Connect with us

USA

Detroit, réquiem para el sueño americano: 84% de blancos en 1950, 83% de negros en 2010

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

BD.- La ciudad de Detroit ha experimentado un trastocamiento demográfico durante las décadas recientes. Se ha pasado de una población constituída por un 84% de blancos en 1950 a una ciudad poblada por un 83% de negros en 2010. Muchos ven en los disturbios de los años 60 un cambio drástico en materia de viabilidad y calidad de vida en esa ciudad del Estado de Michigan.

La mayoría de los habitantes blancos empezaron a abandonar la ciudad y nunca han vuelto. Eso mismo ha ocurrido en muchas otras ciudades: los blancos se van en un movimiento que se parece mucho a una huida.

Lo que ha ocurrido en Detroit no es un caso particular, la única diferencia con otros casos es que aquí el éxodo ha ocurrido a gran escala.

Ese llamado “white flight” (“vuelo blanco”, o sea el éxodo de la población blanca) es un fenómeno que ya está afectando también a muchas ciudades europeas. Ante la masiva llegada de inmigrantes, con su lote de problemas, conflictos y degradación, la población autóctona (clases medias sobre todo) abandona el centro de las ciudades invadidas y se traslada a otras zonas.

Es el caso de Detroit, que se ha convertido en un modelo del fenómeno del “white fligth” en los EE.UU.

Las causas de la decadencia de Detroit son varias: la desintrustrialización de la cuna de la industria automobilística norteamericana, el mencionado “white flight” y la inacción del Estado de Michigan y el Gobierno Federal.

“White flight”

En azul las zonas de los negros en el centro de Detoit y en rojo las zonas residenciales donde están concentrados los blancos.

En azul las zonas de los negros en el centro de Detoit y en rojo las zonas residenciales donde están concentrados los blancos.

Para centrarnos en el fenómeno social que los sociólogos han bautizado “white flight”, el éxodo de las clases medias blancas del centro de las ciudades, diremos que éste es el aspecto más decisivo del caso de Detroit. Muy brevemente: todo se origina con el movimiento de los derechos cívicos que se desarrolla en el sur de los EE.UU desde los años 20 y después en la década de los 50 en adelante. Centenares de miles de negros pobres empiezan a llegar a las ciudades industriales del norte.

Como no podía ser de otra manera, esta llegada masiva de negros supuso una serie de problemas para las ciudades que los recibieron. En el caso de Detroit, en julio de 1967, una operación policial enciende el polvorín: los disturbios durán 5 días y dejan un balance de 43 muertos. El gobernador de Michigan, George Rommey (el padre de Mitt) envia la Guardía nacional y el Presidente Lyndon Johnson manda el Ejército sobre el terreno.

Un “gran miedo” se apodera de los habitantes blancos, tanto más que el Partido Republicano decide, desde de la firma de la ley sobre los derechos cívicos en 1965, instrumentalizar la angustia de los blancos a su favor. Estos empezarán a desertar algunos barrios cada día más poblados de negros.

Suprema ironía de la historia: este éxodo es vuelto posible gracias al automóvil. Se puede trabajar en una fábrica y vivir en un suburbio residencial a 30 kilometros de ahí. En otros países occidentales, este movimiento de periurbanización y de expansión jurbana marcará los años 70. Pero sólo en los EE.UU este movimiento tendrá connotaciones raciales, hasta hace poco en que la inmigración masiva también está “racializando” esta situación en Europa. Detroit pierde 300.000 habitantes (blancos en su mayoría) en los años 70, y 200.000 más en la década siguiente. Actualmente la ciudad tiene 700.000, cuando en 1950 tenía 1.800.000. El 83% de sus habitantes son negros. Un habitante de cada tres vive en la pobreza.

De esta historia, los europeos, confrontados a una masiva invasión extranjera, mayoritariamente racial y culturalmente incompatibles e inasimilables a nuestros valores y modo de vida, debemos sacar las pertinentes lecciones. Lo ocurrido en los EE.UU se está repitiendo aquí. Las mismas causas producen las mismas consecuencias.

Detroit: antes y después: (Pinche aquí para ver video)

Detroit en ruinas: (Pinche aquí)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deja un comentario

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: