Connect with us

Opinión

Pueblo soberano, sí, soberano y mucho

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Alguien está ninguneando a 400.000 miembros del pueblo soberano español en Andalucía. Del pueblo soberano emanan –como gotas de rocío- la soberanía que presta a quién le place y mientras le peta –no necesariamente a Alfonso Alonso- y los cuartos que pone a disposición de muchos depredadores sin fondo, tendentes a malversar.

¿Quién tiene el abolengo, prestigio o categoría especial para hacer esto del ninguneo, y para interpretarles según le parece? ¿No son soberanos acaso porque no parecen marxistas o separatistas? ¿Son fascistas por ser y sentirse españoles y constitucionalistas cristianos? ¿Es más constitucional acaso el antisistemísmo marxista o el separatismo vasco o catalán sobre lo que nadie se pronuncia abiertamente en el PP, ni en Ciudadanos, llamando a las cosas por su nombre? ¿Es más constitucionalista y español y menos seminarista el denominado Juan Marín, el relojero que asistía al PSOE y se daba besicos con los podemitas?

No veo a nadie con esa entidad, a nadie, repito, y mira que miro. Leo, oigo y escucho…

Hay un distanciamiento enorme de los arúspices de siempre que intentan desentrañar entrañas precipitados para aventurar hipótesis que emiten con una certeza ridícula, haciendo cábalas y pronósticos sobre los españoles y sus gustos.

Gentes a los que yo respetaba y que ya no lo hago, sencillamente porque no tienen idea de lo que significa esa soberanía sumada de cuatrocientos mil españoles y no le profesan el respeto que se merece. Así de claro. No tienen ni puta idea esos enanos alicortos que tienen –y algunos lo saben- el condumio en peligro de extinción y entran en pánico.

¿Escuchan? No, no escuchan a nadie. Les tienen –ciertos personajes que sospechábamos- de sus partes, como a moruecos verriondos y berrean estupideces, sin advertir lo que se les viene encima cual bola de nieve por las bonitas pistas de Candanchú con nieve. Tras años de tragar meconio hasta ponérsele cara de meconio, que es lo peor, el tigre se despereza y no le ven.

De críos cantábamos en las monjas, además de aquello de Tomad Virgen pura, lo de: … Despertóse el león de la España imperial…

¿Dónde están posicionados estos pobres menesterosos, a los que Macron y Valls –sumidos en sus fracasos estrepitosos- tienen los santos cojones de decirles lo que es y lo que no es?

Que lo haga el Ferreras, el Gabilondo -instalados en la ortodoxia marxista- y el diabólico muñeco Piqueras de la cinco debidamente mentalizados con money como si nada, bueno, estaría dentro de la tabla de este reparto que hay que revertir, y cuanto antes mejor, sacando a concurso lo que se debe para terminar con la dictadura antifranquista de pega, que nos hace dudar de que ganase la guerra por goleada, cuando lo fetén era la república bolchevique y carnicera.

Llevamos demasiado tiempo retorciendo lo irretorcible, hasta casi perder el concepto del gris, de lo que es constitucional y de lo que son los números, y eso no puede ser, y ha tocado a su fin por la tercera ley de Newton, como nos recuerda Iñaki, el hermano del frailuno feroz, la de la acción y la reacción que ahora se corresponde con una vuelta a los valores españoles de siempre… y eso no hay quién lo pare.

Cabalgan y ladran que se matan, camino de la madriguera de la hibernación glaciar.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Opinión

La Cruz a punto de ser devorada por la crucesita

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

“El peor defecto de un apóstol es el miedo. El miedo incita a dudar del Maestro y estrangula el corazón y la garganta” (Cardenal Stephan Wyszynski. Diario de la cárcel).

Ante el peligro cierto en que está la imponente Cruz del Valle de los Caídos a causa del proceso de revancha iniciado por Pedro Sánchez y secundado borreguilmente por los que presumen de ser partidos del apaciguamiento y el orden, he ido hilando la siguiente reflexión:

Franco fue un personaje sobrevenido (es decir un actor secundario) en la guerra civil desencadenada por la revolución comunista. Por eso pecaron de ingenuos los que creyeron que los revanchistas iban a por el cadáver de Franco. Eso no fue más que un espejismo y un pretexto. Fue el tiro de salida para retomar la revolución truncada por la guerra. Cuando se inició la revolución comunista, el enemigo no era Franco (que andaba perdido por ahí), sino LA CRUZ; que es obviamente la segunda parte (¡ya anunciada!) de la operación de desagravio a los vencidos por Franco y por la Cruz. Y por si eso no significara nada, la cruz que se han propuesto dinamitar es la más grande del mundo.

¡Menuda victoria para esa gente! No menor que la que se han apuntado expulsando a Franco del Valle de los Caídos. Que, por cierto, la decisión de su enterramiento en el Valle fue decisión (quizá desacertada) del anterior jefe del Estado (el rey Juan Carlos). Pero he aquí que los amigos de la revolución y cuantos los han secundado, ni siquiera han tenido la inteligencia y el decoro de esperar a que se muriera para desautorizarle de esa manera tan burda y humillante. Y eso lo hicieron las Cortes en pleno (en ellas, todos los partidos políticos) más los altos tribunales de justicia del Reino. ¡Como si las leyes y costumbres funerarias las hubieran instaurado ellos! ¡Menudo lucimiento! Menos mal que la veracidad, solidez y vigencia del teorema de Pitágoras, no depende del número de los que confiesan estar de acuerdo con él.

Pero resulta que el peor enemigo de la Cruz, su auténtica carcoma, no son los que proclaman su enemistad; no son esos, sino la fatídica crucecita (la de Hacienda, digo) de la que se sirven sus amigos para ejercer su acción filantrópica, que no es otra que la de alimentar la vida de la estructura eclesial mediante el chantaje. Sí, sí, son los amigos… Porque la verdad última es que ni los que se sirven de ella, ni la mayoría de los curas, ni los empleados de las curias, sabrían qué hacer de sus vidas si no fuésemos financiados por el Estado en virtud del maravilloso invento: un invento que antes lució el nombre de asignación tributaria; una asignación que hoy queda más discreta tras la crucecita.

Es ésta, en efecto, la que nos tiene narcotizados y alienados. Creo que ya va siendo hora de que despertemos. Resulta que en ese tinglado todo el mundo cobra no en función de los resultados, sino en función de su adicción al poder; y tanto más cobra y tantos mayores cargos ostenta, cuanto mayor es su adicción a ese mismo poder. Ahí tenemos perfectamente diseñado el amordazamiento de la comunidad eclesial por el poder civil. Con el señuelo de la nefasta crucecita nos tienen anestesiados, mientras nos amenazan con arrebatarnos la Cruz sin el menor escrúpulo. Y sin que se alce ninguna voz (bueno, alguna honrosísima excepción se ha dado), que diga esta boca es mía, y la Cruz es intocable.

La estructura eclesiástica (el que en otros países ocurra lo mismo, no hace que esto sea bueno o menos malo) vive en gran parte de la funesta crucecita, que desnaturaliza profundamente a la Iglesia, y crea una “dependencia delegada” de los curas con la jerarquía episcopal (que es el interlocutor único del poder político y el administrador delegado de éste). Una dependencia marcada por la crucecita, es decir ¡por el poder civil! Ante el cual hay que presentar una memoria anual para justificar los gastos. La Iglesia al servicio del que la mantiene (qui paga mana, que dicen por aquí). ¿Qué otra cosa podía ser?

Es la manera con que el poder tiene sujetos a los curas, a través de sus superiores inmediatos. Con una característica fundamental, y es que canónicamente, a causa de los escándalos de pederastia, a los que tantas veces se hizo la vista gorda, han visto aumentado su poder con el objetivo de subsanar por vía administrativa lo que, incluso en el ámbito civil, se hace por proceso penal, hasta llegar al absolutismo más desatado: Acusación y condena penal sin juicio. No sólo por los delicta graviora, sino por cualquier otra cosa. Ni presunción de inocencia ni mandangas. La Iglesia debe dar ejemplo de diligencia y ejemplaridad ante un mundo que exige condenas -sólo de curas, claro- sin contemplaciones.

Ni siquiera los sacerdotes tienen relación laboral con los obispados -no así los empleados laicos-, pues no hay contrato firmado, sino una comunión entre el actor y su superior jerárquico, derivada de la profesión de una misma fe, como afirmó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid: El sacerdocio se presta por vocación, dedicación o entrega a los demás, y no a los superiores jerárquicos, que no espera recompensa o contraprestación alguna, asevera la justicia. Por ello, la retribución que perciben no es salario, sino un “medio de subsistencia”. (¡Qué espirituales se ponen los jueces cuando a alguien le conviene!). Lo que cobran los curas no es pues un salario, sino un medio de subsistencia y aunque nos paguen los obispados, podrían no hacerlo, pues no tenemos derecho a exigirlo.

https://www.religionenlibertad.com/espana/63525/sentencia-curas-religiosos-tienen-relacion-laboral-con-obispo.html

Con una particularidad extra, y es que la organización jerárquica de la Iglesia responde a unos criterios que tuvieron pleno sentido cuando se creó y durante los muchos siglos en que funcionó el sistema; y es que la Iglesia era un servicio social universal; era uno más de los ministerios del Estado y del gobierno.

Servía a toda la población: a todos los contribuyentes, diríamos hoy. Tenía por tanto una estructura (diócesis y parroquias) que abarcaba a toda la población. Y justamente por eso, era económicamente autosuficiente: la Iglesia se autofinanciaba.

¿Pero qué pinta hoy tanta estructura y tanto escalafón y tanto acervo inmobiliario, si hay diócesis en las que los “fieles” actuales no alcanzan ni al 3% de lo que fueron hace sólo un siglo? ¡Y eso a pesar de haber crecido la población! La estructura institucional está en absoluta bancarrota: por eso es absurdísimo empeñarse en mantenerla, porque los recursos propios no dan de sí ni para pagar los impuestos. Eso sólo es sostenible gracias a la generosísima e interesadísima aportación del Estado. Gracias a la crucecita: la carcoma que va corroyendo por dentro la cruz.

Ocurre en efecto, que el sistema de dominación está maquiavélicamente sofisticado. Lo que está en boga es que el sometido al sistema impositivo, ni siquiera se entere de cómo le estruja el sistema: se le hace creer que él no paga impuestos, porque es el patrón el que hace de recaudador de los impuestos de sus trabajadores para pagárselos al Estado. Y lo hace de tal manera que como el patrón siempre le retiene de más (por indicación-imposición de Hacienda, ¡claro está!), cuando llega el momento de ajustar las cuentas con el fisco, casi siempre toca “a devolver”. Con lo cual son infinidad los ciudadanos que se creen que Hacienda está para repartir dinero.

Pero esto es maravilloso para el poder, porque los contribuyentes al no enterarse de que pagan (¡y cuánto!), tampoco están para exigir, ni menos para afinar el voto; con lo que el poder vive beatíficamente relajado, sin sobresaltos.

Está muy bien calculado esto, porque a la gente le encanta ser mantenida (es decir, que se le den servicios gratis). Pero el poder procura que no se enteren de que manutención es, a la vez, tenerle a uno cogido de la mano -por no decir otra cosa- para que no se escape (para que no sea libre y no pueda hacer lo que quiera), y por supuesto es también mantenerlo. De lo contrario, se queda sin tener sobre quién ejercer el poder.

Y por supuesto, dentro de este plan maquiavélico en que coinciden plenamente derechas e izquierdas, está la manutención del clero por parte del poder civil mediante la fatídica crucecita: la crucecita que nos asfixia. Tanto las derechas como las izquierdas están encantadas de “mantener” a la Iglesia. Porque al no ser capaz (ni por fuerzas, ni por voluntad) de mantenerse por sí misma, no le queda otra que aceptar ser mantenida. Y eso jamás sale gratis. ¿Que el que nos mantiene decide entrar en sagrado y disponer lo que mejor le parezca? ¡Pues qué le vamos a hacer! A callarse y achantarse. ¿Que decide ponerse a predicar desde el poder y a promocionar mediante las leyes la lucha frontal contra la ley de Dios? ¡Pues a seguir callando! Y eso que el oficio de esa extensísima nómina tan mal pagada y peor dimensionada, es justamente La Palabra.

No hemos caído en la cuenta de que no hay ninguna diferencia entre mantener y ejercer el poder sobre el mantenido. O sí, pero nos damos con un canto en los dientes por tener quien nos mantenga y cargamos con las consecuencias.

La solución, encontrar los curas la manera de sacudirnos de encima la crucecita (¡qué gran limpieza en la Iglesia!) y abrazarnos a la Cruz de verdad. No consentir los fieles que sea el Estado quien les resuelva (nunca desinteresadamente) la manutención del clero, tanto el alto como el bajo. ¿O es que cree algún ingenuo que van a dinamitar la Cruz del Valle y nos van a mantener la crucecita? Una vez eliminada la Cruz, ya no les sirve para nada la crucecita, así que la eliminarán también: el poder político se deshará de los que viven de la crucecita. Y así, tal vez, seguiremos calladitos y sin molestar, pero ahora sin que al Estado le cueste nada… que el horno ya no está para más bollos.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

El Instituto Balear de la Mujer, un organismo prescindible

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Las directoras del IB Dona han salido con las uñas largas a defender el organismo que han gestionado ante una crítica a su utilidad (no sirve para nada, han dicho) en el Parlamento Balear, y es lógico. Todos defendemos nuestro trabajo, sobretodo si cobramos un sueldo.

En una nota de prensa, Francisca Mas Busquets, Isabel Llinàs Wharthmann, Lila Thomàs Andreu, Rosa Cursach Salas y Maria Duran I Febrero, defienden sus actuaciones al frente de la institución, pero hay que reconocer que sus objetivos de lucha contra la violencia de género son un sonoro fracaso si se mide por el número de mujeres muertas o maltratadas desde que la ley 2004/1 de violencia contra la mujer entró en vigor. Con un presupuesto que va de los 500.000 € en 2000 hasta los anunciados 7.2 millones para 2019, es la entidad pública más derrochadora en recursos, sin apenas resultados, del Gobierno Balear. Si a esto se le suma su fuerte ideologización feminista radical, su falta de aplicación de los conocimientos científicos, la permisividad o el mínimo filtro de utilización de sus recursos para denuncias de mujeres poco creíbles, y su escasa empatía con las verdaderas mujeres maltratadas, el IB Dona no funciona. Y si diriges una institución cuya función es casi una invención, también tienes que inventar tareas que justifiquen tu puesto.

Conozco bien de lo que hablo porque he tenido la oportunidad de experimentarlo en carne propia. Hace años, trabajaba desplazado en un hospital comarcal y, por motivos que ahora no vienen al caso, fui devuelto a mi lugar de origen, el hospital de referencia. El jefe de servicio, que al principio no sabía que hacer conmigo, me destinó al área administrativa en tareas muy por debajo de mi capacidad profesional.

En tres días había acabado el trabajo y me vi en la necesidad de saber en que iba a emplear mi tiempo el resto del mes y, por ende, como iba a justificar mi sueldo. Me inventé actividades como visitar los centros de salud para evaluarlos; solicité recursos económicos para desplazamientos con mi coche y así documentar mis salidas a los centros de salud; realizaba informes periódicos a mi superior con detalles como el día y hora de mis actividades, hasta las más nimias; elaboré un mini curso de mi especialidad que impartía también en los centros de salud; mantuve reuniones con diferentes responsables de varios sectores profesionales de la sanidad; indagué en otra áreas y departamentos: administración, economía, suministros, gerencia y departamento de personal, todo bien detallado en los informes a mi Jefe. Pero lo que más me llamó la atención fue que, en todo ese tiempo, nadie se preocupase de si mi actividad era importante o innecesaria, útil o inútil, rentable o improductiva. Recuerdo esa experiencia con cierta culpa pero fundamentalmente con mucha vergüenza, propia y ajena.

De la misma manera, una institución o un cargo públicos que generan enormes gastos se hallan en la obligación de justificarlos mediante acciones no siempre muy claras, muchas veces incongruentes y, generalmente, de dudosa eficacia. Esto es exactamente lo que pasa con el Instituto de la Mujer en Baleares

Un ejemplo de lo que digo es lo sucedido cuando, en 2017, Rosa Cursach una de las ex directoras firmantes y entonces Presidenta del Instituto, emprendió una absurda cruzada feminista en contra de una barbería de Palma por un cartel que en la puerta anunciaba que allí se admitían hombres y perros, pero no mujeres. Lo hacía de una forma de broma simpática y el cartel lo había hecho su propia mujer, diseñadora gráfica, pero Ay! El instituto denunció al dueño del local por publicidad sexista, una interpretación traída de los pelos y sin fundamento. Les recuerdo que el local era una barbería para hombres y que estaba pensado como lugar de esparcimiento para ellos, con servicio de peluquería, bar y música de jazz, exquisita, por cierto.

La propia Cursach admitía, en Televisión Española, que “igual no es delito pero sí que es publicidad, de alguna forma, que no trata bien a la mujer”. Evidentemente, no había motivo alguno ni siquiera para retirar el letrero.

Además, tampoco estaba realmente “prohibida” la entrada a las mujeres. El cartel sólo indicaba que era un lugar para ellos (como la peluquería de mujeres lo es para ellas) un lugar de relax para hablar acerca de cosas de hombres. Al final, hubo juicio y fue condenado con una multa y a retirar el cartel.

A raíz de esto, estoy pensando en denunciar a Som Dona, un hotel exclusivo para mujeres en Mallorca, por discriminación contra los hombres que no pueden alojarse allí ¿Apoyará el Instituto de la Mujer mi propuesta? ¿Y el Gobierno Balear? Lo dudo. La discriminación a la mujer no funciona en sentido contrario

Otras actuaciones, no menos discutibles del Instituto de la Mujer Balear, y otros similares en España, son sus asesoramientos legales a mujeres instando, muchas veces, a presentar denuncias por violencia de género a su pareja ante la mínima discusión o palabras subidas de tono que puedan ser interpretadas por las mujeres como agresión machista por parte de su pareja. En los juzgados de violencia contra la mujer hemos visto condenas por tirarse un pedo en presencia de su esposa (Valencia 2011), o por escribir “vete a la mierda” en un mensaje de WhatsApp (Granada 2016). Este último como delito leve de injurias/vejaciones en ámbito familiar

Con todos estos incentivos, y jaleados por la ideología feminista radical misándrica y totalitaria, ahora también con el movimiento del mismo corte “MeToo”, la mujeres se ven estimuladas a presentar denuncias a cual más ridícula, colapsando los sistemas de protección a las víctimas y generando un efecto contrario al que se pretende, que las mujeres verdaderamente maltratadas no sean efectivamente cuidadas ni se actúe preventivamente en su defensa. El mejor ejemplo de esto son las estadísticas. De todas las mujeres muertas por violencia doméstica apenas el 20% había presentado denuncia previa, un evidente fracaso de gestión.

Conclusión, el dispendio de recursos económicos públicos en el Instituto Balear de la Mujer (y en casi todas las instituciones públicas similares por toda España) resulta ser un derroche, dinero tirado a la basura para una tarea inútil. Continuar en esta línea es tan perverso como bochornoso. Pero ya se sabe, estas organizaciones están hechas para vivir del cuento de las subvenciones que los políticos responsables de gobernar riegan en abundancia para conseguir los votos femeninos. Un toma y daca escandaloso.

Finalmente quisiera ser positivo y aportar algunas soluciones:

.- Eliminar el IB Dona por obsoleto y deficitario

.- Crear en su lugar un Instituto de política Familiar para afrontar los problemas de relación entre todos sus miembros y no sólo de las mujeres

.- Incentivar el Servicio de Ayuda a la Víctima de la Fiscalía

.- Reestructurar los servicios psicosociales orientándolos a la solución de conflictos familiares sin perspectiva de género

.- Recuperar la enseñanza de la tolerancia y respeto al prójimo en la escuela primaria

.- Impartir clases de comprensión del sexo propio y ajeno (no sólo educación sexual clásica) en la adolescencia mediana (a partir de 15 años)

.- Enseñar normas de convivencia y cooperación como forma no violenta de alcanzar objetivos vitales

.- En última instancia, promover una educación de calidad desde la infancia con un objetivo claro: la tolerancia al prójimo, al diferente a uno, sea quien sea, sea como sea, venga de donde venga, piense lo que piense, porque el otro es igual y tan valioso como uno mismo

De hecho, me ofrezco a colaborar en ello.

*Presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados de Las Islas Baleares (APFSIB)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Opinión

¿Y ahora qué? Lo malo fue a peor y la “magia” del número 210

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Tras lo visto el domingo en las urnas, volvemos a estar entre un nuevo “Parto de los montes” con los ratones del PSOE y Podemos más pequeños y otro “Día de la marmota” en el que no sabemos si esa alianza nos devolverá al invierno o al infierno democrático. Pero vamos por partes.

Con el interrogante que encabeza este título empezaba un artículo publicado al día siguiente de las elecciones del 20-D-15 http://desdeelcaballodelastendillas.blogspot.com/2015/12/y-ahora-que.html que supusieron para el Partido Popular de Mariano Rajoy la pérdida de más de 3’6 millones de votos -casi un 33’5% del electorado de la mayoría absoluta de 2011- y cerca de 1’5 el PSOE, que unidos a los casi 4’3 de cuatro años antes sumaron para los de Ferraz la nada despreciable pérdida de más de 5’7 millones de votos tras la derrota de Alfredo Pérez Rubalcaba y la primera de Pedro Sánchez -casi el 51% menos del resultado de José Luis Rodríguez en 2008-. Aquellos resultados demostraron la realidad de un endeble bipartidismo que empezaba a hacer aguas para iniciar un largo periodo de inestabilidad política que con su efecto secundario, el económico, complica la situación y aumenta la necesidad de una buena gestión que nunca hace la izquierda, como está pasando ahora.

Está claro que la repetición de elecciones no le salió bien al doctor Plagio cum Fraude, que se dejó más de 700.000 votos y tres escaños en el intento -aparte de 200 millones de euros de ese “dinero público que no es de nadie”, salvo de todos los españoles- pese al esperanzador anticipo de su amigo José Félix Tezanos que falló estrepitosamente en el pronóstico -a 300.000€ por “cocina” mensual-, pero no dimite porque “los resultados reflejan lo que en el momento de la consulta había y que los hechos posteriores hicieron cambiar”, o sea, como buen político y no digamos de izquierdas, “la culpa, del maestro armero” y a escurrir el bulto. Como también ha hecho el “magister” degenerado en “minister”, José Luis Ábalos: “Si ha habido elecciones es porque hubo otros que bloquearon que hubiera gobierno”, siempre “otros” para justificar el fracaso del mediocre.

Pero esta vez la pregunta parece haber tenido una respuesta en tiempo récord, que no convence ni a su potencial socio Arnaldo Otegui, que ayer decía a Sánchez que “se ahorre la llamada”. Poco más de veinticuatro horas después del escrutinio provisional de las urnas, el martes a mediodía, los “malavenidos” socios de la fallida legislatura anterior, Pedro y Pablo, escenificaban un “sentido” abrazo cual nuevos “Picapiedra-Mármol” que ni las buenas de Vilma o Betty dieran a sus respectivos en la conocida serie americana. Recordemos que Pedro Sánchez “Falconeti” repetía no hace mucho que “Ni Partido Popular ni populismo” y la semana pasada sentenciaba desde Moncloa que “Ni yo ni el 95% de los españoles dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno”, ante su portavoz oficioso, Antonio Ferreras, “informador” cabecilla de La SeCta TV de Jaime Roures, salvada de la quiebra por Soraya Sáenz de Santamaría -conviene no olvidar esto para entender algunas cosas-. ¿Qué caambió?

Pues bien, este personaje y Pablo Iglesias, su “socio preferente” despreciado repetidas veces en la minilegislatura anterior, aparecieron el martes anunciando un preacuerdo -importante este matiz de “preacuerdo”- de gobierno de coalición en el que el bolivariano ocuparía una vicepresidencia para complementar la de Economía que hace pocos días repartía a Nadia Calviño ¿Será para PabLenin la de asuntos políticos, la de asuntos sociales o ambas? Difícil convivencia de “vices” me parece, si se confirman, y terrible en cualquier caso el cometido del comunista y los suyos ante ese anuncio de “unir la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos” que avanzó el de la coleta, henchido de incontrolada satisfacción y emoción, al borde de la lágrima, en ese “abrazo del oso” que forzó con el más falso entre los falsos personaje que haya detentado un cargo público. Y digo bien, detentado y no ostentado, que también, porque además de falso es el más chulo de la “profesión”.

Reseñable también la doble falsedad y traición del candidato socialista. Falsedad, porque nada más terminar la elecciones y conocerse el resultado, como digo provisional, manifestó que iniciaría “inmediatamente conversaciones con los líderes de los diferentes partidos políticos, excepto VOX” -algo que, pese a mis pocas simpatías por los líderes verdes, no es muy democrático-, pero no llamó a nadie más, pareciendo que ya lo tenía precocinado con el de Podemos -y puede que con algún otro-, porque es muy difícil asumir que en poco más de horas veinticuatro se haya podido llegar al acuerdo que fue “imposible” en meses de presuntas negociaciones fallidas antes y después del 28A. Y traición, porque se pasa por el “arco del triunfo” el Art. 99.1 de la Constitución que dice: “Después de cada renovación del Congreso de los Diputados -algo que, añado, no se ha completado- y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria y, a través del Presidente del Congreso -todavía tampoco designado/elegido-, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno”. Y no sólo no lo respeta, sino que envía al Rey a Cuba, en un innecesario y absurdo viaje que sólo se explica desde una turbia intención del personaje que aprovecha la ausencia para anunciar ya un gobierno con el que le quitaba el sueño hace una semana. De nuevo viene a cuento la conocida frase de Marcelo, el centinela de “Hamlet”, en la famosa tragedia de William Shakespeare: “algo huele mal en Dinamarca” -o en Moncloa- empleada cuando las cosas no están claras y se atisba una posible corrupción, que no siempre es económica. Algo que se torna aún más ilegítimo si consideramos que se hace entre dos partidos que perdieron cuota de voto y de escaños.

Como bien apuntó Pablo Casado “¿Para qué quería convocar elecciones?”, porque para este viaje no hacían falta alforjas ni gasto de fondos públicos. Salvo que el autoproclamado candidato a la presidencia tuviera dos planes, uno en el que subiera como le profetizaba su fiel Tezanos desde el Centro de Invenciones Sánchez permitiéndole plantear lo mismo, pero con más fuerza sobre el “socio” morado porque posiblemente hubieran sumado mayoría absoluta y otro, el actual, desde mi punto de vista mejor que el anterior aunque mucho más preocupante todavía, en el que invitaría a otros actores -seis más- que le ayudaron a llegar a su sueño de “reina por un día”, dejándose muchos pelos en la gatera, como nos tememos muchos. Puede que la clave de no haber querido ser investido tras las elecciones del 28-A esté en que no buscaba sólo la mayoría para eso, que la tenía de sobra en segunda vuelta sino, como le escuché la semana pasada en una charla del Aula Política del CEU a Juan Díez Nicolás, prestigioso sociólogo y fundador del CIS, entre otras cosas, los 210 diputados -3/5 del “hemicirco”- necesarios para cambiar la Constitución y erigirse Presidente de la Tercera República. Pero como eso no lo conseguía, probó suerte, anteponiendo sus intereses personales a los generales del estado, como ya ha demostrado no pocas veces este individuo sin principios.

Otro efecto de estas elecciones ha sido el monumental batacazo de Albert Rivera y Ciudadanos, que deja a 47 diputados y asesores sin empleo y sueldo y me retrotraen a cuatro años atrás: “Quo vadis, Ciudadanos?” http://desdeelcaballodelastendillas.blogspot.com/2016/04/quo-vadis-ciudadanos-por-antoniodltl.html.

En su favor, hay que decir que Rivera se apresuró a decir: “Estoy dispuesto a convocar a los órganos de decisión del partido, para que ellos que me eligieron, decidan sobre este partido” y el mismo lunes tuvo la honradez de anunciar su dimisión como presidente y su renuncia al escaño, algo que otros debieron haber hecho también, antes y ahora, como Santiago Abascal tras dejar a su partido en los exiguos 46.000 votos en toda España en las elecciones generales de 2016 o el propio Sánchez que sólo lo hizo cuando lo pillaran con el carrito del helado intentando adulterar una votación en la sede de Ferraz y se vio obligado a dejar su escaño ante la inminente abstención de la mayoría de su partido para que fuera investido Mariano Rajoy al que menos de dos años después embistió con los cuernos comunistas y nacionalseparatistas que le prestaron. Y, en este doloroso momento de Ciudadanos no puedo dejar de preguntarme ¿dónde están aquellos entusiastas palmeros de Rivera y todo lo que oliera a naranja desde 2014 al 18 que aplaudían entusiasmados desde esas tertulias de alcachofas granates en las que Federico J. Losantos y Pedro J. Ramírez, por citar a los más “notables”, se deshacían en halagos hacia Rivera y sus “aluvionados” y oportunistas comparsas? ¡Ah! que algunos se “tiñeron” de verde -o “azulearon” a medias, por si acaso-, ¡vaya!

En definitiva, se cumplió lo que algunos decíamos antes de las elecciones generales del 28A y de las autonómicas, municipales y europeas del 26Msobre que “votar a VOX era votar a Sánchez” por el efecto de la nefasta Ley D’ Hont y que recogió muy bien Ramón Pérez-Maura en su artículo en ABC “La derecha sin remedio” del viernes 8, desgraciadamente con el mismo eco que nuestras proclamas anteriores, volviéndose a comprobar que “en España las vísceras se anteponen a la razón”. Y van…

Termino mi reflexión sobre lo ocurrido con algo no tan pesimista como puede dejar a primera vista ese adelantado “gobierno Sanchestein”, que comparten algunos políticos sin duda más cualificados que yo en estas lides, como Rosa Díez y Alberto Núñez Feijóo, que opinan también que no está todo dicho todavía en este despropósito. Este último decía ayer que lo producido “es mucho más que un cambio de gobierno. Es una revolución política”, como también lo fue -añado- lo ocurrido aquel 14 de Marzo de 2004 permitiendo votar bajo los efectos del horrible atentado perpetrado precisamente para eso, cambiar de gobierno, a costa de 192 muertos y casi 2.000 heridos o mutilados.

Feijóo ha dicho también que “Es posible hacerlo de otra forma, porque si no la posturas se van a radicalizar” -y ya lo están bastante por no haber derogado a tiempo la triste ley de Memoria histórica- y en esa línea y, por supuesto, desde las premisas que ha puesto Teodoro García Egea, Secretario General del PP: “Abstención técnica, en ningún caso” porque “con un PSOE liderado por Pedro Sánchez no vamos a negociar nada”, que suscribo, y desde la evidencia de que “La última vez que se desbloqueó España fue un día en el que Pedro Sánchez dimitió”, llamó al PP de Casado a forzar una alianza entre los partidos constitucionalistas -los restos de Ciudadanos, el crecido VOX y algún otro pequeño-, junto a la parte buena del PSOE, o al menos con esa característica de respetar la Constitución, que vuelva a sacar de la escena a ese indigno secretario general -esta vez definitivamente- y plantearle al Rey -si lo dejan volver y cumplir el trámite del artículo 99.1 citado- su ofrecimiento de un gran pacto de Estado liderado por el PSOE con otra persona al frente, como también han propuesto Inés Arrimadas y Cayetana Álvarez de Toledo, que podrían sumar esos 210 diputados que decía antes -sólo PSOE, PP (tras la buena noticia de que el PNV pierde un escaño en Vizcaya en favor de los populares) y N+ serían 211-. Los efectos de alcanzar ese pacto y esa suma que permitiera los cambios urgentes que necesita España, empezando por el de la Ley Electoral -segunda vuelta y un 5% mínimo de representación a escala nacional, que pondría coto al abuso nacionalista y algo más que omito ahora- mejorarían sensiblemente el panorama político. Y si no se puede alcanzar ese pacto porque el PSOE no sea capaz de apartar al rey del plagio y la falsedad, que ponga a prueba a don Felipe VI ofreciéndole formar un Gobierno de transición incorporando personas de reconocido prestigio como vengo apuntando desde Enero de 2016, para lo que tiene que moverse bien y rápido.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: