Connect with us

Sociedad

Mezquitas: puertas abiertas, mentes cerradas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Hanan Serrouhk.- Las mezquitas , ONGs islamistas y el entramado político que hay alrededor de estas organizaciones no paran de comunicar y publicar los actos de puertas abiertas de las mezquitas e invitan a sus vecinos a conocer desde dentro estos espacios de culto, donde escuchan discursos de hermandad y la gran bondad que hay en la fe musulmana para acto seguido servir el típico lote de pastas y té.

Esta actividad se intensifica en el mes de Ramadán, este sagrado mes copa la agenda política y en las redes sociales son muchos los dirigentes que se afanan en querer ser los primeros en felicitar el Ramadán, siendo curioso que en Navidad o Semana Santa esto no suceda así.

En general en estos actos de puertas abiertas siempre hay una representación política y en ocasiones incluso algún miembro de las fuerzas de seguridad.

En esencia el mensaje es simple, está destinado a los vecinos del barrio y en síntesis les vienen a decir “veis, no hay que tener miedo somos buena gente , vuestro recelo desconfianza y incomodidad es producto de vuestros prejuicios… vamos quien no está en una mezquita es que no está a la moda “

Y me pregunto ¿Pero en serio creen que a los ciudadanos nos crea inquietud el Islam? ¿Y esta inquietud se resuelve con el día de puertas abiertas?

Este clásico planteamiento proviene de quienes sí tiene prejuicios y rechazo por aquellos ciudadanos que se preocupan por lo que les rodea y por lo que sucede en su vecindario.

Ciudadanos que día a día ven cómo cambian la dinámica de convivencia, ven las actividades del ir y venir de las mezquitas cuando sus puertas están cerradas.

La inquietud de ver cómo el paisaje de sus vecindario se tiñe de negro hace que surjan preguntas:quieren saber qué pasa, no porque tengan prejuicios o sean racistas.

Quieren dialogar, debatir para participar en la transformación social en que estamos todos sumergidos .
Están en su derecho de participar en la construcción del nuevo modelo social donde todos tenemos que encontrar nuestro espacio, y consensuar un marco común de convivencia.

Pero estos vecinos se encuentran con los verdaderos prejuicios de quien sin escucharles les tacha de islamófobos, racistas. Los prejuicios vienen por parte de quien no acepta el diálogo.

Gracias al concepto de puertas abiertas y el postureo político lo que se ha provocado es que los vecinos callen ese malestar, esa sensación de sentirse desplazados.

Porque ante el postureo de las puertas abiertas, quién va a querer ser el malo y decir una verdad que incomoda al político que tan feliz ha venido a hacerse la foto con el imán.

Esta actividad lo que ha conseguido por ahora es que la política islámica gane espacio entre algunos grupos políticos, mientras por otro lado el malestar de los vecinos resignados es aprovechado por grupos de la extrema derecha.

Las puertas abiertas lo que han hecho es que, las mentes cerradas olviden que en nuestro país no tenemos problemas con la fe musulmana ni con la libertad de culto que está garantizada en nuestras leyes.

También olvidan que nuestra base cultural identitaria es originaria del catolicismo y por ello es normal que tenga más presencia pública.

Lo que nos inquieta y preocupa es el crecimiento en barrios y municipios zonas islámicas donde la convivencia y los mecanismos de relaciones están basados en la ley islámica.

Es una respuesta muy simple y un recurso fácil acusar de racismo a quienes no comparten ciertas ideas y conductas, a quien le impacta ver por sus calles mujeres detrás de los hombres, niñas vestidas de negro, espacios ocupados sólo por hombres .

No es una cuestión religiosa ni de visitar una mezquita por dentro.

Se trata del modelo de convivencia , cómo usamos el espacio público donde todos nos sintamos seguros, donde el espacio sea de todos y para todos.

Algunos dirán qué opciones hay para los espacios de culto musulmán para que formen parte de nuestro paisaje, cómo hacemos para que los identifiquen como espacio de culto de todos.

La respuesta es simple: empecemos a tratarlos como lo que son: espacios de culto, menos visitas y mítines políticos y más acción conjunta entre iglesia, mezquitas y sinagogas.

Si el imán de mi barrio trabaja con el párroco de la iglesia, si entre ellos surgen espacios comunes, fuera de los objetivos de las cámaras y de los políticos, desde la sencillez y humildad de trabajo del día a día desde de la fe, seguro que se conseguirá el reconocimiento y respeto del conjunto de la sociedad como espacio de culto que son.

Porque las verdaderas mezquitas nunca deberían haberse convertido en sedes de partidos políticos ni los imanes en sus delegados.

Las mentes cerradas sólo abren las puertas porque no saben como trabajar por un futuro común, donde todos nos sintamos identificados como ciudadanos, vecinos y no segregados por origen étnico o religiosos.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

Dan una paliza a los miembros de “la manada” de Murcia en la cárcel

Published

on

Fachada del edificio donde tuvo lugar la presunta agresión sexual
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Los tres detenidos por violar presuntamente este fin de semana a una mujer en Murcia fueron golpeados este lunes en la cárcel, donde ingresaron el domingo, según han confirmado a Europa Press Instituciones Penitenciarias.

Los hechos tuvieron lugar a la salida de celdas, después de comer en el rellano de las escaleras, un espacio donde no hay cámaras, cuando funcionarios de Prisiones oyeron un tumulto, encontrando a estas tres personas alteradas, uno sangrando por la nariz y un segundo, con un corte a la altura de la sien.

Los heridos fueron asistidos en la enfermería del centro penitenciario, cuyo médico, por protocolo, decidió su traslado al Hospital Virgen de la Arrixaca.

Las heridas fueron consideradas leve, en el caso del hombre que recibió un golpe en la nariz, y moderada en el del corte en la sien, que requirió cuatro grapas.

Posteriormente, los detenidos fueron trasladados a otro módulo, para evitar nuevas altercados, en un módulo conocido como ‘Módulo de Respeto’, en el que los internos firman un contrato por escrito para respetar normas de convivencia e higiene y la disciplina de grupo.

Según indican desde Instituciones Penitenciarias, la falta de cámaras en el espacio, así como el hecho de que lo ocurrido fue en un momento concurrido, no puede determinarse qué internos intervinieron en el altercado.

Cabe recordar que la titular del Juzgado de Guardia ordenaba el ingreso en prisión provisional de estos tres detenidos por violar presuntamente a una mujer este sábado en un inmueble de la calle Santa Rita de Murcia.

Además, hubo una cuarta detenida en relación con estos hechos, que quedó en libertad con obligación de comparecer en el juzgado, investigada por un delito de omisión de socorro.

La Policía Nacional sigue investigando para esclarecer los hechos y cómo se produjo la violación.

Después de que un viandante encontrara a la víctima, a las 13.07 horas, y avisara al ‘112’ de que la mujer presentaba golpes y sangre en el rostro.

La víctima, de origen extranjero, relató que fue asaltada en el interior de un edificio por los tres detenidos que, tras golpearla, la obligaron a meterse en una vivienda donde la habrían violado.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

Barcelona, “Ciudad de ladrones”: El diario alemán Frankfurter Allgemeine alerta sobre la criminalidad en la capital catalana

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Barcelona, “Ciudad de ladrones”, así es como se titula un artículo publicado hace unos días en el diario alemán Frankfurter Allgemeine. El autor del artículo alerta de la escalada de delitos y violencia que está viviendo la ciudad condal en las últimas semanas y recoge algunos de los hechos más violentos como la muerte de un alto cargo de Corea del Sur, a la que intentaron robar y por el robo que sufrió la familia real de Qatar, valorado en unos 100.000 euros.

Hans-Christian Roessler, el corresponsal del periódico en Madrid, ha subrayado en su artículo que la Ciudad Condal “se hunde por la delincuencia”. Una delincuencia que no solo perjudica a los residentes, sino que también dificulta la vida de los turistas que visitan la capital catalana. El texto también menciona a los carteristas, que se encuentran en las estaciones, en los lugares de interés turístico o en los trenes, donde señala que “son particularmente frecuentes”.

Los robos violentos han aumentado un 30%

El artículo, publicado en uno de los periódicos más prestigiosos de Alemania, comenta la creación de ‘patrullas ciudadanas’ para ahuyentar a los carteristas del metro de Barcelona, acusadas de abrir la puerta a la creación de mafias. Ni se olvida de las cifras de delincuencia: cuarenta robos denunciados al día.

Los delitos en Barcelona se han incrementado en un 9%, especialmente los hurtos y robos violentos que han aumentado un 30%. En lo que llevamos de año, se han producido 12 homicidios en Barcelona, nueve de ellos en solo mes y medio. Sin embargo, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, resta importancia al asunto y asegura que los apuñalamientos son “hechos puntuales”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

La plaga de la solidaridad

Published

on

Voluntarios de la progre Caritas haciendo campaña en favor de de la diversidad y la gratuidad de las ayudas.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

BD.- Vivimos inmersos en la representación continua de una formidable farsa que se ha dado en llamar “la Cultura de la Solidaridad” (así con mayúsculas). Esta ridícula comedia, que mortifica cualquier inteligencia medianamente exigente y ofende sin miramientos todo estómago normalmente constituido, consiste en loar polifónicamente sobre todos los tonos y registros la buena nueva de la fraternidad multicolor que ha de prohijar la era del amor eterno. “¡Hermanos, formenos una cadena y cantemos todos juntos: “¡We are the world, we are the childrens!” La verdadera solidaridad no puede ser esta indigna bufonada. Rechazamos sin contemplaciones esta bazofía. Cadena, que corra el agua.

La solidaridad es una actitud moral que distingue a las personas decentes, es un sentimiento superior que enaltece al que lo profesa y ennoblece al que se ha hecho merecedor de él. No es una simple demostración superficial o convencional de simpatía, es identificación activa con un igual: la solidaridad no tiene sentido de ser con los diferentes, con los “otros”. Eso es un contrasentido, un error, un imposible, o entonces estamos confundiendo la solidaridad con la compasión, la caridad, la misericordia, la piedad que toda criatura viviente, incluso la más vil, tiene derecho a reclamar. La solidaridad sólo puede darse entre miembros de una misma especie, entre componentes de una misma familia, entre las partes de un mismo todo, entre grupos afines, entre seres que profesan una comunión de intereses, se reconocen una unidad de espíritu y participan de unos valores comunes.

La solidaridad no es esa estúpida y aberrante moda de amar y ensalzar incondicional e irreflexivamente todo lo sucio y hediondo, todo lo deforme y ofensivo, todo lo ajeno y diferente, todo lo malo y lo peor que camina o se arrastra sobre la superficie de la tierra, biblia actual de una sociedad narcotizada de propaganda alienante y ebria de eslóganes huecos que se cree (que le han hecho creer) que la solidaridad es adorar sin freno ni medida las infinitas miserias y las repulsivas lacras del Tercer Mundo y sus comarcas vecinas y a colmar de atenciones a los extraños al tiempo que se impone ignorar a los hermanos. Ya decía Rousseau: “Desconfíen de esos filántropos que van a buscar lejos de su país o de sus compatriotas unos deberes que desdeñan cumplir en casa. Tal filósofo ama a los tártaros para estar dispensado de amar a sus vecinos”.

La solidaridad significa coincidencia y afinidad con aquél a quien va dirigida. No se puede ser solidario con el enemigo, el adversario, el extraño, el ajeno, o con un exponente de degradación sin cubrirse asi mismo de oprobio ni ensuciarse con la mancha indeleble de la infamía. Un acto de esa naturaleza entrañaría abdicar de la propia estatura como consecuencia de un impulso indigno y un gesto equivocado. Toda vez que los valores son expresiones del espiritu, si los valores se corrompen es porque el espíritu está corrompido. Este es el verdadero sentido de la solidaridad actualmente en boga: una perversión espiritual, una aberración moral.

Esta equivocada solidaridad es el síntoma de una profunda tara intelectual, la expresión inequívoca de un desequilibrio mental severo, la manifestación de una quiebra interior, de un extravío sin remedio, de una renuncia sin excusa, de una debilidad sin perdón, de una traición sin redención, de una capitulación sin honor.

La vocinglera moda de la presente solidaridad mediatizada en un derroche indecoroso de exhibicionismo farisaíco es, en la mejor de las eventualidades, una grosera impostura, y en todos los casos, un escándalo para la inteligencia humana, una afrenta al sentido común, una humillación para todo sentimiento elevado. Que esa encumbrada solidaridad sea celebrada como un valor supremo por la cultura dominante, seca, estéril e inhumana, habla a las claras de lo hundida y desorientada que está esta sociedad, aquejada de una devastadora subversión de los valores y ayuna de todo ideal verdadero, y volcada toda ella a una empresa de autosabotaje que es la prueba definitiva de la confusión en la que se halla. Tirar piedras a su propio tejado es la etapa última de la cretinidad, la firma auténtificada del desvario.

La mejor demostración de la falsedad de esta cacareada solidaridad es que pocas veces como hoy en España se había vivido una realidad tan huérfana de genuino hermanamiento entre compatriotas, un clima tan enrarecido de enfrentamiento entre hijos de un mismo suelo e historia, una alarmante y áspera desunión en medio de contínuas llamadas al odio entre españoles (de aquellos que quieren dejar de serlo contra los que pretenden seguir siéndolo), habiendo llegado a un grado tal de indiferencia e insolidaridad, cuando no de abierta hostilidad entre españoles de toda clase y condición, que vuelve risible y despreciable toda pretensión y exhibición de “buenas intenciones”, “amor al prójimo” y filantropía gaseosa: un festival de hipocresía travestida de ideales superiores, que es una de las peores plagas de nuestro tiempo.

Mientras la patria común amenaza ruina y nuestra casa se tambalea sobre sus cimientos corroidos por el veneno de la sedición, fuera arrecia con alegre inconciencia e insultante descaro la ruidosa cantinela de la solidaridad, el canto de todo lo extraño, la alabanza de todo lo enemigo, la exaltación del mal que nos aqueja y que nos habrá de llevar a la catástrofe.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: