Connect with us

Colaboraciones

La volubilidad electoral de una parte del pueblo español

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

José Manuel Otero Lastres.- Según el Diccionario de la RAE, por “volubilidad” se entiende, en su primera acepción, “cualidad de voluble”; “voluble” quiere decir “de carácter inconstante”; y, finalmente, por “inconstante”, según su segunda acepción, hay que entender al “que muda con demasiada facilidad y ligereza de pensamientos, aficiones, opiniones o conductas”. Pues bien, si examinamos los resultados electorales desde finales de 2015 hasta las últimas elecciones del pasado 28 de abril del presente año, no podemos menos que concluir que hay una parte del pueblo español que es muy voluble a la hora de decidir su voto.

En efecto, en las elecciones generales de 20 de diciembre de 2015, el PP gana las elecciones con Mariano Rajoy de cabeza de lista y logra 123 escaños del Congreso de los Diputados, mientras que el PSOE con Pedro Sánchez al frente obtiene 90 escaños: hay, por tanto, entre ambos partidos una diferencia de 33 escaños. Debido a la postura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez “El bloqueador”, no se puede formar gobierno y hay que ir a nuevas elecciones generales.

Tales elecciones se celebran el 26 de junio de 2016 y el PP, con Mariano Rajoy de candidato, se hace con 137 escaños, mientras que el PSOE, nuevamente con Pedro Sánchez, reduce sus actas de diputado hasta 85. Es decir, aumenta la diferencia entre ambos partidos a 52 escaños.

Sin que variasen los líderes ni el número de diputados de ambos partidos, las cosas empiezan a cambiar el 1 de junio de 2018, que es cuando triunfa la moción de censura que presenta Pedro Sánchez como secretario general de PSOE contra Mariano Rajoy que era Presidente del Gobierno.

En efecto, Pedro Sánchez “El bloqueador”, que antes de la moción de censura obtenía unos resultados electorales cada vez peores: en las dos elecciones en las que había participado pasó de 90 escaños a 85 y de una diferencia de 33 escaños a 52 frente al PP, con una trayectoria claramente descendente y con analistas políticos que vaticinaban un descalabro electoral del partido socialista, convoca elecciones generales y las gana.

Así, el 28 de abril de 2019, el PSOE, con “El bloqueador” al frente obtiene 123 escaños y el PP, con un nuevo candidato, Pablo Casado, solo logra 66. Adviértase que el mismo electorado, que menos de dos años antes había repartido las actas de diputado dándole al PP 52 más que al PSOE, cambia sus votos y da al PSOE 38 escaños más y al PP, 71 menos, situando la diferencia entre ambos, pero ahora a favor del PSOE en 57 escaños.

Los números son tan sorprendentes que invitan, al menos a mí, a preguntarse por las razones de tan significativo cambio. Situados el 28 de abril de 2019, lo único cierto es que, desde el 1 de junio de 2018, Pedro Sánchez era presidente del gobierno y que concurre a las últimas elecciones generales no como jefe de la oposición, sino como presidente del poder ejecutivo. Esta nueva posición de Pedro Sánchez “El bloqueador” tiene efectos sanadores milagrosos, ya que no solo detiene la sangría de votos que amenazaba al PSOE antes de la moción de censura, sino que insufla una nueva energía electoral que mejora ostensiblemente la hasta entonces debilitada salud del partido socialista.

Este sorprendente e innegable viraje electoral ¿se explica solo porque el líder del PSOE concurre a las elecciones desde la posición de presidente del Gobierno? Cada una tendrá su respuesta, pero la mía es negativa. Y ello porque hubo presidentes del gobierno que perdieron las elecciones, como por ejemplo, Leopoldo Calvo-Sotelo que perdió las elecciones contra Felipe González en 1982, o el propio Felipe González que las perdió en 1996 contra José María Aznar. El solo apoyo, por lo tanto, del aparato del poder no parece garantizar el éxito electoral.

La explicación está rodeada de cierto misterio y, sea cuál sea, lo cierto es que refleja que una parte importante del pueblo español es voluble, muda con demasiada facilidad y ligereza sus opiniones electorales. Tal volubilidad ¿permite vaticinar el sentido del voto en las previsibles elecciones del próximo 10 de noviembre? Las encuestas pronostican no solo un triunfo electoral del PSOE, sino incluso un aumento en el número de escaños: se habla de que pasaría de los 123 actuales a 132, que son números muy parecidos a los surgidos en las elecciones de junio de 2016, tras sufrir Mariano Rajoy el “no es no” del entonces jefe de la oposición Pedro Sánchez.

Pero ¿y si esa parte electoralmente voluble del pueblo español cae en la cuenta de que va a dar la mayoría a Pedro Sánchez “El bloqueador”, que es un apasionado de bloquear las investiduras de presidente del gobierno, sea él mismo el candidato, como acaba de suceder, o sea otro? ¿Habría que cambiar el vaticinio? Todo parece indicar que no, pero tratándose de un pueblo tan voluble no puede asegurarse que vaya a ganar con seguridad “El bloqueador”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Exhumado Franco, ¿qué conejo electoral sacará Sánchez de su chistera?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Bueno, pues 44 años después volvemos a enterrar a Franco. No se engañen, al PSOE le ha importado bien poco durante este periodo si el dictador estaba en el Valle de los Caídos o en cualquier otro sitio. Porque hubo un PSOE que entendió que la reconciliación, tras el desastre de la Guerra Civil, se llevó a cabo con una Transición ejemplar que nos llevó a una democracia, en la que se cerraron la mayoría de las heridas.

Pero llegó un político que no entendió nada, el peor presidente de Gobierno que ha tenido España, y decidió reabrir la Guerra Civil con una Ley de Memoria Histórica, que nos trajo de nuevo el enfrentamiento y la división.

Ante su incapacidad para gobernar, como así quedó de manifiesto tras negar la crisis y conducir a España a una desastrosa situación económica, José Luis Rodríguez Zapatero se inventó esta ley para intentar tapar su incapacidad política.

El daño de esta ley ha sido tremendo, como es fácil comprobarlo hoy. Porque muertos en las cunetas hay de todos los bandos, porque tragedias familiares hubo tanto en la derecha como en la izquierda: republicanos, sacerdotes, religiosas, que fueron asesinados por pensar de otra manera. Pero aquello se superó, porque un país no puede vivir con rencor.

El testigo de aquel disparate de la Ley lo recogió otro presidente, que va camino de superar a Zapatero por su nefasta gestión, como es Pedro Sánchez. Encaramado a la Moncloa con el apoyo de la extrema izquierda y de los que quieren romper España, no se le ocurrió otra cosa que volver a poner a Franco en el centro del debate político para que no se hablara de las cosas que realmente preocupan a España: el precio del alquiler, la subida de la luz, el deterioro económico, las pensiones…. Tapar todo eso con mucho Franco y yo me voy a apuntar la medalla de que lo saqué del Valle de los Caídos.

Pues ya lo ha sacado, cosa que a mí, si lo dice un tribunal me parece muy bien. Las sentencias (señor Torras, usted también) se cumplen, y a ver si Pedro Sánchez pone el mismo empeño en que el presidente de la Generalitat cumpla la ley, como lo está poniendo con la familia Franco.

Y ahora, ¿qué? Sin el reclamo de Franco, ¿qué conejo va a sacarse de la chistera Pedro Sánchez para no afrontar los problemas que tiene España? Pues ya os lo digo yo, ahora empezará a distraer a la parroquia con si va a demoler o no la cruz del Valle de los Caídos, si va a sacar también a José Antonio Primo de Rivera de su tumba. Todo menos afrontar la realidad actual de España, viviendo 44 años atrás, en vez de mirar hacia el futuro y superar una de las páginas más negras de la historia de España.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

12 de Octubre

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Jorge Fernández Díaz.- Hoy conmemoramos la Fiesta Nacional de España. También es el Día de la Hispanidad y la Virgen del Pilar –Reina de esta Hispanidad–, y el intenso eco de esta fecha resuena en todo el orbe hispano.

La Iglesia y el mundo hispánico celebran esta fecha con un sólido fundamento histórico: según acreditada tradición, el 2 de enero del año 40, la Virgen María, estando viviendo en Éfeso con san Juan, se apareció en carne mortal al apóstol Santiago en Zaragoza para fortalecerle en su misión evangelizadora por tierras de la Hispania romana. Otro 2 de enero, de 1492, se consumó la gesta de la Reconquista con la capitulación del reino nazarí de Granada ante los Reyes Católicos. Curiosas coincidencias de fechas, el 12 de octubre de ese mismo año, la expedición naval comandada por Colón, avistaba tierra americana para comenzar otra gigantesca epopeya: la conquista y evangelización de América.

También en Estados Unidos hoy se celebra el Columbus Day. Son numerosas las estatuas erigidas en muchos de sus estados que homenajean al genovés y a otros evangelizadores misioneros, como fray Junípero Serra o la «Dama de Azul», la venerable Madre María de Jesús de Ágreda. Sin embargo, una furia iconoclasta está empeñada en retirarlas, invocando un presunto genocidio de las tribus indígenas.

Que le pregunten a las tribus que viven en las reservas de los EEUU y a los mestizos de la América hispana, quién fue el verdadero genocida.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Inés Arrimadas, ¿dónde está? ¿protegiéndose del tsunami electoral?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

No sopla el viento a favor de Ciudadanos y el mejor activo que tiene esta formación política, la jerezana Inés Arrimadas, portavoz en el Congreso de los Diputados, parece que ha recogido velas, no vaya a ser que el tsunami electoral que se va a llevar por delante a una buena parte de sus escaños, se la lleve también a ella.

Arrimadas, o al menos eso me paree a mí, ya no es la portavoz que aparecía en todos los informativos, la cara amable de Ciudadanos, sino que ha pasado a un segundo plano, supongo que con el deseo de no ser ella el rostro de la desolación interna.

El riesgo lo asumió Albert Rivera, que ha fracaso en la estrategia de decir hoy una cosa, y mañana otra. No ha entendido a sus votantes, que en una gran mayoría procedía del PP, y ha terminado por desconcertarlos.

Y es que si la derrota electoral es tan abultada como dicen las encuestas, habrá que verlo sobre el terreno, Albert Rivera está sentenciado de muerte. Entonces comenzará una larga travesía en el desierto, en la que solo hay un relevo posible, Inés Arrimada, cuya misión será aliarse con el PP y evitar terminar como UPyD.

No hay otro futuro para Ciudadanos más que pactar con los populares, si quieren ser un actor decisivo en la política española. Y para este cometido, el de confluir con el PP, la persona idónea es Arrimadas.

La política es así, quién hace año y medio parecía que iba a desbancar al PP como primera fuerza del centro derecha, hoy lucha por sobrevivir en medio de unas aguas turbulentas, en las que solo han salido a flote los dos grandes partidos: PP y PSOE.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: