Connect with us

Colaboraciones

Cataluña 2030: Un viaje al futuro

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

BD.- Cataluña ha llegado al año 2030. Bueno, al 2030 en el antiguo calendario occidental en uso hasta la independencia de este ex territorio del opresor Estado Español. Ahora, nadie sabe a ciencia cierta en qué año vive, menos aún el mes o el día, ya que están en vigencia una serie de calendarios que corresponden a la nueva realidad del país. La multiplicidad cultural y étnica de la nueva Cataluña se ve reflejada en una diversidad de calendarios, que si bien crea cierta confusión en el ciudadano de a pie, no deja de ser una seña de la nueva identidad que se reclama como otro tanto “fet diferencial” que marca la distancia con la vecina España, todavía apegada a su rancia y casposa tradición enemiga del progreso y la innovación.

Fiel a su trayectoria, la nueva Cataluña ha nacido de la fructífera unión de su acendrado vanguardismo y su inquebrantable vocación de progreso. El producto de tan fecundo himeneo está a la vista, y cómo diría un castizo, perdón, un “catalá de la seba”, “no la reconeix ni la mare que la va parir”. A decir verdad, ni la madre, ni el padre (real o putativo), ni la partera. Algunos descontentos dicen en voz baja que nunca un aborto hubiera sido tan oportuno, o cuanto menos el uso de un condón bien puesto. (Pero estos sediciosos están bajo control y no les pierde ojo la policía).

Loading...

El destino reservado a Cataluña, tan repetidamente anunciado y descrito sin matices ni medias tintas en AD dos décadas antes por la pluma corrosiva de El Barón Dandy y su tinta de odio se ha cumplido en buena hora. La pretendida “Suiza del Mediterráneo” de las ínfulas descabelladas de algunos nacionalistas de la vieja escuela se ha convertido en el Marruecos del sur de Europa. Si Marsella se ha ganado merecidamente el nombre de Nueva Argel, Barcelona hace honor a su apelación de Nueva Casablanca.

El nuevo Estado celebra los primeros 5 años de su independencia. Algunas cosas han cambiado, claro, desde los días sombríos de la opresión y el expolio fiscal español. Barcelona, fiel a su vocación multicultural y progresista se ha ganado su fama de Ciudad abierta al Otro. Sigue siendo también una ciudad abierta del orto, “gay friendly”, pero eso ya no se proclama con la misma alegría y ligereza que antes, ya que la venturosa multiculturalidad conlleva algunas contradicciones con las que debe convivir la “diversidad”. En efecto, la legión del ejército LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) ha visto sus incontables efectivos mermados debido a las restricciones impuestas por las autoridades musulmanas, que gobiernan en coalición el ayuntamiento de la ciudad (antaño el Edén de la Sodomía), y que controlan algunas zonas del Vallés, del Maresme, del Ampurdán y de otras comarcas. Cerca de 300.000 putos, sarasas, pansexuales y demás gentes de sexualidad indefinida o no catalogada de toda Cataluña han emigrado a Madrid y Cádiz en busca de algo de seguridad para sus personas y de garantía para el libre albedrío de sus esfínteres. El madrileño barrio de Chueca se ha convertido en Xueca, la Pequeña Barcelona.

Pero la pérdida de diversidad debida a este éxodo rosa, es ampliamente compensado por una gama humana difícilmente superable. Pues el proyecto de la Nueva Cataluña se ha cumplido, largamente edificado por generaciones de catalanes conscientes de su misión histórica. El sueño de la Cataluña plural y diversa, orgullo de locales y envidia de foráneos, es hoy un modelo en su género para el mundo. Con los ladrillos de todos los “nous catalans”, los “nouvinguts” y los “nous ciudatans” y el cemento de la fraternidad y la tolerancia, se ha levantado una Torre de Babel como pocas en el resto del planeta, la Cataluña mestiza, universal y cósmica que vislumbraron los precursores y los pioneros del Gran Cambio.

Ayer empezó la fiesta mayor de Barcelona, las Fiestas de la Ciudadana de la Merced (antes Virgen de la Merced) y todavía resuenan en el aire denso y pringoso de los olores de los puestos de fritangas andinocaribeñas, los restaurantes chinos y los kebabs pakistaníes y turcos de la Plaza San Jaume, abarrotada de chiringuitos de comida hasta la puerta del Ayuntamiento y la de la Generalitat, los ecos del discurso dado en esta ocasión por el regidor municipal Ferrá Abdelkader i Puigbadaló (asistido por su teniente de alcalde Folymamatú Amranne Ngemba):

(Traducción castellana del pregón)

¡BARCELONA PUEDE Y DEBE!

“¡Enhorabuena, ciudadanos y ciudadanas de Barcelona! ¡Albricias! Es tiempo de gozo y regocijo para el pueblo todo de Barcelona, “Ciutat mediterrànea”, “Lloc de trobada ” y “Cruïlla de cultures”.

Después de ingentes esfuerzos y un denodado empeño que ninguna adversidad ha logrado vencer, por fin podemos considerar a Barcelona MAGNA CIUDAD MULTICULTURAL Y MULTIRRACIAL. Ya hemos felizmente traspasado el umbral del 40% de población tiznada en sus distintas variedades cobriza, parda, retinta y amarilla: tenemos ya la alegría de contar en nuestro querido y ufano “archivo de tolerancia” a 700.000 cabezas de las más diversas razas y nacionalidades, una heterogénea paleta de colores y tonalidades que nos llena de satisfacción: Chinatown, la cashbah de Tánger, Soweto, pronto las callampas Medellin y casi los suburbios de Karachi, tal vez el Bronx… Todo esto y más se unen en armonía y “buen rollo” para hacer la Barcelona tercermundista y bananera que siempre hemos soñado las personas de bien y que nos merecemos sobradamente. ¡Gracias a todos los que han hecho posible esta única y bella “performance”! Queríamos un Barcino magrebí, africano, chino, cholo, indostano y romaní y lo hemos conseguido. ¡Ahora seremos felices de verdad! Unos por activa y otros por pasiva, todos hemos contribuido a este logro colectivo que nos honra como demócratas sin pecado concebido y ciudadanos bien peinados. Este singular éxito nos engrandece ante la Historia y nos encumbra ante la Humanidad entera que no puede menos que rendirse a la admiración merecida y a la sana envidia de nuestro benemérito ejemplo que iluminará los siglos venideros con su genuino resplandor y asombrará positivamente a las generaciones futuras. ¡Barcelona siempre a la vanguardia!
Algunos maledicentes enemigos de nuestra dulce y ufana patria y de sus entusiasmantes realidades dicen que Barcelona hiede, que nuestra amada casa huele a mierda, a mierda de negros, de gitanos, de moros y de sudacas. Hagamos oídos sordos a estas vanas y odiosas palabras fruto de la eterna envidia carpetovetónica de nuestros malos vecinos. Nosotros les decimos que éste es el olor de la fraternidad, de la convivencia, de la tolerancia, de la solidaridad, de la diversidad, de la multicultura: el aroma de nuestros sueños por fin hechos realidad palpable, y sobre todo odorable. Algún día el mundo entero olerá así. Ese futuro ya es nuestro presente. ¡Tenemos lo que nos merecemos!

Pero no debemos dormirnos sobre los legítimos laureles de esta merecida gloria con ahínco perseguida y dichosamente alcanzada. Juntos podemos y debemos seguir acogiendo más inmigrantes de todos los continentes del mundo mundial y del orbe orbital, para llegar pronto a la ansiada paridad 50% autóctonos 50% extranjeros, pero sin renunciar al sueño de alcanzar cuanto antes posible una abrumadora mayoría de inmigrantes en este nuevo Edén multicolor. ¡No renunciemos a las utopías! ¡Otro mundo es posible y lo estamos haciendo!

Queremos más cantidad, si, pero sin renunciar a la variedad. Pues nos faltan aún esquimales, papúes, tibetanos, jíbaros, bosquimanos, patagones,tártaros, apaches, pigmeos, tuaregs, lapones, uzbekistanos, aborígenes australoides… y cien etnias más. ¡Completemos la magnífica colección! ¡Podemos y debemos hacerlo! ¡Nos lo merecemos! ¡Por nuestros hijos! ¡Barcelona puede y debe! ”Força i endavant!”

Fin del pregón.

Todas las instancias de poder y los organismos y entidades de gobierno, nacional, comarcal, local, son el vivo testimonio del triunfo de la multicultura. El President de la Generalitat se llama Ignasí González i Amazzal (de padre “altre catalán” y madre bereber “nouvinguda”). Pronuncia varios discursos de fin de año, uno por cada calendario actualmente vigente, en diciembre, en mayo, en abril, en agosto, en septiembre… Cataluña se ha liberado de la servidumbre de un tiempo regulado según la caduca visión antigua, católica y eurocéntrica. El President del Parlament se llama Elmer Washington Saravia, ex ministro de Grupos Culturales y Maras en el primer gobierno de la Independencia. Cada sesión parlamentaria se inicia con una ofrenda a la Pachamama y un trago de chicha elaborada con su propia saliva bolivariana. Se lleva su gallo favorito a las sesiones.

La presidencia de la Casa del Poble dura dos meses. Se van turnando los distintos grupos de la diversidad. Cuando le toque el turno al representante de la comunidad papú, los representantes del pueblo catalán deberán tocarle el cuerno peneano (una calabaza hueca sobre el miembro viril) en señal de homenaje al espíritu de sus ancestros. En respeto por las tradiciones de Nueva Guinea, podrá comer cerdo asado en los debates y defecar en el salón de plenos, detrás de un biombo de diseño con motivos de Miró. El conseller de Ecología Sostenible, haciendo gala de la proverbial eficiencia catalana y su sentido del ahorro, ha dispuesto el aprovechamiento de las deposiciones para abonar los jardines municipales (que cuentan desde entonces con las orquídeas y hortensias más lustrosas de Europa occidental). Con el representante bengalí no hay ese problema: éste se bebe su propia orina. Para explicarnos la importancia de crear “un ámbito de convivencia basado en el entendimiento mutuo, en el respeto de tales costumbres y la trascendencia iniciática de las mismas en el marco de la pluralidad cultural y el empoderamiento humano sostenible de la sociedad diversa”, la Generalitat cuenta con un equipo de asesores liderados por la antropóloga argentina Cecila Patricia Schoeklender i Weizman y el conseller de Culturas y Multicultura Jordi Emerson Frijoles i Julivert, otro ejemplo de mestizaje logrado.

Los idiomas oficiales de la nueva Cataluña son el catalán, el árabe, el amazigh, el urdú, el chino mandarín, el mandinga, el romaní, el quechua, el penjabí, el occitano, el guaraní, el lunfardo, el lenguaje SMS… El idioma español ha sido declarado idioma non grato por su pasado franquista y colonialista.

Si bien Cataluña ha cortado los puentes con España, ha heredado de ella por lo menos el fantástico ideal de la Alianza de Civilizaciones (según Omnium Multicultural –antes Onmium Cultural- el tal Zapatero se llamaría en realidad Sabater y era de rancia estirpe catalana. Un antepasado suyo llegó a León en 1878 para abrir un negocio de venta de calzoncillos de las fábricas de Reus). Pues la realidad es que, aunque el proyecto multicultural se ha hecho carne en el nuevo Estado, la impronta musulmana es predominante en el abierto abanico de la diversidad, y ese dato ineludible ha privilegiado el diálogo con el islam y le asegurado un lugar especial. De norte a sur y de este a oeste de Cataluña, elevan triunfantes sus minaretes al cielo más de 3.000 mezquitas y oratorios. La población mahometana sube a 1.500.000 miembros, de todas las nacionalidades y etnias: marroquíes, argelinos, chechenos, mauritanos, somalíes, pakistaníes, turcos, kurdos, cachemires, malianos…

Los gobernantes de Cataluña han tenido que derrochar ingenio y “savoir faire” para acomodar a esta exigente y conflictiva (pero enriquecedora) comunidad, en expansión constante en el proyecto nacional catalán. El tradicional genio catalán, con su singular vocación de diálogo y su notorio talante pactista, ha encontrado puntos de encuentro con la tradicional costumbre del regateo de los pueblos orientales y su habilidad legendaria para el mercadeo. Como muestra de buena voluntad, la antigua plaza de toros Monumental de Barcelona (inactiva desde la feliz medida que puso fin a la llamada “Fiesta Nacional” española en estas tierras), le ha sido donada a perpetuidad a la comunidad musulmana para que en ella celebre las fiestas del calendario islámico. Para tal propósito se ha llevado a cabo el acondicionamiento del edificio en un complejo de dependencias adecuadas a las exigencias del culto (un proyecto multimillonario financiado por Arabia Saudita). Así, el degüello de las miles de ovejas del Ait-el-Fitr y la Fiesta del Cordero pueden llevarse a cabo sin los repetidos atascos de las alcantarillas de épocas pasadas y otros inconvenientes debidos a la falta de espacio para masivas reuniones. Debido a las diferencias entre suníes y los seguidores de Alí, estos últimos no pueden conmemorar la Ashura en el reciclado recinto, pero el ayuntamiento capitalino les cede para esas fechas la Plaza de Cataluña (adecuadamente habilitada y vallada para el evento), para que los chiítas de la ciudad puedan dar rienda suelta a su fe con todo el derramamiento de sangre que la devoción de los fieles consideren adecuada.

El barrio del Raval (apodado Ravalistán o Ravalpindi) ha sido definitivamente colonizado y se ha convertido en el Pequeño Pakistán, reproducción fidedigna de los arrabales de Islamabad. Hace poco un equipo de Animal Planet estuvo realizando un documental sobre las ratas más grandes del hemisferio norte, una variedad que prospera en estas calles (de 5 a 7 kilos). Otro Récord Guiness para Cataluña.

En gran medida, el deseo muchas veces expresado por visionarios nacionalistas, incomprendidos y denostados en su día, con la acertada fórmula “Abans moros que espanyols” se ha materializado. El turbante que asomaba por debajo de muchas barretinas ya se exhibe triunfalmente bajo los cielos límpidos de la Nueva Cataluña. Es la unión del laborioso burro catalán con el sobrio camello árabe unidos en “pau i germanor” contra el violento y tenebroso toro mesetario: la alianza de la babucha y la “espardenya”.

Además la colaboración musulmana en el proceso que ha llevado a Cataluña a la secesión ha sido decisiva. Los musulmanes han apoyado como un sólo hombre aquello que sus líderes les señalaron en el momento preciso. Como pago por esta inestimable ayuda, los musulmanes se han visto recompensados con la promesa cumplida del premio acordado por tal respaldo. Por toda Cataluña, empezando por las grandes ciudades, algunos barrios han sido puestos bajo administración musulmana (paralela a la oficial), habiéndose convertido en zonas “sharia compatible”, con autonomía en materia de orden público, seguridad y justicia. Otras zonas clasificadas como mixtas son controladas conjuntamente con la administración central, y el concurso de un cuerpo policial compuesto por agentes de ambas juridicciones, catalanes y moros. La administración de la justicia en esos territorios se lleva a cabo de manera ejemplar, rápida y eficaz. Próximamente llegará de Irán la primera máquina para amputar miembros de condenados. Hasta ahora las amputaciones legales eran ejecutadas por verdugos experimentados de Sudán, Somalía y Arabia Saudita.

Para las autoridades islámicas, y en razón de que Qatar ya es dueña de grandes extensiones de territorio catalán y de las mayores empresas del país, Cataluña ha pasado a llamarse Emiratos Unidos de Qataruña, y está formada por el Emirato de Lárida, el Emirato de Turtusha, el Emirato de Jiruna, el Emirato de Barsilona y el Emirato de Tarajuna.

La comunidad musulmana goza de ciertos privilegios, pues el régimen de la multicultura no es un “café para todos” que igualaría lo que es y está destinado a permanecer distinto. Los musulmanes no son una comunidad como las demás, y no podían estar tratados con el mismo rasero que el resto de colectivos. En primer lugar, porque los musulmanes no son unos recién llegados sin lazos históricos con Cataluña. Eminentes historiadores catalanes han demostrado que la presencia islámica en Cataluña no fue menor en importancia y trascendencia a la de otros territorios peninsulares, y que incluso en alguna época la mayoría de la población catalana fue musulmana. Lo que significaría que la gran mayoría de los catalanes tiene antepesados moros. Con la ayuda de investigadores dedicados y competentes, algunas señaladas familias de la élite nacional han hecho remontar sus orígenes hasta Arabia Saudí, Bagdad o Damasco. La honorable familia Pujol, de gran relevancia en los anales patrios, ha entroncado de esa manera con el mismísimo Profeta por vía materna. De hecho, el patriarca del clan (fallecido dramáticamante, en circunstancias nunca aclaradas, antes de presentarse a juicio: se lo encontró ahorcado debajo de un puente con los gayumbos puestos del revés) se llamaba Jordi Pujol i Soley, y era descendiente de moriscos refugiados en Francia: Soley = Suleiman). Varios de los miembros de la tribu se han convertido a la fe mahometana y se hacen llamar Al-Buyyol desde entonces, lo que ha facilitado la expansión de sus negocios con los países del Golfo y llegar a ocupar la dirección catalana del Banco Qatarí del Exterior. Como Qatar ha comprado el Principado de Andorra, y la Guardia Civil ya no controla el paso al valle andorrano, El-Oriol Al-Buyyol ya hace tiempo que no tiene necesidad de llevar sus ahorros escondidos en una mochila por esos montes.

En el capítulo de los intercambios comerciales y las relaciones financieras entre las monarquías petroleras y Cataluña, cabe destacar que el Barça, la joya de la nación catalana, ha sido adquirida al 100% por Qatar (el escudo ha sido redibujado: se ha eliminado la cruz y se la ha cambiado por un creciente), los Emiratos Árabes Unidos han comprado el puerto de Barcelona y el Corte Inglés, Arabia Saudita ha financiado la terminación de la Sagrada Familia, ahora convertida en la Gran Mezquita de los Països Catalans.

La fisionomía de Barcelona ha cambiado sensiblemente. La réplica de la nave que llevó a Cristobal Colón hace lustros que desapareció de los muelles del puerto. La insolente estatua del genovés que todavía se erguía como una afrenta al sentir democrático y pacifista del pueblo catalán no podía más que seguir ese camino. Se dudó durante un tiempo del destino de la estatua debido a las dudas acerca de la catalanidad del navegante. Mientras se consideró de manera positiva la vida y obra de Colón éste fue elevado a la categoría de Catalán Universal. Pero los aires cambiaron un día de dirección, como resultado de la campaña en su contra liderada por las comunidades amerindias de Cataluña y se llegó oficialmente a la conclusión de que el iniciador del expolio de los pueblos indígenas de América no podía ser un catalán con “seny”. Se desechó definitivamente la posibilidad de que pudiera ser considerado un hijo ilustre de esta nación amante de las culturas y modelo de tolerancia. Fue declarado Primer Genocida de las Américas y persona non grata. La ministra de Recuperación de la Memoria Catalana Antiimperialista Laía Puigdellivol y Wu, declaró en esa ocasión: “Aquest home era dolent i va fer molt de mal al pobles natius de America que forman ara la nación catalana. Colón fa fàstic. Fora!”.

Al quedar oficialmente desprovisto de su discutida filiación catalana y ser plenamente identificado con el imperialismo español, Colón ha cedido el sitio a Tupac Amaru, símbolo de la libertad de los pueblos nativos del Nuevo Mundo. Enterado de su próxima demolición, un casino de Las Vegas ha decido comprar la estatua de Colón, antes de que esta terminara en un desguace o entregado como chatarra a la numerosa comunidad zíngara de Badalona.

En la misma línea, se ha eliminado del callejero de toda la geografía catalana toda referencia a España y a los españoles, tanto personajes históricos como científicos y escritores. Y es que la Nueva Cataluña ha llevado a cabo una campaña antiespañolista que ha borrado toda huella del pasado español de Cataluña. El castellano ha sido proscrito de la administración y de todo ámbito público. La población que decidió seguir siendo española a la proclamación de independencia, se le ha permitido permanecer en Cataluña como extranjeros con derechos limitados. Muchos refractarios al nuevo orden han decidido volver a España. Al remanente se les ha asignado unas áreas donde puedan hablar entre ellos su idioma libremente y hacer sus procesiones de Semana Santa a la manera de Andalucía, Murcia o Extremadura y celebrar sus festividades étnicas sin contaminar la pureza de las celebraciones catalanas. La Fiesta del Pilar, antiguamente Día de la Hispanidad, ha sido convertida en la Semana de Cafrelandia.
La religión católica ha sufrido una sensible pérdida de su rebaño, debido a las numerosas conversiones y apostasías de la grey catalana. Algunos obispos catalanes sencillamente han cambiado de hábitos y ahora son imanes, respondiendo con ese oportuno gesto a la demanda cada vez más clamorosa de “Volem imans catalans” de un pueblo que parece haber encontrado por fin la senda de su verdadera vocación, el reencuentro con su auténtica identidad.

La Moreneta, patrona de Cataluña sigue siendo objeto de veneración, siempre más política que verdaderamente religiosa, hay que decirlo en honor a la verdad. Pero el cambio también ha llegado hasta ahí. Tras largos estudios e intensos debates se ha descubierto que la Moreneta no debía su nombre ni su color a fenómeno alguno de envejecimiento de la talla o al ennegrecimiento por el humo de las velas, sino simplemente porque es la representación de una africana, una negra del Monomotapa llegada antiguamente a estas tierras como la promesa de su certero provenir oscuro. Ahora se la llama la Virgen Banyamulengue, nombre mejor adecuado a la nueva realidad de Cataluña. Una realidad que refrenda la gran verdad que figura en el frontispicio del Parlament y en los corazones de los catalanes del tercer milenio: “Catalunya es més que una nación, es el món”.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

MEMORIA HISTÓRICA REAL: La crisis sanitaria actual y Franco, por Juan Chicharro Ortega

Published

on

Franco en el sanatorio antituberculoso de Guadarrama (Madrid), el 23 de febrero de 1949
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A lo largo de los dos últimos años la figura de Franco ha estado de forma cuasi permanente en los medios. La profanación de su tumba, objetivo del Sr. Sánchez y de sus colegas comunistas, era el motivo principal de esta presencia mediática pero también los ataques continuos a su familia y, desde luego, a quienes defienden lo que significó su mandato para España, como, por ejemplo, la Fundación Nacional Francisco Franco.

Sí, el Sr. Sánchez consiguió su propósito de profanar la tumba de Franco, trasladar sus restos a Mingorrubio y mantenerlos allí secuestrados en una situación seguramente sin parangón en el mundo. Algo extraño en una democracia occidental pero no tanto en un régimen socialcomunista como en el que nos encontramos.

Loading...

No es intención de estas líneas reiterarme en lo acaecido durante los dos últimos años sino incidir siquiera en la presencia aunque sea implícita y subliminal de Francisco Franco en el desarrollo de esta crisis sanitaria en la que nos encontramos.

Sí, no se extrañen de esto que digo pues la titánica lucha que nuestros sanitarios están llevando a cabo, pese a la incompetencia e inutilidad manifiesta de la gestión política del Sr. Sánchez, se ha fundamentado en muchas cosas pero sobre todo en la pervivencia de una red sanitaria pública organizada y construida por el régimen de Francisco Franco. De hecho, no pocos de los grandes hospitales españoles, por no decir la inmensa mayoría , llamados entonces ciudades o residencias sanitarias, fueron inaugurados por el Generalísimo.

Sería prolijo explicar aquí todo el proceso organizativo y normativo que comenzó con el Seguro Obligatorio de Enfermedad de 1942, pasando a la Ley de Bases de la Sanidad Nacional de 1944 y que culminó en 1963 con la Ley de Bases de la Seguridad Social. Y aún más lo sería darles una relación o lista según datos incompletos de 1974-1975 que el total de la infraestructura sanitaria creada por Franco se desglosaba en: 15 Ciudades Sanitarias más 2 Centros especiales y el Centro Nacional de Rehabilitación de Parapléjicos; 65 Residencias Sanitarias; 7 Hospitales Clínicos; 242 ambulatorios, más otros 207 ambulatorios provisionales; 260 Consultorios y 6 Centros de diagnóstico y tratamiento junto con otras instalaciones de nivel local.

Sería imposible abordar esta cuestión en el espacio de este breve artículo, pero si se repasa el listado desde la primera residencia inaugurada en 1949 hasta las que estaban levantándose o en fase inicial cuando Franco falleció en una de sus residencias sanitarias en 1975, es fácil percibir que ahí están la inmensa mayoría de los grandes hospitales españoles, centros de investigación, algunos situados entre los mejores de Europa.

A todos ellos en una acción de vergüenza nacional, para unos y otros, les han cambiado el nombre con la única intención de no identificar esta inmensa labor social llevada a cabo en España por Francisco Franco.

No los expongo aquí por cuestión de espacio más si hubiera alguien interesado en conocer algo más le recomiendo acuda a la página web de la FNFF donde, en un magnífico informe, el historiador Francisco Torres lo detalla en gran medida.

Leo al escribir estas líneas en «Abc» citar de nuevo a Franco como consecuencia de la censura marxista que el Sr. Marlaska quiere imponer a quienes no opinen como el Gobierno cuasi comunista que preside el Sr. Sánchez. Y es que en esa columna, que prefiero no citar, el articulista se acuerda de Franco a propósito de la censura. Le disculparé pues siendo joven pertenece a esa generación que convenientemente adoctrinada desconoce la totalidad de lo que significó para España la labor social de Francisco Franco.

Hoy en estas línea he intentado una ligera aproximación a que la batalla sanitaria que se libra en hoy en España tiene un componente muy importante en la red hospitalaria que se creó entre 1940 y 1975.

Y ese recuerdo se acentúa cuando viendo la gran labor desarrollada con la impresionante instalación de hospitales como el creado en Ifema uno advierte que no hubieran sido necesarios si no se hubieran desmantelado enormes complejos hospitalarios después de 1975 en beneficio de la sanidad privada. ¿Les suenan el Hospital del Aire o el del Generalísimo en Madrid o el Militar de Sevilla?

Sí, termino. La presencia implícita subliminal de Francisco Franco en esta crisis sanitaria está presente.

A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Colaboraciones

Carta a Pedro Sánchez de un médico sevillano despidiéndose de su larga militancia socialista

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

(Remnitido) Hola, Pedro, hola Presidente:

Te saludo en estos momentos tan duros para todas y todos nuestros compatriotas y para mandarte ánimos, fuerza y serenidad, eso es lo que debo hacer y lo que creo que se debe hacer en estos momentos.

Loading...

Llevo votando Socialista, al PSOE desde las primeras elecciones democráticas, recién empezados mis estudios de medicina, allá por los años 70s, y desde entonces la medicina pública en la que creo, ha sido la espina dorsal de mi vida. He ido creciendo como profesional y como persona en la sanidad pública andaluza, concretamente en la provincia de Sevilla mayoritariamente tras el MIR, en pueblos pequeños y grandes, haciendo sustituciones del único médico del pueblo cuando éste se iba de vacaciones o enfermaba, porque los médicos también enfermamos, muchas veces contagiados por nuestros pacientes, pero no pasa nada, porque forma parte de nuestra profesión y lo aceptamos de buen grado, cuando en muchos pueblos era EL médico, no, UN médico más, donde no había horarios.

Luego fui intentando ser selectivo con mi especialidad, pero la bolsa de trabajo manda y hay que comer y vivir, Presidente.

Luego ya me fui asentando a base de puntos y antigüedad, en puestos acordes a mi especialidad, pero sin olvidar que ante todo soy médico, médico de toda la persona, de todo el cuerpo humano.

Seguí votando Socialista una y otra vez, primero a Felipe González a nivel nacional y a Escuredo, Chaves, Griñán etc en las autonómicas, y a los diferentes socialistas candidatos en los ayuntamientos donde viví, voté en las municipales, autonómicas o nacionales, los que pusiese el partido, sin rechistar ni discutir sus nulas valías a veces, y fueron pasando los años.

No quise aunque me lo propusieron mil veces, estar en ninguna lista electoral, yo estudié medicina durante más de 10 años para ser médico, sin incluir el doctorado, mi ilusión y mi vocación, y siempre tuve claro que o era político o era médico. En esas listas electorales de todo tipo en las que no quise estar ví los nombres de muchos compañeros y compañeras junto a los que participé en manifestaciones contra Franco mientras aún vivía en su último año de vida cuando éramos casi unos niños.

Muchos de aquellos compañeros de estudios no acabaron la carrera, otros la acabaron, como si hubiese sido ingeniería, historia o derecho, daba igual porque no las iban a ejercer nunca. Ya entraron en nómina en el partido socialista aún en los años 1970 unos, y en los 1980 y siguientes años, otros, y allí siguen, en la órbita del partido, si no es en fundaciones, en empresas públicas del INMENSO entramado económico y de poder del PSOE.

Otros compañeros de partido, que lo fueron aunque nunca estuve afiliado al PSOE, sí lo estuve y lo estoy a la UGT, nuestro sindicato-espejo, y aún así incansables cada cierto tiempo me ofrecían puestos dentro del SAS, del Servicio Andaluz de Salud, pero que nunca acepté, a pesar de los jugosos pluses económicos que suponían doblar el sueldo, y mucho más incluso.

Pero verás, Pedro, me permito tutearte por edad y como compañero de partido, aún necesitándolo y mucho, ese dinero, no pude, me pareció INDECENTE enriquecerme a costa de presionar a compañeros y a recortar “gastos”, pero siempre en personal, haciéndolos redoblarse para no contratar a nadie para completar turnos, y a ahorrar gastos en los pacientes, en obligar a compañeros a prescribir medicamentos de gama económica y procedencia y control casi desconocida, un acto de fe creer en esos principios activos.

Me pareció indecente enriquecerme a costa de forzar altas y liberar camas o atrasar cirugías para ahorrar en “gastos superfluos” y en recortar servicios para la población, y LO PEOR DE TODO, en nombre del “Socialismo”, ¿qué socialismo es ese, Pedro?

He seguido siendo un médico que ha querido estar dentro de los turnos de guardias y hacerlas para no perder el contacto con la realidad de mi profesión.

Pedro, compañero presidente, desde niño oía aquello de que más sabe el demonio, por viejo que por diablo, y con curiosidad por saber cuándo seré lo suficientemente viejo para ello, y ahora, aunque creo que no soy viejo, lo debo parecer bien pasados los 60 años, porque así oigo a mis alumnos y/o discípulos describirme. El caso es que veo a jóvenes idealistas entre mis alumnos y compañeros de trabajo, como yo lo fui, pero verás, Pedro.

He ido viendo durante muchos años de todo en el SAS y en La Junta de Andalucía, he ido viendo tanta corrupción y tanta suciedad en la sanidad, que ya no puedo más, Pedro, viéndote nombrar a ineptos y a tontos útiles con tragaderas tan Grandes como su ansia de poder a toda costa al mando de la sanidad, viendo lo que está pasando. PERO AHORA YA NO, AHORA ESTÁN MURIENDO CIENTOS DE PERSONAS DIARIAS.

La vida me ha llevado a venir a Madrid, donde mi mujer y yo, ambos médicos, hemos venido a ayudar a nuestra hija con los preparativos de su boda, con un excelente joven, y además, los dos médicos al igual que nosotros. Una boda que iba a haber sido a mediados de abril, para lo que nos vinimos a la capital a principios de marzo entre vacaciones y algunos días de libranza de los muchos que nos debían y que nunca nos iban a pagar.

No creo necesario decirte, Pedro, que cuando la situación se agravó nos pusimos a disposición de nuestros puestos en el SAS, pero ni nuestras especialidades ni la situación de Sevilla lo requerían, así que nos pusimos a disposición de la sanidad Madrileña, donde sí nos aceptaron, y así hemos llegado a la situación de convivir 4 médicos en una misma vivienda, cada uno en una habitación para evitar contagios, como cuando hicimos nuestras carreras, unos hace unos años y otros, mi esposa y yo desde los años 80s.

Pedro, esta carta la estoy escribiendo llorando, si las lágrimas que están cayendo sobre el teclado hubiesen caído sobre un papel escrito, sería un gran borrón de tinta difuminada por las lágrimas, lo que he visto aquí y lo que ya llevaba visto en Andalucía durante toda mi carrera, me han llevado a perder mi fe en el socialismo, durante años he querido vota con la nariz tapada, votando a lo que creía lo menos malo, pero ya votando al PSOE sin ilusión los últimos años. Pero Pedro, Presidente, nunca pensé decir esto, pero ya no voy a poder votar nunca más al PSOE, has conseguido que pierda la fe en el socialismo, viendo a tanta gente indigna, mediocre, trepa a tu alrededor, aferrados a sus cargos, y tú el peor de todos, Pedro, además de tus socios catalanes y vascos, me has llevado a romper políticamente con mi partido de siempre.

Porque, Pedro, oigo tus largos discursos estudiados y preparados, llenos de impostación y teatralidad vana, pero carentes de humanidad ni dignidad, y me avergüenzo de ti, de nuestro partido, el PSOE, y de mí mismo por haberte votado y haber pedido el voto para ti a muchas personas. Vergüenza, siento mucha vergüenza y arrepentimiento por ello, porque Pedro, incluso algunas de esas personas a las que pedí el voto para ti, han fallecido víctimas del covid-19, y de tu inacción, Pedro.

Esto dicho anteriormente me duele y mucho, pero más aún me ha dolido ver como en vez de dar pasos para salvar vidas, dabas pasos para salvar tu puesto. Como me dijo otro viejo descorazonado compañero del partido en Madrid, de los de siempre, el día 5 de marzo: “Este tío (tú, Pedro) hace lo que haga falta por mantener su presidencia, el disparate de las manifestaciones del día 8 con esta crisis sanitaria es una locura, pero no hubo cojones para parar aquello, aquellas lobas feministas lo habrían crucificado políticamente”, y a sabiendas de que las horas eran vitales y así se lo decían y hacían saber los expertos desde hace mucho. Mucho antes del día 8.

Cuando acabe de escribir esta carta, irán cerca de 4.000 personas fallecidas.

He visto más cadáveres en estos días en Madrid que en toda mi carrera profesional durante 40 años, incluyendo las prácticas en el anatómico forense.

Es una pesadilla absoluta.

Pedro, Presidente, nombra un comité de expertos, de expertos de verdad y dimite. Convoca elecciones para después del verano, pero vete ya. Ten, por una vez en tu vida, TEN DIGNIDAD Y SALVA VIDAS DEJANDO A LOS VERDADEROS EXPERTOS.

He podido tragar como Socialista, con corrupciones, con golfos con vicios, con ansias de poder infinitas, y he querido creer que era lo menos malo, pero Pedro, no puedo más, nunca esperé ver cientos, muchos miles de muertes de personas en apenas unas semanas que se podrían haber salvado con unas decisiones políticas valientes que no hubo nadie capacitado para tomar.

-¡Presidente!

-¡Te hablo de miles de muertes por Dios!

-¡Que tienes hasta a familiares directos infectados, mucho más que la media!

-¡Pedro! ¡que tus familiares han estado expuestos por la soberbia de tu mujer, gritando “que el machismo mata más que el coronavirus”!

Dios no quiera que falleciesen ninguno de tus seres queridos y cercanos por haberse contaminado gracias al 8-M.

Pedro, horas después de terminar esa manifestación, con muchas de las asistentes llegando a sus casas borrachas y contagiadas, te apresuraste a empezar a hablar abiertamente la alerta sanitaria que callaste ese mismo día 8-M, eso podría y debería tener repercusiones legales, porque hay ya casi 3.000 muertes, y los muchos más que por desgracia vendrán, miles de muertes más.

No, no podré votar nunca más al PSOE, has ido demasiado lejos, ¡porque coño! ¡Que esto no es el Prestige soltando chapapote!, ni las mariscadas, ni los ERES falsos! ni los cursos de formación falsos para parados. ¡Que esto no es lo del perro muerto del ebola!

¡Que son y van a ser muchos miles de personas muertas, coño!

¡POR DIOS! ¡SOCORRO!

¿QUÉ COJONES HACE EL REY Y JEFE DEL ESTADO?

¡ALGUIEN TIENE QUE PARAR ESTO!

Pedro, te podría insultar como fruto de mi frustración y dolor, pero creo que lo peor que puedo decirte es algo que es una triste y desgraciada realidad:

HAS SIDO NEGLIGENTE,?HAS SIDO Y ERES UN PRESIDENTE INDIGNO, pero lo peor es que LO SIGUES SIENDO a pesar de tener ya miles de muertos en tu haber, de los que a muchos los podrías haber salvado. Cada hora DE INACCIÓN supone más muertes.

Se te podría acusar de haber actuado mal y tarde, tarde y mal, y podrías defenderte diciendo que no supiste hacerlo mejor, pero Presidente, SIGUES ACTUANDO TARDE Y MAL, Y SIGUES SIENDO INDIGNAMENTE NEGLIGENTE a pesar de que oigo a verdaderos EXPERTOS en sanidad en los hospitales siendo ninguneados desde las altas instancias por aquellos compañeros nuestros de carrera de medicina que NUNCA EJERCIERON porque se dedicaron a servir a nuestro partido, el tuyo y el mío, Pedro, el PSOE, desde hace ya 40 años.

Gente tan preparada para ejercer la medicina hoy como el Gran Wyoming, o sea, nada, están al frente de altos cargos relacionados con el control de esta PANDEMIA.

Toda EspaÑa se ha recluido en sus casas respetando la cuarentena solidariamente, salvo los típicos cuatro imbeciles inevitables de siempre, incluyendo en esos cuatro imbeciles al vicepresidente Iglesias y su ansia de de protagonismo con el que te has aliado, que conviviendo con una enferma confirmada y hasta en la duda de que él mismo también esté infectado, sea como sea, pone en peligro a todo su servicio de seguridad, choferes etc para poder aparecer en los telediarios a tu lado, Pedro, que también deberías estar en cuarentena estricta e imponiendo consejos de ministro por vía teleconferencia, pero no, ni para eso tienes autoridad.

Ya hay miles de muertos, Pedro, en Madrid usan ya a modo de gigantesco frigorífico el palacio de hielo para conservar a tantos muertos a los que no se da abasto para poder incinerar.

Pedro, como te dije al principio, te mando ánimos y serenidad, pero sobre todo FUERZA Y DIGNIDAD para tomar las decisiones correctas, INCLUIDO DIMITIR Y NOMBRAR A UN COMITÉ DE EXPERTOS DE VERDAD, sin servidumbres políticas ni compromisos adquiridos. Creo que sería el único gesto que te podría salvar como persona y como ser humano. Pero, Pedro. No lo vas a hacer.

Ya nunca vas a tener mi voto, y presiento que como el mío, muchos españoles más. No quiero hablar de política, pero es inevitable hacerlo cuando sois los políticos de los que dependen tantas vidas.

Permíteme que no te diga mi nombre, porque aún me quedan unos años para la jubilación, y en el SAS, aunque ya no esté el PSOE, las redes de mando y clientelares de 40 años aún perduran amenazantes con su vuelta, y quiero tranquilidad en mis últimos años, cuando mi mujer y yo volvamos a Sevilla, si sobrevivimos y volvemos.

Adiós, Presidente, adiós, Pedro, adiós PSOE.

Un humilde médico español


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Colaboraciones

El comunismo chino tiene miedo

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ramón Pérez-Maura.- En medio de la pandemia del coronavirus, la República Popular China ha dado una nueva muestra de la singularidad de ese régimen político. Una singularidad que demuestra la debilidad del gigante.

Esta semana hemos visto cómo el Gobierno del Partido Comunista de China ha ordenado la expulsión de aquel país de los periodistas que tenían destacados allí tres grandes diarios norteamericanos: «The New York Times», «The Wall Street Journal» y «The Washington Post». En total aproximadamente una docena de informadores. La razón sería que el régimen de Pekín acusa a los tres medios de ser agentes del Gobierno americano y esbirros del presidente Trump. Creo que lo de que el Times y el Post son esbirros de Trump es algo que la inteligencia china tiene que analizar con mucho cuidado. Eso sí que es novedad. Ése es el nivel de la verdad que difunde el régimen de Pekín. Y al tiempo que China expulsa a esos periodistas, exige un trato respetuoso y profesional para los corresponsales en Estados Unidos de los medios estatales chinos. Porque en la mejor tradición comunista, hay que respetar a quienes son los portavoces de la verdad del Estado. Y los que cuentan «la verdad» de acuerdo con los intereses de ese Estado.

Loading...

Es evidente que los corresponsales de esos tres medios norteamericanos estaban contando lo que veían en China al margen de los intereses de la Administración norteamericana. Y eso le puede parecer muy bien al Gobierno chino. Lo que no pueden soportar es que cuenten la verdad de lo que ocurre dentro de su país. El capitalismo salvaje que aplica el régimen comunista chino no alcanza a la libertad de expresión. Eso es simplemente inimaginable porque si un solo periodista chino intentase hacer al presidente Xi cualquiera de las preguntas que se hace cada día al presidente Trump, ese periodista dejaría de serlo. Puede que incluso dejase de consumir oxígeno.

Como muy bien ha dicho el columnista Walter Russell Mead («Beijing Escalates the New Cold War» WSJ. 19-03-2020) «en el pasado los comunistas se conformaban con impedir que la población china leyese lo que tiene que decir la prensa libre. Eso hoy no basta. Hoy están trabajando en construir un nuevo Telón de Acero que impida conocer lo que está ocurriendo dentro de las fronteras de China.» Porque cada vez es más difícil de mantener el equilibrio entre una pujanza económica, que permite a la población reclamar algún derecho, y la falta total de libertades que sigue poniendo el régimen chino. Es cierto que el chino es un pueblo extremadamente sumiso, que rara vez habla de sus libertades. Pero lo está haciendo de forma incansable en Hong Kong y saben que no va a renunciar a ellas en Taiwan. El afán de la China unida de reprender crea incertidumbres. Y la única forma de contestar a ellas no es con mayor libertad o escuchando a la población.

La respuesta siempre es la de la fuerza y la opresión del Estado. Y con ella se intenta imponer que la mayor sabiduría del partido debe ser reconocida siempre. Pero los medios extranjeros han estado contando e investigando errores que se han puesto de manifiesto en Wuhan, donde empezó esta pandemia todavía pendiente de una explicación. Y la solución de esta pandemia sólo se explica –hasta ahora– con la mentira. Mentira en sus orígenes y mentira en su resultado, porque por mal que lo estemos haciendo en algunos países europeos, no es creíble que ya haya más muertos en Italia que en China. Lo que hay en Italia es más medios de comunicación libres que pueden decir la verdad. Y el comunismo chino tiene mucho miedo a la verdad.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Colaboraciones

La profecía cumplida

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dardo Gasparre (R) El coronavirus, como otras pandemias, expone y resume en toda su monstruosa realidad el «problema malthusiano».

Al filo del siglo XIX un clérigo, economista, sociólogo, demógrafo, académico y estudioso de la historia, contertulio del filósofo David Hume y seguidor de Rousseau formuló una predicción archiconocida: como la población universal aumentaba en proporción geométrica y la producción de alimentos lo hacía aritméticamente, de la proyección de las curvas surgía claramente que el hambre y las enfermedades diezmarían la sociedad.

Loading...

El libro de Thomas Robert Malthus, An Essay on the Principle of Population, logró por un tiempo preocupar y ocupar a algunos sectores intelectuales porque el argumento parecía tremendamente sólido en ese momento. Pero otros intelectuales contemporáneos del curita, como Adam Smith y David Ricardo, habían empezado a sembrar simultáneamente la semilla del Capitalismo y a predicar las ventajas de la libertad de comercio. Justamente Ricardo, amigo del autor, sostuvo con él algunos debates que anticipaban lo que luego ocurriría: la potencia del liberalismo económico haría que la innovación y el empuje empresario resolvieran el problema.

La revolución industrial trajo también la mecanización del agro, a la que se le agregó la fertilización sofisticada, que luego darían paso a la producción científica de alimentos. Los logros impresionantes de la tecnología, los primeros agroquímicos, la biogenética, el geoposicionamiento y los estudios de clima y suelo, el intercambio entre las naciones y finalmente la globalización escarnecieron al pitoniso inglés y su teoría fué sólo usada como ejemplo de fracaso, casi una burla académica, durante dos siglos.

AL BORDE DE LO IMPOSIBLE

Pero de a poco, en los últimos 70 años, comenzaron a evidenciarse síntomas de que el demógrafo podría no haber estado tan errado. Si bien la hambruna no asoló a la humanidad, las necesidades de una población creciente y demandante fueron aumentando hasta el borde mismo de lo imposible. Porque junto a los avances en la producción de alimentos, los avances del hombre lograron prolongar la vida. De 37 años en 1800, cuando escribió el reverendo Thomas su libro, a casi 80 de hoy. Y la población total pasó de menos de mil millones a 7 veces y media esa cifra. Esto agravado porque el propio Capitalismo aumentó los niveles de bienestar y acostumbró a las sociedades a un estándar de vida veinte veces superior al de fines del siglo XVIII.

Ya el problema no es comer, solamente. Véase lo que ocurre con los sistemas jubilatorios, a punto de estallar globalmente, y con todas las sociedades insatisfechas con lo que perciben. O los sistemas de salud, también saturados, mal financiados, chupándose una parte substancial de los presupuestos de todos los países, o en su defecto, desatendiendo a masas cada vez más grandes de enfermos. O la atención de los ancianos, un problema de costo y también ético tanto para el Estado como para las familias, que se ven en la disyuntiva permanente de condenar sus viejos a la extinción o atenderlos a un altísimo costo.

Las dos grandes guerras disimularon y postergaron la percepción de la gravedad del cambio, al reducir el crecimiento vegetativo de modo brutal y al paralizar las expectativas y reclamos de bienestar ante la imposibilidad de lograrlos. Pero el sendero se retomó en cuanto volvió la paz y el progreso y el crecimiento fácil cambiaron el foco de los gobernantes y gobernados.

La posterior globalización, tan poderosa y positiva en muchos aspectos, multiplicó los problemas de población, ante el desequilibrio que plantean las migraciones, una muestra extrema del problema del crecimiento demográfico y del derecho a la búsqueda del bienestar. Habrá que imaginar la visión malthusiana de estos cambios y su opinión sobre el efecto arrollador del Principle of Population.

El punto donde mejor se sintetiza ese principio es el calentamiento global y la destrucción del ecosistema, que el británico economista ni imaginó siquiera. Los recursos para la alimentación se consiguieron. Su teoría fue superada. ¿Pero a qué costo? Al oponer al poder de la naturaleza animal la fuerza de la inteligencia humana, el resultado fue la virtual quiebra del medio ambiente. Porque, además, a la necesidad elemental de alimentarse, se sumaron las necesidades creadas, la salud, la inmortalidad, el derecho al bienestar, cuando no al lujo. Los lectores que consumen árboles o kilovatios, viajeros que queman carbón y consumen oxígeno y producen monóxido, bienestar que hace subie los mares, aumenta el calor y seca las tierras, o mata las especies.

EL CORONAVIRUS

El coronavirus, como otras pandemias, expone y resume en toda su monstruosa realidad el problema. Pero la del covid-19, pese a no ser de las peores, amplifica la combinación de todos los efectos poblacionales. La aglomeración, las migraciones, el turismo masivo, la globalización, la velocidad, facilidad y baratura de los desplazamientos de personas, la libertad de circulación. También la pérdida de escala de los sistemas de salud, que son y serán excedidos por la fuerza de la masa humana, como temía el pastor inglés. Para peor, encuadrado en sistemas democráticos que también se prostituyeron y deterioraron hasta la ineficacia y la inutilidad a medida que las sociedades se transformaron en masas por la sola fuerza del número y los políticos en burócratas que las manejaban con pura dialéctica por conveniencia e incapacidad.

Ocurre que los recursos también han crecido geométricamente, como otrora la población, pero las necesidades ahora crecen exponencialmente. La ecuación malthusiana se está planteando nuevamente doscientos años después, pero en otra dimensión.

Encerrado en su casa y en su miedo, tigre cautivo e impotente en su jaula de zoológico decretada, el ser humano se siente de pronto inmensamente pequeño e inmensamente frágil y delega su libertad en las manos de cualquier gobierno que parezca más o menos decidido. Aflora lo peor y lo mejor de cada uno, como en toda tragedia. De pronto, hasta se siente culpable del virus, porque finalmente, el virus avanza porque hay gente, y avanzará más cuanta más gente haya.

Como si la furiosa admonición bíblica: «Ganarás el pan con el sudor de tu frente y parirás a tus hijos con dolor», en realidad no hubiera sido el auténtico castigo divino; sino que el verdadero castigo se hubiera plasmado en otra frase del Génesis: «Creced y multiplicaos». O exponenciaos.

En algún lugar de la eternidad en la que él creía, Thomas Robert Malthus sonríe amargamente.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »