Connect with us

España

Casado exigirá a Sánchez un 155 permanente interviniendo la Educación, TV3, los Mossos y toda la función pública

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

LR.- El PP va a volver a meter presión al Gobierno por la situación en Cataluña. La agenda de la semana pasada la marcó la polémica dirigida por Ciudadanos (Cs) contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su tesis. Éste es un terreno incómodo para la dirección popular por el «caso del máster» y del que Génova necesita escapar introduciendo otras cuestiones en el debate. Ellos lo justifican con el argumento de que España tiene «problemas reales y graves», como el catalán o el «del deterioro económico», y no puede perder el tiempo con «polémicas estériles como las que calienta Albert Rivera sólo para tener su cuota de protagonismo».

El problema catalán tiene vida propia ante un otoño complicado y en el que todo indica que el único plan del independentismo es la agitación de la calle para acompañar el juicio en el Tribunal Supremo contra los responsables de la declaración unilateral de independencia. El PP no va a competir en la calle con Rivera. Han valorado los pros y los contras y entienden que una cosa es estar en la calle y no abandonar a los constitucionalistas, explican, y otra distinta actuar como otro factor agitador de la movilización en una competición con el independentismo radical «que no puede traer nada bueno». Génova tomó la decisión de no seguir el camino de Cs en la retirada de lazos amarillos, por ejemplo, y dar la batalla en el terreno institucional y de las iniciativas parlamentarias, concretando, por ejemplo, la Ley de Símbolos que el PP ya anunció en su etapa en el gobierno, pero que no llegó a registrarse en el Congreso con Mariano Rajoy en La Moncloa.

Pero esta contención para, según justifican, «no contribuir aún más a la ruptura social», lleva aparejadas nuevas iniciativas políticas que suponen dar varios pasos adelante con respecto a la posición del Gobierno de Rajoy. Si éste último apostó por un artículo 155 de perfil bajo, y como última salida una vez que la declaración unilateral de independencia iba hacia adelante, el nuevo PP entiende que las circunstancias no sólo obligan a volver a activar el 155, sino que el modelo que proponen al Gobierno, y para el que le ofrecen su mayoría absoluta en el Senado es el de la suspensión de autonomía que Tony Blair aplicó en el Ulster. Es decir, no condicionada con plazos predeterminados, como sí hizo el Gobierno de Rajoy en su acuerdo con PSOE y Ciudadanos, al establecer que el 155 se levantaría con la celebración de elecciones y la constitución de un nuevo Gobierno de la Generalitat ajustado a la legalidad vigente. En 2002 el Gobierno británico anunció la suspensión de la autonomía del Ulster ante la crisis creada por el supuesto espionaje del IRA en las sedes de las instituciones autónomas norirlandesas. En Reino Unido la suspensión de la autonomía ha sido un tema recurrente en las relaciones entre Londres e Irlanda del Norte. Desde 1988, el Gobierno británico suspendió en cuatro ocasiones los poderes de Irlanda de Norte. Con Blair, llegaron a estar suspendidos durante cinco años, entre 2002 y 2007.

Vistos los resultados, el PP cree que ahora ha llegado el momento de ir más allá y aplicar un 155 permanente en Cataluña, a la manera del Partido Laborista en el Reino Unido. Son dos contextos distintos, pero en la nueva dirección popular sostienen que la ofensiva independentista sigue adelante y que la presidencia de Quim Torra es «sólo un tránsito más» en el camino marcado por Carles Puigdemont el año pasado. El argumento del Gobierno de Sánchez es que no hay incumplimientos de la legalidad, sino que la Generalitat de Torra se mueve en ese limbo que permite mantener la escenificación de la estrategia de la distensión, la «operación diálogo dos», después de la que emprendió en su día la hoy ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

La exigencia con la que va a presionar el PP al Gobierno en estos meses incluye que haya «hombres de negro» en la Generalitat. Que no se dirijan las consejerías desde Madrid, sino cambiando los equipos en Cataluña. «Y, por supuesto, interviniendo la Educación, TV3, los Mossos y toda la función pública». En la negociación de Rajoy con Sánchez y Rivera para aplicar el 155 frente a la declaración unilateral de independencia se optó por destituir a todo el Gobierno de la Generalitat, pero con gestión desde Madrid, y sin que la intervención afectase a la televisión pública ni a otras áreas delicadas, como la educación.

De hecho, el Gobierno de Rajoy obvió la posibilidad de aprovechar el arranque del curso escolar para intentar asegurar que en las inscripciones apareciese simplemente la casilla del castellano. El Gobierno de Rajoy prefirió mirar hacia otro lado con la justificación de que las decisiones en educación competían al Parlamento catalán y la hoja de inscripción 2018-2019 no incluyó ningún cambio significativo con respecto al curso anterior, pese a que estaba en vigor el 155. La intervención no sirvió para que figurase una casilla por la que las familias pudieran decidir si querían la escolarización de sus hijos en catalán o en castellano pese a que, en teoría, la dirección de la consejería de Educación estaba a cargo del Ministerio de Educación que dirigía Íñigo Méndez de Vigo. De hecho, en febrero del año pasado el Gobierno anunció que estudiaba la posibilidad de que en la matriculación del próximo curso escolar en Cataluña se incluyese una casilla en la que los padres pudieran elegir el castellano como lengua vehicular para sus hijos después de que lo solicitase el sindicato de profesores AMES y Sociedad Civil Catalana.

La actual dirección del PP se posiciona en las antípodas de la estrategia con la que el Gobierno de Rajoy, PSOE y Cs desarrollaron de manera conjunta el 155 ante la ofensiva unilateral de Puigdemont. Pero en lugar de entrar en la crítica directa al Ejecutivo de Rajoy explican que la actuación de entonces se debió al interés del hoy ex presidente del Gobierno por preservar el acuerdo entre los partidos constitucionalistas por encima de todo. «Sin embargo, los hechos demuestran que nos quedamos cortos y hay que aprender de los errores», mantienen en Génova. El Gobierno socialista está en la tesis contraria y prefiere poner el acento en los «ámbitos de colaboración y de diálogo abiertos con la Generalitat». Pero enfrente tiene la presión de PP y Cs en su competencia en clave nacional por marcar con más contundencia el camino al independentismo.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

Javier Nart se suma a Toni Roldán y también abandona Ciudadanos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La mayoría de la Ejecutiva de Ciudadanos ha votado este lunes a favor de mantener la estrategia de no negociar la investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, como presidente el Gobierno, tras lo cual el eurodiputado Javier Nart ha presentado su dimisión como miembro de la dirección del partido.

Según han informado fuentes de la formación naranja, la votación no estaba prevista pero se ha realizado a petición del propio Nart y del también eurodiputado y responsable de Economía y Empleo del partido, Luis Garicano, que planteaban “revisar la estrategia del partido en relación con la investidura y abrir una vía de negociación con Sánchez”.

Esto ha ocurrido después de que el secretario de Estudios y Programas y portavoz adjunto en el Congreso, Toni Roldán, anunciara que abandona el partido y su escaño por discrepar de la estrategia de pactos impulsada por Albert Rivera y después de que la portavoz de la Ejecutiva, Inés Arrimadas, diera una rueda de prensa tras la habitual reunión de los lunes.

De los 35 miembros que componen el Comité Ejecutivo, descontando a Roldán, que no ha participado, 24 han votado “a favor de mantener la estrategia de decirle no a Pedro Sánchez”, mientras que otros cuatro han votado en contra y tres se han abstenido.

Los que han votado en contra son, además de Garicano y Nart, el exdiputado en el Congreso y responsable del área de Exteriores en la Ejecutiva, Fernando Maura, y el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea. De momento, Nart no ha dicho si prevé renunciar a su escaño en el Parlamento Europeo.

Roldán ha decidido abandonar su escaño y todas las responsabilidades orgánicas en el partido al considerar que el giro a la derecha protagonizado por Albert Rivera y la decisión de vetar pactos con el PSOE hacen imposible seguir trabajando para esas siglas. En declaraciones en el Congreso de los Diputados, Roldán ha dejado claro que «sigue admirando a Albert Rivera por muchas razones» significativamente por su «audacia extraordinaria» y ha mostrado su convicción de que «todas las decisiones que ha tomado las ha tomado desde la honestidad».

La decisión de estos dos pesos pesados de Ciudadanos llega en un momento muy delicado para el partido naranja que está recibiendo fuertes presiones para incumplir su promesa prelectoral de no pactar ni con el Partido Socialista ni con Pedro Sánchez. Roldán fue el segundo en la lista electoral de Cs al Congreso de los Diputados por Barcelona en las últimas elecciones legislativas y estaba considerado como el discípulo y el número dos del «gurú» económico del partido de Rivera, Luis Garicano.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

El portavoz de Economía de Ciudadanos anuncia su dimisión por el giro a la derecha y los pactos con PP y Vox

Published

on

Toni Roldán
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso y secretario de Programas y Áreas Sectoriales del partido, Toni Roldán, ha convocado una rueda de prensa a las 11.40 de en el Congreso de los Diputados. Según confirmaron en fuentes del partido, Roldan tiene previsto anunciar su dimisión.

El hasta ahora portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso y secretario de Programas y Áreas Sectoriales del partido, Toni Roldán, ha decidido dejar el partido y su escaño por el giro estratégico dado por la formación, entre otras cosas, pactando con Vox y convirtiéndose en “azules” y manteniendo en el poder a partido que llevaban más de 20 años ejerciéndolo en ciertos lugares.

Desde su punto de vista, con este cambio, se han “desvirtuando” los principios de “reformismo, regeneración y la batalla contra el nacionalismo” con los que nació la organización. “No me voy porque yo haya cambiado, sino porque Ciudadanos ha cambiado”, ha sentenciado, incidiendo en que lo que está haciendo su formación dista mucho del “contrato” que él firmó con los de Albert Rivera, a quien, no obstante, ha dedicado varios elogios.

Roldán ha reconocido que la deriva que ha elegido la formación es “legítima” pero que él no la comparte, como, según ha dicho, ha expresado todos los lunes en las reuniones de la Ejecutiva “desde la lealtad”. “Pero no he tenido éxito y uno no puede tratar de ser lo que no es demasiado tiempo”, ha asumido.

“Todas las estrategias políticas tienen coste, pero los costes para España de la estrategia elegida por Ciudadanos son demasiado altos”, ha advertido.

El portavoz económico de Cs se incorporó al equipo de Ciudadanos en 2015 de la mano del coordinador económico de la formación naranja Luis Garicano, precisamente una de las voces más críticas dentro del partido frente a los acuerdos entre el PP y Vox para gobernar con la formación naranja en autonomías como la andaluza.

Roldán, que había sido nombrado secretario de programas y de áreas sectoriales en 2017, ha sido uno de los impulsores del programa de economía y empleo del partido y ha defendido entre otras medidas el contrato único, para evitar la dualidad entre los contratos fijos y temporales.

También tuvo un papel muy relevante en la comisión de investigación de la crisis financiera, ya que fue muy crítico contra la gestión de los políticos que estaban al frente de las cajas de ahorro que tuvieron que ser rescatadas.

Concurrió en las pasadas elecciones generales como número dos de la lista por Barcelona para el Congreso de los Diputados detrás de Inés Arrimadas.

Garicano afirma que está “muy triste”

El líder de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, Luis Garicano, ha señalado a EFE que está “muy triste” tras la renuncia del portavoz económico en el Congreso Toni Roldán al partido y a su escaño.

Garicano, coordinador económico de Ciudadanos, atrajo a Roldán al partido naranja y juntos han elaborado el programa económico de la formación.

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha mostrado este lunes su apoyo a Toni Roldán, que ha anunciado su marcha del partido, publicando una fotografía en la que aparecen juntos en Twitter.

Pocos minutos después de que Roldán anunciara que deja la formación naranja y su escaño en el Congreso por el giro estratégico dado por la formación, Igea ha cambiado su foto de perfil en la red social por una en la que saluda sonriente al ya exportavoz de Economía de Ciudadanos.

En distintas declaraciones la semana pasada, Igea admitió que los pactos había generado “cabreo” entre los votantes ‘naranjas’ y aseguró que si las conversaciones no llegaban a buen puerto con el PP, se abría a un pacto con los socialistas para permitir un gobierno “estable”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

El PP engulle a Vox, Ciudadanos se mantiene y el PSOE sigue reduciendo a Podemos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Transcurridos casi dos meses, en concreto 57 días, desde las elecciones generales del 28 de abril, el fantasma de la repetición electoral va, lentamente, tomando cuerpo. Según la encuesta de GAD3 para el diario ABC y que reproducimos, en el caso de que los ciudadanos sean llamados de nuevo a las urnas el comportamiento del cuerpo electoral sufrirá significativas modificaciones, aunque la gobernabilidad sería igualmente compleja.

Un mensaje se eleva sobre todos los demás: el votante español apuesta por las opciones más moderadas de izquierdas y de derechas en un refuerzo del bipartidismo al que hay que sumar la consolidación de Ciudadanos como tercera fuerza. Los populistas, a izquierdas y derechas, siguen instalados en la bajada iniciada en las autonómicas y municipales del 26–M. Tal vez esta realidad haya que vincularla a una reducción de la participación, desde el 75,7 al 70 por ciento.

Resurrección del PP

En el análisis pormenorizado por partidos, el más beneficiado en caso de repetición electoral sería el Partido Popular. Pablo Casado subiría 19 escaños hasta los 85 a costa de un importante batacazo de Vox (–15 hasta unos exiguos 9 diputados). Estos datos consolidan el resultado del 26–M, cuando una parte del votante de derechas recapacitó en su voto entregado a Vox en las generales y volvió a los populares. El PPconseguiría cuatro puntos más, hasta un 20,6 por ciento de sufragios; y Vox un 5,6%, lo que supone bajar a casi la mitad del 10,3% alcanzado el 28–A.

Sin embargo, el efecto «vuelta a casa» no sería suficiente para paliar la fragmentación que tanto lastra al centro-derecha. La suma de Partido Popular, Ciudadanos y Vox crece en cinco escaños hasta los 152, aún lejísimos de los 176 necesarios para gobernar.

El partido que preside Albert Rivera mejora levemente los resultados (+0,3%) y logra un escaño más, hasta los 58. Este resultado avala la estrategia de Albert Rivera de mantenerse firme en la decisión de no hacer presidente a Pedro Sánchez,eje de su campaña electoral del pasado mes de abril. La consolidación de Rivera supone que el comportamiento electoral no es sólo un refuerzo del bipartidismo, sino una apuesta del votante por los partidos que, entre otras cosas, no cuestionan las líneas maestras de la Constitución ni de la Unión Europea. Más moderación, más sosiego, sí a la democracia representativa.

El PSOE, claro vencedor

La victoria electoral del PSOE está fuera de toda duda. Además, los socialistas serían el segundo partido más beneficiado por unas nuevas elecciones al pegar un nuevo mordisco a Unidas Podemos:Sánchez subiría 2,1 puntos porcentuales y 7 escaños hasta los 130.

Enfrente, Unidas Podemos y sus confluencias confirmarían su tendencia a la baja, sin duda influenciada por la sucesión de problemas internos arrastrados desde Vistalegre 2, así como por el desgaste en el liderazgo de Pablo Iglesias. En esta ocasión, la bajada registrada por la encuesta de GAD3 es de 1,3 puntos y 8 escaños, hasta los 34: muy lejos de los 71 alcanzados en las elecciones de 2016. En conjunto, PSOE y Podemos suman un escaño menos, 164, que el 28–A.

El análisis de los resultados de los cinco grandes partidos nacionales obliga a preguntarse por la gobernabilidad. Ahí las novedades son escasas: solo el Partido Socialista podrá liderar una iniciativa para formar Gobierno, siempre de la mano de Unidas Podemos y de terceros partidos regionalistas, nacionalistas e independentistas. El conjunto de escaños a repartir entre estas formaciones también se ve reducido, al pasar de 38 a 34, pero su influencia en la gobernabilidad seguirá siendo decisiva.

La única opción de formar un Gobierno estable entre los partidos nacionales pasa por un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, imposible a tenor de la firmeza mostrada por Albert Rivera, pero viable si se observan giros protagonizados por este partido con anterioridad. Las presiones desde distintos ámbitos de la sociedad seguirán tratando de convencer a ambos, pues no es sólo Rivera quien lo rechaza:la petición de Pedro Sánchez a Cs, y al PP, para que se abstengan a cambio de nada revela su escaso entusiasmo por tal acuerdo. Dicho todo esto, la suma de socialistas y liberales es un canto a la estabilidad:188 escaños.

Transcurridos ya 57 días desde las elecciones, la única opción factible para que Pedro Sánchez sea investido presidente de nuevo pasa por que el líder del PSOE revalide un acuerdo muy similar al de la moción de censura, una especie de «Frankenstein 2» junto a Podemos y con el necesario apoyo de alguna formación independentista. Sánchez seguiría en La Moncloa, pero atado de pies y manos por los mismos partidos que le impidieron aprobar los Presupuestos y le abocaron a las elecciones. Gobierno, sí, pero muy inestable. Por eso la opción de repetir elecciones va ganando peso, aunque aún deberán quemarse algunas etapas.

Esta encuesta será sin duda utilizada por Pedro Sánchez en sus negociaciones con Pablo Iglesias, pues la amenaza de la repetición electoral beneficia claramente a los socialistas. La cuestión es hasta qué punto puede también servirle para sus negociaciones con terceros partidos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

¡SUSCRÍBASE GRATIS A NUESTRA NEWSLETTER!

Reciba cómodamente en su correo electrónico, todas las mañanas, la primera edición de ALERTA NACIONAL. ¡Esté informado de todo antes que nadie!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish