Connect with us

USA

Los enemigos de Trump por defender las fronteras y las raíces cristianas de EEUU

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 6

Alberto González Fernández de Valderrama.- Nunca en la historia de los Estados Unidos un presidente tuvo tantos enemigos como Donald Trump. Ni Lincoln, que luchara contra los confederados que querían disgregar su nación; ni Roosevelt o Truman que combatieron contra ese medio mundo que quería imponer al otro su tiranía; ni Kennedy, que se enfrentara a su propio gobierno con funestas consecuencias.

Loading...

Trump tiene aún más enemigos porque la izquierda mundial le ha declarado la guerra con una ferocidad nunca vista anteriormente. Y como la izquierda –dando a esta palabra el sentido más amplio que se le pueda dar- se ha apropiado de casi todos los medios de comunicación que existen dentro y fuera de las fronteras norteamericanas, de las empresas tecnológicas que controlan las principales redes sociales y los motores de búsqueda de internet, de las instituciones internacionales que se erigen en emisoras de principios morales de cumplimiento universal y, en general, de la mente de una buena parte de la población occidental, la lucha de Trump para imponer el orden en su propio país es una guerra sin cuartel que solo un hombre de su fortaleza y de su talento puede sostener con garantías de salir airoso de ella. En Europa tiene, entre sus principales enemigos, a Macron y a la Merkel -que andan como locos intentando crear un ejército europeo para no tener que pedirle permiso si deciden algún día intervenir contra algún miembro díscolo de la Unión- y a nuestro presidente Sánchez, que lo ha convertido en el coco malo de todos los telediarios. Pero Trump, de igual manera que sabe ser amigo de sus gobiernos amigos, sabe también ser enemigo de sus gobiernos enemigos, y ahora lo vamos a comprobar con la ruina de la agricultura española que se nos viene encima por su política arancelaria.

En Estados Unidos la izquierda se camufla bajo el aparato del Partido Demócrata, que tiene mucho cuidado en condenar públicamente el socialismo que tan mala prensa tuvo siempre en su país pero que defiende los mismos valores que ese neomarxismo propagado por los pensadores de la escuela de Frankfurt que es el padre del consenso socialdemócrata que lleva más de cincuenta años descristianizando Europa y convirtiéndola a pasos agigantados en un conglomerado globalista y progre en el que los Estados miembros están perdiendo su soberanía, y con ella su libertad, su seguridad y su identidad cultural.

A Trump no se le perdona ser conservador de las buenas costumbres y raíces cristianas de su país, ni defender sus fronteras con firmeza para frenar las olas migratorias que hasta ahora empujaban a cientos de miles de menesterosos de otros países a penetrar sin permiso en esa tierra de promisión que creían tener derecho a poseer aumentando de paso los índices de delincuencia a niveles alarmantes. No se le perdona tampoco que proteja la creación de empleos en su país y el aumento de la producción en su territorio nacional frente a la deslocalización empresarial que a corto plazo abarata sus mercaderías pero que conlleva una dependencia cada vez mayor del exterior y convierte poco a poco sus ciudades industriales en ciudades fantasma.

Encontrar en la prensa digital (e incluso en la de papel) una noticia respetuosa sobre Trump era y sigue siendo una misión prácticamente imposible. Desde que se postuló para la presidencia de su país escribir su nombre en un buscador de internet era recibir en primera portada una retahíla de noticias obscenas acerca de su persona: parecía no haber más interés mundial que conocer las intimidades de su vida sexual contadas por mujeres de altos vuelos pero de baja estofa moral. Cualquier frase que dijera se retorcía, se sacaba de contexto, se exageraba y se manipulaba de mil maneras para hacerle parecer el hombre más malo, inmoral y loco del mundo. Si había dicho, por ejemplo, que por la frontera de México entraban muchos delincuentes y grandes cantidades de droga -lo que era una evidencia-, los medios decían en sus portadas con grandes titulares: “Trump llama delincuentes a los mejicanos”. Y el mundo reaccionaba con ira diciendo: “¡qué ofensivo es ese hombre!”. Sus enemigos buscaban cualquier resquicio de su pasado o manipulaban cualquier noticia para vejarlo públicamente y derribarlo a cualquier precio del poder que le había otorgado gustosamente el pueblo americano. No importaban las formas porque todo valía. Imposible enterarse –salvo que uno bucease en la prensa especializada- de que ese presidente estaba reduciendo las cifras del desempleo a un nivel antes no conocido, que estaba aminorando la carga fiscal que ahogaba a las familias y aumentando como nunca su poder adquisitivo; y que estaba disminuyendo notablemente los índices de delincuencia endureciendo las leyes, y convirtiendo a su país en el mayor productor de petróleo del mundo para reducir su dependencia energética del exterior y aumentar su seguridad; y que estaba renegociando tratados comerciales que perjudicaban a su país en beneficio de China, de la Unión Europea y de varios Estados americanos que antes imponían a su país sus propias condiciones, a los que los anteriores presidentes norteamericanos se plegaban porque lo políticamente correcto era ser muy amigo de todo el mundo.

Y como no se le perdona a Trump que tenga sentido común, que defienda a la familia, que repudie el aborto, que ame a su patria por encima de todo y que la quiera hacer cada vez más poderosa y segura, todos los demonios del mundo que se conjuraron para que no alcanzase el poder sin lograrlo se han conjurado ahora para quitárselo. Han iniciado los Demócratas contra él un proceso de “impeachment” o destitución acusándole de cuantos pecados se puedan encontrar en un hombre rebuscando en un diccionario; no creo que lo consigan llevar a buen fin. Sí conseguirán, en cambio, aumentar el coraje de sus partidarios, que acudirán en masa a volverlo a votar.

Trump tiene el apoyo de una buena parte del pueblo norteamericano que hasta hace poco callaba porque no se sentía representada por el Partido republicano que supuestamente debía defender sus intereses; de un partido que seguramente allí los americanos llaman también en su idioma “derechita cobarde” porque, como en España le ocurre al Partido Popular, está tan infiltrado de sorayas y cifuentes que la política que desarrollaba cuando tenía el poder apenas se diferenciaba de la de su oponente demócrata. Trump ha doblegado a su propio partido, lo ha vencido y en gran parte depurado de esas malas influencias. Y además tiene ahora el apoyo del Tribunal Supremo, que antes le era abiertamente hostil. Y con esos dos apoyos tiene lo suficiente para volver a ganar las próximas elecciones y para seguir cumpliendo su gran promesa electoral: hacer a América grande otra vez.


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Internacional

Al menos 94 empleados de la campaña presidencial de Joe Biden denuncian maltrato contra el personal hispano

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 307

Por Mamela Fiallo.- Al menos 94 empleados de la campaña del candidato presidencial del Partido Demócrata, Joe Biden, denunciaron maltrato contra el personal hispano y «supresión del voto hispano» en el centro del estado de Florida.

Loading...

«La [Campaña Coordinada de Florida] está reprimiendo el voto hispano al eliminar a los organizadores de habla hispana del centro de Florida sin explicación, lo que no logra confrontar un sistema de política dominada por blancos contra los que se supone que estamos trabajando como organizadores de un partido progresista», comunicaron mediante una carta dirigida al partido demócrata.

Empleados de origen puertorriqueño denuncian haber sido removidos de su lugar de trabajo, contra su voluntad, lejos de su comunidad, informa el Miami Herald. Exigen volver a sus puestos de trabajo originales y una disculpa por parte de los funcionarios de campaña.

Un funcionario demócrata se comunicó con el portal The Hill y explicó que el descontento se produce en medio de negociaciones entre la Campaña Coordinada en Florida, la rama de campaña de los demócratas en Florida, y el sindicato de organizadores de campo, IBEW Local 824.

Biden ha enfrentado denuncias previas de racismo

No es la primera vez que Biden falta el respeto a sus simpatizantes hispanos. «Los niños pobres son tan brillantes como los niños blancos», dijo en el evento para votantes asiáticos e hispanos.

El caso más destacado de insensibilidad racial sucedió solo días antes de la muerte de George Floyd, que desató las protestas masivas luego de que apareció en video un policía asfixiándolo con su rodilla.

Biden le dijo al entrevistador Charlemagne: «Si tienes un problema para saber si estás conmigo o con Trump, entonces no eres negro», cuando este se atrevió a decir que quería hacerle más preguntas.

Es decir, de la misma manera que Biden pudo equiparar dos grupos étnicos con la pobreza, pudo abrogarse la capacidad de negarle a una persona su propia raza si esta no asume una identidad de pensamiento único.

Por ello, casi como un presagio, el entrevistador Charlemagne se refirió a personas como Biden en entrevista con CNN en septiembre del 2019 de la siguiente manera: «Son las personas que históricamente han puesto sus pies sobre nuestros cuellos».

Charlemagne se refirió al hecho de que Biden creó en 1994 la ley que más hombres negros ha encarcelado. También habló sobre cuando dio un discurso en el funeral de uno de los más prominentes segregacionistas.

Los hispanos son la minoría más grande de EE.UU.

Ahora Biden intenta mostrarse como un abanderado de las minorías. Y la que más votos produce es la comunidad hispana. Los hispanos rondan el 18 % de la población, son cerca de 60 millones, de los cuales 32 millones están en edad y capacidad de votar.

En el estado de Florida tiene un gran reto. Pues buena parte de la población hispana escapó de regímenes socialistas y por ello no respalda al Partido Demócrata. Tanto es así que el Presidente Trump inició su campaña electoral apelando a esa comunidad, ante quienes prometió: «EE.UU. nunca será socialista».

Florida es crucial para las elecciones presidenciales

En vista que en EE. UU. no se ganan las elecciones por mayoría sino por representatividad, existen los estados «bisagra» que realmente definen las elecciones y Florida es el más grande de ellos.

De acuerdo con el diccionario electoral Polyas: «Los estados bisagra son aquellos estados en los Estados Unidos cuyos electorados tienden a reflejar el comportamiento de votación de todo el país. Por lo tanto, los candidatos favorecidos en estados revolucionarios en las elecciones presidenciales generalmente terminan ganando las elecciones en su conjunto».

Por lo cual el maltrato de la campaña de Biden contra los empleados hispanos puede tener consecuencias severas no solo en el estado sino en la elección nacional.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

El magnate George Soros dona 220 millones de dólares al movimiento Black Lives Matter

Published

on

Comparta este artículo.

Impactos: 193

Open Society Foundations, el grupo filantrópico fundado por el magnate George Soros invertirá 220 millones de dólares a favor de la batalla por la justicia racial en los Estados Unidos . Se trata de una gran suma que sostendrá por años la actividad de varios grupos afroamericanos que se sitúan en primera línea de la lucha y la toma de conciencia contra el racismo.

Loading...

Este movimiento del magnate de origen húngaro George Soros llega tras la ola de protestas que cruzó el país después de la muerte de George Floyd en Minneapolis, un hombre afroamericano que perdió la vida en manos de la policía de esa ciudad de Estados Unidos.

De ese dinero, se invertirán 150 millones de dólares en donaciones para algunas organizaciones, incluida el fondo Black Voters Matter, los Votantes Negros Importan, y Reparadores de la Brecha, un grupo fundado por el reverendo William J. Barber II.

El dinero también financiará otros movimientos afroamericanos, como Equal Justice Initiative, Iniciativa de Igualdad Judicial, fundada por el abogado de derechos civiles Bryan Stevenson e inmortalizada en la película Just Merecy.  Otros 70 millones de dólares serán utilizados para apoyar cambios en la policía y la justicia penal, prácticas y formación política para jóvenes.

“Es inspirador y poderoso experimentar este momento de transformación en el movimiento de justicia racial. Nos sentimos honrados de poder asistir al trabajo vital de luchar por los derechos, la dignidad y la equidad de las personas oprimidas en todo el mundo, iniciado por nuestro fundador y presidente, George Soros”, asegura el presidente de la Open Society FoundationsPatrick Gaspard, en un comunicado.

“Ver a personas de todos los ámbitos de la vida, de todas las edades, religiones, colores y credos, marchar juntos por la vida de los negros y la justicia racial ha sido profundamente conmovedor, y nunca he tenido más esperanzas en nuestra capacidad colectiva para impulsar esta unión profundamente imperfecta más cerca de sus ideales”, añade.

“Debido a que sabemos que este trabajo es un maratón y no un sprint, Open Society está otorgando subvenciones de cinco años a cada una de estas organizaciones, para que puedan pensar en grande y planificar a largo plazo”, concluye.

“Es momento de tomar medidas urgentes y osadas para abordar la injusticia racial en los Estados Unidos”, señala Alex Soros, hijo del magnate de origen húngaro y vicepresidente de la fundación a través de otro comunicado. George Soros, que cumplirá 90 años el próximo mes de agosto, sobrevivió a la invasión del nazismo en la ciudad de Budapest durante la Segunda Guerra Mundial.

“Estas inversiones permitirán a los líderes legitimados de la comunidad negra reimaginar la vigilancia policial, poner fin a los encarcelamientos masivos y eliminar las barreras a la igualdad de oportunidades que fueron las fuentes de la inequidad social durante demasiado tiempo”, concluye.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Internacional

La degeneración Biden. Solo podrás llamarte hispano si perteneces al Partido Demócrata

Published

on

La congresista hispana por Nueva York, Alexandria Ocasio Cortez, estrella emergente dentro del Partido Demócrata, constituye una de las voces de los sectores más radicales del partido
Comparta este artículo.

Impactos: 106

La demócrata Ocasio Cortez defiende los saqueos porque lo principal es dar de comer a tus hijos. Por ejemplo, en Gucci, Coach o Louis Vuitton.

Continúa la rabiosa ofensiva demócrata contra Donald Trump, que se recrudece no sólo contra el propio presidente sino también contra sus partidarios. Esta semana, los principales líderes demócratas han llamado al boicot contra la empresa Goya Foods, la principal compañía productora de alimentación hispana de los Estados Unidos. La razón es que el CEO de la compañía, Robert Unanue, tras reunirse con el presidente Trump en la Casa Blanca, en el acto de lanzamiento de la “Iniciativa de Prosperidad Hispánica”, afirmó que: “Es una bendición tener un líder como el presidente Trump, que es un constructor… Eso es lo que hacía mi abuelo. Vino a este país a construir, a crecer, a prosperar. Tenemos un constructor increíble, y rezamos. Rezamos por nuestro liderazgo y nuestro presidente”.

Loading...

Goya Foods, además de ser la mayor empresa de alimentación hispana en Estados Unidos y de tener presencia en muchos países de Hispanoamérica, fue fundada en 1936 por el español Prudencio Unanue, originario del Valle de Mena, en la provincia de Burgos, que emigró a los Estados Unidos a principios del siglo XX. En la actualidad, la familia Unanue sigue siendo la dueña de la empresa, que da empleo a más de cuatro mil personas en el país y es un ejemplo de empresa familiar de éxito.

Si bien el actual CEO de la empresa, Robert Unanue, se considera republicano, en el pasado ha apoyado a candidatos demócratas hispanos tales como el senador Bob Menéndez y fue el impulsor en 2012 de la iniciativa Myplate, promovida por la exprimera Dama Michelle Obama, para promover hábitos alimentación sana. Por tanto, a pesar de ser una figura que ha colaborado tanto con líderes demócratas como republicanos, su apoyo público a las políticas de Donald Trump ha generado un boicot contra la empresa hispana por el Partido Demócrata. Así, la congresista hispana por Nueva York, Alexandria Ocasio Cortez, estrella emergente dentro del Partido Demócrata que junto con la también congresista Ilhan Omar, constituye la voz de los sectores más radicales del partido, lidera el boicot en las redes sociales. Ocasio no ha dudado en atacar a Goya Foods, una empresa hispana exitosa que da trabajo a miles de personas. En paralelo, ha defendido los saqueos producidos en la ciudad de Nueva York, manifestando que la “gente necesita alimentar a sus niños y quizás deban robar pan para ello”.  Efectivamente, no cabe duda, como bien apunta la congresista, que nada hay más importante que alimentar a los hijos. Si bien convendría matizar que los principales saqueos en la gran manzana no han tenido lugar en supermercados y tiendas de alimentación, sino en tiendas de lujo de marcas tales como Gucci, Coach o Louis Vuitton. A falta de pan, buenos son bolsos y carteras. La receta económica de la congresista es clara, atacar a empresas solventes y promover el hurto y el pillaje.

Mientras tanto, el Presidente Trump ha salido públicamente a defender a la empresa hispana Goya Foods, fotografiándose con productos de la marca.

La cuestión es clara, si quieres ser considerado hispano, solo puedes ser demócrata.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

HIJAS DE EUROPA

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Lo más visitado

Copyright © 2020 all rights reserved alertanacional.es

Translate/Traducir »