En pleno confinamiento, el doctor Mariano Barbacid, una de las voces más autorizadas en la investigación sobre el cáncer, denunció que se mantuviera a los investigadores confinados y no se les considerase una actividad esencial. «Al reducirse las plantillas y los horarios, evidentemente la productividad se está viendo afectada», ha puntualizado.

Barbacid también apuntó que se podrían haber habilitado más centros de investigación biomédica para hacer PCR.  «En España hay docenas de máquinas de PCR, hoy en día un instrumento esencial en cualquier laboratorio que use técnicas de biología molecular, que no se están usando para luchar contra la Covid-19. Hacer una PCR y no comunicar el resultado hasta varios días después la hace irrelevante. Durante este tiempo de espera es imposible rastrear los posibles contagios que haya podido ocasionar esa persona. Una PCR positiva cuyo resultado no se comunique en horas sirve de muy poco para contener la pandemia», ha explicado.

Loading...

Todas esas críticas -sumadas a su enlace con la científica en defensa de la vida Mónica López Barahona y presidenta de la  Delegación en España de la  Fundación Jérôme Lejeune- le han valido al reputado oncólogo el título de non grato para el presidente Pedro Sánchez.

Pero Barbacid sigue con sus reivindicaciones y continúa criticado la falta de inversión en I+D en España, que se debe, según ha afirmado, a la «falta de auténticos líderes políticos que tengan asumida la importancia de la investigación para cambiar el modelo económico de nuestro país».

Recientemente, durante un encuentro digital organizado por FarmaIndustria, el profesor de Oncología Molecular y exdirector del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas ha aseverado que «la creación de un Ministerio de Ciencia no ha servido para nada» al asegurar que los investigadores no han percibido ninguna repercusión positiva en sus trabajos desde su apertura hace dos años. «Se ha demostrado que no hay economía sin salud. España solo necesita una cosa: más recursos, más recursos y más recursos. Necesitamos que el Gobierno destine el 2% de los presupuestos a investigación». ¿Les escuchara esta vez Pedro Sánchez?