Connect with us

Colaboraciones

La libertad es un patinete

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Salvador Sostres.- Desde las manifestaciones contra la globalización y la guerra de Irak que empezaron en 2002 y 2003, los barceloneses hemos tenido que ir asumiendo que cualquier idiota puede tomarnos de rehenes en nuestra propia ciudad. Los alcaldes socialistas, Clos y Hereu, tal como luego Xavier Trias y ahora Ada Colau, no dieron nunca la cara por nosotros. Siempre nos vendieron. Ha sido total y absoluta la impunidad con que los antisistema, los independentistas, las feministas, los taxistas y desde el sábado los chóferes de Cabify han podido pisotear nuestra libertad y nuestra vida, impidiéndonos la libre circulación y usándonos de carnaza para sus reivindicaciones. En Barcelona tienen prioridad y carta blanca los majaderos en manada ante las personas ordenadas, aseadas y decentes que tratan de vivir sus vidas sin molestar a los demás y sin que los demás les molesten.

En verano los taxistas fueron los que nos atacaron, no sólo dejándonos sin servicio sino yendo explícitamente a por nosotros y a por nuestras familias, cortándonos las principales avenidas con el argumento de que sólo si nos perjudicaban ostensiblemente conseguirían que la administración les hiciera caso. Ante semejante atropello nos hicimos de Cabify y al menos durante unos meses dejamos de tomar taxis. Pero Cabify, en lugar de aprender de los errores de la competencia, y de entender por qué nos habíamos convertido en sus clientes, ha caído en la misma bajeza y desde el sábado nos ha convertido también en sus rehenes, siguiendo la estupidísima estrategia taxista de despreciar, insultar y linchar a sus clientes. Nos atropelló el taxi, nos atropelló Cabify y el Ayuntamiento hace años que nos ha abandonado. Nos hemos quedado solos, cautivos y desarmados.

¿Qué nos queda? Quién me iba a decir hace unos meses que ésta sería mi respuesta: nos queda el patinete. El patinete eléctrico. La start up catalana Reby ha distribuido cientos de patinetes eléctricos por la ciudad y basta con bajarse la aplicación para desbloquearlos. El precio es irrisorio: un euro para empezar y 15 céntimos por minuto.

Es un transporte veloz, vertical, silencioso, algo inestable -pero más inestable, ¡y más humillante!, es ser el rehén de unos chóferes- y que cumple perfectamente con su propósito. Como no podía ser de otra manera, Ada Colau ha empezado a perseguir y a multar a Reby, porque en su obsesión totalitaria, en su enfermizo odio a la libertad, quiere arruinar cualquier iniciativa empresarial -y más si es brillante y sirve de estímulo creativo a la ciudad- y va aprovechar los pocos meses que le quedan en el cargo para acabarnos de machacar y condenarnos a su mismo atraso intelectual, cívico y moral: el que la ha llevado a ser la más nefasta y vergonzosa alcaldesa que Barcelona haya tenido jamás.

Para los que más que en el alquiler creemos en la propiedad -en la era de Podemos, nosotros tenemos- la tienda Emovity, en Casanova con Travesera, vende el Semon de los patinetes eléctricos, que son los Inokim, una marca israelí -¡nuestra!- que ha hecho con los patinetes lo que Steve Jobs hizo con el iPhone: una máquina eficaz, de funcionamiento intuitivo, de tacto sensual, tan hermoso y gustoso que se convierte en una finalidad en sí mismo más allá de su utilidad.

Estos patinetes son el esplendor de la ciudad. Son el vigor de Israel, que es el vigor de la libertad. Y son tu vigor de hombre que le ha perdido el miedo a los viejos chantajistas de la Historia: los sindicatos, los políticos cobardes de la izquierda que prefieren el buenismo de victimizar al delincuente que defender al vecino que crea riqueza y paga impuestos, los convenios igualitaristas que pulverizan cualquier riqueza y la regulación colectivista que es el refugio de mediocres e ineptos para que los demás les continuemos pagando sus chiringuitos deficitarios cuando la competencia, el talento y el progreso de la Humanidad se los lleva por delante.

La libertad es un patinete eléctrico en esta ciudad tomada por la barbarie. El deseo de mundo mejor, la esperanza de concretarlo, la velocidad y el viento frío de enero susurrándote al oído: “no temas, eres inmortal”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Marlaska se hace el sueco ante la violencia de la Barcelona de Colau

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Desde que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se columpiara con las irresponsables declaraciones en el día del Orgullo Gay, afirmando que llegar a acuerdos con VOX tiene consecuencias y alentando los incidentes contra Ciudadanos, este hombre no levanta cabeza.

Hace pocos días se ha vuelto a retratar, en esta ocasión, haciéndose el sueco ante la evidente espiral de violencia que sufre la ciudad de Barcelona, desde que Ada Colau es alcaldesa. Y lo que es peor, que para no querer reconocerla, arremete contra Madrid y llega a afirmar que en esta ciudad sí que hay que echarse mano a la cartera cuando uno pasea por la Gran Vía.

No sé si es casualidad que Ada Colau sea una líder podemita que ha repetido en el cargo gracias a los votos del PSC en Barcelona; y que en Madrid el alcalde sea el popular José Luis Martínez Almeida.

No sé si es casualidad que el ministro, otra vez, como hizo con Ciudadanos en la marcha del Orgullo Gay, quiera señalar con el dedo al adversario utilizando argumentos que no se corresponden con la realidad. Vamos, que son falsos.

Insinuar que en Madrid hay más violencia callejera que en Barcelona es sencillamente mentira. Realizar este tipo de afirmaciones solo por el hecho de que quien gobierna en Madrid es del PP y con la intención de tapar las vergüenzas de Ada Colau porque la has aupado a la Alcaldía, es una actitud sectaria impropia de un ministro del Gobierno de España.

Hacer política con la defensa de los derechos del colectivo LGTBI y, lo que es peor, con la seguridad en las calles es, sencillamente, una total irresponsabilidad.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Pedro Sánchez sale de su madriguera para hacerse la foto en Canarias

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Hace una semana que escribí la última entrada de este blog, antes de tomarme un descanso de una semana. Retomo hoy mi encuentro con los lectores y nada ha cambiado, al menos eso me parece a mí, en relación a la intención del presidente del Gobierno de buscar una situación al bloqueo político de España.

Rectifico, han cambiado algunas cosas, o mejor dicho, han sucedido cosas, como el incendio de Canarias, al que Sánchez ha hecho una pirula desde Doñana, o la crisis del Open Arms, al que ha hecho otra. También Podemos ha hecho un leve intento en su insistencia por recuperar el cariño de Sánchez. Le ha mandado un papelillo insistiendo en que, ahora sí, quiere la vicepresidencia y tres ministerios. Y Carmen Calvo le dice que ahora va a ser que no.

Pero nada de esto ha perturbado el descanso de Pedro Sánchez en Doñana. A él que le dejen en paz, que corra el tiempo a ver si Pablo Iglesias se achicharra, convoca nuevas elecciones y sube un puñadito más de escaños, que terminen por hacer claudicar al líder podemita.

En esa estábamos a estas alturas del verano, cuando el presidente del Gobierno en funciones ha decidido salir de su madriguera palaciega y viajar a Canarias para hacerse una fotito con las cenizas del devastador incendio que ha sufrido esta isla. Un aperitivo de nada, un retrato para que parezca que hace algo, hacer unas declaraciones, esperemos que las haga, y regreso rápido al estado de hibernación en el que ha decidido estar hasta que las encuestas internas le indiquen el camino a seguir.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

El ejemplo de los inmigrantes españoles en Inglaterra

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Miguel A. Mesa.- Me veo en la necesidad pasional, patriótica e impulsiva de, debido a un simple asunto de acumulación, darle al César lo que es del César. En este caso, el César es los inmigrantes españoles, en especial los inmigrantes residentes en Inglaterra, que es lo que me toca más de cerca. No es por un caso específico, no es que haya ocurrido algo en concreto, aunque podría rememorar perfectamente al héroe Echeverría de los atentados terroristas de hace un par de años.

Veo y leo las noticias en los medios ingleses, todos los días. Asesinatos, robos, agresiones, conducta antisocial, lo que queráis, lo malo de lo malo. Y me pasa que no encuentro a ningún español entre los culpables, y suma y sigue. Si mi memoria no falla, en los 15 años que llevo en Londres no he descubierto a paisano alguno creando problemas. No digo que no los haya, pero aunque apareciera uno hoy mismo en los periódicos, a mí me gusta hablar en general, que es como se entiende a los seres humanos y a las comunidades. Excepciones hay siempre, pero el meollo del asunto está en la norma.

No escribo esto para ponerme en contra de otras nacionalidades, sino para defender a la mía y a la buena gente que nace de ella. Me siento muy orgulloso de los españoles y españolas que me encuentro por la calle, en el metro, en cualquier parque. El aura que me llega cuando los miro no deja lugar a dudas, son personas que viven y dejan vivir, que no se meten en alborotos y, sobre todo, que no los crean. Para el español que vive en el Reino Unido, unos 200.0000, el respeto es fundamental, y añado a los turistas, que merecen su sitio en este texto. Sí, lo llamo aura, pero también es la forma de vestir, de reír, de caminar. Las apariencias engañan menos de lo que algunos creen.

No sé si nuestro buen talante se debe a una inocencia natural y saber estar heredados desde que el mundo es mundo o si tiene que ver con el típico (y tópico) complejo de inferioridad que tantas veces hemos oído. Ya sabéis a lo que me refiero, aquello de que lo de fuera es mejor, más sofisticado, más culto. Puede que ese complejo sea el motivo de que nos portemos con rectitud o que nos dé corte muchas cosas. Quiero pensar que la razón es que somos respetuosos y sabemos comportamos porque sí, porque la nobleza va en la sangre. Sea por lo que fuere, el fin es idéntico, coexistir en otros países sin intenciones viles, tan sólo trabajando como nadie y dando lo mejor de nosotros mismos y nuestra bandera española, que no es solamente un símbolo cuando los principios de esa bandera se llevan a la práctica. Generosidad, educación, tolerancia, gentileza y bondad. Eso es España.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: