Detenido un indigente africano por cortar el cuello a un trabajador de la ONCE con una botella en el aeropuerto Tenerife Sur - ALERTA NACIONAL
Connect with us

Sucesos

Detenido un indigente africano por cortar el cuello a un trabajador de la ONCE con una botella en el aeropuerto Tenerife Sur

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Ocurrió en noviembre pero la noticia ha trascendido ahora.  La Policía Nacional ha detenido a un indigente de origen africano en el aeropuerto Tenerife Sur-Reina Sofía tras agredir a un trabajador de la ONCE rompiéndole una botella en la cabeza y posteriormente ocasionarle un corte en el cuello.

El suceso tuvo lugar este viernes, sobre las 8:30 horas de las mañana, a la salida de las instalaciones aeroportuarias del sur de Tenerife.

Por causas que se desconocen, según informó Radio Club de Tenerife de la Cadena Ser, el detenido atacó con la botella de cristal a su víctima de forma sorpresiva, que quedó tendida en el suelo gravemente herida.
Redes sociales/ Momento de la detención

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil intervinieron para frenar la agresión, deteniendo in situ al atacante de origen africano, el cual se resistió activamente a su arresto, siendo necesaria la intervención de varios agentes para llevarla a cabo.

El herido se trata de un trabajador de la ONCE que fue rápidamente conducido a un centro hospitalario para ser atendido de una herida en la cabeza y un corte en el cuello. La rápida respuesta policial evitó consecuencias mayores.

Según parece, el detenido llevaba tres semanas viviendo en las instalaciones de la terminal. En las próximas horas pasará a disposición judicial acusado de un homicidio en grado de tentativa y atentado a agentes de la autoridad.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Sucesos

Sufre un infarto en plena calle en Madrid, le roban y le quitan hasta los zapatos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Un hombre de unos 50 años de edad falleció de un infarto en la calle Péndulo del barrio de Valdebernardo del distrito de Vicálvaro y después de muerto le desvalijaron. La dejaron hasta sin zapatos, según ha adelantado El Mundo.

Ocurrió el pasado 9 de enero. Un vecino alertó al 091 y estos a los los servicios de Emergencias que solo pudieron certificar su muerte. Hasta el lugar acudieron agentes de la Policía Nacional y Municipal. El cadáver yacía en el suelo, a la altura del número 25 de la citada calle. No tenía ni abrigo ni zapatos ni reloj. En el cuello tenía una marca como de haberle dado un tirón para quitarle una cadena o collar y en el suelo había restos de una pulsera. Estaba indocumentado puesto que, según todos los indicios, le dejaron limpio: sin nada.

Investigación policial

La autopsia confirmó que la víctima falleció de muerte natural: un infarto al corazón. Debió desvanecerse y quedar tendido en ese lugar. Cuando llegaron los sanitarios llevaba un par de horas muerto.

En estos días nadie ha reclamado el cuerpo, que sigue en el Instituto Anatómico Forense, a la espera de ser identificado. La Policía Nacional investiga los hechos para esclarecer lo ocurrido.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sucesos

Los «antidisturbios» detienen a un angoleño en pleno atraco a un supermercado de Centro

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Las imágenes hablan por sí solas. Un hombre, de 22 años y origen angoleño, fue sorprendido «in fraganti» por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) durante un atraco a un supermercado de la cadena Día, en el número 16 de la calle de San Francisco (Centro). Los hechos tuvieron lugar sobre las 15.45 horas de ayer cuando el delincuente, armado con un cuchillo, se personó en el establecimiento. Pero no llegó muy lejos.

El personal del supermercado dio aviso al 091 de lo sucedido, por lo que rápidamente varias patrullas de la Policía Nacional se desplazaron hasta allí. No obstante, fueron los efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) los que, protegidos con escudos balísticos, redujeron al sujeto, encañonándole con fusiles de asalto.

Previamente, los agentes le habían instado a que tirase el cuchillo, algo que hizo, no sin dejar de amenazar a clientes y empleados. La intervención se saldó sin heridos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sucesos

Oleada de robos a ladrillazos en comercios junto al centro de menas de Hortaleza

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

No ha sentado bien la llegada del nuevo año al barrio de Pinar del Rey, en el distrito de Hortaleza. En apenas seis días, cerca de una decena de comercios han amanecido con el escaparate reventado o las cerraduras de sus puertas forzadas. Los establecimientos están ubicados muy cerca del centro de Primera Acogida de Hortaleza (Valdetorres de Jarama, 1), ocupado en su mayoría por menores extranjeros no acompañados (menas), por lo que son varios los afectados que apuntan a estos internos como los autores materiales de los robos. Otros, en cambio, prefieren guardar cautela y que sea la Policía quien se encargue de esclarecer los hechos: «La único claro es que están entrando de noche en las tiendas para pillar cuatro duros y provocar destrozos, pero no sabemos quién».

La pasada Nochevieja, los ladrones aprovecharon el jolgorio para estampar un bloque de hormigón en el cristal de la zapatería Norteñas, en el número 12 de la avenida de San Luis. Tras ello, accedieron por el pequeño agujero para hacerse con el poco dinero de la recaudación, no más de 200 euros, y sustraer algunas zapatillas. « Dejaron la piedra ahí mismo, tirada en la acera», apunta María, al frente del negocio desde hace más de 25 años. Meses atrás, se mudaron de local, aunque no de calle. «En el otro lugar también hemos sufrido robos, pero aquí es el primero», añade, convencida de que el asalto lleva la firma de algunos de los menores inmigrantes: «Qué casualidad que antes estuvieran todos los días delante de la tienda y, desde que pasó esto, no hayamos visto a ninguno».

Su testimonio, no obstante, contrasta con el de su vecina de negocio, también víctima de esta oleada. Los delincuentes quebraron el cristal de la puerta de su peluquería, ocho números más arriba, y arrancaron la caja registradora. «Prefiero no decir nada hasta que no termine la investigación», justifica, sin querer culpabilizar a nadie. «Cuando vinieron los agentes, me dijeron que podían ser de cualquier parte», prosigue, mientras gesticula con la mano en todas direcciones. Al igual que en el caso de la zapatería, el robo se produjo de madrugada, solo que un día más tarde. Parte del material que emplean apareció tirado en una pequeña jardinera aledaña al establecimiento.

En la siguiente manzana, la panadería Sanz Plaza tuvo más suerte. La dueña no pudo arrancar su jornada con normalidad al comprobar que la cerradura había sido manipulada. «No consiguieron entrar», incide dubitativa. La puerta, con las marcas todavía recientes, continúa sin picaporte: «Pero eso fue de una anterior vez». En la misma línea que la peluquera, desconoce quiénes son los presuntos responsables. «Pregunté en la farmacia y me dijeron que en los tres primeros días del año habían robado en siete comercios», remarca, indicando la siguiente parada de esta particular ruta trazada por los rateros.

A espaldas del edificio, son dos los negocios damnificados. Una gestoría, con el cierre bajado el pasado viernes por la mañana; y una mercería regentada por trabajadores de nacionalidad asiática. En este punto, la mujer que atiende tras la barra no habla casi español, por lo que resulta imposible saber si la rotura del escaparate que cubre con papel de regalo es reciente o no. En cualquier caso, la verja metálica que hay detrás del cristal impide cualquier tipo de saqueo. « Lanzaron una botella que compraron ahí», logra chapurrear, en alusión al bazar de alimentación chino que hay en la esquina.

A cinco minutos a pie de esta zona de San Lorenzo, ya en la UVA de Hortaleza, dos trabajadores reponen la luna de un supermercado Aldi, fracturada en la madrugada del pasado viernes. Ese día también apareció estallado el escaparate de una frutería de la calle de Totana. «Solo se han llevado una caja de fruta», afirma su dependiente, antes de atender a un cliente. El pequeño agujero, tapado con un cartón, evidencia que solo personas de poca corpulencia pudieron acceder sin cortarse.

El estallido de hurtos y vandalismo, además de a los comercios, se extiende también a vehículos aparcados en el enclave. El sábado, sin ir más lejos, un residente observó cómo un grupo de jóvenes, presuntamente de origen magrebí, rompía la luna de una furgoneta para accionar la manilla de la puerta desde el interior y sustraer así los objetos guardados. Días antes, fueron los retrovisores de varios coches los que resultaron destrozados. «En este barrio siempre han pasado este tipo de cosas», relata un hombre de avanzada edad que no cree que la llegada masiva de estos menores al centro sea el detonante de todos los problemas.

El incremento en los últimos años de los robos, agresiones y actos vandálicos ha dividido a la barriada entre partidarios y detractores de los adolescentes. Los primeros consideran que el clima de tensión ha venido acompañado de «una campaña de criminalización», alimentada desde formaciones políticas como Vox y llevada hasta el extremo por determinados grupúsculos de ultraderecha. Una visión radicalmente opuesta a la denunciada por parte del vecindario y cuyo enfrentamiento ha encajonado un conflicto sin visos de resolverse.

Mientras eso llega, algunos moradores advierten de que se ha visto a varios de los chicos trepar por las fachadas de los bloques más cercanos para alcanzar las terrazas; un extremo aún en investigación. «La Policía ha recomendado a los que viven en los pisos más bajos que cierren las ventanas y bajen las persianas», manifiesta un joven. Dada la situación, en el barrio son muchos los que se preguntan si esta nueva oleada está relacionada con ellos o, por el contrario, alguien quiere aprovechar la coyuntura para culpabilizarles.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: