Connect with us

Colaboraciones

El crédito político de Pedro Sánchez está calcinado

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Javi Martínez.- La manifestación del domingo ya ha obrado un primer milagro: que el Gobierno de Pedro Sánchez imposte firmeza ante la intransigencia de los independentistas y se levante de repente de la mesa de negociación entre grandes aspavientos. Sucede que ya estamos todos muy cansados de la sobreactuación del sanchismo: sus repliegues tácticos ya no engañan a nadie. Esos separatistas de los que ahora Carmen Calvo afirma distanciarse porque no aceptan el marco constitucional -¿pero es que lo aceptaban 48 horas antes, señora vicepresidenta?- son los mismos que llevaron a Sánchez a la Moncloa; son los mismos de los que dependen sus Presupuestos, que no fueron concebidos para el beneficio de todos los ciudadanos sino para comprar con nuevos privilegios la voluntad de los desleales; y son los mismos a los que sigue necesitando para optar a una investidura. Por eso no nos creemos los fingimientos constitucionalistas de este Gobierno desnortado y efectista; por eso y porque el documento que propone una mesa estatal de partidos con mediador no ha sido retirado y sigue encima de la mesa, esperando el momento oportuno para volver a las andadas bilaterales que sostienen el poder presente y futuro del sanchismo.Una cosa no se le puede negar a este Gobierno: su capacidad de superación cuando pensamos que no puede avergonzarnos más.

Entre la Carmen Calvo del miércoles que trataba de vendernos la idoneidad de la figura del relator y las bondades del diálogo y la Carmen Calvo del viernes -en sustitución de Isabel Celaá, crudamente desautorizada como portavoz capaz por su propio Gobierno- que desmintió a la Carmen Calvo del miércoles solo se produjo un hecho: la convocatoria de la manifestación constitucionalista en la plaza de Colón de Madrid por una España unida y en demanda de elecciones ya. A lo que hay que sumar la presión de una opinión pública indignada y el hondo malestar con las cesiones de Sánchez ante Torra que se extendía por las propias filas socialistas y que acabó desbordándose en las críticas explícitas de Soraya Rodríguez, Emiliano García-Page, Javier Lambán, Alfonso Guerra, Felipe González o Ángel Gabilondo. Alguien en Moncloa se asustó entonces e improvisó un giro de guion: romper retóricamente con sus socios secesionistas para tratar de vaciar de propósito la manifestación de este domingo y activar el discurso victimista contra la crispación para deslegitimar a Pablo Casado y a Albert Rivera. Sin reparar en que, con ese movimiento, la manifestación confirmaba precisamente su utilidad aun antes de celebrarse.

Ahora es más necesario que nunca salir a la calle para completar su efecto democrático: amplificar la exigencia de elecciones frente a un Gobierno irresponsable y adicto al trilerismo cuyo crédito político está completamente calcinado.Las comparecencias de Elsa Artadi y Pere Aragonès vinieron a confirmar que no era el Govern el que se había movido, dejando a Calvo por mentirosa. Y reiteraron su oferta de diálogo lamentando la cobardía súbita del Ejecutivo. Este vodevilesco cruce de acusaciones donde ya resulta indiscernible la verdad del teatro es inaguantable. Los españoles no se merecen un Gobierno permanentemente chantajeado por partidos con dirigentes procesados por golpismo, que aflojan o tiran de la cuerda cuando conviene a sus espurios intereses. Sánchez no es de fiar ni siquiera para sus propagandistas, pues es capaz de desairarlos virando el rumbo 180 grados en dos días, sin que nada nos asegure que no girará dos días después. Sánchez no puede seguir abusando de nuestra paciencia, arrastrándose por lo que queda de legislatura sin reconocer su agotamiento y desmintiendo la promesa de María Jesús Montero de no gobernar sin Presupuestos. O aún peor, cediendo a la extorsión separatista y empeñando la dignidad de nuestras instituciones como moneda de cambio para aprobar sus cuentas y prorrogar así a cualquier precio su pírrica estancia en La Moncloa.Este domingo los españoles salen a la calle no porque descrean de nuestras instituciones, como predica el populismo -no olvidemos la oportuna visita de Pablo Iglesias a Moncloa esta semana-, sino precisamente para reivindicarlas: porque ahora saben que tienen un Gobierno dispuesto a negociar mesas alternativas al Parlamento para sortear el engorro de los representantes legítimos, decididos por todos. Sánchez planeó saltarse la soberanía nacional. Pero el domingo los titulares de la soberanía nacional estarán en la calle reclamando el cauce debido para expresarse: las urnas.El sanchismo nació de un pacto indigno y todo apunta a que puede morir del mismo modo. Ha sido así por deseo del presidente del Gobierno, que traicionó su compromiso de llamar pronto a los españoles a las urnas y desde aquella felonía inaugural se fue acomodando a una deriva de vergonzantes incumplimientos y alianzas tóxicas.

La democracia española ha atravesado momentos muy críticos desde 1978, pero la etapa -esperemos que próxima a su final- de Pedro Sánchez será recordada como una calamidad singular: el punto degradante en que la ambición de un solo hombre logró imponerse por un tiempo al dictado de la razón, el sentido de la responsabilidad, la lealtad a unas siglas históricas, el respeto a nuestra arquitectura institucional y la defensa de la continuidad histórica de la Nación. Nunca nadie hizo tanto daño en tan poco tiempo. Y los españoles no lo olvidarán cuando sean al fin preguntados por su opinión soberana.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Deje aquí su propio comentario

Colaboraciones

Pedro Sánchez sale de su madriguera para hacerse la foto en Canarias

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Paloma Cervilla.- Hace una semana que escribí la última entrada de este blog, antes de tomarme un descanso de una semana. Retomo hoy mi encuentro con los lectores y nada ha cambiado, al menos eso me parece a mí, en relación a la intención del presidente del Gobierno de buscar una situación al bloqueo político de España.

Rectifico, han cambiado algunas cosas, o mejor dicho, han sucedido cosas, como el incendio de Canarias, al que Sánchez ha hecho una pirula desde Doñana, o la crisis del Open Arms, al que ha hecho otra. También Podemos ha hecho un leve intento en su insistencia por recuperar el cariño de Sánchez. Le ha mandado un papelillo insistiendo en que, ahora sí, quiere la vicepresidencia y tres ministerios. Y Carmen Calvo le dice que ahora va a ser que no.

Pero nada de esto ha perturbado el descanso de Pedro Sánchez en Doñana. A él que le dejen en paz, que corra el tiempo a ver si Pablo Iglesias se achicharra, convoca nuevas elecciones y sube un puñadito más de escaños, que terminen por hacer claudicar al líder podemita.

En esa estábamos a estas alturas del verano, cuando el presidente del Gobierno en funciones ha decidido salir de su madriguera palaciega y viajar a Canarias para hacerse una fotito con las cenizas del devastador incendio que ha sufrido esta isla. Un aperitivo de nada, un retrato para que parezca que hace algo, hacer unas declaraciones, esperemos que las haga, y regreso rápido al estado de hibernación en el que ha decidido estar hasta que las encuestas internas le indiquen el camino a seguir.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

El ejemplo de los inmigrantes españoles en Inglaterra

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Miguel A. Mesa.- Me veo en la necesidad pasional, patriótica e impulsiva de, debido a un simple asunto de acumulación, darle al César lo que es del César. En este caso, el César es los inmigrantes españoles, en especial los inmigrantes residentes en Inglaterra, que es lo que me toca más de cerca. No es por un caso específico, no es que haya ocurrido algo en concreto, aunque podría rememorar perfectamente al héroe Echeverría de los atentados terroristas de hace un par de años.

Veo y leo las noticias en los medios ingleses, todos los días. Asesinatos, robos, agresiones, conducta antisocial, lo que queráis, lo malo de lo malo. Y me pasa que no encuentro a ningún español entre los culpables, y suma y sigue. Si mi memoria no falla, en los 15 años que llevo en Londres no he descubierto a paisano alguno creando problemas. No digo que no los haya, pero aunque apareciera uno hoy mismo en los periódicos, a mí me gusta hablar en general, que es como se entiende a los seres humanos y a las comunidades. Excepciones hay siempre, pero el meollo del asunto está en la norma.

No escribo esto para ponerme en contra de otras nacionalidades, sino para defender a la mía y a la buena gente que nace de ella. Me siento muy orgulloso de los españoles y españolas que me encuentro por la calle, en el metro, en cualquier parque. El aura que me llega cuando los miro no deja lugar a dudas, son personas que viven y dejan vivir, que no se meten en alborotos y, sobre todo, que no los crean. Para el español que vive en el Reino Unido, unos 200.0000, el respeto es fundamental, y añado a los turistas, que merecen su sitio en este texto. Sí, lo llamo aura, pero también es la forma de vestir, de reír, de caminar. Las apariencias engañan menos de lo que algunos creen.

No sé si nuestro buen talante se debe a una inocencia natural y saber estar heredados desde que el mundo es mundo o si tiene que ver con el típico (y tópico) complejo de inferioridad que tantas veces hemos oído. Ya sabéis a lo que me refiero, aquello de que lo de fuera es mejor, más sofisticado, más culto. Puede que ese complejo sea el motivo de que nos portemos con rectitud o que nos dé corte muchas cosas. Quiero pensar que la razón es que somos respetuosos y sabemos comportamos porque sí, porque la nobleza va en la sangre. Sea por lo que fuere, el fin es idéntico, coexistir en otros países sin intenciones viles, tan sólo trabajando como nadie y dando lo mejor de nosotros mismos y nuestra bandera española, que no es solamente un símbolo cuando los principios de esa bandera se llevan a la práctica. Generosidad, educación, tolerancia, gentileza y bondad. Eso es España.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Colaboraciones

¿Cómo sobrevivir a la crueldad de las mujeres?

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Xavier Valderas López/Colaboración.- Ver una muestra sencilla y que se da con bastante frecuencia de lo frías, crueles, manipuladoras y calculadoras que suelen ser las mujeres, a pesar de sus miradas seductoras y de lo hermosas que son algunas. Las mujeres, como norma general, no aman al género masculino, ni son sensibles, salvo para los seres que paren (y algunas veces ni eso), algunos familiares o alguien por el que sientan algún tipo de admiración especial (aunque no siempre con fundamento).
Mientras el género masculino por lo general puede sentir un sentimiento de interés, de atracción, y de amor muy fuerte hacia las mujeres, esos sentimientos apenas se dan entre el género femenino.

Investigaciones científicas, desde los clásicos hasta Freud y llegando a los actuales, concluyen con la teoría de que se debe a que el cerebro femenino es tremendamente complejo, mientras que comparativamente el masculino es más apto para la lógica. Por eso, y desde los albores de la edad de las cavernas, casi siempre ha tenido que ser el hombre el que ha debido arrastrar la antorcha de la civilización, siendo la mujer casi siempre un sujeto pasivo, con muchísimas incapacidades, que la han relegado a un segundo plano. De no ser por ese intenso amor que el hombre siente hacia la muchas veces ingrata mujer, la especie humana se habría extinguido hace mucho tiempo.

Hoy , cuando se trata de buscar la posibilidad de una igualdad de género, sobre todo a base de leyes que priman los derechos femeninos y discriminan los masculinos, se ha podido comprobar que el género femenino sigue siendo, como ha sido siempre, un género bastante pasivo, incapaz de coger y llevar bien las riendas del mundo. Y eso hace que de alguna manera, a cambio de ciertos roles, de ciertos servicios femeninos, los hombres brinden a las mujeres esa protección que al final ellas terminan necesitando debido a sus numerosas incapacidades. Para la mujer, el hombre es sólo un objeto del que aprovecharse, sobre todo en especie (léase dinero y derivados). Y si no os convenzo, leed el ilustrativo libro de Esther Villar, titulado “El varón domado”. En él encontrareis muchos reflejos de los criterios de lo que las mujeres sienten hacia los hombres.

Puede que me equivoque, pero así lo han visto personajes históricos de gran prestigio, entre ellos Napoleón, Nietzche… La lista de personas de gran calidad humana y prestigio que piensan así sería interminable. Desearía que las mujeres cambiaran, vieran las cosas con una perspectiva más humana y actuaran con la misma lógica que los hombres. Por el momento y en base a cómo son ellas, la clave estaría en saber cómo manipularlas para no tener que ser manipulados por ellas, ya que, no lo duden, pueden llegar a ser más fuertes y más astutas que los hombres. La cruedad y la maldad son algo demasiado frecuente entre las mujeres. Tenedlo presente, y así ellas no se podrán aprovechar de vosotros ni haceros daño.

Sé que algunas lectoras se sentirán aludidas injustamente, pero quiero aclarar que no estoy hablando en términos generalizados. Ya sé que existen algunas mujeres que son la excepción, y que saben cómo tratar, cómo amar, y cómo hacer que se sienta importante un hombre, pero por desgracia abundan más las otras. Cuando encuentras a una de ellas, se hace inevitable admirarlas como merecen. A esas últimas, mi afecto y respetos; y a las otras, no voy a llorar por ellas, por supuesto.

Anuncios

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement

Publicidad

Advertisement

Publicidad

Publicidad

publicidad

Recomendados

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
A %d blogueros les gusta esto: