Connect with us

Opinión

¡¡¡El honor militar¡¡¡

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Contra lo que algunos opinan, la deontología, y concretamente la deontología militar, es decir, el estudio de los deberes militares, y de las obligaciones, en tanto que sean deberes, no es ociosa. Hay normas fijas, dice Vigón, para alcanzar la perfección; y no es cierto, como opina Marañón, que lo mejor con respecto a la conducta moral sea siempre la que sea mas eficaz; la verdad, un poco distinta, es que la conducta que se ajusta más estrechamente a la moral, es, en último término, la más eficiente. Que un espíritu reflexivo pueda descubrir por si mismo las normas a las que ha de someterse no es discutible; pero inferir de esto que la conducta profesional no tiene por qué someterse a las leyes ni reglamentos, es una invitación a todos los desvaríos de la inmodestia, a todos los riesgos de la necedad.

Un militar no puede ser un buen cristiano si no es un buen soldado; y nunca será mejor soldado que cuando viva como un cristiano perfecto. A principios del XIX todavía estudiaban los Caballeros Cadetes del Colegio de Artillería un breve catecismo militar, que les enseñaba: “Al modo que peca un magistrado cuando juzga mal por ignorancia, así también peca un comandante cuando ordena mal sus tropas por la misma causa. Cada uno está obligado a saber de su oficio; y el honor y la conciencia obligan en todos los estados a renunciar los encargos que no sean capaces de desempeñar. Si un joven que abraza la carrera de las armas se persuadiera que por honor y por conciencia es responsable de los males que originaría su ignorancia o poca aplicación, sería difícil que con los principios de un buen nacimiento y educación se abandonase a la pereza”.

Se puede decir que el verdadero honor es el estímulo humano que nos induce a cumplir rectamente nuestros deberes, cuando nuestra vida no está inspirada en un sentido religioso.

Para las sanciones humanas establecidas para los que faltan a sus obligaciones, y el castigo que amenaza a los que faltan a sus deberes, el honor militar tiene exigencias intermedias: más severas que las leyes y los reglamentos castrenses, porque el honor es más susceptible que la venganza publica; pero menos estricta que la Ley de Dios y también menos clemente y piadosa que la justicia divina; pero, en todo caso, censuras referidas a ciertos actos u omisiones “que lesionen principios o intereses vitales de la convivencia social”.

Así entendido, el ámbito del honor queda sujeto a la circunstancia histórica sólo en la medida que ella determina la elevación mayor o menor de la barrera de imperativos legales; o en cuanto, por razones de cualquier orden, las exigencias del grupo social que lo discierne experimentan variación de volumen.

Cuando el área de estos grupos sociales coincide con las de las corporaciones profesionales, vienen a hacerse éstas, además de censoras del honor de sus individuos, depositarias y participantes de él, de donde le viene a la propia corporación una suerte de prestigio, el honor del gremio, que, de nuevo, redunda sobre cada uno de sus individuos. Nuestra profesión que, como tal, posee un Código moral de conducta como son las Reales Ordenanzas, no pretende que todos los profesionales sean honorables por naturaleza, sino que dado el caso de comportarse innoblemente, el resto de los profesionales de la milicia tienen la potestad de exigir que este descarriado vuelva a respetar las normas de conducta que en las citadas se exige para todos los miembros de las Fuerzas Armadas.

El hecho de que las exigencias sean distintas de una corporación a otra es, en cambio, indicio de insolidaridad espiritual, que no habla bien de la sociedad que las integra.

La medida de su perfección la dará la tasa del rigor y la amplitud del círculo de su vigencia.

Que aquél se haya ejercido se haya ejercido en direcciones inconvenientes es una desdichada historia. “El conflicto, dice Valdecasas, entre los preceptos de la moral cristiana y la moral propia de la sociedad no es exclusiva de ninguna época”. Pero la gloria de la nuestra sería que todos entendiesen que sólo en la univocación de todas las exigencias profesionales, con los preceptos morales, está el fundamento del perfeccionamiento social. Cuando esto ocurra, y todo hombre en su oficio, se haga cargo del deber que le marca su Código deontológico, el progreso técnico y el bienestar material vendrán por añadidura.

Teniente coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

A la Conferencia Episcopal: de pastores de la Iglesia a gallinas de corral

Published

on

texto alternativo
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El comportamiento de la Iglesia con respecto a la exhumación de Francisco Franco ha demostrado tal cobardía que ha contribuido entre los creyentes a aferrarse a su fe, por encima de los pastores de la Iglesia.

El doblegarse a un poder ejecutivo y ante una sentencia, por mucho que haya sido dictada por el Tribunal Supremo, tiene una clara, evidente y manifiesta explicación: cobardía, a perder los privilegios de la Iglesia Católica que vienen desde hace tiempo amenazados.

La inviolabilidad de una Basílica, depositaria de los cuerpos de las personas enterradas, está por encima de cualquier poder, ya se ejecutivo, judicial o legislativo.

No es la democracia, es la tiranía y a ella, se ha apuntado una Iglesia, que existe en España gracias a que Francisco Franco derrotó a los que querían dinamitarla.

Hay un refrán universal, “ser agradecido es de ser bien nacido” y el caso que nos ocupa, la Iglesia Española ha vendido su alma al diablo.

De pastores os habéis convertido en gallinas de corral.

Menos mal que los creyentes tenemos y perseveramos nuestra fe, muy por encima de los pastores de la Iglesia.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¿Izquierda materialista?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Esta costumbre de nuestra izquierda hispana por remover osamentas (escribo el 24 de septiembre de 2019) no es nueva y apunta a una constante histórica (los eones de Eugenio d’Ors) que contradice a la imagen convencional que tenemos del progresismo. Siempre se ha dado por supuesta la idea de que la izquierda es más material, alejada de las ideas religiosas o espiritualistas, mientras que los conservadores son más apegados a una concepción trascendente (concretamente, cristiana en nuestro ámbito cultural) de la vida. Los exabruptos y reacciones que la izquierda españolas (me centro en ella) ha mostrado históricamente me hacen poner en duda este cliché. La II República española, que supuestamente venía a traernos el laicismo y la ilustración tras siglos de oscurantismo, se estrenó, en mayo de 1931, con la quema de iglesias y conventos en Madrid y Málaga.

La insistencia y persistencia del odio religioso en la guerra civil hace pensar que hay aquí una concepción del conflicto político como conflicto de civilizaciones y, en última instancia, religioso. En la dicotomía Modernidad-Tradición, se suele situar a la izquierda en el primer elemento. Pero, ¿es así? Permítaseme repetir algo ya escrito: “Cuando se irrumpe en una capilla con la intención de profanarla, o se hace una procesión blasfema no se actúa desde la fría razón. No sirven las ideas y argumentos. Estamos en el terreno de las pasiones profundas, de lo trascendente -o su negación-. Este debate, esta lucha se sitúa en un nivel religioso, porque la actitud blasfema tiene también un carácter religioso, aunque negativo”. (“Podemos tiene razón”, en http://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=26458).

Pemán, en uno de sus artículos, cuenta una anécdota significativa: en la guerra civil española, un miliciano, en un acto de saqueo, se encuentra un fajo de billetes de banco, lo mira y lo arroja al fuego. ¿Materialismo? ¿Lucha por las condiciones económica? Yo diría que lucha de religión: combate apocalíptico entre el Bien y el Mal. No Postmodernidad ni Tardocapitalismo, sino Edad Media.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

Atropello a la Libertad e indignación

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Me había llegado hace unos días la convocatoria de una conferencia que con el título “España en la Historia” iba e exponer el Prior de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Fray Santiago Cantera, en la Casa de la Cultura de San Lorenzo de El Escorial este pasado viernes, 11 de octubre, víspera de la celebración en el mundo hispano del Día de la Hispanidad y Festividad de Nuestra Señora del Pilar, patrona de ese glorioso Cuerpo que es la Guardia Civil, hoy desnaturalizado en parte desde el alto mando por esa maldita “corrección política” que se ha impuesto en las últimas décadas desde los diferentes ejecutivos, de uno u otro color, y que no sólo no corrigen sino que aumentan los partidos que venían a “regenerar la política”.

Y allá me fui con tiempo suficiente previendo, como así fue, que podría haber una importante retención en algunos tramos de la A-6, al ser viernes por la tarde y víspera de un sábado festivo, que no puente como se suele denominar por algunos. Pude comprobar, al pasar por la entrada al acceso a la Basílica de la Santa Cruz -sobre las 18:15-, que el comunicado de la deshonra de Cabra, la “egabrense” -por no utilizar otro “toponímico” que le vendría más apropiado- Carmen Calvo “Pixie”, tras ese anuncio con el que hizo cortar la emisión de casi todos los medios de comunicación después del consejo de ministros, en el que “dixit”, con su cara de odio y sectarismo más marcada, que “los restos de Franco saldrán del Valle antes de día 25 de Octubre y se prohibirá la entrada al recinto” (o algo así), que las cancelas estaban cerradas y “protegidas” por un fuerte dispositivo de la Guardia Civil que impedía el paso, ante la expectación de varios medios de comunicación allí apostados.

Pero la sorpresa surgió al llegar a la puerta de la citada Casa de Cultura y enterarme por un amigo que había llegado unos minutos antes, de que se había procedido a suspender el acto, como poco después apareció en un cartel que colocaron a la entrada del patio que da acceso al recinto: “La conferencia ‘España en la historia’ programada para hoy 11 de Octubre a las 19 horas en el salón de actos de la Casa de Cultura, queda suspendida, según comunicación realizada por la asociación organizadora (ACAE)”, siglas que responden a Asociación.

Cultural Amanecer de España. Al parecer, se impuso la petición que había hecho el concejal de Podemos-Equo, Esteban Taettamanti, que había solicitado al Ayuntamiento la cancelación de la citada conferencia del Padre Cantera, a la que la propia ACAE, según recoge el digital Aquí en la Sierra, había respondido contundentemente que “Los motivos que apuntalan la solicitud de ‘censura previa’ instada a la alcaldesa de San Lorenzo se ciñen a lo siguiente: Podemos se opone a que Fray Santiago Cantera, doctor en Historia y autor de 17 libros (seis de ellos publicados fuera de España) y algunos tan relevantes como ‘Hispania Spania, Los monjes y la cristianización de Europa o Una visión cristiana de Europa’, en su calidad de vecino de San Lorenzo de El Escorial, historiador avalado con una obra ostensiblemente superior a la del concejal Tettamanti -si la hubiere-, pueda compartir sus conocimientos con nuestros vecinos sobre un tema centrado en desarrollo del concepto de España desde sus orígenes hasta el siglo XVIII”.

Acompaño el enlace en el que se puede completar la información: https://aquienlasierra.es/san-lorenzo-de-el-escorial/respuesta-conferencia-prior/48628/ y añado yo que, si la conferencia se ceñía a ese periodo “hasta el siglo XVIII”, ¿qué le molestaba entonces al mencionado concejal Esteban Tettamenti Bogliaccini?, por cierto, otro “hispano” importado, en este caso de Uruguay, que, al más puro estilo Pablo Echenique, Ángel Gerardo Pisarello -¿habrá algo más en estos, curiosamente, de origen italiano?- o sor Lucía Caram, por citar sólo a los más “representativos” de este sentimiento sectario antiespañol que están protagonizando siempre esa “deriva de odio, hostilidad y discriminación en la que parece estar entrando España” -como también recoge el comunicado de ACAE-, viene a restañar aquí el odio que algunos oriundos de aquellas latitudes han sacado ahora contra la Madre Patria España, que les dio todo y sin cuya civilización, más que posiblemente, no existirían.

No dejaban de hacerse especulaciones y escucharse rumores entre los presentes, con algunos de los cuales tuve ocasión de mantener una interesante charla durante casi dos horas -había que “amortizar” el viaje, jejeje- tras la decepción inicial por la suspensión de la conferencia, sobre lo que había realmente detrás de la decisión y no faltaron comentarios sobre “presiones del gobierno y municipales”, “al cerrar los accesos y haberse anunciado la exhumación para cualquier momento, incluso utilizando un helicóptero para evitar posibles problemas de enfrentamientos de hacerlo por carretera –frase esta última atribuida a algún miembro del desgobierno en funciones-, Fray Santiago habría decidido quedarse en la Basílica como único defensor de continuar las acciones que el Derecho permita”, etc. Y no faltó un comentario que me hizo cierta gracia, dentro del cabreo que la situación global impone entre muchos de nosotros: “lo que tenía que haber hecho Fray Santiago es haber sacado antes el ataúd de Franco, llevándolo a un lugar seguro y, cuando llegaran allí las tropas del gobierno, que se encontraran el lugar vacío o con un muñeco”.

En fin, todo un atropello a la libertad de algunos españoles que produjo la indignación de los que nos acercamos ayer a la Casa de Cultura y en particular a la libertad de expresión que si es para hablar de España y su Historia es censurada por sus detractores de la izquierda podemita, aludiendo a que “exalta valores antidemocráticos” -quién fue a hablar-, calificativo que aplica al conferenciante Fray Santiago, pese a estar reconocido como reputado historiador https://aquienlasierra.es/san-lorenzo-de-el-escorial/podemos-pide-que-se-suspenda-una-conferencia-en-san-lorenzo-del-prior-del-valle-de-los-caidos/48567/ pero si es para soltar una barbaridad, exabrupto o insulto por parte de la izquierda, se exalta hasta lo vomitivo.

En cualquier caso y como terminaba mi artículo anterior, quiero pensar que aún queda esperanza tras el último recurso de la familia Franco al Tribunal Constitucional, al que parece que también recurrirá Fray Santiago Cantera, que espero tenga los arrestos de suspender la ejecución de la sentencia del Supremo -cuesta trabajo esta vez ponerlo en mayúscula y espero que el lunes las recupere, aunque hay serias dudas- hasta decidir su procedencia o no y, en última instancia, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, aunque si el TC vuelva a fallar -y no me refiero a su decisión sino a no atender la apelación-, puede que la sentencia de TEDH llegue muy tarde, con los restos del generalísimo fuera de su tumba cuarenta y cuatro años después de muerto.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: