Connect with us

USA

Pelosi, rabiosa como una mona tras perder el Impeachment contra Trump, descarta ahora «censurarlo»

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 10.7K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    10.7K
    Compartidos

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), dijo que no está interesada en censurar al expresidente Donald Trump luego de que el Senado absolvió a Trump en su segundo impeachment.

 

Loading...

Ella insinuó que censurar a Trump sería similar a darle “una pequeña palmada en la muñeca”.

“Nosotros censuramos a las personas por usar papeles con un propósito equivocado. No censuramos a las personas por incitar a la insurrección que mata a la gente en el Capitolio”, agregó.

Pelosi hizo las declaraciones durante una visita sorpresa a los encargados del impeachment de la Cámara durante una conferencia de prensa luego de que el Senado absolvió al expresidente.

La presidenta de la Cámara parecía furiosa por el resultado de los juicios de impeachment. Ella golpeó la mesa varias veces y criticó a los senadores que votaron en contra de la condena como un “grupo cobarde de republicanos”.

El Senado absolvió a Trump en una votación de 57-43. Todos los demócratas y siete republicanos votaron para condenarlo. Los republicanos que votaron junto a los demócratas incluyen a los senadores Richard Burr (R-N.C.), Susan Collins (R-Maine), Bill Cassidy (R-La.), Mitt Romney (R-Utah), Ben Sasse (R- Neb.), Lisa Murkowski (R-Alaska) y Pat Toomey (R-Pa.).

Trump dijo en un comunicado luego de su absolución que él defenderá el estado de derecho.

“Siempre he sido, y siempre seré, un defensor del imperio de la ley inquebrantable, los héroes de la aplicación de la ley y el derecho de los estadounidenses a debatir pacífica y honorablemente los problemas del día sin malicia y sin odio”, dijo.

Mientras tanto, el expresidente volvió a afirmar que el movimiento Make America Great Again “apenas ha comenzado”.

“En los próximos meses, tengo mucho que compartir con ustedes y espero continuar nuestro increíble viaje juntos para lograr la grandeza estadounidense para toda nuestra gente”, se lee en el comunicado.

El Senado pudo avanzar en el juicio del impeachment luego de un pedido inesperado de testigos por parte de los encargados del impeachment de la Cámara.

El encargado principal del impeachment de la Cámara, el representante Jamie Raskin (D-Md.), declaró más temprano ese día que querían llamar a testigos debido a una presunta llamada telefónica entre el líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy (R-Calif.) y Trump el 6 de enero.

La representante Jaime Herrera Beutler (R-Wash.) alegó en un comunicado que Trump dudó en cancelar los disturbios a pedido de McCarthy durante la irrupción del Capitolio del 6 de enero.

Al inicio, Trump presuntamente creía que era Antifa que había irrumpido en el Capitolio.

“Bueno, Kevin, creo que estas personas están más molestas por las elecciones que tú”, le dijo a McCarthy luego de que McCarthy refutara la narrativa de Antifa.

The Epoch Times no pudo verificar de forma independiente la declaración de Beutler.

Las oficinas de Trump y McCarthy no respondieron a las solicitudes de comentarios de The Epoch Times.

El Senado había aprobado inicialmente la convocatoria de testigos con una votación de 55-45, pero pudo llegar a un acuerdo para evitar un posible juicio extendido.

El Senado, los encargados del impeachment de la Cámara, y los exabogados de Trump acordaron ingresar la declaración de Beutler en el registro del impeachment contra Trump como evidencia sin citar testigos para el juicio.

El juicio pasó a la fase de alegatos finales luego de que se llegó al acuerdo.


Comparta este artículo.
  •  
  • 10.7K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0
  •  
  •  
  •  
    10.7K
    Compartidos
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

USA

El viejo pedófilo obedece a sus Amos: Guerra contra el “patriarcado”: Biden amplia la ley contra la agresión sexual dejando sin defensa a los hombres

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

La administración Biden anunció su intención de reactivar y expandir la “Protección del Título IX” contra las agresiones sexuales en los campus, una medida iniciada por Obama que permite que las mujeres denuncien violaciones o abusos sexuales y los denunciados sean penalizados sin importar si son culpables o no.

Según un reporte de Breitbart, la Protección del Título IX sancionada en 2011 por Obama se basó en estadísticas falsas del Instituto de Justicia Nacional que alegaba que “1 de cada 5 mujeres es víctima de una agresión sexual consumada o en grado de tentativa mientras está en la universidad”.

Loading...

No obstante, según la Oficina de Estadísticas de Justicia, una división del Departamento de Justicia, la tasa real de agresiones sexuales en los campus universitarios es de 6,1 por cada 1.000 estudiantes, es decir, 0,03 de cada 5.

Supuestamente las estadísticas usadas por Obama que ahora Biden quiere volver a usar para reafirmar este falso concepto de que todos los hombres son innatamente abusadores, fueron respaldadas por el Centro para la Prevención de Enfermedades Contagiosas (CDC).

La académica residente del American Enterprise Institute (AEI), Christina Hoff Sommers, realizó un video desacreditando las estadísticas usadas por los demócratas.

“¿Dónde encontró el CDC más de un millón y casi 14 millones de víctimas de violencia sexual que los criminólogos profesionales pasaron por alto de alguna manera? Veo que utilizaron encuestas telefónicas mal construidas, con un bajo índice de respuesta y una muestra no representativa de los encuestados. A ninguna de las entrevistadas se le preguntó si había sido violada o agredida sexualmente”, descargó Sommers.

Cabe señalar que durante la pandemia actual, el CDC de Estados Unidos, bajo el liderazgo del Dr. Anthony Fauci, también infló las cifras de muertes por virus PCCh y cientos de miles de muertes que no fueron causadas directamente por el virus chino, fueron contadas dentro. Es decir, la reputación de esta entidad está en duda, ya que al parecer manipula las cifras para acomodar una agenda política.

Betsy Davos, la exsecretaria de educación de la era Trump, revocó la aplicación del Título IX buscando que las denuncias de abusos sexuales tengan un procedimiento donde las víctimas y los acusados puedan defenderse y tildó de “cortes canguro” los procedimientos donde se llevaban a cabo dichas denuncias.

Una meta del comunismo detrás de la medida

El Título IX es un paralelo al movimiento “me too” iniciado por las celebridades de Hollywood y usado como un martillo por el así llamado “feminismo” para descargar su guerra contra la familia tradicional.

Si bien las diferencias entre el “Me too” y los campus es enorme, ya que Hollywood realmente está infestado de pedófilos, predadores sexuales y promiscuidad, el principio es el mismo: alienar las relaciones normales entre hombre y mujer, poniendo los sexos opuestos en una constante contradicción, ya que la más simple demostración de interés puede ser tomado como “acoso sexual”.

El objetivo final es demonizar la familia tradicional o el supuesto “patriarcado”, ya que una vez que se rompe el núcleo familiar, se pierden los valores tradicionales, la gente deja de creer en lo divino y es allí donde la ideología comunista se expande en la sociedad.

Álvaro Colombres


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Continue Reading

USA

Más pruebas y testimonios de la conspiración contra Donald Trump: La confesión de la biógrafa de Nancy Pelosi

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Compartidos

Molly Ball, de la revista TIME, relata con lujo de detalles el complot internacional que se creó con el objetivo de no permitir la reelección de Donald Trump.

Molly Ball la amanuense y biógrafa de la superpoderosa Nancy Pelosi, alta jerarca del Partido Demócrata en el Congreso de los Estados Unidos, escribió para la revista TIME un artículo que tituló The Secret History of the Shadow Campaign That Saved the 2020 Election (La historia secreta de la campaña oculta que salvó a las elecciones del 2020) en el que relata con lujo de detalles el complot internacional que se creó con el objetivo de no permitir la reelección de Donald Trump en las pasadas elecciones de noviembre del 2020, supuestamente, para defender a la democracia estadounidense.

Cuenta cómo surgió la idea de un grupo de comunistas al que se le fue uniendo voluntarios de todas las vertientes ideológicas y de todos los oficios. Políticos, periodistas, empresarios y conspiradores de profesión conformaron un grupo élite que, a pesar de su noble propósito de defender a la democracia, prefirieron dejarlo a la sombra de la opinión pública mundial. Un grupo que luchaba por preservar la democracia que funcionaba en la clandestinidad por miedo, tal vez, que a la gente no le gustara defender la democracia.

Loading...

Da las fechas, los nombres, los lugares virtuales en los que se realizaban las reuniones por tratarse de una fuerza multinacional imposibilitada para desplazarse durante los meses de la pandemia. Relata cómo el COVID-19 fue la disculpa perfecta para obligar a que la gente votara por correo, justificara la nula asistencia a los rallys de Biden y para relevar fácilmente a los tradicionales testigos electorales que, por su avanzada edad, podían ser presa fácil del virus. La financiación de las actividades de “los salvadores de la democracia” como la compra de máquinas de votación y los honorarios de los testigos electorales que harían el conteo de los votos, se realizó con los recursos de los magnates de las redes sociales y de filántropos afines, también, con las ideas de la extrema Izquierda.

Llama poderosamente la atención que ese grupo multidisciplinario no hubiera generado propuestas interesantes que pudieran cautivar a los votantes potenciales de Joe Biden para ganar en franca lid, por el contrario, centraron todos sus esfuerzos y conocimientos en violar la libertad de expresión de todos los que no comulgaran con los dogmas del Partido Demócrata y de la extrema Izquierda mundial, en promover una cruzada de desinformación y de censura en los medios de comunicación tradicionales, y en cambiar las leyes y normas de juego de las elecciones en los swing states que les permitiera sin mayor contratiempo introducir y contar votos a la madrugada del 4 de noviembre del 2020. Número de votos que, curiosamente, en algunos estados fueron los necesarios para que se revirtiera la tendencia a favor de Biden. What a Coincidence!

Para corroborar todo lo dicho por la señorita Ball, el empresario Mike Lindell hizo un video de 2 horas de duración en el que invitó a varios expertos en información, seguridad, tecnología, estadística y expertos en otras disciplinas que permitiera probar todo lo dicho por la revista TIME. El video fue censurado y retirado de Vimeo y YouTube pero, al parecer, Rumble no hace parte de los defensores de la democracia (ahí lo pueden ver). En este punto los más interesados en que se conozca toda la verdad deberían ser, precisamente, los defensores de la democracia para acallar las voces de los que hablan de un fraude electoral a gran escala con participación de países extranjeros, por ser las elecciones limpias y transparentes uno de los pilares de la democracia actual. Finalmente entendí la razón por la que el señor embajador de los Estados Unidos en Colombia recomendó a los colombianos, no interferir en el proceso electoral de su país.

Difiero de la señorita Ball cuando dice que después del 3 de noviembre del 2020 no ha pasado nada. Que la revista en donde ella trabaja y los otros medios de comunicación tradicionales no hayan informado sobre el sinnúmero de acontecimientos que han sobrevenido, no quiere decir que no pasara nada. Por ejemplo, casi el 70 % de las demandas admitidas por la justicia estadounidense en relación con inconsistencias y otros delitos asociados a las elecciones han sido falladas a favor del presidente Donald Trump.

Incluso antes de la fecha que Ball señala como la del inicio de las actividades conspirativas clandestinas, el presidente Donald Trump había firmado en septiembre del 2018 la Orden Ejecutiva 13848 sobre “imponer ciertas sanciones en caso de injerencia extranjera en una elección en los Estados Unidos”, en esa orden se determina que a los 45 días de iniciada la investigación sobre la injerencia extranjera en las elecciones, se procederá a confiscar los bienes de los implicados en la investigación. El 1 de febrero del 2021, declarado por el presidente Trump como el Freedom Day, se cumplía ese plazo. Probablemente la caída en los precios de las acciones durante la semana previa a esa fecha, era por la sobre oferta creada por la liquidación de posiciones de portafolios para evitar las sanciones contempladas. O ¿Cómo explicar que después de ese día el mercado cambio de tendencia abruptamente y volvió a subir?

Lo más importante de la publicación de TIME es que demostró la existencia de una conspiración a nivel mundial y dejó sin piso a los que frente a las evidencias, los hechos y las pruebas recurren siempre a la falacia de la “Teoría de la Conspiración”.  Esa confesión, más que utilizar a la “defensa de la democracia” como una justificación para su accionar en la sombra, se trataría del inicio de una serie de acontecimientos que pueden redefinir el Orden Internacional. Después de haber visto la Caída del Muro de Berlín, creo que voy a ser testigo de otro acontecimiento trascendental en la historia de la humanidad.


Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Compartidos
Continue Reading

USA

La votación para autorizar el juicio indica que el Senado absolverá a Trump

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Cuarenta y cuatro republicanos votaron en contra de seguir adelante con el juicio contra el expresidente Donald Trump, la señal más clara hasta ahora de que el Senado acabará absolviendo al presidente de la acusación que pesa sobre él por segunda vez.

Tres senadores republicanos señalaron el martes que la votación es un barómetro de cuántos senadores votarán para absolver al presidente cuando el juicio termine.

Loading...

“Tengo que creer que va a ser muy improbable que haya los suficientes para condenar[lo]”, dijo el senador Kevin Cramer (R-N.D.), según The Hill. “Hace falta algo de gimnasia mental para, por un lado, considerar que se trata de una acción inconstitucional y, por otro, considerar que la condena es parte de ella”.

El senador Josh Hawley (R-Mo.) dijo que estaría “muy sorprendido” si algún republicano cambiara de opinión durante el juicio.

“Si uno siente que no tiene autoridad, entonces no puede seguir y decir ‘bueno, no tenemos autoridad pero supongo que seguiré adelante y condenaré de todos modos’”, dijo Hawley, según The Hill. “Me sorprendería que muchas o alguna de esas personas cambiaran de opinión sobre la cuestión de fondo de oponerse o no a una pena”.

El senador Mike Braun (R-Ind.) dijo que la votación del martes era un indicador del resultado final.

“Creo que al igual que lo fue la de hace un par de semanas”, dijo Braun, según The Hill.

El voto del martes es un reflejo del emitido el mes pasado, cuando 45 republicanos votaron a favor de declarar el juicio inconstitucional.

Los demócratas de la Cámara de Representantes, a los que se unieron 10 republicanos, votaron el 13 de enero a favor de la destitución de Trump por un único cargo de incitación a la insurrección, alegando que el presidente dirigió la turba que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero.

Trump niega los cargos. En un discurso pronunciado el día del asalto al Capitolio, el presidente dijo a sus partidarios que hicieran oír su voz “pacífica y patrióticamente”.

“Voy a votar como voté el otro día durante el juicio. No creo que sea constitucional, no creo que debamos hacerlo”, dijo el senador Roy Blunt (R-Mo.), según The Hill.

Los encargados del impeachment y los abogados de Trump pasaron aproximadamente cuatro horas el martes tratando de persuadir a los senadores sobre la constitucionalidad del juicio. El argumento central de los encargados del impeachment planteaba que si el Senado no podía juzgar a un expresidente, entonces los presidentes tendrían la llamada “excepción de enero” para cometer ofensas impugnables durante sus últimos días en el cargo sabiendo que no podrían ser juzgados. Los abogados defensores calificaron esa idea de “disparate”.

“Si mis colegas de este lado de la cámara realmente piensan que el presidente Trump cometió un delito penal (…) después de que termine su mandato, van y lo arrestan. Así que no hay ninguna oportunidad en la que el presidente de los Estados Unidos pueda desbocarse en enero al final de su mandato y salir impune. El Departamento de Justicia sí sabe qué hacer con esa gente”, dijo el abogado de Trump, Bruce Castor.


Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Continue Reading

USA

Cerrojazo informativo ante el Domingo electoral en el Condado de Barcelona: Trump va ganando demandas sobre el fraude, pero harán lo posible para que no lo sepas

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Compartidos

Donald Trump ya ha ganado dos tercios de las demandas que han sido sentenciadas por los tribunales hasta la fecha. Se presentaron 80 demandas; 34 fueron retiradas o consolidadas en otras. De las 46 restantes, 25 están en curso y 21 sentenciadas. De ellas, 14 las ganó Donald Trump.

Últimamente parece como si hubiera regresado a la China comunista. Allí no importa que canal de TV o radio sintonices, no importa que agencia de noticias leas siempre estás recibiendo una dosis del mismo guion oficialista.

La oligarquía actual está tan segura de que pueden manipular nuestro pensamiento que ya ni siquiera se molesta en ocultar lo que hace. Efectivamente, controlan motores de búsqueda, canales de Twitter y las noticias de actualidad. La eliminación de la cuenta del presidente Trump dejó en claro cuál es el siniestro pasatiempo de Jack Dorsey: borrar cuentas que no comulgan con sus «dogmas». Y a estas alturas, todos saben que Mark Zuckerberg se especializa en idear algoritmos que son la versión de alta tecnología para tratarnos como si fuéramos hongos: manteniéndonos en la oscuridad y alimentándonos con estiércol de caballo.

Loading...

El guión oficialista con respecto a las elecciones presidenciales de 2020, promovido agresivamente por las grandes corporaciones mediáticas de Estados Unidos y las Big Tech, se resume así: «No hubo fraude electoral porque los tribunales ya lo han dicho».

Y ambas partes de este mensaje no solo son cuestionables, sino están totalmente reñidos con la verdad.

A la fecha, los grandes medios de comunicación en Estados Unidos y las Big Tech han reprimido y sancionado agresivamente cualquier afirmación sobre posibles irregularidades electorales.

Pero, ¿seguramente habrán notado que, para apuntalar su versión de la realidad, simplemente han dejado de informar sobre las docenas de demandas en curso que lentamente se están abriendo paso a través del sistema judicial? Simplemente han informado de manera general que «Trump ha perdido todas las demandas que han llegado a los tribunales». Otras veces han sido más atrevidos al señalar que el sistema judicial ha examinado a fondo e imparcialmente las demandas de fraude electoral y han dictaminado que son completamente infundadas.

Nada podría estar más lejos de la verdad, como recientemente ha puesto de manifiesto el físico John Droz. Droz reunió a un equipo de científicos e ingenieros -todos voluntarios- para echar un vistazo de cerca a las demandas que se han presentado, toda ellas accesibles en registro oficiales que son públicos. Resumir que va pasando no ha sido una tarea fácil. Ha habido 80 demandas presentadas en relación con las elecciones presidenciales de 2020 por Trump o en su nombre, y cada una de estas demandas consta de docenas de páginas de argumentos y dictámenes.

Un resumen de su informe denominado “2020 Presidential Election Lawsuits Related to Election Integrity” (Demandas Relacionadas con la Integridad de las Elecciones Presidenciales 2020), nos libra de la verborrea a la cual los abogados son tan aficionados y nos deja ver lo esencial: ¿Qué temas estaban en juego?, ¿cómo fue tratado cada caso por los tribunales?, ¿qué evidencia fue objetivamente analizada? y, finalmente y lo más importante, ¿quién ganó y quién perdió?

¿Qué fue lo que encontraron Droz y su equipo?

En primer lugar, de las 80 demandas, 34 han sido retiradas, consolidadas con otras demandas, o desestimadas debido a tecnicismos legales como la falta de legitimación, tiempo o jurisdicción. Los jueces que desestimaron las demandas nunca escucharon la prueba real de irregularidades electorales o el fraude, ya que no permitieron que se presentara en sus salas. Tales casos no pueden ser contados como que el sistema judicial dictaminó que no hubo fraude y por tanto como una pérdida para Trump. En todo caso, son evidencia de una falla del sistema judicial para – en un momento de crisis nacional – abordar el problema del fraude electoral.

De las 46 demandas restantes, 25 están todavía en curso, de modo que el ganador y el perdedor de estos casos aún no se ha determinado, mientras que 21 ya se tienen adjudicado por completo a un ganador. Se trata de casos en los que el tribunal escuchó los argumentos, consideró las pruebas pertinentes, y luego emitió una decisión formal sobre el fondo. Y evidentemente, estas demandas son las que cuentan.

Quizás le sorprenderá saber que, de estas 21 demandas, Trump ha ganado 14 y ha perdido 7.

En otras palabras, Trump ya ha ganado dos tercios de las demandas que han sido sentenciadas por los tribunales hasta la fecha. Pero por supuesto, no espere escuchar esto en el noticiero de TV en prime time.

John Droz señala puntualmente que, a pesar de las acusaciones generalizadas de fraude electoral masivo:

«… sólo tres (3) de estas demandas trataron materialmente los votos ilegales (ciudadanos que votan dos veces, votos de personas fallecidas, etc.). Sospechosamente, los tres casos siguen abiertos.»

«Además, sólo tres (3) demandas abordaron imprecisiones de la máquina de votación (intencionales o accidentales). Una de ellas fue desestimada (debido a la jurisdicción), una fue desestimada (debido a la jurisdicción), y una todavía está abierta (el descubrimiento fue concedido)».

«La explicación probable para que hubiera tan pocos casos en estas dos áreas es que la prueba legal del fraude o las manipulaciones de las máquinas de votar son procesos que consumen mucho tiempo, que requieren trabajo de investigación muy sólida y documentada. Simplemente no hubo suficiente tiempo para hacerlo antes de los puntos clave del proceso de elección presidencial (como la votación del Colegio Electoral)».

Felicito a John Droz y a su equipo por ayudar a educar al público sobre los esfuerzos legales en curso para garantizar la integridad de las elecciones.

Creo que todo el mundo entiende que, si nos arrebatan la posibilidad de elegir autoridades manipulando nuestros votos, ya no estamos viviendo en una democracia.


Comparta este artículo.
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Compartidos
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »