Connect with us

Sociedad

McDonald’s borra a España de la primera vuelta al mundo

Published

on

Comparta este artículo.

Lo denunció la ensayista y profesora María Elvira Roca Barea en una columna publicada en el diario El Mundo la semana pasada: los McDonald’s de Francia regalan a los niños libros divulgativos que borran a España de la primera circunnavegación a la tierra. En concreto se trata de un manual pequeñito que viene incluido dentro del menú infantil. Se titula L’expédition de Magellan, y en él no aparece “ni una palabra” que mencione al Imperio español, que financió el proyecto, o a Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que asumió la tarea de dar la vuelta al globo, meses después de la muerte de Magallanes, y que la llevó a cabo con éxito.

En su columna, Roca Barea explica que “el librito de la editorial Hachette” ha sido puesto en circulación “por The Marketing Store Worldwide en edición exclusiva para McDonald’s”, todo ello “con el apoyo del Centre National du Livre”; y añade: “Esto es dinero. Empresas. Valor en imagen y no solo en imagen. Esto genera negocio. Que el Estado se encuentra gravemente afectado de balcanización ya lo sabíamos, pero se ve que también las empresas andan acusando síntomas”.

Loading...

La polémica llega en medio de las celebraciones del V Centenario de la primera circunnavegación a la tierra; y después de otras tantas relacionadas con los intentos de Portugal de que la Unesco reconociese la Ruta Magallanes —exclusivamente portuguesa— como Patrimonio de la Humanidad, ante la pasividad española. Ahora, denuncia Roca Barea, “lo que la gente sabrá es que Magallanes y los portugueses fueron los primeros en dar la vuelta al mundo, un hecho crucial en la historia de la humanidad”.

Gesta española, y por casualidad

El argumento utilizado por Portugal para apropiarse de aquella trascendental expedición española es que el capitán general de la flota que partió aquel 10 de agosto de 1519 desde Sevilla era portugués. Según su postura, Magallanes fue el promotor de un viaje ideado por él mismo, y en el desarrollo de la travesía España aportó únicamente capital y recursos.

Sin embargo, esa postura tiene una serie de lagunas que dificultan mucho su defensa. Y la primera y más importante de todas es el hecho de que el propio Magallanes jamás pretendió dar la vuelta al mundo, y que murió meses antes de que ningún miembro de su tripulación llegase a proponérselo.

Pero empezando desde el principio, ni siquiera la famosa idea que había tenido el navegante portugués era original. En realidad, lo que pretendía era completar aquello que Cristóbal Colón había dejado a medias: llegar a las islas de las especias atravesando el Atlántico, y regresar por el mismo camino después de haber abierto una ruta comercial completamente nueva. En sus planes, por tanto, jamás existió la posibilidad de completar ninguna circunnavegación a la tierra; y una de las razones de ello tuvo que ver, irónicamente, con la oposición de la corona portuguesa, que dominaba los mares africanos y poseía el monopolio de la única ruta de las especias que existía en esos momentos.

Repasando los hechos se descubre que los portugueses, en realidad, por más que ahora quieran adueñarse de un legado ajeno, antes que ser los primeros en dar la vuelta al mundo constituyeron una barrera difícilmente franqueable para aquellos que sí pretendieron darla. E incluso casi terminaron frustrando la última etapa de la primera expedición que lo logró, bajo pabellón español.

Lo que sucedió en realidad, por ir a lo concreto, tuvo más que ver con el azar que con la premeditación.

Después de superar casi dos años de penurias, Magallanes murió peleando contra los indígenas en la playa filipina de Mactán. Por aquel entonces, además, las tres naves que continuaban bajo su mando todavía no habían llegado al destino marcado —las actuales Molucas—. Seis meses después, con la tarea al fin cumplida, la única embarcación en estado de navegar, la Victoria, partió de las islas de las especias capitaneada por Juan Sebastián Elcano con la misión de regresar a España. Fue en ese preciso momento cuando, debido a la falta de hombres y recursos, los marinos se plantearon seriamente, y por primera vez, la posibilidad de dar la vuelta al mundo.

Era una misión arriesgada. Suponía atravesar aguas portuguesas y correr el riesgo de ser apresados. Pero era la única manera de volver a casa con éxito. Como se ha dicho, Magallanes en esos momentos llevaba más de medio año muerto. En vida jamás sospechó que su nombre iba a acabar ligado para siempre, por encima del de los verdaderos responsables, al de la tripulación que dio la primera vuelta al mundo.

Tampoco habría sido su intención, ya que nunca pretendió realizar un viaje parecido. Sin embargo a día de hoy, los libros que puede leer todo niño francés que acuda a comer a un McDonald’s dicen que esa gesta le pertenece a Portugal en exclusividad.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

La «nueva normalidad» no es lo que quieren que creas

Published

on

Comparta este artículo.

Por Ángel Manuel García Carmona.- En algunos países occidentales (principalmente europeos), en teoría, las cuarentenas masivas forzosas han ido llegando a su fin (por lo general, en base a procesos de “desescalada”). Se supone, atendiendo a datos oficiales, que la incidencia del coronavirus, codificado como COVID-19, es mucho menor que a comienzos de la pasada primavera.

Lo normal es que tras la tormenta u otra tempestad, llegue la calma (bueno, por poner otro ejemplo, también es obvio que cuando alguien se recupera de una intervención quirúrgica cardíaca recupere su actividad normal). Pero en este caso, parece que buscan una serie de aditivos de perspectiva psicológica.

Loading...

En exclusiva, a la par que nos informan de rebrotes puntuales con un sesgo de amenaza condicionada de restablecimiento del secuestro político (confinamiento), nos hablan de una “nueva normalidad”. Puede sonar como algo redundante o como una burda cursilada pero, ¿cuál es el trasfondo verdadero?

Ya sea a la espera de una vacuna (un asunto que abre una discusión paralela, pero no por los motivos generales del movimiento antivacunas, que hace una combinación de infundios antimercado y juegos de selección natural darwiniana) o a fin de “contener rebrotes”, nuestro retorno a la normalidad no está siendo tan “libre”.

Por decisión de nuestros burócratas de turno, siempre tan interesados en planificar toda la dinámica espontánea social desde un punto concéntrico, tenemos que salir a la puerta de la calle con la boca y la nariz tapadas literalmente (hablando con rigor, piensan en que utilicemos algún utensilio sanitario de protección).

Hablamos de las llamadas “mascarillas” o, en algunos países hispanoamericanos, “tapabocas”. Sí, y les da igual la que vayamos a utilizar (hay quienes se han atrevido a reconocer, con criterio sanitario, su inefectividad, ya que concentran dióxido de carbono y otros microorganismos). No tienen por qué ser las “más efectivas” FFP-2 y FFP-3.

Al mismo tiempo, nos imponen una “distancia social” (con pretexto de seguridad inmunológica) de entre uno y tres metros de longitud (ya sea en la calle, en los salones de actos o en los lugares de culto), aunque, por cuestiones lógicas, en una terraza o en una mesa de restaurante, es imposible hacerlo si vas con tu pareja, tus amigos o tu familia.

La adaptación a la crisis y los avances tecnológicos

Independientemente de la interferencia en la discusión del apartado anterior, resulta innegable que ciertas tendencias tecnológicas (con sus correspondientes aplicaciones) han visto su proceso de permeabilidad considerablemente acelerado, como consecuencia de esta “crisis”.

Ya sea para intentar mitigar los efectos del estrangulamiento económico y las modalidades de bloqueo económico, para no mermar demasiado la formación académica (no necesariamente la que es obligatoria o está reglada considerablemente) o para mantener el contacto social (aunque virtualizado), Internet ha sido clave.

El teletrabajo era, hasta ahora, una especie de beneficio social que concedían las empresas, para determinados días de la semana, con la mera intención de facilitar la conciliación personal y/o familiar del trabajador (igual que se puede proporcionar un ticket de restaurante o un seguro de vida).

No obstante, en cuestión de semanas, las empresas han tenido que adaptarse al mismo a una velocidad astronómica, sin haber tenido demasiados problemas de productividad. De hecho, consideran que puede ayudar a reducir costes de infraestructura, y se resalta en actuales ofertas de trabajo. Por ello, puede decirse que ha venido para quedarse.

Lo mismo ocurre con el e-learning, que si bien estaba cobrando su popularidad en el ámbito universitario y del área extracurricular (no necesariamente mediante plataformas como edX y Udemy), está generando un impulso de mercado que lleva a las unidades presenciales a reinventarse para sobrevivir de cara a futuro.

Por otro lado, para bien y para mal, contando con las aplicaciones previamente mencionadas, uno puede corroborar que cuatro tendencias serán clave: el Big Data, la computación en la nube, el blockchain y la inteligencia artificial. Estaban avanzando y adquiriendo relevancia en el mercado y el tejido productivo, pero esto las impulsa.

Ni orden espontáneo ni seguridad sanitaria

Como se ha indicado antes, la clase política (con la correspondiente colaboración de una prensa determinada) tiene interés en que asumamos la nueva normalidad como una temporada de precaución sanitaria. Aunque si pensamos en los avances tecnológicos, mejor para ellos, dentro de su interesada anestesiología.

Ahora bien, la “nueva normalidad” que, en colaboración con los ideólogos, otros burócratas, ciertas élites, las Big Tech y varias unidades de agit-prop viene a ser un avance en el ordenamiento político que ellos pretenden, basado en la quinta fase revolucionaria (queramos llamarlo o no “criterio del NOM”).

Sin discutir la incidencia sanitaria (así como tampoco su posible resultado de la acción humana en un laboratorio que ya debería de ser bastante conocido), cierto es que esta situación ha sido vista como una oportunidad para realizar uno de los mayores ensayos sociales contemporáneos, jugando con la “psicosis colectiva” y el síndrome de Estocolmo.

Los decretos de “estado de alarma” o “estado de emergencia” han reforzado los resortes de poder de no pocos gobernantes (España es un ejemplo considerable de ello, así como un ejemplo de dictadura posmoderna, al mando de socialistas y comunistas como Pedro Sánchez y Pablo Iglesias). Véase como una aplicación de las leyes marciales.

Al mismo tiempo, advirtiendo de caos descoordinado cuando ha correspondido, se ha procurado incidir la “necesidad” de avanzar hacia el Estado único global (nula descentralización), que basado en una falsa religión artificial, también apostará por un férreo intervencionismo económico.

Por otro lado, en materia económica, aparte de cuestionar la poca libertad que en general aseguran muchos de estos Estados modernos, se busca reforzar el papel de unos bancos centrales que crean masas crediticias muy artificiales. Pero es que se está tratando de acostumbrar a la gente a no pagar en metálico.

El problema que tienen con el dinero en efectivo no es de “obsolescencia” ni de “salud”. Básicamente aprovechan el paso del Pisuerga por Pucela para que ninguna transacción económica se escape del control estatal (de esta forma, pueden expoliar más aún), con el cual colaboran muy estrechamente los big businesses del sector financiero.

Asimismo, al control de las transacciones financieras se suma la amenaza mayor sobre nuestra privacidad, por medio de las cámaras térmicas, ciertos sistemas de videovigilancia y las llamadas apps anti-COVID19, con las que, en realidad, se busca monitorizar el más mínimo movimiento del ciudadano.

Por lo tanto, ya finalizando, si queremos encontrar sentido al concepto de “nueva normalidad”, considerémoslo como un eufemismo que en realidad supone un juego con la propaganda y la “falsa inseguridad” para estrangular a la sociedad y anular sus libertades, vulnerando la libertad de mercado, la subsidiariedad y otros patrones naturales.

*García Carmona es ingeniero de software y reside en Madrid.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Intelectuales progres intentan frenar el monstruo censurador que ellos mismos crearon

Published

on

Comparta este artículo.

Por Mamela Fiallo (R).- Mediante una carta abierta, 153 prominentes académicos, escritores e intelectuales, en su mayoría de izquierda, pidieron detener la radicalización en la censura promovida por los activistas de causas de «justicia social». Pues advierten que la libertad de escribir, de opinar, está en peligro.

«El libre intercambio de información e ideas, el elemento vital de una sociedad liberal, se está volviendo cada vez más restringido», se declara en la carta, advirtiendo «una intolerancia de puntos de vista opuestos, una moda por la vergüenza pública y el ostracismo y la tendencia a disolver cuestiones políticas complejas en una certeza moral cegadora».

Loading...

«Rechazamos cualquier elección falsa entre justicia y libertad, que no puede existir sin la otra», continúa. «Como escritores, necesitamos una cultura que nos deje espacio para la experimentación, la toma de riesgos e incluso los errores», agrega.

El clima de la «interseccionalidad» desatado por Black Lives Matter, cuyos fundadores confluyen el transfeminismo y la justicia racial, ha logrado desde el retiro de libros hasta el despido de escritores, de la mano de campañas masivas de rechazo.

Y no se limita al escarnio contra figuras de derecha que cuestionan el ideario colectivista y las políticas identitarias, ya afecta a los propios progresistas, izquierdistas e incluso feministas.

Por ejemplo, la autora de Harry Potter, JK Rowling, está siendo acusada de «transfobia» por decir que las personas que menstrúan solían ser llamadas mujeres.

En el 2020 decir algo tan obvio y biológicamente demostrable equivale a un crimen de odio y la acusación frontal de «transfobia». Pues reducir la feminidad a la biología es vista como un ataque a las personas transexuales, travestidas y transgénero que se identifican como mujeres.

La necesidad de un mensaje de autocrítica por parte de intelectuales progresistas queda expuesto por el hecho que una de las firmantes de la carta ya tuvo que pedir disculpas. Jennifer Finney Boylan, activista trans, resaltó la presencia de intelectuales socialistas como Noam Chomsky y las feministas Gloria Steinem y Margaret Atwood. Pero lamentó desconocer la presencia de otros firmantes. Entre ellos se destaca precisamente la «transfóbica» JK Rowling.

«La turba en Internet puede ser despiadada»

La revista libertaria Reason, de la mano de un video del comentarista John Stossel, explicó el alcance de la cultura de cancelación y las restricciones al debate propugnadas por los activistas de extrema izquierda.

Se refirieron como «turba de internet» a las campañas de activistas que convocan el despido de profesionales, la censura como norma e incluso el retiro masivo de libros.

Destacaron el ejemplo de Harald Uhlig, profesor de la Universidad de Chicago y jefe de la Revista de Economía Política. Cientos de activistas convocaron su renuncia, incluso economistas prominentes como Janet Yellen y Paul Krugman se unieron a la turba. Krugman llamó a Uhlig «otro hombre blanco privilegiado que evidentemente no puede controlar su impulso de menospreciar las preocupaciones de los menos afortunados».

¿Su «crimen»? Haber dicho que fue un error de Black Lives Matter sumarse a la campaña para desfinanciar a la policía.

«No había nada racista o discriminatorio en cómo lo dijo», sostiene el editor senior de la revista Reason, Robby Soave, quien cubre las recientes protestas. «Pero debido a que tiene algunas opiniones diferentes de los manifestantes, debe ser racista», asegura.

Soave señala que lo más grave del accionar de estos activistas es que propugnan una ideología donde la opinión distinta es asumida como peligrosa, al punto que justifican la censura como acción de legítima defensa.

Incluso resaltan cómo profesionales han sido despedidos por el accionar de sus familiares, como el caso de un futbolista desvinculado por lo que su esposa dijo contra Black Lives Matter en Instagram.

«Artistas y escritores advierten sobre un clima intolerante»



Por ello, más de un centenar de intelectuales, en particular escritores, se sumaron al reclamo. La mayor parte son de izquierda, progresistas, incluso el historiador mexicano Enrique Krauze.

Pero no cuentan con el respaldo de sus coidearios. The New York Times publicó una nota titulada Artistas y escritores advierten sobre un «clima intolerante». La reacción fue rápida. La nota del NYT recopila críticas hacia los autores e incluye la acusación, estos sienten temor por perder su relevancia.

La carta deja muy en claro que no busca deslegitimar el accionar de Black Lives Matter ni ninguna protesta civil. Simplemente temen el carácter persecutorio que ha tomado.

La censura fortalece a Trump y la derecha



Como progresistas que son, los firmantes de la carta advierten cómo la radicalización de la izquierda beneficia a la derecha, en particular al presidente de los EE.UU.

«Las fuerzas del iliberalismo están ganando fuerza en todo el mundo y tienen un poderoso aliado en Donald Trump», exclaman. E invitan a sus coidearios a no permitir que la resistencia se endurezca en su propio tipo de dogma o coerción, «que los demagogos de derecha ya están explotando».

«La inclusión democrática que queremos se puede lograr solo si hablamos en contra del clima intolerante que se ha establecido en todos los lados», afirman.

«El libre intercambio de información e ideas, el alma de una sociedad liberal, se está volviendo cada vez más restringido. Si bien hemos llegado a esperar esto en la derecha radical, la censura también se está extendiendo más ampliamente en nuestra cultura: una intolerancia de puntos de vista opuestos, una moda para la vergüenza pública y el ostracismo, y la tendencia a disolver cuestiones políticas complejas en una ceguera moral cegadora», agregan.

La carta de estos intelectuales nos remonta al poema de Neimöller, religioso luterano perseguido por el nazismo en su etapa final. El escrito advierte cómo guardó silencio cuando otros eran los perseguidos y destaca la importancia de señalar la persecución ideológica antes que te toque a ti.

De lo contrario, sucederá igual que la conclusión del poema de Neimöller: «cuando vinieron por mí ya era demasiado tarde».


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

MIEDO y ASCO en el PP de Madrid: Ayuso ofrece 8000€ en ayudas para contratar transexuales. VOX debe ACTUAR

Published

on

Comparta este artículo.

El asunto ha estado a punto de ser tomado por ALERTA NACIONAL como un bulo, una intoxicación de las tantas que surgen para machacar a esa “derechita cobarde” que, inexplicablemente, tanto miedo mete a los cobardes de la izquierda madrileña.

Y posiblemente hubiera sido otro papel de esos que acaban en la papelera, tras un encogimiento de hombros. Pero ya no.

Loading...

El “arresto domiciliario” al que hemos sido sometidos por las autoridades y la humillación posterior con la obligación de portar “bozal” cuando precisamente son los políticos de todo orden y color los que deberían ser embozados y encerrados, nos ha quitado la poquita inocencia que nos quedaba, y nos ha hecho más cínicos de lo que ya éramos.

Que no era poco.

En fin. El asco y la ignominia parecen destinados a gobernar nuestras vidas y a infiltrarse, como un moho maloliente, en todas las vertientes de nuestras vidas. Privadas hasta hace bien poco. Pero ya no.

Y cuando creemos que una política joven, decidida y con aparentes redaños está gobernando esa impostura burocrática artificial, ese artefacto llamado “Comunidad de Madrid” la realidad aparece y nos calza una… bofetada tremenda que nos hace ver pequeñas chispitas de luz en medio de los más oscuro de la noche estalinista y morada de unos pequeños y zarrapastrosos seres que tienen por objetivo eliminar, destruir, aniquilar las bases de la cultura occidental, la familia, la verguenza, las formas de vida y el fondo más íntimo que nos separa de los animales que ellos son.

Y es entonces cuando el progresismo latente de Ayuso, de Feijóo ¡De tantos! cual semental experimentado, alza las patas delanteras para que, cual mamporrero avezado, el PP ejerza su guía y dirección para que aquello que naturalmente tiene difícil su acomodo, sea aceptado por la naturaleza -drogada, embobada, idiotizada, cretina y totalmente enajenada- de la ciudadanía. Y ciertamente, debemos reconocerle a Ayuso que consigue llevar adelante la coyunda del semental con el Pueblo Pasmado: con tan buen hacer que, en el colmo de la vergüenza, será el pueblo y no el semental quien acabe dando las gracias por ser preñado para engendrar el monstruo del Juicio Final.

¿Creen que exagero? Ni una maldita coma exagero, señoras y señores. Toda esta literatura no es sino la forma que he elegido para informarles que el Gobierno de Ayuso, con los apoyos de C’s -seguro que en este caso con enorme entusiasmo e incluso aquiescencia de Aguado, y no sabemos si VOX se ha enterado ya o somos los primeros en hacérselo saber- está ofreciendo a empresarios, empresas y todos aquellos autónomos que contraten a su primer empleado, una serie de ayudas que se desgranan de la siguiente forma y manera:

7.500 € cada contrato indefinido inicial a tiempo completo realizado a los siguientes colectivos:

    • Personas mayores de 45 años inscritas como personas desempleadas demandantes de empleo con, al menos, 360 días en los 540 días anteriores.
    • Personas desempleadas de larga duración con 24 meses o más en desempleo.

Las cuantías anteriores se incrementarán en 500 € más cuando la persona contratada sea una mujer o pertenezca al colectivo de personas trans.

¿Y los hombres con familia e hijos a cargo? ¿Y las familias numerosas? ¿y las familias con hijos minusválidos? ¿Y a los solteros que estén viviendo a costa de la jubilación de sus padres? ¿A ESOS NO? No. A esos no. Pero a un transexual, al que además somos los “normales” los que le hemos pagado la operación de cambio de sexo (mientras nuestros hijos carecen de dentista y nuestros ancianos deben pagarse las medicinas) ve recompensada su trastorno hormonal con hasta 8000 euros, que en condiciones particulares puede llegar a la desopilante cifra de 10000 euros. Casi nada. Pregunten a una ama de casa lo que haría con 10000 euros. Si tienen valor, claro.

Verguenza. Asco. Horror. Náusea.

El PP es el Partido Podrido. El partido de la náusea. El partido mentiroso, ladrón, perjuro.

Solo queda saber -y por Dios que esperamos una reacción- lo que hará VOX en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Señores de VOX: NO TARDEN.

(PULSEN SOBRE LAS IMÁGENES)

PD: Este artículo se fundamenta en las publicaciones web oficiales de la Comunidad Autónoma de Madrid según se reflejan en las siguientes páginas web, cuyas URL son:

  1. https://www.comunidad.madrid/servicios/empleo/ayudas-e-incentivos-empleo
  2. https://www.comunidad.madrid/noticias/2018/07/10/incrementamos-ayudas-fomentar-contratacion-indefinida-8000-euros

Publicamos esta información para evitar la tentación de empresas como NEWTRAL y otros “fact-checkers” nos acusen de mentir como bellacos y señalen nuestra información como incierta. Gracias Ana Pastor.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish