Connect with us

Ciencia Y Tecnología

Armstrong y el señor Gorsky

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Se conmemora el 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna. Capítulo aparte merece Neil Armstron, alma del Apolo XI, al que mi abuela negó siempre, que mantuvo a su país alejado lo más posible de la tierra que se recuerda, en medio de una épica gloriosa de lucha espacial contra la Unión Soviética y de regimentación bipolar. Una vez escuché una célebre anécdota del astronauta fallecido el sábado que merece el pláceme de ser contada. Se trata de la historia de Mr Gorsky.

“Durante años, las últimas palabras que pronunció Armstrong en la Luna resultaron un misterio para todos los que pudieron escucharlas, tanto entre el público en general como dentro de la propia NASA. Mientras se preparaba para subir por última vez la escalerilla del módulo lunar, poco antes de despegar para volver a la Tierra, Neil Armstrong pronunció cuatro enigmáticas palabras: ‘Good luck, Mr. Gorsky’. ‘Buena suerte, señor Gorsky’.

Esa frase desconcertó durante años a todos los que habían seguido en detalle la misión del Apollo XI. En principio, casi todos creyeron que se trataba de algún cosmonauta ruso rival, a quien Armstrong deseaba suerte tras haberlo vencido en la carrera por llegar a la Luna. Pero nadie pudo encontrar nunca un nombre parecido entre los participantes en el programa espacial ruso. Por todos los Estados Unidos surgieron investigadores que buscaron también si alguien entre los técnicos de la NASA se apellidaba Gorsky, o si esta frase podría haber sido parte de algún código secreto acordado entre el Control de la Misión y los astronautas del Apollo para transmitir alguna información codificada.

Durante años, multitud de técnicos de la NASA fueron consultados sin éxito: según sus declaraciones, las últimas palabras de Armstrong en la Luna les habían desconcertado tanto como al público en general. El propio astronauta sería preguntado sobre ello en multitud de entrevistas a lo largo de los años, a las que solía responder con una simple sonrisa y el silencio, o, en el mejor de los casos, con evasivas. Pasaban los años y el misterio permanecía sin aclarar.

Finalmente, en 1995, 26 años después de que ocurriera todo, la verdad salió a la luz. El 5 de julio de ese año, Armstrong era entrevistado en la CBS por el famoso presentador Walter Cronkite, quien, íntimo amigo del astronauta, le preguntaría una vez más por la misteriosa frase. Sólo que esta vez la reacción de Armstrong sorprendió a todos:

‘Bien, es cierto que durante años me habéis estado preguntando qué significaban esas enigmáticas palabras, y durante todos estos años me he sentido obligado a no dar la respuesta, al sentir que era algo extremadamente confidencial. Pero hoy la situación ha cambiado. Desde hace unos meses, Mr. Gorsky ha muerto, y creo que ahora ya no importará que revele lo que significó aquella frase’.

Con Cronkite y todos los espectadores pendientes de cada una de sus palabras, Neil Armstrong contó entonces la historia que había detrás de la última frase que se pronunció sobre la Luna al final de la misión del Apollo 11: ‘Siendo un niño, Neil Armstrong estaba jugando al béisbol con su hermano en el jardín de su casa en Wapakoneta, Ohio. En una ocasión, tuvo que ir a recoger una pelota que había ido a caer junto a la casa de sus vecinos, bajo la ventana del dormitorio; entonces escuchó los gritos de una discusión dentro de la casa. Era la señora Gorsky, que gritaba a su marido: “¿Que quieres que te chupe qué? ¿Me estás pidiendo que te haga sexo oral? ¡Tendrás sexo oral el día que el chico de los Armstrong ande sobre la Luna!’.

Armstrong nunca olvidó aquella frase, de modo que, mientras se hallaba sobre nuestro satélite, no pudo evitar acordarse del señor Gorsky y de si él también se acordaría de recordar a su mujer aquellas proféticas palabras. Por eso, no pudo evitar pronunciar, con una sonrisa de lado a lado, poco antes de subir al LEM, las sorprendentes cuatro palabras que durante años se convirtieron en un indescifrable misterio y en un inquietante enigma: ‘Buena suerte, señor Gorsky'”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Ciencia Y Tecnología

El último Nobel de Física reniega de la «Teoría del Big Bang»: «No tenemos pruebas de lo que pasó»

Published

on

James Peebles durante el acto en la embajada de Suecia en Washington (Estados Unidos)
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El ganador de Premio Nobel de Física en 2019, James Peebles, ha realizado unas declaraciones sorprendentes: odia escuchar el término «Big Bang» porque cree que «es bastante inapropiado». El científico, reconocido precisamente por su aportación en el campo de la cosmología y su investigación de la radiación de fondo cósmico, reniega del apodo de la « gran explosión» porque dice que no hay pruebas de que realmente sucediera así.

«Lo primero que hay que entender sobre mi campo es que su nombre, la Teoría del Big Bang, es bastante inadecuado», afirmó este miércoles Peebles, de 84 años, ante una audiencia absorta en un evento en honor a los ganadores del Premio Nobel en la Embajada de Suecia en Washington (EE.UU.). «Tiene un significado sobre la noción de un evento y una teoría que están bastante equivocados», continuó, agregando que, de hecho, no hay evidencia concreta de una explosión gigante.

El mes pasado, el comité del Premio Nobel reconoció a Peebles por el trabajo que desempeña desde mediados de la década de 1960 desarrollando el marco teórico vigente para explicar el Universo joven. Sin embargo, él mismo recalca que aún no se conoce con certeza qué ocurrió en ese comienzo. «Es muy lamentable que uno piense en el origen, mientras que, de hecho, no tenemos una buena teoría de algo como eso», dijo a la agencia AFP en una entrevista.

«Lo que sí tenemos es una teoría de la evolución bien probada desde un estado inicial hasta el actual, comenzando desde los primeros segundos de expansión», puntualizaba Peebles. Esos primeros momentos están probados gracias a unas firmas cosmológicas llamadas «fósiles», basados en el helio y otras partículas que resultaron del momento en el que el Universo estaba muy caliente y denso. Estos momentos sí que han sido bien argumentados por pruebas y controles. Sin embargo, la misteriosa fase inicial aún sigue siendo eso, un misterio.

«No tenemos una prueba sólida de lo que sucedió antes de eso en el tiempo. Tenemos teorías, pero no están probadas», afirmó el profesor emérito de Princetown.
«Me he rendido»

Peebles continuó explicando que la humanidad descibre teorías «comparándolas con experimentos». «Simplemente, no tenemos evidencia experimental que lo que ocurrió en el origen». Una de esas teorías, la más aceptada, se conoce como el « modelo de inflación». Esta idea sostiene que el Universo primitivo se expandió exponencialmente durante una fracción muy pequeña de un segundo justo antes de la probada fase de expansión.

«Es una teoría hermosa», señala Peebles. «Mucha gente piensa que es tan bonita que seguramente sea correcta, pero la evidencia en torno a esta teoría es muy escasa». Después fue preguntado acerca de qué nombre deberíamos utilizar para ese momento del origen, pero dio una lacónica respuesta: «Me he rendido, yo uso Big Bang. Pero no me gusta. Durante años, algunos de nosotros hemos tratado de persuadir a la comunidad para que encuentre un término mejor sin éxito. Así que ‘Big Bang’ es el mejor que tenemos. Es lamentable, pero todos conocen ese nombre. Así que me rindo».


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ciencia Y Tecnología

Soros pone en su radar a Indra e irrumpe en ‘corto’ sobre la tecnológica de la SEPI

Published

on

Alex Soros y su padre, George
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

George Soros, el multimillonario gestor de ‘hedge funds’ que desplazó a la libra británica fuera de la órbita del euro en 1992, acaba de aterrizar en Indra con una posición bajista del 0,73%, valorada en unos 10 millones de euros, según consta en los registros de la CNMV. Uno de los fondos del legendario inversor comenzó a construir este ‘corto’ sobre la empresa participada por el Estado (SEPI) el pasado miércoles, un día después de la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con fondos de Wall Street para atraer inversores.

Sin embargo, lo que acaba de llegar es un inversor bajista, es decir, que apuesta contra un activo mediante derivados financieros o vendiendo acciones prestadas para obtener beneficio. Según consta en los registros de CNMV, el Soros Fund (SFM) declaró una posición bajista -que se revaloriza con la caída del activo- sobre Indra del 0,6% el 25 de septiembre y dos días más tarde la elevó al citado 0,73%.
Caídas en bolsa

Se trata de una de las decenas de posiciones cortas con las que cuenta el fondo de Soros, pero ha sorprendido en círculos financieros que se haya producido en la empresa española en la que no se había fijado nunca, participada por el Estado y tras el ‘cordial’ encuentro de Sánchez y Soros, que quedó retratado en las redes sociales del segundo.

El ‘hedge fund’ de SFM, controlado a través de un holding con sede en Reino Unido pero dependiente de la matriz en EEUU, se une a otros grandes fondos que están también bajistas en la empresa que dirige Fernando Abril-Martorell. Entre estos vehículos se encuentran Blackrock, que tiene un corto del 0,6% en la empresa española, y Voleon Capital, con un 0,51%.

Las acciones de Indra, controlada por el Estado con un 20% del capital a a través de la SEPI y la familia March (Alba) con otro 10%, subían un 0,8% a media sesión, hasta 8 euros, aunque han terminado el día a la baja con una caída del 0,44%, hasta 7,9 euros.

La foto con Sánchez

Soros es un inversor de leyenda desde hace décadas. Se le atribuye un poder casi omnímodo en los mercados debido a su potencia de fuego presencia en las grandes operaciones y acontecimientos geopolíticos. También porque forma parte del imaginario colectivo del poder financiero o las más diversas teorías conspirativas, pero a sus 89 años, su presencia en el escenario financiero es cada vez menor.

Su hijo Alexander, de 34 años, ha ido cogiendo el relevo como representante del SFM en distintos ámbitos, entre ellos, las relaciones institucionales al más alto nivel. Otro de sus hijos Jonathan ha hecho carrera en solitario al frente de su propia firma, JS Management. De hecho fue Alex Soros quien asistió al cónclave de Sánchez con inversores.

“El primer ministro Sánchez Castejon es excelente en muchas cosas, incluidos los selfis. Genial escuchar sus puntos de vista sobre el futuro de la economía española, particularmente sus ambiciosas iniciativas en torno a las energías renovables y para hacer que su país sea más verde”, comentó Soros tras hacerse una foto con Sánchez.

(La Información)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Ciencia Y Tecnología

El impacto de los mayas en el medio ambiente fue mayor de lo que se creía

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Agencia Sinc.- Ante el aumento de la población y las presiones ambientales, como el aumento del nivel del mar de hace entre 3.000 y 1.000 años o las sequías hace unos 1.200 años, las sociedades mayas respondieron convirtiendo los bosques tropicales en complejos campos de humedales con canales para gestionar la calidad y cantidad de agua.

Crearon humedales que sirvieron como sistemas agrícolas a gran escala para el cultivo de aguacate, maíz y calabaza

Estos humedales sirvieron como sistemas agrícolas a gran escala para el cultivo de aguacate, maíz y calabaza y estuvieron activos durante eventos climáticos extremos, como sequías y épocas de expansión de la población.

“Estos humedales perennes fueron muy atractivos durante las duras sequías mayas, pero estos también tuvieron que tener cuidado con la calidad del agua para mantener la productividad y la salud humana”, explica Sheryl Luzzadder-Beach, coautora del estudio que se publica hoy en la revista PNAS e investigadora en la Universidad de Texas en Austin (EE UU).

El nuevo trabajo es el primero en combinar imágenes obtenidas por lídar –mediante un escáner láser aerotransportado– con evidencias de excavaciones antiguas de cuatro humedales en la cuenca del Río Bravo en Belice, lo que comprende un área de más de 14 km2.

Los resultados revelan que uno de ellos, el llamado Birds of Paradise, es cinco veces más grande que el descubierto previamente. Los científicos además encontraron otro complejo de humedales aún más grande en ese país.

Así el estudio muestra que los mayas tuvieron “impactos antropogénicos más tempranos, más intensos y de mayor alcance” en los bosques tropicales que los conocidos previamente. “Estas grandes y complejas redes de humedales pueden haber cambiado el clima mucho antes de la industrialización, y estas pueden ser la respuesta a la pregunta de cómo se alimentó una gran civilización de la selva tropical”, indica Tim Beach, autor principal del estudio e investigador en la universidad estadounidense.

Mayor emisión de gases

Para desvelar el extenso campo de humedales antiguos y las redes de canales, el equipo obtuvo 250 kilómetros cuadrados de imágenes láser de alta precisión para mapear el suelo debajo del dosel del bosque pantanoso. En su interior, los científicos descubrieron evidencias de múltiples especies de alimentos antiguos cultivados, como el maíz, además de conchas y huesos de animales.

Según los investigadores, la extensión de estos sistemas pudo aumentar las emisiones de dióxido de carbono con la quema de vegetación y de metano. De hecho, el mayor aumento de este último gas hace entre 2.000 y 1.000 años coincide con la formación de estos canales, así como los de América del Sur y China.

“Incluso estos pequeños cambios pudieron haber calentado el planeta, lo que proporciona una perspectiva aleccionadora para el orden de magnitud de los cambios más grandes durante el siglo pasado que se acelerarán en el futuro”, subraya Beach.

Los investigadores plantean la hipótesis de que la huella del humedal maya pudo ser aún mayor e imperceptible debido al arado, la degradación y el drenaje modernos. Los hallazgos se suman a la evidencia de los primeros impactos humanos en los trópicos, y plantean la hipótesis del aumento del dióxido de carbono atmosférico y el metano por la combustión, la preparación y el mantenimiento de estos sistemas de campo que contribuyeron al Antropoceno temprano.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: