Connect with us

Colaboraciones

La volubilidad electoral de una parte del pueblo español

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

José Manuel Otero Lastres.- Según el Diccionario de la RAE, por “volubilidad” se entiende, en su primera acepción, “cualidad de voluble”; “voluble” quiere decir “de carácter inconstante”; y, finalmente, por “inconstante”, según su segunda acepción, hay que entender al “que muda con demasiada facilidad y ligereza de pensamientos, aficiones, opiniones o conductas”. Pues bien, si examinamos los resultados electorales desde finales de 2015 hasta las últimas elecciones del pasado 28 de abril del presente año, no podemos menos que concluir que hay una parte del pueblo español que es muy voluble a la hora de decidir su voto.

Loading...

En efecto, en las elecciones generales de 20 de diciembre de 2015, el PP gana las elecciones con Mariano Rajoy de cabeza de lista y logra 123 escaños del Congreso de los Diputados, mientras que el PSOE con Pedro Sánchez al frente obtiene 90 escaños: hay, por tanto, entre ambos partidos una diferencia de 33 escaños. Debido a la postura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez “El bloqueador”, no se puede formar gobierno y hay que ir a nuevas elecciones generales.

Tales elecciones se celebran el 26 de junio de 2016 y el PP, con Mariano Rajoy de candidato, se hace con 137 escaños, mientras que el PSOE, nuevamente con Pedro Sánchez, reduce sus actas de diputado hasta 85. Es decir, aumenta la diferencia entre ambos partidos a 52 escaños.

Sin que variasen los líderes ni el número de diputados de ambos partidos, las cosas empiezan a cambiar el 1 de junio de 2018, que es cuando triunfa la moción de censura que presenta Pedro Sánchez como secretario general de PSOE contra Mariano Rajoy que era Presidente del Gobierno.

En efecto, Pedro Sánchez “El bloqueador”, que antes de la moción de censura obtenía unos resultados electorales cada vez peores: en las dos elecciones en las que había participado pasó de 90 escaños a 85 y de una diferencia de 33 escaños a 52 frente al PP, con una trayectoria claramente descendente y con analistas políticos que vaticinaban un descalabro electoral del partido socialista, convoca elecciones generales y las gana.

Así, el 28 de abril de 2019, el PSOE, con “El bloqueador” al frente obtiene 123 escaños y el PP, con un nuevo candidato, Pablo Casado, solo logra 66. Adviértase que el mismo electorado, que menos de dos años antes había repartido las actas de diputado dándole al PP 52 más que al PSOE, cambia sus votos y da al PSOE 38 escaños más y al PP, 71 menos, situando la diferencia entre ambos, pero ahora a favor del PSOE en 57 escaños.

Los números son tan sorprendentes que invitan, al menos a mí, a preguntarse por las razones de tan significativo cambio. Situados el 28 de abril de 2019, lo único cierto es que, desde el 1 de junio de 2018, Pedro Sánchez era presidente del gobierno y que concurre a las últimas elecciones generales no como jefe de la oposición, sino como presidente del poder ejecutivo. Esta nueva posición de Pedro Sánchez “El bloqueador” tiene efectos sanadores milagrosos, ya que no solo detiene la sangría de votos que amenazaba al PSOE antes de la moción de censura, sino que insufla una nueva energía electoral que mejora ostensiblemente la hasta entonces debilitada salud del partido socialista.

Este sorprendente e innegable viraje electoral ¿se explica solo porque el líder del PSOE concurre a las elecciones desde la posición de presidente del Gobierno? Cada una tendrá su respuesta, pero la mía es negativa. Y ello porque hubo presidentes del gobierno que perdieron las elecciones, como por ejemplo, Leopoldo Calvo-Sotelo que perdió las elecciones contra Felipe González en 1982, o el propio Felipe González que las perdió en 1996 contra José María Aznar. El solo apoyo, por lo tanto, del aparato del poder no parece garantizar el éxito electoral.

La explicación está rodeada de cierto misterio y, sea cuál sea, lo cierto es que refleja que una parte importante del pueblo español es voluble, muda con demasiada facilidad y ligereza sus opiniones electorales. Tal volubilidad ¿permite vaticinar el sentido del voto en las previsibles elecciones del próximo 10 de noviembre? Las encuestas pronostican no solo un triunfo electoral del PSOE, sino incluso un aumento en el número de escaños: se habla de que pasaría de los 123 actuales a 132, que son números muy parecidos a los surgidos en las elecciones de junio de 2016, tras sufrir Mariano Rajoy el “no es no” del entonces jefe de la oposición Pedro Sánchez.

Pero ¿y si esa parte electoralmente voluble del pueblo español cae en la cuenta de que va a dar la mayoría a Pedro Sánchez “El bloqueador”, que es un apasionado de bloquear las investiduras de presidente del gobierno, sea él mismo el candidato, como acaba de suceder, o sea otro? ¿Habría que cambiar el vaticinio? Todo parece indicar que no, pero tratándose de un pueblo tan voluble no puede asegurarse que vaya a ganar con seguridad “El bloqueador”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

La hecatombe de Pedro Sánchez

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

José Luis Torró. – El sacrificio de cien reses que hacían los antiguos griegos a sus dioses ha quedado para la posteridad para referir una mortandad, desgracia o catástrofe. Cien reses sacrificadas son muchas. El gobierno de Pedro Sánchez se las da de ecologista, verde, progresista, feminista. Ya lleva cuarenta días en el cargo, si bien poco le ha cundido la faena para otra cosa que no haya sido la de colocar a íntimos y colaboradores en puestos de muy alta remuneración. Mucho más alta que la del propio presidente del Gobierno. Sueldazos que no son made in Sánchez, sino que vienen de antes. ¿Es más difícil y complicado dirigir la empresa de las Loterías del Estado que la presidencia del Gobierno? Eso parece, a tenor de lo que cobra el lotero mayor del Reino, 214.000 euros brutos al año, frente los 83.000 de Pedro Sánchez. Eso sí, Sánchez tiene todo pagado en La Moncloa, además del Falcon.

Loading...

En un plis plas se pasan los cien días de cortesía y ya tendremos licencia para criticar. Hay algunas cosas la mar de criticables, que no admiten demora por lo muy incoherentes que resultan. Ahí está el nombramiento de un director general de los Derechos de los Animales, que ha recaído en la tómbola sanchista de cargos y cargas en Sergio Antonio García Torres, el mismo que en su día se manifestó en contra de que la leche de las vacas sirviese de alimento humano. ¿Tendrán derecho las vacas a partir de ahora, a oponerse al sacrificio al que son sometidas, para su que sus carnes, huesos y piel sean provechosas para comensales carnívoros o empresarios marroquineros? No parece que sea al caso como ahora se verá.

Porque cada uno de los nuevos vicepresidentes y vicepresidentas, que son cuatro y cuatra, y todas y todas ministros y ministras, que son otros dieciocho y dieciocha, reciben como prueba totémica de su confirmación en el cargo y carga una cartera fabricada en España. Artesanal elaboración que es encomendada a reconocidos profesionales de la piel como Tarín Maletas y Del Barrio Estudio. Estas empresas han sido las últimas en cumplir el encargo y hacerlo, además, con la diligencia que exige tenerlas a punto para el acto de toma de posesión ministerial, ese en el que se escenifica ante las cámaras de televisión la entrega por parte del anterior ministro al nuevo de su correspondiente cartera.

¿Ha reparado el lector en la clase de material con que están fabricadas estos portafolios de los ministros y ministras? Pues sí. Se trata de piel de vacuno. ¿Cómo es posible que este Gobierno, que tanto se las da de progresista, feminista y animalista, haya consentido la cruel masacre vacuna, toda una hecatombe, para disponer de pieles suficientes con que poder fabricar las carteras ministeriales? ¿Y cuantos cerdos y cerdas han sido igualmente sacrificados para aprovechar su piel, que será utilizada como forro de esas mismas carteras? No puede haber mayor evidencia de lo muy contradictorio que está siendo el Gobierno de Sánchez, capaz de nombrar un director general de los Derechos de los Animales y, al mismo tiempo hacer de piel las carteras ministeriales.

No se sabe de que un vicepresidente tan animalista como Pablo Iglesias, a cuyo departamento pertenece la dirección general de los Derechos de los Animales, haya dicho palabra alguna en contra de esa cruel práctica asesina. Ni tampoco por parte del enchufado en esa dirección general. Y mucho menos que algún ministro o ministra haya renunciado al cargo en solidaridad con vacas o cerdos sanguinariamente muertos para hacer una cartapacio tan peculiar. Lo de menos son las características de estos portafolios, que si pesan kilo y medio; que si miden 45x35x20; que si tienen seis compartimentos en su interior y que ya disponen de espacio para el portátil o tablet. Lo que debería ser noticia es que este gobierno progresista, feminista y animalista ha decidido no matar más animales con cuya piel hacer carteras. Eso hubiese sido lo consecuente y coherente. Pero no. Mucha palabrería y ninguna implicación animalista. Y para rematar la faena, observad y nunca veréis a un ministro o ministra hacer una visita a una población, centro oficial o empresa llevando su cartera. O que se le lleve un edecán, asesor pelota o guardaespaldas. O sea, que no había ninguna necesidad de una masacre para hacer unas carteras que no sirven para otra cosa que para el boato del momento de la toma de posesión ministerial.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Rehenes de Maduro

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Agustín Pery.- Que el Gobierno ha mentido en el caso Ábalos es empíricamente demostrable. Que en su miríada de falacias están implicados varios ministerios, también. Que su campaña de contraataque se sustente en un alud de tuits burdos a cargo de los boyardos del PSOE argumentando, decretando más bien, que los españoles tenemos cosas más importantes de las que ocuparnos sería una bufonada salvo por lo que tiene de redundante moralina, de tic izquierdoso que decreta qué y en qué grado importan las cosas. El silencio cómplice del otrora combativo Podemos no es más que la constatación de la fórmula pujoliana del «ahora no toca». Apoltronados en el poder, al partido de Iglesias no le interesa vocear su hermanamiento dopado con la satrapía venezolona. Ahora, ya digo, no toca. Entonces, ¿a qué obedece este esperpento? ¿Qué gana Sánchez? Nada. ¿Qué pierde? Algo. Otra grieta en su vaciado depósito de credibilidad.

Loading...

Se puede mentir por vicio, estaríamos ante una patología. Se puede fingir por interés. Pues eso, a falta de un sistema a la americana, con impeachment a Sánchez, y sabedores de que su troupe de asociados no tienen ningún problema en convivir con un embustero, la cosa no tiene más remedio que irse a hacer puñetas. Concretamente las de los jueces, que esperemos tengan la pericia y el valor para desentrañar lo que no es un resbalón diplomático, sino un delito. Mentir, al fin, sería entonces por necesidad. Falta desentrañar las razones. ¿Congraciarse con un régimen denostado «urbi et orbi»? Imposible, toda vez que la remilgada Europa se ha posicionado del lado de los demócratas caribeños y en contra del tirano. ¿La vía española? Una patochada con Zapatero de embajador del régimen bolivariano.

Lo desolador es que con un Congreso cautivo de la aritmética y convertido en un mercado persa tengamos que recurrir a la Justicia, otra perseguida, para poner luz en todo lo que el Gobierno quiere ocultar. Maleta arriba, maleta abajo, en cualquier otro país el rosario de dimisiones sería instantáneo. Aquí no. Aquí la mentira institucional se consolida, se tecnifica y acaba hermanando dos regímenes, el de Maduro y el de Sánchez. Ocurre que el segundo es rehén del primero. Sánchez y sus edecanes cautivos de lo que quiera desvelar el tirano venezolano. ¿Y si decide contar lo que vino a hacer Delcy? ¿O calla a cambio de prebendas? Unos linces los de Moncloa. Y mentirosos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

La derecha sin remedio

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Luis Herrero.- El socialismo es una opción política con identidad propia. El comunismo, también. Por separado son comunidades ideológicas básicamente homogéneas. En comandita diluyen sus diferencias en un recipiente común. El progresismo defiende un modelo social parecido. Cuando se juntan, socialistas y comunistas dicen lo mismo. O casi lo mismo. La locución «progresismo» no tiene antónimo político. ¿Conservadurismo? Hay muchos votantes no progresistas que no se reconocen como tales. ¿Liberalismo? Tampoco sirve como denominador común.

Loading...

El PP, durante sus años de esplendor, hizo una síntesis de esos dos términos y acuñó la voz «liberal-conservador» para definirse a sí mismo. Era un rótulo tramposo porque, en el fondo, ocultaba la filiación democristiana de la mayoría de sus dirigentes. Los homólogos europeos del PP eran los partidos democristianos. Y así sigue siendo. El PP europeo es un club mayoritariamente democristiano. La convivencia de liberales, conservadores y democristianos nunca ha sido en España una tarea fácil. Ricardo de La Cierva hablaba, con razón, de la derecha sin remedio. El único elemento de verdadera cohesión entre las tres familias ideológicas de la derecha era el enemigo común.

A diferencia del progresismo, el conglomerado antónimo no tiene un proyecto alternativo homogéneo. Sus señas de identidad son tan dispares que ni siquiera son agrupables bajo una misma denominación ideológica. Al PP, que era la síntesis de conveniencia –heredera de UCD, que era otra síntesis de conveniencia incluso de más amplio espectro–, le ha sucedido lo que damos en llamar «bloque de la derecha». La génesis es interesante.

El PP empezó a perder el monopolio del mercado electoral no progresista cuando una facción de la izquierda socialdemócrata y otra de la derecha indefensa se juntaron en Cataluña para llenar el vacío constitucionalista que habían dejado libre el PSC de los tripartitos y el PP de las acciones invisibles. Luego, la deriva de la política territorial de Zapatero –que convirtió la Nación en un concepto discutido y discutible– y la inacción de Rajoy cuando accedió al Gobierno, hizo posible que las dos corrientes que habían confluido en Cataluña volvieran a confluir en el resto de España. Ciudadanos emergió como consecuencia del voto de castigo de socialistas y populares a sus respectivas marcas.

La posterior eclosión de Vox, como resultado del deterioro del PP –carcomido por la corrupción y la falta de iniciativa de su líder– hizo posible que muchos de los que votaban a Rivera con el único objetivo de castigar a Rajoy se sintieran más cómodos votando a Abascal. Conclusión: Cs se quedó sin clientela. Los más conservadores se fueron a Vox y los más socialdemócratas, en vista de la inutilidad de su apuesta, a la abstención. Así es como llegamos al panorama de la derecha actual.

Cs se ha quedado sin apoyos, y por lo tanto sin papel. Ahora mismo es irrelevante. Su lucha es por la supervivencia. Pero el PP no saca demasiado beneficio de esa circunstancia. Cs ha mandado más votos a Vox y a la abstención que a las urnas de Génova. Casado aún no ha rehabilitado el deterioro de sus siglas. La marca PP sigue siendo veneno para una parte importante de la taquilla. Vox, por su parte, con el impulso coyuntural del desastre colindante, aspira a dar el sorpasso y a convertirse en el gran beneficiario de los errores de sus vecinos en el arco parlamentario. No parece que, de momento, le preocupe nada más.

Un moribundo, un apestado y un oportunista buscan un frente común para pararle los pies al felón que ha puesto la idea de España en almoneda. ¿Lo conseguirán? Pincho de tortilla a que no. Mientras combatan entre sí no encontrarán ninguna razón para cabalgar juntos. Si ya ni siquiera les une el enemigo común, la cohesión entre ellos es imposible.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: