Connect with us

Colaboraciones

De la tan cacareada “derechita cobarde”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Ramón Pérez-Maura.- José María Aznar tuvo una de sus intervenciones más notables de esta campaña electoral el pasado 27 de marzo cuando espetó a Santiago Abascal el que “A mí nadie me habla de una derechita cobarde mirándome a la cara porque no me aguantan la mirada”. Aznar sabía muy bien lo que decía. Abascal de debe su vida laboral casi íntegra a Aznar y al PP. Fue concejal de Llodio entre 1999 y 2007 siempre por el PP; procurador en las Juntas Generales en Álava por Vitoria en el período 2003-2004; diputado en el Parlamento Vasco 2003-2009 siempre por el PP; director general de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid -nombrado por Esperanza Aguirre- entre 2010 y 2012; en abril de 2013 Ignacio González, presidente de la Comunidad, lo nombró director de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, con un presupuesto de 183.000 euros y sólo dos trabajadores, uno de ellos el propio Abascal -con un sueldo de más de 82.000 euros- y sin que nadie haya justificado una sola actividad de esta fundación. El chiringuito de Abascal fue desmontado. Pero él siguió beneficiándose de sus contactos con el PP y la Asociación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), por él presidida, fue sostenida por la Comunidad de Madrid con subvenciones hasta que la situación se hizo insostenible y fue disuelta. Momento en que el ejemplar Abascal abandonó el PP de inmediato y se sumó al naciente Vox de Ignacio Camuñas, Alejo, Alejo Vidal Quadras y José Luis González Quirós.

Con este currículo -nada resumido- tenemos a Abascal como la figura emergente de la política nacional, el que llena foros y da el menor número posible de entrevistas porque después del ridículo hecho respondiendo a Fernando González de Urbaneja en el Club Siglo XXI hay que aparecer lo justo. Y en medio de eso y con las palabras de Aznar, Pablo Casado presentó el lunes en Barcelona un programa electoral en el que se compromete a hacer jurar la Constitución sin tapujos a quien sea diputado electo bajo amenaza de perder esa condición sino lo hacen; un tipo máximo el IRPF por debajo del 40 por ciento; la supresión del impuesto de Patrimonio, como ya ha hecho el PP en la Comunidad de Madrid o acaba de hacer en Andalucía; además de la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y la rebaja del Impuesto de Sociedades o el que los parados de larga duración que pongan en marcha un nuevo negocio no pagarían impuestos por sus beneficios durante los dos primeros años. Sumemos a todo ello el mayor control de la inmigración, o la defensa de la España rural, la tauromaquia y la caza, una enorme fuente de riqueza a la que casi nadie ha prestado atención hasta ahora, y la pregunta que te queda es ¿en qué van a dar lecciones Abascal y los suyos? ¿En decir -como le dijo a González Urbaneja- que él no lleva a España en la cabeza, pero que la lleva en el corazón?

Un poco de seriedad, por favor. España se juega su existencia en estas elecciones. Por increíble que parezca, los sondeos ubican en primer lugar de intención de voto a un hombre que conquistó el poder con el apoyo de partidos que quieren destruir España. Y dicen que la mayoría de los españoles le va a avalar gracias al voto a Vox. Y a sus brillantes ideas como la de promover que todo español pueda tener armas de fuego. Una idea brillante que sólo se le puede ocurrir a un asesor que sabe más de la Asociación Nacional del Rifle que del índice de inseguridad ciudadana en España. Un disparate absoluto. Y conste que el arriba firmante tiene licencia de armas de fuego.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Albert Rivera, asediado por la izquierda, resiste la ofensiva

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- A Albert Rivera no le queda otro camino que resistir, ante la ofensiva de la izquierda radical y del PSOE por criminalizar sus pactos con el PP y el apoyo de VOX. Su negativa a abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez le está costando muy caro, pero su supervivencia política pasa por aguantar y no ceder a la presión. Otra cosa sería su suicido y su final político. La mayoría de sus votantes rechazaría que apoyara a Sánchez.

Ciudadanos no puede claudicar e Inés Arrimadas fue ayer muy clara a la hora de insistir en que los pactos fueron aprobados por la ejecutiva en la que estaban los dimisionarios Toni Roldán y Javier Nart. No hay marcha atrás, dijo, y mucho menos cuando han detectado 100 pactos de la infamia, los que han firmado los socialistas con separatistas, Podemos y los proetarras de Bildu.

La crisis de Ciudadanos tiene dos beneficiarios: el PSOE, que arañará el voto de izquierda moderada de la formación naranja, y el PP, que se llevará el del centro derecha. Difícil papeleta tiene Ciudadanos si siguen las deserciones internas y el PP continúa subiendo en las encuestas, como reflejaba el sondeo de ABC. Si tuvieran que repetirse las elecciones, Casado sumaría 19 escaños más y alcanzaría los 85, dejando a VOX en 9, al perder 15 diputados.

Pero estoy segura de que Pablo Iglesias, que también sale perdiendo en las encuestas, no va a permitir una segundas elecciones. Tragará con todo lo que le pida Sánchez, que, a día de hoy, es su único sustento. Después de la metedura de pata del chalet de los 600.000 euros y de perder 29 escaños y un millón y medio de votos en las generales, no creo que esté para muchas exigencias.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Macron, ¡dí algo del abrazo de Pedro Sánchez a Bildu y Podemos en Navarra, Baleares y Aragón!

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Ya tenemos todas las cartas sobre la mesa, y se puede hablar de hechos y no sobre conjeturas. Las cosas son como son y negarlas es engañar a la gente o distorsionar la realidad.

El PSOE, o Pedro Sánchez, que es lo mismo, están pactando con la formación proetarra Bildu en Navarra, con la extrema izquierda de Podemos en Aragón y con los soberanistas de Mes en Baleares. Y hasta este momento, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, todavía no ha dicho ni mú. Eso sí, ha arremetido contra Ciudadanos porque, según él, pacta con VOX.

Ya va siendo hora de que se hable claro, como hizo ayer la ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, cuando dijo que “todos los escaños son legítimos” para pactar, o sea, también los de VOX.

No me vale que me digan que en Navarra no se han apoyado en Bildu para permitir que esté en la Mesa del Parlamento y para que, como es lo más probable, María Chivite, del PSOE, sea la nueva presidenta de esta Comunidad Foral. Han pergeñado una maniobra para impedir que el centro derecha gobierne en esta región, y lo han hecho con la formación político que ampara y es heredera de la banda terrorista.

En Aragón, van a gobernar gracias al apoyo de la extrema izquierda de Podemos y en Baleares, un tanto de lo mismo, pero con el agravante de que también estará en esa coalición la formación soberanista Mes.

Y este plantel espeluznante de apoyos no le parece nada mal a Macron, que ataca a Rivera por aliarse con VOX, que a mí tiene cosas que no me gustan nada, pero ni tiene terroristas en sus filas, ni apoya a dictaduras como Venezuela y Cuba, ni vulnera la Constitución para separarse de España.

¡Ya está bien de lecciones de democracia y libertad de quienes pactan con la izquierda radical!


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Sánchez, Valls y García Montero

Published

on

El primer ministro Valls en la Asamblea Francesa.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Federico Ysart.- Valls saldrá del Ayuntamiento de Colau para adornar el próximo gobierno Sánchez, si éste llega a formarlo. La jugada abrillantaría la pátina centrista de la que se ha recubierto nuestro fraudulento doctor. Al menos, por unos meses, porque el franco catalán, una vez sentado en el banco azul, probablemente trate de ir avanzando hacia su cabecera para hacerse con el gobernalle de la nave.

Auparse hasta lo más alto es su ambición no satisfecha. En Francia intentó ser candidato a la presidencia republicana en dos ocasiones, 2012 y 2016, coronadas ambas con el fracaso. En el Reino de España habrá de conformarse con la del Gobierno. La inconsistencia de Sánchez y la experiencia vivida en París tal vez le salvaran de un fiasco más. Al fin y al cabo, para un expresidente del Gobierno francés, los de aquí no dejamos de ser simples petites espagnols.

De momento aportaría a Sánchez un cierto aroma antinacionalista, que para eso le ha servido su breve baile con Rivera, quien se dejó engañar como un chino del interior. Y las arremetidas que desde su ruptura propina a Ciudadanos le reponen sus hechuras socialdemócratas. En resumen, el candidato perfecto para un nuevo gobierno bonito del sanchismo.

¿Y cómo salvar a un Iglesias que chapotea en los remolinos abiertos por la estrepitosa derrota de la extrema izquierda, sin sentar un podemita a la mesa? Pues con un hombre de renombre, históricamente vinculado al comunismo vía Izquierda Unida, poeta laureado y desde hace poco menos de un año puesto al frente del Instituto Cervantes: Luis García Montero.

Carmen Calvo le catapultó hasta el sillón del que desalojó desconsideradamente a Juan Manuel Bonet, a quien ya había descabezado años antes de la dirección del Reina Sofía siendo ministra con Zapatero. Si la hoy vicepresidenta en funciones sigue teniendo la influencia que sobre Sánchez ha ejercido, García Montero podría relevar al andaluz José Girao, amigo y antiguo compañero en la Universidad de Granada.

O a la socialista vasca Isabel Celaá, titular de Educación además de insólita portavoz; socialistas ya tiene demasiados para tan escaso peso parlamentario. Y si necesitara mujeres, ahí está Almudena Grandes, esposa de García Montero.

Semejante gambito no colmará la sed de Iglesias, más bien podría hundirle aún más en la miseria, pero el presunto presidente podría escenificar un nuevo tiempo con dos figuras nuevas en la tediosa escena de la política convencional.

Pero lo sustancial, Navarra por ejemplo, no va con él. El vendepatria no tiene cura.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish