Connect with us

Internacional

Una mujer italiana es apaleada por regañar a un hombre de Mali que no llevaba mascarilla

Published

on

Stefania Buonpensiero
Stefania Buonpensiero
Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Hace unos días, Stefania Buonpensiero se encontraba en las oficinas de la Confederación General Italiana del Trabajo, en Foggia, cuando le recriminó a un individuo que hubiera entrado en las instalaciones sin mascarilla. El sujeto, un individuo de 36 años de edad nacido en Mali, le propinó un puñetazo en la nariz que la tiró al suelo, donde la pateó y la golpeó hasta causarle un traumatismo craneoencefálico y la ruptura del tabique nasal.

«Pensé que iba a morir», ha relatado la víctima en una entrevista concedida al programa italiano «Mattino Cinque», donde ha recordado el primer puñetazo «justo en la nariz» que la hizo caer al suelo. Inmediatamente, siguieron varios golpes mientras estaba tendida y un escupitajo, «en este momento, un arma en toda regla», ha dicho.

Loading...

«Estaba a merced de la violencia y de los golpes que me dio. No sé si pasaron 30 segundos o 3 minutos. Ya no existía. Estoy segura de que si hubiera tenido un cuchillo en la mano me habría dejado una cicatriz», ha relatado.

La mujer quedó conmocionada, en medio de «un lago de sangre» y presa del miedo: «Si no hubiera sido por el guardia de seguridad que intervino, tal vez no estaría aquí».

La agresión le causó un traumatismo craneoencefálico, la ruptura del tabique nasal y varias heridas laceradas en la región frontal, así como varios hematomas. Su agresor fue detenido por los carabineros y ahora está en prisión.


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

Andy Ngo, autor del libro que expone al grupo terrorista «Antifa», huye de Estados Unidos por reiteradas amenazas de muerte

Published

on

Andy Ngo habló en el programa de Newsmax, Sovereign Nation, sobre su nuevo libro, "Unmasked: Inside Antifa's Radical Plan to Destroy Democracy". El 23 de enero de 2021 (Youtube/Andy Ngo)
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El periodista conservador Andy Ngo, conocido por su extensa cobertura de las actividades del grupo radical de izquierda Antifa, anunció este sábado 24 de enero que tuvo que huir de su pueblo natal de Portland, debido a las reiteradas amenazas de muerte en su contra.

Dos semanas atrás, tras anunciar la publicación de su libro “Desenmascarado: Dentro del plan radical de Antifa para destruir la democracia” la librería que aceptó exhibir su libro fue blanco de acoso por parte de algunos miembros de Antifa que forzaron a los dueños a quitar el libros de sus estantes.

Según Ngo “el libro es una exposición sobre la ideología de Antifa, su historia y, sobre todo, cómo se organizan, cómo se financian”, así que no resulta difícil pensar por qué el grupo está obstinado en evitar que el libro se venda al público.

Este sábado 24 de enero, en una entrevista con Sky News Australia, Andy Ngo reveló que su vida se ha convertido en una pesadilla en su propio pueblo natal.

Loading...

“Desde hace varios meses se han incrementado las amenazas de violencia contra mí, las promesas de los extremistas Antifa de matarme”, explicó Ngo mientras en la pantalla se ven imágenes con mensajes de “maten a Andy Ngo” pintados en las paredes.

Y a pesar de que “todas esas amenazas fueron denunciadas a las autoridades, e incluso cuando proporcioné los nombres de algunos de los sospechosos, no se hizo nada”, lamentó el periodista, que ahora reside en Londres.

“Así que me ha dolido mucho tener que abandonar temporalmente el país y el hogar que acogió a mis padres, que llegaron allí como refugiados políticos”, agregó.

Durante la entrevista, Andy Ngo criticó a la gente de la izquierda que rápidamente salió a condenar lo sucedido en el Congreso el pasado 6 de enero pero que no dijo nada cuando Antifa provocó destrozos y violencia en su ciudad.

“Todos los políticos de la izquierda que han estado condenando lo que sucedió el 6 de enero en el Capitolio, que debe ser condenado, estaban en el mejor de los casos en silencio el verano pasado cuando mi ciudad estaba literalmente bajo asedio”, afirmó Ngo.

De hecho, este 27 de enero pasado, es la segunda vez que nueva la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se niega a condenar la violencia de Antifa.

Según el Post Millennial, un periodista preguntó a la secretaria de prensa:

“Con respecto a los disturbios y la violencia en Portland recientemente, hubo una discusión antes sobre cómo los alborotadores del 6 de enero que fueron evaluados por el DNI [Director de Inteligencia Nacional] como extremistas domésticos y violentos. ¿Los alborotadores de Portland también están siendo vistos a través de la misma lente o la Casa Blanca los ve como algo diferente?”

A lo que Jen Psaki respondió: “Creo que tú y yo hablamos de esto ayer y dijimos que todos los actos de violencia que se produzcan en el país serán evaluados como parte de la tarea que realizó el equipo de seguridad nacional, pero no tengo nada que adelantar al respecto”.

En instancias previas y en diferentes circunstancias, líderes demócratas y sus aliados en los medios de comunicación principales, reiteradamente se negaron a condenar la violencia de Antifa y Black Lives Matter, describiendo los disturbios como “protestas pacíficas” e incluso diciendo que Antifa es “un mito”.

Mientras tanto los saqueos de Black Lives Matter fueron descritos como parte de la “justicia social”.

Inevitablemente las actitudes y palabras de estos funcionarios dejan expuesta su inclinación política y no un sentido de justicia genuino.

 

 

Fuente: Bles


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

USA

Rencor demócrata: El Senado estadounidense avanza con el segundo juicio político a Trump… pero perderán

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este martes 26 de enero, el Senado recibió los artículos de la Cámara de Representantes y realizó la votación para avanzar con el segundo juicio político contra el expresidente Donald Trump. La votación final fue de 55 senadores a favor y 45 en contra.

Los 5 republicanos que votaron a favor fueron Mitt Romney, Susan Collins, Lisa Murkowski, Ben Sasse y Pat Toomey quienes ya habían anunciado su postura a favor del impeachment.

Loading...

El juicio se programó para el próximo 9 de febrero.

Los demócratas acusan al expresidente de “incitar la insurrección” alegando que las palabras pronunciadas por Trump durante su discurso frente al Capitolio, provocaron que los manifestantes irrumpieran violentamente en el recinto del Congreso.

Nunca en la historia se realizó un juicio político a un presidente que no está en funciones.

Según Fox News en el Artículo 1 Sección 3 de la Constitución se lee: “El juicio en casos de impeachment no se extenderá más allá de la destitución del cargo y la inhabilitación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o beneficio bajo los Estados Unidos”, un claro indicativo de que el objetivo del juicio político es remover al presidente de su cargo para que no pueda volver a ser elegido.

Al mismo tiempo, el presidente de la Corte Suprema quien debe presidir el impeachment, se negó a participar y en cambio los demócratas eligieron su propio presidente… otro demócrata.

El senador de Kentucky, Rand Paul, pidió la palabra para argumentar por qué el juicio no debería continuar e hizo una extensa crítica a la hipocresía de los demócratas que repetidamente han llamado a la violencia contra Trump y sus seguidores.

“Los demócratas hiper-partidistas están a punto de arrastrar a nuestro gran país a la cuneta del rencor y el vitriolo como nunca se ha visto en la historia de nuestra nación”, dijo el senador.

El republicano desacreditó los argumentos por los cuales intentan evitar que Trump se presente a elecciones en el futuro.

“Esta farsa de juicio político preguntará ostensiblemente si el presidente incitó el comportamiento reprobable y la violencia del 6 de enero cuando dijo: “Sé que todos los presentes pronto marcharán al Capitolio para hacer oír sus voces pacífica y patrióticamente.”

Y agregó: “‘Pacífica y patrióticamente’. Difícilmente palabras de violencia”.

Paul enumeró a Maxine Waters, Bernie Sanders, Kamala Harris y otros que a lo largo de los 4 años de la gestión de Trump reiteradamente y en público pidieron violencia contra Trump y sus seguidores y preguntó si los republicanos deberían pedir un juicio político para todos ellos.

“Vergüenza. Vergüenza para estos partidarios furiosos y desquiciados que están presentando esta farsa de juicio político, trastornados por su odio al expresidente. Vergüenza para aquellos que buscan la culpa y la venganza, y que eligen pervertir un proceso constitucional mientras lo hacen”, descargó el senador de Kentucky.

Con muchas similitudes al impeachment anterior contra Trump, los demócratas carecen de pruebas concretas y su fundamento es una interpretación de lo que significa el juicio político según la Constitución.

Para que el impeachment se apruebe, es necesario 67 votos a favor que son dos tercios de los senadores.

Si la votación de hoy se repite, el impeachment está destinado a fallar.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Internacional

¿Izquierda? CENSURA y MANIPULACIÓN: “La mitad de los seguidores en Twitter de Biden son falsos”

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Compartidos

Un revelador análisis denuncia que la mitad de los seguidores del presidente Joe Biden en su cuenta de Twitter son falsos. Lo que pone de manifiesto dos cosas, por un lado que la popularidad de Biden es muy baja y por otro que Big Tech está más que nunca a disposición para colaborar con Biden y las políticas de izquierda.

Big Tech ha estado trabajando arduamente para buscar mejorar la imagen del presidente Biden en las redes sociales y la percepción pública sobre él. Entre las estrategias utilizadas han implementado inflar artificialmente la cantidad de seguidores en Twitter debido a los bajos números que manejaba naturalmente.

Loading...

Un usuario de Twitter identificado como Bre Wylde hizo un correcto análisis sobre los seguidores en la cuenta del presidente Biden. Wyle escribió en un mensaje:

“¡Joe tiene 100.000 seguidores en Twitter todos los días! ¡¡Excepto que TODOS son FALSOS!!. Si vas a los seguidores de Joe Biden, yo diría que al menos el 70 por ciento de ellos se unieron a Twitter en enero y no tiene seguidores”.

Fácilmente se puede chequear que la información es cierta, con acceder a la cuenta del presidente Biden e ingresar a sus seguidores se puede observar que la gran mayoría son usuarios creados durante el mes de enero y no cuentan con seguidores.

La cuenta de YouTube de Biden también generó inconvenientes que manifestaron su pobre popularidad. En absolutamente todos los videos que se publicaron en su canal oficial desde que asumió la presidencia, ha obtenido significativamente más votos negativos que positivos.

Un video de la inauguración de Biden, el más visto en el canal, manifiesta 43.000 “no me gusta” y solo 9.200 “me gusta”.

Pero un exempleado de Youtube y Google espantado por la censura de sus exempleadores, expuso que YouTube está dispuesto a editar y modificar las estadísticas con tal de beneficiar a Biden.

Tal es el caso de la imagen que se muestra a continuación en la que se ve que el discurso de Biden tenía en un momento 9.000 “no me gusta”, pero un tiempo después, cuando las visualizaciones se habían casi duplicado, los “no me gusta” pasaron a ser 4.800.

En el primer video de la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, sucedió algo similar.

Además, la página de YouTube de la Casa Blanca de Biden, tras recibir un aluvión de mensajes contra el nuevo presidente y su equipo, ha optado por desactivar la sección de comentarios.

En el otro extremo de la popularidad se encuentra el expresidente Trump, quien antes de que fuera eliminada su cuenta, contaba con aproximadamente 88,7 millones de seguidores.

Trump no solo tenía 88,7 millones de seguidores lo cual significa una cantidad enorme de usuarios, sino que era muy activo en la red generando importante impacto dentro de Twitter con cada mensaje que publicaba.

A tal punto llegaba su popularidad en la red social, que cuando decidieron eliminar permanentemente su usuario las acciones de Twitter Inc. cayeron un 7% en las operaciones posteriores.

Fuente: (Bles)


Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    9
    Compartidos
Continue Reading

Internacional

La razón por la que Biden ya está fracasando como Presidente

Published

on

El presidente Joe Biden firma una orden ejecutiva, junto a la vicepresidenta Kamala Harris, durante un evento sobre la crisis económica, en el Comedor Estatal de la Casa Blanca, el 22 de enero de 2021. (Alex Wong/Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos

(Thomas Del Beccaro) 1Los presidentes tienen dos trabajos. El primero, y más visible, es ser el jefe del poder ejecutivo, y el segundo es ser el jefe de su partido político. Los presidentes exitosos suelen tener un control funcional sobre su partido político. Joe Biden, sin embargo, apenas ha asumido el cargo y su presidencia ya está en peligro, debido a miembros de su propio partido.

La mayoría de las personas, cuando observan cómo funciona la presidencia de EE.UU., se enfocan en los aspectos más visibles de ese trabajo. Los presidentes tienen perfiles muy altos, viven en la Casa Blanca, celebran conferencias de prensa, se reúnen con funcionarios extranjeros y firman leyes, entre muchas, muchas otras funciones. Son tantas obligaciones que, de hecho, muchos creen que es el trabajo de un hombre relativamente joven.

En la historia reciente, EE.UU. ha tenido presidentes enérgicos. Desde Bill Clinton hasta George W. Bush y Barack Obama, la Casa Blanca ha estado ocupada por hombres jóvenes. No obstante, aunque es cierto que Donald Trump tiene más de 70 años, no hay duda de que tenía más energía que la mayoría.

Loading...

Muchos se han preguntado si Biden, debido a su edad y condición, estará a la altura de ese trabajo. Lo poco que hizo en su campaña y las pocas veces que habló, y lo poco que ahora le habla a la prensa, ha alimentado esas dudas. Mientras tanto, sus meteduras de pata dan lugar a diferentes preocupaciones.

Con todo lo anterior, muchos suponen que habrá alguien o quizás varios detrás del trono de Biden. Las posibilidades incluyen a la esposa de Biden, Jill; Susan Rice, directora del Consejo de Política Interior de la Casa Blanca; Ron Klain, quien es el jefe de personal de Biden; o incluso John Podesta, quien ha sido un agente de poder demócrata durante años. Otros creen que será la vicepresidenta Kamala Harris, de la cual algunos creen que se desenvolverá como la más alta consejera de Biden después de las reuniones y que se convertirá en presidente dentro de cuatro años.

Dejando a un lado la especulación, el período entre la elección y la toma de posesión de un presidente se conoce como interregno. Normalmente, durante ese período, hay un proceso de transición y también, lo que es más importante, un proceso mediante el cual la parte entrante se reúne, se pone de acuerdo y planifica los primeros 100 días. Los presidentes recién elegidos suelen tener la mayor voz en ese proceso.

Según todos los indicios, Biden ya está demostrando que no está a la altura del segundo aspecto de su trabajo: dirigir su partido político. En parte es culpa suya y en parte se debe a la naturaleza de lo que yo llamo La Era Dividida, el período que va desde mediados de los años 90 hasta la actualidad y en el que se observan divisiones cada vez mayores.

Lo que está en juego en la política estadounidense crece con cada aumento en el gasto público. El gobierno federal gastó casi USD 2 billones más en 2020 que en 2019, incluso gastó más si se consideran las políticas de la Reserva Federal. Como estadounidenses, competimos intensamente para obtener esos dólares, competimos intensamente para repartir esos dólares (en forma de elecciones) y casi con la misma intensidad competimos para no pagar impuestos por esos dólares. Esa competencia es, por su naturaleza, divisoria.

Cuanto más dinero se gaste, mayor será nuestra división.

No satisfechos con el gasto récord, muchos demócratas en el Congreso, incluida la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tienen enormes planes de gasto. El ala más liberal del partido quiere políticas y programas totalmente socialistas. La representante Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sanders quieren avanzar a toda velocidad en esos planes socialistas, pero es probable que Biden quiera un ritmo más lento. Con Sanders a cargo del Comité de Presupuesto del Senado, es difícil saber quién ganará esa batalla.

Aunque lo más inmediato, sin embargo, es el tema del impeachment. Nunca en nuestra historia el partido de un presidente entrante había impulsado una medida tan divisoria.

Para aquellos que votaron por Trump, el comienzo de la presidencia de Biden, si finalmente incluye un impeachment en el Senado, no podría comenzar de manera más divisiva. Biden los perderá para siempre. Para los independientes, que quieren que Washington solucione realmente los problemas existentes, se verá como una desviación partidista -y posiblemente bastante fea- de los asuntos importantes que se deben tratar.

Muchos demócratas en el Congreso consideran que el impeachment es esencial, ya sea porque temen el regreso de Trump o porque lo odian demasiado.

En total, el impeachment significa más división y el probable descarrilamiento de cualquier luna de miel presidencial que quiera tener Biden. Señalará que la unidad no estará en la agenda, algo que querían muchos de sus votantes.

Biden quiere un período de luna de miel, pero sabe que no puede detener el impeachment.

En otras palabras, el Partido Demócrata no se unió después del día de las elecciones en una sola agenda. Eso también significa que Biden simplemente no tiene el control de su propio partido, y eso significa que ya está fracasando como presidente.

  1. Thomas Del Beccaro es un aclamado autor, orador, escritor de opinión de Fox News, Fox Business y The Epoch Times, y expresidente del Partido Republicano de California. Es autor de “La era dividida” y “El nuevo paradigma conservador”. []

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »