Connect with us

USA

¿Se debe atacar a Trump por querer impedir la mexicanización de Estados Unidos?

Published

on

La violencia en México es ya un mal endémico
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

C. L.- Se ataca con saña a Donald Trump porque no quiere la “mexicanización” de su país. Nada debería ser más lógico si nos atenemos al fracaso colectivo de México como nación. Una de las perversiones del pensamiento castrado único consiste en la prohibición de que se puedan relacionar algunos hechos de la crónica presente con causas que no convienen reconocer. Estados Unidos ha sido la principal potencia del mundo gracias al alto rendimiento intelectual y la fecundidad creativa de sus habitantes eurodescendientes. El destino de una nación depende de su acervo genético y de que se mantenga el tipo de hombres que la crearon. Si a los excelentes se les convierte en minoría y se fomenta la natalidad sin freno de personas provenientes de sociedades fracasadas y moralmente desestructuradas, entonces esa nación deviene cosa distinta. Si Estados Unidos hubiese sido construido por mexicanos, hoy sería un país radicalmente distinto al que es. Es imopinable que mientras Estados Unidos ha sido punta de lanza del progreso humano en el pasado siglo y en lo que llevamos de este, México es incapaz de garantizarle una vida mínimamente digna y confortable a la mayoría de sus habitantes.

Asesinatos en México.

Asesinatos en México.

De acuerdo con fuentes oficiales, existe evidencia documental de al menos 250.547 homicidios en México entre diciembre de 2006 y abril de 2018. Una cifra que evidencia las fallas del actual modelo de seguridad implementado desde hace poco más de una década en el país, el mismo que ha provocado una crisis humanitaria sin precedentes en México, con niveles de violencia equiparable a países en guerra.

En 2016, México se ubicó como el segundo país en “conflicto bélico” con más muertos, sólo detrás de Siria, de acuerdo con un estudio del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

En México mueren asesinadas cada día más de 90 personas. El año pasado murieron asesinadas 31.174 personas —la gran mayoría por arma de fuego— 6.615 más que en 2016 (un incremento del 27%) y más del doble que hace solo ocho años. La “epidemia de violencia” que padece México no parece que pueda ser detenida. A la  violencia incrustada en el país hay que unir la cultura del narcotráfico instalada en el ADN de muchos mexicanos, la corrupción generalizada, las desigualdades sociales y el escaso o nulo valor que se concede a la vida humana. A tenor de estas cifras, ¿resulta extraño que Donald Trump quiera parapetar a su país frente a la potencial bomba de relojería que sería el asentamiento en su país de los causantes del desastre en el país vecino? ¿Por qué se exige tanto a Estados Unidos y nada a los gobernantes que provocan tales desastres humanitarios? ¿No sería más razonable que se promoviera la americanización de México y no la mexicanización de Estados Unidos, con lo que las dos naciones saldrían ganando?

Activistas y padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa exigen una respuesta al GobiernoComo es natural, la clase dirigente postcomunista y sesentiochista, que ha tomado las riendas de la política europea y que fomenta la asimilación forzosa en las naciones de origen europeo, sin fronteras y sin barreras étnicas, raciales ni culturales, ataca sin descanso a Donald Trump. También los intelectuales que han elaborado teorías deformes en el campo de la física, la biología, la sociología y la política; sin olvidarnos de los lobbies, la Masonería y los potentados financieros que actúan unas veces en las tinieblas y otras a la luz del día. Conocido, por ejemplo, es el papel desempeñado por el financista George Soros y su fundación internacional Open Society.

La política de acogida que se le quiere imponer a Trump, presentada como la religión de los puentes, opuesta a la religión de los muros, supondría de facto la destrucción de todos los valores que han convertido Estados Unidos en el país más odiado por los progresistas de toda laya: el valor de lo sobrenatural, el culto al trabajo, la fortaleza humana, el esfuerzo a veces sobrehumano, el instinto promotor, la unidad familiar en la escala más alta de la organización social, la tradición identitaria como elemento clave para la convivencia, el maridaje de cada persona con su entorno natural. En estos valores nos reconocemos y reconocemos en ellos la América que defiende Donald Trump.

El ideal de vida que defienden los proinmigracionistas es un producto de la decadencia, y al mismo tiempo un acelerador de la misma. Esta surge siempre en un contexto de crisis terminal, en una fase de inversión completa de los roles y de los valores, en el capítulo de la universal corrupción moral y del profundo trastocamiento de las creencias; es decir, en el desbarajuste general propio de las sociedades que se vienen abajo, incapaces en esa etapa de su decaimiento de distinguir el día de la noche. En un ambiente tal se instala una extrema tolerancia hacia todo lo que mina, todo cuanto socava los fundamentos del edificio tambaleante de la civilización.

No nos engañemos: El odio de los progresistas a Trump se debe a que el mandatario estadounidense no quiere ignorar las cuestiones antropológicas, como son ignoradas por los traicioneros dirigentes europeos, títeres del poder real en la sombra. Si lo hiciera, entonces el futuro de Estados Unidos sería inevitablemente el mismo que el de México o Venezuela.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

Los enemigos de Trump por defender las fronteras y las raíces cristianas de EEUU

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Alberto González Fernández de Valderrama.- Nunca en la historia de los Estados Unidos un presidente tuvo tantos enemigos como Donald Trump. Ni Lincoln, que luchara contra los confederados que querían disgregar su nación; ni Roosevelt o Truman que combatieron contra ese medio mundo que quería imponer al otro su tiranía; ni Kennedy, que se enfrentara a su propio gobierno con funestas consecuencias.

Trump tiene aún más enemigos porque la izquierda mundial le ha declarado la guerra con una ferocidad nunca vista anteriormente. Y como la izquierda –dando a esta palabra el sentido más amplio que se le pueda dar- se ha apropiado de casi todos los medios de comunicación que existen dentro y fuera de las fronteras norteamericanas, de las empresas tecnológicas que controlan las principales redes sociales y los motores de búsqueda de internet, de las instituciones internacionales que se erigen en emisoras de principios morales de cumplimiento universal y, en general, de la mente de una buena parte de la población occidental, la lucha de Trump para imponer el orden en su propio país es una guerra sin cuartel que solo un hombre de su fortaleza y de su talento puede sostener con garantías de salir airoso de ella. En Europa tiene, entre sus principales enemigos, a Macron y a la Merkel -que andan como locos intentando crear un ejército europeo para no tener que pedirle permiso si deciden algún día intervenir contra algún miembro díscolo de la Unión- y a nuestro presidente Sánchez, que lo ha convertido en el coco malo de todos los telediarios. Pero Trump, de igual manera que sabe ser amigo de sus gobiernos amigos, sabe también ser enemigo de sus gobiernos enemigos, y ahora lo vamos a comprobar con la ruina de la agricultura española que se nos viene encima por su política arancelaria.

En Estados Unidos la izquierda se camufla bajo el aparato del Partido Demócrata, que tiene mucho cuidado en condenar públicamente el socialismo que tan mala prensa tuvo siempre en su país pero que defiende los mismos valores que ese neomarxismo propagado por los pensadores de la escuela de Frankfurt que es el padre del consenso socialdemócrata que lleva más de cincuenta años descristianizando Europa y convirtiéndola a pasos agigantados en un conglomerado globalista y progre en el que los Estados miembros están perdiendo su soberanía, y con ella su libertad, su seguridad y su identidad cultural.

A Trump no se le perdona ser conservador de las buenas costumbres y raíces cristianas de su país, ni defender sus fronteras con firmeza para frenar las olas migratorias que hasta ahora empujaban a cientos de miles de menesterosos de otros países a penetrar sin permiso en esa tierra de promisión que creían tener derecho a poseer aumentando de paso los índices de delincuencia a niveles alarmantes. No se le perdona tampoco que proteja la creación de empleos en su país y el aumento de la producción en su territorio nacional frente a la deslocalización empresarial que a corto plazo abarata sus mercaderías pero que conlleva una dependencia cada vez mayor del exterior y convierte poco a poco sus ciudades industriales en ciudades fantasma.

Encontrar en la prensa digital (e incluso en la de papel) una noticia respetuosa sobre Trump era y sigue siendo una misión prácticamente imposible. Desde que se postuló para la presidencia de su país escribir su nombre en un buscador de internet era recibir en primera portada una retahíla de noticias obscenas acerca de su persona: parecía no haber más interés mundial que conocer las intimidades de su vida sexual contadas por mujeres de altos vuelos pero de baja estofa moral. Cualquier frase que dijera se retorcía, se sacaba de contexto, se exageraba y se manipulaba de mil maneras para hacerle parecer el hombre más malo, inmoral y loco del mundo. Si había dicho, por ejemplo, que por la frontera de México entraban muchos delincuentes y grandes cantidades de droga -lo que era una evidencia-, los medios decían en sus portadas con grandes titulares: “Trump llama delincuentes a los mejicanos”. Y el mundo reaccionaba con ira diciendo: “¡qué ofensivo es ese hombre!”. Sus enemigos buscaban cualquier resquicio de su pasado o manipulaban cualquier noticia para vejarlo públicamente y derribarlo a cualquier precio del poder que le había otorgado gustosamente el pueblo americano. No importaban las formas porque todo valía. Imposible enterarse –salvo que uno bucease en la prensa especializada- de que ese presidente estaba reduciendo las cifras del desempleo a un nivel antes no conocido, que estaba aminorando la carga fiscal que ahogaba a las familias y aumentando como nunca su poder adquisitivo; y que estaba disminuyendo notablemente los índices de delincuencia endureciendo las leyes, y convirtiendo a su país en el mayor productor de petróleo del mundo para reducir su dependencia energética del exterior y aumentar su seguridad; y que estaba renegociando tratados comerciales que perjudicaban a su país en beneficio de China, de la Unión Europea y de varios Estados americanos que antes imponían a su país sus propias condiciones, a los que los anteriores presidentes norteamericanos se plegaban porque lo políticamente correcto era ser muy amigo de todo el mundo.

Y como no se le perdona a Trump que tenga sentido común, que defienda a la familia, que repudie el aborto, que ame a su patria por encima de todo y que la quiera hacer cada vez más poderosa y segura, todos los demonios del mundo que se conjuraron para que no alcanzase el poder sin lograrlo se han conjurado ahora para quitárselo. Han iniciado los Demócratas contra él un proceso de “impeachment” o destitución acusándole de cuantos pecados se puedan encontrar en un hombre rebuscando en un diccionario; no creo que lo consigan llevar a buen fin. Sí conseguirán, en cambio, aumentar el coraje de sus partidarios, que acudirán en masa a volverlo a votar.

Trump tiene el apoyo de una buena parte del pueblo norteamericano que hasta hace poco callaba porque no se sentía representada por el Partido republicano que supuestamente debía defender sus intereses; de un partido que seguramente allí los americanos llaman también en su idioma “derechita cobarde” porque, como en España le ocurre al Partido Popular, está tan infiltrado de sorayas y cifuentes que la política que desarrollaba cuando tenía el poder apenas se diferenciaba de la de su oponente demócrata. Trump ha doblegado a su propio partido, lo ha vencido y en gran parte depurado de esas malas influencias. Y además tiene ahora el apoyo del Tribunal Supremo, que antes le era abiertamente hostil. Y con esos dos apoyos tiene lo suficiente para volver a ganar las próximas elecciones y para seguir cumpliendo su gran promesa electoral: hacer a América grande otra vez.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

USA

Trump: “Si Turquía hace algo que a mí me parezca demasiado, destruiré totalmente su economía”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado este 7 de octubre con “destruir totalmente” la economía de Turquía, si Ankara hace algo que le parezca “demasiado” en la ofensiva militar que planea lanzar en territorios en el norte de Siria donde se hallan fuerzas kurdas.

“Si Turquía hace algo que yo, en mi gran sabiduría sin igual, considere que es demasiado, destruiré totalmente […] la economía” del país, afirmó a través de su cuenta personal de Twitter.

En ese contexto, el inquilino de la Casa Blanca señaló que, tras la retirada de las tropas estadounidenses del territorio sirio, Ankara “con Europa y otros” debe “vigilar a los combatientes del Estado Islámico capturados y sus familias”. “EE.UU. hizo mucho más de lo que cualquiera podría esperar, incluida la toma del 100 % del ‘califato'”, subrayó.

“Ahora es el momento de que otros [países] de la región, algunos de gran riqueza, protejan su propio territorio”, defendió Trump.

Coordinación entre Ankara y Washington

Este 6 de octubre, la Casa Blanca anunció que Turquía pronto comenzará una operación militar en el norte de Siria, pero EE.UU. “no apoyará ni participará” en ella, ya que las tropas estadounidenses no estarán en allí.

Imagen ilustrativa Trump sobre su decisión de retirar las tropas de Siria: “Es hora de que salgamos de estas ridículas guerras interminables”

De acuerdo con el documento, EE.UU. “ha derrotado al ‘califato’ territorial del Estado Islámico” y Ankara “ahora será responsable” de todos los militantes de esta organización terrorista capturados en esa área durante los últimos dos años.

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en declaraciones a los periodistas en Ankara, ha confirmado este 7 de octubre que las tropas de EE.UU. han iniciado su retirada de partes del noreste de Siria, en vísperas de la operación militar.

Además, el presidente turco ha advertido que su operativo en el norte de Siria puede arrancar en cualquier momento. “Es absolutamente imposible para nosotros tolerar más las amenazas de estos grupos terroristas”, ha aseverado, refiriéndose a las fuerzas kurdas, que Ankara considera terroristas.

Turquía está desplegando fuerzas adicionales en la frontera siria desde este 5 de octubre.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

USA

Suspenden la ejecución de un criminal judío en EE.UU. porque el juez que le sentenció a muerte es antisemita

Published

on

Randy Halprin escoltado por policías, Cripple Creek, Colorado, EE.UU., 26 de enero de 2001.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La Corte de Apelaciones Criminales de Texas (EE.UU.) ha suspendido la ejecución de Randy Halprin porque ha estimado el reclamo del condenado, quien asegura que el juez que lo sentenció a muerte es antisemita, informa la agencia AP.

Este presidiario judío formó parte de Los 7 de Texas, unos convictos que escaparon de la prisión John B. Connally en diciembre de 2000, cometieron varios robos y mataron al policía Aubrey Hawkins de 11 balazos, aunque siempre sostuvo que nunca disparó.

Los abogados de este hombre, que iba a recibir una inyección letal el 10 de octubre, afirman que colegas y amigos del entonces Vickers Cunningham realizaba frecuentes comentarios racistas durante los proceso que supervisó, en los que sentenciaron a muerte a Halprin y sus compinches.

Uno de los letrados, Tivon Schardl, considera que esta decisión indica que “la intolerancia y la parcialidad son inaceptables en el sistema penal”, mientras que ni el fiscal del distrito en el condado de Dallas ni el propio Cunningham —que ahora ejerce como abogado— han comentado este hecho.
Imagen ilustrativa Un hombre recibe 27 millones de dólares tras pasar injustamente cerca de tres décadas en prisión

El Tribunal de Apelación ha devuelto el caso de Randy Halprin a la Corte de Dallas para que revise las afirmaciones de que el juez estaba predispuesto en su contra, ya que habría afirmado que “los judíos necesitan ser cerrados porque controlan todo el dinero”, según difundió el diario The Dallas Morning News.

Vickers Cunningham ya afrontó acusaciones de intolerancia el año pasado, cuando se presentaba como candidato a comisionado y declaró a ese periódico que tiene un fideicomiso que recompensa a sus hijos por casarse con cristianos heterosexuales y blancos.

Randy Halprin y Patrick Murphy esperan su ejecución en el corredor de la muerte y son los únicos de Los 7 de Texas que siguen vivos: cuatro fueron ajusticiados y uno se suicidó cuando los arrestaron.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: