Connect with us

Opinión

Transición ginecológica

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Pura mayéutica –obstetricia- socrática del siglo IV, madre de la matronería, el embarazo, el parto, el puerperio y la neonatalidad, digo yo que será esto de la transición ginecológica de género y caso, que nos traen estos patéticos adelantados de Segovia o avisadores numantinos, porque otra cosa, la verdad resulta chocante cuanto menos. ¡Ah, la ironía socrática! ¿Andarán buscando la sabiduría latente con el diálogo que dicen entablar con los separatistas? Porque lo que es la otra…

Loading...

Odian los toros, la caza, y han hecho polvo la industria del diesel con amenazas sin velar, cuando no dejan de regar a 9.000 metros de altura –aunque les llamen pies cuando los multiplican por 3,28- todos los gases con efecto greehouse -Jet A y Jet A 1- con el Falcon, señores, que quema queroseno, como todos los aviones jet, porque los de hélice, además, riegan de plomo antidetonante y antidemocrático –Avigas 100, 130- los cielos y los mares, que no dejan de ser tan biosfera como la de tierra y encima la mayor reserva de biodiversidad de nuestro mundo mundial.

Para que se hagan una idea del volumen de la frágil biosfera terrestre, la biosfera aérea, de tres kilómetros de grosor sobre mar y tierra, cabría en un cubo de 1.150 km de lado y la acuática –donde reside la mayor biodiversidad del planeta- de cuatro kilómetros de grosor medio, cabría en otro cubo de 1.100 km de lado, que es la distancia lineal y recta entre Viena y Paris. Las dos sumadas, cabrían en un cubo de 1.560 km de lado: 1.560 x 1.560 x 1.560. Eso es todo su volumen, en un planeta de 6.371 km de radio medio, 12.742 km de diámetro y un perímetro ecuatorial de 40.000 km. Háganse una idea de lo que representa.

Lo de Paris de 2015, que sigue procurando reuniones, vete a saber para qué –la claudicación definitiva- les trae al fresco. Ni se lo plantean. ¿Será eso la transición ginecológica que dicen, o tanta hembra de ministra? Ahí bajan la cerviz y el trasero, cierran los ojos y meten la cabeza bajo el ala y se tragan lo que les den, eso sí poniendo a Trump todo lo verdegay que les indican los periodistas que tanto saben.

Les parece ideal fomentar los vuelos baratos que se suman diariamente a los cuarenta millones de ellos anuales –cada vez más baratos- poniéndolo todo perdido de CO2 en el peor de los escenarios, a la peor altura –evitándole el viaje de subida para su peor efecto- mientras aquí, en tierra andan con la bicicleta y el patinete asesino creyendo que es lo adecuado y que nos va a traer mucho bien. ¿T’amos tontos?
¿Qué decir del fomento de los cruceros brutales para ir a tomar la misma tortilla y el mismo jamón de York a un cuadrante del perímetro terráqueo, o a 10.000 km, allá por el Caribe o las Antillas? ¿Parece que hay un derecho al turismo de masas cuando crecemos cada año 70.000.000 de nuevos habitantes en la Tierra y nadie renuncia a nada, o creen no renunciar? Antes crucero era sinónimo de lujo, caviar y cosas así… Jamás a plazos. Ahora es cosa de menos entidad, bermudas y gorritos de colores… y a plazos. La pera.

Digo esto porque estos buques-hormiguero, que se llaman Celebrity, Sinphony y cosas de esas tan chulas, y que vomitan en los puertos de acogida –que cualquier día no les dejan bajar como si fuesen pateras- ingentes cantidades de desplazados con el bocadillo bajo el brazo, se gastan unos motores alimentados con bunker –cierto cuasiresiduo- de cien mil caballos y queman cada día 240m3 (240 toneladas) de combustible.

Claro, han costado 900.000.000 de dólares construirlos a los inversores y no pueden parar. Ahí está el negocio y prescindir de él sería una pérdida enorme, no exactamente para el público en general. Pues de esos hay cientos.

Sumemos a estos los grandes transportes mercantes de contenedores o de granel mineral, áridos y de grano, también por cientos, si no por miles, y los grandes petroleros en su lento desplazamiento durante semanas, como los barcos pesqueros por miles con las emisiones que producen y que en París se obviaron muertamente y veremos cuán ridículo es que andemos aquí con el pie de rey midiendo la longitud de las faldas y la cosa de los gases, si no es para otro negocio floreciente, el del parque móvil eléctrico, a pilas –que esa es otra- con el pretexto del CO2, y tirar los vehículos de gasolina al contenedor amarillo. ¿Vamos a tirar también los grandes camiones de quince y más toneladas, o les vamos a poner pilas para subir el Pajares?

Transición ginecológica, antropológica, ginecoantropológica, o parálisis infantil, al gusto, la que mejor les parezca, porque vamos de cabeza y empopados, ya inmersos en un desastre climático que no hay quién lo pare y que pagarán, como siempre, primero los más desgraciados y luego -cuando esto sea un baile de tifones, huracanes, inundaciones y sequías, aunque no les guste a muchos concejales, ni al Zapatero- hasta los agiotistas del transporte aéreo y marítimo y sus familias, aunque no fumen y sólo beban agua mineral.

Esto va rápido y la culpa, me temo, no será de nadie, seguro.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Habrá que volver algún día sobre esta sabiduría

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Como de muchas aflicciones más, de que pasara esto alguna vez tiene la culpa la impropiedad del lenguaje habitual. Que la palabra, en vez de servir al hombre para entenderse con los demás sea en ocasiones instrumento eficaz de confusión, es una de las innumerables manifestaciones de la imperfección humana. Pero en tal caso, parejo de la torpeza y, aún de la rebeldía en el uso de la palabra, suele ser la misma palabra como una fuerza propia de tan sutil naturaleza que manda muchas veces sobre las acciones y sobre los pensamientos, llenándolos de su propio contenido, en lo que no se corre poco riesgo que te tachen de fascista, homófobo, xenófobo o cualquier otro epíteto propio de dirigentes intransigentes que piensan que están en posesión de la verdad sólo y solamente para adoctrinar a las masas de alfa betas.

Loading...

Si para declarar que la vida está sujeta a normas de conducta estrictas, y la conducta a reglas que hagan de la vida milicia, como acertadamente afirmaban nuestros padres y abuelos, debo decir que hay que imprimir a la vida un estilo militar, que no es sólo de formas y modos.

No hay muchos espectáculos más penosos y bochornosos que el de los hábitos y modos de cortesía castrense, empleados sin responsabilidad y vacíos de contenido espiritual como el de los representantes de la extrema izquierda en países y aún en ideologías antimilitaristas que en cuanto llegan al poder hacen ostentación de paramilitarismo.

Quizá este riesgo se hubiera evitado sólo con hablar, más propiamente, de espíritu militar; y con tratar de que fuera este espíritu militar el que diera sentido a la vida. Porque mientras las formas, el estilo, parecen inconvenientes y fuera de lugar en más de un caso y dos, no hay ninguno en que el espíritu no sea deseable. El espíritu militar es amor a la profesión, sea cual fuere, entusiasmo, energía, amor a la gloria, valor en todos los aspectos de la vida, desprendimiento, abnegación que deben relucir en cualquier ejercicio de profesión donde la vocación es sinónimo de servicio a la sociedad; sin olvidar la diligencia que es remedio de la tibieza, del desánimo, la desgana y la inconstancia, flacos que acuitan a los “que valen poco para el servicio a la sociedad”; ni, menos, la paciencia, que triunfa siempre sobre el desaliento nacido de la fatiga moral: “Sed pacientes, dice San Lucas, y tendréis señorío de vuestras almas”. Mas a lo profano, Calderón pintaba al soldado de su tiempo con exacto colorido:

“Estos son españoles. Ahora puedo

Hablar encareciendo estos soldados

Y sin temor, pues sufren a pie quedo

Con un semblante, bien o mal pagados:

Nunca la sombra vil vieron del miedo,

Y aunque soberbios son, son reportados;

Todo lo sufren en cualquier asalto,

sólo no sufren que les hablen alto.”

El entusiasmo es una disposición, hija, a veces, del propio genio, que es la aptitud innata que un hombre posee para ejecutar desembarazadamente faenas que a los demás parecerían difíciles; otras le llegan por distintos caminos de los que no es, ciertamente, el menos frecuentado el de la tradición familiar, hoy vilipendiada por los progresismos que, conocedores de la importancia de la familia, la intentan minar en sus bases más fundamentales.

Otro gallo nos cantaría si mantuviéramos encendida en nuestras familias la llama del amor al servicio a la sociedad en cualquier profesión en vez de dedicar ingentes partidas de dinero a organizaciones, que se dicen no gubernamentales pero que se nutren del dinero de nuestros gestores nacionales y, por tanto, de los gobiernos de turno, que se dedican a minar los valores morales de la familia, las profesiones vocacionales y la pertenencia a una Unidad llamada España, base para llegar a una verdadera conciencia de identidad nacional.

Habrá que volver algún día sobre esta sabiduría.

*Teniente Coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¿Será el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

“La crisis es la mejor bendición que le puede suceder a personas y países porque la crisis trae progresos” (Albert Einstein).

Loading...

El khaos y el coronavirus

Shakespeare, por boca de un asustado Enrique IV expresa el miedo y la impotencia del hombre debido a la ausencia de certezas ante el caos de la mudanza : “¡Dios mío, si tuviésemos la opción de leer en el libro del destino y ver del tiempo las revoluciones, ver cómo la ocasión se burla y cómo llena el cambio la copa de Mudanza con diversos colores”. Así, el Brexit significó el finiquito del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extrema de volatilidad y por la instauración del khaos o vacío que ocupa un hueco en la nada cósmica.

Por khaos entendemos algo impredecible y que se escapa a la miope visión que únicamente pueden esbozar nuestros ojos ante hechos que se escapan de los parámetros conocidos con lo que inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando. El citado” efecto mariposa” trasladado a sistemas complejos como la Demoscopia, la Meteorología, la Detección y Prevención de Epidemias, los Flujos Migratorios y la Bolsa de Valores tendría como efecto colateral la imposibilidad de detectar con antelación un futuro mediato. Así, los modelos cuánticos que utilizan serían tan sólo simulaciones basadas en modelos precedentes, con lo que la inclusión de tan sólo una variable incorrecta o la repentina aparición de una variable imprevista provoca que el margen de error de dichos modelos se amplifique en cada unidad de tiempo simulada hasta exceder incluso el límite estratosférico del cien por cien, de lo que sería paradigma la previsible globalización del coronavirus.

¿Es el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

La teoría del Cisne Negro fue desarrollada por Nicholas Taleb en su libro “El Cisne Negro (2010) en el que intenta explicar “los sesgos psicológicos que hacen a las personas individual y colectivamente ciegas a la incertidumbre e inconscientes al rol masivo del suceso extraño en los asuntos históricos”, lo que explicaría el sentimiento de incertidumbre de la sociedad global ante la irrupción del coronavirus. Así, el proteccionismo económico implementado por Donald Trump, el cisne negro del coronavirus y la posibilidad de un Brexit traumático podría provocar que la crisis sistémica acabe lastrando la incipiente y frágil recuperación económica mundial y desemboque en escenarios de estancamiento económico secular (secular stangantion), ya que el fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos, por lo que la tercera ola de la recesión económica que se avecina será global y vinculante y tendrá como efecto colateral el irreversible ocaso de la economía global.

La posibilidad real de un nuevo crash bursátil estaría pasando desapercibida para la mayoría de Agencias de Calificación debido a la desconexión con la realidad ( epidemia del coronavirus) que les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados, con lo que se cumpliría la famosa frase del iconoclasta John Kenneth Galbraiht. “Hay dos clases de economistas: los que no tenemos ni idea y los que no saben ni eso”. Dicho estallido bursátil tendrá como efectos colaterales la consiguiente inanición financiera de las empresas, la subsiguiente devaluación de las monedas de incontables países para incrementar sus exportaciones y como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil del 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras, la subsiguiente contracción del comercio mundial, posterior finiquito a la globalización económica y ulterior regreso a los compartimentos estancos en la economía mundial.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Sí es sí y no es no ¿siempre?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

La ley de libertad sexual propuesta por la Ministra de Igualdad, Irene Montero, resuelve de un plumazo la intimidad en la cama de todos los españoles.

Loading...

Estamos en el momento culminante del coito y se oye a uno de los dos decir: “no, no, por favor, no”. ¿Cómo no? ¿Y ahora que, paramos? ¿Ese no es no de verdad o debería interpretarse como “no puede ser que esté disfrutando tanto” o “no creía merecer este placer” o “no quiero que este momento se acabe”, etc.

La cuestión es: ¿Se puede discernir en un momento puramente emocional la lógica del sentimiento? ¿Se puede interpretar lo dicho en semejantes circunstancias como una expresión del pensamiento racional? Parece ridículo pero, visto el patio, tendremos que firmar un documento ante notario estableciendo las normas que regirán cualquier encuentro sexual entre dos personas. El amor carnal está en serio peligro de extinción.

La izquierda rancia completa su ideología corrupta al hacer pública la vida de los ciudadanos, escrudiñando en la vida privada de la gente hasta el punto de ejercer un control extremista sobre todos los aspectos de sus vidas, por mas nimios que estos sean. Al mejor estilo de la Stasi o el KGB, el gobierno (socialista, comunista y nacionalista) dará un paso de gigante, si todos se lo permitimos, para la instauración de un totalitarismo de izquierdas en España en el que el sexo tampoco escapará a sus garras. Pregunto a los ciudadanos ¿Es eso lo que quieren? Yo, desde luego no. Y aquí sí ¡mi no es NO!

*Presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados de Las Islas Baleares (APFSIB)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: