Connect with us

España

La Cruz de Borgoña en Lima: peruanos defienden la herencia española frente al vandalismo indigenista

Published

on

Concentración de colectivos hispanistas y peruanistas en monumento a Cristóbal Colón en Lima. Foto: Nathaly Medina

Y LA GUERRA CULTURAL CONTRA LO HISPANO QUE ENARBOLA EL GOBIERNO DE CASTILLO

El pasado 12 de octubre, “Día de la Hispanidad”, un piquete de jóvenes comunistas e indigenistas se movilizó hasta el monumento a Cristóbal Colón ubicado en el paseo que lleva su nombre en el centro histórico de Lima. Son ya conocidos los hechos ocurridos en otras partes del mundo: ahí donde se eleva una estatua del marino genovés que descubrió América en 1492, una turba enfurecida irrumpe para traerla abajo.

Pero a diferencia de Santiago de Chile, Bogotá o Ciudad de México, en Lima un grupo de peruanos que reivindica la herencia española se adelantó a los manifestantes de izquierda y rodearon el monumento a Colón, que previamente había sido cubierto con telas y maderas por la Municipalidad Metropolitana de Lima, la cual viene realizando labores de restauración.

Concentración de colectivos hispanistas y peruanistas en monumento a Cristóbal Colón en Lima. Foto: Nathaly Medina
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Concentración de colectivos hispanistas y peruanistas en monumento a Cristóbal Colón en Lima. Foto: Nathaly Medina

 

“Los colectivos hispanistas habían convocado un pasacalle para el 12 de octubre con el propósito de conmemorar el Día de la Hispanidad. Nosotros no somos hispanistas, somos peruanistas. Nos hicimos presentes en el monumento a Cristóbal Colón porque sabemos que este tipo de estatuas, patrimonio de la ciudad de Lima, son vandalizadas o derribadas en varios países durante esta fecha. Nuestro propósito era disuadir a los manifestantes violentos y proteger a los ciudadanos que libremente querían celebrar su festividad. Treinta minutos después de que nosotros llegamos al Paseo Colón, aparecieron los manifestantes indigenistas y de la extrema izquierda, que empezaron a acosar e insultar a los integrantes de los colectivos hispanistas. Incluso agredieron a un par y les quitaron sus banderas. Al inicio no hubo presencia policial, solo del serenazgo municipal, que al estar poco preparados y en mal estado físico, no podían evitar que los vándalos hagan de la suya”, cuenta Martín Barrueto, vicepresidente de la Sociedad Patriotas del Perú y comandante de la Brigada Cervantes, una patrulla ciudadana que protege a los manifestantes de derecha de la violencia comunista e indigenista, que, en julio de este año, cobraron su primer víctima, Richard Muro Macedo, un hombre de 57 años que fue abordado y golpeado brutalmente con palos y látigos por presuntos simpatizantes del partido marxista-leninista Perú Libre cuando participaba de una marcha en rechazo a la victoria de Pedro Castillo.

Loading...

«La escena podría ser una simple anécdota, sin embargo, tiene una enorme simbología: en el Perú comienzan a surgir dos ejércitos en una guerra cultural sin precedentes, una guerra cultural que no se presentó en Venezuela, Bolivia ni Chile«, advierte Víctor Andrés Ponce, director del portal El Montonero.

Según Ponce, la izquierda bolivariana no solo busca mancillar la estatua de Colón -en una clara afrenta contra la herencia hispana-; su objetivo primordial es poner a América Latina contra Occidente, buscando legitimar sus proyectos de repúblicas plurinacionales a través de la instrumentalización política que ejercen sobre los denominados “pueblos originarios”.

“Detrás del intento de mancillar la estatua de Colón, evidentemente, estaba la estrategia comunista y progresista de convertir a la herencia hispana en un personaje de los infiernos, como una manera de poner a América Latina en contra de Occidente. La idea de señalar al virreinato como la causa de todos nuestros males busca legitimar la humareda de “los pueblos originarios” como forma de justificar “la república plurinacional” y la ruptura del Perú con Occidente”, señala.

“Detrás de las dificultades para celebrar lo que somos está la Leyenda Negra que se ha forjado contra España, contra la Conquista y los varios siglos de virreinato que fraguaron el curso de la peruanidad. Una leyenda que nació como una estrategia imperial de los países protestantes, que luego se extendió con el racionalismo metafísico de la Ilustración francesa y que, de una u otra manera, resucitó varias veces en Occidente. Una leyenda que hoy es cultivada con esmero por las diversas corrientes marxistas y comunistas, y se ha convertido en la estrategia ideal para cuestionar la ubicación del Perú y de América Latina dentro de la gran hermandad iberoamericana y de la pertenencia a Occidente. En otras palabras, la leyenda negra antiespañola es la manera de enfrentar al Perú con la gran herencia occidental”, asegura.

Aspas de Borgoña en Lima

En junio, durante las protestas ciudadanas contra un presunto fraude electoral que habría cometido la izquierda durante la segunda vuelta, las Aspas de Borgoña, viejo símbolo del imperio español, ondearon en Lima, la vieja “Ciudad de los Reyes”, desafiando a las wiphalas y banderas rojas enarboladas por la izquierda y los grupos indigenistas.

Para la sorpresa de liberales, libertarios y marxistas, “tribus políticas” con significativo impacto mediático, el hispanismo irrumpe entre los jóvenes de derecha conservadora, menos propensos a caer en la propaganda republicana que imparte la historia oficial en las aulas, y que tampoco se han dejado seducir por los tópicos de la “Patria Grande” y los “estados plurinacionales” que prometen los comunistas bolivarianos, continuadores de la revolución que deshizo los reinos españoles americanos en el siglo XIX.

Los colores de las Aspas de Borgoña, rojo y blanco, nunca se fueron del Perú. Resulta lógico que en un país que resistió a la independencia, esta bandera se volviera a ondear¿Por qué aparece el Aspa de Borgoña en las protestas contra el presunto fraude de la izquierda en las elecciones generales? Precisamente como un símbolo contestatario. Estas protestas son síntoma de un hartazgo social, y justamente se producen en una fecha muy simbólica, casi mística para los revolucionarios: el bicentenario. Y para entender el significado de las Aspas de Borgoña en el Perú, habría que remontarse a los tiempos del Ejército Real del Perú, desde su creación por el virrey Abascal hasta la capitulación de la Fortaleza del Real Felipe en el Callao. Cuando hablamos de las Aspas de Borgoña ondeando en los Andes, estamos hablando de un auténtico símbolo de lucha y resistencia. No olvidemos que el Perú fue un bastión leal a la monarquía hispánica que tuvo que ser liberado a la fuerza por tropas extranjeras”, opina Antonio Moreno Ruiz, historiador por la Universidad de Sevilla y especialista en historia de América.

Según Moreno, el “relato idolátrico y monolítico” de las independencias y repúblicas latinoamericanas se ha visto mermado desde mediados de 2010 -coincidiendo con los bicentenarios que iban conmemorando cada uno de los países del continente-, esto por el impacto de la revisión histórica de los hechos que provocaron la ruptura de la Iberosfera, pero sobre todo al fracaso de los proyectos políticos republicanos, que no han conseguido satisfacer a las grandes mayorías, descontentas con el desempeño de sus gobernantes.

“Puede que haya algo providencial con lo que estamos viviendo, pues lo que mal empieza, mal acaba, y no solo está pasando en el Perú, es algo a nivel de toda la Iberoesfera. El relato idolátrico y monolítico de la independencia no se sostiene más. Las oligarquías que dominan el mundo hispánico desde mediados del siglo XIX nos han privado de nuestros símbolos y tradiciones, y hay muchas personas en ambos lados del Atlántico que quieren recuperarlas. Los proyectos republicanos fracasados, sumada la crisis económica producida por la pandemia del covid-19, las afrentas del separatismo y, por supuesto, la amenaza de los regímenes narco comunistas de tinte bolivariano, ha provocado que muchos jóvenes pasen de la curiosidad intelectual al terreno de la acción política. Los hispanoamericanos más jóvenes se preguntan quién y por qué han querido borrar a España de su historia. En mi paso por el Perú, me di cuenta que eran los jóvenes los más interesados en recuperar ese pasado. La gente de sesenta o setenta años creció bajo la idolatría sanmartiniana y bolivariana, pero los jóvenes son los más críticos con lo que les cuentan sus profesores en la escuela y universidad, críticos con el discurso monolítico que ya no se sostiene materialmente”, señala.

Las manifestaciones a favor de la hispanidad no solo se han reducido a Lima, donde ocurrieron los hechos más recientes del 12 de octubre en el Paseo Colón, también se han visto ondear las Aspas de Borgoña en otras localidades, como Cajamarca, una ciudad ubicada en los Andes del norte peruano, cuya historia está muy ligada a la Conquista emprendida por Francisco Pizarro hace casi cinco siglos, pues ahí fue capturado el inca Atahualpa. Además, es la provincia natal de Pedro Castillo, un enemigo acérrimo de la hispanidad.

“En Cajamarca hemos iniciado este movimiento, Resurgimiento Nacional, que no solo busca la reivindicación de nuestras raíces mestizas, también enfrentamos a las ideologías comunistas y progresistas que se están infiltrando en las diferentes naciones hispanoamericanas y están destruyendo los cimientos de nuestras sociedades, como es la familia. Defendemos y reivindicamos nuestras raíces, fruto del encuentro entre España y los pueblos nativos, fundamentadas en la fe católica cristiana”, cuenta Vanessa Campos Luján, una de las fundadoras.

Para sorpresa de muchos vecinos de Cajamarca, este 12 de octubre las Aspas de Borgoña ondearon en el cerro de Santa Apolonia, un mirador natural de esa ciudad donde concurren muchos turistas. A pesar de las críticas e insultos que recibió de parte de algunos usuarios en redes sociales tras publicar unas fotografías donde aparece el viejo símbolo del imperio español flameando en la sierra peruana, Campos asegura que muchos cajamarquinos se acercaron a preguntar por la bandera, y no dudaron en fotografiarse con ella.

Peruanas portan la bandera de la Cruz de Borgoña. Cajamarca. Vanessa Campos Luján
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Peruanas portan la bandera de la Cruz de Borgoña. Cajamarca. Vanessa Campos Luján

“La Cruz de Borgoña es un símbolo olvidado en la historia peruana, ocultado al igual que los trescientos años de virreinato. En la escuela nos cuentan del incanato, luego la Conquista y finalmente la independencia y república, obviando los casi tres siglos que duró el virreinato del Perú. El Aspa de Borgoña fue también nuestra bandera, y en base a ella se diseñó la primera bandera independiente, que usó José de San Martín en 1821. Este 12 de octubre llevamos el Aspa de Borgoña al cerro Santa Apolonia, un mirador donde llegan muchos turistas y hay muchos comercios de artesanía. Hicimos una recreación y explicamos su origen y en qué consistía. Muchas personas se acercaron y se tomaron fotografías. En eso consiste nuestro proyecto, que los peruanos abracen sus raíces mestizas. En el Perú no hubo ningún genocidio como quiere vender el indigenismo, un pensamiento que ha calado mucho en los peruanos, sobre todo en la zona andina. Algo totalmente falso. Si hubiera ocurrido un genocidio, no tendríamos, por ejemplo, aquí en Cajamarca gente de rasgos andinos con apellidos españoles, o gente con rasgos europeos y apellidos indígenas. En el Perú somos hijos del encuentro entre dos imperios, y nuestra unidad cimentada bajo la fe católica y cristiana, que ha vertebrado nuestra sociedad. Debemos valorar y abrazar nuestras raíces, porque no podemos odiar a nuestro padre o a nuestra madre. ¿Qué clase de persona sana y estable odia a su padre o madre? La hispanidad consiste en abrazar nuestras raíces mestizas, no solo en el Perú, sino en toda Hispanoamérica, pues hemos sido y somos el mismo pueblo desde México hasta Chile”, asevera.

La guerra cultural

El gobierno del comunista Pedro Castillo enarbola una guerra cultural contra lo hispano y occidental para dividir a los peruanosquienes conviven desde hace casi cinco siglos en una sociedad mestiza, donde no solo destacan los aportes europeos y aborígenes, también asiáticos y africanos.

La primera señal de esta afrenta se dio durante su mensaje inaugural el 28 de julio, culpando a “los hombres de Castilla” de todos los males que sufre el país andino, en contraste con las culturas aborígenes, a quienes exaltó por haber vivido en “armonía con la rica naturaleza” hasta la llegada de los conquistadores españoles. 

“En nuestras tierras florecieron importantes y extensos estados como el Wari y, luego, el Tahuantinsuyo. Durante cuatro milenios y medio, nuestros antepasados encontraron maneras de resolver sus problemas y de convivir en armonía con la rica naturaleza que la providencia les ofrecía. Fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla, que con la ayuda de múltiples felipillos, y aprovechando un momento de caos y desunión, lograron conquistar al estado que hasta ese momento dominaba gran parte de los Andes centrales”, dijo el socio de Evo Morales y Nicolás Maduro en su toma de posesión, a quien no le importó -aunque sea por decoro- que el rey Felipe VI de España participara en la ceremonia de investidura como uno de los invitados de honor junto a otros jefes de Estado.

Castillo no está solo en esta guerra cultural. Durante su presentación ante el Congreso de la República, y con ánimo provocador, el ex primer ministro Guido Bellido -quien tuvo que renunciar al cargo a petición de la Presidencia- habló en quechua ante una audiencia mayoritariamente hispanohablante para generar una controversia sociocultural, pues ante los reclamos de quienes no le entendían, este deslizó que la oposición se mostraba como “intolerante” e incluso racista por pedirle que se dirigiera a ellos en español.

El discurso de la izquierda andina, que se replica en el Perú, Ecuador y Bolivia, está anclado desde su origen en una reivindicación del pasado prehispánico. Es un discurso que ahora llamaríamos identitario, que pretende que las reivindicaciones típicas de la izquierda, no importa cuales sea, si son laborales, sindicales o sexuales, tienen su arraigo en un pasado en el cual tuvieron supuestamente plenitud, plenitud que se habría interrumpido por la incorporación de esta parte del mundo a la Corona de Castilla y a la Cristiandad. Toda esa narrativa es completamente fantasiosa, no tiene ni pies ni cabeza, pero hay que recordar que las ideologías, particularmente las utopistas, tienen que hacer lo que Benedict Anderson llamaba el imaginario colectivo. Esta idea de que había un pasado prehispánico idílico, como el que presentó el señor Castillo en su discurso inaugural, no resiste ningún análisis histórico”, sostiene Víctor Samuel Rivera, doctor en filosofía por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y miembro de la Sociedad Peruana de Filosofía.


Advertisement
Deje aquí su propio comentario

España

«El crimen del niño Lucio Dupuy, la incoherencia roja y la putrefacta ideología de género». Por Angélica Fierro (*)

Published

on


 

 

Loading...

 

 

En Argentina, nos hemos sentido profundamente conmocionados por el asesinato de LUCIO DUPUY, (Primera imagen) perpetrado por su madre lesbiana y la pareja de esta, MAGDALENA VALENTI ESPOSITO Y ABIGAIL PAEZ (Segunda Imagen). El caso estremece, porque nadie supo advertir (y aquí hablamos de todo el aparato estatal) lo que estaba ocurriendo: el maltrato prolongado, los golpes, quemaduras de cigarrillos, abuso sexual, etc. Lucio vivió un calvario con sus 5 años, un continuo tormento, que sólo puede llenar de dolor e indignación a cualquier ser humano medianamente decente: en reiteradas oportunidades fue llevado a diferentes hospitales, con fracturas, lo que tendría que haber puesto en guardia a los médicos que le atendieron, incluso, porque presentaba lesiones de larga data, hasta mordeduras, fisuras, etc.

 

 

MAGDALENA VALENTI ESPOSITO Y ABIGAIL PAEZ (Segunda Imagen)
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

MAGDALENA VALENTI ESPOSITO Y ABIGAIL PAEZ (Segunda Imagen)

 

 

Estremece de horror el suplicio al que sometieron esas degeneradas criminales al niño, lo cual queda patentizado en las palabras del forense, el Dr. Juan Carlos TOULOUSE  «En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así«, dijo a la agencia Télam,  y confirmó que la muerte de Lucio fue por «politraumatismos y una hemorragia interna». De acuerdo al forense, Lucio falleció producto de una feroz golpiza. https://www.lanacion.com.ar/seguridad/el-homicidio-de-lucio-nunca-vi-algo-asi-dijo-el-forense-que-hizo-la-autopsia-nid29112021/

También, por lo que se sabe, una vecina ya había denunciado los maltratos, pero lo peor de todo, es que el Poder Judicial, (una “casta” dentro de la cada vez más decadente sociedad argentina) encargado de vigilar y hacer un seguimiento de la situación del pequeño, jamás hizo absolutamente nada, para su protección. Lucio no fue escuchado, ni se le hizo una cámara Gesell, ni hubo informes psicológicos, ni ambientales, ni un control por las constantes “visitas” a diversos nosocomios. Tampoco los “jueces” oyeron al padre, ni al abuelo paterno, y, por si fuera poco, hay indicios de que la pobre víctima fue además, abusada sexualmente.

 

Al dolor de la perdida de Lucio y al conocimiento y el horror del martirio que padeció, se suma la indignación por las palabras y consideraciones de la zurdería vernácula, ( y no vernácula) que, como de costumbre, se caracteriza por su incoherencia permanente, y por pretender darnos al resto de los ciudadanos dogmáticas lecciones de moral, que no se condicen con su propio comportamiento y con la lógica más elemental:  Llenan de estupor, afirmaciones tales como que “estamos frente a una justicia “patriarcal”, porque “no todas las mujeres tienen instinto maternal.” Esto es y traducido: “LA CULPA DE TODO LA TIENE EL PATRIARCADO”. Un “patriarcado”, que ni los zurdos, (enquistados en todas partes y aquí,  en Argentina, en puestos claves), definen exactamente, porque, con su acostumbrada incongruencia no abren la boca, cuando se trata del islamismo invasor de Europa al que no sólo no critican sino que, incluso, defienden: no, claro: allí, las alegaciones que esgrimen son: “hay que respetarlos porque es “su cultura”, o “no todos son iguales”, etc, sin que, en definitiva, les importe un bledo que en ciertos países musulmanes las mujeres sean obligadas a casarse desde muy pequeñas, o impedidas de estudiar, o deban seguir al varón dos pasos atrás, o vivan prisioneras en harenes, etc. Es “su cultura” predican a diestra y siniestra y los “patriarcales cristianos” son unos “tremendos nazis con islamofobia y xenofobia, estructural e incorporada por años de malvada y opresora educación de un sistema “vetusto y rígido” si denuncian tales conductas o piden, coherentemente, que sean los PAISES ISLAMICOS, LOS QUE RECIBAN A “REFUGIADOS” ISLAMICOS.-Tambien cierran convenientemente la boca, hipócritas, ante la dictadura cubana o venezolana, donde millones de personas mueren de hambre o dejan todo lo que tienen con tal de escapar de tales “paraísos” marxistas.

 

Así, frente a la inmensa cantidad de absurdas opiniones de izquierdosos, y de progres de toda laya, frente a este horrible hecho deberían apuntarse algunas cosas.

 

En primer término, habría que reafirmar que el instinto maternal, no es algo cultural, sino natural, e incluso  los animales más evolucionados, cuentan con el: la protección de la propia cría, frente a depredadores y muchas veces, a costa de la vida de la misma madre, la vemos en la naturaleza, en mamíferos, y hasta reptiles. Si aquí no hubo instinto maternal, es porque quien le dio la vida a Lucio (no merece ser llamada “madre”) es una depravada de la peor especie, que merece el peor de los castigos, al igual que su cómplice, una criminal repugnante.-

 

En segundo lugar, llama bastante la atención que el rojerío permanentemente pregone que hay “odio” o es “crimen de odio” cuando la víctima tiene “orientación” homosexual, y es muerta por heterosexuales o cuando es “negra” y es asesinada por “blancos”, pero hace un significativo silencio, cuando ocurre al revés, vale decir, cuando por ejemplo, la víctima es un varón blanco, y heterosexual, (de hecho, el ser más demonizado del planeta, y más todavía si es cristiano y padre de familia) o si la damnificada es una mujer blanca, abusada por inmigrantes negros o musulmanes. En tales casos, de todas las formas posibles, se quiere ocultar la nacionalidad- procedencia, o raza del agresor, y si alguno las señala, es inmediatamente calificado de nazi o xenófobo y los mass media, acuden inmediatamente a predicar enloquecida e insistentemente “que-no-todos-son-iguales”, “que-el-racismo-es-lo-que-mata”, “que-quedan-resabios-de-nazismo” y la sanata que tantas veces hemos oído y seguiremos oyendo mientras sea la misma elite la dueña de los medios masivos de comunicación del mundo y la inconsistencia domine al zurderío, que, en realidad, es el que más odia. Y, si, porque el zurderío, que acusa de “odiadores” a otros, es el que más odia, porque empieza por odiarse a sí mismo. Al enrolarse en el marxismo que predica la lucha de clases  (y luego la de sexos) necesariamente, el izquierdista aborrece todo aquello, que por años de lavado de cerebro, ve como opresor: nada menos que su propio país, su propia etnia, su propia familia, sus ancestros, sus tradiciones, su religión, hasta su propio sexo. Es el/ella, marxista, quien que “odia” más que nadie, e incluso, si es blanco, hasta padece endofobia y complejo de culpa.

 

El punto al que hacemos referencia en el apartado anterior es importante, porque aquí, se trata de un niño caucásico, asesinado por dos lesbianas, una de ellas evidentemente mestiza: la concubina de la madre.  Es totalmente evidente, que si hubiese sido un caso inverso, si el niño hubiera sido, por ejemplo, de raza negra, y la pareja de la madre, un hombre blanco, no se hubiera dudado en catalogar al crimen como “cruzado por el racismo” e iniciar, por enésima vez la cantinela del “odioso-y-abusador-varón-blanco”, culpable, al parecer, de todas las desgracias de la historia de la humanidad, desde la edad de Piedra en adelante.

 

Es sabido que al marxismo clásico, le ha sucedido su aborto inmundo, el marxismo cultural, mucho peor todavía que el primero, porque éste, al menos, tenía algún respeto por el orden natural y estaba basado en una lucha de clases de tipo eminentemente económico. Fue más tarde, que esa “lucha de clases”, se transformó en una “lucha de sexos” donde el “opresor” es el varón, y la “oprimida”, la mujer y donde la familia naturalmente constituida (varón y mujer) se revela como el sustrato de la tal opresión. Este delirio, ha llevado incluso a que, lesbianas como Marta Dillon, (claro, muy promocionadas por la prensa de cierta índole), afirmen muy sueltas de cuerpo ¡¡¡ Que la heterosexualidad es dañina para la mujer!!!! https://www.infobae.com/sociedad/2018/06/03/marta-dillon-la-pareja-heterosexual-es-un-factor-de-riesgo-para-la-vida-de-las-mujeres/

Frente a este panorama, resulta alentador que el abogado de la familia del padre del pequeño, José María AGUERRIDO, haya dicho, (a mi entender con acierto) que EL ASESINATO DE LUCIO fue un crimen de odio”. https://tn.com.ar/policiales/2021/12/02/fue-un-crimen-de-odio-la-hipotesis-que-maneja-el-abogado-de-la-familia-de-lucio-dupuy-sobre-el-brutal-asesinato/

 

El letrado aclaró que esta es su hipótesis personal por los datos revelados hasta ahora en el caso y por las lesiones que presentaba el cuerpo del chico.-Con esto, el jurista, viene a desafiar toda la estructura instalada, señalada precedentemente, de que por “definición tácita” los crímenes “de odio” solo afectan a la banda del arco iris, a los inmigrantes y a las mujeres.-

 

El Dr. Aguerrido adelantó que pedirá que se cite a declarar a Daiana González, la vecina del departamento 1 de Allen Kardec 2385 que el 25 de agosto pasado escuchó, a través de la pared, los sonidos inequívocos de que a Lucio le estaban pegando dentro del departamento 2. También pedirá que se indague en cuanto a las denuncias de impedimento de contacto que hizo Christian Dupuy, el padre del chico.

 

“La familia Dupuy me pidió que, además de la responsabilidad penal de ellas, apunte a la responsabilidad de todos los organismos que por omisión o inacción permitieron que esto termine en la muerte de Lucio”, dijo Aguerrido, según publicó El Diario de La Pampa.

Personalmente, considero que tiene total asidero la calificación del abogado, mas allá de que siempre he estado convencida de que señalar algunos delitos como de “odio” no revela nada más que ideología política, como he marcado más arriba, porque, en la práctica, son calificados como tales sólo algunos asesinatos, pero no otros. En este caso puntual, parecería que el ensañamiento de las dos criminales degeneradas, en contra de un pequeño indefenso, perfectamente podría deberse a que Lucio era varón, blanco y rubio. Esto, obviamente, no lo dirán los medios masivos de des-comunicación y des-información, y mucho menos la zurdería vernácula, que inmediatamente, empezó a defender a la banda del arcoíris, culpando (como no podía ser de otra manera) al “malvado patriarcado” y a la “lesbofobia internalizada” por la malvada-sociedad-clasista-machista-capitalista-blanca-y a la fascista-clase-media-argentina y bla bla bla bla,  y por supuesto, y aparte, algunos rojillos, incluyen el mote de cristiana-oscurantista-misogina- etc, etc. Mencionan a Lucio, eso sí porque, claro, no pueden evitarlo, pero es prístino, que su preocupación no es la muerte del niño, ni su sufrimiento, ni el de su familia, sino que la putrefacta, inmunda y corruptora ideología de género, hija del marxismo cultural, siga su agenda criminal que está destrozando Occidente.-

Viva Cristo Rey.

 Angélica Fierro es corresponsal de Alerta Nacional en Argentina. 


Continue Reading

España

¡Otra traición más del PP! Militante del Partido Popular: ¿Cuantas más necesita?

Published

on


Recientemente, la mesa del Senado ha admitido que la Cámara Alta utilice los términos “País Valenciano” y “Países catalanes” para referirse en los trámites senatorios o sanatorios a ese sueño catalanista que incluye a Valencia y las Islas Baleares dentro de una imaginaria “gran Cataluña” o “Países catalanes”.

Sin embargo, el PP traidor, vendepatrias y falsario, con políticos profesiones encorbatados en una sede fraudulenta, son expertos en disfrazarse de patrio-idiotas cuando están en la oposición

Son auténticos expertos en la teatralización de la indignación contra los mismos males que ellos mismos crearon o subvencionaron cuando gobernaron en España o en cualquier región donde hoy son oposición, como es el caso de Valencia.

Loading...

Gran aliado ha sido el Partido Popular del separatismo catalán en la labor de dividir España y destrozar la identidad de la región valenciana , que se lo digan a Vidal Cuadras.

 

Cabría recordar a los “indignaditos” del PP, tan enfadados con el catalanismo expansionista irredento, que cuando ellos gobernaron la región valenciana, impusieron la inmersión lingüística incipiente y que hoy, bajo un gobierno socialista y pancatalanista presidido por Chimo Puig, ya es ignominiosa ,se ve que la ardilla que porta su cuero cabelludo no le deja pensar con claridad.

 

¿Recordamos el “Pacto del Majestic”?, ¿el “pacto de Reus”? en virtud del cual desaparecía la identidad de la lengua valenciana y se creaba una institución, la Academia de la Lengua Valenciana.

 

Zaplana y Camps, consolidaron los feudos del separatismo catalán en los campus universitarios al imponer como lengua propia el idioma catalán y regar con dinero público a sindicatos estudiantiles filo etarras y separatistas como la “Asociación de Estudiantes Nacionalistas”, la “Coordinadora de Estudiantes de los Países catalanes” o el “Bloque de Estudiantes Agermanados”.

Los que hoy hinchan el pecho patriotero poniéndose las medallitas de la honradez españolista contra el catalanismo, son los mismos que apuñalaron a la unidad nacional en tierras valencianas y entregaron las aulas, la Universidad y la lengua al separatismo catalán. 

Son también los Feijóo de turno que imponen la expulsión del idioma español y votan junto al Bloque Nacionalista Gallego para que la Guardia Civil sea expulsada de tierras gallegas y sustituida por una policía autonómica

Así son los del PP. La sempiterna derecha traidora, acomodada, profesional de la mentira y cómplice de la destrucción de España.  


Continue Reading

España

ESPAÑA, INVADIDA. España ha recibido casi 38.000 inmigrantes ilegales en lo que va de año, más de un tercio de los llegados a suelo europeo

Published

on


El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) actualizó este miércoles los datos relativos a inmigración ilegal. Un nuevo balance que amplía el informe del Ministerio del Interior con datos sobre las entradas experimentadas durante la semana del 15 al 21 de noviembre.

Los datos de ACNUR vuelven a situar a España como el segundo país de Europa en entradas ilegales por vía marítima, tan solo superado por Italia y lejos de las cifras contabilizadas en Grecia, Malta o Chipre. Así, con un total de 37.260 inmigrantes ilegales en los que va de año, España recibe oficialmente más del 34% de todas las entradas registradas a nivel europeo.

 

La media de llegadas semanales durante el mes de noviembre se sitúa por encima de las 800 (829) y el promedio de entradas diarias se eleva por encima de las 100 (115), según los datos contemplados en este último balance de ACNUR.

En términos generales, las entradas totales registradas en lo que llevamos de año son superiores a las cifras contabilizadas en 2020. El total de accesos ilegales por vía terrestre y por vía marítima nos arroja un incremento con respecto al año pasado de un 8%. En concreto, el aumento de las llegadas totales contabilizadas por vía marítima asciende al 10%.

Vuelven las llegadas masivas de inmigrantes al archipiélago canario

Los datos recopilados durante esta semana por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) señalan que vuelven las llegadas masivas de ilegales a las Islas Canarias. Desde el pasado lunes y hasta el día de ayer, han sido más de 600 (630) los inmigrantes ilegales llegados a diferentes puntos del archipiélago.

Loading...

La intervención del Centro de Coordinación de Salvamento de Rabat, la Marina Real de Marruecos y la Dirección General de Seguridad Nacional de Marruecos (DGSN) han hecho que no se tenga que lamentar un mayor número de llegadas ilegales al archipiélago.

Desde la DGSN -a través de su Dirección General de Vigilancia Territorial- se activó un operativo para detener a una red criminal que estaba lista para operar de forma inminente a través de las costas saharianas, fletando numerosas embarcaciones con destino a Canarias.

Según fuentes del organismo armado marroquí, esta red criminal pretendía introducir en las Islas Canarias a más de 200 inmigrantes ilegales a través de las rutas de Agadir, Tan-Tan y Tarfaya.

Asimismo, se intervino numeroso material de apoyo logístico para la navegación, varios machetes, una alta cantidad de combustible y dinero en efectivo.

Las diferentes operaciones llevadas a cabo por estos organismos en los últimos días ponen de manifiesto la magnitud del actual efecto llamada y evidencian la falta de coordinación entre el Ministerio del Interior y sus homólogos marroquíes. Fuentes de las FCSE aseguran a La Gaceta de la Iberosfera que estas intervenciones son aisladas y que en la mayor parte de las ocasiones ·las mafias operan sin mayores complicaciones· para fletar embarcaciones con destino a Canarias.

Es preciso señalar que con las llegadas que han tenido lugar en estos últimos días a las islas el flujo de inmigrantes ilegales que han accedido ilegalmente al archipiélago ya se sitúa rozando los 20.000 (19.648) en 2021.

 

Rubén Pulido.


Continue Reading

España

El agrio relato del niño fusilado que sobrevivió a las matanzas republicanas de Paracuellos, por Manuel P. Villatoro

Published

on


El 29 de noviembre de 1936, el joven Ricardo Rambal Madueño, de apenas quince veranos, se despertó en una gélida zanja excavada en el municipio madrileño de Paracuellos del Jarama. Su única compañía, a izquierda y derecha, eran cadáveres inertes; como él, hombres y mujeres que habían sido sacados por las bravas de las prisiones de la capital y llevados hasta aquel triste campo de muerte para ser fusilados. El chico se hurgó la mandíbula, que palpitaba con vida propia, y corrió despavorido. Solo pensaba en escapar. No fue hasta algunas horas después cuando descubrió que tenía una bala alojada en el paladar.

Ricardo, o Ricardito, como le llamaban sus amigos antes de la Guerra Civil que sacudió nuestro país a partir del levantamiento militar del 18 de julio, fue uno de los miles de prisioneros fusilados en Paracuellos del Jarama por la Segunda República desde el 7 de noviembre de 1936. Entre 2.400 y 12.000… Y es que sí, la batalla por él número de víctimas se libra todavía hoy entre investigadores, historiadores y todo aquel con el suficiente ánimo como para enzarzarse en ella. La diferencia es que la fortuna quiso que este chicuelo, acusado de pertenecer a Falange, hizo una finta a la muerte a pesar de recibir sendos disparos en rodillaestómago boca.

Loading...
 

Cuatro décadas después, en 1977, un don Ricardo con mucho más recorrido vital explicó sus vivencias durante la noche del 28 de noviembre al reportero del diario ABC Miguel Ángel Nieto. Lo hizo sobre la misma tierra en la que se desplomó después de ser tiroteado; y cerca de una tumba que, perfectamente, podría haber sido la suya. «No sabía dónde estaba ni que me había pasado. Serían las doce de la noche cuando abrí de nuevo los ojos. […] Sangraba, sangraba mucho. Sin moverme del lugar en el que había caído palpé el terreno con ambas manos. El frío de los muertos me hizo reaccionar ¡Qué escena…! cuerpos y más cuerpos sin vida, amontonados, ensangrentados, algunos de ellos terriblemente desfigurados».

La suya fue una de las muchas voces que narraron las matanzas perpetradas por los republicanos en Paracuellos cuando los sublevados se hallaban a unos cientos de metros de la capital. Crímenes organizados, según algunos autores, por el entonces Consejero de Orden Público Santiago Carrillo; el mismo que, durante su etapa como dirigente político en la España democrática, negó esta acusación en una infinidad de ocasiones y arguyó que solo había ordenado la evacuación de los 2.000 militares sublevados en el madrileño Cuartel de la Montaña unas jornadas antes. «Lo que reconozco es que no pude garantizar la vida de los reos porque no había un aparato de policía en ese momento y porque había mucho odio», explicó en una entrevista en 2007.

Prisionero

De vuelta en la Guerra Civil, la historia de Ricardito comenzó en el verano de 1936. Meses antes de que, como señaló el mismo Carrillo en sus memorias, el golpe de estado militar sacudiera los pilares estructurales de la Segunda República. «Fui detenido el 4 de junio de 1936 por ser militante de Falange. Sin más acusación, sin juicio previo», afirmó a ABC. Como otros tantos, fue enviado a la Cárcel Modelo de Madrid, ubicada en las cercanías del hoy Cuartel General del Ejército del Aire. «Allí me encontré con grandes amigos como el propio José Antonio». En sus palabras, los primeros días entre rejas «no fueron los peores», pues se hallaban custodiados por guardias que garantizaban su seguridad.

La situación cambió el 18 de julio. «La vida era bastante normal, pero estalló el Alzamiento y las cosas comenzaron a endurecerse: de presos políticos habíamos pasado a ser prisioneros de guerra». Un mes después, el 22 de agosto, se desató el infierno cuando milicianos exaltados y armados tomaron por sorpresa la Modelo y asesinaron sin contemplación a una treintena de reos. Ricardo vivió de primera mano aquella matanza que consiguió desencajar el rostro al presidente de la República, Manuel Azaña, impotente ante tal barbarie.

«Ese día, muy temprano, nos hicieron salir al patio a esperar órdenes. Cuando más confiados estábamos, unas ametralladoras, instaladas en unas casas del paseo de Moret, comenzaron a dispararnos. Cayeron muchos, pues nos cogieron por sorpresa. Yo corrí a refugiarme a un muro con otro grupo de presos. En ese instante abrieron las celdas de los comunes, para dejarles en libertad, y las ametralladoras dejaron de disparar. Corrimos a refugiarnos en nuestra galería. Algunos de los comunes, antes de marcharse, prendieron fuego a la prisión. La panadería, que estaba debajo de la entrada a nuestra galería, fue la dependencia más afectada, hasta el punto de hundirse el techo y dejarnos aislados del exterior, eso nos salvó».

En la entrevista, Ricardo rememoró las jornadas siguientes con miedo. Miedo a que, como a sus compañeros, los exaltados le eligieran para «juzgarle»; triste eufemismo que buscaba disimular la muerte frente a un pelotón de fusilamiento. «Uno de los momentos más emocionantes fue cuando un sacerdote, tío del general Fanjul, nos reunió a todos y nos dio la absolución en bloque». Dos días después arribaron a la prisión unos milicianos que le ordenaron salir a la calle. «Nos dieron ropa, antes nos la habían quitado, y nos dejaron pasear. Pero no nos daban ni de comer ni de beber y los milicianos, para divertirse, nos tiraban trozos de pan desde las garitas. Dábamos saltos para cogerlos…».

 A las puertas de Madrid

De esta guisa llegó noviembre, mes en el que las fuerzas Nacionales pusieron en jaque a la Segunda República al plantarse en las cercanías de Madrid. La amenaza palpable de ver la capital en manos enemigas provocó que Francisco Largo Caballero, cabeza del gobierno, pusiera pies en polvorosa con su ejecutivo en dirección a Valencia y dejara el mando en manos de una Junta de Defensa dirigida por el general Miaja. Como Consejero de Orden Público fue elegido Carrillo, responsable de facto de la seguridad de los miles de prisioneros encerrados. A ambos les surgió entonces una triste disyuntiva: ¿qué diantres hacer con aquellos hombres? Entre las opciones se barajó su traslado para evitar que formaran una Quinta Columna que atacara la ciudad desde el interior.

Pero, en lugar de ser llevados a otras prisiones, miles y miles de reos fueron cargados en camiones o autobuses de dos pisos y dirigidos, entre otros tantos lugares, a la vega del Jarama para ser fusilados. Todavía se desconoce el responsable; para unos, Carrillo, para otros, la exaltación miliciana. Expertos como el reconocido hispanista Ian Gibson (autor de «Paracuellos, cómo fue: la verdad objetiva sobre la matanza») insisten en que las cabezas pensantes de aquel despropósito fueron los asesores soviéticos que aconsejaban a la Segunda República; personajes como Mijail Kolstov, conocido como el agente personal de Stalin en España, que defendieron la imposibilidad de escoltar a tal gentío hasta un lugar seguro.

Ricardito fue uno de aquellos presos y, en contra de lo que le sucedió a otros tantos compañeros, él si fue procesado. «Recuerdo que el día que me juzgaron no había luz y el Tribunal se alumbraba con una vela, lo que le daba un aspecto más fantasmagórico a la escena». Tras unas breves preguntas, llegó la sentencia. «”Está usted libre”, me dijeron, y pusieron un punto rojo a mi nombre. A esas alturas todos sabíamos lo que significaba. Volví a mi celda y abracé a mi amigo, Cousiños, un abogado, íntimo amigo mío. Sabíamos los dos que era nuestro último abrazo». Llevaba razón, pues a una buena parte de los reos fusilados en Paracuellos se les engañó confirmándoles que habían sido liberados.

Fusilado y resucitado

Al día siguiente, 28 de noviembre, Ricardo fue subido a un camión junto a otros presos. Tenía una herida en de cuchillo que le había hecho un miliciano tras robar un cuscurro de pan. «Todos íbamos serenos, con un nudo en la garganta. Algunos fumaban muy deprisa un cigarro regalado o robado. Sabíamos que nos quedaba de vida lo que los camiones tardasen en llegar a Paracuellos».

Arribaron entre las ocho y media y las nueve de la noche y, frente a ellos, encontraron un grupo de milicianos armados con pistolas, fusiles y escopetas de caza. «Hacía frío, pero, créame, que no lo notábamos. Llevábamos la ropa interior y el mono de la prisión, nada más, pero no notábamos el frío. El miedo era la sensación más fuerte, no había lugar para sentir nada más».

Cincuenta metros después, Ricardo fue ubicado en el borde de una fosa. Tras una breve oración, tres salvas de disparos hicieron que se desplomara junto a sus compañeros. Muerto. O eso creía… Y es que el chico, para su propio asombro, sobrevivió.

«No sabía dónde estaba ni qué me había pasado. Serían las doce de la noche cuando abrí de nuevo los ojos. Me dolía una pierna, el estómago y la boca. Sangraba, sangraba mucho. Sin moverme del lugar en el que había caído palpé el terreno con ambas manos. El frío de los muertos ms hizo reaccionar. ¡Qué escena…!, cuerpos y más cuerpos sin vida, amontonados, ensangrentados, algunos de ellos terriblemente desfigurados. Me puse de pie, dudé décimas de segundo y salí corriendo despavorido. Creo que no grité porque tenía un intenso dolor en la boca. Luego me daría cuenta, horas más tarde, que tenía una bala incrustada en si paladar. Era el tiro de gracia que me había entrado por la barbilla, pero afortunadamente el proyectil se quedó en la boca».

Cementerio de Paracuellos, en 1946
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Cementerio de Paracuellos, en 1946

Ya despierto, Ricardo escapó de allí a la carrera. Tuvo la suerte de que no había milicianos cerca. Su única obsesión era alejarse de «aquel lugar dantesco y cruel». Cuando amaneció se escondió en unos matorrales todo el día, «desfallecido y hambriento». «Tengo que volver a Madrid, me dije, y cuando anocheció emprendí el camino de regreso casa». A las tres jornadas de caminata pisó las trincheras de Canillejas. Y de allí, a Leganitos, donde vivía con su madre. «Vi mi casa completamente destruida por una bomba. En ese momento pensé en tirarme bajo las ruedas del primer coche que pasase, ya no podía más».

Por suerte para él, una vecina le reconoció. «Ricardito, ¿qué te han hecho? Tu madre está en los bajos del cine Capitol en un refugio de los Guardias de Asalto». Con las pocas fuerzas que le quedaban, y perdiendo mucha sangre, el chico caminó hasta el lugar. Allí se encontró con su madre, que lloraba de forma desconsolada. Cuando la vio, cayó escaleras abajo, desfallecido. «A los tres días recobré el conocimiento, sentía dolor, pero me encontraba mucho mejor. Los que estaban allí refugiados me quitaron la bala de la boca y me alimentaron como pudieron. Después, un guardia de asalto me facilitó un mono, un carnet de la CNT y una pistola. “Toma, defiéndete como puedas y guarda la última bala para ti”». A los pocos días fue detenido de nuevo. Permaneció entre rejas hasta que consiguió la libertad. Ya en las calles saltó a las trincheras Nacionales.


Continue Reading

DONACIÓN SEGURA Y ANÓNIMA CON CRIPTOMONEDA:

Donate

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement
es Spanish
X
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

¡Comparte!

Si le ha gustado -o no- comparta este artículo