Connect with us

Sociedad

Carta abierta a los musulmanes que se quejan del racismo y la islamofobia de los españoles

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

T.Y.- Señores Rachid, Mohamed, Mouloud, Abdelkader y compañia. Ustedes viven denunciando en España las continuas ofensas a su religión, las críticas injustas a sus costumbres y modo de vida, las discriminaciones que padecen, las condiciones penosas en las que viven, el rechazo que experimentan, las agresiones diarias que sufren a mano de los españoles, y un sinfin de penurias e injusticias que son el pan (o mejor dicho el cuscús) diario de los buenos musulmanes en la tierra de sus antepasados, Al-Ándalus. Denunciáis todo esto y señalaís con el dedo acusador a los culpables de tantos atropellos contra los seguidores de la verdadera fe: los racistas españoles, los antiislámicos que usurpan vuestra arrebatada propiedad, los odiadores islamófobos.

¡Tienen ustedes toda la razón! Cada día los españoles son más racistas. Cada día son más los infieles que dicen estar hartos de lo que llaman malintencionadamente “la invasión musulmana”, los que despotrican contra la “islamización” de España. Os acusan de manera maliciosa de ser los principales culpables de los altos índices de delincuencia y criminalidad que afectan al país. Os señalan como los responsables de la rápida y creciente degradación de barrios y pueblos donde os habéis instalado. Se muestran molestos e intolerantes con la presencia de vuestras mujeres cubiertas de la cabeza a los pies empujando carritos llenos de hijos por las calles.

Os culpan de la saturación de los servicios públicos, de las colas en los hospitales. Os ponen trabas para que podáis traer a vuestros familiares, parientes, vecinos y amigos a esta tierra que es la vuestra. Os exigen que os amoldéis a las leyes y las costumbres del país, y tantas cosas más…

¡Cuanta razón tienen ustedes de quejarse y de denunciar en voz alta esta situación intolerable, que humilla la conciencia humana y evidencia la hipocresía de los supuestos valores cristianos y democráticos de los españoles! Señores, deben denunciar este racismo en las más altas instancias del país, en el Congreso de los Diputados, en los ayuntamientos, ante las ONGs, en las calles si es menester.

Pero haríais mejor aun yendo a vuestros países de origen para informar de esta situación a vuestros compatriotas, que todavía son libres y se encuentran fuera del alcance del racismo que padecen ustedes aquí. Debéis alertar a los miles, centenares de miles y millones de magrebíes y de musulmanes de todos los rincones de la tierra que están listos para ceder al espejismo de las bondades del sistema occidental y que corren el peligro de caer en la trampa horrible que les tienden los racistas españoles.

Señor Rachid, digále esto a sus hermanos, a sus primos, a sus mujeres, a sus hijos, a sus vecinos que sueñan inocentemente con venir a sufrir lo que sufren ya otros como ustedes: la España racista no quiere de ellos porque en su ceguera islamofóbica los mira (erróneamente) como invasores y depredadores. Expóngale esta siniestra verdad a los suyos. No los deje que se metan en la boca del lobo. Es su deber proteger estos infelices de esta terrible amenaza. Dejarlos venir sería hacerse culpable de inasistencia a personas en peligro.

Y por cierto, señores Mouloud, Abdelkader, todos ustedes que están condenados a vivir en este abominable país racista, no lo duden un instante: rompan sus cadenas, sacudan el polvo de sus babuchas y abandonen este infierno.

No les hagan a los racistas por más tiempo el regalo de su enriquecedora presencia. No sean más las víctimas de estos predadores implacables que atacan a sus madres en la calle, violan a sus hijas en cualquier descampado, saquean sus negocios, queman sus coches en los barrios y venden droga a sus hijos, mientras ustedes trabajan arduamente para pagarles las jubilaciones a estos desagradecidos. No lo duden: vénguense ustedes de todos esto años de miedo, sufrimiento, humillación y explotación que han padecido. Priven a los españoles de la oportunidad, el beneficio y la riqueza que ustedes representan y aportan a su decadente sociedad.

Y ya puestos, al partir de este país ingrato, llevénse con ustedes a sus amigos los intelectuales, los artistas, los periodistas, los izquierdistas de todo pelo y condición, las ONGs, los socialistas e incluso esas feministas que en el fondo tanto os quieren.

Además de ahorrarles el insoportable castigo de vivir sin ustedes, sería una magnífica venganza contra la España racista, privada así de esa formidable fuerza intelectual y humanista que tanto necesita para curarse de su perversión islamofóbica.

¡Así estarán bien castigados estos racistas españoles! Piensen ustedes, señores Mohamed y Mouloud, en la cara que pondrán los racistas españoles cuando el último barco haya alcanzado la línea del horizonte, cuando el último avión se haya desvanecido en el aire, cuando el último autobús haya pasado del otro lado de la frontera, cuando el último trasbordador haya cruzado el Estrecho. Descubrirán, demasiado tarde, que se fue lo mejor que había en el país, que se han quedado entre ellos. Solitos entre racistas.

¡Cuanto nos gustaría que eso ocurriera bien pronto! ¡Cómo nos ibamos a reír entonces!

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Sociedad

Uno de los heridos en el sabotaje al aeropuerto de El Prat pierde un ojo

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Un hombre herido durante las protestas este lunes en el aeropuerto de Barcelona por la sentencia del ‘procés’ sufre un estallido de un globo ocular y múltiples heridas faciales, de las que será operadoeste martes en el Hospital de Bellvitge, de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Fuentes de este centro sanitario han indicado este martes a EFE que las lesiones de este paciente “son compatibles” con el impacto de una pelota, que no concretan si es de ‘foam’, las utilizadas por los Mossos, o de goma, usadas por la Policía Nacional.

Por su parte, los abogados del servicio de asistencia jurídica de la entidad pro-derechos humanos Iridia han informado hoy de que al menos seis de los 131 heridos en las intervenciones policiales de ayer lo fueron por impacto de proyectiles de precisión de ‘foam’ o de pelotas de goma.

Además del lesionado en el ojo, Iridia ha contabilizado cinco heridos por disparos de ‘foam’, uno de ellos muy cerca de la zona ocular, que al parecer es el que se encuentra ingresado en el centro sanitario.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

Condenada a prisión una madre por someter a su hijo, totalmente sano, a 13 cirugías innecesarias

Published

on

Kaylene Bowen-Wright - Dallas County Sheriff's Department
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Kaylene Bowen-Wright, de 36 años, ha sido condenada por un juez de Dallas (EE.UU.) a seis años de cárcel por fingir durante años la enfermedad de su hijo y someterlo a procedimientos médicos innecesarios.

Un informe de los Servicios de Protección Infantil reveló que el menor visitó al médico más de 300 veces y se sometió a 13 cirugías «mayores».

Según la «NBC», Wright, que se declaró culpable de lesiones a su hijo, podría sufrir el conocido como «síndrome de Munchausen», una enfermedad mental en la que el cuidador o cuidadora del niño, con frecuencia la madre, inventa síntomas falsos o provoca síntomas reales para que parezca que el niño está enfermo.

Durante años, Ryan Crawford, padre del niño, trató de convencer a los jueces de que su hijo estaba sano, a pesar de las afirmaciones de la madre del niño de que estaba enfermo.

Desde aproximadamente los dos años, Bowen-Wright alegó que su hijo tenía desde cáncer terminal hasta alergia a la leche. Esto provocó que el niño pasara parte de su infancia en silla de ruedas y con varios tratamientos médicos innecesarios.

La policía arrestó a Bowen-Wright a finales de 2017 después de que los profesionales médicos presentaran una queja a los Servicios de Protección Infantil.

Los oficiales se llevaron a los tres hijos de la mujer, incluyendo a Christopher, quien ha estado bajo la custodia de su padre desde entonces.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Sociedad

La sabia advertencia a Pablo Iglesias y Pedro Sánchez de un anciano que perdió a sus padres en la Guerra Civil

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Jaime está a punto de llegar a su primer siglo de vida. Una existencia que no le ha sido fácil, ya que durante su adolescencia perdió a sus padres. Fue al inicio de la Guerra Civil, cuando tantos pequeños tuvieron que madurar de manera forzosa.

Su familia, obrera y apolítica, se ganaba el pan en una pequeña fábrica de zapatos en una localidad muy próxima a Talavera de la Reina. Jaime solía colaborar en el negocio familiar para aprender el oficio. Pese a que su sueño era poder estudiar la carrera de Boticario, la economía familiar era precaria, ya que sus padres tenían que mantener también a sus seis hermanos, todos ellos menores que él.

Sus vidas dieron un vuelco en el verano de 1936. Unas semanas antes, se había iniciado el alzamiento militar contra la República. Sus padres se trasladaron a Toledo capital para comercializar sus enseres en un establecimiento cercano al Alcázar, donde se hallaban los militares sublevados. Jaime decidió acompañarles. La tensión era máxima en las angostas calles del Casco Histórico. El orden se vio alterado cuando el bando republicano lanzó una granada cerca del lugar. Jaime, por aquel entonces un chaval de quince años, nunca pudo olvidar aquel estruendo que destrozó el local y le privó de sus padres para siempre.

Como consecuencia de aquello, un hermano de su padre se hizo cargo de Jaime y especialmente de sus seis hermanos. Durante años, Jaime compaginó sus labores en la fábrica con la labor en el campo junto a su tío que, como recuerda nuestro protagonista, era firme defensor del comunismo, y siempre que tenía ocasión hacía referencia a la mítica frase “la tierra para quien la trabaja.”

La guerra azotó a la familia de nuevo, después de que un tío materno muriera en la contienda en el bando sublevado. Tres años de conflicto que dejó en su familia muerte, división, rencor, odio y penurias en los primeros años de la posguerra, cuando se vio obligado a cerrar la fábrica dada la miseria que reinaba en el entorno.

Jaime fue saliendo adelante gracias a que el trabajo en el campo no cesaba, y años más tarde, ya en Talavera, se dedicó al mundo de la construcción cuando España inició el periodo de transformación y modernización a finales de los 50 y principio de la década de los 60. En el boom de la migración española, muchos de sus hermanos se vieron obligados a marcharse a Alemania y Francia. Por suerte, en aquellos años Jaime encontró el amor, curiosamente hija de un padre que luchó en el bando republicano y residentes de una localidad cercana a la suya.

La Transición cambió la mentalidad de Jaime

Jaime nunca guardó rencor, aunque el amargo recuerdo de aquellos años le marcaron de por vida. De hecho, cuando nuestro país dio pasos en la Transición hasta la Democracia, es cuando la palabra ‘olvido’ y ‘perdón’ comenzó a formar parte de vocabulario de muchos ciudadanos, incluidos en el de Jaime. Siempre fue partidario de lo segundo y menos de lo primero. Y es que nunca comprendió aquella injusticia del destino que se cometieron con sus padres, como si existiera una explicación posible. Jamás se resignó, si bien es cierto que, durante un encuentro entre miembros de diferentes corrientes ideológicas celebrada en Talavera, comprendió que el sufrimiento de aquel horror que fue la lucha entre hermanos, fue común en muchos convecinos de ambos bandos. Aquello le removió.

Más de cuatro décadas después, Jaime ha ido envejeciendo, y lo ha hecho quizá, y aunque suene paradójico, con una mayor lucidez mental. Considera que olvidar no es bueno, no ya principalmente para el lícito fin de mantener vivo el recuerdo de sus padres, sino para evitar volver a caer en aquellos errores.

Crítica a Pablo Iglesias y a Pedro Sánchez por remover el pasado

No obstante, se muestra apenado por que la actual clase política remueva más de lo necesario aquella etapa oscura de la historia de nuestro país. De hecho, observa con tristeza que los dirigentes actuales estén optando más por la discordia y la división que por la fraternidad y la unidad del pueblo.

Jaime teme que podamos volver a las andadas y al enfrentamiento. Cree que se están dando todos los ingredientes para ello. Matiza que la ciudadanía no es tan inculta como en el 36. En el ocaso de su existencia, solo espera que los ciudadanos sean inteligentes y dejen a los muertos en paz, que no remuevan el pasado y eviten el rencor del que solo podría salir perjudicado el pueblo.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: