Connect with us

Opinión

Los gobernantes que no amaban a las mujeres

Published

on

Para los españoles empieza a ser monótona la noticia: “una manada de inmigrantes viola…” Prácticamente no hay día que no nos desayunemos con otra lindeza más de este tipo y entonces uno se pregunta: ¿qué pensarán de todo esto en las altas esferas? Por ejemplo, en Moncloa, donde dos simpáticos monigotes se han instalado como si estuvieran en su sauna habitual, y uno de ellos dice que es el presidente. Ni más ni menos.

Nada nuevo bajo el sol. Okupas drogadictos de una etnia que no podemos nombrar y también, cómo no, violadores: ése es el perfil de la Manada de Sabadell. Un perfil muy antifa, si lo piensas. Tal vez por eso el silencio informativo del Sistema y sus progres, que se han callado como putas ante esta nueva agresión sexual: ésa que acaba de sufrir una chica de 19 añitos en la acogedora ciudad catalana. Ciutat acollidora, sí. De mangantes y violadores. Gracies per tot, progres. Ni una menos y tal: supongo que se refieren a esta plaga de violaciones silenciadas, en su gran mayoría cometidas por inmigrantes ilegales.

No es la primera vez que sale una chica corriendo de ahí dentro. Lo que le habrán hecho o si habrá denunciado, yo eso ya no lo sé. Pero que yo he visto a alguna chica saliendo a la carrera de ahí, eso seguro”. Esto nos cuenta un mecánico del mismo polígono que estos cerdos, con perdón de los animales, han ocupado a todos los efectos. Él mismo denuncia robos en su taller, pero es un auténtico clamor popular en el barrio: mientras el Ayuntamiento de Sabadell les subvenciona y les permite estar ahí, okupando una nave abandonada, la gente honrada no pueden ir a trabajar ni a pasárselo bien en una discoteca. La víctima fue acosada en un local de fiesta, de hecho, antes de ser acechada afuera para ser secuestrada y violada en grupo.

Se acabó la España segura. Ahora tenemos que asumir la política migratoria autoinvasora de los políticos y sus amos, que por supuesto viven muy lejos del peligro. En auténticos palacios de cuento, muy vigilados por cierto, como puedan ser los de Galapagar o La Moncloa. O Zarzuela, sí, por qué no, porque de ese preparado señor nunca se habla. Su nombre es demasiado puro para ser mencionado.

¿Por qué te callas ahora, “Presidente”? ¿Es que no te importa que tus simpáticos refugiados se dediquen a violar hasta a menores de edad? Tú qué pusiste el grito en el cielo cuando la Manada famosa, porque cinco hombretones habían entrado en un portal con esa chica… ¿Por qué callas ante este hecho repugnante, esta indiscutible violación, una más entre tantas a cuenta de inversores? Junto a tus amigos Pablemos, Casado y Rivera habéis guardado un absoluto silencio, en pacto de omertá, mientras nos distraeis con la tragedia de Venezuela o guerritas inventadas en Cataluña. La misma canción que en Suecia, por ejemplo, donde la inmigración DESCONTROLADA ha llevado la cifra de mujeres violadas a un auténtico récord. ¿En esto consiste la “liberación de la mujer”? ¿En tener que salir a la calle con el velo, las mujeres europeas, para evitar que vuestros no refugiados las violen por sistema?

¿Por qué te callas tú también, Míster Preparao? Ya sabemos que todo te resbala bastante y no participas de polémicas: lo tuyo es la neutralidad o, en otras palabras, el pasar de todo mientras los plebeyos sufrimos las consecuencias de esta política de tu Estado. Según tus absurdos seguidores, ya sabes, reinas pero no gobiernas, luego no es viable dirigirte la más mínima queja. ¡Me hubiera apuntado a la mani del domingo si fuera para echarte a ti también, junto a tu okupa amigo y vecino! La inutilidad de tu cargo así lo exige, porque a pesar de tus lacayos lo cierto es que no vales para nada. Habría que quejarse ante tus jefes, a lo mejor, puesto que no eres más que otra marioneta puesta ahí para despistar. Lo que se llama un engañabobos. Y lo cierto es que nos sales muy caro.

Españoles. Europeos. Inmigrantes, también, que vivís entre nosotros. ¿Es éste el país que queremos para nuestros hijos? Y en especial para nuestras hijas, que parecen condenadas a pagar todo el pato de esta política abierta y acogedora. Acollidora, en catalá, per els amics de Sabadell que no parlan castellá. Y no es que uno sea racista ni fascista. Tenemos inmigrantes sin antecedentes penales que han demostrado lealtad sobrada a la Nación y a sus Leyes, durante años y años, pero a ésos no les arreglamos los papeles. Sí a esta clase de invasores, pese a que son un peligro para todos, y que parece que tenemos que subvencionar y hasta reirles la gracia cuando violan. Ya está bien.

El que quiera a estos hijos de puta lo tiene fácil: que predique con el ejemplo y los acoja en su propia casa y, a ser posible, en un palacio a las afueras de Madrid. En los barrios obreros NO les queremos y NO es NO.

Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deja un comentario

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2018 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: