Connect with us

Religión

La aniquilación de la vida y el pueblo cristianos: ¿dónde está la indignación de Occidente?

Published

on

Funeral de una de las víctimas del atentado del 21 de abril, Domingo de Pascua, en Sri Lanka.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Por Giulio Meotti.- Sri Lanka, tras la masacre, no es sólo una terrible sucesión de madres que lloran y pequeños ataúdes. Por desgracia, también nos dice mucho del desalentador estado de Occidente. En la imagen: Funeral de una de las víctimas del atentado del 21 de abril, Domingo de Pascua, en Sri Lanka. (Foto de Carl Court/Getty Images).

“¿Dónde está la solidaridad con los cristianos de Sri Lanka?”, preguntó el académico británico Rakib Ehsan, musulmán.

Las diferencias en el tono y la naturaleza entre las condenas de los atentados de Christchurch y de Sri Lanka son muy llamativas. Después de lo de Christchurch, no hubo dudas a la hora de afirmar el carácter religioso de las víctimas y dirigir la emoción y el afecto hacia las comunidades musulmanas. Los políticos no tuvieron problemas para categorizar los sucesos de Christchurch como terrorismo.

En cambio, las palabras “terrorismo” y “cristianismo”, junto a otros términos relacionados, no se han incluido hasta ahora en buena parte de la reacción a los atentados en Sri Lanka.

Lo que es evidente no son sólo unos claros reparos a especificar el carácter religioso de los asesinados en Sri Lanka, también una falta de sincera solidaridad con las comunidades cristianas de todo el mundo, que siguen sufriendo graves formas de persecución a causa de su fe.

Rakib Ehsan hizo la pregunta correcta. Pero se podría reescribir: ¿Dónde está la solidaridad occidental por los cristianos asesinados en Sri Lanka?

Este es un drama en tres actos. El primer acto consiste en que los cristianos y otros pueblos nativos no musulmanes están siendo violados y asesinados. El segundo acto consiste en los extremistas musulmanes que crean este genocidio. Y el tercer acto consiste en la indiferencia de Occidente, el cual mira a otra parte.

La cifra de víctimas asesinadas en los atentados yihadistas del 21 de abril, Domingo de Pascua, en Sri Lanka, es demasiado terrible incluso para pensarla: 253 muertos. Entre las víctimas, fueron asesinados 45 niños. Sus caritas y sus historias han empezado a conocerse. Los terroristas islámicos sabían que había muchos niños en las tres iglesias, y las atacaron deliberadamente con sus bombas. Los videos muestran como los terroristas daban palmaditas en la cabeza a un niño pequeño antes de entrar en la iglesia de San Sebastián en Negombo, donde “todo el mundo ha perdido a alguien”.

La familia Fernando había tomado una foto en el bautismo de su tercer hijo, Seth. En Negombo, estaban todos enterrados juntos. El padre, la madre y los tres niños, dos de 6 y 4 años y otro de 11 meses. Según el New York Times:

“Fabiola Fernando, de 6 años, era alumna de preescolar. En una foto publicada en la página de Facebook de su madre, presumía de una medalla de oro con una pequeña sonrisa en la cara. Leona Fernando, de 4 años, la mediana de la familia, estaba aprendiendo a leer y en la foto sostenía un ejemplar de La bella durmiente. Seth Fernando, de 11 meses, era el recién llegado a la familia Fernando. Fue enterrado junto a sus padres y sus dos hermanas”.

El silencio del mundo intelectual y los medios occidentales es particularmente ensordecedor. La nueva conciencia humanitaria parece ver sólo dos grupos: los que tienen derecho a la compasión y la protección de la comunidad internacional, y los que, como los cristianos, no son dignos de ayuda ni solidaridad.

El asesinato de un bebé de 8 meses, Matthew, en una iglesia de Sri Lanka, al parecer no molestó ni heló a Occidente, y no se hizo viral, no se convirtió en un hashtag, no empujó a los europeos a abarrotar sus plazas públicas, no presionó al mundo islámico para que hiciera examen de conciencia, no indujo a los políticos y opinadores occidentales a reflexionar seriamente sobre quién mató a ese niño, o sobre aquellos que fomentan y financian el odio islamista a los cristianos.

Sudesh Kolonne estaba esperando delante de la iglesia de San Sebastián cuando oyó la explosión. Corrió al interior y buscó a su mujer y a su hija. Le llevó media hora encontrar sus cuerpos.

Los atentados también mataron a tres niños de un multimillonario danés. Otra mujer perdió a su hija, a su hijo, a su marido, a su cuñada y a dos sobrinas. Un padre británico tuvo que elegir a cuál de sus dos hijos salvar. Otra familia británica quedó destruida. Para sumar al horror, la mujer embarazada de uno de los terroristas, cuando los policías entraron en su casa, detonó un chaleco explosivo matando a sus propios hijos.

El duque de Cambridge, el príncipe Guillermo, acababa de visitar a los supervivientes musulmanes del atentado en las mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, incluidos los niños que se recuperaban en los hospitales. Fue un gesto de humanidad y compasión. ¿Por qué no mueve la misma compasión a la familia real británica y pararse en Sri Lanka, su antigua colonia, para ver a los supervivientes cristianos, antes de volver a Inglaterra? Familias cristianas enteras quedaron diezmadas en el atentado.

¿Dónde está la rabia de Occidente por la aniquilación de la vida y el pueblo cristianos? Parece como si no hubiera indignación, sólo silencio, interrumpido por las bombas y los gritos de “Alá Akbar”. Los libros de historia del futuro no condonarán esta traición occidental. Si Occidente se hubiese tomado en serio las persecuciones de los cristianos, ahora las campanas no estarían repicando por la muerte de la presencia cristiana, no sólo en los territorios históricos del cristianismo, también por Occidente. Los extremistas islámicos han visto que Occidente no se ha movilizado para impedirles oprimir a los cristianos, como sin, inconscientemente, hubiese una extraña convergencia entre nuestro silencio y el proyecto de limpieza étnica del Estado Islámico, que se propone erradicar a los cristianos.

La escritora británica Melanie Phillips ha llamado a esta persecución de los cristianos “nuestro secreto culpable”.

La libertad religiosa, el valor central de la civilización occidental, está siendo destruida en grandes áreas del mundo. Sin embargo, Occidente, al negar con miopía esta guerra religiosa, está apartando la mirada de la destrucción de su credo fundacional en Oriente Medio y del intento de erradicarlo en otras partes. Por lo tanto, no sorprende que, frente a la barbarie yihadista en el extranjero y las incursiones culturales en casa, el mundo libre esté resultando ser tan poco ineficaz.

El atentado yihadista en Sri Lanka no sólo fue el “ataque más mortífero a los cristianos en el sur de Asia de la memoria reciente”. Fue también la mayor masacre de niños cristianos. Pero ningún periódico ha lanzado una campaña para generar conciencia entre la opinión pública europea, no ha surgido ningún movimiento de solidaridad con los cristianos, ningún líder occidental ha visitado al parecer una iglesia como gesto de solidaridad, ningún líder de las iglesias occidentales han tenido el valor de señalar a los culpables llamándolos por su nombre, ningún alcalde occidental ha colgado las fotografías de los 45 niños despedazados, ninguna plaza pública se ha llenado de miles de personas que digan “Je suis chrétien”.

Hace unos años, en el apogeo de la crisis migratoria en Europa, una foto conquistó a la opinión pública de Occidente. Fue la famosa foto de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años que se ahogó en la costa de Bodrum, en Turquía. Ese pequeño inmigrante conmovió a Occidente. Su imagen se hizo viral. El New York Times lo llamó “la Europa de Aylan Kurdi”.

“Por razones históricas, Angela Merkel temía las imágenes de la policía alemana enfrentándose a civiles en nuestras fronteras”, escribió Robin Alexander, principal periodista de Die Welt, en su libro Die Getriebenen (Los conducidos). Si las fotografías de los inmigrantes llevaron a los líderes europeos a abrir sus fronteras, las fotos de los niños cristianos asesinados, como los 45 de Sri Lanka, les ha dejado al parecer indiferentes.

Las peticiones de ayuda de las hijas de Asia Bibi fueron recibidas con la sordera de Occidente. Reino Unido se negó a ofrecer asilo a esta familia paquistaní cristiana y aceptar a los cristianos perseguidos.

“Es con indiferencia como estamos presenciando una catástrofe de la civilización sin precedentes”, escribió el historiador francés Jean-François Colosimo, al hablar de la destrucción del cristianismo oriental. Ninguna religión, ninguna comunidad, está hoy más perseguida que los cristianos. ¿Por qué, entonces, este silencio de Occidente? ¿Nos hemos enajenado tanto, de nuestras raíces y nuestra historia, que podemos contemplar este estallido de violencia yihadista sin pestañear? ¿O es que somos tan cortos de miras que esperamos comprar la “paz” con los extremistas musulmanes por el precio de abandonar a esos cristianos? La misma ideología yihadista que asesinó a los niños cristianos en Sri Lanka atacó a los niños europeos en Niza, Mánchester y Barcelona.

Sri Lanka, tras la masacre, no es sólo una terrible sucesión de madres que lloran y pequeños ataúdes. Por desgracia, también nos dice mucho del desalentador estado de Occidente.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Religión

La eliminación de la Misa en TVE, una propuesta gilisoviética de Podemos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Hughes.- La eliminación de la misa de TVE fue una propuesta gilisoviética de Podemos, apoyada por algunos señores de tocado ilustrado, todo según la absurda y común idea de que la religión es un acto privado, íntimo, confinable en la conciencia individual, cuando es lo opuesto: la religión tiene una dimensión necesariamente pública. ¿O es que acaso es privado el culto? Eso es precisamente la liturgia: el culto público a Dios.

Cuando quieren excluir la religión de todo ámbito público lo que están haciendo es eliminarla, imitando modelos sovietizantes unos, e impostando otros un laicismo ajeno, francés. Pero la laicidad es de muchos tipos, y admite cooperación, moderaciones mutuas. Por ejemplo: conservar esos mínimos espacios religiosos en televisión.

El problema a veces no está en el catolicismo, sino en el ateísmo. Quienes presumen de ateos lo son energuménicamente. Prestamos atención a un ateísmo afrancesado y comecuras, pero hay otro ateísmo español y humilde, católico.

Ideal: ser laico por consideración a las religiones; y ser respetuoso con la religión, y hasta generoso, por aprecio del propio ateísmo.

Iglesia es liturgia, sin ella no sobrevive, dijo Ratzinger. Pero nos da igual; la misa debería mantenerse aunque nadie la viera y fuera solo vestigio de un culto. ¿Dónde topar (milagro de zapping) con el misterio, lo que va de razón a fe, la transubstanciación o el origen remoto del júbilo señorial y la alegría dominical?


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Asia

El nuevo líder de Daesh se “estrena” con el asesinato de un sacerdote católico en Siria

Published

on

El sacerdote sirio asesinado, Joseph Bedoyan - Twitter
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Papa Francisco expresó hoy su pésame a la comunidad armenio-católica de Siria, después de que el grupo terrorista Estado Islámico (EI, Daesh por su siglas en árabe) asesinara el lunes al sacerdote Joseph Bedoyan y a su padre. “Deseo manifestar mi cercanía a la comunidad armenio-católica de Kamichlié, en Siria, reunida para las exequias de su párroco, el sacerdote Joseph Bedoyan, asesinado ayer junto a su padre. Rezo por ellos, por sus familiares y por todos los cristianos de Siria”, publicó el pontífice en su perfil de la red social Twitter.

Daesh asesinó ayer a ese párroco de la iglesia armenia-católica y a su padre en la ciudad de Qamishli, en el noreste de Siria, en el primer atentado contra un religioso cristiano desde que Abu Ibrahim Al Qurashi asumió el liderazgo del grupo radical el pasado 31 de octubre, cuatro días después de la muerte de Abu Bakr al Bagdadi durante una operación de Estados Unidos en el noroeste sirio.

Pese a que Daesh aseguró que se trataba de dos sacerdotes, fuentes locales indicaron que los fallecidos son un sacerdote y su padre.

Las milicias kurdosirias de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) acabaron con el último reducto del califato en Siria a finales de marzo, pero el grupo radical mantiene numerosas células activas en la región y los atentados son habituales en esa zona del este del país.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Religión

El Parlamento navarro aprueba que la asignatura de religión se reduzca a una hora semanal

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves reducir al mínimo las horas de religión en los centros educativos. Han votado a favor PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra y Navarra Suma ha sido el único contrario a la ley presentada. Ahora, queda en el aire el futuro de los profesores de religión ya que la enseñanza de religión quedaría en una hora semanal.

El vicario episcopal de educación analiza la decisión del Parlamento de Navarra de reducir las horas de religión a una en los centros escolares.

El pleno del Parlamento de Navarra ha tomado en consideración este jueves una proposición de ley presentada por Izquierda-Ezkerra para reducir al mínimo legal la enseñanza de religión en los centros educativos de Navarra.

La iniciativa ha contado con el voto a favor de PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, mientras que Navarra Suma ha votado en contra. La ley pasará ahora a ser debatida en comisión antes de volver al pleno para su votación definitiva. PSN y Geroa Bai ya han anunciado su intención de proponer modificaciones.

La proposición de I-E establece que “en todos los niveles educativos de Navarra de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, la asignatura específica de religión y sus alternativas tendrá una carga lectiva máxima correspondiente a la mínima establecida, con carácter prescriptivo, en la normativa básica de ámbito estatal”. De esta forma, la enseñanza de religión quedaría en una hora semanal, una medida que entraría en vigor en el curso 2020-2021.

La parlamentaria de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha considerado que “la formación religiosa de los menores debe formar parte del ámbito privado”, y ha afirmado que la posición de I-E es decir “sí a la libertad de culto y no al adoctrinamiento religioso de ningún tipo en la escuela”.

En contra de la iniciativa, el parlamentario de Navarra Suma Pedro González se ha preguntado si los alumnos que reciben clases de religión “no desarrollan los valores fundamentales que les servirán para ser buenas personas y buenos ciudadanos en una sociedad libre y democrática”. “La religión es voluntaria, el que quiere cursar religión la cursa y el que no, no la cursa”, ha señalado, para afirmar que, por el contrario, “para miles y miles de familias el programa Skolae es un adoctrinamiento obligatorio”.

El parlamentario del PSN Jorge Aguirre ha señalado que su grupo “no quiere que se imparta la religión en las aulas, porque no queremos que se evalúe la asignatura de religión y no queremos que haya que decidir entre religión y la asignatura de valores éticos”. “Respetamos a quienes profesan una religión u otra, pero este respeto pide también que esta enseñanza se lleve a cabo fuera de las aulas”, ha señalado. Aguirre ha explicado que tratarán de “mejorar” la ley de I-E en el trámite parlamentario.

Por su parte, la parlamentaria de Geroa Bai María Solana ha recordado que en el acuerdo programático ya esta recogida la reducción de las horas de religión, pero ha precisado que su grupo hará “aportaciones” en el trámite parlamentario de esta ley, unas aportaciones que “centrará en posibilitar una salida digna del profesorado de religión, que en muchos casos lleva más de 30 años ejerciendo en las escuelas públicas de Navarra”.

La parlamentaria de EH Bildu Bakartxo Ruiz ha afirmado que la proposición presentada por I-E “nos da la opción para hacer un camino, no para garantizar la laicidad, pero sí para reducir el peso de las horas de religión, es un camino más pragmático y más posibilista”.

La parlamentaria de Podemos Ainhoa Aznárez ha defendido “una escuela pública, laica e inclusiva” y ha señalado igualmente que el acuerdo programático prevé reducir al horario de religión al mínimo, tras lo que ha hecho un llamamiento al consejero de Educación, Carlos Gimeno, a que actúe en esa línea “con valentía”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: