Connect with us

Cartas del Director

España, infierno de cobardes

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

La desconfianza en España no para de crecer. A decir verdad, los que menos confiamos en España somos los españoles que nos hemos librados de ser cocidos a fuego lento. Solo un pueblo tan cobarde como el español podría tolerar sin rechistar la psicopatía de un chulo inepto con ansias de sátrapa falconero, la codicia insaciable de su socio comunista y a toda la banda de separatistas que terminarán llevándose hasta los cubiertos de plásticos del festín. Nos van a hacer pagar hasta el papel higiénico con altos intereses.

Loading...

El pueblo es el único que puede solucionar el drama de España, enseñando los dientes, metiéndole el miedo en el cuerpo a los canallas y haciéndoles ver que la única solución del país pasa por adecentar el Estado, el liderazgo, la política y la vida pública, lo que significa parar los pies al separatismo, impedir el acceso al poder de los que viven de la sangre ajena y elegir como representantes públicos y líderes a personas de probada decencia y de valores garantizados, no a los predadores amigos del partido o a los dirigentes arbitrarios encuadrados en las mafias del poder. Pero el pueblo español no moverá un dedo. Este pueblo español pasará a la Historia como una triste y despreciable manada de cobardes.

Loading...

Es muy probable que España sea hoy el país más cobarde del mundo. Al menos ningún otro país se ha dejado humillar tanto en democracia por gente tan infame y tan mediocre.

Cuando los buenos se resignan a pederlo todo, los canallas conquistan el poder. Pedro Sánchez no es sino el presidente que merece un pueblo tan indigno y cobarde como el nuestro, un subproducto de la corrupción y de la degradación de un sistema que ha sido dominado, desde la muerte del general Franco, por partidos indignos y corrompidos, habituados a anteponer sus propios intereses al bien común.

Es difícil hallar en la historia moderna un pueblo que sea capaz de soportar tanta humillación, que financia un Estado elefantiásico y repleto de políticos sin valor vital alguno, que paga los mayores impuestos de toda Europa, que tolera la rebelión mafiosa de los catalanes, que calla ante la vesania de unos dirigentes que merecerían ser sometidos al más severo de los correctivos.

Hemos permitido que los políticos se cisquen a diario en los códigos de la decencia, que maltraten la Constitución y que asesinen la democracia, sustituyéndola por una ilícita oligocracia de partidos. Hemos guardado un silencio cómplice ante las “listas negras” de empresas y personas represaliadas por sus ideas. Hemos convivido a diario con la indecencia que representa intercambiar concesiones públicas por comisiones ilegales. Hemos permitido que la mafia mediática redefina los conceptos del bien y del mal. Hemos dejado que nos subyuguen, que sometan a la sociedad civil, que la desarticulen y que la ocupen, que todo esté lleno de políticos y sindicalistas voraces. Hemos vuelto la mirada mientras alimentaban al monstruo nacionalista con concesiones y ventajas que rompen la unidad y hasta hemos soportado que se margine, acose y persiga a los que aman España en esas comunidades.

Han ocupado las universidades y han comprado la cultura con el dinero de todos. Hemos doblado la rodilla cuando los políticos, con el dinero público, han silenciado a los medios de comunicación y les han hecho cómplices de la mentira, la manipulación y el engaño. Hemos callado ante atrocidades e injusticias que ningún pueblo noble debería haber soportado jamás: concursos públicos amañados y otorgados a dedo, a empresas de amigos, recaudadores de los partidos políticos practicando la extorsión silenciosa entre las empresas, millones de euros entregados a los sindicatos y a la patronal para comprar silencio y apoyos ilícitos, delincuentes disfrazados de alcaldes y concejales cobrando comisiones a cambio de legalizar el urbanismo salvaje, agresiones al principio de igualdad de oportunidades, que los puestos de trabajo públicos sean para los familiares y amigos de la “casta” política, que repartan el dinero público como tahúres, que conviertan a las administraciones públicas en gigantescos aparcamientos de lujo, donde cientos de miles de inútiles y aprovechados ordeñan al Estado cada día, sin aportar nada a cambio.

Pero a quien más hemos consentido es al presidente del Gobierno, un tipo sin prestigio, que ha perdido hasta el respeto de sus colegas internacionales, que lo soporta todo con tal de seguir en el poder, al que hemos dejado practicar todo lo que degrada y hace ignominiosa la política, desde la mentira reiterada hasta el engaño a los ciudadanos, desde la compra de votos con dinero público hasta sellar pactos con partidos antiespañoles, sin otra justificación que mantenerse en el poder.

Pedro Sánchez es un presidente que asusta, un amoral sin escrúpulos que ha abierto las puertas del Gobierno a comunistas que odian a España, un mentiroso compulsivo que dice hoy una cosa y mañana otra diametralmente distinta, un tipo capaz de vender su alma al diablo con tal de no perder el poder, pero nadie hace nada.

En este momento debemos nada menos que cuatro veces, en cifra redonda, lo que producimos en un solo año, lo que significa una carga tremenda para el país, que va a tener que pagar, pero que ha tratado de eludir porque se había creado lo que se llama una sociedad opulenta, masificada, que fue abandonado una serie de valores, de exigencias, ansiando seguir así. Los políticos están perdidos, porque no se atreven a enfrentarse con la situación que, en parte, han creado.

La sociedad española admite cualquier tipo de planteamientos, ya que sus percepciones son exclusivamente materiales, como la de esos jóvenes cuyo principal problema es si les dejan hacer o no botellón. Y esto es muy grave, una sociedad sin valores es una sociedad que está condenada. Hay países que mantienen una serie de valores sin ser católicos, pero en España, cuando se viene abajo el espíritu católico los valores desaparecen y la cobardía aflora.

Y por si fuera poco, nuestra manía autodestructiva, esa furia contra su propia tierra es lo propio de las sociedades en la hora amarga de la bancarrota moral y espiritual. Cuando los pueblos van cayendo por la pendiente de su irremediable decadencia los peores elementos salen de sus agujeros y alzan la bandera de la sedición dispuestos a consumar la traición largamente madurada en la oscuridad en la que la sabiduría de otros tiempos los tuvo recluidos.

Una de las formas predominantes de este anormal sentimiento antinacional es ese falso progresismo que es la enfermedad infantil, a todas luces incurable, de esa izquierda española de cromosomas desparejados que justifica todos los atropellos y todas las arbitrariedades (después de haber cometido todos los crímenes que adornan su larguísimo prontuario).

A la izquierda española, huérfana de todo ideal, carente de un proyecto positivo para España, dueña de un rencor indecente y de una escalofriante miseria intelectual y moral, sólo le queda su incurable demagogia, su criminal revanchismo, su sectarismo indomable y una abismal ausencia de valores. El único programa visible de la izquierda parede ser el irreversible desmantelamiento de la nación española, su postración definitiva, su sometimiento a espurios intereses antinacionales y, como apoteosis a sus obsesiones y rencores nunca olvidados y a sus odios insatisfechos, retroceder 80 años atrás. Volver al 36 para intentar el desquite de una derrota ganada a pulso, buscando la revancha por una guerra perdida por los mismos que la provocaron (ahora ya lo sabemos con certeza), aparece cada día más claramente como el sueño y la meta de esa izquierda que durante la etapa de Zapatero y ahora de Sánchez, no hizo ni hace otra cosa que lo único que sabe hacer: destruir España y enfrentar a los españoles. El resultado está a la vista.

Pero no centremos la culpa exclusivamente en la izquerda para explicar las razones de una población mayoritariamente basurizada. Hay un amplio sector de la derecha social española que esquiva la defensa de sus posiciones morales y humanísticas por un enfermizo y obsesivo sentimiento de culpa frente a la izquierda. El partido que mayoritariamente representa a ese sector, el PP, se define como una formación “de centro”. La derecha no se identifica con la asunción del término porque en la cultura política española tiene un punto de ilegitimidad moral. Ser de derechas no está bien visto en España. Y esto es así, entre otras razones, porque desde hace muchos años, la izquierda nos restriega una superioridad moral que pocos líderes derechistas se atreven a refutar con la contundencia que lo hace AD. La supuesta derecha ha renunciado a cualquier pretensión de entablarle batalla ideológica a los defensores del marxismo cultural. Esto ha permitido a la izquierda, en cualquiera de sus siniestras ramificaciones, el control de la cultura y la educación oficiales, así como de la mayor parte de los medios de comunicación. Esta rendición ideológica no es tampoco ajena a Vox, que prefirió exhibir un patrioterismo escopetero y rancio antes que formular un ideario con las grandes contradicciones, incoherencias, falsedades y mentiras sobre las que se asienta la ideología izquierdista, más allá de los tópicos y chascarrillos mitineros.

Ser de derechas en España va asociado a ser franquista; por consiguiente, a ser partidario de la dictadura y enemigo de la libertad. La izquierda nos impone sus mantras porque los representantes políticos de la derecha, incluidos los de Vox, han heredado como taras genéticas los mismos complejos. ¿Imagina el lector la suerte que correría el miembro de Vox que elogiase el régimen de Franco por librar a España de caer en las garras de la liberticida órbita soviética? Si por mucho menos desfenestraron a Fernando Paz…

Si la derecha social española quiere que sus ideas tengan un calado socialmente mayoritario, tendrá que dejar de pensar como pasiva “gente de orden” y comenzar a movilizarse, a sacudirse los complejos, a perder el miedo, a preferir el fondo que las formas, a vivir con conciencia política, a sostener la coherencia moral como principio básico, a defender sin miedo los valores en los que dice creer, a rechazar la corrección política y la dictadura del pensamiento único, a tener protagonismo en la vida civil, a comprar los libros y revistas de quienes comparten su visión del mundo, a borrar el cainismo de su ADN, a estar presente en todos los foros de debate públicos y privados. Nada de esto lo va a hacer el PP, ni tampoco Vox. Lo tiene que hacer la gente. Muchos lectores de AD llevan años haciéndolo.

Si la derecha social no cambia el chip, si la población española no se arma de valor, la apisonadora socialcomunista pasará por encima nuestra y dejará a España en pocos años en la misma situación que hoy vive Venezuela. Por desgracia solo nos tenemos a nosotros mismos. Ningún Clint Eastwood vendrá a salvarnos.

Postdata.- Cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Advertisement
Loading...
Deje aquí su propio comentario

A Fondo

Armando Robles: “Una nación de ovejas engendra un gobierno de lobos”

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

No cuenten conmigo para unirme al coro de las patéticas caceroladas. No cuenten conmigo para repetir el mantra de que «juntos venceremos al virus», cuando el virus ya ha puesto al descubierto nuestras innumerables limitaciones y se otea en el horizonte un panorama económico absolutamente desolador.

Miremos nuestra pobre España y juzguemos si los amargos frutos que recogemos estas últimas semanas son la consecuencia de lo largamente cultivado. No, no cuenten conmigo. No perderé el tiempo tratando de convencer a un enfermo adoctrinado durante años por la tanatocracia española, de que esta pandemia ha evidenciado sobre todo los raquíticos pertrechos que sustentan nuestra pertenencia a una sociedad depravada y cobarde, que deja morir a sus ancianos en siniestras residencias geriátricas y que seguramente dejará en barbecho la negligencia criminal del Gobierno traducida en miles de muertos, decenas de miles de contagiados y millones de parados.

Mi indignación es infinita. Y lo es por muchas razones. De entrada, tanto la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno como el silencio de la oposición, han propiciado que España esté entre los cinco primeros países del mundo en número de víctimas mortales.

Loading...

Esperaron que pasase el ‘Chocho-M’ para alertarnos del peligro de la enfermedad. El presidente Sánchez esperó a que las feministas celebraran su aquelarre anual para anunciarnos medidas contra el coronavirus, pero sin concretar ninguna hasta que la situación se hizo desesperada. La negligencia criminal de este Gobierno es un factor de riesgo para los españoles aún mayor que el virus chino. Y ya se ha llegado tarde. Hace semanas alertábamos de que se estaba dejando entrar en España, sin ningún tipo de control sanitario, a personas provenientes de países en los que la propagación del coronavirus era mayor. Nadie hizo nada. El Gobierno se cruzó de brazos y la oposición solo tenía tiempo para el Delcygate . Era por tanto inevitable que acabara ocurriendo esto.

Loading...

Dudo que la actitud negligente del Gobierno tenga consecuencias políticas e incluso judiciales. Si un señor con dos copas atropella y mata a un peatón, se le manda a la cárcel por homicidio imprudente. En la gestión de la crisis del coronavirus, lo menos malo que podríamos decir del Gobierno es que ha actuado con  una manifiesta frivolidad e incompetencia.

Me indigna que PP ni Vox hayan abierto la boca en este asunto, al menos no con la beligerancia de otras veces, ellos sabrán por qué. Yo estoy convencido que los amos de Bilderberg han ordenado a Casado y a Abascal que callen como putas. De otra forma no se entiende que la oposición no se haya lanzado ya a la yugular de este Gobierno como lo hicieron los socialistas contra las administraciones gobernadas por el PP con ocasión del «caso Prestige» o de la crisis del ébola, infinitamente menos graves.

Me indigna que ancianos con patologías crónicas estén cayendo como moscas. Ciertamente lo público, lo estatal, que en otras épocas era señal de seriedad y confianza, se ha convertido, en este sistema liberal y globalista, en sinónimo de recortes y servicios mínimos. Y lo privado, que en otros momentos estuvo casi exclusivamente en manos de la Iglesia, es ahora sinónimo de beneficio empresarial y de recortes en personal especializado.

Me indigna que la vicepresidenta Calvo defienda lo público y acabe yendo a un centro sanitario privado comparable a un hotel de cinco estrellas.

Me indigna que nuestras vidas estén en manos de un presidente convertido en el esbirro mequetrefe de la patulea leninista de Podemos.

Me indigna que desde hace más de cuarenta años se haya sometido a la población a la más profunda descomposición moral para subyugarla con la esclavitud del vicio y la deshonestidad. Familias destruidas por el divorcio y el concubinato recurrente. El aborto criminal instalado ya en la conciencia social como un derecho irreversible. La perversión de los conceptos y la trashumancia de los ideales. La eutanasia como infalible solución al colapso de las pensiones y bálsamo de comodidad para unas familias que, tras aprovecharse del viejo, le darán asépticamente el matarile. La homosexualidad y el lesbianismo promocionados por el poder como la única manera de establecer relaciones sanas con el prójimo, pues las naturales de hombre con mujer son de “alto riesgo”.

Me indigna la ideología de género convertida e ideología de Estado con su retahíla de vicio, pobredumbre, peste y depravación, inducidas desde la más tierna infancia por profesores/as amorales o profundamente cobardes, que tratan a sus alumnos infinitamente peor que en las escuelas de Stalin.

Me indignan esos militares y policías sin honor ni honradez, dispuestos a distraer sus conciencias con aquello de la “obediencia debida” y su sueldecillo a fin de mes, cuyas conversaciones más elevadas se refieren a su pensión de jubilación.

Me indignan los gobernantes corruptos, repletos de mentira y doblez, ligeros para el mal, soberbios y a la vez apáticos, incompetentes e incapaces de sacarse una carrera de letras sin copiar en el examen. Falsificadores de tesis y de currículos, purriosos estudiantes, mequetrefes con cartera de ministros cuyo objetivo supremo es cretinizar a las masas para que trabajen, paguen impuestos y después ¡revienten!

Me indignan los pastores de la Iglesia, que estos días nos están ofreciendo su verdadero rostro. Perros mudos, amordazados por el 0.7 de la Declaración de Renta: Las treinta monedas de plata con las que venden ¡el Evangelio de Jesucristo! El plato de lentejas estofadas con el que negocian su primogenitura, su liderazgo ante el pueblo de Dios. Han pasado meses y años en silencio dejando que el pecado y la corrupción hicieran mella en su rebaño, huyendo del lobo que devoraba a sus fieles. No han dado ningún criterio moral para juzgar, según la doctrina de Cristo, lo que nos rodea, haciéndonos creer así que esta envilecida democracia es el mejor mundo de los posibles. Renunciaron a su sagrado deber de defender los lugares de culto y enterramiento, entregando a los enemigos de Cristo el cadáver del Caudillo invicto que los salvó de la muerte.

Me indigna que la población no esté tomando nota de que el binomio coste-utilidad imperante en hospitales y residencias públicas no sería posible en una sociedad que creyese en la trascendentalidad de la vida humana. No se enteran, o no quieren enterarse, que el laicismo radical ha sustituido al Dios verdadero por Mammón. Es decir, el concepto utilitarista como principio básico que determina quién debe morir y quién no. No quieren enterarse que el laicismo radical solo ha servido para crear una sociedad que mide la importancia del individuo en base a cálculos económicos o productivos. Me indigna que la Iglesia esté desaprovechando esta ocasión única para desmontar el discurso laicista. O lo que es lo mismo, para defender que el utilitarismo de una persona no viene determinado por su coste económico, sino por su trascendentalidad directamente conferida por Dios, lo que hace sagrada la vida, en cualquier circunstancia y a cualquier edad. Esa es la diferencia entre la visión panteísta y laicista de la existencia humana que defiende la izquierda y la visión humanística que deberían defender los cristianos. Pero los representantes de la Iglesia, lamentablemente, no tienen el coraje ni la convicción espiritual para enfrentarse a la «cultura de la muerte» imperante hoy.

Me indigna que sigamos sin comprender que toda causa tiene su consecuencia. Que sigamos sin hacer autocrítica tras haber caído en el hoyo del coronavirus. Esa enfermedad maligna que ha puesto en evidencia la debilidad de una Europa corrompida por sus vicios y la estupidez de una España, convertida por el poder en un “infierno de cobardes”, dispuestos a abandonar a su propia madre para salvar su pobre persona.

Me indigna que nadie del Gobierno haya pedido perdón por el ‘Chocho-M’, pese a todas las recomendaciones en contra de los expertos sanitarios que no están a las órdenes de este infame Gobierno.

Me indigna que Irene Montero siga siendo ministra. En cualquier nación decente ya habría sido cesada y encausada penalmente por manifiesta negligencia. Su soberbia y su prepotencia sectaria estaría más cerca de la psicopatía que del servicio público. ¿Comprenderá esta ‘infecta’ cajera de supermercado que la política está para mejorar la vida de las personas, no para mangonearlas, adoctrinarlas y hasta ponerlas en peligro? Perded toda esperanza, es demasiado arrogante y engreída para admitir un error. Ni siquiera ha pedido disculpas.

Me indigna el silencio de todas esas periodistas feministas que animaban a salir a las calles ese día.

Me indignan las feministas, que no las veo acudiendo voluntarias a los hospitales para ayudar a las mujeres con coronavirus, como sí lo están haciendo centenares de mujeres católicas en toda España?

Me indignan todas esas ONG al servicio de Soros, dedicadas al tráfico de inmigrantes con destino a Europa, y que en esta crisis no tienen ojos ni manos para esos ancianos compatriotas que necesitan más ayuda que nunca.

Me indignan que durante años hayamos concedido subvenciones a fondo perdido a inmigrantes, hembristas, antirracistas, ecologistas, guerracivilistas, actores, actrices, artistas de la cochambre… y que hoy no tengamos medios económicos para paliar las necesidades alimenticias que empiezan a tener muchas familias españolas.

Me indigna que no haya una sola feminista, ni un solo podemita, que haya puesto un miserable euro para la adquisición de mascarillas. Ni uno. ¿Dónde están ahora los oenejetas, dónde están los granujas del Open Arms, que no los veo ayudando a las personas ancianas que viven solas, y que necesitan que alguien les lleve medicinas y alimentos, como están haciendo cientos de voluntarios católicos en toda España?

Me indignan esos sindicatos parasitarios que están defendiendo medidas suicidas contra el empresario y que al final nos van a traer más paro, más desigualdad social, más precariedad, más hambre…

Me indigna que la progresía subvencionada no se pregunte si la causa de nuestros problemas es debido a la puesta en marcha de una filosofía política que la experiencia ya ha demostrado que se halla reñida con el bien común.

Me indignan todos esos periodistas «empoderados» e incapaces de sobrevivir sin la mamandurria del Estado, que piden al Gobierno que les siga manteniendo el pesebre.

Me indigna que no hayan camas en los hospitales, que no haya dinero para dotar a todos los españoles del material sanitario que necesitan, porque apenas quedan fondos económicos que no hayan sido robados o despilfarrados por los políticos de uno y otro bando.

Me indigna el conformismo de los españoles. Sentirse a gusto en un vagón, aún cuando no haya máquina que lo arrastre o cuando la máquina nos lleva al abismo, es señal inequívoca de cretinismo mental, de ligereza o de vocación de suicidio.

Me indigna que los separatistas utilicen esta crisis para seguir debilitando al Estado, sin que al caso les importe la vida de los suyos.

Me indigna que el Gobierno haya impuesto el arresto domiciliario a millones de españoles mientras sus miembros se saltan la cuarentena.

Me indigna que se haga pagar a los autónomos el dinero que no han podido ingresar debido a la paralización de sus actividades.

Me indigna esa jerarquía católica española que ha abandonado a su suerte a sus fieles cerrando las parroquias. En dos mil años de historia nunca se había prohibido el sacrificio perpetuo, dos mil años en los que la humanidad ha sido devastada por plagas mucho peores que el coronavirus, en las cuales las iglesias abrían día y noche para dar refugio, para consolar a los sufrientes, para salvar las almas de la gente atemorizada ante su posible muerte. Sin embargo, ante un virus con mortalidad del 2% e incluso menos, se cierran las iglesias, porque las beatas y los pocos fieles que acuden a las misas de diario, separados por bastantes metros, son una posible fuente de contagio.

Me indigna que cuando pase la pandemia, si es que pasa, sigamos dejando la solución a nuestros problemas en manos de partidos cuyos dirigentes representan lo peor y más abyecto de la condición humana.

Me indignan los representantes de esa casta política que nos está arruinando tras vaciarnos de miras trascendentes.

Me indignan esos lacayos de Bruselas que nos están demostrando con hechos lo poco o nada que los españoles les importamos.

Me indignan esos responsables televisivos que nos ofrecen a diario toneladas de basura con tal de que no se hable de la responsabilidad del Gobierno en esta crisis pandémica. Me indigna que a través de las televisiones sigan imponiendo sus dogmas, sus anatemas, sus preferencias culturales, sus clichés ideológicos, sus fracasadas recetas políticas.

Y me indigna sobre todo que esta experiencia al final no nos sirva para nada. Que el concepto de la resiliencia lo reduzcamos a caceroladas, a vaciar en fila india las baldas de los Mercadona o a entonar canciones del ‘Dúo Dinámico. Que en vez de apostar por auténticos líderes que nos gobiernen en el futuro, sigamos en las mismas manos corrompidas de siempre, bajo la estulta mirada de los partidos de siempre a las órdenes de la misma mafia globalista de siempre, manejándolo todo en la sombra, hasta el número de muertos.

Me indigna, en fin, tener que ser yo, y no otros, quien afirme que la debilidad de nuestro sistema inmunológico no es nada comparable a nuestra conversión en ganado lanar bajo las garras de la manada lobuna que nos gobierna.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Naderías frente a la tragedia

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

Pedro Sánchez se dirigió anoche a los españoles durante más de 45 minutos con un monólogo reiterativo y convertido en un cúmulo de naderías que no tranquilizan a la sociedad. Sánchez demostró que el afán propagandístico de La Moncloa no tiene límite ni siquiera ante la más dura desgracia que nos está golpeando. El aprovechamiento político que hizo de su monopolio mediático para proteger su imagen obliga a preguntarse si su gestión de esta pandemia, con España confinada, es solo negligente, o si también lo es temeraria. No en vano, ya hay ministros que admiten que el Ejecutivo tomó conciencia de la gravedad el 2 de febrero, y hasta hoy no se ha escuchado ni una sola autocrítica de Sánchez, ni una sola disculpa, ni un mínimo reconocimiento de un error. Toda su comparecencia quedó reducida a una serie de coartadas y justificaciones para sostener que el Gobierno no ha llegado tarde. Pero por desgracia, hoy tenemos la certeza de que así ha sido. Por momentos, Sánchez quiso emular al general Charles de Gaulle, cuando en los años sesenta se presentaba ante los franceses cada sábado para imprimir moral patriótica. Pero de aquello han transcurrido seis décadas, y desde luego Sánchez no es De Gaulle.

Loading...

Lo más grave de ayer no fue la utilización de todos los medios públicos a su alcance para justificar su fracaso en la gestión, sino la sistemática exculpación de cualquier responsabilidad por el mero hecho de que se ha limitado a seguir las recomendaciones de los «expertos» y de la OMS. Sánchez, fiel a su costumbre, no asume ninguna responsabilidad política y se desmarca de cualquier problema que pueda salpicarle con excusas carentes de argumentos.

Loading...

No parece haber tomado conciencia aún de que es el jefe del Gobierno, y no hay una manera más errónea de ejercer el liderazgo que la sociedad le demanda. No es necesario que Sánchez prolongue artificialmente sus discursos para que los españoles nos sintamos orgullosos de nuestros sanitarios, policías, militares o de todos aquellos que sostienen los servicios básicos y el abastecimiento de un país cerrado. Los españoles ya lo estamos. Lo imprescindible es que Sánchez no pretenda competir con la jefatura del Estado para recuperar la iniciativa política, social y económica perdida. Si vendió a los españoles un «escudo social» frente a esta crisis, anoche solo se ocupó de poner un «escudo político» para no desprestigiar más su imagen en pleno colapso hospitalario y de medios materiales. Pero fue absurdo porque la competencia de este Gobierno está en entredicho. La OCDE exige un «plan Marshall» a nivel planetario, Merkel anuncia en Alemania un rescate de 600.000 millones para una «economía de guerra», Italia multiplica su drama entre peticiones desesperadas de ayuda… y Sánchez se enorgullece de la caída del consumo de queroseno. Para decir lo que dijo anoche, pudo hacerlo antes. O ahorrárselo.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading

Cartas del Director

Un Gobierno alarmante

Published

on

Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!

(R) Más de veinticuatro horas después de haberlo anunciado, el Gobierno por fin aprobó ayer el decreto que impone en España el necesario estado de alarma. Tarde y mal, cuando ya se han producido más de 6.000 infecciones por coronavirus, más de 1.500 personas en los últimos dos días, y con casi doscientos fallecidos, lo cierto es que Pedro Sánchez no ha podido gestionar peor la crisis en las últimas 72 horas. Resulta lamentable e indigno que el Gobierno filtrase su inicial borrador de decreto para restringir los movimientos de los españoles sin hacerlo público a todos los ciudadanos en tiempo y forma. De nuevo, el Ejecutivo incurrió ayer en una banalización del problema más grave de salud pública al que hemos tenido que enfrentarnos, con las repercusiones económicas que ello lleva aparejado en un país literalmente paralizado.

Loading...

La improvisación se ha apoderado de un Gobierno que lleva semanas subordinando la sensatez y la cautela a la improvisación sistemática. No ha sido capaz de calcular el alcance de un drama de alcance nacional, y ha estado más preocupado por su propia imagen que por la seguridad de los españoles. De lo contrario, ¿qué sentido tiene que el vicepresidente Pablo Iglesias, consciente del riesgo cierto de infección que padece por el diagnóstico positivo de su pareja, la ministra Irene Montero, se presentase ayer in situ en el Consejo de Ministros extraordinario? Pretender que los españoles queden confinados, lo cual parece lógico, y a su vez fingirse liberado del virus para no perder cuota de protagonismo político y mediático dice mucho de la envergadura política de Iglesias, que es nula. Lo ocurrido ayer es una irresponsabilidad nada ejemplar.

Loading...

Sánchez se ha visto desbordado en las últimas horas por dirigentes regionales con más sentido de Estado y con más vigor en la protección de la ciudadanía que él. Hay un estado de confusión política destructivo y alarmante. Sánchez ha amagado demasiado y su indecisión lo ha convertido en una rémora política, supeditada además a Unidas Podemos. Antes de esta crisis, ya había una profunda división interna en el Gobierno. Ahora, esa falla de brutal desconfianza interna se ha abierto mucho más, agravando la brecha de una crisis política sin parangón ni liderazgo. Ayer, el Consejo de Ministros se demoró por la negativa de Pablo Iglesias a asumir decisiones económicas trascendentales y aavalar el plan de choque económico del Ejecutivo. Y España sigue sin conocer la concreción de esas medidas. Sánchez vive de su imagen, pero Iglesias vive de una falsa utopía comunista capaz de destruir el tejido financiero e industrial de esta nación. Además, es indudable que al conformar ayer un núcleo duro de cuatro ministros del PSOE para la toma de decisiones, Sánchez fulminó a Podemos en la gestión de esta crisis, delatando su nulo peso político y su descreimiento absoluto en la utilidad de Iglesias.

Hay presidentes autonómicos y alcaldes con más eficacia en la concienciación social que la del propio presidente del Gobierno. Las medidas que adopta el Ejecutivo son imprescindibles, pero es notorio que ha incurrido en un exceso de confianza que nunca debió producirse. De hecho ha cerrado España demostrándose incapaz de frenar, ni siquiera en condiciones de alarma nacional, al nacionalismo. Cuando ayer mismo Torra e Urkullu lamentaron que se aplique un «nuevo 155» en Cataluña y el País Vasco, lo hicieron con un desconocimiento palpable de la entidad de este problema. En España nadie «confisca» competencias. Solo se atiende al interés general, y anteponer sus veleidades separatistas y su autoridad sobre las policías autonómicas frente a la salud de los españoles es temerario. Nadie debe dudar de que el Estado tiene la obligación de asumir las competencias en todo tipo de ámbitos para contener la enfermedad por más que unos dirigentes autonómicos se puedan indignar. Allá ellos con su absurda concepción del interés público.

Es la hora de la unidad nacional, mal que les pese en su cinismo, porque conviene no olvidar que tanto el País Vasco como Cataluña no solo han pedido ayuda al Gobierno, sino que también dependen del resto de los españoles. Sus poses de independentistas de salón se dirigen una vez más contra España y ningún Gobierno solvente debe tolerarlo, aunque le cueste la legislatura. España es el segundo país de la UE más afectado por el virus, y hasta ayer no adoptó una sola decisión a nivel nacional. Sánchez tiene el apoyo de partidos como el PP, Ciudadanos, e incluso Vox, para no trocear más España, y menos aún en términos de salud pública. Cualquier otro planteamiento sería delirante. Por eso es exigible que el Gobierno de Sánchez actúe con la contundencia necesaria, sin cortapisas, presiones ni chantajes de sus socios. El momento de España es de una alarma excepcional, y es necesaria grandeza política para gestionarla sin amenazas. Si ni lo hace, seguirá siendo un Gobierno alarmante.


Comparta este artículo, ¡Ahora también en MeWe, la red social sin censura!
Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Copyright © 2019 all rights reserved alertanacional.es

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
ArabicBulgarianChinese (Simplified)DanishEnglishFinnishFrenchGermanGreekItalianNorwegianPortugueseRomanianRussianSpanishTurkish
A %d blogueros les gusta esto: