África en llamas: Más allá de la yihad - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Resto del Mundo

África en llamas: Más allá de la yihad

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Daniela Vallarino.- Tras el largo periodo de colonización europea en África, hace apenas 70 años el mundo empezó a ver surgir una nueva cantidad de países en este continente. Países con fronteras establecidas por externos, sin considerar la historia y las relaciones entre los pobladores originales. Un continente trazado a conveniencia de los colonizadores, quienes en muchas ocasiones dejaron de herencia a un grupo en el poder sobre los demás, dejaron tensiones internas, abandonaron naciones a su propia suerte o se quedaron para explotar los recursos naturales, fomentando relaciones de poder convenientes para sus actividades. Así nacieron los países independientes africanos, lo cual ha tenido como consecuencia numerosas guerras y conflictos en tan pocos años… o conflictos que parecen no tener final.

En octubre de 2017, un camión-bomba explotó en la capital de Somalia; mató a casi 600 personas y se convirtió en el segundo más letal de la historia moderna. En 2013, el mismo grupo yihadista, Al- Shabaab, asaltó un centro comercial en Nairobi, asesinando a 67 personas. En el mes de mayo de este año, al menos dos ataques han sido perpetrados contra civiles dentro de iglesias cristianas en Burkina Faso. Estos son algunos de los miles de casos que muestran la escalada de violencia que tiene lugar en muchos países africanos, especialmente del norte de África.

La zona del Sahel en el Norte de África es la más pobre del planeta, también es considerada el área de retaguardia, de adiestramiento y campo de batalla de Al-Qaeda, del Estado Islámico y de diversos grupos yihadistas. Es la puerta de entrada a occidente. Ahí y en el Sahara, se tiene la presencia de diversos grupos terroristas; unos han expresado su lealtad a Al-Qaeda, otros al Estado Islámico, otros a ninguno de los dos. Los más fuertes hoy en día son Boko Haram en Nigeria y Camerún; Al-Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) en el Sahel y Al-Shabaab en Somalia y Kenia.

Por otro lado, en Libia, considerado el mayor semillero y principal base del Estado Islámico, desde el final del régimen de Muamar Gaddafi en 2011, el país no ha superado la situación de guerra civil y Estado fallido que dejó el vacío de poder que todos pelean por llenar, generando violencia generalizada y falta de control territorial, lo cual ha facilitado la expansión de la organización del Estado Islámico. Derna, ciudad oriental de Libia, fue el primer territorio fuera de Siria e Irak que pasó a formar parte del Califato del Estado Islámico. Más allá de una pelea entre islamistas o antiislamistas, es el interés por el control de los campos de gas y petróleo lo que lleva al enfrentamiento entre grupos armados yihadistas y grupos tribales. La guerra en Libia y las revueltas árabes en la zona produjeron una expansión de Al-Qaeda regional por el norte desértico de Mali, Mauritania y Níger.

La fuente principal de financiamiento para los grupos yihadistas son el mercado negro de recursos naturales, especialmente el petróleo y las piedras preciosas, y el contrabando de armas, personas, secuestro, extorsiones, robos y demás actividades ilícitas de las que se benefician para financiar sus actividades y compra de armamento. De ahí la importancia del control de los recursos naturales y del territorio.

En África Subsahariana, Nigeria afronta la violencia de la milicia más sanguinaria y más numerosa del continente, Boko Haram, que juró lealtad al Estado Islámico y que se ha expandido a Camerún, Níger y Chad.

Somalia es considerado un Estado fallido en donde las autoridades nacionales no han logrado, en ningún momento, controlar el territorio, en guerra civil desde 1991. Aquí se ha asentado el grupo insurgente islamista Al-Shabaab.

La guerra inacabada que continúa y continuará en Mali contra el terrorismo, que empezó como un intento de acabar con las milicias tuareg; la guerra civil en República Centroafricana; el Estado fallido de Somalia; el conflicto de Sudán del Sur; las violentas acciones de Boko Haram en el norte de Nigeria y Camerún son resultados de los factores inatendidos de pobreza, desigualdad, falta de oportunidades y debilidad estructural de las instituciones gubernamentales que parecen ser la raíz de los problemas de este continente, golpeado desde su conquista, por la falta de entendimiento e interés de los más poderosos.

Existen características dentro del continente africano que facilitan el establecimiento de estos grupos: pobreza, descontento de la población, fronteras porosas, debilidad de las instituciones estatales, la lucha por el control de recursos naturales, limitada capacidad de las fuerzas armadas nacionales, corrupción.

La ineficiencia y la falta de cooperación entre los Estados del Sahel ha favorecido la actuación, movimiento y crecimiento de los grupos ligados a Al-Qaeda. De igual manera, la presencia de tropas occidentales en los esfuerzos antiterroristas exacerba en la población el sentimiento de injerencia, lo que a su vez facilita la extensión de las ideas fundamentalistas en los jóvenes. También, el choque de intereses de las distintas potencias mundiales, como entre estadounidenses y chinos por el control de las materias primas de África, en muchos de los casos recrudecen los problemas.

Los conflictos en el continente africano, el aumento del terrorismo y fortalecimiento de los grupos yihadistas, no terminarán financiando actividades específicas contra ellos o con la ocupación del terreno por parte de las potencias mundiales “en defensa de los pueblos africanos”; la única manera será que los Estados tengan las herramientas necesarias para fortalecer sus instituciones, mejorar la situación de sus poblaciones, garantizar los derechos de sus ciudadanos, garantizar el acceso a oportunidades… mientras haya hambre, pobreza e ignorancia, la respuesta seguirá estando en el fundamentalismo (de cualquier religión) y la opción seguirá siendo la guerra, las armas… a su vez, mientras haya guerra, habrá muerte, hambre, odios y desigualdad. Para acabar con este círculo vicioso hay que invertir en desarrollo, no en más armas ni en más guerra.

Maestra en Estudios de Asia y África, especialidad África, por El Colegio de México.

(La Gaceta Europea)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Resto del Mundo

Un niño reclutado por Daesh asesina en Nigeria a un preso cristiano

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Un niño de unos ocho de edad aparece en un vídeo publicado por la rama nigeriana del grupo terrorista Daesh asesinando a un hombre adulto por ser cristiano, informa el medio británico Daily Mail.

«No pareremos hasta que nos venguemos por toda la sangre que ha sido derramada», afirma el menor en las imágenes, según la misma fuente, en una amenaza dirigida al resto de cristianos nigerianos.

No es la primera vez que los terroristas de Daesh usan a niños para llevar a cabo crímenes de este tipo, con la intención de dar a conocer su propaganda terrorista.

«Cachorros del califato»

Desde que el líder yihadista Abu Bakr al Bagdadi proclamara su «califato» desde su atalaya en la mezquita de Mosul en 2014, varios reportajes e informes han denunciado los campos de entrenamiento para « cachorros del califato», donde se les instruye sobre cómo matar al enemigo, explicaba Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España, a ABC en 2016.

África, como informa Europa Press, se está convirtiendo cada vez más en el nuevo foco de la actividad yihadista, como lo muestra el hecho de que las acciones de los numerosos grupos terroristas que operan en el continente se haya duplicado desde 2013 hasta los casi 3.500 actos violentos registrados en 2019 por el Africa Center for Strategic Studies (ACSS), dependiente del Departamento de Defensa estadounidense.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Resto del Mundo

A diez años del devastador terremoto que mató a más de 200.000 personas, Haití sigue en ruinas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Haití recuerda este domingo a las decenas de miles de personas que murieron en el devastador terremoto del 12 de enero de 2010, mientras el dolor se mezcla con la ira y la amargura por los esfuerzos fallidos de reconstrucción y la continua inestabilidad política del país. Durante unos 35 largos segundos, un terremoto de magnitud 7 transformó la capital, Puerto Príncipe, y las ciudades cercanas de Gressier, Leogane y Jacmel en ruinas polvorientas, matando a más de 200.000 personas e hiriendo a otras 300.000.

Más de 1,5 millones de haitianos quedaron sin hogar, dejando a las autoridades de la isla y a la comunidad humanitaria internacional ante un desafío colosal en un país que carece de un registro de tierras o de reglas de construcción.

“Ha sido una década perdida, totalmente perdida”, dijo el economista haitiano Kesner Pharel a la AFP. “La capital no ha sido reconstruida, pero nuestra mala gobernanza no es responsabilidad exclusiva de las autoridades locales; a nivel internacional no hemos visto un mecanismo para administrar la ayuda que permita que el país se beneficie”.

Los miles de millones de dólares prometidos por los donantes internacionales en las semanas posteriores a la catástrofe parecen haberse desvanecido, alimentando la amargura de los sobrevivientes que están hoy expuestos a los mismos peligros que existían antes del terremoto.

“Diez años después, vemos una concentración aún mayor de personas en el área metropolitana”, señaló Pharel. “Si tuviéramos un terremoto de la misma magnitud, los resultados serían los mismos, ya que no hubo seguimiento en la mayoría de las casas reconstruidas”. “El país nunca fue reconstruido y estamos de vuelta en el punto de partida”, aseguró.

El terremoto destruyó cientos de miles de hogares, así como edificios administrativos y escuelas, sin mencionar el 60% del sistema de salud. Una década después, la reconstrucción del hospital principal del país sigue estando incompleta, y las organizaciones no gubernamentales luchan para compensar las muchas deficiencias del Estado.

“Tras el terremoto, vimos un gran flujo de casos de politraumas, con un número enorme de heridas. Ahora tuvimos que reabrir el centro de trauma, aunque las heridas ahora no tienen el mismo origen y, desafortunadamente, más del 50% de los heridos que vemos ahora son víctimas de disparos”, dijo Sandra Lamarque, jefa de misión de Médicos Sin Fronteras en Haití.

Haití se ha visto también afectado por una grave crisis sociopolítica. En el verano boreal de 2018, los escándalos de corrupción que implican al actual presidente Jovenel Moise y a todos los gobiernos posteriores al terremoto provocaron una fuerte y violenta reacción.

Las protestas han sido protagonizadas sobre todo por jóvenes -más de la mitad de los habitantes de Haití son menores de 30 años- que viven con pocas posibilidades de empleo en un país marcado por una creciente inseguridad en medio de frecuentes enfrentamientos entre pandillas armadas.

Las manifestaciones antigubernamentales se extendieron a ciudades de todo el territorio, paralizando la vida cotidiana entre septiembre y diciembre del año pasado. La debilidad estatal, expuesta al mundo tras el terremoto, solo ha crecido: las elecciones a la Asamblea Nacional previstas para noviembre simplemente no se llevaron a cabo, lo que significa que el mandato de la cámara baja expirará el lunes.

Sin un parlamento que funcione, el presidente Moise, quien es fustigado no solo por sus opositores políticos sino por una gran parte de la población civil, ahora tendrá la posibilidad de gobernar por decreto.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Resto del Mundo

Al menos 15 muertos al estrellarse un avión en Kazajistán con 100 personas a bordo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Un avión Fokker-100 perteneciente a la compañía aérea Low Cost Bek Air con 100 personas a bordo (95 pasajeros y 5 miembros de la tripulación) se estrelló esta mañana nada más despegar del aeropuerto de la ciudad de Alma-Atí, el principal centro económico de Kazajstán.

Según el jefe del Departamento de Sanidad de Alma-Atí, Tleuján Abildáyev, se han contabilizado ya 15 muertos, entre ellos el primer piloto y una niña, y 66 heridos. 50 han tenido que ser hospitalizado y más de una decena están en estado grave y hay niños entre ellos. El aparato, que cubría el vuelo Z2100 entre Alma-Atí y Nur-Sultán, la capital del país, no pudo elevarse suficientemente y se estrelló contra un edificio de viviendas.

El avión desapareció del control de los radares a las 7.05 hora local, pocos minutos después del despegue, y, según las autoridades, fue perdiendo altura hasta empotrarse en un edificio de dos plantas en una zona residencial cercana al aeropuerto, junto al poblado de Kzyl-tu. Pese a que la aeronave llevaba los depósitos de combustible repletos, no se incendió con el impacto, lo que explica el alto número de supervivientes. El fuselaje del Fokker, sin embargo, ha quedado partido en varios fragmentos. Sobre el terreno trabajan los equipos de rescate. Al parecer, la casa afectada estaba abandonada, aseguran los medios de comunicación kazajos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: