Connect with us

Economía

Las cuentas y los cuentos de Pedro Sánchez a los pensionistas

Published

on

Juan Mata Hernández.- Soy pensionista, conozco algo de cálculo, pues también soy ingeniero, y les aseguro que no he sido capaz de darme cuenta de lo que pretendía el Gobierno del señor Sánchez con la última carta que envían para informar sobre la evolución de la pensión. Sólo pensar lo que supone de ineptitud y mala fe ese documento que se está dirigiendo a todos los pensionistas en estos días, estremece: tiene origen en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, y comienza así: “En relación con la revalorización de las pensiones del Sistema de la Seguridad social para el año 2019….”, siguen a continuación los detalles de un Real Decreto…, los porcentajes, etcétera. Y por fin, en la parte baja del oficio/comunicado, el esperado detalle de los euros que nos van a pagar, que en realidad, es lo único en que nos detenemos todos para conocer y comparar.

Pues miren ustedes, los que han organizado esta propaganda electoral, bien que lo saben, ya que encontramos la sorpresa de que, en la correspondiente carta dirigida a una viuda, que su titular me ha hecho llegar, señalan una revalorización de 367 euros para una pensión de 115. Así que, incluyendo los complementos a mínimos, le van a pagar 677 euros, que, oiga, no es mucho, desde luego, pero vaya… si partía de una pensión de 115, no son moco de pavo los 367 de más que le cuelgan ¿verdad?

Luego, ya con la sensación de que nos han pretendido tomar el pelo, reviso mi caso y compruebo que la revalorización, que también publicitan con amplia y visible generosidad, supondría un 5,55% que tampoco estaría mal si tenemos en cuenta que la inflación de 2018 fue del 1,2%. Pero claro, hay un gato encerrado que tiene 7 años. ¿Qué pensarían ustedes?

Pues, seguro que responderían: Hombre, así por lo bajo, me parece que a la viuda la han tratado muy bien, porque 367 sobre 115 representa más de un 300% de revalorización. ¡Ya era hora de que alguien se ocupara de los pensionistas más desfavorecidos, gritarán eufóricos! Poco a poco, amigo mío, poco a poco… pues se empieza a parecer usted a mí cuando leí por encima el documento, y ambos, usted y yo, hemos picado como aquellos pavos a quienes les robaban el reloj de cadena y dejaban pendiendo el atadero de metal. Esa revalorización, si se analiza con detenimiento el complejo documento, sí que es como el moco que les cuelga a los pavos.

Nos han querido engañar las cuentas del señor Sánchez con el cuento que nos ha enviado la ilustrada Mª Gloria Redondo, directora general del INSS, que firma la carta.

Ha sido peor que lo de los bancos con las “preferentes”, porque allí habría letra pequeña que no se entendía, según el caso, pero no publicitaban con gruesos caracteres la palabra “REVALORIZACIÓN 2019” por todos lados, para hacernos creer que ese incremento tenía al heterogéneo gobierno de Pedro Sánchez como único autor y benéfico responsable.

Ha tenido que ser la llamada indignada de mi buen amigo Pedro Lobo, quien me advirtiera de la evidente mala fe que subyace en esta información. Fíjense, la revalorización que refleja el escrito se refiere nada más y nada menos que a la diferencia entre la pensión que se tendrá en el año 2019 y la que la titular había percibido en 1995, año en que se le pagó por primera vez. O sea que del 300% nada. Y si observan el documento, en ninguna parte indica que la pensión origen fuera la de hace 24 años, ni tampoco, por lo de poder al menos comparar, se refleja la subida que el coste de la vida experimentó en ese período.

En realidad, en ninguna parte del documento encontramos la diferencia entre la pensión de este año y la del anterior, que es la que la mayoría de pensionistas buscaríamos de inmediato. Hay un olor a podrido apestoso que indigna por lo que supone la venta de una falsa imagen ante un colectivo que no va a leer la realidad porque, muy probablemente, ni se detendrá a analizar con detalle la carta, ni quien la escribió pretende tampoco que lo haga.

Se podría haber ido usted y todo este Gobierno al diablo con sus socios de Podemos e independentistas, a quienes riegan con subvenciones, antes de ofender la dignidad de los pensionistas con una artimaña de este calibre.

Tal engaño tiene por lógica que venir desde arriba, pues no me imagino a una simple directora General del INSS capaz de tomar una decisión de esta dimensión sin contar con su Ministro de Trabajo, y este a su vez con quien lo colocó ahí. En definitiva, pretenderán que, cuando de verdad tengan que enfrentarse a las urnas, ojalá fuera cuanto antes para que valore lo que nos ha parecido su carta, pensemos en el generoso dispendio que ha hecho con los pensionistas. Pero, siendo también un despilfarro de 8 millones de envíos, se demostrará letal para quienes lo han pretendido.

Cuando un colectivo como el de los pensionistas, corre el riesgo de caer en la fanfarria propagandística de quienes gobiernan. ¿Piensa usted que los españoles somos tontos?

Será difícil que nadie vuelva a creer en las promesas de quien nos consideró unos incautos, y a buen seguro que contemplaremos otras alternativas que, además, del ejemplo de austeridad que ustedes no practican, nos aboque en consecuencia a aceptar con buen talante una situación digna y productiva para la sociedad de la que formamos parte.

Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deja un comentario

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2018 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: