Connect with us

Más...

El CIS da al PSOE un 40% en intención de voto y sitúa a Cs como segunda fuerza

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El PSOE sigue subiendo en intención de voto según el último barómetro del CIS, que le da un 39,5 por ciento, tres puntos más que en mayo, mientras el PP recupera más de dos puntos, hasta el 13,7 por ciento, y Unidas Podemos acentúa su caída, con 2,6 puntos menos que le dejan en el 12,7 por ciento.

Entre tanto, Ciudadanos reduce en medio punto su respaldo, pero se sitúa como segunda fuerza con un 15,8 por ciento, Vox pierde dos décimas, al obtener el 5,1 por ciento de los votos, y ERC baja una décima hasta el 3,9, según la encuesta del CIS, realizada entre el 1 y el 11 de junio, una semana después de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo.

El ascenso de los socialistas es continuado desde las elecciones generales del 28 de abril, en el que consiguieron el 28,7 por ciento de los sufragios, mientras que el PP se recupera respecto a su caída del mes pasado, pero sin llegar al 16,7 por ciento que logró el 28 de abril.

En todo caso, los populares siguen por debajo de Ciudadanos, que por primera vez superó al PP en el barómetro del mes de mayo, pero no de Unidas Podemos, al que saca una ventaja de un punto.

El partido liderado por Pablo Iglesias, que junto a En Comú Podem, desciende ahora al 12,7 por ciento, sigue por debajo del 13,7 de los comicios, y lejos del 15,3 por ciento al que había subido en el barómetro del mes pasado.

La caída de respaldo es apenas significativa en el caso de Ciudadanos, ya que la formación naranja pierde una décima respecto al 15,9 de las elecciones.

Vox, que logró el 10,3 por ciento, continúa como en mayo en la mitad de sus apoyos electorales, con un 5,1 de voto directo sobre el voto emitido.

Entre las fuerzas independentistas catalanas, solo ERC no sufre desgaste respecto a los comicios, ya que se mantiene en el 3,9 por ciento, mientras Junts per Catalunya recorta siete décimas, al situarse en el 1,2 frente al 1,9 que tuvo en las urnas.

EH-Bildu también baja, al pasar del 1,1 de los votos a un 0,8 por ciento en el barómetro de junio, mismo porcentaje que en mayo; y el PNV, que había perdido dos décimas en mayo, vuelve a situarse en el 1,5 por ciento de las elecciones de abril.

Coalición Canaria experimenta un notable descenso que le deja en mínimos, con un 0,1 por ciento frente al 0,5 por ciento de votos logrados en abril.

La coalición Navarra Suma (PP, UPN y Cs), pasa del 0,4 de las elecciones a un 0,2 por ciento en junio, menos que el 0,5 que el CIS le concedió en su barómetro de mayo, en tanto que Compromís repite su 0,7 por ciento de los comicios y del anterior muestreo y el PRC se queda sin porcentaje de voto desde el 0,2 por ciento del 28-A.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) efectuó el trabajo de campo para este muestreo a partir de 2.974 entrevistas realizadas inmediatamente después de las elecciones del 26 de mayo, una circunstancia que este organismo pone de relieve en una nota aclaratoria.

Se trata de “una situación atípica en términos de clima social”, explica, porque la población estaba sometida a un “clima de sobreexposición de la política” por las elecciones, de manera que el CIS considera que los resultados deben interpretarse “más bien como un reflejo del pasado”.

Y advierte, por tanto, de que su barómetro de junio no constituye “una plausible medición de eventuales comportamientos futuros”.

El método utilizado para este barómetro por el centro dirigido por José Félix Tezanos repite el método de mayo, que no hace estimación de voto, sino que solo refleja el “voto directo” expresado por los ciudadanos sobre el voto emitido, sin la llamada “cocina”.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Más...

“Alt News”: “Ni al Rey ni a Sánchez les habrían dejado viajar en el avión accidentado en Murcia”

Published

on

Los dos pilotos del Ejército fallecidos
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Un avión de enseñanza de vuelo elemental Tamiz de la Academia General del Aire se precipitó ayer en el mar Menor, frente a la localidad de San Javier (Murcia), cuando tuvo un fallo en el motor durante el despegue de un vuelo de instrucción.

En el accidente fallecieron el comandante instructor Daniel Melero Ordóñez, de 50 años de edad y natural de Cádiz, y la alférez alumna de tercer curso Rosa María Almirón Otero, de 20 años y de Lucena (Córdoba).

El programa “Alt News”, de Cadena Ibérica, conducido y dirigido por Santiago Fontenla, ha hablado hoy sobre este nuevo accidente y alertado sobre el centenar de militares españoles que han muerto en accidentes aéreos en los últimos 20 años. “España es el único país europeo donde mueren más militares que civiles en accidentes aéreos. Tantos accidentes podría ser causa de un mal mantenimiento y un mal mantenimiento podría ser causa de la falta de fondos”, señaló Armando Robles.

El director de AD y colaborador del espacio llegó más lejos al afirmar que al jefe del Estado ni al presidente del Gobierno no le hubiesen permitido nunca viajar a bordo de estos aviones, lo que a su juicio prueba que la vida de los militares “importa cada ve menos a la institucionalidad democrática”.

Lamentó por último que no haya dimitido nadie vinculado a Defensa y que no haya una explicación oficial sobre el por qué de estos accidentes de aviones del Ejército del Aire.

SIGA EL PROGRAMA DESDE EL MINUTO 20:00:

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

El salto al vacío de Sánchez y la oportunidad de Casado

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Pues ya estamos donde Pedro Sánchez quería, ante unas nuevas elecciones generales para mayor gloria del líder del PSOE. El resistente, el hombre al que su propio partido tiró a la cuneta como un despojo, que se puso en pie y recuperó el poder de una manera épica, ahora intenta una nueva carambola, que no sabemos si le va a salir bien.

Sobre la mesa parece que sí, ya que la mayoría de las encuestas le dan una subida en votos y escaños, pero la percepción de la calle empieza a ser otra. A día de hoy, Pablo Iglesias es considerado la víctima de la ambición de Sánchez, y no está tan claro, o al menos eso me parece a mí, el trasvase masivo de votos al PSOE.
La humillación de Sánchez ha sido de tal calibre y la imagen de un Pablo Iglesias mendicante tan evidente, que el efecto puede ser el contrario: que los votantes podemitas, movidos por la necesidad de mantener su dignidad, respalden a su líder y no le retiren su voto.

Y si lo de Pedro Sánchez es un salto al vacío electoral, lo de Pablo Casado es una oportunidad para mejorar sus resultados, consolidar su liderazgo en el PP e iniciar la remontada.

A Casado le va a ir bien. Ciudadanos y VOX van a perder votos, y muchos de ellos se irán al PP, no lo digo yo, lo dice la gente que los votó. Y entonces, cuando el centro derecha se dé cuenta por segunda vez de que dividido no va a ningún lado, tendrá que unirse en torno a la formación que más apoyos tenga, dejando a un lado egos y ambiciones.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

Sánchez siempre quiso elecciones

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Manuel Marín (R).- Desde la misma noche electoral, a Pedro Sánchez siempre le invadió la tentación de conformar una investidura con una mayoría más holgada. Su logro de 123 escaños era insuficiente y su dependencia de un Gobierno de coalición, con Podemos incrustado en el poder y con una supradependencia del separatismo, convertirían la legislatura en un suplicio. Aquella noche, Sánchez también cegó cualquier vía de colaboración con Ciudadanos para garantizarse una mayoría absoluta.

Sánchez esbozó una estrategia dirigida a gobernar en solitario, en la creencia que las autonómicas reafirmarían un triunfo incontestable del PSOE, y Podemos tendría que rendirse a un papel de subalterno agradecido. No fue así. Lo demás fue fácil: tender mil trampas a Pablo Iglesias para humillarlo, simular que no atribuía a Podemos funciones decorativas en una coalición, y no aparecer como el culpable del fracaso.

Sánchez diseñó una arquitectura política pensada para quedar como víctima del multipartidismo, y para apropiarse de la falsa idea de que siempre fue la intransigencia de Podemos y Ciudadanos la responsable de que no gobierne. Todo estaba pensado para justificar un «no» tajante a cada oferta y quedar inmaculado.

Estos son los motivos por los que siempre manejó nuevas elecciones:

1. Un Gobierno inviable. Sánchez sabía de antemano que un Gobierno sustentado en 123 escaños es una utopía. Habría liderado una legislatura débil, incierta y con serias dificultades para aprobar leyes. Se habría sometido a un chantaje constante, a numerosas fricciones con sus socios de moción y a un desgaste paulatino pero inexorable. Además, es imprevisible la deriva del separatismo en Cataluña, y Sánchez albergó dudas sobre cómo gestionar las presiones a las que el independentismo le habría sometido tras la sentencia del 1-O.

2. Sondeos satisfactorios. Cuenta con la abrumadora ventaja de tener el control de La Moncloa, con su «imagen presidencial», y con la fractura interna en Podemos. Su baza de acudir a los comicios pasa por repetir la «operación Rajoy» de 2016, con sondeos favorables y la expectativa de superar los 140 escaños.

3. No habrá terceras elecciones. Sánchez es consciente de que España no acudirá a unas terceras elecciones. No habría margen, y con Ciudadanos o Podemos a la baja, alguno tendría que ceder. Incluso, maneja la opción de una «abstención técnica» del PP una vez que el bipartidismo se haya reforzado.

Pero lo cierto es que Sánchez nunca respondió realmente a la oferta del PP de suscribir once pactos de Estado para poder gobernar. Lo fía todo a un descalabro de Podemos y de Cs.

4. El PSOE quiere fulminar a Podemos. El objetivo esencial de Sánchez es consolidar su liderazgo en la izquierda y demostrar que Iglesias carece de la capacidad institucional suficiente como para gobernar. Espera una fuga masiva de votos de Podemos y aprovechar que «España Suma» parece una entelequia.

5. La asunción de riesgos, en el ADN de Sánchez. Su temor a la desmovilización de la izquierda es muy relativo. Tampoco teme aparecer como culpable de la ralentización económica, que achacará a la inestabilidad provocada porque nadie le permite gobernar. Y ante la izquierda tendrá un argumento potente: fue Iglesias quien rechazó una coalición en julio.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Anuncios
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: