Connect with us

Internacional

Valeria y su padre muertos por escapar de la pobreza: otro drama de la inmigración que salta a la cara de los políticos

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Manuel del Rosal.- ¿Cuántos millones de muertos por el hambre, la sed, las enfermedades fácilmente curables y los estragos de la inmigración necesitan los políticos que les pongan encima de las mesas de sus despachos para que actúen?

Loading...

La peste negra fue una epidemia que en el siglo XIV acabó con la vida de un tercio de la población europea. Estimaciones actuales cifran en 100 millones de muertos totales entre Europa, Asia y África; más del 20% de la población mundial de aquella época.

Gracias a los avances de la ciencia la humanidad – de momento – se ve libre de aquellas epidemias. Pero no seamos ingenuos, desde hace muchos años el mundo sufre una de las epidemias más devastadoras que ha conocido el hombre: los políticos. Los políticos son la epidemia que asola actualmente al mundo.

Los políticos hablan hasta el agotamiento y sonríen constantemente como si les hubieran escarificado esa sonrisa estúpida en sus caras. Hablan y sonríen, pero no actúan donde deben, sino donde les mandan los poderosos con los que se reúnen en Davos una vez al año para planificar las medidas que les conducirán, a unos a amasar más riqueza, a otros a mantenerse en el poder siempre que esté sometido a sus anfitriones. Pongo solo un ejemplo: con los billones de euros que esconden los paraísos fiscales se podría evitar toda la necesidad, la pobreza y la desigualdad en la riqueza que hay en este mundo. Y los políticos, tras emitir unas palabras de falso sentimiento por casos como los de Valeria y su padre, miran a los poderosos y esperan que les digan cuando y como actuar, y los billones siguen pudriéndose en los sótanos satánicos de esos bancos que son como cloacas de dinero infecto.

Claro que algunos de los políticos también tienen dineros sucios en esos paraísos que son los templos que albergan toda la miseria, la ruindad, la avaricia, la codicia y la podredumbre de quienes, pudiendo, nada hacen para evitar casos como los de Valeria y su padre que se cuentan por millones. Cuando alguien se pregunta como en un mundo rebosante de riqueza como jamás la hubo, todavía hay millones de hombres, mujeres y niños que mueren por causas fácilmente evitables; la contestación a esa pregunta reside en la condición negra y pútrida de los hombres y mujeres en cuyos pechos anida una satánica codicia y en los hombres y mujeres cuyos pechos albergan un ansia bárbara de poder.

Ciñéndonos a la inmigración vemos como los gobiernos de los países que crean migraciones son, en algunos casos y paradójicamente, países ricos con políticos sin la más mínima sensibilidad, genuflexos ante el poder y corruptos que ven como sus ciudadanos mueren en el intento de escapar de la injusticia y la pobreza, y nada hacen para crear las condiciones que eviten esas migraciones hacia un destino desconocido, cuando no mortal. En los países de acogida los inmigrantes son usados y utilizados por los gobiernos y sus políticos para hacerse fotos indecentes frente a los barcos y a las pateras en los que llegan medio muertos; después de la foto, los encierran en los CIE donde permanecen abandonados y olvidados pues ya no van a ser usados y utilizados como ejemplo de su buenismo. A la vuelta a sus despachos, los políticos esperan órdenes para actuar como, cuando y donde les ordenen sus señores. Mientras las mafias se enriquecen con ese tráfico que, por lo visto, a nadie avergüenza; los políticos continúan con su hablar agotador y sus sardónicas y sarcásticas sonrisas como si nada hubiera pasado ni nada volverá a pasar.

Las siete plagas de Egipto y la peste negra medieval son tortas y pan pintado en comparación de esta peste que desde hace años asola al mundo: La peste de los políticos mediocres entregados al poder.

“Y así va el mundo. Hay veces que deseo sinceramente que Noé y su comitiva hubiesen perdido el barco” (Mark Twain)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

Hispanoamérica

Jóvenes venezolanos se disputan la basura con los buitres en un vertedero de Brasil

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Un grupo de refugiados venezolanos montó una pequeña villa en el basurero municipal de Pacaraima, la ciudad brasileña en la frontera con Venezuela, en donde prácticamente disputa restos de comida con buitres y perros.

Loading...

En unas seis pequeñas viviendas fabricadas con material de desecho y escondidas en un pequeño bosque en medio del basurero de Pacaraima, viven unos cuarenta refugiados venezolanos, ubicado unos 10 kilómetros de distancia de la frontera entre ambos países.

Pacaraima, el único paso en los casi 2.200 kilómetros de frontera terrestre entre Brasil y Venezuela, recibe diariamente unos 400 venezolanos que huyen de la crisis económica, política, social y humanitaria de su país.

Y muchos, sin recursos para continuar hacia Boa Vista, la capital del estado de Roraima, terminan estableciéndose en Pacaraima y sus alrededores, para vivir de lo que pueden, lo que ha generado tensión por el aumento de la violencia en la región y ha provocado hasta ataques xenófobos.

Pese a que aseguran que se dedican a rebuscar entre la basura latas, metales, cartones y otros materiales reciclables que pueden ser revendidos, los venezolanos establecidos en el basurero no esconden que también buscan comida para su propio consumo.

Uno de ellos ni se importó con las cámaras filmándolo en el momento en que rasgaba una bolsa con pedazos de pollo congelado sin condiciones de consumo de la que emanaba un olor nauseabundo y de la que separó las que consideraba menos dañadas.

Las más podridas las arrojaba lejos e inmediatamente eran disputadas por perros y buitres.

Una vez separadas las escondió en un recipiente que tapó con otras basuras para impedir que los animales le robaran su tesoro.

Pese a que a simple vista el basurero parece vacío, y desde la carretera tan solo se observan las montañas de basuras y numerosos perros y buitres, un recorrido por su interior permite ir encontrando grupos de personas removiendo objetos.

Tres jóvenes de entre unos 17 y unos 23 años prendieron una fogata con desechos para calentar lo que llamaron de desayuno y que consistía en un plato de espaguetis y otro de carne enlatada que no dijeron de dónde procedía y que comieron sin importarse con la presencia de periodistas.

“Recogemos materiales como cobre y aluminio para sobrevivir. Ahora llevamos cuadro días aquí, pero vamos y venimos, Algunas veces duramos dos o tres semanas aquí. El cobre y el aluminio lo vendemos aquí”, afirmó uno de los jóvenes.

“Aunque no lo parezca, aquí estamos bien. Apenas venimos a buscar la platica porque en nuestro país no conseguimos empleo”, agregó otro de los recicladores, que se identificaron como Júnior José, Julio Medina y Leonel González.

Los tres admitieron que la comida que encuentran a veces la consumen si está en buenas condiciones pero que nunca la llevan a sus familias porque puede ser perjudicial para los niños.

Agregaron que lo más difícil es la hostilidad que sienten en las calles, ya que muchos brasileños los insultan y los amenazan.

CORRERÍA TRAS LA BASURA

La aparente calma en el basurero es interrumpida dos veces por día cuando un camión trae la basura procedente de Pacaraima y la arroja al depósito sanitario.

En ese momento se produce una correría de inmigrantes interesados en lo que puedan rescatar de la basura recién llegada y que retiran de las bolsas que rasgan a la fuerza.

Una incursión más profunda permite descubrir la pequeña villa que los venezolanos construyeron en medio de un bosque y a la que se llega por un camino tapizados de basuras.

Los frondosos árboles no permiten percibir las viviendas construidas en medio del basurero ni las condiciones en que viven sus propietarios, todos refugiados venezolanos y entre los que destacan varios niños y adolescentes.

Gran parte de los venezolanos que huyen del hambre, la falta de trabajo y la escasez de alimentos en su país cruza la frontera por Pacaraima y continúa hacia Boa Vista, desde donde, con el apoyo del Gobierno brasileño, son trasladados a otros centros urbanos de Brasil, como Sao Paulo, Río de Janeiro o Recife.

Según datos oficiales, al menos 264.000 venezolanos que huyeron de su país e ingresaron a Brasil ya solicitaron la regularización de su situación migratoria en el país.

De acuerdo con la ONU, unos cuatro millones de venezolanos han salido de su país rumbo a otros lugares del mundo desde finales de 2015, en uno de los mayores flujos migratorios del planeta.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Hispanoamérica

Decomisan en Aruba una tonelada de oro venezolano valorado en 50 millones de dólares: investigan si está ligado a Jorge y Delcy Rodríguez

Published

on

Jorge y Delcy Rodríguez
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Cada vez son más los casos de oro venezolano traficado y vendido en el exterior. De acuerdo a lo reportado por el portal Primer Informe, un avión fue detenido en Aruba, donde debió realizar un aterrizaje de emergencia. Las autoridades del aeropuerto Reina Beatrix se vieron sorprendidos por el cargamento que transportaba la nave: 932 kilos de oro, casi una tonelada, empacados en maletas de lujo.

Loading...

El avión, que había despegado en las afueras de la ciudad venezolana de Bolívar, viajaba utilizando las siglas norteamericanas N36754. Esto llamó la atención de las autoridades locales, ya que corresponde a un avión monomotor cuyo último vuelo fue en California hace más de 20 años, según registros del portal Flight Aware.

Tres tripulantes venezolanos fueron detenidos en el operativo, del que también formaron parte agentes norteamericanos en Aruba.

Tras ser detenidos, los hombres fueron interrogados y en este momento están en proceso de ser extraditados a Estados Unidos.

Una fuente familiarizada con el tema confirmó que el piloto reveló a las autoridades las coordenadas de la pista desde donde despegó, cerca de Ciudad Bolívar. Más específicamente, desde una carretera que conduce a la zona de explotación aurífera en el sur de Venezuela.

Asimismo, el piloto habría confesado que el primer destino del cargamento era México, para allí ser transferido a un avión de mayor envergadura para enviarlo a un país árabe. Estiman que podría ser Emiratos Árabes.

De acuerdo a lo indicado por Primer Informe, el cargamento tiene un valor en el mercado internacional de unos 50 millones de dólares. “Los investigadores están tratando de establecer si el oro está asociado a altos dirigentes del régimen de Maduro, como los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, que mantienen un bunker de operaciones en la zona”, señala ese portal.

La extracción ilegal de oro y su posterior contrabando se ha convertido en una de las únicas fuentes de financiamiento del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Turquía, los Emiratos Árabes Unidos y Uganda son algunos de los destinos conocidos. No obstante, la semana pasada un informe de la cadena suiza Radio Television Suisse aseguró que el país europeo también integra esa lista.

El reporte indicó que Suiza está capacitada para procesar el oro que entraría de Venezuela, considerando que tiene 4 de las 6 refinerías más grandes del mundo, las cuales manejan entre el 60 y 70 por ciento del oro del planeta.

El reporte llega dos semanas después de que el presidente encargado, Juan Guaidó, se reuniera con distintos jefes de Estado y altos funcionarios europeos en el marco de su gira internacional. Allí reiteró su pedido para que la Unión Europea que catalogue al oro como “oro de sangre” para evitar que “financie al paraestado”.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Europa

Suecia y su Estado del bienestar, en crisis

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Loading...

Por Nima Gholam Ali Pour.- El Estado del bienestar sueco ha sido alabado a menudo por la izquierda de Estados Unidos. Sin embargo, tras la crisis migratoria de 2015, cuando Suecia se vio inundada de solicitantes de refugio sirios, Suecia se enfrenta ahora a una crisis que amenaza a todo el modelo de Estado del bienestar sueco.

Loading...

Suecia tenía 9,7 millones de habitantes en 2015, antes de que recibiera 162.000 solicitantes de asilo. El 70% de esos solicitantes de asilo llegaron de Siria, Afganistán e Irak. El 70% de esos solicitantes de asilo también eran hombres. La crisis migratoria creó una insostenible situación económica y social que hizo que el establishment sueco reconsiderara su postura sobre la inmigración de asilo, que, hasta entonces, había sido sumamente de izquierdas.

No obstante, la inmigración de asilo ha continuado. Entre 2016 y 2018, han solicitado el asilo en Suecia 70.000 inmigrantes más, y se les ha concedido a más de 105.000.

La inmigración genera un impacto demográfico que afecta a la identidad nacional y cultural de Suecia, además del aplastante efecto económico que tiene sobre el Estado del bienestar sueco.

El impacto demográfico se puede ver en ciudades como la tercera más grande de Suecia, Malmö, donde las personas de origen extranjero (nacidas en el extranjero o cuyos dos padres han nacido en el extranjero) ha aumentado del 31,9% en 2002 hasta el 45,9%de la población en 2018. Ya hay tres municipios suecos donde la mayoría de la población es de origen extranjero: Botkyrka, Södertälje y Haparanda. La pregunta es entonces cómo integrar a los extranjeros si la mayoría de la población de la ciudad es de origen extranjero. El 51% de los alumnos de primaria de Malmö o bien ha nacido en el extranjero o lo han hecho sus dos padres. Dentro de una generación, la tercera ciudad más grande de Suecia tendrá una población donde la mayoría será de origen extranjero. ¿Cómo se llevará a cabo la integración de los inmigrantes entonces, y qué grupo será integrado en cuál?

La integración de los inmigrantes en la sociedad sueca ha sido un fracaso, un problema sobre el que tanto los expertos como los políticos están de acuerdo. En marzo de 2018, el 58% de los inscritos en el paro había nacido fuera de Suecia, a pesar de que la cuota del grupo en la población supone sólo el 23%. En 2018, la tasa de desempleo entre los suecos de origen extranjero era del 15,4%, mientras que el paro entre los suecos nacidos en Suecia era del 3,8%.

La Ley EBO (Lagen om eget boende, Ley de Vida Independiente) permite a los solicitantes de asilo establecerse en cualquier parte del país. Los inmigrantes suelen establecerse en áreas donde ya lo han hecho otros inmigrantes, en parte por los bajos precios de las viviendas en esas zonas y en parte porque es más fácil que los inmigrantes formen redes allí. Este proceso refuerza la segregación y crea enclaves de inmigrantes en Suecia.

La mezcla de la gran afluencia de inmigrantes y la fallida política de integración ha tenido consecuencias para la cultura sueca, que está experimentando un rápido cambio y viendo desafiada su identidad. En muchas áreas donde los inmigrantes son mayoría, no hay forma de mantener la cultura sueca porque la población tiene una cultura claramente diferente de la sueca. Esto da lugar a, entre otras cosas, cambios en el lenguaje con que se celebran públicamente las festividades.

Varios medios suecos importantes publicaron artículos en junio ensalzando el Eid al Fitr, la fiesta que pone fin al Ramadán, el mes de ayuno islámico. Empresas muy conocidas en Suecia, como Arla Foods, ICA y COOP publicaron recetas en sus páginas para la ocasión. Varias voces ya han dicho que el Eid al Fitr, una fiesta musulmana, debería ser fiesta nacional en Suecia. Estas voces han provenido de los Socialdemócratas y la Iglesia de Suecia, dos instituciones que tienen una gran influencia en la sociedad sueca. A pesar de que el Eid al Fitr no se ha convertido —todavía— en una fiesta nacional, varios municipios optaron por celebrarlo.

En toda su existencia como nación, Suecia ha mantenido un fuerte lazo con su vecino ancestral, Finlandia, y el finés ha sido la segunda lengua más hablada allí. En 2018, el lingüista Mikael Parkvall señaló que el árabe es ahora la segunda lengua más hablada Suecia. Al mismo tiempo, muchos niños nacidos en Suecia aprenden sueco tan mal que no saben hablarlo correctamente, porque no se habla el suficiente sueco en los colegios de preescolar y primaria. El cambio se está desarrollando a un rápido ritmo.

No es sólo la sociedad sueca la que tendrá un aspecto radicalmente distinto dentro de una década. El Estado del bienestar sueco, que ha sido el sello distintivo del Estado sueco, famoso en todo el mundo, también está cambiando, e incluso puede que acabe siendo paulatinamente eliminado.

Los cálculos que sustentan el Estado del bienestar de Suecia se basan en el supuesto de que la mayoría de los adultos trabajan a jornada completa y pagan impuestos al Estado. El Estado tiene que recibir más de lo que paga en forma de diversas prestaciones sociales y pagos de transferencia. Cuando una gran cantidad de personas que reciben prestaciones sociales no encuentran trabajo o no están dispuestas a trabajar, hay una crisis. Esto es exactamente lo que ha pasado en Suecia con sus políticas migratorias de izquierdas.

Un ejemplo destacado en los medios suecos es Filipstad, un municipio con más de 10.000 habitantes. Allí, el porcentaje de habitantes de origen extranjero ha aumentado desde el 8,5% en 2002 al 22,7% en 2018. Entre 2012 y 2018, el grupo nacido en el país disminuyó en 640 personas, mientras que el grupo de origen extranjero aumentó en 963. Los que se mudan de Filipstad son de origen sueco y están en edad laboral. Al mismo tiempo, al gestor municipal de Filipstad, Claes Hultgren, le preocupa que los inmigrantes recién llegados carezcan de las habilidades necesarias para ingresar en el mercado laboral. La consecuencia para municipios como Filipstad es que deben hacer recortes en los servicios de asistencia social que el Ayuntamiento tiene la obligación de suministrar.

Filipstad no es el único municipio que sufre recortes. Según un informe de la asociación Municipios y Regiones de Suecia (SKR, por sus siglas en sueco), en 2023 habrá un déficit de 43.000 millones de coronas suecas en las operaciones municipales y regionales si los costes aumentan de acuerdo con el crecimiento de la población y el Estado no añade más recursos de los ya planeados.

El comisionado municipal socialdemócrata en Strömsund, un municipio sueco de 11.699 habitantes, advirtió:

“Todos los gastos corren a cargo de los municipios. Nunca habíamos tenido un desempleo tan bajo en el municipio entre los nativos, y, sin embargo, no damos abasto, y la explicación es que tampoco habíamos tenido nunca una tasa tan alta de paro entre los nacidos en el extranjero. Y acaban en la asistencia social, que en la práctica es ya, para muchos, un sustento de por vida”.

Charlotta Mellander, profesora de Economía en la Jönköping International Business School, señaló lo siguiente sobre la crisis económica de los ayuntamientos:

Esto no es algo que haya pasado de la noche a la mañana, sino que las finanzas de los ayuntamientos han ido erosionándose durante mucho tiempo. Pero algo que ha afectado al problema es la recepción de refugiados en 2015, donde, desde el principio, los municipios que recibieron a la mayoría se encontraban en malas condiciones en términos de mercado laboral e integración. Y eso ha hecho que la situación sea aún más difícil.

Al principio de esta nueva década, a causa de la inmigración excesiva y las fallidas políticas de integración, Suecia se enfrenta a unos cambios culturales y económicos radicales que cambiarán fundamentalmente el país.

Hay una islamización en curso en algunas partes de Suecia, y las decisiones políticas que se tomen durante la década de 2020 influirán en el grado en que afecte esta islamización a la sociedad sueca.

¿Continuará la inmigración de asilo a Suecia desde los países musulmanes? ¿Seguirán las autoridades suecas financiando la cultura islámica con fondos públicos? ¿Adoptarán los inmigrantes la cultura sueca, o se mantendrá el fallido enfoque sobre la integración, y los suecos adoptarán cada vez más la cultura islámica?

Existen conflictos importantes entre estas dos culturas, así que la expansión de la cultura islámica en Suecia creará, sin duda, agitaciones de varios tipos. Hoy, hay más contradicciones que puntos en común entre las culturas islámica y sueca. La segregación es fuerte y las mezquitas se han implicado en escándalos varias veces a causa de los conflictos entre los valores del islam y los suecos.

Por lo tanto, la nueva década será inestable y decisiva para Suecia, y verá los grandes cambios políticos, culturales y económicos que inevitablemente se producirán.

(Gatestone)


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: