Connect with us

Opinión

La izquierda actual y su ideología de desprecio a la vida humana

Published

on

aborto 1 1
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir



Jonathan García Nieves.
 Para Instituto Acton (Argentina)
Dada la influencia cristiana en la cultura occidental, tanto el respeto a la vida humana como la solidaridad, representan valores fundamentales de nuestras sociedades políticas. Estos valores, derivados de la razón humana y afianzados en la revelación bíblica, se encuentran tan profundamente arraigados en nuestra conciencia colectiva, que han alcanzado un vigor meta-religioso, esto es, un grado de coercibilidad moral que ha sobrepasado los límites de la cristiandad; incidiendo en la conducta de las grandes mayorías sociales de Occidente, sin distingo de credo alguno.

Estos dos valores se derivan del principio de Dignidad de la Persona Humana, cuyo argumento racional consiste en que el hombre, por el solo hecho de serlo, tiene un valor que le es inherente en cuanto ser dotado de racionalidad y libre albedrío. Desde el punto de vista de la fe, el Cristianismo nos ha revelado esta dignidad en su plenitud teológica, esto es: por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios, por haber sido redimido por Cristo y por ser templo del Espíritu Santo; cada hombre, cada mujer, cada niño, cada anciano, sin distingo de ningún tipo; goza de una dignidad irreductible en todas las dimensiones y estadios de su vida. La persona humana es sujeto, no objeto; un alguien y no un algo; razón por la cual tiene un valor superior a todos los bienes, materiales e inmateriales. Y justo por ello es que el Cristianismo rechaza y condena que el capital sea puesto por encima del hombre.

Esta dignidad de la persona humana es  imperecedera, imprescriptible. Su duración es de extremo a extremo de nuestra existencia; en virtud de lo cual la vida humana debe ser respetada, preservada y protegida en todos sus estadios, desde la concepción hasta la muerte natural. Asimismo, la dignidad humana es causa de nuestro deber de solidaridad para con el prójimo. La solidaridad debe ser practicada para con el necesitado, ya que éste comparte con nosotros la misma dignidad humana.

Conforme a la moral cristiana, la dignidad de la persona humana nos insta a la valoración de la vida (propia y ajena) como un don divino, así como a la práctica de la solidaridad para con nuestros congéneres; siendo que estos dos valores (respeto a la vida humana y solidaridad) tienen su fundamento en el mandamiento de “Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo”. Por amor a Dios y a nosotros mismos, debemos valorar y conservar nuestra propia vida; y por amor a Dios y al prójimo, debemos valorar la vida de este último y ser solidarios con él en la procura de su preservación. Asimismo, conforme a la doctrina cristiana, la vida humana debe ser vivida y compartida en el amor (“Amaos los unos a los otros”); siendo el amor la gran fuerza motriz de la solidaridad (“Lo que hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”).

Por estas razones, en toda sociedad de base cultural cristiana, resultará difícil de rechazar a priori una oferta ideológica que superponga al hombre sobre el capital, y que también muestre cierta preocupación por los sectores más débiles, vulnerables e indefensos del cuerpo social. Sin duda que estas dos posiciones, prima facie, pueden dar la impresión de que estamos ante una ideología que valora la vida humana.
En su discurso -que no su praxis- la ideología social-comunista propugna estas ideas. De allí que constituya un virus capaz de sortear las primeras barreras de defensa axiológica de nuestras sociedades políticas, culturalmente abiertas a la vida y dispuestas a la solidaridad. Y justo por ello, esta corriente de pensamiento político tiene una presencia particularmente endémica en nuestra región latinoamericana, pues se trata del mayor pulmón de la Cristiandad, “el continente de la esperanza” en palabras de Juan Pablo II.

Como lluvia copiosa, el ideario socialista ha permeado el pensamiento de distintas generaciones en diversos países de cultura cristiana. Inducidos al error, víctimas de una oferta político-ideológica fraudulenta, muchos han llegado a asumir el Socialismo como una corriente beneficiosa para la vivencia de los valores in comento. Nada más lejos de la realidad. Se trata de un auténtico canto de sirenas, un timo ideológico no apto para desprevenidos.
Quién no se detenga a analizar las inconsistencias filosóficas del Socialismo, corre el riesgo de ceder ante sus seducciones, y terminar convirtiéndose, precisamente, en un instrumento ciego contra la defensa y protección de la vida humana, y contra la solidaridad en sus circunstancias de mayor vulnerabilidad.

Por el solo hecho de superponer el ser humano al capital, el socialismo no está reconociendo la plena dignidad de la persona humana; simplemente está poniendo al  capital por debajo del hombre, pero ello dentro de una escala en la que éste (el hombre) se encuentra por debajo del Estado, y este último por debajo de la Revolución; lo que, irremediablemente, conduce a un totalitarismo arbitrario y aplastante en que la persona es cosificada por el Estado, instrumentalizada por la Revolución, y tratada como mera pieza del sistema por el tiempo que sea pueda serle útil a éste.

El solo hecho de combatir la inmoral primacía del capital sobre el hombre, no hace de la ideología socialista una corriente favorable al ser humano. El socialismo es un pensamiento anti-humanista, esencialmente materialista, que niega la esencia espiritual y trascendente del hombre y que, por ende, valora únicamente el aspecto físico de la vida humana. Siendo, además, que esta valoración física es sólo por un tiempo limitado: mientras la persona sea lo suficientemente fuerte e independiente para no requerir del auxilio de sus congéneres. Por ello, la izquierda mundial aboga por el abortismo y la eutanasia.

Para los socialistas, el ser humano, en los frágiles extremos de su existencia biológica (fases intrauterina y de proximidad a la muerte natural), no es un ‘alguien’ sino un ‘algo’, una cosa de la que se puede disponer. Para ellos, la vida del ser humano en el vientre de la mujer, es concebida como un apéndice del cuerpo femenino, una especie de órgano, y casi que un tumor extirpable a voluntad de la madre filicida. Para ellos, asimismo, la vida del enfermo terminal no es más que un desecho familiar.

En el ADN del Socialismo se encuentra el gen de la contradicción más profunda a sus postulados de defensa y solidaridad para con los desvalidos y más vulnerables. Para encontrarse con la veracidad de esta afirmación, bastaría con dar sincera respuesta a las siguientes interrogantes:

¿El derecho a la vida es exclusivo de las personas sanas y que puedan valerse por sí mismas? ¿Tenemos el deber legal y moral de socorrer a una persona que desea suicidarse, pero no con respecto a una persona que, por estar impedida de suicidarse, le pide a otra que le cause la muerte por eutanasia? ¿La solidaridad y el deber de socorro que nos instan a salvar la vida de un criminal que corre el riesgo de morir en su claustro carcelario; no procede para salvar al ser humano mientras está en el claustro materno? ¿Mientras está en el vientre de su madre, el hombre no es ser humano? ¿Si una madre primeriza lo es, precisamente, por su relación con el niño que lleva en su vientre, y este niño no es una persona sino una cosa desechable, entonces la mujer embarazada tiene relación de maternidad con respecto a una cosa? ¿Puede protegerse y defenderse al desvalido -incluidos el enfermo terminal y el ser humano intrauterino- sin respetar el más sagrado de sus derechos, que es la vida?


Lo que resulta una perogrullada viene a ser el mayor signo de contradicción en la bitácora del buque socialista. Éste, una vez asumido el poder político, siempre encalla en las aguas poco profundas del irrespeto a la dignidad humana. Los más vulnerables: aquellos a quienes se ha ensalzado y seducido con promesas de protección, respeto y defensa; terminan siempre pisoteados, cosificados cual si fueran simples piezas en el juego revolucionario.
La vida, el más sagrado de los derechos humanos, es tratado por el Socialismo como si fuera un plus en la esfera jurídica del hombre: un atributo del que se puede carecer según las circunstancias previstas por el sistema.
Al concebirse la vida humana de manera reductivista (sólo en sus dimensiones material y temporal, y excluyendo sus extremos inicial y final), se incita a la cultura de la muerte y de la insolidaridad; se pretende vaciar de contenido moral el deber de no matar, así como el de hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para preservar la vida propia y ajena.

Es tal el desprecio por la vida humana en el pensamiento de izquierda, que mientras su abortismo militante les lleva a considerar al feto humano como un mero apéndice del cuerpo femenino, un ‘algo’ carente de todo derecho porque -según ellos- no es persona; por otra parte, incurren en la aberración jurídica de declarar a las semillas de las plantas como sujetos de Derecho. Sí, apreciado lector, tal cual: un sujeto de Derecho, es decir, un sujeto capaz de ser titular de derechos y vincularse mediante obligaciones personales; tal como lo sabe cualquier estudiante de primer año de Ciencias Jurídicas. En este sórdido despropósito incurrió la mayoría parlamentaria del socialismo chavista cuando, en 2005, dictó una Ley de Semillas venezolana, en cuyo artículo 4 estableció que “Se reconoce a la semilla como ser vivo y (…) y sujeto de derecho…”
Así son las cosas en el socialismo: un sistema de creencias con los valores a todas luces invertidos; donde una semilla (ad exemplum: un frijol) es reputada como sujeto, mientras que un ser humano es tratado como objeto. Para los socialistas, una semilla es un sujeto de Derecho; lo que implicaría la posibilidad de que la ésta sea titular de derechos -incluida la vida-, mientras que un ser humano en el vientre materno, carece de derecho a la vida porque no es un sujeto sino un objeto. En pocas palabras, para un socialista, el niño que una mujer lleve en su vientre no tiene madre sino ‘propietaria’.

Más que dantesco resulta el imaginarse a alguna de las ‘parlamentarias del horror’, (diputadas chavistas que aprobaron semejante aberración legislativa), arrullando tiernamente a un grano de frijol o de arroz, después de haber abortado -asesinado-  al hijo que llevaba en su vientre.

Olvidaron los socialistas chavistas que la semilla es capital, un insumo para el agro;  y que, por tanto -apegados al pensamiento del propio Karl Marx- mal puede ser privilegiada por encima del ser humano en su fase intrauterina. ¡Vaya contradicción!

Mientras redactamos estas palabras, los socialistas avanzan en sus procesos legislativos para despenalizar el aborto en México y para aprobar la eutanasia en España. Son persistentes en su misión de instaurar la cultura de la muerte y de la insolidaridad para con los seres humanos más desvalidos y vulnerables.

Oportunidad para que nuestras naciones hagan gala de ese gran acervo moral de nuestra cultura cristiana, que es el humanismo integral; y, solidariamente, plantemos cara en defensa de la vida humana, muy especialmente en ese sagrado estadio que es la gestación en el vientre materno.

Antes de haberte formado yo en el vientre de tu madre, te conocía; antes de que salieras de su seno te consagré.” (Jer. 1:5).





@JGarciaNieves


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Le recomendamos...  Blas Robles, Margarita de Lezo, Don Oppas...
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

Queremos un debate científico. Por Inés Sainz

Published

on

14 09 2021 19 19 24
Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

En 1980 Carl Sagan estrenaba el documental “Cosmos” que comienza así.

“Por primera  vez tenemos la capacidad de decidir nuestro propio destino y el de nuestro planeta. Es un  momento de gran peligro pero nuestra especie es joven, curiosa y valiente. Y promete  mucho [..]. Queremos buscar la verdad a donde quiera que nos lleve, sin embargo para  encontrar esta verdad, necesitamos imaginación y escepticismo a la vez. No nos asusta  especular pero tendremos cuidado al distinguir entre especulación y hechos”. 

Cuarenta  años  después,  estas  palabras  pueden  describir  perfectamente  el  momento  actual que vivimos, entre una población que ha sucumbido al terror inoculado por  políticos  inútiles  y  por  los  grandes  medios  de  información,  que  hace  tiempo  perdieron  toda  su  credibilidad,  abandonando  la  noble  profesión  de  informar  y  sucumbiendo  al  poder.  Y  otra  parte  de  la  humanidad,  que  sigue  cuestionando  y  haciéndose mil preguntas, porque los relatos y los datos no les cuadran. 

Cualquier ser humano que haya leído un poco, sabrá que en la antigüedad se conoce  como la tríada de los valores de la humanidad a la Belleza, la Verdad y la Bondad,  que para filósofos como Platón o Kant estaban estrechamente unidas. Hoy asistimos a la  desintegración por completo de estos valores y a una auténtica guerra espiritual, ya que a  cualquiera  que  haga  mención  a  los  mismos,  se  le  señala  y  se  le  etiqueta  como  “negacionista”. Consultando el significado del sufijo “ista”, podemos saber que encuentra  dos cargas semánticas distintas, las cuales lo llevan a formar sustantivos o adjetivos que  se  refieran  a  los  siguientes  conceptos:  partidario  o  simpatizante  con  una  causa;  y  profesión u oficio desarrollado por un individuo. 

Lo peor es que se señala con nombres y apellidos a todo el que piensa diferente. A  todo el que, a la vista de un caos informativo de proporciones bíblicas, se ha salido de la  norma  general  impuesta  por  la  ciencia  politizada,  y  busca  científicos  y  periodistas  sin  conflictos  de  intereses,  que  contesten  a  sus  dudas  y  calmen  sus  mentes  curiosas  e  inquietas.  Dudas,  todo  sea  dicho,  que  provienen  del  razonamiento  lógico  y  no  del  razonamiento emocional guiado por el miedo. En un ejercicio simple, podríamos dividirlos  en personas que ven la televisión y personas, entre las que me reconozco, que decidieron  apagarla hace un año  y medio, puesto que lo único que genera es ansiedad y confusión. 

Una de las cosas que llevamos reclamando desde hace tiempo es un debate científico  entre los que dicen que el virus está aislado y purificado, y los que dicen que no.  Entre los que dicen que no es un virus mortal y que no se transmite por el aire, y los que  dicen que debemos seguir con mascarilla y distancia social “per saecula saeculorum”, a  pesar  de  ver  a  diario  futbolistas  que  se  abrazan  y  presentadores  sin  mascarilla  ni  distancia. Y no, lo de que se hacen PCR’s cada quince días, no cuela. Primero porque hoy  puedes  no  estar  contagiado  y  al  día  siguiente  sí.  Por  cierto  el  debate  de  las  PCR’s  también sería digno de verlo en directo. Otro debate es el de las mal llamadas vacunas  pero eso da para un tercer episodio. 

Así que desde aquí hago un llamamiento a cualquier cadena de televisión valiente  que  quiera  cumplir  con  su  objetivo  social  y  responsable  de  informar  y  no  aterrorizar.  Les  auguro  un  gran  éxito  de  audiencia,  así  como  la  recuperación  de  su  credibilidad  y  su  reputación.  Para  su  información,  esto  no  solo  pasa  en  España,  está  pasando en todo el planeta, con lo que el debate daría la vuelta al mundo. Me ofrezco  humilde y gratuitamente a organizarlo y convocar a unos y otros ponentes. ¿Se atreverá  alguno a convertirse en un héroe de verdad que consiga poner fin a esta “infodemia”?  Espero y deseo que así sea por el bien de la humanidad.
 
Inés Sainz

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Le recomendamos...  La falsedad de los "planes sociales" gratuitos
Continue Reading

Opinión

Otra marranada más del PP y la Derechita Cobarde: «No diga traición, diga Almeida» por Emilio Campmany

Published

on

almeida
Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos

José Luis Martínez Almeida ganó las últimas elecciones municipales en Madrid gracias a la promesa de poner fin a Madrid Central, medida estrella de la anterior alcaldesa comunista, Manuela Carmena. Podía haber dicho que él, de ganar, lo mantendría. Podía incluso no haber dicho nada. Pero prometió cargárselo. Y para eso le votaron. Naturalmente, como ejemplar cargo electo del PP, se desdijo en el mismo momento en que recibió el bastón de mando. El presidente de su partido, que quiere hacernos creer que él no es como Aznar y Rajoy, que faltaron a su compromiso de devolver a los jueces su derecho constitucional a elegir a sus representantes en el Consejo General del Poder Judicial, pudo afearle su traición. No lo hizo, lo que sugiere que es de la misma calaña, que por otra parte no deja de ser la habitual en los líderes del PP.

El simpático alcalde madrileño ha excusado su flagrante incumplimiento con algunas excusas. Ha dicho que Europa no le deja. Es mentira porque lo que quiere Europa es que disminuya la contaminación y eso se puede hacer de muchas formas sin necesidad de conservar Madrid Central, como por ejemplo prohibiendo las calderas de carbón y fuel. Y, en todo caso, él tendría que haber sabido que Europa no le dejaría cumplir esa promesa. También ha dicho que Ciudadanos no está de acuerdo. Es una excusa más presentable, pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid le ha resuelto la papeleta liquidando el dichoso Madrid Central por razones jurídicas. Conocido el fallo, un alcalde que simpatizara con las ideas de quienes le eligieron habría devuelto todas las multas y dejado que la Justicia le obligara a cumplir su palabra sin que Ciudadanos pudiera evitarlo.

Naturalmente, como todo traidorzuelo del PP, se ha puesto manos a la obra para corregir los defectos jurídicos de la ordenanza e implantar un nuevo Madrid Central igual al que los comunistas impusieron a los madrileños. Como no tiene los votos suficientes para hacerlo porque Vox se niega a respaldar con su voto el adefesio, ha recurrido a cuatro concejales comunistas que tuvieron puestos muy relevantes en la época de Manuela Carmena y que se escindieron de Más Madrid. Es evidente que cuando Almeida necesita votos para aprobar lo que quiere, especialmente cuando es algo opuesto a lo que prometió, los encuentra.

Para que el retrato sea completo, el alcalde se ha prestado, por indicación de Casado, a disputarle la presidencia del PP de Madrid a Isabel Díaz Ayuso, que es la única en el partido que cumple sus compromisos electorales, especialmente cuando son criticados por la izquierda. La operación tiene todo el sentido del mundo porque, siendo Ayuso esa extraña líder del PP que cumple lo que promete, cabe la posibilidad de que el electorado popular la reclame para sustituir al poco fiable Casado en Génova. Parafraseando lo que decían en la Argentina del Mundial de 1978, «no diga gol, diga Kempes», aquí se podría decir: «No diga traición, diga Almeida».

Emilio Campmany

Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Compartidos
Le recomendamos...  "La derechita cobarde" enseña la patita: El programa de Díaz Ayuso, más allá de la economía: ideología de género y adoctrinamiento LGTBI
Continue Reading

Opinión

Bergoglio, un enfermo negrolegendario y de esnobismo progre. Por Eduardo García Serrano

Published

on

papa francisco enfadado
Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Desde que se calzó las Sandalias del Pescador, a las que también ha renunciado para cubrir sus pies con esos zapatos suyos de trapero de mercadillo, el único Magisterio Pontificio que Jorge Bergoglio ha universalizado de palabra, obra y omisión, ha sido, es, su jesuítico desdén hacia el Decimotercer Apóstol de Cristo; o sea España. Y digo desdén porque es la forma untuosa, cortés y diplomática que le dan al odio los hombres que sudan incienso y huelen a cirio. El desdén es la piel de cordero del odio. Del odio de Jorge Bergoglio a España, evidenciado y proclamado en lo que dice, en lo que calla, en lo que hace y en lo que no ha hecho por y para la Patria de los misioneros y de los capitanes que llevaron la Luz del Evangelio desde el Belén de Santiago de Compostela hasta los confines de la Tierra. Hoy, el Padrenuestro y el Avemaría se rezan en todo el orbe porque los misioneros y los capitanes españoles fueron los ingenieros y los zapadores que prolongaron el Camino de Santiago desde su cuna hasta la última selva del mundo, jalonando la cartografía universal de Misiones y Hospitales, de Iglesias y de Universidades, de Escuelas y de Catedrales, llevando la Palabra de Cristo hasta donde, antes de España, sólo hablaban los chamanes y los brujos, y elevando a los altares de los dioses paganos, oscuros, tenebrosos, la Cruz del Gólgota y las Lágrimas de María que les salvó de los puñales de obsidiana con los que los sacerdotes de sus supersticiones les arrancaban el corazón en vivo a sus víctimas sacrificiales para ofrececérselo a las feroces deidades que gobernaban sus miedos y sus sueños.

Por eso España es el Decimotercer Apóstol de Cristo, pues así como Dios Padre eligió al pueblo judío para que de él y en él naciese Su HijoCristo eligió a España, a través del Apóstol Santiago y de la Virgen del Pilar, para que España fuese el Abraham del Nuevo Testamento y llevase la Luz del Evangelio hasta las cumbres de las pirámides aztecas tapizadas de cuajarones de sangre inocente a mayor gloria de la barbarie precolombina. EspañaBergoglioEspaña, sus reyes y sus capitanes, sus misioneros y sus hombres, sus leyes y sus códigos, acabaron con aquel holocausto tal y como el Edicto de Milán de Constantino acabó con las masacres de cristianos en los anfiteatros y en los circos romanos.

Loading...

Jorge Bergoglio es un enfermo negrolegendario y de esnobismo progre con una profunda esquizofrenia espiritual que le impide reconciliarse con su propia naturaleza, con su esencia y con su ser, pues siendo argentino y jesuita todo lo que es se lo debe a España, al Decimotercer Apóstol de Cristo por el que Bergoglio siente y practica un desdén que el Hijo de Dios ni siquiera sintió por Judas Iscariote. Por eso dice que “si voy a Santiago, voy a Santiago, pero no a España, que quede claro”. Que Dios te perdone, Bergoglio. Yo ni puedo ni quiero, que quede claro. Soy hijo del Decimotercer Apóstol de Cristo y donde tú, Bergoglio, pones relativismo progre yo pongo la Fe de Cisneros y la espada de Hernán Cortes. Donde tú, Bergoglio, pones untuosidad diplomática yo pongo las palabras del rey franco Clodoveo al evocar la Crucifixión“Si mis francos y yo hubiéramos estado allí, Cristo no habría sido crucificado”. ¡Qué buen Caifás hubieras sido, Bergoglio, en aquel Sanedrín tan untuoso con Poncio Pilatos!   


Comparta este artículo.
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Le recomendamos...  La concubina de Pablo Iglesias montó su propia guardería privada dentro del Ministerio de Igualdad
Continue Reading

Opinión

¡TREMENDO ESCÁNDALO! Alvise Pérez da 48 horas a la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, la ex-ministra que llamó «maricón» a Marlasca, para que dimita, o si no…

Published

on

alvise perez esradio 2021 1
Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Efectivamente, tras unos días de silencio, @alvisepf ha vuelto a Twitter con muchas ganas y golpeando con una fuerza descomunal. Ha dado un «ultimátum» a la Fiscal General del Estado y Notaria Mayor del Reino -otra más de los traidores presentes en la profanación de la sepultura del Caudillo- de 48 horas para que dimita. Y el asunto pinta muy grave, porque ya aparecían rumores en el entorno del Gobierno Rojo en estos días pasados…



¡NO OLVIDEN AYUDAR A ALVISE!

Ante el hostigamiento judicial y mediático, donaciones, guerra cultural y escudo judicial:

Paypal.me/Alviseperez

Patreon.com/Alviseperez

Bizum: 680445648

IBAN: ES76 1465 0100 96 2048562854 (ING)
Comparta este artículo.
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos
Le recomendamos...  Ventajas de mudanzas con guardamuebles
Continue Reading

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »
<-- PAUSADO PROPELLER -->