Connect with us

A Fondo

Cartas desde Colombia: Vox versus PP (Democracia Show)

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Carlos Arturo Calderón Muñoz.– No encontré mejor forma para nombrar este texto que plagiarle un título a Joaquín Bochaca. Porque la verdad, es la mejor manera de describir la situación de la política occidental y si nuestros líderes no se molestan en desarrollar conceptos trascendentes ¿por qué debería hacerlo yo?

A mediados de 2015 el coautor de The Art of the Deal, libro que le recomiendo a cualquiera que se quiera meter en el mundo de los negocios, amenazó con renovar su casa y mandarle la cuenta a nuestros hermanos hispano-aztecas. El caos mediático que causó lo impulsó a rajar de veteranos de guerra, buscar el encarcelamiento de la mujer del saxofonista violador, auditar la FED, cobrarles a los saudíes su sociedad con demoliciones bin Laden, cargarse los tratados de comercio que crean esclavos en el tercer mundo y desempleo en el primero, dejar de estar invadiendo países, buscar la paz con los rusos y si quedaba tiempo, enchinarse el pelo. Todo bajo un bellísimo slogan publicitario: “Let’s Make America Great Again”.

Loading...

Como que nadie leyó su libro antes de ser presidente, incluyéndome, porque parece que no notaron que la campaña presidencial fue un calco exacto de su manual de ventas. Durante los años 80 Donald Trump se convirtió en el maestro del caos; crear tanto berraco ruido que nadie se diera cuenta de sus avances.

Amante de la tele y las revistas, se peleó hasta con la mamá del perro, incluido el alcalde de New York, para hacerse publicidad gratuita, mostrando problemas de los que sólo él podría ser la solución. Algo perfecto para hacer plata, pero no tanto para construir naciones. Para empezar, habría que preguntarse, antes de hacerla grande de nuevo ¿Qué carajos es América?; obviamente es un continente, por más que los gringos digan que sólo es su país, pero asumiendo que se refiere a la masa territorial norteamericana, ¿Qué carajos es América?

Pues ni idea, Trump nunca ha dicho que cree que es y eso ha resultado letal para sus propósitos, porque a pesar de haber tomado algunas decisiones correctas, nunca logra mantener su norte, es errático.

Gracias a no saber qué es lo que se supone que tiene que hacer grande de nuevo, ha continuado las guerras de sus antecesores, la deuda externa se ha hecho más grande que nunca, se la tiene al rojo a los iraníes por ser promotores del terrorismo, pero sus amigos saudíes pueden descuartizar periodistas o destruir Yemen y ni se entera. Israel sigue exterminando palestinos, sirios y negros mientras financia al Daesh y no le importa.

¡Pues debería importarle! no tanto porque sus hijos se revuelquen con hebreos, sino porque las organizaciones que defienden el racismo genocida más inhumano en Israel son las mismas que le prohíben a Europa y Norte América protegerse. La ADL es escudera inquebrantable de los muros de Israel, pero pelea con uñas y dientes contra la idea de poner una cerquita en la frontera gringa; obviamente la ADL es super amiga de Jared Kushner y es a este simpático jovenzuelo, a quien Trump encarga construir el muro. Trump no ha tocado a la FED, se convirtió, según las palabras de Tulsi Gabbard, en la perra de los saudíes, está mandando a miles de jóvenes estadounidenses a morir por los intereses de Israel y literalmente está apoyando el genocidio de los blancos.

¿Perdón? Sí, lo que dije, Trump ha declarado hasta la saciedad que quiere traer más inmigrantes que nunca en la historia, pero quiere hacerlo de manera legal. Claro, porque el hecho de que la esclavitud fuera legal la hacía buena, o que sea legal descuartizar un niño en el vientre de sus madre lo hace bueno, o que los métodos que China usa para exterminar tibetanos y uigures sean buenos porque son legales (Me importa un higo que los uigures sean musulmanes, el genocidio está mal sin importar quien sea la víctima, habla pestes de nosotros que nos alegremos por el exterminio de un pueblo porque nos cae gordo).

Pues bueno, arrebatarle el país a quienes lo construyeron está bien, que se conviertan en minoría en su propia nación y su forma de vida se vea destruida de forma irreversible está bien. Está bien porque es legal, está bien porque Trump quiere traer inmigrantes para que impulsen la economía y aporten a la seguridad social; está bien que en pocas décadas los blancos hayan desaparecido; está bien porque es legal y son blancos, así que se pueden joder. Si estuviéramos hablando de llenar con gente de todo el mundo un territorio indígena, habría un escándalo global, porque estaríamos llevando al borde de la extinción las tradiciones culturales de una etnia. Y estoy de acuerdo, los indígenas de todo el mundo, sean emberá o hebreos tiene el derecho a existir como les dé la gana en sus territorios.

Si Trump supiera que es “América”, no usaría Twitter como una fábrica de titulares de prensa; tendría una cosmovisión trascendental de la existencia y de cómo la política debe adaptarse al servicio de esta. Si la tuviera, sabría que su América no la construyeron los indios, los chinos, los etíopes, los españoles, ni los deals. La construyó un sustrato racial, mayoritariamente protestante, compuesto por pueblos blancos de corte anglosajón y germánico. Si la protección de este núcleo, que fue más del 90% de la población hasta los años 60 del siglo XX, implica perder plata, ¡pues se pierde! Nunca debe subordinarse un pueblo a la economía, la economía debe estar al servicio de los pueblos. Pues bien, aumentará artificialmente el PIB por algunos años con la llegada de contribuyentes, luego colapsará la columna vertebral de la nación y los grupos raciales que queden se pelearán por los despojos. No importa, después de la presidencia retomará la popularidad farandulera de El Aprendiz y que se joda América ¡Buena esa, traidor!

Mientras tanto, en algún lugar de Madrid, se da la pelea final por la supervivencia de España. El PP, por no apoyar a VOX, traiciona a la patria, entregándole a los comunistas un escaño en la mesa del congreso ¿O VOX prefiere su supervivencia política en vez de pactar con el PP? Depende de a quién se le pregunte.

En este caso en particular debo darle el 100% de la razón técnica a VOX, le propusieron sacrificar sus votos para darle un puesto a Ciudadanos y así tener un frente común. Pues digo, VOX tiene 52 diputados y Ciudadanos 10, hace unos meses Ciudadanos tenía 57 y VOX 24 y no pareció que el PP, o cualquiera, intentara forzar a Ciudadanos para darle escaños a VOX.

¿Por qué VOX debería sacrificar la voluntad de sus votantes para apoyar un partido sin posibilidades? El PP dice que los de Santi prefirieron darle campo a la izquierda antes que apoyar a un partido constitucionalista como Ciudadanos, pero la verdad, es que con una fuerza tan exigua los naranjas no debían estar con pretensiones. Debieron tomar ejemplo de sus enemigos políticos, los de ERC pusieron sus escaños, 3 más que los que logró Rivera, al servicio de Podemos, votaron por quien dispusieran los morados para bloquear a VOX. Si realmente les importa la idea que tienen de España, los de Ciudadanos debieron poner su fuerza al servicio del PP y VOX.

Igual, Casado no debió pedirle a Abascal que se mutilara y luego, después del natural rechazo, ir a proponerle a Sánchez una triquiñuela para dejar afuera a los verdes. Por su parte, VOX debe poner los pies en la tierra y aprender de los errores de Podemos, Iglesias tenía más de 70 escaños a su servicio, entre los suyos y los de sus aliados, cuando quiso chantajear a Sánchez con cuatro ministerios para formar gobierno. Y mírenlos ahora, como vasallos del PSOE, cayendo en picada y sólo salvándose de una muerte política porque los de la derecha están entretenidos sacándose los ojos entre ellos. Es cierto que los 3.6 millones de votos de VOX son algo significativo y se deben respetar, pero el PP sacó más de 5 millones y el PSOE estuvo cerca de los 7 millones, así que ubíquense.

Sin embargo, dije que le doy la razón técnica a VOX y no la razón, a secas, porque me tiene sin cuidado con cuantos escaños se queda cada sigla en la mesa del Congreso. Lo que realmente me importa es: ¿Qué carajos es España? PP y VOX se la pasan mareando la perdiz día y noche con España esto, España aquello, se va a acabar España, hay que proteger España de los rojos, ¡Viva España! Me cago en Espa… no, esperen, esos son los otros, pero da igual ¿Qué es España? ¿Qué es lo que defienden? ¿Realmente tienen una concepción trascendente de lo que España significa? ¿O es sólo un slogan corporativo más con el que igual se vende una Coca Cola o a Trump? ¿Con qué derecho usan el nombre de mi madre para pelearse por una asignación adicional en el presupuesto?

En septiembre de 2015, en la festividad de la Mercé, los representantes de ERC y PP se enfrentaron en una ¡guerra!… de banderas. Como los separatistas sacaron una estelada en el ayuntamiento, los guerreros del PP sacaron una rojigualda y se las mostraron mutuamente con rabia (Cuidado matan a alguien con tanta testosterona). Obviamente los del PP defendían España, porque hay que mantener las fronteras, la vida y la propiedad de los españoles.

Tanto como la defendió José María Aznar, quien no tuvo problema en pegarse una escapadita de fin de semana por el Majestic para formar gobierno con los separatistas de CiU y luego con los de EAJ-PNV y CC. Obvio se alió con el diablo por un bien mayor, meter a España en el euro, arrebatarle su soberanía monetaria para regalársela a Bruselas. Y ya que había entregado la plata, ¡que hijuemadre!, también las armas; Aznar terminó de integrar a España en la OTAN, obsequiándole sus intereses geopolíticos al capricho de Washington, es decir, de Tel Aviv.

Y ya entrados en gastos, remató cuanta empresa pública había, como ENDESA, por fracciones del costo real, dio inicio a la burbuja especulativa que le estalló a Mr Bean, potenciando los Fondos Estructurales de la UE y las bajadas de tasas de interés y… Abrió las puertas de España de par en par para que llegara todo el que le diera la gana. El cuentico de “vienen a pagarnos las pensiones” lo inició el PP, lo inició Aznar, quien sin control alguno dejó entrar miles y miles de islamistas radicales. Fue tan evidente la invasión mora que, en 2011, cuando el exlíder del PP quiso hacerse el desentendido con el problema, Artur Mas, que no dije Blas Piñar, ¡Artur Mas! Le sacó en cara que él había sido el pirómano que había abierto las puertas de la inmigración; todo porque según el PP, el país se iba a convertir en una potencia económica mundial si traía al morito Juan y sus 33 esposas (¡Viva el Fary!). Ese día Artur fue más español que el chorizo.

Para rematar, se hizo el marica con el atentado de falsa bandera que mató a 193 hermanos españoles y dejó heridos a otros 2000, el 11 de marzo de 2004. Para no afectar sus resultados electorales dijo que fue ETA, porque decir que habían sido yihadistas le hubiera jugado en contra en las elecciones y peor aún, decir que fueron yihadistas financiados por los mismos conglomerados de inteligencia que hicieron los atentados del 9/11 en Nueva York, hubiera sido suicidio. Como los españoles no querían estar metidos en Irak, el globalismo, desde su sede en Washington, les envió un regalito, para así justificar la ocupación de la heredera de Mesopotamia. Aun así, Aznar tiene el descaro de hacer homenajes en los aniversarios de los atentados. No señor Aznar, ‘Jueves’, de la Oreja de Van Gogh, es un homenaje, lo suyo es traición.

Por supuesto, después de tantas afrentas del PP, la gente se cansó y se pasó a VOX. Porque por supuesto que VOX es la solución al PP, a diferencia de Casado, a Santi sí le importa España. Por ejemplo, en vez de hacer como Alberto Fernández Díaz, del PP, que agitó la bandera española en la guerra esa que les conté de 2015, lo que Santiago Abascal hace en sus mítines es… Agitar la bandera española, miles de banderitas rojigualdas moviéndose al son de pasodobles (O una canción plagiada a Juanes, ‘A Vox le Pido’) mientras que defiende España.

Pero esperen, Santiago Abacal estuvo 20 años en el PP y nunca pareció molestarse por las travesuras de Aznar, de hecho, además de Santi, muchos de los fundadores de VOX vienen del PP o fueron cercanísimos a Aznar. Alejo Vidal Quadras-Roca, José Luis González Quiróz o Ana Velazco Vidal Abarca, han estado en las altas esferas del Partido Popular o directamente le susurraron al oído al José María. Eso sin contar que Ignacio Camuñas ha sido parte del Bilderberg o que Iván Espinosa de los Monteros, es heredero de un clan económico que se ha beneficiado con el desguace de España.

Nunca, pero nunca, alguno de estos se le paró en la raya al presidente de gobierno y le recriminó por estar destruyendo la nación. Fueron eurodiputados, presidentes regionales, concejales, delegados, asesores directos e incluso amigos personales del mismísimo Aznar y ninguno alzó la voz. El patrioterismo les entró cuando fundaron VOX, cuando no hubo cama pa tanta gente en el PP, montaron chiringuito aparte y les entraron los principios nivel Torrente; esos de gritar ¡Viva España! mientras se le subarrienda un apartamento a 100 ilegales. Bueno, para ser justos, Vidal-Quadras sí se cabreó con Aznar, pero no por amor a España, sino porque en el trato con Pujol, en el Majestic, perdió su cargo en Cataluña, pero se le pasó cuando lo pusieron de Eurodiputado.

VOX es joven, así que no puedo hacer un memorial estilo PP, pero a la velocidad que llevan no me extrañaría que, de llegar al gobierno, fueran tan traidores que hicieran ver a Aznar como si fuera Franco. A las pruebas me remito, para apoyar las coaliciones de PP y Ciudadanos en Andalucía, Murcia y Madrid, no tuvieron problema alguno en echar por la borda todos sus principios. Hablaron de enfrentarse a la ley de violencia de género, las leyes pro LGTBIQ, de construir un muro en Andalucía, de deportar ilegales, quitarles subsidios a los MENAS, enfrentarse al radicalismo islámico etc. Como en esas coaliciones era débiles, y lo que les interesa es ser parte del gobierno, para cobrar, obvio, no hicieron nada, no presionaron en lo más mínimo, renunciaron a todo y cedieron a todas las exigencias del binomio PP-Ciudadanos.

Ahora, que están discutiendo cuotas de dieta burocrática, y que tienen más poder, ya no negocian, que se joda Ciudadanos, lo quieren todo para ellos o nada. No estaban peleando los puestos en la mesa del Congreso por alguna de las razones del párrafo anterior, no. Simplemente, usando España como slogan, hablan de combatir a la izquierda y etc. Tomando en cuenta que pudieron empezar con eso de defender los principios meses atrás, al formar gobierno en las municipales, se ve sospechosa su molestia con el PP justo ahorita.

Puede que los esté juzgando mal, es probable, o puede que eso sea lo que la evidencia sugiere. Porque, así como Aznar le regaló la soberanía monetaria, política y militar a los globalistas, los miembros de VOX han ido a Nueva York y Londres a encontrarse con los dueños de la finanza. La única razón por la que un líder identitario debería reunirse con los amos de la City sería para decirles que España es blanca, católica, heredera del mundo grecorromano y defensora incansable de la civilización occidental. España no se va a doblegar a los intereses del sanedrín, la Yihad, Washington, Bruselas, los masones, la banca o China. España es para los españoles y si no les gusta pues nos damos plomo por 8 siglos.

Pero no, fueron a la City a decirles a los banqueros que ellos creen en la constitución, en la UE, en la OTAN y hasta en el Black Friday. Fueron a calmar los ánimos y mostrar que son parte del mismo equipo, el equipo PP en este caso, pero en un sentido más amplio, el equipo globalista. Junto a PSOE o separatistas, el equipo antiespañol.

Igual que con Trump, España se defiende, a menos que eso sea malo para la economía. Eso significa que está mal llenar España de moros, pero no hay problema si son suramericanos, no importa que no compartan sangre, que quieran recuperar el supuesto oro robado o que vayan a vivir de la seguridad social. Siempre y cuando agiten la banderita esa son españoles. Si vienen legalmente son españoles.

Abascal, como Aznar, entiende que España es lo que la especulación financiera diga que es. ¿Y qué es España? En serio lectores ¿Qué es? Trump y Abascal cargan contra el aborto, defienden la bandera y medio dicen cualquier cosa que le guste a su base conservadora. Trump prostituyó el concepto de América para reducirlo a una frase pegajosa que pueda ser utilizada en un reality; quiere rating, números, un culto a su personalidad. Le importa un carajo la sangre y por lo tanto el espíritu de lo que su pueblo representa. Abascal tiene menos plata y no creo que una actriz porno vaya a presumir en televisión nacional que se lo folló. Pero, guardando las proporciones, quiere vender un espectáculo, ser el que ame más a España, el que más bese el escudo, el que más toreo ve, que importa si para él un español puede ser cualquiera, así se parezca a Shaka Zulú.

La trascendencia implica deshacerse de lo temporal. Dirán que en AD rajamos de VOX, pero no proponemos, que VOX es lo único que sirve en este momento, el mal menor. No es cierto, Óscar Bermán lleva años defendiendo a España en la Cataluña profunda; Josep Anglada creó PXC y después de que el sistema la destruyó, por ponerse peligrosa, hizo SOMI y, mi favorito, Democracia Nacional, lleva décadas defendiendo las propuestas cosméticas que VOX usa ahora y más importante aún, la sangre blanca, europea e ibérica del pueblo español. Los delfines no pueden construir represas como los castores, no importa que tan inteligentes sean. No importa que tan inteligentes sean los japoneses o fuertes los negros, sólo los españoles, es decir, los blancos descendientes de grecorromanos, iberos, celtas y visigodos, pueden construir España.

Vótenle a DN así sólo saque 1000 papeletas en toda España, vótenle así sea para Eurovisión o Miss Universo. Es irrelevante si son derrotados una y mil veces, lo que ha de durar una eternidad debe tardar una eternidad en construirse. España no existe por la mesa del Congreso, ni por la polémica del telediario.

España es la materialización de una sangre cuya esencia es creer que el amor no engendra cobardes y que escoge para su propia gloria la senda más angosta y difícil. Una bandera, es un símbolo que representa la transversalidad de una cosmovisión, puede ser la cruz de borgoña o la rojigualda, es irrelevante, siempre y cuando el que la porte vea en ella, sienta en ella, la conexión inquebrantable que le une con todos los que le precedieron y los que están por nacer. Mientras ese sea el arquetipo que impulse a un individuo, será sin duda alguna el Quijote de la Mancha. Si lo único que entiende de su sangre es rendirle culto a una forma, agitando una bandera porque sí, es Torrente.

Desde Colombia


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Internacional

¡MUY GRAVE! El COVID-19 ES UN ARMA, HA SIDO CREADO EN UN LABORATORIO Y TENEMOS LAS PRUEBAS: Documentos filtrados del Banco Mundial indican que el Covid fue creado en 2018 en laboratorios y que durará hasta el año 2025

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos

Informes filtrados del Banco Mundial indican que la propagación del Covid forma parte de un plan diseñado en 2018 y que se prolongará hasta 2025. De acuerdo a las mismas fuentes, el Banco Mundial previó la compra masiva de test en el año 2018, lo que reforzaría los argumentos de quienes sostienen que la pandemia surgió deliberadamente.

Según los informes, el virus surgió de la mezcla y selección de genes virales de murciélagos y cerdos. Entre 2016 y 2017, se identificó un coronavirus en los murciélagos de herradura y confirmó que fue el responsable de la muerte de unos 25.000 lechones en el país asiático, utilizados presumiblemente como cobayas.

Loading...

Entre 2016 y 2017, miles de cerdos recién nacidos en numerosas granjas de la provincia meridional de Guangdong empezaron a morir misteriosamente, padeciendo síntomas como diarrea y vómito.

En principio los investigadores sospecharon que el culpable era el virus de la diarrea epidémica porcina (PEDV, siglas en inglés), pero nuevos exámenes, basados en análisis genéticos, les permitieron comprobar que se trataba del SADS, o síndrome diarrea aguda porcina.

«Cuando pusimos este germen bajo el microscopio, confirmamos que era un virus nuevo de la misma familia del PEDV y el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Severo). Los murciélagos son reconocidos como depositarios de un gran número de patógenos, por lo tanto empezamos a rastrear el virus en muestras de murciélagos», dijo Shi Zhengli, un virólogo del Instituto de Virología de Wuhan, subordinado a la Academia de Ciencias de China.

De acuerdo con Shi, los investigadores recolectaron 591 muestras de murciélagos, mayoritariamente de aquellos de la familia de herradura, entre 2013 y 2016. De todas ellas, el 10 por ciento resultó positivo.

La investigación fue desarrollada de manera conjunta por científicos de China, Singapur y Estados Unidos, y los descubrimientos fueron publicados la semana pasada en la prestigiosa revista Nature.

«El estudio subraya la importancia de identificar la diversidad y la distribución de los coronavirus en los murciélagos para mitigar futuros brotes que podrían amenazar al ganado, la salud pública y el crecimiento económico», de acuerdo con los investigadores.

Los expertos manifestaron sentirse «aliviados» de comprobar que el virus no es transmisible a los seres humanos, después de examinar a los trabajadores que habían entrado en contacto con los cerdos contagiados en Guangdong.

«Muchas enfermedades infecciosas en los humanos, como el SARS, son de origen animal. Es posible que en el futuro el SADS se transmita de los murciélagos a los animales domésticos y, luego, de estos a los seres humanos», advirtió Ma Jingyun, investigador de la Universidad Agrícola del Sur de China, y uno de los coautores del artículo de investigación.

El trabajo fue una colaboración entre científicos de EcoHealth Alliance, Duke-NUS Medical School, Wuhan Institute of Virology y otras organizaciones, y fue financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, un componente de los Institutos Nacionales de Salud.

Por consiguiente, la noticia ya no es tanto la conspiración en sí misma, sino que «alguien» ha filtrado esos documentos para que no quede ninguna duda de que nos hallamos ante una pandemia creada por el hombre, confirmando así los argumentos defendidos por militares franceses hace sólo unos días.

 

 

DOCUMENTO COMPLETO EN FORMATO PDF. PUEDE SER DESCARGADO. DEJE QUE CARGUE COMPLETAMENTE. SON 64 PÁGINAS.

 

 


Comparta este artículo.
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Compartidos
Continue Reading

A Fondo

El despertar de la derecha española

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por C.S. Fitzbottom.-

La derecha española lleva dormida, al menos, 56 años. Es mi teoría de filatélico. En 1964 hubo una extraordinaria emisión de sellos, conmemorando los XXV años de paz.

La guerra civil había concluido hacía casi una generación, y el régimen de Franco, en vez de su victoria, hablaba ya de lo construido en común, de reconciliación, con el mismo espíritu con el que se acababa de inaugurar apenas unos años antes el Valle de los Caídos, recogiendo los restos de las víctimas de uno y otro bando.

Loading...

Puede que de aquellos sellos arranque mi amor a España. Quizás por eso tenga más presente aquel aniversario. Puede que fuera antes o después. De lo que estoy seguro es que, a diferencia de la derecha británica o la francesa, la portuguesa o la italiana, la norteamericana o la japonesa, la derecha española está presa de un terrible complejo, que puede que esté concluyendo en esta extraña época de reclusión.

En las últimas elecciones, hace apenas unos meses, casi la mitad de los votos en España fueron ido a opciones de centro, centro-derecha y derecha; y casi la otra mitad, a partidos de centro-izquierda, izquierda y extrema izquierda. Curioso. Fue casi lo mismo en las anteriores. Y en las previas. Y en las de 1977. Y en las de 1936. Y siempre que se llamó a los españoles a votar en libertad. Casi igual que en el resto del mundo. Porque en todas partes la mitad de la población cree que es bueno que los que corren mejor la carrera tengan un premio y que el sistema se base en eso. Y la otra mitad cree que no se puede privilegiar a los hijos de los que corrieron mejor la anterior carrera, y que el sistema produce esas injusticias, que hay que corregir. Esa podría ser una simplificación de qué significa ser de derechas y de izquierdas. Existe esa discrepancia en todo el mundo. Peter Jordan tiene magníficas charlas y conferencias en YouTube que les recomiendo y que explican muy bien la cuestión. Para todo el mundo. Pero el caso de España es distinto. A mí al menos siempre me lo ha parecido.

La izquierda, desde su control de los medios de comunicación, imperante desde 1968 en todo el mundo, y en España desde 1977, ejerce una increíble supremacía moral. Las causas que defiende son siempre justas, sensatas, razonables, morales, superiores y llevan a una evolución imparable hacia un bien mayor. Para ellos, la derecha es lo que incomprensiblemente se opone a tanta bondad, y por tanto es injusta, insensata, irracional, hipócrita y un fósil del pasado. Si encima sus ideas las expresan personajes como Donald Trump, se explica por sí misma en su peligro intelectual y real. Esta es la doctrina oficial en todo Occidente, especialmente en Europa.

Pero no quiero hablar hoy de la derecha en el mundo, especialmente porque en el mundo anglosajón, no es la parte débil del debate, y aún hay muchos foros en los que la izquierda puede ver mostradas sus vergüenzas en público. El caso español, para cualquier observador extranjero, llama la atención como un raro espécimen. Y permítanme una brevísima excursión por la historia reciente de su país, a quien tanto quiero y admiro.

Después de más de sesenta años de turbulencias civiles, la derecha española decidió organizarse y moderarse para darle a España medio siglo de estabilidad, desde 1874 a 1923. La derecha española se avergonzó finalmente de la aventura militar de Marruecos y entendió el drama del problema obrero en las capitales y de los jornaleros del campo. La derecha dio una oportunidad a la modernidad en 1931, aceptando con optimismo una república, que se imponía a pesar de haber perdido las elecciones municipales, y cuyo control asumió una izquierda que desde el primer día atacó sus valores y decidió destruir todo cuanto la mayor parte de España consideraba importante.

Ardieron templos, se expropió –por tercera vez- a la Iglesia, se desmanteló el ejército, se vulneró la propiedad y se legisló una Constitución sectaria. Todo se aceptó. La derecha ganó las elecciones de 1933. El régimen republicano, la casta de entonces, se negó la permitirles el acceso al gobierno. La derecha lo aceptó. Y cuando ese gobierno no tuvo más remedio que incluir tres ministros del partido ganador de las elecciones libres –la CEDA-, entonces, en octubre de 1934, el PSOE, el PCE, la ERC, el PNV y los anarquistas –curioso, ¿les suenan esas siglas a los españoles de 2020?- se sublevaron violentamente, en un golpe de estado con ánimo de guerra civil, contra el gobierno legítimo y democrático de la república… ¡porque tenía tres ministros de derechas! En 1936, la derecha ganó las elecciones, pero la izquierda se hizo con el control del proceso electoral, y consecuentemente, del parlamento y después del gobierno. Ilegalmente nombraron a la mayoría diputados y con más ilegalidad aún, destituyeron al presidente de la república, Niceto Alcalá-Zamora. Ya lo había avisado el líder el PSOE, Largo Caballero, autoproclamado “el Lenin español”: “Si no ganamos el poder en las urnas, lo haremos en las calles”. Militantes socialistas y comunistas comenzaron a asesinar a vendedores de prensa de la oposición y a organizar grupos paramilitares.

El entrenador de uno de ellos, un conocido policía del PSOE, que había disparado sobre un falangista en una manifestación, fue asesinado en represalia en uno de los enfrentamientos callejeros que él alentaba. Sus compañeros, policías y guardias civiles del PSOE, salieron en venganza a matar al líder de la oposición. No encontraron al más votado, así que liquidaron al que más hablaba en el Congreso. Dos balazos en la cabeza acabaron con la vida de José Calvo Sotelo, como le había sentenciado Dolores Ibárruri unos días antes en el Congreso de los Diputados, cuando él había denunciado sus desmanes: “Es la última vez que hablas en esta cámara”.

Cuando se descubrió el cadáver del líder carismático de la oposición –como si hoy fuera el de Santiago Abascal- tirado en el cementerio, y se supo que se sabía pero que no se podía decir que habían sido oficiales de la policía, toda la derecha, la mitad de España, supo que tenía que pelear para sobrevivir. Luchar con la misma agresividad con la que había sido atacada en 1931, en 1934 y en ese mismo instante. Y comenzó la terrible guerra civil española. Ese conflicto tan intenso, tan terrible, tan inhumano y tan místico, que ha suscitado más libros escritos que la segunda guerra mundial. No fue una lucha entre democracia y fascismo, y sólo desde la ignorancia o el sectarismo más embustero se pueden contar las cosas de otra forma. Asesinaron los rojos, como venían haciendo, y ¡ay!, también asesinaron los azules.

Hubo misas de acción de gracias en plazas con el suelo aún lleno de sangre de los jornaleros recién fusilados. Se asesinó a maestros, a socialistas, a gentes bien intencionadas que creían en la república y en valores morales que veían tras ella. Y la “derecha”, que no es una doctrina, sino un forma de vivir, supo que había pecado. Era justo luchar por sobrevivir, y pareció un milagro de justicia ganar. Pero en 1945 se supo –no se sabía antes- que los aliados nazis habían sido aún más vesánicos que los comunistas. Y en 1950 aún se fusilaba o, peor aún, se mataba de miseria a los prisioneros en campos de concentración. Miguel Hernández no moría siquiera con la dignidad de Lorca, de un balazo en el pecho, sino en la indigencia, el hambre y el abandono sórdido de cárceles inmisericordes. La derecha supo que, en la victoria, había pecado.

Los veinticinco años de paz de 1964 parecían suficientes. Ya todos tenían o aspiraban al Seiscientos, al piso en propiedad, a las vacaciones de verano, al ventilador en el dormitorio y, por fin, la lavadora automática. La clase media fue igual para todos, y dejó de exigirse el certificado de adhesión al régimen para poder opositar a un puesto público. Ya, al fin, se dejaba de cargar a los hijos por los pecados de los padres. Y todo iba a mejor. Así fue también en 1965, y en todos los años siguientes.

La derecha se liberó de Franco, es la verdad. Sólo sus más adeptos aguantaban ya su cantinela con la masonería y el comunismo. La derecha quería Europa y democracia. ¿Cómo pedirles cuentas a Carrillo y a la Pasionaria de sus asesinatos en 1939? Perdón, reconciliación. Paso de página. Un régimen nuevo, un rey joven, elecciones, partidos, políticos nuevos, hombres guapos, como Suárez y González. Democracia, transición, progreso, Europa, mantras que todos los españoles aceptaban en común.

No fue exactamente como se soñaba. Y la derecha aguantó de todo. La ETA y sus mil asesinatos y sus decenas de miles de exiliados, huidos del País Vasco por la extorsión y el miedo. La expropiación de Rumasa. El laicismo del Estado y de sus medios de comunicación, copados por la izquierda. El permanente acoso amenazante a la Iglesia y sus colegios; la burla sistemática a sus creencias. La derecha se dedicó a sus estudios, sus negocios, sus empresas… y hubo una nueva oleada de bienestar económico y se renovó la promesa de la clase media española.

Pero ocurrieron Zapatero y Lehman Brothers. Un irresponsable, indocumentado y sectario, tras un misterioso asesinato colectivo –aún no ha sido explicado el atentado del 11 de marzo de 2004- llegó a la presidencia del gobierno hablando de una extraña “memoria histórica”, que más se parecía a las campañas de Goebbels o Lenin. Y una nueva crisis económica, en 2008, dio alas a una nueva izquierda, nueva en las personas, aunque con el mismo discurso de siempre y, curiosamente, con la misma aversión al gel de baño y al buen gusto.

Hubo cambio de caras en esos años. Hasta la del Rey cambió. Y nadie se dio cuenta de que muchas cosas estaban rotas. Esencialmente, los consensos de la Transición. Los comunistas, que habían “acogido de corazón” –dijo el Secretario General del PCE, Santiago Carrillo, el asesino de Paracuellos, en 1977- la bandera de España, volvían a ondear sólo la triste tricolor de la triste segunda república. Los socialistas, enfangados en una generación de corrupción, pensaban que la cura era controlar los medios de comunicación para que no se hablase de ello –y casi lo consiguieron-. Y la derecha… la derecha se identificó con unas únicas siglas, que, resignadamente, englobaban a conservadores, liberales y democristianos, y a las que votaban, con mayor resignación aún, los escasos nostálgicos del franquismo y todos aquellos, mayores aún en número, que simplemente no querían a la izquierda en el poder.

La verdad es que la derecha española -y ahora, déjenme que hable el extranjero- ella sabrá por qué, decidió, hace dos generaciones, vivir de prestado en su propio país, y considerar que su régimen político era propiedad moral de otros. Y ese préstamo, esa cesión, esa rendición, señoras y señores, ha llegado a su fin. La derecha española ha despertado.

La derecha española despierta por varias razones:

– Porque el Gobierno está formado por una coalición de comunistas y socialistas, apoyada parlamentariamente por secesionistas y filoterroristas, liderada por un Presidente que se presentó a las elecciones prometiendo que no haría precisamente ese pacto.

– Porque desde ese Gobierno, se amenaza a la propiedad privada, se insulta a la Iglesia, se cuestiona la patria potestad y se ataca a todas las instituciones básicas del Estado, desde el Rey hasta el Consejo General de Poder Judicial.

– Porque no es lógico que traten de gobernar España aquellos que sueñan con destruirla en vez de ofrecer un gran pacto nacional a la oposición, cuando ésta está dispuesta a aceptarlo.

– Porque esa alianza del señor Sánchez, contra su promesa electoral, con los enemigos declarados de España, hiere en sus sentimientos más íntimos a la mayoría de los propios votantes socialistas, que, no obstante, son los que más inermes quedan para expresar sus ideas políticas y su frustración con la situación actual.

– Porque la sensatez no tolera más pantomimas con esa falsa memoria histórica, que sólo es una falsificación sectaria de la historia real y un insulto a la voluntad de reconciliación que preside las relaciones reales y cotidianas de los españoles, desde antes incluso de la Transición, y afortunadamente, hasta nuestros días.

– Porque la violencia que sufren muchas mujeres, y las otras formas de violencia que se viven en los hogares, en todo el mundo, no caben ser encorsetadas en la manida ideología de género, y menos justificar el encarcelamiento sin pruebas y el fin de la presunción de inocencia y del habeas corpus.

– Porque del mismo modo que ese feminismo sectario, la izquierda ha tomado la bandera del animalismo y de las visiones apocalípticas del cambio climático, para desde la autoridad intelectual de personas que no sabrían diferenciar una vaca de un buey, imponer una nueva dictadura de pensamiento, que sólo busca dividir el mundo en buenos y malos, a decisión de los líderes totalitarios de esa rancia secta marxista.

– Porque la derecha, hace mucho tiempo que aceptó que, aunque uno crea en Dios y en lo que su Iglesia enseña, hay que respetar, como esa misma Iglesia manda, a aquellos que piensan distinto. Y esa derecha está cansada de esos nuevos dogmas feminazis, hembristas, animalistas, estatistas y antiempresariales, que pretenden ser enseñados obligatoriamente en las escuelas, como nueva religión laica y única verdad que todo el mundo tiene que aceptar.

– Porque la derecha se ha cansado de la burla impune y con el aplauso de los bufones televisivos, a costa de la religión, de la bandera, del Rey, de la patria, del himno, del ejército, de la Guardia Civil, de las tradiciones y de las creencias de los demás- Y que encima los detractores de ese “pensamiento” –por llamarle algo- único, tengan que sufrir las amenazas, los “escraches” y las exclusiones de los medios de comunicación que la izquierda impone.

– Porque da vergüenza el sectarismo izquierdista de la inmensa mayoría de esos medios de comunicación. Y la derecha está indignada de que sus líderes y prohombres sean incapaces de promover y sostener canales de televisión donde no se insulte su visión del mundo y se puedan contar las noticias desde su punto de vista también.

– Y porque la primera nación de Europa, que incorporó a la civilización cristiana occidental a medio mundo, no merece perecer en manos de analfabetos funcionales, que sólo quieren condenar a sus compatriotas a la miseria de Cuba y Venezuela y al control político de Corea del Norte, para que como allí, el líder carismático viva en mansiones pagadas con los impuestos que pretende controlar, como la vida de sus conciudadanos a los que antes ha hundido en la miseria.

Es muy posible que sin 29.000 muertos oficiales y posiblemente otros 20.000 ignorados, sin esa ocultación, sin tanta incompetencia, sin tantas mentiras, sin la sospecha de tantos robos, sin tanto sectarismo, sin tanta manipulación, sin tanta improvisación, sin tanta torpeza, y sin haber tenido a la gente encerrada durante dos meses, la derecha hubiera seguido dormida, conformándose como siempre con lo menos malo, resignándose a ser, como en los últimos cincuenta años, lo que sus enemigos de la izquierda habían decidido que eran: algo despreciable.

Pero la torpeza de la izquierda, esa que nace de la soberbia incontrolable, la ha hecho excederse y perder pie. Y ha despertado a la derecha. Que no parece que ahora tenga intención de volverse a dormir.

Bienvenida, España, a la normalidad democrática.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

A Fondo

Así manipula el canalla SOROS la educación mundial: ¡Ideología de género para todos!

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Javier Arias.

Ya hemos visto como ese proceso de destrucción, de las sociedades democráticas organizadas, pretende reducirnos a individuos aislados, sin raíces familiares, espirituales, nacionales, convirtiendo a las personas en masa informe, adicta y miedosa porque eso nos hace más manipulables.

Loading...

Ese proyecto, cuenta con el sustrato de un difuso pensamiento, supuestamente izquierdista, y los miles de tontos útiles que creen estar sirviendo a causas de liberación y bondad, cuando colaboran en un plan contra la humanidad y la libertad.

Hemos visto el esfuerzo ingente, por parte de los magnates, en la creación y financiación de miles de organizaciones, con lemas bienintencionados que sirven a sus intereses, a veces sin saberlo. Ese monto millonario encuentra eco en los miles de medios de comunicación y periodistas, financiados y serviles que ocultan y blanquean esos crímenes.

La educación es una parte esencial de la trama porque los individuos necesitan una estructura ideológica que les facilite integrar lo que sucede en sus vidas. Después del padre y la madre, la escuela es el primer vector de creencias, para la mayoría de la población. Al igual que con los medios de comunicación, hay un prejuicio positivo sobre la veracidad de lo que aprendes en la escuela.

Desde ese punto de partida, Soros y sus amigos, sus organizaciones y partidos, están condicionando nuestras escuelas en dos sentidos principales:

  • Por un lado, imponiendo a edades cada vez más tempranas su agenda de segmentación y división, centrada en la inclusión de las agendas LGTB y el pánico irracional que busca salvadores frente a amenazas que nos superan como el apocalipsis climático o las pandemias. Se sexualiza a los niños y su entorno, o se banalizan las drogas porque los adictos son más manejables, Al mismo tiempo se fomenta el desprecio y luego el odio al disidente, provocando su “muerte social”, o su expulsión del grupo.
  • Por otro, reduciendo la carga lectiva, despreciando hasta la eliminación el esfuerzo, el interés por aprender y el reconocimiento del saber. Su ideal es gente sin cultura, abandonada, cómoda en el rebaño y con envidia -que convierten en resentimiento frente al que destaca- haciendo todo lo posible porque se someta al montón. Las políticas educativas, de muchos países., ya han adoptado estos puntos de vista, con aprobados generales o planes de estudio adelgazados hasta el ridículo, la eliminación del valor de la memoria o la sustitución de la mente por el recurso a una máquina.

Universidades

Han hecho de las universidades otra de sus grandes bases de influencia. Ellas son, junto a los medios de comunicación y los aparatos culturales las grandes fábricas de ideas, de una sociedad como la nuestra. Por eso tienen que controlarlos.

Ya han encontrado decenas de facultades y cientos de departamentos lastrados por ese seudomarxismo de base, donde la influencia comunistoide todavía anima a muchos de nuestros “intelectuales”, incapaces de navegar por su cuenta. Algunos han hecho de sus problemas personales e incomodidades psicológicas materia de cátedra, con “estudios maricas” (que les gusta denominar Queer, por si les da una pátina de moda internacionalista) y desde la “perspectiva de género” que es trasladar el odio, de la fracasada lucha de clases, a las relaciones personales y a negar las realidades biológicas, en aras de que nadie pueda llamarte degenerado o enfermo mental, sin enfrentar el castigo al que disienta. El odio, la imposición de unas ideas y el aplastamiento de las demás, las están convirtiendo en leyes, en numerosos países.

George Soros anunciaba a principios de este año 2020- en el Foro Económico de Davos que patrocina él mismo- que donará 1.000 millones de dólares para crear una red mundial de universidades, a partir de la Universidad Centroeuropea (CEU) fundada por el magnate, inicialmente en Budapest y hoy en Viena ante los enfrentamientos con el gobierno húngaro de ViKtor Orban, uno de los más críticos con los planes de Soros.

Denominada “Red de Universidades de la Sociedad abierta” (OSUN por sus siglas en ingles) se justifica según su promotor como un arma “contra el autoritarismo”
cuando, precisamente una de sus características es no permitir la disidencia ni la libertad de cátedra. Hablan de promover los valores liberales,( individuos y sociedades , naciones y estados débiles) y el pensamiento crítico lo que quiere decir la imposición de sus estructuras ideológicas, “más allá de las fronteras geográficas y demográficas” en consonancia con sus planes de aniquilación de naciones y sociedades, impulsando además “el activismo cívico” , en lo que se integra con la Red Talloires(una asociación internacional de instituciones, bajo la dirección de la Universidad estadounidense de Tufts) cuyo objetivo es fomentar el compromiso cívico de la educación superior, también . para conseguir esa transformación, según el Bard College, uno de sus intentos previos y que forma parte de la estructura de la red. Muy ilustrativo que entre los signatarios fundadores de esta red figure, nada menos, que la Universidad de la Habana, bajo control directo de la dictadura.

 

La ofensiva final es ahora

El mismo Soros considera que OSUN es el proyecto más importante y duradero de su vida y querría “hacerlo realidad antes de morir”.

En realidad va a ser, si tiene éxito, el más importante y duradero porque se trata de conseguir la dirección mundial de la educación superior, de la formación de las élites y, en consecuencia, dirigir las sociedades que esas élites liderarán. Ningún dictador pudo soñar algo de tal amplitud y de tanta influencia directa, desde que la Iglesia Católica dejo de tener la hegemonía global.

Esa red va a ofrecer programas y titulaciones conjuntas, uniformando en extremos desconocidos, hasta hoy, el pensamiento mundial. Además, la élites necesitan conocerse y coordinarse y por ello la OSUN reunirá periódicamente a estudiantes y profesores de distintos países en debates presenciales y con más frecuencia en línea..

Como siempre, tales objetivos se enmascaran en una catarata de bonitas palabras y loables propósitos como “llegar a aquellos estudiantes que más lo necesitan”, principalmente en Asia, África y Latinoamérica, “y fomentar los valores de la sociedad abierta, incluidas la libertad de expresión y la diversidad de credos” en vez de confesar que es un plan globalista capaz de generar una masa critica suficiente para implementar, sociedades débiles y la imposición de esos gobiernos dóciles, bien penetrándolos (caso de España o Italia) o bien consiguiendo su destitución y posterior constitución de recambio como en las revueltas árabes, o de Chile .

Golpes de estado y revoluciones, desde arriba o desde abajo.

Controlando las universidades, controlan los “comités científicos” y los “comités de expertos” que validan, o desautorizan, lo que les convenga, en una situación de crisis como en la que estamos ahora, con el Covid19.

En OSUN y la Red Tallories ya hay acuerdos, con más de 300 universidades en casi 100 países. En España figuran la Autónoma de Madrid, la Oberta de Cataluña o la Politécnica de Valencia, entre otras.

Por áreas geográficas, los números son impresionantes:

• África (62)
• Europa y Asia Central (65)
• Asia Oriental y Pacifico (43)
• Latinoamerica (43)
• Oriente Medio y Norte África (19)
• Norteamérica (79)
• Asia del Sur (83)

Ya dominan cientos de campus, pero quieren avanzar porque creen que este es el inicio de su victoria definitiva y sienten que es ahora o nunca porque, si tu oprimes a una sociedad o la amenazas, antes o después surge la resistencia y no quieren dar tiempo a que esa resistencia se organice.


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

A Fondo

Ayer, hoy, mañana y SIEMPRE: Pase lo que pase y ocurra lo que ocurra, Alerta Nacional con la GUARDIA CIVIL.

Published

on

Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Son tiempos oscuros.

Hay indeseables en los ministerios; hay delincuentes condenados en los partidos de Gobierno; hay imputados por delitos gravísimos en el Congreso de los DiPUTAdos; y hay miembros de este Gobierno comunista que han blasonado, negro sobre blanco, de su ascendencia terrorista. Sin más. Sin menos. Había que decirlo, y se ha dicho. Con un par, Cayetana: eso es hacer honor a tu apellido; y brindar un servicio a España que te iguala a tus mejores antepasados.

Loading...

Desde una posición de sometimiento indigna para un cuerpo como el de la Guardia Civil, su impecable e inmaculado Honor hace que este cuerpo sufra los más viles ataques del desquiciado, acomplejado y sovietizado poder gubernativo contra sus mandos, templados en el acero de las armas que en su celo de servicio demasiado pocas veces desenfundan porque se saben desprotegidos por ese poder rufianesco que les usa pero les impide defenderse.

Ese acero que ellos mismos han sentido mecanizar milisegundos antes de recibir el tiro en la nuca; la bomba en el coche: siempre a traición; siempre por la espalda: indefensos ante la hez del ser humano que tomó forma en los alrededores de Elgoibar y que se surtió de armas en la vecina Eibar.

A esos hombres, que exponiendo la vida para salvar la nuestra, junto con nuestros más banales y estúpidos estilos de vida y pasatiempos ordinarios, que se juegan el tipo ante borrachos atiborrados de drogas en las autovías, siguiendo un modo de vida despreciado por los mismos que nos gobiernan a todos, para los que el honor es algo casposo y ridículo, les debemos no solamente la vida, sino la existencia despreocupada y cretina que todos hemos llevado mientras ellos sangraban, morían, se quedaban parapléjicos mientras el ministrillo de turno abusaba de sus más altos oficiales, hombres en un sentido tan completo y admirable del término que la sola comparación con el político de turno hace palidecer de vergüenza a éste último.

Hombres, siendo humillados por rufianes. Presuntos criminales. «Castrati» con purgaciones; repugnantes ejemplos de cuan bajo cae el ser humano en la inmundicia comunista alienante, que destruye todo y nada bueno hace.

Por eso, hoy, les dejamos con un vídeo que expresa -debe expresar- con claridad, meridianamente, y sin la menor duda, de qué lado cae el Honor, el respeto y la caballerosidad, y de qué lado cae el deshonor, la abyecta vergüenza del salivazo convertido en político enfermo con cara de vicioso irredento comido por sus verguenzas íntimas y sus complejos histéricos.

 


Comparta este artículo.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Radio Cadena Española

¿Quiere recibir las últimas noticias en TELEGRAM?

ALERTA NACIONAL RECOMIENDA:

ESCALPELO LITERARIO Y CINÉFILO

LOS LÍMITES DE LA MENTE

LA BANDERA ESPAÑOLA

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Translate/Traducir »