Connect with us

Opinión

¡Y dicen que Franco fue un dictador!

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Las libertades del ser humano no se limitan solo al ámbito político, ya que éstas son solo una dimensión de la libertad humana. En efecto, la vida humana opera a muchos niveles, se desarrolla en muchos planos y dimensiones, de las cuales la esfera política es la menos importante. Por ejemplo, ¿qué libertad es más relevante: la de poder elegir la educación que deseamos para nuestros hijos, o la de votar a gente desconocida para que, una vez en el poder, gobiernen con arreglo a los intereses de su partido, muchas veces en contra del programa que ofrecieron en su candidatura, en oposición a los ciudadanos a los que dicen representar?

Limitar la democracia a un régimen donde se vota para elegir a individuos desconocidos –e ineptos y chupópteros– puestos ahí por su partido, cuyo principal fin es arramblar con los privilegio y prebendas de sus poltronas, satisfacer su megalomanía, y gobernar con arreglo a los designios de quienes les han puesto en el poder –léase mafias globalistas–, en vez de servir a los intereses y necesidades de la Patria; y, por el contrario, llamar dictadura a una forma de gobierno que restringe la libertad política pero concede una gran libertad en todos los demás ámbitos de la vida, es una falsedad, un engaño.

Tal fue el régimen franquista: llaman a Franco «el dictador», palabra que ha pasado a ser su epíteto, como su apellido, pero cualquier persona que haya vivido bajo Franco, como es mi caso, puede atestiguar que la inmensa mayoría de los que vivimos en la España de Franco jamás tuvimos la sensación oprobiosa de vivir bajo una sanguinaria tiranía, ni mucho menos, ya que disfrutábamos de una inmensa panoplia de libertades. De ahí la abrumadora adhesión al Caudillo, y la nula oposición democrática que tuvo durante 40 años.

Hubo restricciones en las libertades políticas, pero especialmente para los que, bajo el disfraz de demócratas, eran puro totalitarismo: socialistas, comunistas, anarquistas, separatistas. Entre estos antifranquistas, no había habido ningún demócrata en la República, ni lo hubo bajo la España franquista, ni lo hay ahora, cuando, después de 40 años duros de adoctrinamiento, al ver que la sociedad española ya está «desfranquizada», se han quitado la careta democrática, y vienen otra vez con sus persecuciones a las libertades, con su ancestral totalitarismo, como se demuestra en la inicua memoria histórica, en el no menos inicuo totalitarismo LGTBI, en los ataques al catolicismo, y un largo etcétera.

La democracia partitocrática, además, no es la única posible, ni la mejor, pues es la que le conviene a las mafias jacobinas, creadas por las élites globalistas para controlar el mundo: ¿es democrático que la gente vote a quien se le dice en unos medios de comunicación totalmente controlados por el psicopático clan mundialista, que son quienes eligen verdaderamente a los que deben ostentar el poder de acuerdo con sus luciferinos intereses? ¿Se puede llamar a esto democracia? ¿Se puede llamar a esto libertad política? Frente a esta farsa, frente a este trampantojo, está la democracia orgánica, fundamentada en que todo individuo pertenece a una familia, un municipio y un sindicato, que son las tres instancias que verdaderamente representan a los ciudadanos, y no los corruptos y traidores partidos políticos, que anteponen sus intereses a los de la Patria y el Bien Común.

Sí, la España de Franco fue una dictadura, aunque más bien habría que calificarla de «dictablanda», pues dictadura es una palabra que hay que reservar para regímenes totalitarios como los comunistas, como el que quería implantar la Segunda República, donde un Estado policial controla absolutamente la vida de los ciudadanos, y hay un partido único monolítico que absorbe al Estado. Contra este régimen que quería implantar la dictadura del proletariado se levantó Franco, y no contra una democracia legítima.

Ejemplos de totalitarismos son las dictaduras comunistas, que gobiernan a base de purgas, chekas, pogroms, gulags y campos de exterminio, cosas que jamás existieron con Franco. ¿O es que acaso alguien puede calificar de demócratas al golpista Largo Caballero, al pistolero Indalecio Prieto, al genocida Santiago Carrillo, a la enloquecida Pasionaria, etc… ¿Por qué los rojos de hoy no apuntan sus baterías «democráticas» contra los emperadores del mal, contra los dementes exterminadores que fueron Lenin, Stalin, Mao, Castro, y toda la patulea luciferina que inundó el mundo con ríos de color púrpura, con un maremágnum de horror y locura satánica? ¿Es que acaso estos zares apocalípticos no eran dictadores? Con sus mausoleos y todo, por supuesto. ¿Es que acaso el Coletudo Mayor y Sánchez son demócratas?

También dicen de Franco que fue un golpista, pero levantarse contra un gobierno ilegítimo –que accedió al poder mediante un alevoso pucherazo en las urnas–, y además inepto, incapaz de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos, no puede considerarse propiamente un golpe de Estado, pues al Alzamiento Nacional le amparaba el derecho de legítima defensa frente a una agresión dirigida por potencias extranjeras contra nuestro país, que además pretendía el exterminio de la España católica y conservadora.

Otro hecho a tener en cuenta son las circunstancias históricas que rodean el nacimiento de una dictadura. En lo que respecta a la de Franco, resulta risible y esperpéntico que alguien en su sano juicio pueda pensar que un general victorioso en una guerra contra una revolución totalitaria como la que pretendía implantar en España el Frente Popular, una vez derrotado el enemigo, convoque inmediatamente elecciones generales para que los derrotados y los revolucionarios puedan presentarse, volviendo de rositas como si aquí no hubiera pasado nada. ¿Hay realmente alguien que pueda imaginar esta situación imposible?: ganas una guerra, y luego lo vencidos -que llevaban años de supuesta «democracia» organizando golpe tras golpe- vuelven tan tranquilos, e intentan ganar en las urnas lo que perdieron en los campos de batalla. Y, claro, los frentepopulistas bolchevizados sí hubieran convocado elecciones libres, dejando participar en ellas a los partidos de derecha, a los que estaban exterminando sin piedad desde mucho antes del Alzamiento.

Junto a esto, un hecho que puede justificar la privación de libertades políticas en un país es el advenimiento de una época de especial dificultad, de crisis social, política y económica, como sucede en una posguerra, y más si el conflicto ha sido interno, causante de unas heridas y una polarización que llevará tiempo solucionar. Si a esto le añadimos un contexto de crisis total debido a la Guerra Mundial, un país al que a la ruina de la guerra se le añadió a un estado anterior de atraso en casi todos los órdenes, resulta claro que España lo que necesitaba, más que otra democracia fallida, era una época de estabilidad, de orden, de autoridad, de paz, que facilitara la reconciliación y el progreso. Eso fue lo que consiguió la dictadura de Franco, en una época en la que más de media Europa estaba bajo la tiranía de las «repúblicas democráticas» comunistas.

Por último, aparte de las consideraciones que hemos hecho más arriba, habría que evaluar a un régimen autoritario examinando si los frutos que ha producido compensan la restricción de las libertades políticas. La pregunta salta por sí misma: esa dictadura, ¿ha mejorado las condiciones de vida del pueblo sobre el cual ejercía su autoridad? ¿Ha llevado al país sobre el que se implantó a más altas cotas de paz, orden y progreso? En caso afirmativo, estos logros y conquistas pueden llevar a la conclusión de que la falta de libertades políticas ha valido la pena.

Hoy día, es incuestionable que la España de Franco ha sido la época de mayor paz, orden, estabilidad y prosperidad de nuestra historia. Los datos incontrovertibles están ahí: durante la época de Franco, la población española adquirió las coberturas del Estado de Bienestar y la Seguridad Social de que hoy disfrutamos, y unas condiciones económicas que convirtieron a España en una verdadera potencia, cuando antes de Franco éramos un país casi subdesarrollado:
Capítulo aparte en la paz social que vivió la España de Franco merece la pacificación total de las regiones proclives al secesionismo, que tantos problemas habían dado a la República, y que tan activamente habían colaborado con el golpismo izquierdista, secesionismo marcado por las purgas, el totalitarismo y el racismo.

Junto a todas estas conquistas provechosas para España, otro argumento poderoso a la hora de valorar el régimen de Franco es la constatación de que la vida cotidiana en aquella época se regía por unos parámetros construidos sobre los valores tradicionales de la civilización cristiana, valores que daban seguridad a las personas, que creaban a su alrededor un universo armonioso donde la vida tenía sentido, ya que ésta se desarrollaba bajo un profundo sentido de la ley natural.

Dicen que Franco fue un dictador, pero el régimen pretendidamente dictatorial que creó desembocó pacífica y rápidamente en una democracia, a través de una Transición modélica que fue el asombro del mundo, lo cual dice bien a las claras que aquella dictadura no era tan «dura», ya que llevaba en sí los gérmenes de las libertades políticas.

Y ahora me gustaría hacer a los españoles la siguiente pregunta, que no es «la del millón», porque su respuesta está cantada: ¿Estaría usted dispuesto a renunciar a su libertad democrática de votar en elecciones para elegir a politicastros corruptos, ineptos y traidores, a cambio de que hubiera en España un régimen autoritario donde no existieran autonomías despilfarradoras, secesionismos racistas, invasión de inmigrantes, totalitarias ideologías LGTBI que pretenden adoctrinar a nuestros hijos? ¿Estaría usted dispuesto a renunciar a la libertad de expresión que permite ultrajar nuestra bandera y nuestro himno, que permite las amenazas de los filoterroristas en las redes sociales, a cambio de un régimen que acabara con el IVA y el IRPF, con el infierno fiscal, con las ayudas a los inmigrantes, con unas televisiones plenas de inmundicias globalistas, con unas bandas antisistema que amenazan a quienes disienten de la ideología oficial, con las patuleas de antiespañoles que consideran facha enarbolar símbolos patrióticos, con unos partidos que son agencias de colocación y mangoneo; con unos politicuchos que pretenden prohibir la caza, la pesca, los toros, los castillos en la arena; con un sistema que nos vigila dictatorialmente con sus drones, sus cámaras, sus trolls…? ¿Estaría usted dispuesto a entregar estas libertades a cambio de un régimen que asegurara el pleno empleo, una deuda del 7% en lugar del 110% actual; un régimen donde se le pagaran las horas extras y se respetara su descanso dominical; donde las multinacionales fueran obligadas a admitir un 50% de capital español; donde solamente se necesitaran entre 5 y 8 años para pagar una hipoteca, en vez de los 30 años actuales; donde había Cajas de Ahorros al servicio de los ciudadanos, y no bancos voraces entregados a la vorágine globalista?

Pues así fue la España de Franco, la famosa «dictadura». ¿Qué tenemos ahora?: pues una «dictacracia». Y así nos van las cosas.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Fray Gabilondo, confesor

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Anoche tuve un sueño muy gratificante. En la pantalla, tipo púlpito de potera, aparecía el hermano revestido de roquete, y se tocaba lo que no debía con un bonete. Sobre la baranda en la que apoyaba su figura señera, si bien sobredimensionada, se veía un ferraiolo de mucho estilo. No me pregunten el porqué, les mentiría y no viene al caso. Son cosas de la vida y sus interferencias consabidas que a veces nos desorientan.

Con tanta puntilla y encajes, me daba que era servita, oblato, o simplemente comboniano de infantería (los pisahormigas). Hablaba de los peces de colores con tanto entusiasmo como lo hiciera en su día Rodríguez de la Fuente, si bien no decía nada de cárcavas, de carroñeros, ni de lobos… lo que contribuyó a que le malinterpretase, porque poco a poco bajaba el tono a límites inaudibles y se centraba en los peces rojos…

Decía cosas muy aparentes, exigía concordias, amores y perdones… se deshacía en amores a los prójimos y a las prójimas y en reproches a Vox… Oía algo así como perdón. ¿Pedía perdón? ¿O Paredón? Diría que lo último, pero ya se sabe lo de los audios.

Al fondo a la derecha, donde los váteres de toda la vida –anda que no han tenido tiempo para ponerlos al fondo a la izquierda, que es donde entonan- asomaba la carita del Suárez Illana, el mascarón que viaja debajo del bauprés y de su botalón en la proa del PP. Su boca abierta expresaba admiración ilimitada y se deshacía en rubores y arrobos. ¡Cuánta candidez de un solo trago!

Por el cielo, al atardecer –di blu, di pinto di blu, ah, Modugno, qué tío- volaban las almas de las mártires concepcionistas, beatificadas, sí, las violadas, torturadas y asesinadas cruelmente por sus compañeros y compañeras de él, pero él, el mismo, miraba para otro lado, hacia el progreso que nos procuraron los socialistas, los comunistas, al fin los todos rojos, durante aquellos años de malos voluntos, de malas compañías, que se blanquean al sol, se pretenden blanquear, claro, con silencio, mientras vuelve la burra al trigo, y a profanar sepulturas y a que miremos hacia donde él lo hace con carita de bueno irredento.

¡Menuda ocasión para pedir perdón, hermano, para saldar esa cuenta pendiente que descuadró el orate del Rodríguez Zapatero!

 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¿Aceptaría María Chivite los votos de Bildu?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tras el acuerdo provisional alcanzado entre PSN, Nabai e IU y que contaba con la aprobación casi unánime del Comité Regional del PSN (104 votos favorables y uno en contra) y las bendiciones del propio Zapatero, la sociedad navarra se durmió en la creencia de que amanecería con un “Gobierno de Progreso “ que finiquitara el atavismo navarrista de los sucesivos gobiernos de UPN. Sin embargo, tras la llamada urgente de Jaime Ignacio del Burgo al Secretario de Organización del PSOE José Blanco en la que le recordó el acuerdo tácito alcanzado tras el Tejerazo, el PSOE nacional desautorizó dicho Pacto y ordenó a Puras y a los socialistas navarros que se abstuvieran en la votación para permitir que el candidato navarrista de UPN, Miguel Sanz fuera investido Presidente de Navarra, episodio conocido como “mayazo”.

Tras la separación traumática de UPN y el PP en el 2008, los socialistas navarros se vieron convertidos en árbitros de la contienda política tras el acuerdo tácito entre el Presidente navarro Miguel Sanz y el socialista José Blanco en virtud del cual las propuestas políticas de los socialistas navarros eran apoyadas por UPN en un espléndido ejercicio de ventriloquismo escénico a cambio del apoyo sin fisuras del PSN en la aprobación de los Presupuestos anuales de UPN, quedando IU y Nabai como convidados de piedra.

Dicha política de apoyo incondicional a UPN desde los bancos de la oposición le acarreó al PSN la pérdida de jirones de su primitivo ideario socialista pero tras la abdicación de Sanz en el 2009 y la proclamación de Barcina como su sucesora, le condujo finalmente al poder mediante un Gobierno de coalición UPN-PSN.

Sin embargo,tras la escenificación de la ceremonia del desencuentro UPN-PSN plasmado en el “divorcio político” Barcina-Jiménez, asistimos al finiquito de la doctrina navarrista UPN-PSN que habría convertido a la Comunidad Foral durante una década en un coto privado del establishment navarro (Teoría del quesito de Miguel Sanz), debiendo de nuevo el socialista Jiménez renunciar a plantear la moción de censura contra Barcina por órdenes de Ferraz, episodio conocido como “agostazo”.

¿Aceptaría María Chivite los votos de Bildu?

EH Bildu estaría integrada por militantes de las extintas Aralar y EA así como de Sortu y estaría marcada por el estigma de su negativa a condenar el terrorismo de ETA, lo que le habría convertido a ojos del establishment español en un “paria político”. En esta coyuntura, EH Bildu deberá revisar su actual estrategia política e incorporar a su bagaje político la llamada inteligencia maquiavélica, consistente el uso de comportamiento cooperativos o combativos que le puedan reportar mayores posibilidades de adaptación en función de una situación concreta. Asimismo, la inteligencia mediática se distingue por una extraordinaria capacidad para encontrar las debilidades ajenas y utilizarlas en beneficio propio así como de realizar acciones complejas que pueden no ser entendidas en un principio por sus votantes pues sus metas se proyectan hacia un futuro mediato.

Así, dado que Chivite y el PSN intentan obtener la Presidencia el Gobierno de Navarra ignorando los 50.000 votos obtenidos por EH Bildu, la respuesta de Bildu debería ser apoyar con sus votos la investidura de María Chivite. Con esta jugada maquiavélica, EH Bildu conseguiría que la nueva Presidenta navarra quedara estigmatizada tras ser investido con los votos del “partido proscrito del establishment español”, quedando en la disyuntiva de aceptar sus votos y otorgar “la legitimidad democrática al otrora paria político” (EH Bildu) o convocar nuevas elecciones forales en las que previsiblemente Navarra Suma rozaría la mayoría absoluta, Bildu se convertiría en la segunda fuerza política del arco parlamentario navarro y el PSN quedaría reducido a su mínima expresión.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Colágeno: un relato oscuro (1)

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Definición de Colágeno: Molécula proteica que forma fibras llamadas fibras colágenas. Estas se encuentran en todos los organismos vivos pluricelulares. Son secretadas por las células del tejido conjuntivo, como los fibroblastos y es el componente más abundante en la piel y en los huesos.

Aquella mujer en torno a los 45 años presentaba una belleza nada común y, sobre todo, una lozanía que le hacía parecer diez años más joven.

Laura – así la llamaremos – nada más salir de la universidad con el título de Economía bajo un brazo y el de abogado en el otro, ya estaba elaborando lo que sería su futuro: llegar a lo más alto. Para ello la naturaleza le había donado belleza, inteligencia y decisión. No iba a echar en saco roto esos dones. A los veintisiete años fue propuesta para vicedirectora de relaciones laborales en la empresa donde trabajaba, puesto que exigía más dedicación a su trabajo, pero que ella veía como otro escalón hacia arriba. Ya estaba casada desde hacía un año y era feliz. Esa felicidad vino a turbarla su embarazo. ¡Por nada del mundo iba a consentir que este “contratiempo” cortara las alas de sus ambiciones!

Todo el mundo creyó la versión que ella dio del su divorcio porque no hubo otra versión; su marido nunca dijo nada a nadie. Pero, fiel a sus creencias y a su concepto de la vida y el derecho inalienable a ella, no cedió ante el aborto. Laura argumentó que ella y solo ella era la dueña de su cuerpo y, por lo tanto, solo a ella le correspondía decidir sobre “lo que había dentro de él”.

  • Lo que vive dentro de ti es un nuevo ser que está llamando a la vida. Tu cuerpo es tuyo, pero el cuerpo de quien está dentro de ti no te pertenece; es un ser vivo diferente a ti, diferente a mí. Un ser vivió único e irrepetible. Es mi hijo tanto como es tu hijo y yo no quiero impedir que ese hijo mío y tuyo muera antes de nacer”.

Laura hizo oídos sordos a los argumentos de su marido; en realidad solo tenía oídos para ella misma, para su trabajo y para su futuro en el que no entraba un hijo.

El divorcio se consumó en poco tiempo, aunque antes su marido ya había abandonado la casa común. Sabía que no podía ganar en una sociedad que ha instituido el aborto como un derecho solo de la mujer, en el que el padre biológico del niño es un simple comparsa y el que espera a la vida en el claustro materno ni siquiera existe.

Pasaron los años y Laura cumplía su plan de futuro. Ya era directora de relaciones laborales. En esos momentos cumplía 36 años. Su vida la gastaba en su trabajo en viajes exóticos, en reuniones de amigos y en conocer hombres que nunca le hacían olvidar al único hombre que amó: su exmarido con el que en alguna ocasión intentó hablar a lo que él se negó siempre. Cada vez que un hombre entraba en su vida, la relación terminaba pronto porque el vacío que le dejó su único amor y que intentaba llenarlo con amor nunca pudo llenarlo. De uno de aquellos amores furtivos y mercenarios quedó de nuevo embarazada. Su sorpresa fue enorme y se maldijo a sí misma.

  • Ahora que estoy tocando el nombramiento de vicepresidenta de la empresa…Debo ser tonta. A mis 39 años me he vuelto a meter en un charco que podría ahogar mis ambiciones. Pero, no sucederá.
    Una vez consumado el aborto, la vida de Laura en nada cambió, salvo en que cada vez que se encontraba sola en casa o en alguno de los hoteles a los que viajaba por asuntos laborales, siempre estaba acompañada por una botella de alcohol a la que recurría para intentar tapar lo que afloraba en la soledad. En esos momentos de soledad y silencio, lo que estaba oculto, pero no muerto, penetraba en su mente produciéndole un vacío emocional tremendo al que no encontraba salida.

Con el paso del tiempo el alcohol ya no fue suficiente y acudió a los somníferos y ansiolíticos. Un día por la mañana al verse en el espejo comprobó que unas incipientes arrugas bordeaban sus bellos ojos y que unas pequeñitas ojeras los afeaban. Tembló: ¡su belleza se marchitaba!


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish