Connect with us

Cultura

Madrid prohibirá el próximo curso los móviles en colegios públicos y concertados

Published

on

Comparta este artículo.

La Comunidad de Madrid ha informado este lunes de que prohibirá a partir del curso lectivo 2020-2021 el uso de teléfonos móviles en los colegios públicos y concertados, con el propósito de mejorar los resultados académicos y de combatir el ciberacoso y el bullying en los centros escolares. Según fuentes de la Consejería de Educación, que confirman una información al respecto del diario ‘el Mundo’, la medida afectará a más de 800.000 alumnos de 1.700 centros educativos y pretende mejorar los resultados académicos de los alumnos, especialmente de aquellos que tienen mayores dificultades para el estudio. «Además, con esta medida queremos dar un nuevo paso en la lucha contra el ciberacoso y el bullying en los centros escolares», dice Educación.

El proyecto de la Consejería prevé que los docentes y la dirección de los centros educativos podrán retirar los móviles de los alumnos que incumplan esta obligación, que les serán restituidos según la normativa aprobada por el centro. Las excepciones a la prohibición se darán en los casos en que esté «expresamente previsto» en el proyecto educativo «y siempre con fines didácticos», dice Educación, de manera que los centros, dentro de su autonomía de gestión, «podrán limitar su uso en otros periodos, actividades y espacios de su competencia». Además, la normativa permitirá el uso de tales dispositivos a los alumnos que los necesiten por razones de salud o discapacidad, conforme a lo dispuesto en la normativa de convivencia.

Loading...

Esta decisión de las autoridades educativas regionales precisará un cambio en el artículo 42 del Decreto 32/2019, que regula la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid, por cuanto hoy por hoy es el propio centro escolar el que establece sus propias normas de conducta acerca de los usos de los móviles. En septiembre pasado, la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, recordó que los centros educativos son autónomos para determinar el uso de los móviles en los colegios, al comentar un anuncio al respecto del consejero madrileño de Educación, Enrique Ossorio. «Me parece que todos los centros educativos de España tienen autonomía organizativa y de gestión», dijo la ministra, a quien le parecía «más interesante» que cada centro educativo «sea capaz de ejercerla y ver que en determinada aula se necesitan los móviles para seguir una lección o sencillamente dejarlos fuera del aula».

La prohibición está contemplada en el punto 28 de los 155 que suscribieron el PP y Ciudadanos en el acuerdo para el Gobierno de la Comunidad de Madrid, y forma parte de su Estrategia Integral para la Convivencia Escolar en la Comunidad de Madrid. «Aseguraremos la convivencia en las aulas, lucharemos contra el acoso escolar y promoveremos el respeto, la autoridad y la dignificación del profesorado», dice el acuerdo. Y añade: «Prohibiremos la utilización de los teléfonos móviles en horario lectivo en todos los centros educativos sostenidos con fondos públicos en la Comunidad de Madrid».


Comparta este artículo.
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Cantabria

Los últimos de La Olmeda: un cuento sobre la Villa Romana de La Olmeda (VRO)

Published

on

Comparta este artículo.

Se trata de uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de toda la historia de España

 

El yacimiento de la villa de La Olmeda es uno de los principales centros turísticos de Castilla y León, que ya es decir, con una investigación continua que abarca más de 50 años ya, pero que apenas ha empezado a descubrir tantos misterios como encierran estas ruinas. Un conjunto palaciego del esplendor del Imperio Romano en España, abandonado seguramente en el desorden y anarquía de la caída de dicho Imperio. Y con deciros que tenía casi 5 km cuadrados de mosaicos en el suelo de toda la casa, sólo en la planta baja, de los cuales un kilómetro y medio cuadrados corresponden a los baños, creo que nos hacemos una idea de la elevada posición económica de estos millonarios palentinos de hace 1.700 años.

Loading...

 

Ahora un servidor, Miguel de Cervera, he publicado un libro titulado Los últimos días de La Olmeda. Un homenaje a todas las personas que vivieron en esta apasionante casa romana de hace 2.000-1.600 años, pero también a la aplicación cotidiana de la filosofía (Séneca, Epícteto, Marcial). Un libro que podéis conseguir en mi correo: [email protected].

 

Uno de los más grandes y mejor conservados mosaicos del mundo romano

 

Lo más curioso de este yacimiento es que tengamos las fotos de los moradores, pero no sus nombres. ¿Qué quiero decir con esto? El mosaico principal del salón principal de la casa, uno de los más grandes y mejor conservados mosaicos del mundo romano, ha perpetuado a lo largo de los siglos la memoria de los más que probables moradores. Unos ricos propietarios cuya familia entera se mandó retratar, alrededor de la escena central del mosaico, como si fuera un álbum de fotos de los más originales que se han visto.

 

Un mosaico enorme que parece contener los principales intereses de esta familia de forrados de finales del Imperio Romano: son unas muy bellas escenas de caza, mitología griega y también, lo más curioso de todo, lo que parece ser un álbum de fotos familiar, impreso en el suelo del salón principal de la casa.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

El misterio de los habitantes de la villa romana de La Olmeda

 

Poco sabemos de la identidad de estos ricos propietarios, que no dejarían de ser unos de tantos potentados como se repartían por todo lo que luego se llamó la Tierra de Campos. Auténticas dinastías de terratenientes autóctonos que sin duda mantendrían nexos directos con el poder imperial. No en vano, los últimos emperadores de Roma tuvieron origen español, siendo comúnmente conocidos como la dinastía teodosiana. En concreto, el último gran César, Teodosio el Grande, era originario de Coca, en Segovia. Fue el último gran Emperador y su hijo, Honorio, el último de todos. El que vivió el saqueo de Roma por los godos hasta el secuestro de su hermana, Gala Placidia, por parte del caudillo Alarico.

 

En esos días finales del Imperio se desarrolla este drama de Los últimos de La Olmeda, en un paralelismo que quiero hacer con precisamente esos otros dos grandes dramas que todo el mundo en esa época conocía: la erupción del Vesubio y la legendaria guerra de Troya. Porque la historia de Troya y sus héroes está muy presente en la casa de La Olmeda, siendo el motivo principal del mosaico del salón VIP nada menos que la historia de Aquiles en el Palacio de la Isla de Skiros. Para mí una de las más bellas imágenes de todo el arte de todo el Imperio Romano y que demuestra, una vez más, la habilidad y buen gusto de los artesanos y artistas castellanos de toda la vida.

 

El drama del final de la Villa de La Olmeda

 

El drama que debió acompañar el final de la villa de La Olmeda fue el de la guerra y el caos que acompañaron los últimos días de los romanos del Imperio. Como todos sabemos, a las invasiones bárbaras se unía la galopante corrupción estatal, que desembocaba en frecuentes guerras civiles. Casi el menor de los problemas era la propia invasión de los bárbaros que, como dijo un famoso almirante español, siempre necesitan de traidores que les abran las puertas.

 

Las cosas estuvieron muy revueltas en estos tiempos, hasta el punto de que la propia nobleza hispanorromana tuvo que movilizar un ejército propio y dirigirse a los Pirineos para contener la invasión de un usurpador al trono imperial. Y esto es uno de los principales hitos de la historia contada en el libro, pues es de suponer que todos los terratenientes unirán sus fuerzas en este momento para defender su fortuna. Una gran alianza común frente a una dinastía de usurpadores que querían desafiar el poder de un César español como ellos y al que probablemente estaban unidos por estrechos vínculos. Es lo que se llamaba el clan Teodosiano.

 

En el relato de Los últimos de La Olmeda veremos cómo los terratenientes de esta zona palentina, inclusive el señor de La Olmeda, se preparan para esta batalla definitiva por el futuro del imperio y su propia fortuna personal.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Las personas libres vivían peor que los esclavos de otros tiempos

 

Uno de los desafíos a la hora de escribir el libro para mí ha sido la complejidad de las relaciones sociales en esta época. Porque no estamos ya en el Imperio Romano que todos más o menos conocemos, sino en el final de éste. Con una parecida estratificación de la sociedad en castas, pero no ya de la manera tradicional que conocíamos con esclavos, personas libres y pobres y a continuación, en la eterna casta privilegiada de todos los tiempos, los ricos propietarios. En estos tiempos del final del Imperio Romano nos acercamos a la feudalización del territorio y de la sociedad, con un aumento notable de las diferencias sociales. Y aunque el número de esclavos se había reducido, por la influencia humanista del cristianismo, la realidad pura y dura era que las personas libres vivían peor que los esclavos de otros tiempos.

 

Un auténtico palacio digno de un César

 

Esto era el efecto inmediato de la ruralización de la sociedad romana, que paso de ser muy urbanizada a todo lo contrario: los ricos escaparon de los centros urbanos, donde estaban más obligados a pagar impuestos y a servir en el Ejército, pasando a vivir en sus más ricas propiedades del campo, como era el caso de la villa de La Olmeda. Un auténtico palacio digno de un César como tantos había en esta época, todavía dorada, de la historia de Roma, pero que no dejaba de ser un signo evidente de su definitiva decadencia. Todo esto nos puede recordar bastante a los tiempos actuales. Este sálvese quien pueda que ha traído el Nuevo Orden Mundial al mundo entero.

 

Los bagaudas: bandas de desheredados dedicados al bandidaje

 

Los personajes de Los últimos días de La Olmeda representan un poco esas castas sociales que había en la época. Desde la familia de los propietarios a la multitud de esclavos y colonos que constituían la base social de la época. Todos ellos unidos en el destino de un mismo barco que es la Villa de La Olmeda. Todos sufriendo la incertidumbre y penalidades de esos días de anarquía que fueron los últimos del Imperio Romano en España. Inclusive con el problema añadido de las bagaudas, que eran bandas de desheredados que se echaban al monte para dedicarse al bandidaje. Y precisamente el caudillo de una de estas bandas de forajidos es el hermano ilegítimo del dueño de la villa de La Olmeda, en el relato, por lo que el culebrón está servido desde el principio.

 

El eterno problema de los millonarios y sus hijos ilegítimos

 

Ese jefe de los bandoleros desciende en efecto del antiguo señor de La Olmeda, al que le he dado la identidad del General Asturio. Un personaje que fue real, tal vez de origen asturiano, aunque sin duda un poco posterior a los hechos que se narran en el relato. Pues bien, este forajido, bastardo del anterior propietario de la villa, era por tanto hermanastro de los propietarios actuales de la hacienda en el relato. Tenían un padre en común que era ese General Asturio, al que hago protagonista de la lucha contra cántabros, astures y vascones. Por lo tanto, este hijo rebelde del anterior patrón de La Olmeda, al que doy el nombre de Liberato, se enfrenta a su propio hermanastro y el ejército privado de éste y otros terratenientes, en espera de su momento de golpear.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Los propietarios de la villa de La Olmeda: señores que hacían con sus vasallos lo que querían

 

Hay otro nexo en común entre este personaje, jefe de los bagaudas, y la familia de propietarios de la villa de La Olmeda: un servidor de la casa al que llaman Cazador, por su profesión habitual, que es a su vez hermanastro del bandolero «de sangre real».

 

Un fiel empleado de la Casa que se debate entre la fidelidad a su patrón, su temor a que su hermanastro sea cazado como una bestia y, también, su amor por la hermana del jefe, Serena. Una historia familiar y de amor que puede parecer un poco rocambolesca, pero no tanto si atendemos la complicada realidad social de esos tiempos. Con señores que hacían con sus vasallos lo que querían, inclusive muchísimos hijos ilegítimos que luego serían desposeídos de todo, podían convertir precisamente en los peores enemigos de sus propias casas.

 

Superioridad cultural de las personas que gobernaban estas villas

 

La superioridad cultural de las personas que gobernaban esas casas privilegiadas y de la élite de servidores que les ayudaban, en las tareas administrativas, constituiría sin duda una de las bases de ese poder y de esa pirámide social. Los ricos tenían acceso a un solo a todas las propiedades el tiempo libre que no tenían sus numerosos servidores, pero también a una elevada formación que sólo la élite podía permitirse en un mundo de abuso y trabajo duro, incluso para los más pequeños.

 

En el libro veremos muchas referencias textuales a Séneca y Epicteto, entre otros filósofos, pues estamos en un tiempo en que las humanidades serían como algo natural. Cotidiano. No covidiano, como ahora, cuando lo que vivimos como algo natural para tomar las decisiones diarias es la basura que vomitan cada día los medios de comunicación. También hay muchas referencias a un gran escritor satírico de principios del Imperio Romano como fue Marcial de Bilbilis, un cachondo mental procedente de Calatayud que hacía las delicias de los romanos de su tiempo como puede hacerlas hoy con nosotros.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Los divertidos poemas de Marcial de Bilbilis

 

Si hay algo que caracteriza el libro son las constantes referencias a los divertidos poemas de Marcial de Bílbilis, un creativo satírico de principios de Imperio Romano que ha sido alguna de las grandes glorias de la humanidad. Y Marcial fue un poco el que puso la nota divertida a generaciones de romanos desde entonces, cuando incluso hoy son súper divertidas sus composiciones. Y yo las intento aplicar un poco a la historia de la Villa de La Olmeda y estos personajes ficticios.

 

La elegancia y buen gusto de los mosaicos parecen indicar la existencia de esa clase ilustrada que sin duda alguna mataría el tiempo con la lectura de cuentos y poemas, claro está, cuando no se encontraban de cacería. Su gran pasatiempo por excelencia. Y en la obra he hecho mucho hincapié en todas estas distracciones para una clase dirigente, que tenía a todo un ejército de empleados a su servicio y se encontraban demasiado lejos de cualquier sitio. Demasiado aislados.

 

Palacios con muchas comodidades, pero pocas distracciones

 

En estos tiempos de ruralización de la sociedad, lo mismo que había compañías errantes de constructores de catedrales, en la Edad Media, también las había de constructores de estos palacios y hasta de artesanos que hacían los mosaicos. Y podemos también pensar que había compañías errantes de danzantes, proto juglares y otros profesionales que se dedicaban al entretenimiento de estas clases adineradas. De hecho, sabemos que estas élites sociales pasaban un gran aburrimiento, por lo general, al estar situados lejos de teatros, circos y anfiteatros, así como todo el entretenimiento que podían tener en grandes ciudades como Mérida, Zaragoza y hasta las más pequeñas urbes. Centros urbanos emplazados, no obstante, bastante lejos, por lo general, de las villas rurales.

 

Y tenemos constancia directa de esta nostalgia de las clases más altas de la sociedad por los entretenimientos de dichas ciudades, por ejemplo, en la abundante correspondencia que se ha conservado en los puestos fronterizos del norte de Inglaterra. En concreto, las cartas de la esposa de un general que se encontraba allí destinado, más aburrida que una ostra de tanto aguantar la barbarie de la frontera.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

El aislamiento de los propietarios de la villa de la Olmeda era autoimpuesto

 

En este caso, sin embargo, el aislamiento de los propietarios de la villa de La Olmeda era auto impuesto por esas propias clases adineradas, que buscan así escapar de las obligaciones fiscales y militares. Y en el campo estaban más lejos de la acción del Estado, pero también se aburrían como ostras, rodeados siempre por la misma multitud de aldeanos y sin apenas infraestructura. Era el precio a pagar por la decisión de aislarse de los problemas del Estado en general, pero esto no va a suponer un retiro indefinido para nadie. Como comentábamos antes, llego un momento de tanta anarquía y tanto peligro, en las fronteras del Imperio, que esos terratenientes no tienen otro remedio que formar ellos mismos un gran ejército y lanzarse a la pelea por la defensa común de sus aisladas propiedades. ¿Serían capaces estos terratenientes de vencer a tantos enemigos y bárbaros a la vez que contenían a las clases oprimidas por ellos mismos? Éste es en definitiva el trasfondo del relato de Los últimos de La Olmeda.

 

Los propietarios de la villa de La Olmeda desaparecieron sin dejar rastro

 

Lo que si podemos adelantar es la moraleja de toda esta historia y es que los propietarios de la villa de La Olmeda, por más ricos que fueran y hasta se mandasen retratar, en el suelo de su propia casa, han desaparecido hasta de las páginas de la historia. Toda su fortuna se fue y hasta la identidad de esas personas, pese a su empeño por pasar a la inmortalidad, por lo que se cumple eso de que todos somos polvo y al polvo volveremos.

 

 


Comparta este artículo.
Continue Reading

Cantabria

La historia real de un auténtico Alatriste de Santander, de la época de los barcos de vapor

Published

on

Comparta este artículo.

Un Alatriste en el Santander del Machichaco

 

 

Loading...

Esto que viene no es ningún cuento de Pérez Reverte, que como muchos sabemos se basaba en historias reales de los Tercios. Pero no. Aquí estamos hablando de un personaje de carne y hueso con nombre y apellidos, fecha de nacimiento y aventuras certificadas. Un hombre que dejó tan profunda huella en la generación de su tiempo que el más famoso poeta marinero de Santander, José del Río Sáinz, alias Pick, lo definió como el hombre más fuerte y más bravo de la historia de la ciudad a juzgar por el pueblo. Es decir, que ni él mismo, que lo conoció en persona y lo admiraba, como el ídolo de su juventud, le puso ese título de honor, sino que fue un veredicto popular nacido de la leyenda viva de un auténtico héroe.

 

Un lobo de mar de Santander real que, además de sobrevivir a los peligros de cruzar el Atlántico en esos primitivos barcos de vapor, hizo también su fama como chulo de los puertos. No sólo en Santander, sino también en el puerto hermano de La Habana, por ejemplo, donde se desafió con un negrazo enorme porque éste había insultado a la bandera española.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Un héroe popular de Santander en el olvido

 

Para mí es una de las historias más alucinantes es que haya encontrado hasta ahora, nos dice el autor, no sólo porque se trata de un personaje espectacular sino también por el olvido que ha caído luego sobre él. Incluso en mi propia familia, siendo hermano de mi tatarabuela, se había perdido hasta el nombre de este Capitán de la Marina Mercante metido a justiciero popular. Y ya en su día fue bastante polémico, porque muchos le quisieron adjudicar el sambenito de que era él mismo parte del mismo hampa portuario al que decía combatir. De hecho, ese famoso desafío que tuvo con ese rebelde cubano en La Habana, a quien el poeta Pick calificó como un negro ciclópeo, fue uno más de tantos combates callejeros que mantuvo a lo largo de su vida. Pero siempre se trataba de batallas contra personajes poco recomendables, tanto en Santander como en los puertos que conoció.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Uno de los rasgos que más destaca el autor es la contradicción de un personaje que quería ser justiciero y moralista, pero que nunca abandonaba el hábitat de los adictos al vicio y delincuentes: los círculos sociales donde se jugaba a los prohibidos en Santander y en cualquier muelle donde parase, pero también los burdeles y cafés cantantes que tanto escandalizaban a Menéndez Pelayo.

 

La ludopatía y el crimen en el Santander del Machichaco

 

Se pasaba la vida, literalmente, de bar en bar, en especial cuando tuvo que dejar los barcos por una enfermedad que contrajo en algún puerto y que yo identifico con la sífilis, que era como el SIDA de la época. Y antes que eso ya tenían que tronar Santander con la bocina del barco, para que saliera del tugurio donde hubiera pasado la noche. Porque sin él no podían zarpar, dado que era el oficial piloto de la nave. Por eso le llamaban Piloto, aunque llegó a Capitán antes de sufrir una jubilación anticipada por enfermedad.

 

Y es en dichos tugurios donde conoció en todo su esplendor ese hampa urbano, portuario, centrado en el juego ilegal y la explotación sexual, no sólo de las mujeres, sino también de chicos jóvenes que eran víctimas de lo que se denominaba la trata de blancos. Un negocio cruel que persiste hoy en día y que pone a la venta lo más sagrado de toda sociedad: la inocencia y la seguridad de los más pequeños.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Un valiente capitán de la Marina Mercante del Santander de los barcos de vapor

 

Pero fue aquí donde sacó más a relucir su faceta de héroe este Capitán, Teodosio Ruiz González. Un hombre de hierro que, pese a verse aquejado por todos los vicios y hasta por la peor enfermedad de su tiempo, para la cual no había cura, se enfrentó al peor de los delitos posibles, que es la trata de personas. La verdad es que fue un avanzado a su tiempo, no sólo por su defensa de las mujeres de Santander, que en su gran mayoría se veían abusadas por ser inmigrantes de otras zonas de España.

 

Tengamos en cuenta que por entonces Santander era un auténtico emporio comercial y muchas personas se veían atraídas por esta riqueza. Inclusive muchas mujeres que eran engañadas, como pasa hoy en día con muchas inmigrantes que vienen a Europa, para ser explotadas con empleos que distan mucho de ser tal cosa. Y lo mismo pasaba con los menores de edad, para los que había incluso menos atención pública y sanitaria, pero este antepasado mío se rebeló contra esta miseria insoportable.

 

Una visión diferente del tema de los raqueros

 

No en vano he llegado a la conclusión de que los raqueros sean víctimas de toda esta situación, por lo que me parece desacertada esa estampa romántica y hasta divertida de ellos. Simplemente eran niños pobres que estaban en la calle y se veían expuestos a todo tipo de problemas, igual que pasa hoy en día con los chavales de los países en desarrollo.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Pido una calle en Santander para el Capitán Teodosio Ruiz González

 

Yo creo que no hay que fijarse tanto en que fuera ludópata, mujeriego o bebedor, o incluso que hiciera uso cotidiano de la máxima violencia, dado que la empleaba sólo contra los peores delincuentes. Inclusive contra agentes de la Policía Municipal de Santander del siglo XIX y del XX, que eran tan corruptos como el peor de los mafiosos.

 

Pero Teodosio Ruiz González se enfrentó a todos, en bastante soledad, por cierto, y logró incluso victorias importantes contra esta mafia organizada, antes de que llegara su propio fin. Y no dudó incluso en arriesgar su vida por defender el honor de la bandera española, que había sido insultado por un provocador que pertenecía a una secta que también sale mucho en el libro. Para mí son innumerables sus méritos y es por ello que voy a pedirle una calle en Santander, donde tenemos una asignatura muy pendiente con nuestra propia Historia.

 

Para solicitar el libro lo podéis pedir en [email protected] y se os mandará a casa con los gastos de envío incluidos.


Comparta este artículo.
Continue Reading

Cantabria

Una senda un poco peligrosa: el camino lebaniego de Revilla y sus amigos

Published

on


El Camino del mamón del puro: te puede pasar de todo

 

Nuevamente tenemos que hablar del personaje más histriónico de los últimos años, no sólo nuestra región sino en todo el país. Un auténtico bufón que ha superado a Kiko Rivera en sus manifestaciones públicas poco afortunadas y siempre con algo más que el espectro de la corrupción rodeando su discutida y discutible figura. No estamos desde luego ante ningún político ejemplar, cómo acabamos de comprobar por enésima vez con el asunto del puro, aunque en realidad no es ésta una de sus peores travesuras. Pero no os aquí hablar de corrupción y de cómo los jueces le perdonan la vida al 95% de los miembros de la casta, quedando sólo en la fila de los encarcelables algunos sujetos del PP y porque todos han pactado eso previamente.

Loading...

 

Pero no vamos aquí a hablar de ese tema, porque ya aburre la impunidad con que actúan estos impolutos fantasmas de la política. Y, además, vamos a volver momento a esos buenos tiempos en que el dinero público se gastaba de verdad porque lo había.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

La nefasta promoción del Camino Lebaniego

 

Estamos hablando de cuando el impoluto fantasma de Revilla se dedicaba a promocionar su recién inaugurada taifa como President del Govern cántabru. Un sueño que hizo realidad a base de engañar a la mitad de sus votantes, como siempre, asegurándoles que no iba a hacer lo que a continuación hizo y que fue pactar con el PSOE para que ellos gobernasen la región mientras él iba a por los platos a contar chistes y decir que era el presidente de no sé qué.

 

Bueno. Pues en esos años gloriosos en que nuestro amigo Zapatero dilapidada alegremente la herencia del superávit de Aznar y se dejaba regalar anchoas y otros manjares por parte del bufón que venía en el taxi a la Moncloa (que tomaba donde dejaba el coche oficial, a sólo unos metros)… Pues bien, recuerdo estar en Madrid y ver unas carteleras enormes donde se anunciaba el Camino Lebaniego 2006, siendo Año Santo de Santo Toribio de Liébana. Un camino de peregrinaje que es como el Camino de Santiago en pequeñito y versión montañesa y que, al parecer, según he oído hoy mismo, cuñado en una noche de copas por un par de políticos descerebrados de nuestra región. De esos personajillos que han surgido en las taifas como chinches y que gozan de coche oficial y unos presupuestos que no los tiene ni el 1% de las empresas, siendo casi todos estos unos iletrados absolutos.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Un camino sin caminantes: el Camino Lebaniego 2021

 

No me cuesta creer este argumento cuando vengo de hacer este camino por dos veces y aún no me acostumbro a las cosas que veo y siento cuando voy caminando por estas sendas olvidadas. Realmente cuesta creer que estemos hablando de un camino que se ha promocionado incluso en esas carteleras gigantes de las autopistas, además de que nunca se explicaba bien qué era eso, porque en tales carteles no salía una montaña ni una foto de nada. Y eso que estamos hablando de uno de los paisajes más bellos de toda España, similar a Suiza en todo, pero tengo que decir que el tránsito de peregrinos es prácticamente inexistente.

 

Apenas te encuentras gente cuando caminas por estas sendas donde es inevitable coincidir con personas que comparten albergues contigo y demás. Pues bien. Se trata de un camino prácticamente sin caminantes, por lo que está de más explicar el éxito de marketing de nuestro President. Siquiera en Cantabria es conocida la ruta que debería ser la más famosa de toda la región, cómo me contesta cuando hablo del tema con muchas personas diferentes, pero hay cosas más graves que quiero contar aquí. Más que nada para avisar al personal de la clase de aventura que significa hacer el Camino Lebaniego.

 

Definitivamente no es una experiencia para toda la familia ni mucho menos para cualquier persona que no tenga un mínimo de preparación física.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Los peligros del Camino Lebaniego

 

Para empezar, decir que casi todo el camino está marcado por un desnivel bastante considerable y que por algunos sitios ni siquiera hay camino, sino una especie de senda que no se sabe muy bien por dónde va. Y además está muy mal señalizada y en algunos tramos no hay ni siquiera bares en toda la puñetera etapa. Vamos, que mucho Camino Lebaniego, pero luego no hay infraestructura para nada. Ni para tomarse una cerveza ni para ir al baño o ni siquiera para si nos metemos en un problema. Y yo vengo de comprobar eso con mi grupo de amigos, pues a uno de ellos le mordió un perro y tuvimos que esperar más de media hora para que viniera una dotación de la Guardia Civil de Comillas, que está bastante lejitos del sitio donde nos ocurrió el percance. Ni más ni menos que en el paraje montañoso de Lamasón, a bastantes kilómetros cuesta arriba de ese cuartel de la Guardia Civil. Y de la ambulancia ya ni hablamos.

 

Pero, vamos a ver, Caranchoa. ¿Cómo puedes gastarte esa millonada en hacer unos carteles gigantes en las autopistas madrileñas, hacer pulseritas con los colores de tu puta bandera autonómica y seguir tirando nuestro dinero mientras no hay ni siquiera una infraestructura MÍNIMA en todo ese puñetero camino del que tanto hablas? Y conste que es una senda preciosa, pero pienso yo que no se puede vender un proyecto que ni siquiera se han tomado la molestia de desarrollar lo más mínimo.

 

No hay Guardia Civil en todo el camino lebaniego

 

Y siempre fallando en una cosa fundamental y es que no es un camino conocido para prácticamente nadie en nuestro país, fuera de los circuitos concretos de montañistas y peregrinos vocacionales, como pueda ser mi caso. Ni siquiera hay una mínima dotación de emergencias para atender a tantos turistas y en concreto peregrinos que puedan venir a disfrutar de esta preciosa pero improvisada ruta. Este año me he dado cuenta especialmente de las carencias, así como del poco cerebro que a veces gasta la gente. Para empezar porque me he enterado de que una chica hizo este camino con un niño de 4 meses a la espalda.

 

O sea, un camino que le cuesta acabar realmente una persona de cierta condición física, como pueden ser algunos amigos míos con los que he compartido esta ruta, ya está inconsciente se le ocurrió llevar a su hijo recién nacido. Pero es que además hay que saber qué tipo de camino es esto. Desde luego no es apto para personas sin una forma física de deportista, por más que lo quieran vender para todos los públicos y toda la familia. La realidad es otra. Como aspectos positivos, resaltar la belleza de la senda y la amabilidad de la gente que te vas encontrando en la ruta y que comparten muchas de las cosas que he comentado aquí.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Cómo son las etapas del Camino Lebaniego

 

Primera etapa del Camino Lebaniego: San Vicente de la Barquera Cades

 

El Camino Lebaniego puede empezar desde muchos sitios, como pasa con el Camino de Santiago, inclusive se puede hacer desde la vertiente leonesa en lo que creo que llaman el Camino Vadiniense. Oficialmente empieza en San Vicente de la Barquera, pero también se puede empezar en Santander o en Santillana del Mar, que la segunda etapa de este camino más largo.

 

También desde San Vicente hay varias opciones. La primera etapa, que es la más larga y con menos repechos que las otras, discurre entre San Vicente y Cades, donde encontraremos un simpático albergue regentado por una simpática barcelonesa llamada Érika. En los albergues suelen dar desayuno y cena, salvo en el caso de Cicera, donde tendremos que buscarnos un poco más la vida.

 

Segunda etapa del Camino Lebaniego: Cades – Cicera

 

Y a partir de aquí empiezan las subidas de verdad, con una segunda etapa que es bastante exigente, pues tiene un desnivel de más de 500 metros. Es la tapa entre Cades y Cicera, que se puede extender hasta la tercera parada en Cabañes, aunque esto no sea muy recomendable para personas con un nivel bajo de forma o para intentarlo en condiciones atmosféricas adversas. En Cicera encontraremos un bar tienda muy majo, pero olvidaos de que nos atiendan para nada en el albergue, que básicamente es una casa rural a bajo precio.

 

Tercera etapa del Camino Lebaniego: Cicera Cabañes

 

Tengamos en cuenta que entre Cicera y Cabañes hay un desnivel de 1.000 metros, claramente la etapa más dura, y además empiezas atravesando un bosque precioso que te va a recordar al Señor de los Anillos, pero que en tiempo tormentoso te puede suponer caer fulminado por un rayo. Y es importante señalar que en esta etapa no vamos a encontrar ni un puñetero bar abierto, lo que puede parecer extraño cuando dicen que el camino fue diseñado en una noche de alcoholismo por parte de políticos con gusto por darle al frasco.

 

Cuarta etapa del Camino Lebaniego: Cabañes – Santo Toribio de Liébana

 

Una vez en Cabañes, ya sólo queda bajar. Y disfrutaremos de unas vistas maravillosas antes de empezar la última etapa en dirección a Potes y Santo Toribio, donde nos espera el último gran repecho del camino.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 

Consejos básicos para hacer el Camino Lebaniego

 

  • El dinero mínimo que podemos gastar en total se puede calcular en a partir de unos 30 € por día, con todo lo básico incluido, también las cervezas si hace un día de calor.

 

  • Ser honestos con nosotros mismos y evaluar si podemos completar el camino y no sufrir ningún percance de salud, puesto que se trata de una prueba exigente.

 

  • Ir en grupo. Me parece fundamental, no sólo para pasarlo bien sino también para nuestra propia seguridad, pues la chica que encontramos sola haciendo el camino se expone a que le ocurra cualquier cosa. Inclusive a ser atacada por animales salvajes, que suelen rehuir la presencia del hombre, pero que podemos encontrarnos sin querer si no hacemos ruido o vamos solos.

 

  • Llevar un bastón, no sólo para apoyarnos, sino para poder ahuyentar a los perros ahuyentar a los perros asilvestrados que están por todas partes.

 

  • Llevar algo de comida y siempre agua fresca a mano, aunque existen muchas fuentes muy ricas por el camino, pero a veces aprieta el calor y no siempre vamos a encontrar bares abiertos cuando queramos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

 


Continue Reading

Cantabria

Los cuatro naufragios del Capitán: Dos héroes españoles que se odiaron hasta matarse

Published

on

Comparta este artículo.

Una historia de la España de los barcos de vapor y los duelos a muerte

Se nos ha dicho siempre que el siglo XIX fue una auténtica maldición para España, en el cual solo florecieron guerras civiles y diversos atrasos, en forma deporte unidades perdidas con respecto a otros países diciendo utilizaron más rápidamente. Y sobre todo que fue el siglo en el cual liquidamos nuestro imperio, empezando el siglo con la pérdida de toda la América del Sur y terminando con el robo de nuestras últimas provincias de Ultramar. Sin embargo, tras un análisis más serio de la historia, he podido darme cuenta de que esto dista mucho de ser real.

Ni éramos tan tontos ni tan malos ni tan crueles y mezquinos como nos pintan, sino más bien todo lo contrario, si tenemos en cuenta que el siglo XIX vio nacer las primeras industrias modernas de nuestra patria e instituciones de tanta solera y utilidad como la Guardia Civil, cuya callada labor ha sido vital para el desarrollo económico y social de España. Y con inventos tan extraordinarios como un submarino perfectamente operativo y capaz de lanzar torpedos contra buques enemigos. Una ventaja que tuvimos antes que nadie, gracias a un héroe anónimo llamado Isaac Peral, pero que incomprensiblemente no estuvo a. Para entrar en combate contra los Yankees que nos robaron Cuba y todo lo demás.

Loading...

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un lobo de mar en tiempo de traiciones, plagas y corrupción

Un simple submarino hubiera podido poner fuera de combate a toda la Marina Yanqui sin necesidad de hacer ese ataque kamikaze, en Santiago de Cuba, que ordenaron los políticos a nuestros valientes marinos. Una auténtica traición criminal que perpetraron mientras les secuestraban el arma definitiva que podría habernos hecho a recuperar el dominio total de los mares. Porque no es sólo que podríamos haber evitado la pérdida de esas últimas provincias de Ultramar, sino que podríamos haber incluso regulado el comercio marítimo y arrebatarles esa superioridad a los anglosajones. Esa mano negra que sigue manejando hoy en día los asuntos de nuestro país, con esos partiditos tan turbios y esa monarquía modernilla, tan obediente y tan sumisa a los dictados de potencias extranjeras.

Antiguamente, por lo menos, contábamos con una resistencia verdadera de así es que tuvieron que tomarse la molestia de cargarse a nada menos que cinco presidentes del Gobierno intentarlo con otros cuantos más. Tambié se han registrado atentados mortales contra Alfonso XIII o Franco, qué son menos conocidos porque no tuvieron éxito, y todo porque hay interesada en qué España no se despierte de una siesta en la que van robándonos, por la espalda, mientras nos distraen con falso reyes, políticos y profetas.

En este tiempo fundamental, en que España todavía tenía oportunidades de volar sola y ser autosuficiente en todo… Cuando todavía no éramos mendigos de banqueros extranjeros, que nos ofrecen ayuditas y paguitas… Cuando todavía teníamos un Ejército y no una especie de contrata extranjera, que se dedica a ir a molestar a los pobres rusos en su territorio y a hacer de ONG extraña, por el mundo, mientras en la Patria nos roban nuestras queridas Islas Canarias y en general nos roban absolutamente todo… Cuando todavía éramos un país soberano independiente, aunque sufriéramos una lenta decadencia que un atajo de traidores aceleraba y acelera, todavía hoy, desde la cúspide del poder.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Los cuatro naufragios del Capitán: la historia de un héroe popular de Santander y Cuba

En este tiempo convulso, pero todavía esperanzador, nació en Santander uno de esos héroes españoles desconocidos. Un personaje al que no querría más si no fuera hermano de mi tatarabuela, puesto que los héroes son familia de todos. Teodosio Ruiz González.

Un marino de corazón, cuyo amor por la mar y los barcos le hicieron renunciar al seminario en el que estudiaba de joven y hacer la carrera profesional de marino mercante. Un trabajo mucho más duro todavía que el actual oficio de navegante, puesto que estamos hablando de los barcos de vapor que había previamente al Titanic.

Pocos años más tarde, al otro lado del Atlántico, separado por todo un mar de circunstancias diferentes, nacería poco después su gran enemigo. Diego Martín Veloz. Un buscavidas digno de un relato de la picaresca española, todavía en esta época daba sus buenos exponentes.

Cubano de nacimiento, se alistó muy joven al ejército español en la isla y fue condecorado por la defensa de la única bandera que no cayó en poder del enemigo. El niño Martinillo, lo llamaban, y por actos de valor llego a teniente, grado con el cual paso a la reserva en la madre Patria, a la cual se auto exilió tras la victoria de los Yankees. Y ahí empezaron sus aventuras más famosas, pues de héroe y soldado desconocido pasó a ser un auténtico rey del hampa peninsular.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte

Los cuatro naufragios del Capitán: una historia de las grandes traiciones a España, que todavía pagamos

Nuestro protagonista nace un 28 de mayo de 1870, pocos meses antes de uno de los acontecimientos más olvidados pero más importantes de nuestra reciente historia. El asesinato de uno de los mayores estadistas que ha tenido nuestro país, asesinado por esa mano negra que siempre actúa en el poder. Y según la versión oficial, casi siempre mentirosa, fue un simple atentado terrorista y nada más, pero la reciente investigación que hizo del historiador y criminalista Abellán hace poco demuestra más bien que el trabajo que no terminaron los sicarios, en la calle del turco de Madrid, lo remataron los propios amigos y compañeros de gobierno de Prim en su propia casa y en su propio lecho, donde fue apuñalado por la espalda y estrangulado a lazo, en un clarísimo asesinato ritual masónico.

Y así fue cómo se cargaron al primer gran Presidente de esta tanda de magnicidios que se cebaron, curiosamente, en los mejores políticos que hemos tenido en siglos XIX y XX. Cánovas y Canalejas serían abatidos un poco después, todos ellos relacionados directamente con la última defensa del Imperio. Y quedó detrás toda la basura de vendepatrias que regalaron todo el territorio español que asomaba de la Península, salvo las Islas que todavía conservamos, aunque me temo que no por mucho tiempo, en el caso de Canarias. Un territorio tan español como lo sigue siendo Cuba o Puerto Rico y como lo fue en su día Filipinas, antes de que los yanquis llevaran a cabo uno de los genocidios más desconocidos de la Historia. Con políticos así, no hace falta tener enemigos, pero la pregunta es: ¿tenemos héroes, para compensar, como el protagonista de Los cuatro naufragios del Capitán?

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • VKontakte


Comparta este artículo.
Continue Reading

DONACIÓN SEGURA Y ANÓNIMA CON CRIPTOMONEDA:

Donate

Accede al canal de YOUTUBE de Inés Sainz

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

«ARAVASYLESVOTAS»

LA BANDERA ESPAÑOLA

Autosurf Websyndic
Advertisement
Advertisement
Advertisement
es Spanish
X
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

¡Comparte!

Si le ha gustado -o no- comparta este artículo