Connect with us

Colaboraciones

“Votad, votad…”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Óscar Bermán Boldú*.- La película de Sydney Pollack “They shoot horses, don’t they” se tituló en España “Danzad, danzad, malditos”. El mismo año del estreno, 1969, España era la octava potencia económica del mundo y el PIB per cápita crecía como nunca lo había hecho en toda nuestra Historia. La verdad Histórica es la de los hechos y los datos, no la de los idearios y la propaganda. La verdad es la verdad, así la diga Agamenón o su porquero. Y la mentira, también.

El pináculo de la burda, inútil y trasnochada propaganda de los nostálgicos de la República que todos, también ellos, ayudaron a derribar, resulta en la patética, ridícula y, a ratos, miserable exhumación de los restos de Franco del lugar en el que nunca quiso ser  enterrado (al final, hasta en esto triunfa su voluntad). Y al mismo tiempo que recuerdan los sectarios medios de comunicación de la izquierda que ningún dictador europeo reposa en lugar de honor, ocultan la gran diferencia entre Francisco Franco y el resto de dictadores: a ellos los echaron para traer la democracia, mientras a Franco no sólo no lo echaron sino que designó como su sucesor al que ha sido Jefe del Estado democrático hasta hace 5 años y su régimen inició y pilotó la transición hacia la democracia consumada por un falangista, Adolfo Suárez.

Óscar Bermán

Tremenda diferencia. Decisiva diferencia. Una diferencia silenciada por todos los que disfrutan desde hace más de cuarenta años de un régimen que permite elegir a sus representantes para que, estos, elijan gobierno. Unos, los que no fueron capaces de hacer lo que sí hicieron en otros países europeos, derribar la dictadura y consolidar una democracia y otros, los que disfrutaron de una buena posición en el anterior régimen, especialmente la Iglesia, parecen haberse puesto de acuerdo para dar el peor espectáculo que puede dar una democracia.

El de la rendición del interés general a la lucha de los intereses particulares de los partidos políticos.

Se concita en el tiempo la mezquindad de deshonrar la verdad histórica y la de malbaratar la conquista de la democracia que se produjo en España, para ejemplo del Mundo, no mediante un proceso revolucionario y violento o una guerra como en Portugal, Rumanía, Alemania, Italia… sino como una evolución aceptada por quienes detentaban el poder y ratificada por quienes habían estado excluidos de la vida política y social. El ejemplo de todos aquellos que ennoblecieron su época, la Transición, con generosidad y sentido del deber, profanado por los que, en esta época, en lugar de asumir sus responsabilidades, deciden que a ellos les conviene que votemos otra vez.

«Votad, votad …»

Esta es la película que estamos viendo, mientras nos cerca un sordo estruendo de crisis económica y conflicto violento en Cataluña. Un mal momento para ver malas películas. Porque esos 140 millones de euros que nos costarán las nuevas elecciones empiezan a ser una minucia ante el coste de lo que se avecina en una Cataluña que camina sin freno hacia una época de plomo anunciada con toda claridad por las últimas detenciones de terroristas en agraz. ¿O cómo hay que llamar a quienes hacen acopio de material para fabricar explosivos con la intención, y así lo dice el juez, de perpetrar atentados? Jaleados por la mitad del Parlament y, presuntamente, con el conocimiento y la aquiescencia del President de una Generalitat al que sólo le falta declarar la independencia. ¡Ah, no! Que esto ya lo hicieron y ahí siguen.

Una crisis económica, un vertiginoso incremento de la violencia fundamentalmente asociado a la inmigración descontrolada y protegida y un daño irreparable a la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas. ¿Qué podemos hacer cuando los políticos que viven de la política son incapaces de gestionar la decisión de las urnas porque quieren seguir mandando como antes, con absoluto poder?

La paulatina descomposición de la sociedad guiada por el ejemplo de estos políticos que, paradojas de Historia, parecen empeñados en dar la razón a todos esos dictadores cuando decían que los políticos de las democracias liberales iban a lo suyo.

Pero la democracia, al contrario de lo que pensaban esos dictadores, se sustenta en el poder del pueblo. En que todos y cada uno de nosotros ejerzamos la responsabilidad y la autoridad que nos corresponde. Y en que tomemos las riendas de esta sociedad abandonada a su suerte, mientras partidas, y no partidos de políticos aliados con los medios de comunicación dominantes y con cierta clase empresarial sustentada por el erario, nos dicen que debemos limitarnos a votar y, luego, recluirnos en nuestras casas, en silencio y sin esperanza.

“Todo ello por el bien de España”.

«Votad, votad …»

España se llenó de banderas y, las calles, de españoles para defender la unidad de la patria cuando el Rey nos recordó que no somos unos malditos votantes, sino los dueños de esta tierra que al fin ha conquistado la prosperidad y la libertad que los siglos le negaron. Y que nadie tenga la menor duda de que habrá que volver a hacerlo. Quizá antes de las próximas elecciones. Y, si no, con total seguridad que poco después.

*Presidente nacional de Nosotros- Partido de la Regeneración Social

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Exhumado Franco, ¿qué conejo electoral sacará Sánchez de su chistera?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Bueno, pues 44 años después volvemos a enterrar a Franco. No se engañen, al PSOE le ha importado bien poco durante este periodo si el dictador estaba en el Valle de los Caídos o en cualquier otro sitio. Porque hubo un PSOE que entendió que la reconciliación, tras el desastre de la Guerra Civil, se llevó a cabo con una Transición ejemplar que nos llevó a una democracia, en la que se cerraron la mayoría de las heridas.

Pero llegó un político que no entendió nada, el peor presidente de Gobierno que ha tenido España, y decidió reabrir la Guerra Civil con una Ley de Memoria Histórica, que nos trajo de nuevo el enfrentamiento y la división.

Ante su incapacidad para gobernar, como así quedó de manifiesto tras negar la crisis y conducir a España a una desastrosa situación económica, José Luis Rodríguez Zapatero se inventó esta ley para intentar tapar su incapacidad política.

El daño de esta ley ha sido tremendo, como es fácil comprobarlo hoy. Porque muertos en las cunetas hay de todos los bandos, porque tragedias familiares hubo tanto en la derecha como en la izquierda: republicanos, sacerdotes, religiosas, que fueron asesinados por pensar de otra manera. Pero aquello se superó, porque un país no puede vivir con rencor.

El testigo de aquel disparate de la Ley lo recogió otro presidente, que va camino de superar a Zapatero por su nefasta gestión, como es Pedro Sánchez. Encaramado a la Moncloa con el apoyo de la extrema izquierda y de los que quieren romper España, no se le ocurrió otra cosa que volver a poner a Franco en el centro del debate político para que no se hablara de las cosas que realmente preocupan a España: el precio del alquiler, la subida de la luz, el deterioro económico, las pensiones…. Tapar todo eso con mucho Franco y yo me voy a apuntar la medalla de que lo saqué del Valle de los Caídos.

Pues ya lo ha sacado, cosa que a mí, si lo dice un tribunal me parece muy bien. Las sentencias (señor Torras, usted también) se cumplen, y a ver si Pedro Sánchez pone el mismo empeño en que el presidente de la Generalitat cumpla la ley, como lo está poniendo con la familia Franco.

Y ahora, ¿qué? Sin el reclamo de Franco, ¿qué conejo va a sacarse de la chistera Pedro Sánchez para no afrontar los problemas que tiene España? Pues ya os lo digo yo, ahora empezará a distraer a la parroquia con si va a demoler o no la cruz del Valle de los Caídos, si va a sacar también a José Antonio Primo de Rivera de su tumba. Todo menos afrontar la realidad actual de España, viviendo 44 años atrás, en vez de mirar hacia el futuro y superar una de las páginas más negras de la historia de España.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

12 de Octubre

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Jorge Fernández Díaz.- Hoy conmemoramos la Fiesta Nacional de España. También es el Día de la Hispanidad y la Virgen del Pilar –Reina de esta Hispanidad–, y el intenso eco de esta fecha resuena en todo el orbe hispano.

La Iglesia y el mundo hispánico celebran esta fecha con un sólido fundamento histórico: según acreditada tradición, el 2 de enero del año 40, la Virgen María, estando viviendo en Éfeso con san Juan, se apareció en carne mortal al apóstol Santiago en Zaragoza para fortalecerle en su misión evangelizadora por tierras de la Hispania romana. Otro 2 de enero, de 1492, se consumó la gesta de la Reconquista con la capitulación del reino nazarí de Granada ante los Reyes Católicos. Curiosas coincidencias de fechas, el 12 de octubre de ese mismo año, la expedición naval comandada por Colón, avistaba tierra americana para comenzar otra gigantesca epopeya: la conquista y evangelización de América.

También en Estados Unidos hoy se celebra el Columbus Day. Son numerosas las estatuas erigidas en muchos de sus estados que homenajean al genovés y a otros evangelizadores misioneros, como fray Junípero Serra o la «Dama de Azul», la venerable Madre María de Jesús de Ágreda. Sin embargo, una furia iconoclasta está empeñada en retirarlas, invocando un presunto genocidio de las tribus indígenas.

Que le pregunten a las tribus que viven en las reservas de los EEUU y a los mestizos de la América hispana, quién fue el verdadero genocida.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Inés Arrimadas, ¿dónde está? ¿protegiéndose del tsunami electoral?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

No sopla el viento a favor de Ciudadanos y el mejor activo que tiene esta formación política, la jerezana Inés Arrimadas, portavoz en el Congreso de los Diputados, parece que ha recogido velas, no vaya a ser que el tsunami electoral que se va a llevar por delante a una buena parte de sus escaños, se la lleve también a ella.

Arrimadas, o al menos eso me paree a mí, ya no es la portavoz que aparecía en todos los informativos, la cara amable de Ciudadanos, sino que ha pasado a un segundo plano, supongo que con el deseo de no ser ella el rostro de la desolación interna.

El riesgo lo asumió Albert Rivera, que ha fracaso en la estrategia de decir hoy una cosa, y mañana otra. No ha entendido a sus votantes, que en una gran mayoría procedía del PP, y ha terminado por desconcertarlos.

Y es que si la derrota electoral es tan abultada como dicen las encuestas, habrá que verlo sobre el terreno, Albert Rivera está sentenciado de muerte. Entonces comenzará una larga travesía en el desierto, en la que solo hay un relevo posible, Inés Arrimada, cuya misión será aliarse con el PP y evitar terminar como UPyD.

No hay otro futuro para Ciudadanos más que pactar con los populares, si quieren ser un actor decisivo en la política española. Y para este cometido, el de confluir con el PP, la persona idónea es Arrimadas.

La política es así, quién hace año y medio parecía que iba a desbancar al PP como primera fuerza del centro derecha, hoy lucha por sobrevivir en medio de unas aguas turbulentas, en las que solo han salido a flote los dos grandes partidos: PP y PSOE.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: