Connect with us

Nostalgia

Cómo éramos los españoles en 1963…

Published

on

El barcelonés José Guardiola sólo consiguió dos puntos y quedó duodécimo en la edición de 1963 del festival de Eurovisión celebrado en Londres / YOU TUBE
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El año 1963 está marcado por el nacimiento de los sindicatos CCOO y USO. Un militante clandestino del Partido Comunista, Julián Grimau, fue ejecutado por delitos cometidos durante la Guerra Civil.

Como ejemplo de los avances hacia un estado más moderno en el ámbito económico cabe destacar la aprobación de la Ley General Tributaria. También en el terreno comercial, nuestro país deja cada vez más atrás la autarquía. España ingresa en el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) este año.

Música y moda

En el festival de Eurovisión, España no llega a triunfar en esta edición. La canción ‘Algo Prodigioso’ de José Guardiola, nacido en Barcelona en 1930, sólo consiguió dos puntos y quedó en el duodécimo puesto.

La apertura al exterior se plasma también en la moda juvenil. Los aires rockeros importados de Reino Unido traen a España un nuevo movimiento: los ‘ye-yes’. Las faldas se van acortando y triunfan los vestidos con un toque infantil y las melenas lisas.

“España es diferente”

La creciente importancia del sector del turismo en nuestra economía lleva a acuñar el eslogan “España es diferente”. Todavía seguimos anclados en tópicos como la siesta, el flamenco y los toros para diferenciarnos del resto de países europeos. Unos clichés de los que todavía en pleno siglo XXI cuesta dejar atrás.

Este 1963 también salen a la venta lo cigarrillos Ducados en hebra negra de tamaño largo. Desde su salida al mercado, el producto fue acogido de forma muy exitosa por la sociedad española.

Deportes y toros

El vencedor de la Vuelta a España aquel año fue Jacques Anquetil. La Liga de fútbol de 1962/1963 la ganó el Real Madrid. En el campo taurino hay que destacar que el Cordobés toma la alternativa.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cine y Televisión

Las azafatas a las que lanzó a la fama el «Un, dos, tres…», el mítico programa de Chicho Ibáñez Serrador

Published

on

Victoria Abril fue azafata de «Un, dos, tres... responda otra vez»
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

A principios de los setenta, Chicho Ibáñez Serrador revolucionó la forma de construir televisión con el nacimiento del «Un, dos, tres… responda otra vez», el legendario programa que el guionista y director uruguayo creó para Televisión Española. En la cadena pública, el concurso se convirtió en un auténtico referente en los veinte años y diez temporadas que estuvo en la pequeña pantalla.

Acompañando a los diferentes presentadores que tuvo el recordado formato (Kiko Ledgard, Mayra Gómez Kemp, Jordi Estadella, Miriam Díaz-Aroca, José María Bachs y en la «recuperación» del programa en 2004, Luis Larrodera), Ibáñez Serrador creó la figura de las azafatas. También conocidas como secretarias, se trataba de un grupo de seis jóvenes chicas que asistían al presentador de turno para ayudarle en las diferentes tareas, como presentar a los concursantes u ofrecerles las diferentes preguntas a responder.

El «Un, dos, tres…», así las cosas, se convirtió en el trampolín a la fama de muchas de ellas. El ejemplo más claro es el de Victoria Abril, que tras su paso por el programa (en el que estuvo de 1976 a 1978) saltó a la fama y hoy es una de las actrices españolas más reconocidas del planeta. Ganó el Goya en 1995 por «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto» y estuvo nominada a otros ocho, así como a dos Premios César (los galardones más reconocidos del cine francés).

Carreras exitosas

Igualmente exitosa ha sido la carrera de Lydia Bosch, que debe su nombre artístico al propio Ibáñez Serrador, que le propuso que se «inventase» ese apellido cuando la descubrió en 1984. Estuvo en el «Un, dos, tres…» durante dos temporadas y desde entonces, ha protagonizado series tan exitosas como «Médico de familia», «Sin identidad» y más recientemente «La verdad». En 2001, fue nominada al Goya a Mejor Actriz por su trabajo en «You are the one (una historia de entonces)», a las órdenes de José Luis Garci.

No son las únicas azafatas, no obstante, a las que impulsaron Ibáñez Serrador y su «Un, dos, tres…». La célebre presentadora Paula Vázquez, hoy al frente de «Fama, ¡a bailar!», también debe su estatus al concurso. Lo mismo que la cantante y actriz Nina, exdirectora de «Operación Triunfo» en sus exitosas primeras temporadas. También la risueña Silvia Marsó, una de las azafatas más recordadas del formato y que, después del «Un, dos, tres…», participó en un gran número de proyectos exitosos tanto en cine como en televisión. Y María Abradelo, que posteriormente presentó programas como el mítico «Arrasando», en Castilla-La Mancha Televisión.

En ese sentido, no hay que olvidar a la recordada Kim Manning, la más exótica de las secretarias y que hoy en día ostenta el récords de más programas como azafata del programa, en el que estuvo de 1983 a 1988 y durante más de 130 emisiones. Especialmente recordadas son sus coreografías y sus divertidas conversaciones con Mayra Gómez Kemp, que convirtieron a la estadounidense (que después formó parte del elenco de «Manos a la obra») en una de las azafatas más recordadas del programa.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cine y Televisión

Chicho Ibáñez Serrador, el genio creador que revolucionó la televisión en España

Published

on

Chicho Ibáñez Serrador con Ruperta - RTVE
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Muere Chicho Ibáñez Serrador a los 83 años, creador del mítico programa de televisión «Un, dos, tres… responda otra vez» y director de películas de culto del cine de género como «¿Quién puede matar a un niño?» y «La residencia». El creador televisivo y cineasta había sido ingresado de urgencia este viernes por una infección de orina. El cineasta, que contribuyó a popularizar el cine de terror y fantástico en España, sufría desde hace años una enfermedad degenerativa que le obligaba a ir en silla de ruedas.

«Estoy sentado en la cama frente al televisor, tengo uno muy grande, muy grande. Me entretiene y hace que pase el día más rápido. Solamente por eso tengo que agradecerle a la televisión», relató Chicho Ibáñez Serrador a Efe en noviembre de 2010, recién galardonado con el Premio Nacional de Televisión.

Nacido en Montevideo, fue reconocido con el Goya de Honor en la última edición de los premios, aunque no pudo asistir a la gala de Sevilla, y hace apenas unos días, el 4 de junio, la Filmoteca de Barcelona le rendía homenaje en un acto al que tampoco pudo acudir por su delicado estado de salud, y durante el que se proyectó la película ‘¿Quién puede matar a un niño?’. Narciso «Chicho» Ibáñez Serrador se crió entre giras y escenarios, y debido a una enfermedad que padeció de niño se convirtió en un ávido lector y desarrolló su vocación intelectual.

En la década de los cincuenta, ya en España, trabaja como actor en la compañía de teatro de su madre y, poco después, pasa a la dirección teatral. En 1957 regresa a Argentina y, junto a su padre, inicia una exitosa colaboración en teatro, radio y televisión. Ibáñez Serrador se convirtió en un reputado profesional como actor, realizador y guionista en la televisión argentina, firmando muchas veces sus textos con el seudónimo Luis Peñafiel. Siendo el teatro sus orígenes, –«mi escuela, mi universidad, mis antepasados», en sus propias palabras– descubrió que la dirección y la escritura le atraían más que la actuación, convirtiéndose en lo que él denominó «autor que dirige» o «autor que realiza».

Llegó en 1963 a España, con cintas de sus trabajos en Argentina que presentó en Televisión Española, a la que trasladó todo lo que había aprendido en América, revolucionando y modernizando la televisión de los sesenta en nuestro país con series como Mañana puede ser verdad o La historia de Saint Michel, pero especialmente con Historias para no dormir (1966). A estas se suman los títulos para la pequeña pantalla El último reloj, El asfalto, Historias de la frivolidad y El televisor (1974). Especializado en adaptaciones literarias y biografías de personajes célebres, sobre todo en su etapa argentina, fueron sin embargo sus historias de ciencia ficción y de terror las que más impactaron al público.

Este género también lo cultivó en el cine, alumbrando emblemáticos títulos del fantástico y el terror español: La residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976), de las que fue guionista y director.

Un, dos, tres… responda otra vez

Su sello de identidad también incluyó el humor, con las presentaciones previas que hacía en Historias para no dormir o en los ciclos de ‘Mis terrores favoritos’, a los que aportó un toque de ironía y comedia. En la carrera de este divulgador de los clásicos del género, también figuran novelas radiofónicas y las obras teatrales Aprobado en castidad, El agujerito y El águila y la niebla.

Fundó la productora Prointel en 1970 para desarrollar sus propias producciones en cine, televisión, teatro y publicidad, entre las que se encuentran el mítico programa ‘Un dos, tres, responda otra vez’.

En abril de 1994 «Un, dos, tres… responda otras vez» dejó de emitirse y volvió en 2004 con el título «Un, dos tres… ¡A leer esta vez!», con un plató temático dedicado a un clásico de la literatura y con Luis Roderas en el difícil reto de igualar a ilustres antecesores como Kiko Ledgard, Maira Gómez Kemp y Jordi Estadella.

Al «todoterreno» televisivo que fue Ibáñez Serrador se debe el concurso de TVE sobre el mundo animal «Waku Waku», estrenado en 1989 con Consuelo García Berlanga y por el cual desfilaron varias presentadoras, la última Nuria Roca.

En 1990 comenzó en la misma cadena «Hablemos de sexo», convertido en el primer espacio de información y divulgación sexológica de la televisión, que condujo la psicóloga Elena Ochoa.

La trayectoria del hombre «tímido» que asustó, divirtió e hizo pensar al público fue reconocida con el Premio Nacional de Televisión en 2010, el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna, el Premio Ondas al Mejor Programa por ‘Hablemos de sexo’, premios Antena de Oro, Premio Iris y Premio Feroz de Honor, entre otros galardones, a los que ahora se suma el Goya de Honor 2019.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cine y Televisión

¿Qué fue de la actriz de Pippi Calzaslargas?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

COPE.- Uno de los personaje más simpáticos y alocados de los años 70 fue la pequeña Pippi Calzaslargas. Inger Nilsson, una niña sueca de 10 años fue la encargada de ponerse en su piel. En 1969 se estrenó el primer capítulo de la serie, al poco tiempo traspasaría las fronteras de su país de origen y se convertiría en un fenómeno mundial.

La historia de Pippi se basaba en los libros del mismo nombre escritos por Astrd Lindgren, en ellos se contaban las aventuras de una chica pelirroja que vivía sola con la única compañía de su mono, el Señor Nilsson y su caballo. Además, Pippi no era como los otros niños, tenía una fuerza descomunal y no le tenía miedo a nada.

La serie duró únicamente 18 capítulos, tras ellos se rodaron 4 películas en tan solo 2 años. A pesar de éxito de Pippi Långstrump, Inger no se hizo de oro. En los países nórdicos los niños que eran actores no tenían permitido cobrar y la sueca nunca firmó derechos por la comercialización de su imagen.

Este papel eclipsó su carrera posterior y le costó volver al mundo de la interpretación. En 1978 probó el camino de la canción sacando un disco en el que cantaba alguna de las canciones de la serie. Tras unos años de inactividad Inger volvió a ponerse frente a los focos y realizó algunas series de televisión y películas, aunque no le fue impedimento para poder compaginarlo con su trabajo de secretaria.

En 2006 se metió en la piel de una médica forense en la serie ‘Der Kommisar und das meer’. Actualmente, la actriz lleva una vida lejos de la actuación y ha encontrado su residencia en la agradable Málaga, lejos del frío de Suecia.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish