Connect with us

España

El Gobierno de Sánchez convertirá en “delitos de odio” criticar la inmigración ilegal o detallar la autoría de crímenes perpetrados por inmigrantes

Published

on

Soros (i) y Pedro Sánchez (d), amo y vasallo.
Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La cuestión de la inmigración, durante mucho tiempo considerada como el campo de maniobras exclusivo de la extrema derecha – hasta el punto de que cualquiera que se aventurara en ese tema era ipso facto culpable de connivencia inconfesable con ella – está ya en la portada de todos los periódicos en toda Europa. La subida de los grupos identitarios en Alemania, Italia y Suecia han convencido ya de que se trata de una ola que barre el conjunto de los países occidentales sometidos a una inmigración creciente. Sin hablar de los países de Europa oriental (grupo de Visegrado, que comprende Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) que habían sido precedentes en cuanto a la desconfianza y rechazo a la inmigración, musulmana en particular.

De ahí la sorpresa de los espíritus ingenuos que pensaban que los comportamientos populares de masas están exclusivamente determinados por consideraciones materiales. ¿Cómo dice? ¿Los trabajadores alemanes o suecos, que disfrutan de prosperidad y pleno empleo, todavía encuentran motivos para quejarse y estar preocupados?

Se trata de una gran derrota intelectual para el marxismo ingenuo, que hace resultar las opiniones de los individuos exclusivamente de sus condiciones materiales de la existencia. Es una gran lección de humildad para los intelectuales que se consideran como los únicos que razonan con independencia de la casa y la comida. Se han debido de dar cuenta: los proletarios tienen también sus preferencias intelectuales, sus pasiones e incluso sus ideas. Nunca se les había ocurrido. Así son las decepciones de este materialismo de la carne que, desde hace dos siglos, reúne al marxismo y al liberalismo en una visión atrofiada de las motivaciones que son propias a los seres humanos.

Las cuestiones de las clases populares que, al no verse escuchadas por la izquierda progre han llevado sus preocupaciones a la extrema derecha, resultan ser – horresco referens – cuestiones de identidad. Nuestros doctores nos habían acostumbrado a pensar que la preocupación por la identidad debía reservarse a los nuevos proletarios – inmigrantes, mujeres, homosexuales -, excluyendo a los proletarios del pasado que tenían el deber moral de considerar su propia identidad teniendo en cuenta la apertura al otro y el mestizaje étnico y cultural. Esto ha sido pedir mucho para unos y no lo suficiente para los otros.

El mestizaje cultural, cuando funciona, es el resultado de un esfuerzo común de poblaciones diferentes para formar un cuerpo nuevo, respetuoso con las raíces propias de unos y de otros, pero decidido a que se desarrollen en unas formas nuevas y comunes para todos: es un esfuerzo a largo plazo, que supone buena voluntad mutua. La pretensión del islamismo de imponer una figura propia e inmutable allá donde se implanta es la evidencia de la contradicción de ese ideal. La prueba de lo contrario la proporcionan los inmigrantes que pertenecen a otras religiones – las sabidurías orientales – que no ofrecen semejante intolerancia entre los europeos ya establecidos. No hay algo así como budismofobia o confucianofobia en Occidente.

En este punto, hay que evitar dos posturas diferentes: la religión de la identidad y la fobia de la identidad. La segunda, convertida en invasora en los círculos de la izquierda moralista, ha contribuido a separar de ella a una parte notable, y popular, de su clientela. No se puede esperar de los humanos que se consideren como seres de razón, con la sola obediencia de ese “patriotismo constitucional” definido de forma tan abstracta por Jürgen Habermas. “El tener unas raíces” escribió Simone Weil en su testamento “es la necesidad más importante y más desconocida del alma humana”. La izquierda ha pagado muy caro este desconocimiento.

La siguiente cuestión que viene con la inmigración, y que hace reaccionar a la población, es la de la cantidad. La rapidez y el buen precio de los transportes, combinados con el desequilibrio demográfico, sobre todo entre Europa y Africa, han reducido la evocación, de Jacques Derrida a Edgar Morin, de las leyes tradicionales de la hospitalidad. Si usted recibe un día a un viajero para cenar y dormir, y por la mañana le dice que se va a instalar definitivamente en su casa, y que va a llamar a su familia, a los primos y a los amigos del pueblo, todo el mundo comprende que se trata de un problema de otro orden que el de las leyes de la hospitalidad beduina. En términos cristianos, en ese caso pasamos de la caridad, que es inmediata, incondicional y provisional, a la justicia, que es indirecta, sometida a unas reglas y definitiva. La caridad se funda en la moral individual; la justicia, en las reglas de la democracia. No se gana nada confundiendo las dos, incluso si las dos se basan, bajo formas diferentes, en el mismo mandamiento: el amor al prójimo.

Pacto Global sobre Migración

Inmigrantes a su llegada a las costas andaluzas.

Inmigrantes a su llegada a las costas andaluzas.

Pedro Sánchez acudirá este lunes a la cumbre de la ONU en Marrakech para suscribir en nuestro nombre el Pacto Global sobre Migración, que conlleva de facto el cambio demográfico de España. Ese pacto establece que criticar la inmigración ilegal sea un delito e incluso prohibirá a los medios de comunicación que muestren imágenes de inmigrantes que transmitan una sensación negativa, dado que el objetivo del Pacto es “moldear la percepción” de estos.

Inmigrantes africanos recién llegados a España bailan durante una fiesta de bienvenida organizada por grupos vecinales.

Inmigrantes africanos recién llegados a España bailan durante una fiesta de bienvenida organizada por grupos vecinales.

España se comprometerá además a capacitar a los inmigrantes para que denuncien las ofensas que sufran (sic), que serán tipificadas como “delitos de odio”, y que conozcan al mismo tiempo todos los mecanismos para que el Estado les indemnice.

Además, la inmigración será reconocida como derecho humano y también lo será el que decidan libremente dónde quieren ir.

Conforme al mismo Pacto, no habrá distinción entre inmigrante legal o ilegal, ni entre inmigrante o refugiado. Se prevé también que los factores climáticos sean una de las razones para la acogida de refugiados.

Tras su adhesión al Pacto Global sobre Migración, España se compromete a facilitar la reunificación familiar (a costa del contribuyente), así como a reconocer a los inmigrantes cualificaciones no adquiridas formalmente.

Los extranjeros dispondrán de asistencia social y médica gratuita de forma ilimitada.

Movimiento por España: “Delito de lesa patria”

Pilar Gutiérrez.

Pilar Gutiérrez.

Movimiento por España ha sido hasta ahora la única organización que ha rechazado la suscripción del citado pacto por parte del Gobierno de Pedro Sánchez. Lo considera incluso un delito “de lesa patria”.

“Este pacto es antidemocrático en el sentido de que el representante de cada país asume el poder de decidir, sin ningún mandato democrático o consulta con los ciudadanos de aquellos países que apoyarán la pérdida de soberanía e identidad a través del aumento de los flujos migratorios. Y esto es especialmente flagrante en España, tratándose de un gobierno que no ha sido elegido por el pueblo”, ha señalado en un comunicado Movimiento por España.

Para la entidad presidida por Pilar Gutiérrez, el mencionado pacto “tiene un enfoque totalitario” ante cualquier oposición al mismo, al “alentar a la nación a crear leyes contra el derecho fundamental de la libertad de expresión y ser manifiestamente anticonstitucional, ya que la Constitución establece el derecho y el deber de todo español a defender España, lo cual evidentemente incluye su territorio”.

Por todo ello, Movimiento por España exige al gobierno de Sánchez a que no firme el tratado sin consultarlo antes con el pueblo español a través de un referéndum.

.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
2 x COMMENTS

Cataluña

La Generalitat obliga a los alumnos de instituto a decir si son independentistas

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La ‘caza de brujas’ prosigue en los centros educativos de Cataluña. Meses después de conocerse que la Generalitat introdujo ‘espías’ en las escuelas para comprobar si los niños hablaban catalán en el patio del recreo, la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña (AEB) ha denunciado que institutos de Tarragona piden a sus alumnos que declaren a través de una encuesta si son independentistas o no, y que puntúen su orgullo como catalanes o españoles.

El cuestionario forma parte de un estudio de sociolingüística de la Universidad de Lérida y cuenta con la autorización del departamento de Educación de la Generalitat. Según han denunciado algunos padres, el alumno está obligado a poner su nombre y apellido y a rellenar todo el cuestionario, sin saltarse preguntas y sin optar a no someterse a este estudio.

El cuestionario incluye preguntas sobre cultura y sociedad, pero un apartado es específico sobre política. “¿Hasta qué punto te identificas con el movimiento independentista / no independentista?”; “¿hasta qué punto te sientes catalán / español / de tu país de origen?”; o “¿hasta qué punto te sientes orgulloso de ser catalán / español / de tu país de origen?” son algunas de las preguntas.

La encuesta forma parte de un estudio titulado “Aculturación y aculturación lingüística de los descendientes de migrados. Retos y potencialidades para el aprendizaje lingüístico y la inclusión lingüística y socioeducativa”. Dicho estudio, según señalan medios como El País, está financiado por el Ministerio de Economía y se realiza en otras Comunidades Autónomas, aunque las preguntas se adaptan de acuerdo a cada realidad territorial.

La presidenta de la AEB, Ana Losada, ha indicado que la entidad denunciará los hechos y enviará una pregunta a los ministerios de Economía y Educación para saber si realmente este estudio cuenta o no con apoyo económico del Estado.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Extremadura

Rodríguez Ibarra: “Si se forma Gobierno con Podemos, ERC y los independentistas, me iré del PSOE”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

El expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha insistido en que presentará su baja como militante del PSOE si finalmente Pedro Sánchez “forma Gobierno con Podemos, ERC y los independentistas”.

Ibarra se ha ratificado así este jueves en las declaraciones que ya hizo en el año 2016 rechazando que Sánchez intentase formar un Gobierno de ese tipo alternativo al del candidato del PP, Mariano Rajoy.

“Si se forma gobierno con Podemos, ERC y los independentistas me iré del PSOE”, ha ratificado tras asistir a un foro sobre jóvenes, internet y democracia en el que también ha participado el expresidente del Gobierno Felipe González.

Hace tres años, Ibarra rechazó de plano esta opción y se mostró convencido de que Sánchez ni siquiera lo intentaría. Pero además, en caso de que se le pasase por la cabeza, confió en que ni el comité federal del partido ni los militantes lo aprobarían.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

España

La España ingobernable

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Francisco Gómez Valencia*.- Es notorio y palpable que la situación política actual de nuestro país se ve inmersa en una inestabilidad crónica, fruto de la sucesión de tantos acontecimientos que una y otra vez ha dejado en entredicho a nuestros políticos.

Pues bien, partiendo de esta premisa la cual creo que será admitida por todos, trataré de explicar sucintamente los motivos.

Decir que desde el punto de vista de cualquier politólogo y por lo tanto desde la Ciencia Política, no es una situación nueva ya que hay numerosa bibliografía sobre situaciones similares en otras democracias tan avanzadas como la nuestra, no obstante y adaptándola a España, hay que comenzar diciendo que la situación de inestabilidad actual no es más que el fruto de la estrategia política o también llamado marketing político, el cual no es más que una serie de técnicas que ayudan a los partidos a tratar de entender a su mercado electoral de la forma más eficaz posible, con contenidos poderosos que desarrollan las identidades históricas de sus organizaciones, respetando la propia personalidad de sus líderes o candidatos.

Partiendo de la base de que la mercadotecnia política se desarrolla desde los años 50 del siglo pasado en Estados Unidos, imagínense la cantidad de escenarios posibles que ya se han estudiado y barajado hasta nuestros días.

Pues bien, pongámonos en situación partiendo de la base de que acabamos de celebrar en democracia, la decimotercera convocatoria para elegir Presidente del Gobierno, de las cuales, las últimas cuatro han sido en un espacio de tiempo record si nos comparamos con lo sucedido en países de nuestro entorno más cercano.

Los GAL, las Guerras en el Golfo Pérsico, los atentados de Madrid, el 15M, el fin de la banda armada ETA, la gran crisis económica mundial, el nuevo amanecer independentista sin complejos, la corrupción de los partidos y así hasta el preacuerdo de PSOE y Podemos con el monarca en Cuba.

Ante esta sucesión de los acontecimientos debemos preguntarnos, porqué han respondido nuestros políticos como lo han hecho y que han aportado para que España dentro de su ámbito europeo y mundial haya bajado tantos enteros, manteniendo el tipo solo en contadas ocasiones.

Francisco Gómez

Comentar que la sucesión de convocatorias tan seguidas, no han permitido que los plazos de preparación de las mismas hayan seguido su cauce necesario, viéndose en la necesidad de improvisar temáticas edulcoradas sin duda poco prácticas e interesantes para el electorado por lo manido de sus argumentos. Por este motivo los candidatos han centrado su debate, en menospreciar a sus adversarios atacando sus debilidades programáticas e incluso a veces personales, en vez de ir a la línea de flotación de sus rivales, es decir, hacia lo que mejor han hecho, para enriquecer el debate y la diferente información aportada desde distintos puntos de vista para los votantes. Se han limitado tanto a hablar de los demás que los han hecho estrellas de las campañas como hemos visto en las últimas más recientes, llegando a encumbrarlos en sus mensajes (con la inestimable ayuda de los medios de comunicación controlados por periodistas muy mediáticos nada sospechosos de ser de izquierdas) Consiste en enaltecer al adversario indirecto para debilitar al directo, despreciando al electorado del rival sin molestarse en estudiarlo, no demográficamente sino psicológicamente para lograr entenderlo.

Atacar las debilidades del rival es una obviedad (p.ej. perdida de libertades) a la que el votante por sí mismo llega solo, sin embargo desmontar con argumentos lo que mejor ha hecho el rival (p.ej. medidas sociales a costa del déficit) es capital para captar o volver a convencer a aquellos que o bien no te votan o lo dejaron de hacer. No consiste en crear emociones nuevas sino despertarlas (p. ej. exhumación de Franco, emigración ilegal, aborto, los menas…)

Consiste en detectar las necesidades de tu electorado y potenciarlas y no recriminar al adversario lo que hace o deja de hacer, ya que eso no potencia el discurso de quien quiere llegar al poder desde la oposición. Empleo, gestión, libertad (por unos), Amancio Ortega y los 60.000 millones de € de la banca (por el otro); si está perfecto; pero, si tu electorado fundamentalmente es de mediana o avanzada edad ¿De qué te sirve en el caso de los azules? De poco, como se ha visto cuando la nueva derecha capta perfectamente emociones virales como el miedo y el cabreo y tus contrincantes a la izquierda hacen lo mismo pero cargados de ideología y además en el caso de Podemos con un preacuerdo de Gobierno firmado entre bambalinas.

Se dice en política, que el que se enfada pierde y así se ha visto por la izquierda a tenor de la pérdida total de diez escaños y por lo visto con el centro bisagra, casi desaparecido como adelanté en mi anterior artículo en este medio digital. Sin embargo vemos como la derecha ofendida y el nacionalismo encabritado sube dentro de sus posibilidades; los primeros porque han detectado un nicho de mercado basado en el nacionalismo patriótico tan olvidado desde el centro y los últimos por la inacción cómplice del bipartidismo, al ser clave para las configuraciones de sus anteriores gobiernos.

En fin hay dos opciones a día de hoy; Gobierno de once fuerzas a cada cual más egoísta o que no salgan las cuentas en la investidura y el Presidente se nos vuelva a mostrar como el hombre de Estado que cree ser, dejando una vez más en evidencia a Podemos y manteniendo el problema catalán a más ver, por si se pierde para que lo resuelva otro.

En cuanto al centro-derecha, pues “España Suma” está claro, salvo que Vox quiera seguir creciendo para acabar con su odiado enemigo natural a medio plazo, desentendiéndose irresponsablemente (como ya ha dicho su líder al declararse oposición sin responsabilidades) de España y dando respiración asistida al PSOE y Podemos, que como todos saben no son sus enemigos reales sino el Partido Popular.

Solo cabe decir para terminar, que la opinión pública siempre está manipulada por los grandes medios de comunicación, que la mayoría de los votantes no se molestan en leer los programas electorales de los diferentes partidos, para saber si son realizables a corto plazo y que en este país mientras se vote con las vísceras en vez de con la cabeza fría, el movimiento de los votos seguirá siendo cada vez más pendular y con mayor protagonismo de los extremos, los cuales son egoístas, cortoplacistas y en modo alguno partidos de Estado y si a ello le sumamos que el Presidente en funciones también es un extremista, apañados vamos salvo que el simpatizante moderado si queda escondido en el PSOE y el gran e inmovilista electorado de centro, vuelva a la cordura y reunifique su voto en el partido mayoritario del centro-derecha español por antonomasia, es decir, el Partido Popular de Pablo Casado, sin fisuras, sin disidentes y con el objetivo claro que es crecer, aglutinar y gobernar.

*Politólogo
@Sr_Gomez_


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement Enter ad here
Advertisement
Advertisement
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: