Connect with us

Internacional

¿Qué país es el mayor productor de mierda del mundo? La China comunista: el mayor contaminador del mundo sigue contaminando

Published

on

En 2020 la China comunista construyó el triple de centrales térmicas de carbón que el resto del mundo junto, el equivalente a más de una gran planta carbonífera a la semana, según un informe de Global Energy Monitor. En la imagen (Kevin Frayer/Getty Images), una central térmica de carbón de propiedad estatal en la localidad china de Huainan (Anhui).
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

En 2020 la China comunista construyó el triple de centrales térmicas de carbón que el resto del mundo junto, el equivalente a más de una gran planta carbonífera a la semana, según un informe publicado en abril por Global Energy Monitor. Ese mismo año, las emisiones chinas de CO2 aumentaron un 1,5%, mientras que las de la mayoría de los países disminuyeron.

Aunque en 2020 el mundo se fue distanciando del carbón, dicho apartamiento fue eclipsado por las nuevas plantas chinas.

China era el mayor emisor de dióxido de carbono de combustible fósil (CO2) ya antes de que construyera esas centrales: en 2019 fue responsable de casi el 30% de las emisiones de CO2, prácticamente el doble que EEUU, el segundo mayor emisor. China, el mayor consumidor mundial de carbónya dispone de la mayor concentración mundial de plantas carboníferas: en 2020 produjo 3.840 millones de toneladas de carbón, su mayor registro desde 2015; e importó otros 304 millones, 4 millones más que en 2019.

Según la Agencia Internacional de la Energía, “el 79,7% de las emisiones de China en 2018 procedían del carbón, frente al 70,6% de la India, el 25,8% de EEUU y el 27,95% de la UE”. “Desde 2011, China ha consumido más carbón que el resto del mundo junto”.

Pese a ser el mayor contaminador del planeta, China sigue dándoselas de virtuosa y vendiéndose falsamente como el campeón del medioambiente. “Deberíamos proteger la naturaleza y preservar el entorno de la misma forma en que cuidamos de nuestros ojos, y acometer y fomentar una nueva relación en la que el hombre y la naturaleza puedan prosperar y vivir en armonía”, manifestó Xi Jinping en la reciente Cumbre de Líderes sobre el Clima, organizada por el presidente de EEUU, Joe Biden.

Loading...

Sin embargo, en realidad el Partido Comunista de China (PCC) hace justo lo contrario de preservar el entorno. En un artículo publicado por la Escuela de Medioambiente de Yale en 2017, el profesor William Laurance escribió:

Nunca había visto a un país tener un impacto tan abrumador sobre la Tierra como lo tiene China en la actualidad.

Por todo el mundo, prácticamente en cada continente, China está implicada en una vertiginosa variedad de proyectos de infraestructuras –carreteras, vías férreas, presas hidroeléctricas, minas–, de extracción de recursos, agrícolas y energéticos que están causando un daño inaudito a los ecosistemas y la biodiversidad.

El artículo citaba un análisis de cerca de 3.000 proyectos elaborado por el Banco Mundial, según el cual

los inversores y compañías chinos a menudo imperan en países pobres con controles y regulaciones medioambientales débiles, lo que hace que esos países se conviertan en focos de polución para las compañías chinas.

Laurance añadía:

China lleva mucho tiempo siendo un agujero negro para el comercio ilegal de animales salvajes, es el mayor consumidor global de todo, desde pangolines y partes de tigre a aletas de tiburón y cuernos de rinoceronte (…) China es un gran consumidor de maderas ilegales, pese a que ha dado tardíos pasos para contener el flujo hacia sus mercados. En África occidental, los bosques de palisandro han sido ilegalmente arrasados, casi exclusivamente para satisfacer la gran demanda china. El impacto es aún peor en la región Asia-Pacífico, donde los bosques nativos, desde Siberia hasta las Islas Salomón, han sido sobreexplotados para suplir a los mercados madereros chinos.

Con todo, en la referida cumbre, Xi sonó como si China no estuviera sino esperando a que EEUU volviera al Acuerdo de París. “China saluda el retorno de EEUU al proceso de gobernanza multilateral del clima”, dijo, y añadió:

Los países desarrollados necesitan redoblar su ambición y acción climáticas (…) necesitan hacer esfuerzos concretos para ayudar a los países en desarrollo a reforzar sus capacidades y su resiliencia frente al cambio climático, apoyarlos con financiación, tecnología, capacidad de construcción (…) para ayudarles a acelerar la transición hacia un desarrollo verde y de bajas emisiones.

Parece que Pekín pretende rehuir sus propias responsabilidades emisoras al seguir presentando a China como un país en desarrollo –de los que necesitan ayuda–, aunque ya es la segunda mayor economía del mundo, por detrás de EEUU.

Cada país signatario del Acuerdo de París ha enviado un objetivo –una contribución nacionalmente determinada (CND)– de reducción de emisiones de carbono para 2030. Por su parte, China obtuvo permiso para aumentar sus emisiones hasta 2030 precisamente, cuando se supone que van a alcanzar su punto culminante. Eso significa que “generará vastas cantidades [de] CO2, entre 12.900 y 14.700 millones de toneladas al año durante la próxima década, o un 15% por encima de los niveles de 2015”.

En la cumbre, Xi insistió en su promesa previa de alcanzar la neutralidad de emisiones de carbono antes de 2060, “limitar estrictamente el aumento de consumo de carbón en el 14º periodo del Plan Quinquenal [2021-2025] y reducirlo gradualmente en el 15º”. Llamativamente, no hizo alusión a una reducción del consumo de carbono en los próximos cinco años; simplemente habló de limitar su incremento.

Si China fuera en serio con la reducción de emisiones, lo habría dejado de manifiesto en su plan quinquenal para el periodo 2021-2025, publicado en marzo y del que se ha dicho que no contiene más que “vagos compromisos para atajar las emisiones de dióxido de carbono”.

Con su plan, “las emisiones chinas seguirán aumentando”, ha afirmado el doctor Zhang Shuwei, economista en jefe del Draworld Environment Research Center.

En líneas generales, el plan no contiene detalles suficientes sobre cómo piensa China acelerar la descarbonización de la economía, ni ofrece una guía estratégica sobre cómo va a alcanzar el pico de carbono antes de 2030 y la neutralidad en 2060.

En cambio, EEUU se comprometió, bajo el mandato de Barack Obama, a tener en 2025 unos niveles de emisiones de CO2 entre un 26 y un 28% inferiores a los de 2005. El presidente Biden, que hizo a EEUU volver al Acuerdo de París en una de sus primeras órdenes ejecutivas, se comprometió en la cumbre ya citada a que su país reduciría sus emisiones al menos un 50% para el año 2030.

Tal y como escribió el Wall Street Journal en un editorial en febrero, iniciativas como esta explican por qué “Pekín ama a Biden y [el Acuerdo de] París”. Pues permiten a China, dice el WSJ, ser un “gorrón del carbono”, es decir, tener un crecimiento económico irrestricto en un momento en que busca convertirse en la potencia hegemónica en los ámbitos de la economía y la tecnología.

Es extremadamente improbable que China cumpla sus compromisos climáticos, y abundan los precedentes que invitan a no fiarse de las promesas del PCC. En 1984 Pekín prometió que la autonomía de Hong Kong, que afecta a sus derechos y libertades, permanecería inalterada durante 50 años –bajo el principio de un país, dos sistemas– tras el retorno del territorio a la soberanía china (1997). Sin embargo, en junio de 2020, con la aplicación de su dacroniana ley de seguridad nacional en la excolonia británica, China renegó de sus compromisos, y el PCC sigue machacando a Hong Kong.

Pekín también rompió su promesa (2015) de no militarizar las islas artificiales que ha estado construyendo en el archipiélago de las Spratly, en el Mar del Sur de China, y jamás ha cumplido al menos nueve de los compromisos que hizo cuando se sumó a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La lista de promesas rotas ni siquiera incluye las mentiras que China contó al mundo a propósito de la supuesta no transmisibilidad del coronavirus, que se originó en Wuhan, se ha cobrado la vida de más de millones de personas hasta la fecha y ha devastado la economía de incontables países.

Según un estudio encargado en 2017 por el Consejo Americano para la Formación de Capital con el apoyo del Instituto de la Energía del s. XXI de la Cámara de Comercio de EEUU, cumplir los compromisos climáticos de Obama podría costar a la economía norteamericana “3 billones de dólares y 6,5 millones de puestos de trabajo en el sector industrial para el año 2040”. El modelo empleado en el estudio incluía “los beneficios de erigir y operar proyectos de energía renovable. No obstante, (…) eran sobrepasados por los crecientes costes”. ¿Cuánto costarán las promesas climáticas de Biden, y a quién beneficiarán, y qué margen darán a China?

En un tiempo en que China está tan obviamente diciendo una cosa y haciendo otra, y en el que no cumple su parte de los compromisos mundiales con la reducción de las emisiones de C02 –como debería hacer en su condición de segunda economía del planeta–, aumentar las obligaciones norteamericanas manda la señal equivocada. Lo que China y otros ven es que no importa lo que Pekín haga –incluso si engaña al mundo y sigue con su comportamiento depredatorio–, EEUU está dispuesto a reducir su propia competitividad, extendiendo a China una gruesa alfombra roja para que se convierta en la superpotencia hegemónica. Justo lo que pretende.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Internacional

Joe Biden está a punto de caer… Tic tac… Tic tac…

Published

on

Joe Biden y esposa con dos ancianos hobbits que dicen ser los Carter.
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Los días de Biden en la Casa Blanca, en donde casi no permanece, están contados. La caída de Joe Biden es inevitable.

La opinión pública estadounidense se enfrascó en una discusión sobre la autenticidad de una foto publicada por el Centro Carter en la que aparece Joe Biden y Jill Biden con el expresidente Jimmy Carter y la exprimera dama Rosalynn Carter. La imagen que fue tomada en la casa de los Carter en Plains, Georgia muestra a unos Biden gigantes y a unos Carter liliputienses. La discusión llegó a su fin cuando Phil Coomes, editor de imágenes de la BBC, explicó la desproporción en el tamaño de las dos parejas, diciendo que la foto había sido tomada con un lente gran angular y, por eso, los que estaban a los extremos, los Biden, se veían mucho más grandes que los que estaban en el centro, los Carter.

Se volvió habitual que, a los militantes del Partido Demócrata, los convenzan con muy pocos argumentos por su dogmatismo exacerbado y su fanatismo enfermizo que les impide ver y aceptar el desastre institucional y económico que está ocurriendo en los Estados Unidos. Tratan de ocultar el inmenso inconformismo creado por el desabastecimiento de alimentos y otros productos básicos tras el colapso del sistema operativo del oleoducto Colonial por un ataque perpetrado por terroristas cibernéticos, el aumento imparable de la inflación, la crisis migratoria, el aumento de 100 % del precio de la gasolina, una crisis financiera peor que la de 1929 en ciernes, y que los jóvenes no quieren trabajar porque la administración Biden les paga por quedarse durmiendo en la casa.

Esa asimetría en la información se manifiesta en la diferencia tan marcada sobre la percepción que se tiene de la gestión de Joe Biden entre los republicanos y los demócratas. Mientras para los demócratas todo está perfecto y se trata de un venerable anciano que será el Mesías que salvará a Estados Unidos del cambio climático, del racismo y de la teoría de género, para los republicanos que viven las consecuencias de la catástrofe económica, el rechazo es total. Ese fenómeno también se explica porque los republicanos son la clase trabajadora, la que produce lo necesario para que los demócratas dedicados a disertar sobre las ciencias humanas, puedan vivir de los impuestos que pagan cumplidamente los empresarios republicanos.

Loading...

En el Congreso, la falta de gobernabilidad es total a pesar que, supuestamente, tiene una “mayoría” con el voto de la vicepresidente Kamala Harris. Los resultados de las auditorías realizadas en varios Estados que prueban el fraude electoral masivo, han hecho que varios del partido de Biden quieran marcar distancia para no verse involucrados en un delito que puede ser castigado con la pena capital y otros han decidido someterse al programa de protección a testigos para poder contar cómo se estructuró el plan para “salvar la democracia” robándose las elecciones que, ya fue relatado con lujo de detalles por la demócrata Molly Ball en la revista TIME.

El cambio climático y la supremacía racial blanca son las principales amenazas para los Estados Unidos, según Biden.

Lo que lo hace ser visto como un perfecto majadero por la Comunidad Internacional que desde ya se frota las manos porque sabe que el dinero de los contribuyentes estadounidenses va a volver a fluir como en la época de los Obama, para engrosar las arcas de los políticos locales y de todas las oenegés que se dedican a promover esas causas.

Biden parece dando tumbos en la formulación de la política exterior que ha creado un desbarajuste del Orden Internacional, que amenaza de manera seria la hegemonía estadounidense para siempre. Ese era el objetivo primordial de los países que interfirieron en el proceso electoral de noviembre del 2020, debilitar a Estados Unidos y sacar provecho de la posición a la defensiva del gobierno Biden que debe congraciarse con los que le hicieron conseguir los 80 millones de votos. Biden es un rehén de los que lo pusieron en la Casa Blanca.

El panorama a nivel local no es menos desastroso para los demócratas. Los terroristas que desataron la ola de destrucción y desestabilización durante el verano del 2020, justificados en la supuesta lucha contra el racismo, están cosechado sus logros.

En ciudades como Portland, Oregón se incrementó el número de homicidios el 800 %. En Oakland, California aumentaron el 132 % y en Minneapolis, Minnesota se dispararon el 113 %, después que una minoría de hampones se benefició por haber exigido la desaparición de la policía a los alcaldes del partido Demócrata proclives a favorecer a las economías ilegales y al hampa, por encima de los intereses de la gente trabajadora honesta.

Las migraciones internas han disparado la economía de Estados como Florida y Texas, dejando sumidos en la absoluta miseria a las ciudades que tuvieron la desgracia de tener un alcalde demócrata que acabó con la policía al dejarla sin fondos.

Las voces exigiendo un juicio político contra Biden se empiezan a oír con mayor insistencia, a lo que los demócratas más recalcitrantes han reaccionado diciendo que Biden, no es Biden. Que el Biden original no hubiera hecho nada de lo que ha hecho el Biden falso. Los más fanáticos demócratas han empezado a publicar fotos de Joe Biden antes que le hicieran la cervicoplástia y el tratamiento intensivo con botox, comparándolas con las fotos de ahora. Incluso, para darle más credibilidad a su teoría del “cambiazo”, las acompañan de dos firmas diferentes. Una de “antes de” y otra de “después de” del supuesto cambio.

También, y como parte del plan para evadir responsabilidades, están desplegado pancartas en los estadios que dicen “Trump Won” (Trump Ganó) tratando de insinuar que el presidente sigue siendo Donald Trump y no Joe Biden, para no tener que enfrentar a la justicia por la debacle que se avecina. Los días de Biden en la Casa Blanca, en donde casi no permanece, están contados. La caída de Joe Biden es inevitable.

 

Andrés Villota Gómez


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Internacional

Mientras la rabiosa izquierda mundialista insulta a Bolsonaro… La economía brasileña ya recuperó todo el terreno perdido por la pandemia y atraviesa un boom de crecimiento

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

El ministro de Economía Paulo Guedes aseguró que Brasil ya se recuperó del impacto por la pandemia y que ahora volverán a impulsar la agenda reformista conformada con la disciplina fiscal, la baja de impuestos, la apertura comercial y las privatizaciones.

En un 2020 marcado por el shock de la pandemia y la caída en la actividad económica de todos los países del mundo, Brasil consiguió una exitosa gestión de la recesión y logró evitar casi la mitad del impacto recesivo que estaba previsto.

El ministro de Economía Paulo Guedes confirmó que la actividad económica ya alcanzó los niveles que tenía en febrero de 2020, antes de la pandemia y, a partir de ahora, todos los resultados económicos positivos serán parte de un proceso de crecimiento, no de un rebote estructural.

Loading...

El dinamismo económico y la bonanza en las expectativas bursátiles están ligadas al hecho que Brasil nunca fue sometida a estrictas cuarentenas a nivel nacional, al rápido proceso de vacunación masiva, y las expectativas de mejora en vista a las reformas que Bolsonaro prometió hacer antes que termine su primer mandato.

Con una situación epidemiológica relativamente controlada se garantiza que la apertura de la economía se mantenga razonablemente estable, por lo que esta expectativa lidera la confianza en Brasil.

Estamos viendo las reformas en marcha, renovando las capas de protección para la población brasileña, estamos despegando con la vacunación masiva. La expectativa es que toda la población adulta esté vacunada para septiembre“, dijo Guedes.

Guedes aseguró que el gobierno de Jair Bolsonaro volverá a tomar las riendas para ejecutar las reformas estructurales prometidas en campaña, las cuales pueden simplificarse en las siguientes pautas: el ajuste fiscal y la disciplina sobre las finanzas públicas, la baja de impuestos federales, la desregulación, la apertura comercial para exportaciones e importaciones, y el proceso de privatización de servicios públicos.

Paulo Guedes, super-ministro de Economía de Brasil.

Paulo Guedes se propone retomar la agenda reformista que había sido instalada en Brasil a principios de la década de 1990 y que había sido interrumpida parcialmente por el expresidente Cardoso, y posteriormente truncada en las administraciones socialistas del Partido de los Trabajadores.

Casualmente estos dos sectores conforman hoy una alianza en contra de Bolsonaro, y por lo tanto en contra de la agenda reformista.

El ministro de Economía buscó llevar confianza a los mercados y explicó que, a diferencia de lo que ocurría desde un principio, el presidente Bolsonaro actualmente posee un apoyo parlamentario lo suficientemente robusto como para llevar adelante las reformas que se plantean.

Aun con un parlamento mayoritariamente opositor en 2019, Bolsonaro había logrado una exitosa reforma previsional destinada a garantizar la solvencia fiscal intertemporal del sistema a partir de una dura negociación con la oposición.

Con los recientes cambios en las alianzas del Congreso, el Ministro de Economía promete impulsar la privatización masiva de servicios públicos, la desregulación de la economía y una auténtica reforma tributaria.

Esta última reforma supondría cambios en el impuesto a la renta para personas físicas y jurídicas. “Es cierto que tuvimos el apoyo de los parlamentarios en la reforma previsional en el primer año (de gobierno), pero no pudimos avanzar con privatizaciones, con marcos regulatorios, con reforma tributaria porque había mucho ruido, especialmente a causa de la pandemia”, expresó Paulo Guedes.

Para poder garantizar la reforma tributaria y la baja de impuestos, las autoridades prometieron un esquema de ajuste y reordenamiento para el sector público.

El déficit del Gobierno Federal en términos financieros (considerando intereses) comenzó a disminuir desde diciembre del año pasado, y cobró un mayor impulso corrector a partir de marzo de este año.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Continue Reading

Internacional

el viejo gagá haciendo amigos: Biden rompe el protocolo diplomático al reprender a Boris Johnson

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La decisión de Biden no tiene precedentes, dice “The Times”, porque no es frecuente una reprimenda diplomática entre aliados.

El presidente Joe Biden pidió a sus funcionarios que reprendan por la vía diplomática al primer ministro británico, Boris Johnson, por “poner en peligro” el proceso de paz norirlandés a raíz del Brexit, según revela este jueves el periódico “The Times”.

La encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en el Reino Unido, Yael Lempert, se reunió con el negociador británico del Brexit, David Frost, para decirle que el Gobierno de Johnson estaba “inflamando” las tensiones en Irlanda del Norte y en la Unión Europa (UE) por la polémica sobre los controles comerciales en la frontera comunitaria, agrega el rotativo británico.

Loading...

La decisión de Biden no tiene precedentes, dice “The Times”, porque no es frecuente una reprimenda diplomática entre aliados.

Según pudo saber el rotativo, la reunión entre Lempert y Frost tuvo lugar el pasado día 3, pero sale a la luz horas antes de que Biden y Johnson mantengan su primer encuentro bilateral.

El diario agrega que la encargada de negocios pidió a Frost que el Gobierno llegue a un acuerdo negociado con la UE, incluso si ello implicase “compromisos impopulares”, y manifestó la “creciente preocupación” de la Administración americana.

Lempert es la diplomática de mayor rango en la embajada de Estados Unidos en Londres hasta que Biden nombre a su próximo embajador.

Esta información, además, es publicada un día después de que el Reino Unido y la UE celebrasen una reunión en Londres para superar los problemas por la frontera comercial entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte tras el Brexit.

Al término de una reunión con el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Maros Sefcovic, Frost reconoció la falta de avances, si bien destacó que estos contactos han sido “sinceros” y seguirán.

En virtud del acuerdo del Brexit de 2020, Irlanda del Norte ha quedado en el mercado único, por lo que los controles aduaneros para las mercancías procedentes de Gran Bretaña (Inglaterra, Gales y Escocia) se hacen en los puertos norirlandeses, aunque se acordó que estos entrarían en vigor de forma gradual.

En virtud del protocolo norirlandés, la frontera comercial ha quedado situada en el mar de Irlanda a fin de evitar que los controles se hagan en la frontera terrestre entre la provincia británica y la República de Irlanda, para evitar una frontera física entre esos territorios y no perjudicar el proceso de paz.

Esta “frontera” ha provocado el descontento de la comunidad protestante probritánica de Irlanda del Norte porque, para ésta, supone separar a la provincia del resto del país.

A raíz de esto, el Reino Unido decidió de manera unilateral postergar la aplicación de las fases del protocolo hasta al menos este octubre.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Cantabria

Los cuatro naufragios del Capitán: Dos héroes españoles que se odiaron hasta matarse

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una historia de la España de los barcos de vapor y los duelos a muerte

Se nos ha dicho siempre que el siglo XIX fue una auténtica maldición para España, en el cual solo florecieron guerras civiles y diversos atrasos, en forma deporte unidades perdidas con respecto a otros países diciendo utilizaron más rápidamente. Y sobre todo que fue el siglo en el cual liquidamos nuestro imperio, empezando el siglo con la pérdida de toda la América del Sur y terminando con el robo de nuestras últimas provincias de Ultramar. Sin embargo, tras un análisis más serio de la historia, he podido darme cuenta de que esto dista mucho de ser real.

Ni éramos tan tontos ni tan malos ni tan crueles y mezquinos como nos pintan, sino más bien todo lo contrario, si tenemos en cuenta que el siglo XIX vio nacer las primeras industrias modernas de nuestra patria e instituciones de tanta solera y utilidad como la Guardia Civil, cuya callada labor ha sido vital para el desarrollo económico y social de España. Y con inventos tan extraordinarios como un submarino perfectamente operativo y capaz de lanzar torpedos contra buques enemigos. Una ventaja que tuvimos antes que nadie, gracias a un héroe anónimo llamado Isaac Peral, pero que incomprensiblemente no estuvo a. Para entrar en combate contra los Yankees que nos robaron Cuba y todo lo demás.

Loading...

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un lobo de mar en tiempo de traiciones, plagas y corrupción

Un simple submarino hubiera podido poner fuera de combate a toda la Marina Yanqui sin necesidad de hacer ese ataque kamikaze, en Santiago de Cuba, que ordenaron los políticos a nuestros valientes marinos. Una auténtica traición criminal que perpetraron mientras les secuestraban el arma definitiva que podría habernos hecho a recuperar el dominio total de los mares. Porque no es sólo que podríamos haber evitado la pérdida de esas últimas provincias de Ultramar, sino que podríamos haber incluso regulado el comercio marítimo y arrebatarles esa superioridad a los anglosajones. Esa mano negra que sigue manejando hoy en día los asuntos de nuestro país, con esos partiditos tan turbios y esa monarquía modernilla, tan obediente y tan sumisa a los dictados de potencias extranjeras.

Antiguamente, por lo menos, contábamos con una resistencia verdadera de así es que tuvieron que tomarse la molestia de cargarse a nada menos que cinco presidentes del Gobierno intentarlo con otros cuantos más. Tambié se han registrado atentados mortales contra Alfonso XIII o Franco, qué son menos conocidos porque no tuvieron éxito, y todo porque hay interesada en qué España no se despierte de una siesta en la que van robándonos, por la espalda, mientras nos distraen con falso reyes, políticos y profetas.

En este tiempo fundamental, en que España todavía tenía oportunidades de volar sola y ser autosuficiente en todo… Cuando todavía no éramos mendigos de banqueros extranjeros, que nos ofrecen ayuditas y paguitas… Cuando todavía teníamos un Ejército y no una especie de contrata extranjera, que se dedica a ir a molestar a los pobres rusos en su territorio y a hacer de ONG extraña, por el mundo, mientras en la Patria nos roban nuestras queridas Islas Canarias y en general nos roban absolutamente todo… Cuando todavía éramos un país soberano independiente, aunque sufriéramos una lenta decadencia que un atajo de traidores aceleraba y acelera, todavía hoy, desde la cúspide del poder.

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un héroe popular de Santander y Cuba

En este tiempo convulso, pero todavía esperanzador, nació en Santander uno de esos héroes españoles desconocidos. Un personaje al que no querría más si no fuera hermano de mi tatarabuela, puesto que los héroes son familia de todos. Teodosio Ruiz González.

Un marino de corazón, cuyo amor por la mar y los barcos le hicieron renunciar al seminario en el que estudiaba de joven y hacer la carrera profesional de marino mercante. Un trabajo mucho más duro todavía que el actual oficio de navegante, puesto que estamos hablando de los barcos de vapor que había previamente al Titanic.

Pocos años más tarde, al otro lado del Atlántico, separado por todo un mar de circunstancias diferentes, nacería poco después su gran enemigo. Diego Martín Veloz. Un buscavidas digno de un relato de la picaresca española, todavía en esta época daba sus buenos exponentes.

Cubano de nacimiento, se alistó muy joven al ejército español en la isla y fue condecorado por la defensa de la única bandera que no cayó en poder del enemigo. El niño Martinillo, lo llamaban, y por actos de valor llego a teniente, grado con el cual paso a la reserva en la madre Patria, a la cual se auto exilió tras la victoria de los Yankees. Y ahí empezaron sus aventuras más famosas, pues de héroe y soldado desconocido pasó a ser un auténtico rey del hampa peninsular.

Los cuatro naufragios del Capitán: una historia de las grandes traiciones a España, que todavía pagamos

Nuestro protagonista nace un 28 de mayo de 1870, pocos meses antes de uno de los acontecimientos más olvidados pero más importantes de nuestra reciente historia. El asesinato de uno de los mayores estadistas que ha tenido nuestro país, asesinado por esa mano negra que siempre actúa en el poder. Y según la versión oficial, casi siempre mentirosa, fue un simple atentado terrorista y nada más, pero la reciente investigación que hizo del historiador y criminalista Abellán hace poco demuestra más bien que el trabajo que no terminaron los sicarios, en la calle del turco de Madrid, lo remataron los propios amigos y compañeros de gobierno de Prim en su propia casa y en su propio lecho, donde fue apuñalado por la espalda y estrangulado a lazo, en un clarísimo asesinato ritual masónico.

Y así fue cómo se cargaron al primer gran Presidente de esta tanda de magnicidios que se cebaron, curiosamente, en los mejores políticos que hemos tenido en siglos XIX y XX. Cánovas y Canalejas serían abatidos un poco después, todos ellos relacionados directamente con la última defensa del Imperio. Y quedó detrás toda la basura de vendepatrias que regalaron todo el territorio español que asomaba de la Península, salvo las Islas que todavía conservamos, aunque me temo que no por mucho tiempo, en el caso de Canarias. Un territorio tan español como lo sigue siendo Cuba o Puerto Rico y como lo fue en su día Filipinas, antes de que los yanquis llevaran a cabo uno de los genocidios más desconocidos de la Historia. Con políticos así, no hace falta tener enemigos, pero la pregunta es: ¿tenemos héroes, para compensar, como el protagonista de Los cuatro naufragios del Capitán?


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

getfluence.com
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->