Comunidad autónoma, dedica alrededor del 35% de sus recursos a gastos de personal… y no deja de crecer.

Tradicionalmente el Presupuesto de la Junta de Extremadura dedica el 75% de los gastos a operaciones corrientes, y escasamente el 25% a inversiones. Presupuesto que se nutre solamente en un 25% de recursos de origen fiscal y más de un 65% de transferencias procedentes del exterior.

La administración regional es la mayor empresa de toda Extremadura.

Las empresas extremeñas apenas son el 2% de las empresas españolas, aproximadamente 70.000. De estas empresas, casi la mitad pertenecen al sector servicios, unas 20.000 al Comercio, no más de 10.000 a la construcción y, menos de 6.000 a la Industria. Más del 50% de esas empresas son trabajadores autónomos, y con menos de seis trabajadores (incluyendo al trabajador autónomo-empresario), existen registradas en Extremadura más de 50.000, casi el 90%, lo cual demuestra el minifundismo empresarial extremeño.

En España alrededor del 70% de las viviendas disponen de algún tipo de ordenador, en Extremadura no más del 55%; y si hablamos de conexión con banda ancha más o menos la misma proporción.

Alrededor del 70% de los asalariados de Extremadura son, como máximo, mileuristas (14 pagas).

Según cifras aportadas por la Agencia Tributaria, los extremeños son los que perciben las pensiones más bajas de toda España.

Extremadura es, también, la región con menores ingresos por hogar de España.

Apenas un 30% de los extremeños leen periódicos casi todos los días; el 60% nunca lee libros. Los extremeños dedican como media cuatro horas diarias a ver televisión.

Extremadura en las últimas cuatro décadas ha sufrido las consecuencias económicas, sociales, culturales y políticas, del poder hipnótico y anestésico del régimen caciquil ibarrista-varista, de Juan Carlos Rodríguez Ibarra y de Guillermo Fernández Vara (con el intermedio del gobierno de un tal Monago que pretendió ser más socialdemócrata que los socialdemócratas, y claro, la gente prefiere a los “auténticos” antes que a las malas copias), un régimen que dice ser “amigo de los pobres”, gente que cada vez que alcanzan el poder hacen que aumente el número de pobres.

De nada de todo esto se le preguntó a Guillermo Fernández Vara, pero, lo que ya se sale de ojo es que la cadena de televisión del episcopado masajeara, hasta el hartazgo, a un señor que ha hecho todo lo que estaba en su mano para perseguir a los católicos extremeños, intentando suprimir la enseñanza de la religión católico en los centros de estudio (en estos momentos los obispados de Extremadura aún tienen pleitos pendientes en los tribunales por tal motivo), un señor que ha introducido la enseñanza del Islam en los centros de estudio de Extremadura, un señor que ha hecho que la ideología de “género”, o mejor dicho sus partidarios campe por sus fueros, siendo una ideología totalitaria y liberticida, contraria a la vida (proabortista) cuyo objetivo es destruir la institución familiar, como primer paso para acabar con nuestra forma de vida, acabar con la civilización occidental judeocristiana…

Increíble, pero cierto…

No conformes con lo que narro, al día siguiente, martes, entrevistaron, loaron, masajearon hasta aburrir a nada menos que el alcalde de Vigo, Abel Caballero, correligionario de Guillermo Fernández Vara; y… ¡Asómbrense! Hablaron elogiosamente del alcalde de Cádiz, José María González Santos, más conocido como “Kichi”, anticristiano, antiliberal, anti todo lo que representa el Catolicismo y los Evangelios… y lo hicieron por “su buen hacer”…

En fin… Nada es gratis; ¿Qué habrán pactado los obispos españoles con el PSOE que les obliga hacer programas del estilo del que les hablo,… es “ésta” la única manera de que el gobierno, el estado siga recaudando dinero para la Iglesia, mediante la casilla de la declaración de renta, o de que siga manteniendo la misa dominical de la segunda cadena de televisión española… o acaso hay algún pecado imperdonable, para llegar a semejantes servidumbres?

Pues, como decía Juan Ruíz, Arcipreste de Hita, hace más de siete siglos: “Hace mucho el dinero… En resumen les digo, entiéndanlo mejor, el dinero es del mundo el gran agitador, hace señor al siervo y siervo hace al señor, toda cosa del siglo se hace por su amor.”

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

El “parto de los montes” o la irresponsabilidad de un “iluminado”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Seguramente todos hemos escuchado alguna vez esa frase de “El parto de los montes” que parece venir de una de las famosas fábulas de Esopo (S. VI a. de C.) que alude a la exagerada importancia que se da algunas veces a unas expectativas que acaban en nada, resumida seis siglos después por Horacio: “Parturient montes, nascetur ridiculus mus” o “parieron los montes; nació un ridículo ratón” y no me resisto a recoger la actualización de nuestro gran fabulista, Félix Mª de Samaniego con unos geniales versos: “Con varios ademanes horrorosos / los montes, de parir dieron señales. / Consintieron los hombres temerosos / ver nacer los abortos más fatales. / Después que con bramidos espantosos / infundieron pavor a los mortales, / estos montes, que al mundo estremecieron, / un ratoncillo fue lo que parieron. / Hay autores que en voces misteriosas, / estilo fanfarrón y campanudo / nos anuncian ideas portentosas; / pero suele, a menudo, / ser el gran parto de su pensamiento, / después de tanto ruido, sólo viento”.

Todo ello a cuenta, como habrá podido deducir el lector, de la miserable pérdida de tiempo que ha supuesto para España este largo periodo de casi cinco meses de parálisis política desde las últimas elecciones generales, ya precedidos del parón preelectoral desde que a primeros de Marzo fueron convocadas tras el periodo de desgobierno iniciado con la moción de censura del 1 de Junio de 2018 por ese personaje siniestro y ambicioso, chulo hasta decir basta, que es Pedro Sánchez, alias Falconeti y Dr. Plagio, que sólo fue capaz de “gobernar” en precario vía reales decretos y ni siquiera consiguió la aprobación de unos presupuestos o en funciones con los que sí consiguió aprobar Mariano Rajoy, comprando al traidor PNV que en cinco días pasó de “socio” al peor Judas Iscariote aliado con el advenedizo.

En definitiva, dieciocho meses largos de deriva creciente hasta los próximos comicios del 10-N y ya veremos cuántos más hasta que se consiga formar gobierno, algo que la celebración de una nueva encuesta real no garantiza. Para ese viaje, no hacían falta alforjas Sr. Postureo, aunque con tal de cumplir su “sueño de una noche de verano” -y el de su consorte- valía todo, aunque fuera a costa de un despilfarro inútil que continuará unos meses más por aquello de que “el dinero público no es de nadie”, como se jactaba la tan mala como inane egabrense Carmen Calvo -deshonra de Juan Valera y Alcalá-Galiano, ilustre escritor y político, también de Cabra (Córdoba)-, un producto de la peor cuota feminista, encantada de haberse conocido. Y es que desde que llegó el “ilustre cambiador de colchones” no ha hecho otra cosa que alargar como fuera su estancia en Moncloa, tan escasa de merecimiento como de justificación, empezando por el dudoso mérito de ser el primer candidato que llega a la Presidencia del Gobierno sin ser ni siquiera diputado del grupo parlamentario que lo proponía. Pero todo vale para completar un inmerecido álbum de fotos y una agenda de contactos entre los que muchos de ellos no querrían tener al yerno del “señor de las saunas gay”.

Nadie en su sano juicio, salvo un “iluminado” irresponsable, con sólo 123 escaños -los mismos que llevaron a Rajoy en 2016 a declinar la propuesta del Rey para formar Gobierno-, pese a la debacle del Partido Popular y sin ningún apoyo garantizado como se ha podido comprobar en este tiempo, hubiera tratado de sobrevivir como primer ministro de un país, de haber tenido el más mínimo sentido de Estado, anteponiendo su enfermiza y ególatra ambición que lo llevaba, de forma incuestionable, a repetir elecciones a las primeras de cambio tras incumplir su primera promesa con la que “justificaba” su hoy fallida -para España, que no para él, consorte y amigos- moción de censura: “La inmediata convocatoria de elecciones para dar estabilidad a España” dijo ser su objetivo al presentarla. La prueba es que en sus dos intentos de investidura tras las elecciones del 28-A, sólo consiguió el apoyo del representante del “falangista” de las anchoas, el otrora lugarteniente local del Movimiento, Miguel Ángel Revilla.

Lo cierto es que no hay que pensar mucho para ver que con los resultados del 28-A y tras conocerse los de las municipales y autonómicas, se podía intuir que el único que quería de verdad una posible repetición de elecciones era al partido socialista, que podía aprovecharse del rebufo de tener a su disposición los recursos del gobierno y las principales instituciones del Estado. El desgaste ya iniciado en Podemos, Ciudadanos y muy especialmente en VOX, dejaba claro que a ninguno de estos tres nuevos actores les interesaba tentar la suerte teniendo en cuenta sus descensos significativos en votos el 26-M y la tendencia a la baja que todas las encuestas dan a los tres. Tampoco al Partido Popular, pese a su notable mejora en estas últimas y el favor de las consultas, porque todavía no está del todo organizado y recuperado del lastre de corrupciones personales de demasiados miembros notables de su partido tan bien manipulada por la prensa de izquierdas, es decir, por la prensa en general.

Los naranjas cada vez engañan a menos y “amarillean” más, como socialdemócratas que nunca dejaron de ser pese a su juego hacia el “progresismo liberal” al que dijo virar su líder y que algunos medios más “conservadores” le compraron hasta caerse del guindo como Libertad Digital, su máximo valedor con el que sustituyó a UPyD-. Alberto Carlos Rivera sacó in extremis un órdago -más bien un farol que no se creía ni él- tras dos meses de ausencia en paradero desconocido: “Si Sánchez dice sí a un gobierno constitucionalista en Navarra, sí al respeto a las sentencias del procés y a no indultar a los condenados y que no habrá subida de impuestos en los Presupuestos ni cargas adicionales a los autónomos” le ofrece su abstención desde la que pretendía conseguir la de Pablo Casado, misión imposible. Todo ello después de algunas publicaciones tales como “Si el 10-N fracasa, tendrá que dimitir”, que ya le advertían las bases naranjas ante la salida de no pocos miembros notorios de su partido. Perdió la oportunidad de sumar una mayoría absoluta con el PSOE por segunda vez, de lo que yo particularmente me alegro muchísimo y ahora tras rendirse a la realidad se escuda en que “Las elecciones serían una segunda oportunidad para echar a Pedro Sánchez”.

Los morados y rojos por dentro no parecen levantar cabeza tras la crisis iniciada en Vistalegre-2 y en cada cita pierde escaños y militancia, al tiempo que se le abren escisiones y sabe que el discurso extremo de su socio Sánchez le quita espacio, al tiempo que su humillación hacia la nada ha dejado en evidencia su ansia por entrar en un gobierno a toda costa, desde la coalición a la cooperación, para acabar ofreciendo una “coalición a prueba” en el sumun de su delirio existencialista.

Por último, ese brote verde resurgido en el mismo escenario que los morados, desde la llegada al poder del socialista errante, perdió la mitad de sus apoyos en cuatro semanas y sabe que unos nuevos comicios le supondrá volver al ostracismo del que provenían a unos cuantos de los que acaban de pisar moqueta por primera vez o se reengancharon sobre la campana desde un supuesto descontento con el PP del que procedían cuando veían que se les acababa el chollo largamente disfrutado.

Tampoco al PP creo que lo coge en un buen momento, porque Pablo Casado no ha terminado de reorganizar “su” partido, con frentes abiertos en Vascongadas y Galicia que podrían frustrar el ascenso que viene experimentando desde el castigo recibdo en Abril por el descontento acumulado con Rajoy pagado en el tafanario del recién llegado. Pero como dice el propio Casado “Las elecciones las carga el diablo” y ojalá el sentido común que ha faltado en las anteriores citas electorales, se imponga esta vez en torno al único partido que puede liderar, hoy por hoy, un cambio de rumbo, esta vez sin ambages y no sólo en lo económico.

Al final, Don Felipe VI comunicó que no había ningún candidato a investir -sí unos cuantos a embestir, añadiría yo- pero no se acabó de animar a lo que algunos le recomendábamos sobre proponer a un independiente para presidir un Gobierno de Transición que pusiera las cosas en orden mientras se reorganizaba el bipartidismo imperfecto que a mi juicio es lo que mejor funciona en una democracia después de comprobar el desastre que puede significar el multipartidismo, especialmente en nuestra querida España. Ya veremos si la España Suma, descartada por dos de los invitados a integrarla se convierta en una verdadera suma de los desengañados de naranjas y verdes que ya han podido comprobar lo que pueden aportar esas dos opciones, una sin definir después de más de una década de existencia desde su aparición en Cataluña, de donde no debió salir ni habría salido de no ser por la deriva nacionalista del PSC y otra con demasiado fanatismo en sus filas y “resucitada” artificialmente desde la izquierda para romper ala derecha, muy cuestionada tras su última etapa.

Espero que, como recoge mi buen amigo Diego López en un artículo que ha compartido en su muro de Facebook y que recomiendo: “estas elecciones habrá que tomárselas como una SEGUNDA VUELTA ENTRE LOS DOS PARTIDOS MÁS VOTADOS el 28 de Abril. Cualquier otra cosa será volver a la misma situación en que estamos ahora, que por cierto es en la que más a gusto se encuentra Pdr Snchz” -el “avocálico” personaje, añado, ya que así se presentó en una de sus “ocurrentes gracietas”, nada más llegar al primer nivel del socialismo español-.

Como decía en la despedida de mi anterior artículo “Que Dios reparta suertes” y, a ser posible, en forma de “sentido común”, ese que se demuestra con demasiada frecuencia como “el menos común de los sentidos”, como desde muy niño le escuchaba decir a mi padre (q.e.p.d.).

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Los celos del Ministerio Público con la acusación popular

Published

on

texto alternativo
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los comportamientos del exfiscal del Caso Nóos, Pedro Horrach, del exfical de la Operación Nelson, Daniel Campos y de la exfical General del Estado, Consuelo Madrigal, han dejado en un mal lugar la figura del Ministerio Público.

Los comportamientos de estos tres exmiembros del Ministerio Fiscal, que vamos a analizar, con rigor y profesionalidad, tienen un denominador común:

Celos contra la acusación popular, y en el caso de los exfiscales Pedro Horrach y Daniel Campos hay que añadir un complemento plus a los celos.

Pedro Horrach, creó la figura del Fiscal defensor de los imputados. Su comportamiento en el caso Nóos, fue censurado por toda la sociedad española. Incluso su comportamiento le llevó a desplazarse a Barcelona al despacho de la defensa de la Infanta (imputada y condenada a título lucrativo) para instar que el abogado Miguel Roca denunciara a Manos Limpias.

“El manual para salvar a la Infanta” que elaboró le desacreditaría como fiscal. No contento, una vez fuera de la carrera fiscal, presenta un libro dedicado a infamar y calumniar a Miguel Bernad y a Manos Limpias.

No ya los celos ante la acusación popular que le dejó en evidencia, sino su falta de dignidad profesional al prestarse a presentar un libro de calumnias e injurias contra Manos Limpias y Miguel Bernad. El otro personaje de estos comportamientos indignos, lo propicia Daniel Campos, acusador de Manos Limpias y Miguel Bernad. Sus reuniones con Pedro Horrach, para desarticular la organización y a Miguel Bernad a raíz del caso Operación Nelson, pone en evidencia un comportamiento y deleznable de algunos miembros del Ministerio Público.

Y finalmente el comportamiento de Consuelo Madrigal, prologando, presentando y avalando el libro, alcanza los máximos exponentes de un Ministerio Fiscal, que no solo les molesta la acción popular, pretendiendo que la legalidad vigente únicamente es competencia de ellos, sino que tratan de destruir, de lapidar, la acción popular. Y en el caso que nos ocupa, la sombra de Zarzuela en la imputación de la Infanta ha planeado y planea en la destrucción de Manos Limpias y Miguel Bernad.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

La tercera vía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Es evidente que la situación política española, respecto a la investidura de Presidente de Gobierno por los cauces hasta ahora desarrollados (elección por el Congreso), requiere una solución distinta a la habitual. No hay consenso. No hay acuerdo. Nadie tiene apoyos suficientes.

Los actores participantes son los mismos, antes del 10-N y después. Dirigentes de todos los Partidos que no están dispuestos a pactar, a ceder. Ni Sánchez, ni Casado, ni Rivera, ni Iglesias, ni Abascal…ni ninguno. Sólo quieren ser Presidentes. Y sólo hay un puesto.

Ante tan surrealista situación, el artículo 99 de la Constitución pone en manos del Jefe del Estado otra opción: que es la de considerar como candidato a alguien que no sea necesariamente Diputado y ni siquiera miembro de un Partido.

Una persona, pues, de la sociedad civil, que lograra atraer el consenso general. Por su capacidad, por su integridad, por su saber, por su experiencia. No hay nadie entre cuarenta y siete millones de personas que pueda reunir tales requisitos?. Imposible que no.

Todo es cuestión de proponérselo. Y seguro que se encuentra.

No voy a dar nombres. Pero, aunque parezca una “boutade”, ¿no valdría un RAFA NADAL, por ejemplo?
En una línea más cabal, gestores empresariales de éxito, sí que podrían dar el perfil seriamente hablando. Son muchas las Empresas gestionadas por brillantes cabezas españolas. En las mentes de todos están. Sólo a modo de ejemplo: Zara, Santander, Alsa, Mercadona, Corte Inglés, Repsol…Real Madrid.

Gestores que han llevado a sus empresas a un reconocido mérito en el complejísimo mercado global. En competencia con los más grandes, con las más importantes multinacionales.

Es una decisión audaz, sin duda. Pero también sin duda que sería bien vista por una gran mayoría social, que es lo que (debe) importar.

Tenemos un Jefe del Estado moderno. Los grandes estadistas se miden por tomar grandes y novedosas decisiones. Lo “normal” en determinadas circunstancias se transforma en “mal”.

Y esta es la caótica situación en la que España está, políticamente hablando.

En sus manos está, Señor.

Y, permítame que le señale uno de mis principios que me ha guiado en mi vida profesional: “NO HAY PEOR PROYECTO QUE EL QUE NO SE REALIZA”.

Realice, pues, algo nuevo. Algo distinto Algo efectivo.

Por su bien. Por el de España. !Por el de todos!

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: