Connect with us

A Fondo

Las mujeres NO tienen derechos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Así de claro. Las mujeres no tienen derechos. En absoluto. Ni tienen porqué tenerlos. 

Claro que los hombres tampoco tienen derechos, ni deben tenerlos. 

Porque, señoras y señores lectores, afirmo positivamente que lo que son derechos, los tiene el ser humano. Independientemente del sexo de cada cual.

Y que toda la gentucilla engañada que ha desfilado pintada de morado -cuales nazarenos sin capirote- hace un par de días berreando y bramando incongruencias ignoren esta verdad existencial es lo que ha llevado a que alguna señorita histérica -quizá bajo los efectos de un SPM especialmente agudo- agrediese a un vigilante de seguridad del Metro de Barcelona al berrido de “Soy mujer y tu tienes que hacer la vista gorda”. 

Es sencillo, es fácil y por supuesto es justo. 

Tres razones que parecen obligar a las hordas y catervas rojiprogres a ignorar toda lógica, sencillez y justicia y reclamar como “derechos” peticiones absurdas, inverosímiles y ridículas. 

Excepto cuando saltan del terreno del absurdo inane al terreno del dolor y la muerte: tiemblo cuando escucho a viejas resentidas y resecas como Carmen Calvo (4 matrimonios fracasados y amante 30 años menor) reclamar como “derecho” la capacidad de una mujer para asesinar a sangre fría, con premeditación, alevosía y habitualmente con nocturnidad a su propio bebé. Y con excusas tales como “es mi cuerpo y yo decido”. Señorita; si fuese su cuerpo, moriría usted; no su bebé. Pero algunos desesperamos de hacer entender esta sencilla cuestión cuando ministras del mismo palo y afectos que las actuales declararon, con seriedad y gravedad que “Un feto es un ser vivo pero no un ser humano”. Claro. Siempre he creído que un feto es un botijo. 

Pero que les voy a decir yo, viejo caduco reaccionario, machista –se me supone, como el valor en la mili– y furibundo defensor de la mujer allá dónde sea atacada y menospreciada. 

Porque ¿Saben? También afirmo que además de no tener derechos individuales por su sexo, las mujeres y los hombres no son iguales. En casi nada. Solo en una cosa: ambos conforman la especie humana, ambos, de por junto. No por separado. Y vive Dios que le agradezco todos los días las innumerables diferencias que adornan a la mujer y que permiten al hombre admirarla. 

Pero esto es algo que los progres rojomarxistas odian profundamente: la familia, los valores, el respeto, el amor romántico, el honor, la honra… Todo lo odian. 

Y lo odian porque no lo conocen. Y no lo conocen porque ni se lo han enseñado, ni han podido disfrutar nunca de ello. Familias desestructuradas, sin valores, sin respeto a los ancianos, amores por interés, cuernos por instinto, desconocimiento del honor y pérdida de la honra. ¿Resultado? Un progresista que odia lo que no tuvo. Una mujer feminista que perdió lo que quiso tener. 

Y así nos vemos; en un enorme, sucio y oloroso lodazal de mierda moral que nos marea y no nos deja avanzar. 


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Deja un comentario

Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Lo más visitado

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: