Connect with us

España

Alfonso Guerra compara a Maduro con Pinochet: “Al menos en Chile la economía no se cayó”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

“Quien de joven no es de izquierda, es que no tiene corazón. Quien de viejo es de izquierda, es que no tiene cabeza”. Alfonso Guerra parece haber hecho suya esta frase atribuida al estadista británico Sir Winston Churchill.

El exvicepresidente del Gobierno ha opinado este lunes que algunas dictaduras son “eficaces” en el terreno económico, pero que la de Venezuela “no sirve para nada” y ha dicho preferir al expresidente chileno Augusto Pinochet que al actual dictador venezolano, Nicolás Maduro. “Al menos en Chile la economía no se cayó”.

“Venezuela está sufriendo una dictadura, además incompetente, porque todo el mundo sabe que las dictaduras liquidan la libertad de los pueblos pero, al menos, tienen eficacia en el terreno económico”, ha sostenido Guerra en una entrevista en Cadena SER.

“Entre la dictadura de Pinochet, horrible, y la de Maduro, horrible, hay una diferencia; que en uno la economía no se cayó y en el otro ha caído”, ha asegurado Guerra, quien ha añadido que Venezuela atraviesa una situación de “ruina”.

No obstante, el exmandatario socialista se ha mostrado a favor de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya priorizado fijar una posición común en la UE antes que reconocer por su parte a Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

“Soy partidario de Europa, me parece correcto que el presidente español haya querido conectar con el resto de países europeos. Está mejor hecho desde Europa que desde cada uno de los países”, ha defendido.

“Cuando Europa ha adoptado esa posición es para cargarse de razón, es evidente que no hace falta esperar 8 días”, ha asegurado, diciendo que es un recurso de Bruselas para darle la última oportunidad a Maduro.

Sus declaraciones han tenido numerosas reacciones críticas en las redes sociales.

Advertencia a Sánchez sobre Cataluña

El exvicepresidente socialista también ha hablado sobre la política del Gobierno sobre Cataluña. Así, Alfonso Guerra ha apuntado al presidente Sánchez que “no se puede establecer el diálogo como única salida cuando se está violando la ley”, en referencia a lo que se vive en Cataluña, recordando que “hay que estar muy atento a lo que marcan las normas de convivencia” ya que, a su juicio, “en España hay un proceso claro de balcanización”.

“Hay que estar muy atento a lo que marcan las normas de convivencia porque así se disuelven, porque la balcanización está muy lejos, pero cuando coge carrerilla llega enseguida, inmediatamente, en España hay un proceso claro de balcanización”, ha subrayado Guerra en la misma entrevista.

Asimismo, ha criticado que Sánchez establezca el diálogo como “única salida” exigiendo también medidas políticas. “No me parece bien cuando se están violando leyes y la constitución, claro que hay que dialogar, pero no solo”, ha matizado el exdirigente socialista.

Por otro lado, Guerra ha señalado que “hay que vencer al nacionalismo en las urnas”, aunque, para ello, haya que “trabajar mucho”, calificando de errónea la decisión del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de aplicar el 155 en Cataluña.

“Claro que los asuntos políticos hay que resolverlos con medidas políticas pero los asuntos judiciales ¿también hay que resolverlos con medidas políticas?”, ha señalado Guerra.

A su juicio, el problema también radica en que partidos que defendían la autonomía de España han pasado a exigir la independencia y a tomar decisiones “contrarias a las leyes” para “establecer la independencia de manera unilateral”.

“Después de 25 años de adoctrinamiento en una dirección, es hora de despertar a la gente hipnotizada”, ha zanjado Guerra.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

Sánchez “no dormiría tranquilo” si hubiera aceptado ministros de Podemos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha subrayado esta noche que si hubiera cedido a las pretensiones de Unidas Podemos y hubiese aceptado tener como ministros a personas del entorno de Pablo Iglesias que no tienen experiencia en gestión “no dormiría tranquilo”.

“Ni yo dormiría tranquilo ni tampoco el 95% de los ciudadanos, entre ellos votantes de Podemos”, ha dicho Sánchez en una entrevista en la Sexta en la que ha señalado que él no pretende decir “no es no” a la coalición, pero sí ha insistido en que se ha demostrado que esa fórmula es “inviable”.

Ha reiterado, no obstante, que se podría tener con Podemos acuerdos concretos sobre políticas y propuestas.

Por otro lado, Sánchez ha prometido que las 370 medidas con las que propuso a Podemos llegar a un acuerdo programático irán incluidas en el programa electoral del PSOE y ha anunciado también que crearía un comité que conformaría la sociedad civil para evaluar el grado de cumplimiento de los compromisos que ha adquirido con ella.

El líder socialista ha asegurado que si su único objetivo hubiese sido ser presidente habría aceptado la coalición, pero no quiso ceder ante las imposiciones de Iglesias, que quería carteras como las de Hacienda, Seguridad Social y Política Energética.

Y si esos departamentos acabaran en manos de personas del entorno del líder de Podemos sin experiencia, ha reiterado, no solo él, sino también la mayoría de la sociedad “no dormirían tranquilos”.
“Yo podría haber sido presidente pero ese no es el Gobierno que necesita España”, sino uno “estable, compacto, que no se paralice por sus contradicciones internas”, ha insistido.

Ha recordado además sus diferencias con la formación morada en cuestiones de Estado como Cataluña.
Así, ha señalado que si hubiese aceptado la coalición hoy mismo tendría seguramente una crisis de Gobierno, después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que pertenece a un partido que es “socio de Podemos” haya dicho que se manifestaría en favor de los “presos políticos” si hubiese una sentencia condenatoria a los responsables del procés.

No ha querido Sánchez responder a la pregunta de si estaría más cómodo pactando con Ciudadanos que con Podemos y sí ha subrayado que también tiene con el partido de Albert Rivera numerosas diferencias en cuestiones de Estado, porque Cs pretende por ejemplo la suspensión indefinida de la autonomía catalana.

Precisamente sobre Cataluña, y ante una nueva pregunta sobre si aplicaría el 155, ha dicho que si es necesario el Gobierno utilizará “todos resortes del Estado para defender el orden constitucional”. “No le quepa duda a nadie de eso”, ha añadido.

Pedro Sánchez ha insistido en que espera conseguir el 10 de noviembre una mayoría más amplia para poder así conformar un Gobierno que tenga “un horizonte de estabilidad”.

Y ha señalado que ante los comicios del 10 de noviembre los votantes tienen ahora mucha más información, y saben por ejemplo que Podemos ha impedido cuatro veces un Gobierno progresista o que Ciudadanos prefiere pactar con la ultraderecha con tal de impedir que gobiernen los socialistas.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

El pucherazo que viene: “alguien volará sobre el nido del cuco”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- Pues, como decíamos ayer, alerta españolitos que triscáis entre raciones de bravas y birras, entre sálvames y futbolerías, porque ya tenemos aquí la madre de todos los pucherazos: el 10-N.

Decíamos ayer… yo fui una de las tres personas que vaticinaron el alevoso fraude electoral del 28-N ―una semana antes de que se produjera―, y aquí estamos otra vez, con el cuchillo entre los dientes, bajando al barro de nuevo, dispuestos a contar otra vez este «dejá vu» del espanto que se avecina en el sombrío horizonte de España. Y es que, españolitos, «la vida sigue iguaaaaal».

Para empezar la serie de artículos que dedicaré al tema, intentaré explicar en qué consiste un pucherazo tomando un símil de la vida animal.

En 1778, Edward Jenner, el descubridor de la vacuna de la viruela descubrió algo menos relevante para la historia de la humanidad, pero esencial para explicar la epatante dictacracia española, los extraordinarios fenómenos que se están desarrollando en España desde la Transición.

En efecto, en el año reseñado, Jenner reveló que había una especie de pájaros tan corruptos y deshonestos, que ponían sus huevos en nidos ajenos, para ahorrarse la engorrosa tarea de fabricarlos, y para que la especie parasitada se encargara de su alimentación. O sea, que estamos ante un ave «okupa»: el cuco. De ahí que la palabra «cuco» haya pasado a ser una metáfora para describir a los personajes que son muy listos, especialmente para engañar a los demás.

El fenómeno parasitario es de una precisión maquiavélica, pues el cuco es capaz de poner huevos de distinta coloración, por lo cual los puede camuflar en los nidos ajenos, engañando a la especie parasitada hasta el punto de hacerla creer que los huevos son suyos. A este fin, la hembra del cuco se lleva un huevo de la otra especie de ave y lo sustituye por uno suyo.

Y no acaba aquí la cosa, porque los pollos del cuco, una vez han eclosionado del huevo, expulsan del nido a los huevos y los polluelos de su anfitrión. La crueldad genocida de estos polluelos es tal que, en el caso de que coincidan dos cucos en un nido, pelean, y la cría más fuerte tira a la otra del nido, en lucha cainita.

La historia del cuco, como se ve a simple vista, es una perfecta parábola de la política española de siempre, pero alcanza una rara perfección a la hora de explicar la hora presente, pues nuestra Patria ha conseguido criar a un cuco devastador, a un personaje maléfico que amenaza con poner huevos socialistas camuflados en todos los nidos, es decir, en todas las urnas de las próximas elecciones, cambiando los votos de tal manera, que al final solo queden los suyos, arrojando de las urnas todos los que no sean socialistas. Con lo cual, igual que los huevos del carricero y la bisbita común se convierten tras el engaño en huevos de cuco, los votos de muchos partidos políticos ―en especial del PP y de VOX―, se transmutarán en votos socialistas.

En conclusión, el cuco es un ave que va de pucherazo en pucherazo, golpista de manual, metáfora perfecta para ilustrar el siniestro complot de los pucherazos políticos. Porque, damas y caballeros, estamos a las puertas de otro pucherazo, donde «alguien volará sobre el nido del cuco», paráfrasis de la famosa película dirigida por Milos Forman en 1975, que obtuvo cinco Óscars de la Academia, precisamente los más relevantes.

Nada tiene de extraño que esta película sea un paradigma perfecto para explicar el pucherazo que viene el 10-N, porque, además de la inmejorable comparación entre el Castejón y el cuco, también figura en ella la palabra «volar», la pasión más irresistible de Pedro, que va falconeando por esos mundos, que ve a vista de pájaro igual cómo arde España, que cómo se inunda, que falconea hasta para ir a conciertos, sin cuidar con su gasto de combustible ese medio ambiente cuya alerta ecológica ha declarado. Y es que ya lo decía más arriba: tenemos un cuco tan perfecto, que hasta hace sus vuelos en aviones ajenos, que ni siquiera vuela él, y, ¿qué cuco puede presumir de Falcon?

La película de Forman se basa en una novela de Ken Kesey del mismo título, cuyo origen hay que situarlo en una rima infantil americana: «Había tres gansos (u ocas) en la bandada. Uno voló hacia el este, uno voló hacia el oeste y uno voló sobre el nido del cuco». Título genial, pues en el manicomio donde se desarrolla la trama dos pacientes mueren y un tercero logra escapar. Pero lo más significativo es que en Estados Unidos, según la jerga al uso, «el nido del cuco» es una forma peyorativa de definir un manicomio.

Y, ¿existe una mejor forma de describir no solo la Monkloa, el Kongreso de [email protected] [email protected], sino hasta a la misma España, que decir que estamos ante «el nido del cuco»? Pues como manicomio hay que calificar a un país donde la gente aparentemente sigue votando a un partido golpista, corrupto, mentiroso, pucheril, matacuras, quemaconventos y violamonjas; a un partido creador de paro, cuya política económica consiste en subir los impuestos a los autónomos y las clases medias para alimentar una agenda social cuyos principales favorecidos no son los españoles que pagan sus impuestos; a un partido cuyo Gobierno está formado por no pocos ministros que crean sociedades fantasma para pagar menos a Hacienda, con altos cargos presuntamente plagiadores de tesis, empezando por su líder; a un partido favorecedor de la inmigración ilegal, que se abraza con filoetarras, que no es capaz de decir que no indultará a los golpistas catalanes, otorgando prebendas sustanciosas a los catalanitas; a un partido cuyo líder es cruelmente vapuleado en los debates por sus opositores; a un partido que tenía como medida estrella la profanación de un cadáver, anunciada como inminente en julio pasado, y que todavía no ha sido capaz de cumplir; a un partido que está llevando a España a una inminente recesión, que quiere disparar la recaudación fiscal en 30.000 millones de euros, diciendo que la pagarán los ricos (sic); a un partido que amenaza gravemente las libertades constitucionales con leyes totalitarias de violencia de género, de identidad de género, y de memoria histórica.

Gran misterio éste, mediante el cual un señor-cuco, practicando estas dementes políticas, aumentará enormemente sus nidos hasta más del 30% ―incluso hay alguna encuesta tezanera que le llega a dar el ¡41,3%! de los votos―, viniendo de dos estruendosos fracasos electorales, los peores de la historia socialista. O sea, que un inepto, fracasado y perdedor, practicando una política basada en medidas que van contra los intereses del pueblo español, a los tres meses de volar sobre el nido de Rajoy en la moción de censura, cuando todavía no había puesto los huevos de los «viernes sociales», ya contaba con más de 120 diputados en las encuestas, ganado cuarenta escaños en unos meses.

Y ahora, en la siguiente voladura sobre las urnas del cuco, llegará todavía más allá, hasta la apoteosis. ¿No es esto un manicomio?

Y es que podemos decir algo parecido a lo que dijo Harry Limes, el malévolo personaje de la película «El tercer hombre»: 40 años de supuesta democracia en España, y… ¿qué tenemos?: el reloj de cuco.

Así que, españolitos, al loro ante el pucherazo que viene: tic-tac, tic-tac, tic.tac….

 

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Andalucía

El jurado declara culpable de asesinato con alevosía a Ana Julia Quezada por la muerte de Gabriel Cruz

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Ana Julia Quezada asesinó con alevosía al niño de ocho años Gabriel Cruz, hijo de su expareja sentimental, el 27 de febrero de 2018 en la finca familiar de Rodalquilar, (Níjar, Almería), tras “lanzarlo contra el suelo o pared” de la habitación del cortijo “de forma intencionada, súbita y repentina” y que lo hizo consciente de su “superioridad” por diferencia de edad y por complexión.

Así lo ha determinado el jurado popular que ha deliberado sobre las pruebas presentadas contra ella en el transcurso de la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial en la que ha estimado acreditado también que Gabriel, quien “confiaba” en la acusada por ser una persona “íntimamente ligada” a su entorno familiar, “no tuvo posibilidad de defenderse ni de reaccionar”, lo que aboca a Quezada a la prisión permanente revisable, tal y como solicita la Fiscalía.

En presencia de Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del menor, y en audiencia pública, las siete mujeres y dos hombres que integran el jurado han considerado probado por unanimidad que, de acuerdo con los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) que practicaron la autopsia, “tras el impacto” la acusada “procedió con sus propias manos” a la oclusión de los orificios respiratorios “con fuerza, hasta vencer su resistencia y provocar su fallecimiento” por asfixia mecánica por sofocación.

El jurado popular ha descartado que Ana Julia Quezada, tal y como ha mantenido la acusación particular ejercida por los progenitores, aumentase de manera deliberada e inhumana el sufrimiento del niño al darle muerte y rechaza que haya pruebas que respalden que le diera “golpes, dejándolo aturdido” entre 45 y 90 minutos para después “taparle la boca y la nariz hasta llevarle a la muerte”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: