Connect with us

España

Podrán exhumar a Franco de una tumba, pero nunca de nuestros corazones

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

AR.- Proponemos a los lectores un ejercicio de periodismo ficción. Imaginen que el Gobierno anunciara para el jueves el traslado de los restos de Lluys Companys, presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1936 hasta 1939, desde el cementerio de Montjuic a un recinto privado y cerrado al público. Imaginen que el líder de los socialistas justificara la medida en un intento de «cerrar heridas» para que el cementerio de Montjuic deje de ser un lugar de exaltación de uno de los periodos más negros de la historia de Cataluña, con más de 8.400 asesinados durante el mandato de Companys.

Imaginen a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, subrayando la “anomalía extraordinaria que consiste en tener a un asesino en un lugar donde puede ser exaltado”. Imaginen ahora el día de autos, con cientos de miles de personas rodeando el cementerio, con los representantes del gobierno catalán al frente, para evitar la exhumación del ex presidente de la Generalidad. Imaginen a los Mossos negándose a colaborar en la profanación del hombre al que tanto debe este cuerpo armado. Ponga el lector el epílogo que quiera, en la certeza de que sería bien distinto al que se producirá el próximo jueves en el Valle de los Caídos, donde apenas un puñado de personas exteriorizaran estérilmente su rechazo a la profanación de Franco.

No hay ejemplo más rotundo sobre la cronificación de la inutilidad de la derecha social española. No hay remedio. Cuando se confunde a un trilero de Álava con el mesías redivivo, el «Viva España» de Manuel Escobar con la canción protesta y a Manolo el del bombo con el tamborilero del Bruch, no se tiene derecho a reclamar una relevancia política mayor de la que se tiene. Coincide esta derechona de sonsonete en exigirle a Casado que se tire a la piscina que los herederos políticos del franquismo dejaron sin agua desde el inicio de la transición. Con qué criterios morales podríamos exigirle a los nuevos dirigentes populares que se pronuncien contra la exhumación de Franco, en un país adoctrinado durante décadas en el antifranquismo, debido a la influencia ejercida por los líderes de opinión progresistas y que les fue dada al comienzo de la transición, cuando el PP no existía. Y quien habla de la exhumación de Franco puede hablar también de las ideologías de género o de la corrección política en sus múltiples expresiones. No estaría escribiendo hoy sobre esta terrible patología social que es la imposición de la perspectiva ideológica de la izquierda sobre cualquier asunto de la vida nacional, si una parte de la sociedad civil y de la derechona social se hubiesen comprometido a mantener una lucha sin fisuras, eficiente y sistemática contra ella. ¿Y dónde han estado todos estos años los que hoy reprochan a los dirigentes del PP que no se hagan el harakiri al defender determinados temas sobre los que la derechona social ha mantenido siempre silencio? Pues con los culos pegados a los sillones propalando charcarrilos cuarteleros en redes sociales. ¿Acaso el envilecimiento moral que sufre una buena parte de la población española no es idéntica a la de la derechona social?

Si hoy Pablo Casado se decantara en contra de la exhumación o denunciara las pandemias progresistas que ocupan un espacio cada vez más amplio en nuestras vidas, su partido rebajaría notablemente sus expectativas electorales. Los aparentes complejos ideológicos del PP no son sino el resultado de un estado latente de opinión contrario a la decencia como forma reglada de vida. Si todos estos años hubiese existido una derecha social, como existe una izquierda social desinhibida y firme, tal vez la exposición al precipicio no habría sido tan peligrosa para quienes dentro del PP se atrevieron a enfrentarse a la tiranía de la corrección política. ¿Cuántos de los que critican los complejos ideológicos del PP salieron en defensa del concejal en Palafolls Óscar Bermán cuando fue sometido a un linchamiento público por hablar bien de la España de Franco? ¿Cuántos de los que exigen gestos heroicos siempre a los demás, han colaborado con el sostenimiento de este periódico alternativo, como hace la izquierda social con sus medios de referencia? En medio de una sociedad moldeada sin oposición alguna por los alfareros de la transición, que en menos de 18 meses pasó de profranquista a ser antifranquista de forma abrumadoramente mayoritaria, pocos españoles han querido exponerse a recibir las cargas fusileras de la artillería progresista. Nosotros sí lo hemos hecho, sin embargo el sufrido coste.

Decía Dante que «los lugares más calientes del infierno están reservados para aquellos que en tiempos de crisis moral mantienen su neutralidad». Creo ocioso tener que convencer a los lectores de Alerta Digital de que vivimos instalado en una crisis global. Padecemos no solo una crisis económica, sino también las consecuencias de los actos de una trama delictiva conjurada desde 1978 para repartirse cualquier cosa que tuviese un valor material y canjeable por votos: tu me das el voto y yo, en justa reciprocidad, saqueo los bienes públicos que te pertenecen.

Para lograr la depredación general de los recursos de la nación, los protagonistas del proceso democrático tuvieron antes que arrebatar a la población el instinto de la conservación y exorcizar un pasado histórico cuya grandeza no hace sino crecer a la luz de los dramáticos acontecimientos que nos ofrece la crónica española diaria. La defensa del legado de Franco hecha siempre por AD pretendía ser, como parece que ha resultado ser, un reencuentro con nuestro pasado, un acto de rebeldía política, moral e intelectual contra la casta responsable de nuestro declive.

Por espacio de 40 años han logrado sectariamente que las prédicas oficiales se impongan como dogmas de fe. Secundar lo que ellos han defendido -desde el crimen abortista a la desigualdad de géneros ante la ley- suponía una apuesta por la libertad y la democracia. Sin embargo, nada desde la razón democrática podía justificar la impostura de defender los ‘principios naturales’, principios que ellos transformaron en ‘pecados capitales’, gracias a una descomunal propaganda y a los eficaces programas de ingeniería social puestos en marcha.

Esta democracia ya no puede albergar esperanza alguna de cambio. La inviabilidad de esta democracia es tal que hasta algunos de sus más firmes avalistas denuncian hoy la abierta contradicción entre los principios que la inspiraron y el papel protagonista otorgado a los que se sirvieron de la política para satisfacer su instinto de rapiña. En más de una ocasión, algunos ilustres españoles, que han estado en la nómina de colaboradores de AD, pudieron predecir, con dolor punzante, que esa contradicción antes o después terminaría por destruir a la misma nación que tuvo en los principios nacional-católicos su manantial más fecundo.

Ante la tolerancia culpable, la cobardía contagiosa, la deserción masiva, la traición sin escrúpulos, la España de Franco fue borrada del guión del régimen del 78. Con ella fueron borradas también las ideas y el heroísmo que nos hubiesen permitido afrontar la actual situación de crisis estructural con mejores perspectivas.

En este panorama desolador subsiguiente a la palabra democracia, que disfrazó, para engañar a los ingenuos, el cambio y la ruptura, AD ha asumido casi en solitario la responsabilidad de defender y reivindicar nuestra verdadera memoria hstórica, enfrentándonos por igual a la izquierda y a la derechona fraudulenta de andar por casa. No importa que arrecien las críticas, las injurias y los insultos contra nosotros. La memoria de Franco no representa un símbolo del pasado, sino un símbolo de la España que podrá ser materialmente exhumada de una sobria tumba, pero no de nuestros corazones de acero, y en la cual se es vencido si se la considera ya acabada.

Son muy distintos hoy los campos de batalla que hace 80 años. Es distinta la índole de la guerra, más sucia, sutil y venenosa.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Andalucía

Así funcionó el “sistema fraudulento” de los ERE durante una década en Andalucía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Entre los años 2000 y 2011, la Junta de Andalucía puso y mantuvo en funcionamiento un “sistema fraudulento” de subvenciones ajeno a los debidos controles fiscales y por el que fueron concedidos arbitrariamente 680 millones de euros. La Audiencia de Sevilla ha condenado por ello a los expresidentes andaluces José Antonio Griñán a seis años de prisión y 15 de inhabilitación y a Manuel Chaves a nueve de inhabilitación, así como ha establecido condenas a los máximos responsables de este entramado.

Un sistema por el que las subvenciones sociolaborales para empresas en crisis salieron de su cauce legal hacia otro que eludía los controles fiscales correspondientes y por el que se lucraron múltiples empresas, en ocasiones vinculadas a un mismo propietario y que en ocasiones “carecían de actividad ni empleados”. Una realidad opuesta a las casi 200 compañías que, por ausencia de convocatoria y publicidad del proceso de concesión de las ayudas, se vieron “privadas del derecho a acceder a las ayudas” que les hubieran permitido mantener su actividad empresarial, evitando cierres. De entre las más de 1800 páginas de sentencia, la Audiencia de Sevilla ha resumido la trama fraudulenta de la siguiente manera.

El origen: dos modificaciones presupuestarias para eludir controles

Entre 1999 y la primera parte del año 2000 las subvenciones laborales para casos como los ERE funcionaban de forma legal a través de las partidas del programa presupuestario 22E, aunque la Consejería de Empleo “utilizaba ordinariamente lo que debiera ser extraordinario”, es decir, la figura de la subvención excepcional. Un hecho que en ocasiones sufría retrasos debido a los informes desfavorables del Gabinete Jurídico y por los reparos del Interventor Delgado.

“La necesidad política de dar una respuesta inmediata a los grandes conflictos sociolaborales llevó a los responsables de la Junta de Andalucía a establecer un sistema ágil, si bien tal agilidad se consiguió eliminando los mecanismos de control legalmente”, reza el fallo.

El fraude se gestó en el año 2000, cuando el Consejo de Gobierno de la Junta, presidido por Manuel Chaves, aprobó dos modificaciones presupuestarias tramitadas por la Consejería de Hacienda, que presidía Magdalena Álvarez y se mantuvieron con José Antonio Griñán al sucederla en el cargo.

La primera modificación fue una Transferencia de Financiación por la que las partidas de las subvenciones pasaron de la Consejería de Empleo a ser gestionadas por el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) -posteriormente IDEA-. Y con la segunda modificación presupuestaria, se redujeron los fondos del programa presupuestario 22E -de la Consejería-, e incrementaron de forma “legalmente inapropiada” la partida 440.01 de “transferencia al IFA en materia de Relaciones Laborales”.

El tribunal considera que la “única conclusión razonable” para dichas modificaciones -que se incluyeron en el presupuesto de 2002 y se mantuvieron hasta el año 2009- fue evitar la tramitación de los expedientes de concesión de subvenciones, “con los requisitos legalmente establecidos para su otorgamiento, así como la fiscalización previa por parte de la Intervención”.

Además, en julio de 2001 el Consejero de Empleo, José Antonio Viera Chacón, y el presidente del Instituto, Antonio Fernández García -también entonces viceconsejero de Empleo- firmaron un convenio por el que el Instituto recibe “una misión concreta: pagar el importe de la ayuda que le ordenara el Director General de Trabajo”, que entonces era el también condenado Francisco Javier Guerrero, responsable de gestionar las subvenciones excepcionales dentro del programa 22E -y luego 31L-. Todo ello, pese a que el Director General de Trabajo “carecía de competencia legal para la concesión de subvenciones”.

Gastos ficticios, desfases presupuestarios y descontrol

Las transferencias de financiación, explica la sentencia, están justificadas únicamente para “compensar las pérdidas de una entidad empresarial pública” -que en este caso sería la Consejería de Empleo-. Por eso, la Audiencia de Sevilla deduce que “era aritméticamente necesario hacer figurar en el IFA-IDEA gastos ficticios -que nunca se iban a producir- que originaran pérdidas, logrando así el necesario equilibrio presupuestario de esa”.

Además, el nuevo sistema permitió que los fondos se otorgaran directamente a las empresas -en lugar de a los trabajadores- con “la ausencia de control alguno” sobre la pertenencia a dichas empresas de las personas beneficiarias de las ayudas públicas. De hecho, el sistema orquestado “permitió la inclusión de beneficiarios que nunca habían pertenecido a las empresas ayudadas por la Consejería de Empleo”.

El ex interventor general de la Junta, Manuel Gómez Martínez, advirtió hasta en quince informes de las irregularidades, pero no tomó medidas -ha resultado absuelto en el caso-. Con todo ello, el Interventor del IFA “quedó limitado a la verificación de la recepción de los fondos procedentes de la Consejería de Empleo y a su aplicación a los destinatarios”. No había, por tanto, control sobre los procedimientos de concesión de subvenciones, ya que esta actividad era competencia de la Consejería de Empleo.

Otra consecuencia de las transferencias de financiación y del aumento de las partidas en el IFA-IDEA es que se produjeron los desfases presupuestarios, es decir, que “de manera reiterada que se pagaron por la entidad subvenciones del programa 31L en cuantía superior al crédito que la Consejería de Empleo utilizaba para su concesión”. Por ello, la Consejería de Empleo comenzó a utilizar el sistema de “pagos cruzados” por el que en la misma partida incluía pagos de objetos diferentes.

Por todo ello, la Audiencia considera que “la Consejería de Empleo disponía de los fondos públicos del programa 22E/31L, sin sujeción a procedimiento alguno, sin control de la Intervención, sin exigir la más mínima acreditación de una situación que legitime la percepción de la supuesta ayuda, sin necesidad de justificar el empleo o uso del dinero que se recibía. En definitiva, permitía el enriquecimiento de empresas, a través del ahorro de gastos, y de terceros, ajeno a cualquier interés social o público debidamente acreditado”.

Concluye explicando que la trama, “desde el punto de vista presupuestario”, finaliza “con la elaboración del anteproyecto de ley de presupuestos para el ejercicio 2010”, cuando se abandona el uso de la partida presupuestaria de transferencias de financiación al IFA-IDEA.

[democracy id=”165″]


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cataluña

El Ayuntamiento de Amposta (Tarragona) permite que en los carteles de tráfico se llame “fuerzas de ocupación” a la Guardia Civil

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Ayuntamiento de Amposta, gobernado por ERC con mayoría absoluta, permite que en los carteles de tráfico hayan colocado adhesivos donde se indica la localización de las “fuerzas de ocupación”, en lugar de la Guardia Civil, con el dibujo de un tanque. Estos carteles llevan ya varios días sin que nadie los haya sustituido.

Este hecho ha sido denunciado por Unión de Mossos por la Constitución, que ha denunciado que “el Ayuntamiento de Amposta (Tarragona), permite la alteración de la señalización vial, cambiando la indicación ‘Guardia Civil’ por ‘Fuerzas de Ocupación’.

El grupo de agentes partidarios de la neutralidad institucional recuerda también e través de este mismo mensaje las consecuencias previstas por la legislación sobre la alteración de las señales.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

Alfonso Guerra pronostica que el abrazo entre Sánchez e Iglesias puede acabar “en un drama”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha criticado el acuerdo alcanzado entre PSOE y Podemos para formar un gobierno de coalición. Guerra ha señalado que el presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, llegó al acuerdo “en 24 horas y sin hablar antes con ningún partido constitucionalista”.

“Si miran la evolución del abrazo es la metáfora de lo que pasará si ese acuerdo se convierte en gobierno. Uno tomará la iniciativa y el otro no podrá decir que no, aunque le gustaría”, ha indicado Guerra, al tiempo que ha añadido que esta situación puede acabar “en un drama”.

Durante un encuentro en las oficinas de la firma internacional de abogados Ashurst, el que fuera vicepresidente del Gobierno también ha valorado la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla en el caso ERE, que ha calificado de “injusta”. “Los dos presidentes no se han llevado medio euro ni a su partido ni a su casa”, ha afirmado Guerra.

El socialista también ha aclarado que le parece “un acto delictivo condenar así a gente que no ha robado”. “Ahora toda la prensa dice que eran 715 millones estafados, pero es una falsedad, esa cifra se utilizó para resolver los problemas de las empresas, la estafa era menos del 10%”, ha explicado el exvicepresidente.

Alfonso Guerra también ha dedicado unas palabras al PSC, y ha afeado que esté “siempre en una posición ridícula”. “El PSC juega en la pista del otro, y en la pista del otro siempre te gana el otro”, ha añadido.

“Hace muy pocos días fuimos testigos cómo por la mañana hay un programa del PSOE en el que no se habla de pluralidad y llama el líder del PSC, por usar una palabra, y lo cambia. Sin pasar por ningún órgano”, ha remachado.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: