Connect with us

Cara a Cara

Mikael Jalving, historiador danés: “El marxismo cultural más virulento ha convertido a Suecia en un laboratorio de experimentación social”

Published

on

El periodista, historiador y escritor danés Mikael Jalving ha colaborado en diferentes medios de comunicación nórdicos, ha sido el responsable durante años de uno de los blogs políticos más leídos en su país y se define a sí mismo como un ciudadano “nacional-liberal y conservador social”.

En 2011, publicó el libro que le ha ha hecho más conocido, también más alabado y más odiado, bajo el título de “Absolut Sverige: En rejse i tavshedens rige”. Se trata de una crónica-ensayo en el que Jalving despliega toda su capacidad de observación y análisis para realizar un amplio recorrido por la realidad política, social y cultural de la Suecia actual, “un país que la socialdemocracia y la corrección política han convertido en una cruel distopía”. De esta situación tan desconocida como dramática, y de la constatación cierta de que Suecia se ha convertido en el gran experimento social a nivel mundial del marxismo cultural, Mikael Jalving ha hablado en exclusiva con la revista Naves en Llamas. Estos son algunos extractos de la conversación.

Según su experiencia, ¿la antigua utopía sueca se está convirtiendo en una pesadilla?

Me gusta definir a Suecia como un gran experimento político hecho realidad. No se trata de una historia de ciencia ficción sino de un fenómeno comprobable que se puede rastrear a lo largo de la reciente historia. La que era la nación étnica y culturalmente más homogénea de toda Europa, ahora es algo completamente diferente debido a la inmigración y la desregulación de la entrada de extranjeros. Además, esta situación se verá agravada en el futuro por el desarrollo demográfico. Independientemente de cómo se juzgue ideológicamente esta realidad que se ha producido a lo largo de la última generación, hay que reconocer la naturaleza dramática de la misma. Nunca antes, a lo largo de su historia, Suecia había sido lo que hoy es: un gran zoo humano multicultural.

La corrección política y la ideología de género … ¿están matando la libertad en Suecia y por extensión en Europa Occidental?

En Suecia puedes vivir una vida libre, sana y próspera trabajando y criando a tus hijos. Pero si te involucras en política, incluso en niveles menores, tienes que prestar atención a lo que dices y haces. Esta regla de oro se aplica también a la vida social, a los entornos de trabajo, a los ámbitos colectivos. Suecia no tiene una tradición de pluralismo político. Durante décadas, la socialdemocracia, tanto a través del partido como de su presencia permanente en las instituciones, estableció el escenario de los correcto, no solo en el territorio política, sino también en los medios de comunicación, en la educación y en el entorno empresarial. Y desde la década de los noventa del pasado siglo, dos han sido los pilares sobre los que se ha levantado la corrección política actual: una política de inmigración liberal y una ideología de género radical.

Pero los vientos políticos están cambiando a medida que se acercan las próximas elecciones nacionales. La opinión pública está mostrando sus críticas y sus desacuerdos como nunca lo había hecho. Y no solo a través de sitios de Internet casi clandestinos sino también mediante blogs públicos, libros, nuevas publicaciones e, incluso, la aparición de “think tanks” críticos.

¿La inmigración es la religión de la nueva Suecia?

Ciertamente, la religión organizada y practicada, en forma de cristianismo protestante, ha ido perdiendo terreno en Suecia desde la Segunda Guerra Mundial. Y mientras tanto, el Islam ha llegado al país con sus mezquitas, sus clanes y sus organizaciones musulmanas. En ese sentido, Suecia refleja lo ocurrido también en la mayor parte de los países de Europa occidental. La particularidad sueca es que hay una especie de “religión política” que ha pasado al primer plano de la cultura dominante. Supongo que esto es un clásico sociológico: una vez que la religión oficial se debilita, hay un vacío espiritual. En Suecia, este vacío se ha llenado con los nuevos dogmas políticos de la inmigración, los derechos humanos y la fantasía de un mundo sin fronteras. En ese sentido, la inmigración, más que cualquier otra cosa, se ha convertido en la religión sustituta en lugar del protestantismo como tal. Lo temporal se volvió divino. La política se ha vuelto salvaje y vertical.

En su opinión, ¿Suecia es un laboratorio de experimentos sociales derivado del marxismo cultural?

Podría decirse así, aunque a menudo no veo claro qué es el marxismo cultural. Si el concepto se refiere a una revuelta más o menos coherente contra la tradición nacional, cristiana y democrática de Europa occidental, considero que la descripción es justa. A los marxistas culturales simplemente no les gusta la Europa de ayer y no ven razón para cultivarla o reformarla. Ellos luchan por mucho más. Quieren reemplazarlo todo por algo nuevo, quieren una ‘Neuropa’, podríamos llamarlo. Lo que siempre hemos sido es ‘burgués, intolerante y capitalista’. Lo que fueron nuestros padres, lo detestan aún más. Y de este profundo resentimiento, el marxismo cultural más virulento ha logrado convertir a Suecia en algo nuevo. Es un gran laboratorio. Si quieres estudiar el futuro de Europa occidental, estudia Suecia.

Continue Reading
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deje un comentario

Por favor Login para comentar

Deja un comentario

  Suscribir  
Notificar
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2018 all rights reserved alertanacional.es

A %d blogueros les gusta esto: