Connect with us

Sociedad

Apocalipsis mi culo (y 3): El Himalaya de mentiras del cambio climático

Published

on

Comparta este artículo.

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- Pues ya la tenemos aquí, la Cumbre del Clima de este año, que se celebrará en Madrid entre los días 2 y 13 de diciembre, en el recinto ferial del IFEMA. Siempre me ha llamado la atención la manía de usar la metáfora de «cumbre» para las reuniones políticas de alto nivel, pero por fin he conseguido entender el porqué de esa poesía campestre: porque se celebran casi todas en el Himalaya… el Himalaya de las mentiras, ya me entienden.

Sin embargo, la cumbre climática tiene el honor Guinness de celebrarse en el picacho más alto de ese Himalaya, en el Everest de las mentiras tralará, rocachón antaño inaccesible que ahora es un correcalles, un bulevar de ecologistas aburridos y señoras ahítas de Tiffany’s… Uy, cuánto impacto ambiental en el colosal macizo que conquistara el neozelandés Hillary el 29 de mayo de 1953.

Loading...

Si digo que la cumbre climática madrileña es el mismísimo Everest de los embustes es porque, según afirman contundentemente una pléyade ya bastante numerosa de afamados científicos, lo del calentamiento global es la mentira más colosal de la historia, la mayor estafa, el maldito bulo por antonomasia que ha engañado a más terrícolas desde que se inventaron los medios de comunicación. La falsedad no radica en el aumento de la temperatura, fenómeno constatable, sino en afirmar que se debe a la emisión de gases invernadero producidos por la acción humana, cuando en realidad su causa hay que buscarla en determinadas variaciones de la actividad solar y de la inclinación del eje axial de la Tierra. Ya hasta la misma NASA reconoce esto, y lo proclama, aunque sabía del embuste desde hace bastantes años.

En marzo de este año escribí ―bajo el título de «Apocalipsis mi culo»― dos artículos con la intención de poner al descubierto el pestilente hedor de esta gigantesca mentira, la cual, mira por dónde, se ha incubado en las mismas hediondas madrigueras de donde han salido los endriagos del feminismo de tercera ola, del emporio LGTBI, del multiculturalismo… Es decir, que el ecofascismo del cambio climático se ha elaborado en las retortas donde los lacayos del NOM apesebrados por la plutocracia globalista fabrican sus ingenierías sociales.

Basta investigar sobre el origen de esta teoría del calentamiento global para descubrir sus patita globalista, ya que el ecofascismo tuvo su primer aldabonazo con el llamado «Club de Roma», ONG fundada en Roma en 1968 por un reducido grupo de científicos y políticos, aparentemente preocupados por mejorar el futuro del mundo combatiendo los efectos colaterales del desarrollo. ¿Suena bien, verdad? Sin embargo, tras esta noticia buena viene la mala, porque ¿qué proponía para cumplir con ese objetivo tan loable?: pues reducir la población, por supuesto, como se afirmaba en el famoso informe «Los límites del crecimiento», basándose en la afirmación de que los limitados recursos del planeta no eran suficientes para abastecer a una población en constante aumento. Neomalthusianismo a tope. Si además a este hecho fatal de la escasez de recursos se le añade la destrucción del medio ambiente por la perversa acción humana, el apocalipsis está servido.

Ese informe se publicó en 1972, elaborado por 17 profesionales, dirigidos por una tal Donella Meadows, biofísisca y científica ambiental, especializada en una cosa que se llama «dinámica de sistemas». Y, ¿saben ustedes a qué institución pertenecían estos profesionales y la tal Donella?: pues al MIT ―«Instituto Tecnológico de Massachusset―, la Universidad privada más elitista del mundo, firmemente conectada con la plutocracia globalista, en especial con Rockefeller y cía ―lo mismo que el feminismo misándrico, incubado en Califonnia―, una parte importante de la cual se ha formado en sus claustros, de donde han salido 78 Premios Nobel, 52 Medallas nacionales de Ciencia, 45 Rhodes Scholars, y 38 Mc Arthur Fellows. Al ser casi imposible la admisión en el MIT, imaginen qué «pedigree» tendrán los admitidos.

Caso curioso el del MIT, presumiendo de ecología mientras los ingresos agregados de las empresas fundadas por exalumnos de MIT lo situaría como la undécima economía más grande del mundo, y no me parece que tal fortuna la hayan forjado respetando el medio ambiente, con ese insoportable mantra del «desarrollo» sostenible.

Así que ahí tenemos a los Rockefeller, que hicieron su imperio económico mediante las explotaciones petrolíferas, luciendo en sus pecheras las medallas del respeto ambiental.

Pero errar es humano, y globalista, porque las catastróficas previsiones del Club de Roma no se han cumplido, y hoy tenemos en el Planeta a 8.000 millones de seres humanos, que viven mejor que en los años en que se fundó el Club, y la Tierra sigue girando en su órbita, lejos de un colapso medioambiental.

Entonces, ¿por qué han urdido los poderes globalistas esta inmensa mentira? ¿Qué persiguen con esta patraña? Ya expliqué algunas causas de ello en mis artículos anteriores sobre el culo y el Apocalipsis, donde reseñaba que el objetivo fundamental es la reducción de la población mundial, que pretenden establecer en torno a los 500 millones, según se sugería en el «Georgia Guidestone», ya que esa cantidad poblacional es mucho más manejable de explotar y controlar por las voraces y sociopáticas jerarquías globalistas que los 8.000 millones actuales. Aunque lo más terrorífico no es ese afán obsesivo de enriquecimiento y dominio, sino el diabólico desprecio a las masas que sienten estos perturbados luciferinos, que les lleva a querer aniquilar a la gran mayoría de la población porque la chusma les repugna: ¡Ay, sí!: ¡qué horror!

Los millonarios Pablo Iglesias e Irene Montero, en la manifestación contra el cambio climático.

Tras este horizonte se esconden otros objetivos programáticos, que giran en torno al control de la población aplicando la dictadura ecologista, que, con la excusa de ser absolutamente necesaria para la pervivencia de la especie humana en un mundo amenazado por un apocalipsis ambiental, pretenden imponer a las masas engañadas, regulando lo que comen, descerrajando tarjetas de calorías, proclamando las maravillas de veganismo, dificultando al máximo el uso de nuestros vehículos, amenazando la misma caza… Y, por supuesto, injertando en las mentes lobotomizadas la imperiosa necesidad de establecer un Gobierno Mundial que faene por evitar la supuesta catástrofe planetaria en la que estamos ya inmersos, ya que un problema global que afecta al sistema mundo requiere también de un Gobierno autoritario a escala universal que tenga autoridad para imponer sus medidas coercitivas ambientales a escala planetaria. Bergoglio es un entusiasta de esta idea, como no podía ser menos, pues, dada la magnífica situación actual de la Iglesia Católica, ése es sin duda el problema que más afecta hoy día a los creyentes.

Otro horizonte decisivo de este Himalaya de mentiras climáticas es, por supuesto, dar a los gobiernos una excusa perfecta para aumentar su presión fiscal sobre los ciudadanos, gravando hasta el paroxismo todo aquello que emite CO2, y, como no podía ser menos, subvencionar generosamente a toda una marabunta de ONGs, talleres, laboratorios, observatorios, institutos, fundaciones, etc… de supuestos ecologistas, que viven de esta mamandurria, al igual que ocurre con las supuestas ONGs que constituyen la soldadesca del NOM: feministas, multiculturalistas, LGTBI…

El trasunto de todos estos Himalayas globalistas es el mismo: sembrar el miedo, crear el Kaos, corromper las sociedades desde dentro, creando artificialmente un conjunto de turbulencias que, trufadas de crisis económicas, atentados terroristas, enfrentamientos ideológicos,y amenazas medioambientales, lleven a las poblaciones a un estado tal de inseguridad, que acepten sin rechistar importantes restricciones de sus libertades, las cuales sacrificarán en aras de conseguir la seguridad amenazada. Tal fue el programa que diseñó Adam Weishaupt, el fundador de los «Illuminati», sobre el que podemos decir aquello de «que así se escriba, y así se cumpla».

Volviendo al Himalaya madrileño, la Cumbre está organizada por la COP, cuyo título significa «Conferencia de las Partes», órgano de la ONU… a mí eso de partes y órgano me sugiere algo de cuyo nombre no quiero acordarme, qué quieren que les diga. Y, si la organiza la ONU ―embrión del Gobierno Mundial, plataforma impositiva de la nefasta ideología globalista a escala planetaria―, pues no es difícil imaginar a qué intereses sirve.

Y ahí viene la Greta Thunberg, cruzando intrépida el Atlántico en su ecológico catamarán por aquello de no emitir los gases invernadero de un viaje en avión… ¿Qué pensará de este heroico gesto el Profanador, que falconea a su antojo por los cielos de España, expulsando gases contaminantes? Greta, tú sí que tienes Garbo, muñequita de ventrílocuo en manos de los plutócratas que te explotan.

Sin embargo, el clamor de muchos científicos ante la hedionda mentira climática es ya de tal magnitud, que el día 3 de diciembre se ha convocado en un famoso hotel de las afueras de Madrid una «contracumbre» climática, en la cual personajes de renombre en el mundo de la ciencia desmontarán las mentiras del cambio climático, subiendo el Everest por la otra cara, para clavar su pica en la cresta del coloso.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Salud

La Justicia condena al Gobierno socialista de Aragón por no entregar material de protección a los sanitarios

Published

on

Concentración en el hospital San Jorge de Huesca del personal sanitario para pedir la dimisión de la consejera de Sanidad de Aragón, Pilar Ventura, que afirmó que para los sanitarios era un estímulo hacerse sus propios equipos de protección para la epidemia del coronavirus a mediados de mayo
Comparta este artículo.

El Juzgado de lo Social de Teruel ha condenado a la Diputación General de Aragón (DGA), el Salud y el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) por vulneración de los derechos de los trabajadores, estableciendo que deben proporcionar equipos de protección individual (EPI) frente a la Covid-19 a los empleados públicos sanitarios del grupo A.

La sentencia, que estima una demanda del sindicato médico FASAMET, que también han planteado en Huesca y Teruel, puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA).

La magistrada del caso, Elena Alcalde, recuerda que, el 9 de marzo pasado, los sindicatos médicos de Aragón, entre ellos FASAMET, informaron a la entonces consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura, de que los profesionales no disponían de material, como batas impermeables, calzas, mascarillas, gafas, pantallas y guantes, solicitando a la Administración autonómica que los aportaran.

 

Loading...

Sentencia

La juez especifica que estos equipos deben ser los adecuados ante los riesgos de exposición al agente biológico virus SARS-CoV-2

En la resolución judicial, la juez especifica que estos equipos deben ser los adecuados ante los riesgos de exposición al agente biológico virus SARS-CoV-2 (nombre científico para el coronavirus) y ante el riesgo de contagio o infección que pueda llevar a desarrollar la Covid-19.

Alcalde se remite a una publicación de la OMS para indicar que el personal sanitario que atiende a los infectados en centros de salud precisa por paciente y día 25 batas; 25 mascarillas médicas; un equipo de protección respiratoria; 50 guantes no estériles; y unas gafas o un protector facial.

La juzgadora centra el debate jurídico en la tutela de derechos fundamentales y la prevención de riesgos laborales y frente a las argumentaciones esgrimidas por las administraciones codemandadas, sostiene que la administración autonómica conserva, dentro de su ámbito de competencia, la gestión de los correspondientes servicios sanitarios, debiendo asegurar en todo momento su adecuado funcionamiento.

La sentencia expresa que, aunque la salud no es un derecho fundamental, los demandantes invocan otros derechos que sí lo son, como el derecho a la integridad física y a la vida, protegidos como tales por la Constitución.

También ha puesto de relieve “la existencia de una conexión entre la protección de la salud y la integridad física hasta el punto de que, en ciertas ocasiones, cabe entender vulnerado el derecho fundamental de integridad física si existiera un peligro grave y cierto, o un efectivo daño a la salud”.

Por ello, la DGA, el Salud y el IASS “tienen el deber de proteger al personal que se encuentra a su servicio de los riesgos laborales que puedan sufrir en el desarrollo de su trabajo” .“Encontrándonos ante una pandemia son las encargadas de prevenir el riesgo de contagio y una vez previsto, adoptar medios para proteger a sus empleados y trabajadores y que no se vean afectados en su integridad física y salud, ni incluso su vida”, se lee en la sentencia.

Prevenir

Respecto a lo esgrimido por las codemandadas acerca de que la salud no es un derecho fundamental y que por tanto no tiene consistencia el pleito que se ha planteado, la magistrada responde diciendo que “existe tan íntima relación entre la salud y la integridad física, y que podría existir vulneración del artículo 15 de la Constitución, cuando se genere un riesgo grave para su salud de los trabajadores, omitiéndose las obligaciones de protección y prevención que competen al empleador”.

En su razonamiento incide en que “la declaración del estado de alarma no conlleva la suspensión de los derechos fundamentales aludidos en la demanda como la vida, la integridad física, ni la salud, ni tampoco supone la suspensión de los derechos a la protección y prevención de riesgos laborales”.

 

Los sanitarios

Gracias a su vocación de servicio a los demás, no sólo no han paralizado su trabajo, (…) sino que lo han desarrollado heroicamente”

La magistrada rechaza la premisa de las administraciones acerca de que se trata de un supuesto de fuerza mayor, imprevisible e inevitable y argumenta en contra que “la pandemia, y en consecuencia la crisis sanitaria que nos ocupa, no es un supuesto de fuerza mayor o riesgo catastrófico, ni un suceso que no hubiera podido preverse o que fuera inevitable” por lo que entiende que la Administración debió actuar “según el principio de precaución, acorde con ese nuevo orden que evidenciaban las coordenadas expuestas”.

Concluye diciendo que “debió preverse la necesidad de disponer de abundantes EPI para los sanitarios con la finalidad de protegerles frente al riesgo de contagio por Covid-19, lo cual redundaría en la protección del resto de la ciudadanía”.

Además, la titular del Juzgado de lo Social reconoce que “los empleados y trabajadores sanitarios han estado desarrollando su trabajo, a pesar del grave e inminente riesgo para su vida y su salud por su exposición a la Covid-19, y ello, fundamentalmente, por la falta de medios de protección individuales adecuados, aun cuando podrían haber interrumpido y abandonado su actividad, pero gracias a su vocación de servicio a los demás, no sólo no han paralizado su trabajo, a pesar de las condiciones de protección precarias, sino que lo han desarrollado heroicamente”.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Sociedad

Roma SI paga TRAIDORES: El sustituto de Pérez de los Cobos era el jefe de Aduanas de Barajas la noche de la llegada de la número 2 de la narcodictadura venezolana

Published

on

Comparta este artículo.

El teniente coronel David Blanes González, nuevo jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid en sustitución del cesado Diego Pérez de los Cobos, era el jefe de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas la noche en la que Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, aterrizó en suelo europeo para celebrar un encuentro con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Blanes llega a la jefatura de la Comandancia de la Guardia de Civil de Madrid tras la cesión de Diego Pérez de los Cobos por parte del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tras conocerse el informe de la Guardia Civil en el que se investigaba la manifestación feminista celebrada en Madrid el pasado 8 de marzo, cinco días antes de que Pedro Sánchez decretase el estado de alarma en todo el territorio por el impacto de la pandemia provocada por el coronavirus.

En las instalaciones del Aeropuerto de Madrid, la Guardia Civil y la Policía Nacional comparten autoridad. La zona de tránsito público está controlada por la Policía Nacional y la zona interior está bajo el control de la Guardia Civil: zona de seguridad, de maletas e incluso el espacio de las pistas.

Loading...

Unos 600 agentes de la Guardia Civil se encargan de su vigilancia y son ellos también los encargados de controlar lo que entra y sale de cada uno de los aviones para saber qué se introduce o se saca del territorio español.

El titular de Transportes, José Luis Ábalos, desveló el pasado 25 de enero que fue el propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el que le dijo que fuera a Barajas a recibir a Delcy Rodíguez y que le dijera que «no bajara del avión» que había aterrizado en territorio español.

Este hecho fue una de las principales grandes polémicas del Gobierno Sánchez-Iglesias en sus primeras semanas de Gobierno. El PP y Vox presentaron a finales de enero varias denuncias en la Fiscalía General del Estado sobre este polémico encuentro con una de las personas de confianza del Gobierno venezolano de Nicolás Maduro, a pesar de que sobre Delcy Rodríguez está impuesta una prohibición de entrada y de tránsito en la Unión Europea.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Redes sociales

Alvise la lía en Twitter con #CloacaGate: denuncia a Rubén Sánchez (Facua) e Ignacio Escolar para que acaben en la cárcel

Published

on

Comparta este artículo.

Alvise ha confirmado haber denunciado a Rubén Sánchez e Ignacio Escolar

Alvise Pérez, uno de los comunicadores más activos en las últimas semanas en Twitter, ha hecho temblar los cimientos de la izquierda denunciando a dos de sus principales defensores. El ex responsable de comunicación del diputado de Ciudadanos, Toni Cantó, ha publicado un tuit confirmando haber presentado una denuncia contra Rubén Sánchez, portavoz de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) e Ignacio Escolar, director de ‘eldiario.es’.

Durante esta semana, Alvise Pérez había avisado de que lo que finalmente ha publicado este viernes por la noche, iba a ser lo más destacado en los 10 años que lleva en Twitter: “Llevo aquí 10 años y lo que publicó esta semana es, con diferencia, uno de los mayores actos de justicia visto en años De los mayores por las pruebas, por lo que judicialmente implica, por lo mediático, y por el tiempo que lleváis esperándolo Este viernes, gran golpe a la MAFIA”.

Loading...

En los últimos días, Alvise Pérez también ha venido denunciando la “extorsión”, “coacción” y “amenazas”, recibidas por parte de Rubén Sánchez. El propio analista político dejaba caer ante esta coacción que “hoy muchos” iban a aprender “que a mí no se me extorsiona, no se me coacciona y no se me amenaza”

Finalmente, tras una larga y tensa espera, Alvise Pérez ha publicado el tuit del ‘#CloacaGate’ confirmando que pide un total de 23 años de cárcel para diferentes implicados en el caso que ya está en manos de la Justicia.

Alvise Pérez ha confirmado que haber registrado en el Juzgado de Instrucción nº24 de Madrid una denuncia que incluye una petición total de hasta 23 años de cárcel y 9 años de cárcel para Rubén Sánchez, Ignacio Escolar, FACUA, la Subdirección General del Ministerio de Asuntos Económicos, eldiario.es y otra persona a la que llama “Safergonza”.

El conocido tuitero ha denunciado a Rubén Sánchez, portavoz de Facua, por delito contra el honor, revelación de secreto y acceso indebido, por el que podría ser condenado a una pena máxima de 10 años de prisión y a Ignacio Escolar, director de ‘eldiario.es’, por un delito contra el honor, por el que podría recibir una pena máxima de prisión de dos años y 24 meses de multa. En la denuncia, también incluye al Ministerio de Asuntos Económicos, dirigido por Nadia Calviño.

 

El analista Alvise Pérez responde así a las últimas informaciones publicadas por Rubén Sánchez, quien ha acusado a Alvise Pérez de “dejar al descubierto datos bancarios de usuarios” que compraron material contra el Gobierno de Pedro Sánchez en su página web ‘gobiernodimision.online’.

“El Reglamento General de Protección de Datos establece que el responsable del tratamiento debe notificar a la autoridad de control -la AEPD en España– la violación de seguridad de los datos personales a más tardar en 72 horas. También debe comunicar lo ocurrido a los usuarios afectados sin dilación indebida”, han denunciado desde FACUA.

 


Comparta este artículo.
Continue Reading

Elija el idioma / Choose your language

ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish